lunes, 20 de febrero de 2017

Una vacuna terapéutica neutraliza el virus del sida durante un tiempo récord

Miembros del equipo médico que ha conseguido un nuevo avance contra el sida.

Cinco personas infectadas por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que causa el sida, mantienen inactiva la proliferación vírica desde hace entre cinco semanas y siete meses, sin tomar los fármacos antirretrovirales que habitualmente son imprescindibles para impedir los millones de copias del virus que se producen en un solo día si no se recibe tratamiento. Es la primera vez en la historia de esta infección que se consigue frenar la replicación del VIH durante más de cuatro semanas seguidas sin tomar ningún fármaco. Los pacientes, atendidos en los hospitales Germans Trias i Pujol (Can Ruti), de Badalona, y Clínic, de Barcelona, forman parte de un ensayo con una vacuna terapéutica que permanece abierto, no se ha concluido, al que sus autores auguran un importante recorrido.
“Estos cinco pacientes no están curados, y no sabemos hasta cuando se mantendrán en esta situación, sin actividad vírica y sin terapia, pero ya han superado ampliamente el plazo que hasta ahora podía permanecer sin replicación del VIH un infectado al que se le retirara el tratamiento”, afirma la doctora Beatriz Mothe, coinvestigadora principal del ensayo clínico, que hoy presentan en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI) que se celebra en Seattle (Whashington, EEUU). “Esta investigación es la primera prueba de concepto que muestra en el mundo, con notable eficacia, el camino que nos puede conducir a una vacuna terapéutica [para los ya infectados] que frene la progresión del VIH y evite la toma diaria e indefinida de fármacos”, indica Bonaventura Clotet, responsable de la atención del VIH en Can Ruti y director del Instituto de Investigación sobre Sida IrsiCaixa, que financia, junto con la Generalitat, este proyecto científico. “Deberán pasar entre 10 y 15 años antes de que este prototipo se traduzca en una vacuna terapéutica de uso generalizado -advierte Clotet-. Esos son los plazos para este tipo de estudios, siempre que contemos con la financiación necesaria”.

EL VIRUS SIGUE PRESENTE
La investigación se inició en febrero del 2016 con 13 personas que habían sufrido la infección por el VIH de forma reciente -menos de tres meses antes-, una circunstancia que, a juicio de los autores del estudio, ha sido determinante para alcanzar tan positivo resultado. Apenas un 5% de los infectados por el VIH son conscientes de su contagio de forma inmediata. “Con la infección tan poco evolucionada, el sistema inmunológico de los pacientes no había generado anticuerpos contra el VIH y aún no sabía esquivarlo”, explica el doctor José Moltó coautor principal del ensayo. Ocho de aquellos pacientes hubieron de reiniciar la terapia anti-VIH al constatarse, en los controles semanales a que accedieron todos, que el virus había rebrotado. Los cinco restantes, siguen, a día de hoy, sin que el VIH -que no ha desaparecido por completo de su sangre y de los núcleos inaccesibles que ejercen de reservorio-, tenga fuerzas para reiniciar su multiplicación.
Uno de los objetivos clave de la intervención fue suprimir la latencia de los citados reservorios del VIH: alcanzar a las células infectadas que, aunque han integrado al virus en su genoma, no lo manifiestan y son inaccesibles tanto a la acción del sistema inmunológico como a los fármacos que pretenden atacarlas. Esto se consiguió con tres dosis alternas de un fármaco que habitualmente se emplea en el tratamiento del cáncer, la sustancia romidepsina. Una vez volcadas en la sangre junto con el resto de la carga viral del VIH, las células infecciosas fueron suprimidas con dos dosis de la vacuna terapéutica BCN 02-Romi, un prototipo desarrollado en el 2005 por investigadores de la Universidad de Oxford, en Gran Bretaña. Esta vacuna fortaleció la acción de las células inmunológicas CD8, encargadas de eliminar a sus antiguas compañeras, las CD4, que son las invadidas por el VIH. “La vacuna permitió que las células CD8 reconocieran a las CD4 infectadas y fueran capaz de eliminarlas de forma efectiva”, explica Mothe.

MÚLTIPLES INCÓGNITAS

El ensayo que se presenta en Seattle plantea múltiples incógnitas que los investigadores se proponen resolver. Los cinco pacientes de éxito no han eliminado totalmente al VIH, sino que lo han convertido en inactivo. “Hemos de ver si son precisas más dosis de la vacuna para conseguir la eliminación del virus, o si será necesario repetirla cíclicamente", advierte Moltó.
Dado que el 95% de los infectados por el virus del sida conocen su infección dos, tres o más años después de producirse, para ellos serán necesarias otras acciones suplementarias, indica Clotet. “Estamos diseñando anticuerpos neutralizantes e inmunoglobulinas modificadas, que se administrarán después de la vacuna terapéutica en las personas con años de infección”, explica el especialista. Los pacientes incluidos en este ensayo conocieron su infeccón tras acceder a los tests que facilita el centro comunitario BCN Checkpoint, servicio que ha analizado semanalmente la sangre de estos pacientes. BCN Checkpoint dispone de tecnología avanzada que permite detectar el más mínimo rebrote viral en apenas 90 minutos.                       


Publicado por elperiodico.com – Angels Gallardo – 16/02/17 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario