viernes, 10 de febrero de 2017

Sandra Cabrera, la de la motito. A 13 años del crimen impune.

Durante la primavera del 2003 Sandra Cabrera denunció a Moralidad Pública de la Policía de Santa Fe por sus coimas, violaciones y torturas efectuadas como parte de la connivencia corrupta de esta institución estatal con los prostíbulos rosarinos, cuyos proxenetas-tratantes veían a las trabajadoras sexuales autónomas una amenaza a su lucro. Tras el escándalo, dirigido a un ejecutivo totalmente deslegitimado por las inundaciones santafesinas, la cúpula de Moralidad fue removida. Durante los meses siguientes Sandra y su hija comenzaron a recibir amenazas de muerte que fueron acompañadas, cual presagio, por una seguidilla de cadenazos y trompadas a trabajadoras sexuales perpetrados por un misterioso, pero nada casual, “ciclista”. Los intentos por derogar los códigos contravencionales que criminalizaban la prostitución callejera fueron vistos conflictivamente por el brazo armado del estado, también conocidos como TAQUEROS, quienes vieron comprometida una de sus “cajas chicas”: coimas y violaciones para permitir la venta de servicios sexuales en ciertas zonas urbanas. No en todas, la participación activa de la policía en las asociaciones ilícitas de proxenetismo-trata rosarinas involucraba intereses que debían resguardar. Hacia fines de enero del 2004, una prostituta se acercó a AMMAR-Rosario con el objetivo de asesorarse en cuanto a vulneración de derechos. Bajo el acompañamiento de Sandra presentó una denuncia formal relatando las coimas y detenciones arbitrarias a las que había sido coaccionada por parte de Moralidad Pública. Ratificó nombres y apellidos. Cuatro días después, Sandra fue ejecutada mediante un balazo en la nuca. Estaba tirada de espaldas y al costado del cuerpo había un envoltorio de preservativo. Cabrera había formado el gremio de las prostitutas rosarinas en medio de la crisis del 2001, con el objetivo de combatir el estigma, obtener derechos laborales así como la descriminalización del trabajo sexual.
_______
En su momento, sin mayores tambaleos, la posibilidad de un asesinato producido por la “mafia policial” (sic) fue admitida por el propio ejecutivo provincial. En apenas unos días se disolvió el departamento de Moralidad Pública y sus integrantes fueron distribuidos en otras comisarias. Mediante la exhibición pública del cadáver, y el innegable indicio de vendetta, sus asesinos tuvieron éxito a la hora de infundir miedo y desmovilización. Pero el caso de Sandra Cabrera, descaradamente impune, nunca fue olvidado. La llama viva de su memoria, su lucha política, permaneció vigente, activándose allí dónde las coyunturas lo permiten. Y no hay dudas de que esto fue posible por su hija, las propias activistas de AMMAR y aliadxs, periodistas como Carlos del Frade y Sonia Tessa.




Durante años la ciudad de Rosario fue invadida por dos rodados, la bicicleta alada de Pocho Lepratti (el “ángel de la bicicleta”) y la motocicleta de Sandra Cabrera. Dichos stenciles urbanos transmitían memoria, una herida abierta, y también movilización. Para quienes la conocieron, Sandra era inseparable de su motito, la que usaba para repartir preservativos y hacer promoción de derechos entre las trabajadoras del sexo, insuflar espíritu de lucha.
Desde ayer (viernes 27 de enero), una plazoleta rosarina lleva su nombre. El lugar no es gratuito, es la zona de conflicto sobre la que levantó su bandera y donde fue asesinada. Es un lugar de y para la memoria. Una huella que dice: “estuve aquí bajo condiciones no elegidas para hacer de esto algo diferente. Aquí luché, aquí me mataron”.El mensaje a la ciudad y sus habitantes es inverso a los marcos regulativos que impulsaron su biografía política local hasta acabar con su vida. Mientras los códigos contravencionales buscaban regular su circulación por el espacio público – regular la circulación de ciertos cuerpos sexuados, encerrarles en el hogar o el prostíbulo, en beneficio de cierta moral sexual citadina- hoy el cuerpo de la trabajadora del sexo se metamorfosea en plazoleta pública, en espacio de circulación, recreación familiar, interacción social y ,fundamentalmente, como un espacio de la memoria. Su memoria hoy se enhebra en una lucha gremial y en políticas feministas-sexodisidentes. Se vuelve ciudad, arrojando un duelo político-público a sus habitantes. Arrojando una tarea pendiente, un nunca más, un estuve aquí, un estamos acá.


Foto portada: Ammar
Foto interior: Emmanuel Theumer

Publicado por Revista Furias. Emmanuel Theumer – 28/01/17 -
Descripción: http://feeds.feedburner.com/~r/RevistaFurias/~4/SnLplZece54?utm_source=feedburner&utm_medium=email

Un quíntuple asesinato machista vuelve a conmocionar Argentina Un hombre mata a su pareja y a cuatro familiares de ella en las afueras de Buenos Aires El país sufre un feminicidio cada 30 horas, según las estadísticas

“Capturaron al Chino. Capturaron al Chino”. El rumor corrió como si fuera una brisa módicamente reparadora. Pero la policía había llegado tarde. El Chino, como le llaman a Diego Loscalzo, ganó la efímera notoriedad que tienen los feminicidas en Argentina por ser el hombre que asesinó a su esposa y a cuatro de sus familiares. El crimen atroz tuvo esta vez lugar en la localidad de Hurlingham, a unos 40 minutos de la ciudad de Buenos Aires. Loscalzo fue apresado en la ciudad de Córdoba después de huir de Hurlingham y dejar estupefacto al barrio que lo conocía y que, dicen ahora los testimonios, nunca habrían imaginado que pudiera hacer lo que hizo.
Loscalzo, de 38 años, trabajaba en el ferrocarril. Mató en la noche del domingo a su pareja, la policía bonaerense Romina Maguna tras quitarle sorpresivamente su arma reglamentaria. Después hizo lo mismo con su hermana, Vanesa Gisela Maguna, el hermano, José Eduardo Maguna, la suegra, Juana Paiva, y uno de sus cuñados, Darío Daniel Díaz. Las autoridades dicen que, si se cuenta un bebé por nacer, las víctimas fatales serían seis.


UN INFIERNO

Todo comenzó con una discusión que luego dio paso a los golpes propinados por el asesino. Y, de inmediato, los cuatro balazos. Vanesa y su pareja, que vivían en la planta alta de la casa, escucharon los disparos y descendieron desesperados las escaleras. Ella fue interceptada por siete proyectiles. Luego, baleó a Cinthia López, la vecina que también intentó defender a Romina y que ha podido contar el infierno que vio. Díaz, que también estaba en la escena, falleció cuando lo trasladaban al hospital.
José Eduardo Maguna intentó ir detrás del feminicida. Lo persiguió en su Renault 19. Loscalzo lo esperó agazapado en una esquina desde donde le disparó tres veces. Dentro del automóvil estaban Juana Paiva, la madre de Romina, Mónica, cuñada de Romina y embarazada de 34 semanas, y una niña, de 12 años.

CIFRAS ESTREMECEDORAS

Marcelo Ochoa salvó milagrosamente su vida. Todavía no puede entender por qué Loscalzo se abstuvo de hacer con él lo mismo que con los otros. Había oído el ruido de las armas cuando comenzaron a golpear con fuerza la puerta de su casa. Al abrir se encontró con Uriel, su vecino de 11 años, que le dijo lacónicamente: “Ayuda, el Chino mató a mi mamá”. Uriel llamaba “papá” a la pareja de su madre. “Por favor, papá, no me mates”, le rogó. No hubo piedad en Loscalzo: había decidido ir a por otros. “Prefiero andar con locos que con falsos”, son las últimas palabras que escribió en su cuenta de Facebook.
Cada feminicidio sobresalta a este país que en octubre pasado se movilizó por la consigna 'Ni una menos'. Entre el 2008 y el 2015 se registró un aumento del 78% de los feminicidios. La estadística asusta: se conoce un caso cada 30 horas.



Publicado por elperiodico.com – Internacional – Buenos Aires – Abel Gilberet – 06/02/17 -

Muere una bebé en Tanzania tras practicarle la mutilación genital femenina, una práctica ilegal

. Imagen: Reuters
Otra caso más de ablación y ésta, mortal. Una bebé nacida el pasado 25 de diciembre en una región de Manyara en Tanzania ha muerto días después de que su bisabuela le practicara la mutilación genital femenina, según ha informado la Policía. Esa práctica está prohibida en el país, miembro de la Unión Africana que la ilegalizó formalmente el pasado mes de agosto.
Cinco días después de su nacimiento, la bisabuela de la niña llevó a cabo el ritual, que tuvo complicaciones y provocó la muerte del bebé en el hospital.
El comandante de la Policía Regional de Manyara, Francis Massawe, ha asegurado este martes a la Fundación Thomson Reuters que la madre y la bisabuela de la niña han sido detenidas y que se está llevando a cabo una investigación criminal.

Práctica no permitida

La mutilación genital femenina es ilegal en Tanzania y los activistas aseguran que cada vez más comunidades se niegan a realizar esta práctica tradicional dañina. Sin embargo, la Organización Contra la Mutilación Genital Femenina (NAFGEM, por sus siglas en inglés), que trabaja con comunidades en las regiones de Kilimanjaro y Manyara, ha asegurado que las familias que continúan con la práctica están comenzando a hacerlo en edades más tempranas.
"Las niñas solían ser mutiladas en torno a los 10 años y era una tradición que se practicaba para prepararlas para el matrimonio", ha señalado el coordinado ejecutivo de NAFGEM, Francis Selasini. "Aquellos que siguen mutilando lo hacen en niñas más jóvenes para evitar acusaciones", ha añadido.
Los activistas han asegurado que las madres adolescentes sin educación permiten que sus hijas sean mutiladas. "Algunas ven la mutilación genital femenina como una tradición que se debe conservar", ha señalado Selasini.
Al menos 200 millones de niñas y mujeres en todo el mundo han sufrido la mutilación genital femenina. Se cree que un total de 3 millones de niñas están en peligro cada año en África.
El Parlamento Panafricano, el órgano legislativo de la Unión Africana, aprobó el pasado mes de agosto la prohibición de las prácticas de la mutilación genital femenina en sus 50 estados miembros (Tanzania en uno de ellos) en virtud del plan de acción firmado esta semana por sus 250 diputados y representantes del Fondo para la Población de Naciones Unidas, UNFPA.

Publicado por EcoDiario.es – Africa – Europapress – 01/02/17 -

#NoCallamosMás, la campaña que responde a la violencia contra las mujeres en Ecuador

[Actualización del 23 de enero de 2017: La página de Facebook que muestra el contenido de la campaña ha sido bloqueado por la plataforma y estará indisponible durante tres días por denuncias que, de acuerdo con sus administradoras, acusaban al grupo de infringir las reglas de Facebook al usar términos sexuales]
Se trata de romper el silencio. El acoso a las mujeres en Ecuador es un tema que no tiene estadísticas actualizadas y hasta hace poco, tampoco voz. Los datos que existen son los de la Encuesta Nacional de Relaciones Familiares y Violencia de Género (2011), que dicen que en el país seis de cada diez mujeres han sido víctimas de alguna forma de maltrato. Sin embargo, en enero de 2017, la iniciativa “No callamos más” comenzó a andar, y busca hacer que las mujeres hablen sobre los acosos, abusos y maltratos que han recibido a lo largo de su vida.

Verónica Vera y Francisca Frisone son las creadoras del proyecto y en una entrevista con Global Voices, cuentan que la idea está inspirada en otras que nacieron en Latinoamérica, como es el caso de #MiPrimerAcoso, una iniciativa que hizo visible en las redes los distintos abusos que viven las mujeres y que empezó en México, pero se extendió a toda la región:
[#Nocallamosmás] es una invitación a que las mujeres puedan poner en palabras sus historias para poder colectivizarlas con el afán de sentirnos respaldadas, sentir que no estamos solas, sentir que nuestras historias son compartidas y que tienen algo en común.
La página de Facebook “No callamos más” cuenta por el momento con 6.638 likes y el perfil de Twitter @nocallamosmas con 352 seguidores. Historias de violencia, abusos, acosos, golpes, violaciones, tocamientos y más se han publicado con la autorización de las víctimas.
El primer paso de esta campaña, cuenta Francisca, fue la creación de un grupo privado para mujeres que actualmente cuenta con 26.200 miembros. No todas han compartido sus testimonios, pero las que contaron su historia en el grupo dieron la autorización para que estas se compartieran en la página pública de No callamos más.

“Yo no quería, le dije que no, él empezó a pedirme una y otra vez que lo haga…”, empieza un relato. “Tuve un episodio con un tendero del barrio que me quería llevar al cuarto de atrás de su negocio con promesas de dulces y obsequios, una vez me invitó enseñándome su miembro y salí corriendo”, dice otro.
La segunda etapa de este proyecto es seguir invitando a la gente a no permitir más violencia. Para el sábado 28 de enero se convoca a una reunión en Quito, en el parque “El Arbolito”, para que los ciudadanos alcen la voz en redes sociales, en familia y en todos los sectores de la sociedad. Con esto se busca generar más espacios seguros donde las mujeres puedan abordar el tema de la violencia, el abuso y sus consecuencias. La página de Facebook No callamos más servirá como una plataforma de denuncia tanto pública como anónima.
En Ecuador, la problemática social de la violencia contra las mujeres en las relaciones interpersonales y/o familiares ha sido denunciada por los movimientos de mujeres desde la década de los 80. Actualmente la violencia de género sobrepasa el 50% de los hechos violentos que suceden en todas las provincias del país. Según las autoridades, 80 femicidios se registraron en el 2016, y en los primeros cuatro días del 2017 se contabilizó este delito cada 32 horas.


Publicado por Global Voices en Español – 23/01/17 -

¿Quiere prevenir derrames, cáncer y diabetes? ¡A moverse, ahora!

 En el mundo, 81 por ciento de los adolescentes no realizan la actividad física necesaria para mantener un buen estado de salud. Crédito: OMS.

 ¿Se siente cansado, con pereza, aburrido, pasa muchas horas tirado delante de la televisión o sentado revisando el correo? Es un error y es peligroso. La falta de ejercicio contribuye al cáncer, la diabetes, la depresión y otras enfermedades no transmisibles.
La alarma es fuerte y fue emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que advierte que los riesgos de la falta de actividad física aumentan de forma preocupante en el mundo y alienta a las personas a moverse.
Un nuevo documento de la OMS subraya que cada vez menos personas realizan actividad física en muchos países, y casi uno de cada cuatro adultos y más de 80 por ciento de los adolescentes son demasiado sedentarios.
El Plan de Acción Mundial para la prevención y el control de enfermedades no transmisibles 2013-2020 de la OMS recomienda que las personas inactivas comiencen con “pequeñas cantidades de actividad física” y aumenten de forma gradual su duración, frecuencia e intensidad.
“La actividad física puede ser de cualquier tipo, no solo deporte, y debe gastar energía, desde juegos y las tareas del hogar hasta jardinería y danza. Cualquier actividad, de trabajo, caminata o ciclismo hacia y desde distintos lugares o como parte del tiempo de ocio, tiene beneficios para la salud”, asegura la agencia con sede en Ginebra.
Para las personas que todavía no están convencidas, la OMS presenta 10 hechos concretos.

Para los adultos y los adultos mayores se aplica las mismas recomendaciones de realizar actividad física, de acuerdo a su estado de salud. Crédito: A Loke/WHO.
1. La actividad física reduce el riesgo de enfermedades
La actividad física reduce el riesgo de cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares, diabetes, hipertensión y diferentes tipos de cáncer, como el de colon y el de mama, así como depresión.
También es fundamental para equilibrar la energía y controlar el peso. Alrededor de 23 por ciento de los adultos y 81 por ciento de los adolescentes no realizan suficiente actividad física. Y en general, las mujeres y las niñas son menos activas que los hombres y los niños, y los adultos mayores realizan menos actividades físicas que los más jóvenes.
2. La actividad física ayuda a mantener un cuerpo saludable
Las personas activas físicamente tienen:
* mejor estado físico muscular y cardiorespiratorio;
* mejor salud funcional y ósea;
* menor propensión a enfermedades coronarias, presión alta, accidentes cerebrovasculares, diabetes, cáncer y depresión;
* menor riesgo de caerse y quebrarse la cadera o las vértebras;
* más probabilidad de mantener un buen peso.
3. La actividad física no es lo mismo que hacer deporte
La actividad física es cualquier movimiento corporal producido por los músculos y que use energía. Eso incluye, deportes, ejercicios físicos y otras actividades como jugar, caminar, las tareas del hogar, jardinería y bailar.
4. La actividad física moderada o vigorosa es beneficiosa
La intensidad se refiere al ritmo con que se realiza la actividad, y podría describirse como cuán duro debe trabajar una persona para realizarla. La intensidad de los distintos movimientos varía según las personas.
Según el grado de aptitud física de la persona, la actividad física moderada puede ser una caminata fuerte, bailar o realizar las tareas del hogar.
Y los ejemplos de actividad física fuerte incluyen correr, pedalear y nadar rápido o mover elementos pesados.
5. Ejercicio durante 60 minutos para personas de cinco a 17 años
Las personas de entre cinco y 17 años deberían realizar por lo menos 60 minutos diarios de actividad física fuerte; más tiempo implica mayores beneficios para la salud.
6. Ejercicio durante 150 minutos a la semana para personas entre 18 y 64 años
Los adultos de entre 18 y 64 años deben realizar por lo menos 150 minutos de actividad física intensa por semana o por lo menos 75 minutos de actividad física moderada o una combinación de ambas.
Para que la actividad resulte beneficiosa para la salud cardiorespiratoria, el ejercicio debe realizarse en períodos de por lo menos 10 minutos de duración.
7. Adultos de 65 años y más
La principal recomendación para adultos y adultos mayores es la misma. Además, las personas mayores con poca movilidad deben realizar actividad física unos tres días o más por semana para mejorar el equilibrio y evitar las caídas.
En los casos en que los adultos mayores no puedan realizar la cantidad de actividad física recomendada por problemas de salud, deben hacer lo que esté dentro de sus posibilidades y condición física.

8. Todos los adultos saludables deben ser físicamente activos

A menos que haya razones médicas que indiquen lo contrario, las recomendaciones de la OMS se aplican a todas las personas, independientemente del género, la raza, grupo étnico o nivel de ingresos.
También se aplican a las personas con enfermedades crónicas no transmisibles y no relacionadas con su capacidad de movimiento, como hipertensión o diabetes. Los adultos con discapacidad también deben seguir las recomendaciones de la OMS.
9. Algo de actividad física es mejor que nada
Las personas inactivas deben comenzar con pequeñas cantidades de actividad física para aumentar la duración de forma gradual, así como la frecuencia y la intensidad. Los adultos o adultos mayores inactivos, y aquellas personas con limitaciones por enfermedad obtendrán beneficios agregados cuando se vuelvan más activos.
Las mujeres embarazadas, las que están en posparto y las personas con problemas al corazón deberán tomar precauciones adicionales y asesorarse con sus médicos antes de esforzarse por llegar a los niveles de actividad física recomendada.
10 Comunidades y entornos propicios ayudan a las mujeres a realizar actividad física
Las políticas urbanas y ambientales tienen grandes posibilidades de lograr que aumente la actividad física, y deben fomentar que:
* la caminata, el ciclismo y otras formas de transporte activo sean accesibles y seguros para todos;
* las políticas laborales promuevan la actividad física;
* las escuelas cuenten con instalaciones y espacios seguros para que los alumnos permanezcan activos durante su tiempo libre;
* las instalaciones recreativas y deportivas suministren oportunidades para que todos permanezcan activos.
¿Sigue ahí? ¡Arriba, a moverse ahora!

Publicado por IPS – Roma – Baher Kamal – 08/02/17 -


Nacen en la cárcel y no existen para el estado: así son los "niños invisibles" de México

Cuando Javier llevaba pañales le utilizaron para traficar con drogas. Con 4 años tuvo su primera pelea. A los 6 decía que era un "proxeneta y que prostituiría a todas sus compañeras de clase"
Cuando Javier – nombre ficticio – salió de la cárcel, a su madre le quedaban 30 años de condena. Tenía 6 años y al ir a la escuela por primera vez aseguró ser "el proxeneta que prostituiría a todas sus compañeras de clase".
Nació en prisión y esta es una de las cosas que aprendió allí. Él ya está fuera, pero aún hay otros 618 niños que viven con sus madres en los centros penitenciarios de México, de acuerdo con el Informe Especial de la Comisión de Derechos Humanos (CNDH) de 2016.
Se les conoce como los "niños invisibles" porque hasta hace muy poco era como si no existieran ante la administración. Para acercarnos a su realidad hemos hablado vía telefónica con Saskia Niño de Ribera, presidenta de Reinserta, una organización que trabaja para combatir las problemáticas de los penales de México. Ha sido ella quien nos ha hablado del caso de Javier y de otros que también presentaremos con nombres ficticios.
 Anuario Reinserta 2015
Nacieron en las cárceles de México, pero es como si no existieran
La mayoría de prisiones del país no cuentan con el presupuesto mínimo para ofrecerles la misma calidad de vida que tienen los niños que crecen fuera. Su rutina es vivir rodeados de carencias hasta cumplir los 6 años. Aunque en según en que estados pueden, incluso, permanecer hasta los 9 o los 14.
Actualmente, hay 618 niños que viven con sus madres en los centros penitenciarios de México desde que nacieron
No tienen acceso a una educación básica, ni a la alimentación adecuada para su edad de crecimiento. Esto último podría "comprometer su vida o provocar daños irreversibles en su salud y en su condición física y mental", según el mismo informe de CNDH. Solo cuentan con atención médica general y la variedad de medicamentos a los que tienen acceso es muy limitada.
La mayor parte de centros son mixtos, por lo que, prácticamente, no hay espacios destinados exclusivamente a madres e hijos. Tampoco cuentan con celdas especiales en las que no impere el hacinamiento propio de los penales del país y casi ninguno de ellos tiene cama propia.
"Si en una celda hay 5 internas con 5 hijos, lo habitual es que haya 5 camas. Es como si la madre y el niño fueran la misma persona", dijo Niño de Ribera.
Anuario Reinserta 2015
Con el objetivo de denunciar esta situación, en 2015 Reinserta publicó un anuario con el que describió como es su día a día. Algo que hizo que, en julio de 2016, la Cámara de Diputados aprobara un dictamen para reformar la Ley de Asistencia Social y así atender los derechos de los "niños invisibles". De este modo, "ocurrió lo nunca visto en México: que una ley reconociera la maternidad en prisión".
La normativa entrará en vigor en noviembre de 2017. Pero, hasta la fecha, seguirán como hasta ahora: invisibles.
"Si en una celda hay 5 internas con 5 hijos, lo normal es que solo haya 5 camas. Es como si la madre y el niño fueran la misma persona"
Un entorno hostil en el que impera la violencia y el peligro
Como Niño de Ribera ha visto en muchas ocasiones, "el ambiente natural de una cárcel es la violencia y el peligro". Esto no ejercería ningún efecto positivo en nadie. Pero a niños que no conocen más realidad que ésta, les puede llevar a algo mucho peor: normalizar la violencia y tener la percepción de que es la solución para todo.
Javier tuvo su primera pelea con 4 años. Mientras unas presas se enfrentaban, su madre le pidió que se agarrara a su torso y entraron juntos a la reyerta. Durante aquellos instantes dejó de ser un niño y se convirtió en un escudo humano.
Otra constante en las cárceles son las drogas. Desde muy pequeño, le utilizaron para traficar: le ponían la mercancía en el pañal para que se dirigiera hasta la persona que la había comprado. No sabía que llevaba encima. Pero cuando creció fue consciente de ello y le enseñaron a hacerlo sin ser descubierto.
A pesar de todo, la mayor parte de madres no consideran que el entorno de la cárcel sea peligroso. "Provienen de ambientes conflictivos, por lo que para ellas lo que ocurre es completamente normal". Aunque también hay una minoría que tiene otra visión.
En noviembre de 2017, entrará en vigor la ley que podrá hacer que los "niños invisibles" dejen de ser invisibles

Claudia prefirió que su hija estuviese 3 años encerrada en la celda antes de que caminara libremente por el centro. Allí su espacio era mucho más limitado, pero priorizó su seguridad por encima de todo. Tampoco quería que se diese cuenta de que, en realidad, vivían en una prisión. Era como si hubiese nacido en un mundo diminuto rodeado por 4 paredes en el que solo existían ella, su madre y el resto de reclusas de la celda.
Anuario Reinserta 2015
En el mismo informe de CNDH consta que en 2013 había 396 niños viviendo en los penales de México y en 2016 ya eran 618, lo cual significa que en solo 3 años la cifra casi se ha duplicado. Algo que, en parte, se debe a que "las presas con hijos reciben menos castigos que el resto". En estos momentos, el 60% están embarazadas, aunque hay muchas que simplemente lo hacen porque están en su edad más fértil y quieren ser madres.
¿Qué ocurre con los niños invisibles después de la cárcel?
Al salir, les toca lidiar con otro problema: enfrentarse a un mundo que apenas conocen. Y en la mayor parte de los casos lo hacen sin apoyo familiar. Son muy pocos los que tienen familia fuera de prisión, por lo que, generalmente, la única opción que les queda es vivir en centros de menores destinados exclusivamente a ellos. Allí todos comparten un mismo pasado y se enfrentan a la misma pregunta: ¿por qué me han separado de mi madre y ahora solo puedo verla una vez al mes?
Para alguien que ha vivido toda su vida entre rejas, entender como comportarse para ser socialmente aceptado es más difícil de lo habitual.
Cuando Javier llevaba pañales le utilizaron para traficar con drogas. Con 4 años tuvo su primera pelea. A los 6 decía que era un "proxeneta y que prostituiría a todas sus compañeras de clase"
Cuando María llegó a la escuela, no sabía que la gente, en general, tiende a rechazar a los presos y a las presas. Sus compañeras le preguntaron de dónde era y ella respondió con total normalidad: "del centro penitenciario de Santa Marta porque mi madre es presa". Sí, es una cárcel, pero había nacido allí y es el único lugar de referencia que tiene en el mundo. Sin esperarlo, su inocencia la convirtió en víctima de acoso escolar.
Reinserta 2015
Los "niños invisibles" han crecido en un entorno hostil en el que la violencia es la principal forma de diálogo. Y, como apuntan expertos, esto solo les hace más susceptibles a que su destino sea el mismo que el de sus madres: la cárcel.
José Antonio y Valeria son hermanos y nacieron, crecieron y salieron juntos del penal. A los 14 años también estaban juntos cuando fueron detenidos por crimen organizado, venta de drogas y homicidio. "No estoy diciendo que todos los niños que crecen en las cárceles se convierten en delincuentes. Pero influye".
Está claro que los "niños invisibles" no crecen en el entorno adecuado. Pero si además, no cuentan con la asistencia social que, en la medida de lo posible, contrarreste las costumbres aprendidas en la cárcel, las expectativas de tener un futuro próspero son bajas.
Si cuando entre la normativa entre en vigor su realidad no cambia, podrían estar condenados a volver a prisión. Les tocó nacer allí por un delito que no cometieron, pero podrían volver por uno que sí cometerán.

Publicado por PlayGround -  Alba Losada – 06/02/17 -

Por primera vez una mujer dirigirá a la Filarmónica de Montevideo


La Orquesta Filarmónica de Montevideo tendrá desde este año y por primera vez en su historia una directora de sexo femenino, en este caso una brasileña.
Ligia Amadio, paulista formada en la Universidad de Campinas, fue presentada este miércoles como directora artística del ensamble filarmónico de la capital uruguaya.
"Vamos a hacer un trabajo excepcional este año, con mucho vigor", dijo tras su designación oficial Amadio, quien había dirigido en Montevideo varias veces pero como invitada.

Según los responsables de la Filarmónica, Amadio "se ha distinguido internacionalmente por su exigencia artística, su carisma y sus vibrantes performances" y fue la primera mujer galardonada en 30 años de existencia del Concurso Internacional de Tokio, en 1997.


En su foja, entre otras fue directora artística de la Orquesta Sinfónica Nacional brasileña, en Río de Janeiro (1996-2008); la Orquesta OSUSP de Sao Paulo (2009-2012) y la Orquesta Filarmónica de Bogotá (2014).
A nivel internacional se presentó entre otros países en Alemania, Austria, Cuba, Estados Unidos, Francia, Israel, Italia, Japón, República Checa y Rusia.


Publicado por Boletín Globedia – Redacción Cultura – 01/02/17 -

Muere a los 106 años la secretaria de Goebbels Brunhilde Pomsel, asistente del ministro de propaganda nazi, aseguró hasta el último día desconocer los crímenes del Tercer Reich

Brunhilde Pomsel, ante un póster de la película documental 'Una vida alemana', en Múnich, el 29 de junio del 2016.

Hasta la derrota y el fin del Tercer Reich, Brunhilde Pomsel trabajó siendo una de las secretarias de Joseph Goebbels, el poderoso ministro de Propaganda del régimen de Adolf Hitler. A sus 106 años, la última superviviente del círculo más íntimo de la cúpula nazi falleció el pasado 27 de enero en el hogar de jubilados cerca de Múnich en el que residía. Su muerte, irónicamente en el mismo día que se celebra el aniversario del Holocausto, ha dejado abierto un controvertido debate sobre una culpabilidad por ser cómplice de un exterminio que ella negó hasta su último aliento. “Sé que nadie nos cree ahora. Todo el mundo piensa que lo sabíamos todo, pero no sabíamos nada, todo fue orquestado en secreto”, confesó.

A pesar de trabajar codo con codo con el influyente dirigente nacionalsocialista, Pomsel reiteró durante toda su vida desconocer los planes del Holocausto que llevaron al exterminio de hasta seis millones de judíos. Tras años pasando relativamente desapercibida, esta anciana volvió a la primera plana después de que el Festival de Cine de Múnich acogiese el año pasado el estreno de ‘Una vida alemana’, un documental-entrevista en el que rompía sus silencio para contar su inocencia. “Lo único que hice fue escribir para Goebbels”, aseguró.

Nacida en Berlín en 1911, Pomsel fue conocida por sus habilidades mecanógrafas. En su juventud trabajó para un abogado judío así como para un nacionalista alemán de derechas. En 1933 se unió al Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) y se ganó una plaza en el departamento de noticias del Reich hasta que en 1942 pasó a la oficina de Goebbels. “Estaba halagada porque me premiaron por ser la mecanógrafa más rápida de la central de radio”, explicó. Allí, como mostró el polémico documental, fue testimonio de las entrañas del aparato nazi y se convirtió en una de las mujeres que convivió más de cerca con uno de los peores criminales de la historia moderna, a quien describió como a un hombre de “rostro caballeroso” y “un poco arrogante”, que vestía “trajes de la mejor tela” y que “probablemente se hacía la manicura todos los días”.


LA BANALIDAD DEL MAL

Pomsel trabajó gestionando las cifras de soldados muertos durante la guerra así como exagerando el número de mujeres violadas por el Ejército rojo soviético. En ‘Una vida alemana’ confesó su oportunismo por haber vivido dentro de una burbuja que le daba trabajo y prosperidad, inconsciente del terror y destrucción sembrado por los nazis que se llevó por delante a amigos suyos judíos de los que no supo nada más. “No pude resistirme. Fui demasiado cobarde […] ahora la gente dice que habrían hecho más por los pobres judíos pero no habrían podido hacer nada, todo el país era como un gran campo de concentración”, confesó, recordando la ‘banalidad del mal’ acuñada por la teórica política alemana Hannah Arendt para describir cómo los humanos pueden llegar a aceptar las reglas de un sistema malvado sin cuestionarse sus actos.

Tras la derrota nazi en 1945, Pomsel fue capturada por los soviéticos y condenada a cinco años de prisión. En 1950 volvió a la calle y fue contratada para trabajar en la radio alemana, donde siguió ejerciendo de mecanógrafa hasta que se retiró en 1971. No fue hasta su centenario, el 2011, que decidió confesarse ante una cámara.
En ese documental, un año antes de fallecer, Pomsel lanzó una advertencia al futuro sobre el rumbo que han tomado las democracias occidentales. “En los pocos días que me queda solo tengo la esperanza que el mundo no vuelva a ponerse patas arriba como pasó entonces aunque ya han ocurrido algunos acontecimientos horribles. Me alivia nunca haber tenido hijos por los que preocuparme”.


Publicado por elperiodico.com – Berlín – Carles Plana Bous – 30/01/17 -

Si es pobre, no engorde El mayor problema de salud de la sociedad actual no es el sobrepeso o el alcoholismo: es la pobreza, estúpido

Una mujer porta una cesta con residuos pasando delante de un vertedero en Abiyán, Costa de Marfil. LEGNAN KOULA EFE

Cae la noche en Gotham City, hacia finales de noviembre de 2024. Un clochard se acerca ávido a un contenedor de basura donde espera hallar su cena entre los despojos de los afortunados. De pronto, al ir a levantar la tapa del cubo, algo detiene su mano nudosa. Un cartel pegado a la tapadera dice: “La pobreza mata tras una obtusa y penosa vida”. 

El clochard cierra el contenedor y se encamina hacia el cartón en la acera que tiene reservado como lugar para caerse muerto. Sí, eso solo una pequeña escena de medicina-ficción, pero no hay ningún problema de principio que la haga imposible. Lee en Materia cómo la pobreza acorta la vida más que la obesidad, el alcohol y la hipertensión. Y luego reevalúa la verosimilitud del relato anterior. Imagina incluso las fotos gore que podrían acompañar al cartel que leyó el clochard. Darían para un álbum, ¿no es cierto?

La investigación se presenta en una de las revistas médicas de referencia, The Lancet, y analiza los datos de más de un millón y medio de personas. Vistos los resultados, los autores se preguntan por qué la OMS (Organización Mundial de la Salud), y por tanto los ministerios de sanidad de medio mundo que siguen los criterios de esa agencia de la ONU, no dirige sus dardos contra la desigualdad y la pobreza, al menos tanto como los dirige contra el sedentarismo, la obesidad, la hipertensión y el alcoholismo. Tal vez las recomendaciones de las autoridades médicas internacionales debieran concentrarse en la desigualdad y, como en el relato de medicina-ficción, poner etiquetas y fotos gore en las tapas del cubo de basura.

Un cliché centenario sostiene que la ciencia es neutral en política. Aunque resulta útil para eludir discusiones fatigosas, el eslogan no resiste un soplo de escrutinio crítico. La investigación del clima tiene mucho que decir de política, como lo tienen la embriología, la biotecnología y la pura y simple racionalidad científica. La discusión sobre la sostenibilidad de los sistemas de salud debería centrarse cada vez más en los efectos perversos de la pobreza y de la desigualdad de nuestras sociedades. Si eso no es política, que venga un clochard y lo vea.


Publicado por el País – Ciencia de la semana – Javier Sampedro – 03/02/17 -