viernes, 10 de febrero de 2017

Argentina. Mayores: ¿la TV piensa en ellos?


Aún cuando existe sobrada evidencia que los principales espectadores de la TV en el mundo son los adultos mayores, estos suelen estar poco representados y tienden a ser vistos desde los estereotipos, que reducen, achican y desactualizan los alcances de este grupo de edad.

La TV argentina nos presenta a diario escenarios donde, ni la temática del envejecer tiene relevancia, ni las historias de adultos mayores resultan significativas. Esto genera varias cosas. Por un lado, que se realicen programas muy específicos relativos a temas puntuales como la jubilación. O segundo, que en las ficciones, los actores de mayor edad suelan aparecer en roles de poco protagonismo y con una posición relativa a las necesidades de la historia central, constituida en términos generales por jóvenes. Pensemos en series populares donde pasan actores fascinantes, que suelen convocar la atención del público, pero sus espacios no suelen ser centrales sino que actúan como padres, abuelos o figuras que rodean una historia construida por otros, los jóvenes que son los que conducen y direccionan las tramas de los programas.

¿En qué medida el público adulto mayor ve limitada sus posibilidades de sentirse parte activa de una sociedad cuando los medios de comunicación y la TV en particular no para de cultivar, como señalan los teóricos de la comunicación, la repetida y discriminadora tesitura acerca de la adultez joven como medida universal de todas las edades y como la única que puede vehiculizar los sueños compartidos que se ponen en juego en la pantalla?

No cabe duda que las miradas prejuiciosas acerca de la vejez no son sólo el producto de un tipo de TV, sino que la preexisten y en gran medida la determinan. Sin embargo, en un período de gran aumento del número de los adultos mayores y de transformación social de sus formas de vida, las miradas de la TV no terminan de notar sus diferencias y hablarle a un público que ya no es el mismo.

Los resultados de un estudio de recepción (Iacub et al, 2016) indican que el propio adulto mayor, consumidor voraz de la TV, le cuesta imaginarse representado en ficciones, que se traten temas que les competen, o aún más, se sorprende cuando esto sucede. Esta carencia de representaciones, o su reducción a visiones simplistas y estereotipadas, conforma una dificultad de concebirse en espacios valorados socialmente o de sentirse incómodo o hasta ridículo cuando las vivencias exceden lo esperable.

¿Por qué nos cuesta imaginar una serie donde los protagonistas tengan 70 años? ¿Acaso no podrían darse las mismas historias de amor, pasión y aventura?

Brasil nos brinda ejemplos muy interesantes, no en la pantalla menos concurrida sino en la prestigiosa Rede Globo. En los últimos años ha ido produciendo telenovelas donde la vejez y los mayores tienen un lugar valioso. Entre las más notorias surgieron “Mulheres apaixonadas”, donde se puso en evidencia la agresión a un adulto mayor lo que terminó provocando, no sólo lo que muchas campañas no habían logrado, sino la movilización en pos de una ley que proteja los derechos del adulto mayor. En otra denominada “Amor a Vida”, personas de entre 70 y 90 años mostraban amores, amantes y demás, generando incluso programas paralelos donde se discutía qué le sucedía a la gente con esas historias. Más recientemente, “Babilonia” mostró -en horario central- una pareja de mujeres mayores que decide casarse cuando aparece el matrimonio igualitario en ese país, con un beso entre ambas que alborotó más de lo imaginado.

Cada una de estas telenovelas contó con el asesoramiento de expertos en la temática y fundamentalmente permitió pensar que los relatos televisivos pueden promover, enseñar y afirmar nuevas formas de ser adulto mayor sin que por ello tenga poco rating.

¿Es posible entonces una TV transformadora en Argentina?

Nuestro país ha producido una experiencia original y extraordinariamente atractiva que es Acua Mayor, una señal de televisión digital pública en donde los protagonistas son los adultos mayores. Sus programas, presentan escenarios, actores y guiones mucho más cercanos a las variadas realidades que despliega esta heterogénea población.

Acua Mayor, que tiene presencia en la plataforma de la TDA y que también puede seguirse por Internet, se conformó como un espacio de transformación cultural en la medida que busca romper prejuicios a través de una TV que fundamentalmente incluya a aquellos que no han sido incluidos y con propuestas que no sólo intentan explicar, sino poder incorporar nuevas representaciones, temáticas, imágenes, en las que los adultos mayores puedan resultar personajes activos y vitales dentro de la pantalla argentina. Como sus creadores señalan: “una TV que invite a mirar pero también a tomar un modelo de vida más positivo”.

Los estudios de recepción realizados a posteriori de ver los programas de Acua Mayor refirieron sentirse sorprendidos pero esencialmente valorados por rescatar la alegría, el sentido vital y la proyección de sus vidas (Iacub et al, 2016). Es de esperar que esta propuesta se profundice y que sirva como faro para iluminar, motivar e inspirar las nuevas producciones audiovisuales de nuestro país.


Publicado por Red Latinoamericano de Gerontolog{ia - Ricardo Iacub. Doctor en Psicología Fuente: Clarín – 26/01/2017.
http://www.clarin.com/opinion/mayores-tv-piensa_0_r1JBb1Vwx.html
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario