jueves, 5 de enero de 2017

Cuarenta vascas llaman cada semana al teléfono contra la violencia machista

Una mujer realiza una llamada con su teléfono móvil. / fotoli

2017 se estrenó con sangre y saña. Varonil, ciega, incomprensible. No uno, sino dos, fueron los asesinatos por violencia de género que tuvieron lugar en las primeras horas del año, según parece confirmarse después de que ayer una juez enviara a prisión al hombre que fue detenido en el distrito de Hortaleza a raíz de que una joven cayera desde un cuarto piso a la calle cuando todavía miles de madrileños regresaban a sus casas tras celebrar la Nochevieja.
La muerte de esta mujer se suma a la de la profesora universitaria de 40 años que esa misma madrugada perdió la vida a causa de las puñaladas que le propinó su pareja. Apenas hacía un mes que le había denunciado por maltrato en comisaría. Y es posible que fuera una de las más de 80.000 personas (hasta el cierre de noviembre había contabilizadas 78.700) que en 2016 llamaron al teléfono 016 para comunicar una agresión de naturaleza sexista o informarse sobre cómo denunciarla.
La estadística acaba de hacerla pública el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en este trágico prólogo de año. 80.000 llamadas realizadas con el miedo en la garganta, la incertidumbre en el pensamiento o el hartazgo en el corazón. De ellas, más de 2.100 se hicieron desde Euskadi, un registro similar al del año anterior y, desde luego, muy superior a las 426 comunicaciones que quedaron registradas en todo 2007, cuando el servicio entró en funcionamiento, apenas era conocido y había muchos miedos y reticencias que superar.
Violencia psicológica
Un año más, Bizkaia resultó la provincia donde hubo más consultas: algo más de 1.235 respecto a las 485 de Gipuzkoa y otras 354 de Álava. En 2015, las llamadas desde cada uno de los tres territorios ascendieron a 1.364, 559 y 377, respectivamente. Según la última gran macroencuesta elaborada por el ministerio, datada en 2015, al 016 acude el 4% (ahora se supone que el porcentaje ha aumentado) de las mujeres que han sufrido una agresión o sienten miedo de sus parejas o exparejas. La mayoría de las afectadas se decanta por visitar directamente a un psicólogo o a su médico de cabecera.
Tampoco es extraño. El tipo de frases que deben escuchar las operadoras de las comunicantes son del tipo «mi marido me amenaza con no darme el divorcio», «llevarse a los niños» o con «perseguirlas». Al servicio no llaman únicamente las víctimas; una parte sustancial de las comunicaciones proceden de sus familiares, amigos o vecinos y otros allegados que sospechan de la existencia de malos tratos.
La delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Blanca Hernández, considera que las cifras registradas el año pasado, que coinciden prácticamente con las 81.992 recogidas en 2015, constituyen «un indicador de la ruptura del silencio». Al contrario de las estadísticas sobre agresiones, donde cada incremento es una losa en la lucha contra la violencia de género, el elevado número de asistencias en el teléfono de emergencia revela que más mujeres se deciden a no continuar calladas y denunciar su drama. «Además, si antes las llamadas eran sobre todo por violencia física, ahora ya es por violencia psicológica, violencia de control e incluso violencia sexual, con lo cual es que estamos ampliando el ámbito de conciencia», añade la delegada.
Publicado por EL CORREO – Sociedad – 05/01/17 -
016
es el número de teléfono gratuito y anónimo (no queda ningún rastro de la llamada) habilitado por el Ministerio de Sanidad para consultas sobre violencia de género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario