miércoles, 14 de diciembre de 2016

Violencia y leyes: “La formación pudiera hacer la diferencia”

Para el jurista Manuel Vásquez Seijido existen múltiples retos a la hora de abordar de manera integral la violencia de género. Fiel a su profesión, el director del Departamento Jurídico del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) ofrece una mirada compleja a la violencia por motivos de género en Cuba. Vásquez Seijido opina que son necesarios cambios en los marcos legales del país y una mayor preparación profesional de los actores que intervienen en el proceso. Pasos que, en su criterio, permitirán avanzar en la prevención, sanción y reparación de la violencia machista en la isla.

¿Abarcan las leyes cubanas la violencia por motivos de género?
Si se profundiza en algunos delitos que son conocidos y sancionados por nuestros tribunales, encontraremos que entre los motivos del hecho violento yace la violencia de género como una causa.
Pero, que yo conozca, no existe ninguna norma jurídica vigente en nuestro país que regule expresamente la violencia de género. La norma que quizá pueda acercarse es el Código Penal, que regula como conducta antijurídica acciones u omisiones que provocan daños a terceros, probablemente algunas de esas acciones pueden originarse a partir de la violencia de género. 
Pero en los casos de delitos contra la integridad física no vas a encontrar en el Código Penal ninguna agravante que exprese que el delito ocurrió motivado por odio o aversión hacia una persona por su género, identidad de género u orientación sexual.
De manera general no se particulariza en el Código Penal, ni en la denuncia, ni en el proceso de investigación, ni en la vista oral o juicio. Esto también ocurre porque la Ley de procedimiento penal no regula la violencia de género y, en mi criterio, tampoco hace una regulación atinada del tratamiento a las víctimas. Por ejemplo, la víctima va al proceso como testigo y para apelar a un pronunciamiento de un tribunal tiene que instar a la Fiscalía, órgano que la representa.

La Ley de procedimiento penal dispone todo el proceso, desde el momento en el que se conoce el hecho violento hasta que el tribunal se reúne y decide si esos eventos son constitutivos de delito o no, y en consecuencia emite su fallo. 
Estos son momentos muy álgidos para ambas partes y las garantías jurídicas se les deben ofrecer a todas las personas implicadas, según su situación en el proceso. 
Soy de la opinión de que todas estas regulaciones deben poder adecuarse a los diferentes casos y tipos de violencia por motivos de género, algo que en el presente no sucede. 
Estoy pensando también en las normas internas de diversas instituciones que atienden a la víctima de violencia de género. Y continúo con el proceso penal como ejemplo. Está el caso de Medicina Legal, que tiene que peritar médico-legalmente lesiones, e incluso intentos de asesinato. Las normas internas de instituciones de este tipo no están adecuadas para esos delitos. Como tampoco lo están las normas internas que regulan el accionar de los órganos de instrucción, como el Órgano de Investigación Criminal y Operaciones del Ministerio del Interior (Minint) o la dirección general de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR).

¿Qué costo tienen estas ausencias?
A nivel social puede generarse una inseguridad jurídica, porque hay una ausencia de procedimientos. Por su parte, en el proceso penal y en la definición de lo que se considera como delito no se adecua aquello que estamos sancionando a condiciones y características reales del hecho. 
Para las personas, que es la mayor repercusión que yo le veo, ocurre que los operadores del derecho no generan toda la protección necesaria y posible, por ejemplo, en el proceso previo al juicio y luego de este.

¿Están preparados las autoridades y sectores implicados?
Este es un tema en el que hemos estado insistiendo desde hace años. Es insuficiente la preparación de las y los operadores del Derecho.
Yo siento que no se está ubicando, entre las prioridades de superación profesional, el tema de la violencia de género. Pas entre los operadores del Derecho, que es el sector al que más vinculado estoy, pero también a nivel general para directores de instituciones y personas que tienen bajo su cargo la responsabilidad de generar condiciones y liderar procesos. Por ejemplo, es responsabilidad del Tribunal que todas sus juezas y jueces estén preparados lo suficiente para administrar justicia. 
La formación pudiera hacer la diferencia. Un juez o jueza que no esté preparado, juzgará la lesión, el resultado de la agresión; pero si está preparado podrá identificar que la víctima ha sufrido violencia de género, que el delito es producto de esa violencia. Y puede entonces sancionar de acuerdo con el problema e instar a una responsabilidad civil derivada de la penal. Y si esa víctima está bien asesorada —por eso la importancia de la preparación de los abogados—, irá a un proceso civil con más posibilidades.
En el procedimiento penal es igual: hay que ver todo lo que está detrás de la lesión. Muchas veces ocurre un proceso de victimización secundaria y de traslado de la responsabilidad hacia la propia víctima.

¿Cuánto se ha avanzado en el tema?
Para mí, uno de los pasos fundamentales ha sido la visibilización y la comprensión de la violencia de género como un problema de derechos humanos y de salud. Hace cinco años atrás no había una valla publicitaria en un lugar céntrico que dijera “No a la Violencia hacia las Mujeres”.
Visibilizar la violencia como un problema social es un avance, esa es la ventana por lo que debe discurrir todo. Por ejemplo, los dos últimos procesos y documentos que ha generado el Partido Comunista de Cuba (PCC) y específicamente la identificación de causales de igualdad y no discriminación constituyen una plataforma política que habrá que complementar con su regulación jurídica para hacerle frente a la violencia de género de una manera más integral. 
Cuba también tiene como fortaleza la capacidad de interrelacionar organizaciones e instituciones gubernamentales, algo difícil de lograr en otros contextos.

¿Cuáles acciones crees son necesarias para avanzar?
La respuesta es compleja y abarcadora. Debes tener en cuenta que mis propuestas van a estar marcadas por mi profesión. Desde otro sector, como la psicología, se puede proponer otro orden, pero de manera general puedo decir que debe generarse una ruta compleja que siga una pauta integral e intersectorial.
La ruta para abordar la violencia de género no debe ser una sumatoria de lo que se hace desde el Derecho, la Medicina o el trabajo social, sino un camino donde todos aporten. 
Pero si bien en Cuba es más fácil integrar instituciones y organismos de la administración central del Estado, es también complejo ponerse de acuerdo en una solución que depende de tantos actores. Esta es una de las cuestiones que también nos está limitando: la posibilidad de generar consenso para tomar decisiones, sobre todo en la toma de decisiones políticas, pues en la academia es más fácil. 
Yo siento que en esa ruta deben estar vinculados y relacionados, sin un orden vertical sino a la manera de mapa horizontal, todos los actores implicados y aquellos que pueden incidir en las causas que generan la violencia de género. 
Por ejemplo, la prevención implica normas jurídicas que la garanticen, implica protección y asistencia social. Pero una vez que la prevención falla —porque todo hecho de violencia denunciado es un fallo en la prevención—, entonces hay que contar con un proceso de denuncia que sea efectivo y que todo el proceso investigativo redunde en garantías para la víctima y que ella participe de manera activa. Que esa misma protección se concrete durante la vista oral y exista una posibilidad de reparación que vaya al paralelo —la atención psicológica no se deriva de una responsabilidad penal, puede estar presente durante todo el proceso. Estas pautas deben estar presentes en la esfera penal y también en el ámbito administrativo y civil.
Por ejemplo, hay un grupo de acciones que nosotros podemos tomar desde lo contravencional, acciones que están prohibidas, pero que no constituyen delito. Este es un espacio que no está lo suficientemente abarcado desde el derecho para proteger a las víctimas. Por ejemplo, la orden de alejamiento no funciona todo lo que debiera y habría que replantearse su función, tanto en lo penal—como orden cautelar— como en lo contravencional.


Foto y Publicación de SEMLac – Lirians Gordillo Piñas – 06/12/16 -

Violencia contra las mujeres difícil de combatir en India

 El colectivo femenino Brigada Roja enseña técnicas de defensa personal a mujeres y persigue a los responsables de agresiones sexuales. Crédito: Neeta Lal/IPS

 La policía de Nueva Delhi lanzó una iniciativa única para frenar el espiral de violencia contra las mujeres en esta ciudad, conocida como la “capital de la violación”: un escuadrón de ciudadanos, que asisten en la prevención y la detección de delitos y contribuyen a mantener el orden.
El grupo, llamado “policías mitras” (amigos de la policía), está formado por granjeros, trabajadoras del hogar y exmilitares.
Por otra parte, los jefes de policía crearon su propia versión de los “Ángeles de Charlie”, un escuadrón de mujeres entrenadas para combatir la delincuencia, agentes con kimonos blancos que saben lanzar patadas y persiguen a los predadores sexuales en todo el país.
"Llevo gas pimienta y un cuchillo cuando vuelvo tarde de la oficina”: Shashibala Mehra.
El grupo de 40 mujeres bien entrenadas en artes marciales vigila lugares “vulnerables” de la ciudad, como las escuelas y las estaciones de tren subterráneo.
India, uno de los peores países en materia de seguridad de la población femenina, incorporó una serie de iniciativas innovadoras para preservar a las mujeres de los delitos sexuales. Pero irónicamente, a pesar de leyes más duras y del fortalecimiento de policía, la violencia aumenta.
Según un informe del Contralor y Auditor General de India, delitos como violación, abuso sexual y acoso se dispararon, aumentando 60 por ciento entre el período 2010-2011 y entre 2014-2015.
Un informe de la Oficina Nacional de Registro de Delitos concluyó que hubo 337.992 denuncias de violencia, violación, crueldad y secuestro, contra las mujeres en 2014, nueve por ciento más que el año anterior.
Las denuncias de violación también aumentaron nueve por ciento, registrándose 33.707 ese mismo año, el último del que se dispongan datos.
Un estudio de la organización ActionAid concluyó que 79 por ciento de las mujeres indias han sufrido acoso o violencia en espacios públicos.
El aumento de ataques contra las mujeres disparó numerosos proyectos voluntarios, como la iniciativa Blank Noise, cuya campaña #WalkAlone (camina sola) llamó a las mujeres a romper el silencio y caminar solas para luchar contra el miedo al acoso callejero.
Talleres de sensibilización para niños de escuela sobre violencia sexual en Nueva Delhi. Crédito: Neeta Lal/IPS.

Otra campaña pidió a las mujeres que enviaran la vestimenta que llevaban cuando sufrieron acoso, la que se usó para montar una instalación pública.
En 2003, la organización convocó a acosadores, víctimas, espectadores y transeúntes, llamados “Héroes de Acción”, una red de voluntarios de todas las edades, géneros y orientación sexual a difundir el mensaje contra el acoso sexual en espacios públicas. También dicta cursos para ayudar a las mujeres a crear espacios seguros.
El parlamento aprobó leyes más duras contra la violación, la trata de personas, los ataques con ácido y el acoso, pero esto tampoco se tradujo en una disminución de los delitos. Algunas activistas analizan que eso se debe a que las movilizaciones generaron un contraataque de los violentos.
“Hay mucha cobertura mediática, marchas con velas y miedo en las redes sociales si las mujeres se indignan, pero en realidad no cambió nada”, observó Pratibha Malik, de la organización Aashrita.
“La presencia misma de las mujeres en espacio no tradicionales, como oficinas, bares, restaurantes, entre otros, en una sociedad patriarcal como la de India es responsable de la respuesta violenta”, opinó.
El disparador para reforzar la legislación y la acción policial fue la violencia de una estudiante de medicina de 23 años en diciembre de 2012 en un autobús en movimiento cuando regresaba del cine con un amigo.
Un grupo de varones, entre los que incluso había uno de 14 años, atacaron a la pareja. La mujer fue varias veces violadas y su amigo, golpeado con una barra de hierro. Ella murió poco tiempo después y todo el episodio, que ocupó los titulares de los diarios de todo el mundo, motivó protestas masivas reclamando medidas contra la violencia.
Al tiempo, se creó el Comité de Justicia Verma, en cuyo informe mencionó “la gobernanza deficiente no crea un ambiente seguro y digno para las mujeres de India, constantemente expuestas a la violencia sexual”.
Los tres agresores del sonado caso de 2012 fueron condenados a muerte. Además, se aprobó una ley ampliando la definición de delitos sexuales para incluir la penetración forzada mediante cualquier objeto, el acoso, la violencia con ácido e, incluso, contra desvestir a las mujeres.
Pero ellas todavía no se sienten seguras, pues consideran que todavía acecha el peligro, en especial en las grandes ciudades, donde salir de noche aún se considera una “aventura”.
“No me siento para nada segura en espacios públicos ni en el transporte público. Sé que nadie va a salir a defenderme si estoy en problemas”, confesó la cocinera Rekha Kumari, de 30 años.
“Llevo gas pimienta y un cuchillo cuando vuelvo tarde de la oficina”, coincidió Shashibala Mehra, una contadora de 52 años. “En los 40 minutos que tengo de regreso a casa, hablo por teléfono con mi esposo para que sepa si tengo algún problema”, acotó.
Laxmi Aggarwal, quien sufrió un ataque con ácido y se dedicó a luchar para prohibir la venta de esa sustancia en este país, señaló que el gobierno no ha hecho mucho al respecto. “Jovencitas vulnerables sufren ataques en distintas zonas rurales de India”, apuntó.
La joven de 27 años trabaja con la organización Stop Acid Attacks para ayudar a otras víctimas como ella y defender sus derechos en la justicia.
Además de comparar armas y gas pimientas, muchas mujeres recurren a aplicaciones de seguridad, toman clases de defensa personal y se unen a grupos de autoayuda.
El colectivo femenino Brigada Roja, por ejemplo, ofrece a mujeres y niñas técnicas de autodefensa y persigue a los hombres que cometieron una agresión sexual.
“Tratamos de que el hombre errado entre en razón hablando con él y sus padres. Si no escucha, vamos a la policía”, detalló Usha Vishwakarma. “Si sigue obstinado, pasamos a la acción”, puntualizó.
Una parte importante del apoyo de la Brigada Roja es ayudar a las víctimas a sacarse el sentimiento de culpa de que son responsables de la violencia sufrida.
Publicado por IPS – Nueva Delhi – Neeta Lal – 13/12/16 -

Venezolanas viajan a Colombia para vender su cabello y comprar comida

Venezolanos cruzan la frontera colombo-venezolana (Foto: AFP)

En la frontera con Colombia centenares de mujeres venezolanas han encontrado una forma de conseguir dinero para comprar las medicinas y alimentos que no consiguen en su país: vendiendo sus cabellos.
Al grito "¡Compramos pelo!", una docena de intermediarios, mujeres y hombres que se conocen como los "arrastradores", se encargan de hacer la propuesta apostados en el puente que sirve de paso fronterizo entre la ciudad venezolana de San Antonio con La Parada, el primer poblado en territorio colombiano.
La oferta, que surgió en septiembre, va en aumento, pues resulta atractiva para mujeres humildes que encuentran cada vez más difícil comprar bienes básicos, escasos y costosos en Venezuela, un país petrolero con la inflación más alta del mundo.
Unas 200 mujeres al día aceptan el trato para cortarse el pelo en alguno de los siete improvisados puestos de La Parada, según estimaciones de cinco de sus promotores. Los mechones de cabello luego sirven para extensiones o pelucas que se venden en Cali, una ciudad al occidente de Colombia.
Celina Gonzáles, una vendedora informal de 45 años, es una de las venezolanas que hizo la fila durante más de una hora para vender su cabellera castaña de mediana longitud por 60.000 pesos colombianos, unos 20 dólares al cambio, que para ella representan la paga mínima mensual en su país de origen.
"Vine a vender mi cabello porque sufro de artritis y necesito comprar medicinas", dijo Gonzáles para justificar una decisión que hasta entonces ocultó a su familia.
"Lo que me pagan no me alcanzará para mucho, pero me sirve para comprar calmantes para el dolor", apuntó.
A CAMBIO DE COMIDA
Desde mediados de año, son miles los venezolanos que cruzan de manera formal los pasos fronterizos hacia Colombia, en busca de alimentos y medicamentos escasos, una vez que los gobiernos de ambos países acordaron la reapertura del tránsito peatonal, tras un cierre temporal que ordenó el presidente venezolano Nicolás Maduro en 2015.
Meses antes, los venezolanos optaban por cruzar en botes o a pie los límites fronterizos para conseguir los productos difíciles de comprar en el país sudamericano, agobiado por la prolongada crisis económica.
El gobierno de Maduro, quien acusa a empresarios y opositores de librar una guerra para derrocarlo, no respondió a una solicitud de información de Reuters. "Yo ofrezco comprar cabello a buen precio (...) Se les paga dependiendo del largo y si es abundante", explicó Jenifer Niño, una "arrastradora" de 31 años, que conduce a las venezolanas a un salón de belleza que se instaló bajo un toldo en una acera.
"La gente se acerca por necesidad. La mayoría viene aquí con niños pequeños y luego de vender el cabello se van a comprar comida", agregó.
No todas quedan complacidas con la operación y se quejan de la paga o la forma en que les cortan el pelo. A otras simplemente las rechazan por tener una melena poco abundante.
Maribel, una pobre mujer que vive en el estado fronterizo de Táchira, fue una de las que no consiguió el dinero que esperaba en la nación vecina. "Estoy aquí porque no tengo nada que comer", dijo, minutos antes de fracasar en el intento de vender parte de su pelo, que consideraron demasiado delgado y corto.
(Reporte de Anggy Polanco en La Parada, Colombia. Escrito por Alexandra Ulmer en Caracas. Traducido por Corina Pons; Editado en español por Javier López de Lérida)

Publicado por Yahoo Noticias - Anggy Polanco - La Parada, COLOMBIA (Reuters) – 05/12/16 -


Un implante cerebral lee el pensamiento de una mujer totalmente paralizada

Una paciente de ELA consigue comunicarse desde su casa y sin necesidad de ayuda gracias a unos electrodos instalados bajo el cráneo.
En 2008, a Hanneke de Bruijne, de 59 años, le diagnosticaron Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). Esta dolencia neurodegenerativa va paralizando todos los músculos, pero deja intacta la mente. Al igual que otros pacientes con esta dolencia, iba camino de quedar encerrada en su propio cuerpo siendo completamente consciente, pero sin poder comunicarse.

En 2010 De Bruijne, cuando sus pulmones dejaron de moverse, pidió que le implantasen una máquina de respiración asistida. “La mayoría de los pacientes optan por no usar el respirador y deciden morir”, explica Nick Ramsey, profesor de neurociencia cognitiva en el Centro Médico Universitario de Utrecht (Holanda). “Por un lado no quieren ser una carga para sus familias”, explica, y además “tienen miedo de quedarse encerrados en su propio cuerpo”.
De Bruijne había perdido la capacidad de mover cualquier parte de su cuerpo, excepto los ojos. Estos le permitían seguir comunicándose gracias a una máquina que sigue su movimiento. Tras presentarse voluntaria a un estudio pionero, De Bruijne se ha convertido en el primer paciente capaz de comunicarse gracias a un implante cerebral desde su casa, sin necesidad de estar en un hospital ni ser asistida por especialistas, asegura Ramsey. Hasta ahora, implantes similares habían conseguido que personas paralizadas consiguiesen manejar brazos robóticos, pero requerían un voluminoso equipo tecnológica y la presencia de especialistas.

De Bruijne había perdido la capacidad de mover cualquier parte de su cuerpo, excepto los ojos

La operación consistió en hacer unos pequeños orificios en el cráneo para introducir electrodos en la corteza cerebral. Cuando De Bruijne piensa en mover los dedos de la mano derecha, los implantes captan la señal cerebral y la traducen a un click de ratón en un ordenador. Un transmisor similar a un marcapasos implantado bajo su clavícula emite esas señales a un ordenador, lo que le permite manejar un teclado sin necesidad de mover ningún músculo. Los médicos del centro holandés han desarrollado la programación de la máquina, para que, por ejemplo, sea capaz de predecir qué palabra se desea escribir, según explican en un estudio recién publicado en la revista New England Journal of Medicine.

La paciente tardó unos siete meses en aprender a manejar el sistema. Este le permite escribir dos letras por minuto, pero en su propia opinión es un gran avance. De Bruijne, madre de tres hijos, ha dicho que el nuevo sistema de comunicación “le es igual de útil” que el que ya usaba basado en sus ojos, aunque sea más lento, ha dicho Ramsey. “Una de las ventajas adicionales es que los sistemas de reconocimiento visual se paran cuando la iluminación es mala, lo que frustra a los pacientes”, explica este psicólogo. “El nuevo sistema le permite comunicarse incluso fuera de su casa”, resalta.

La mujer lleva un año usando el nuevo sistema. "Mi sueño es poder mover mi silla de ruedas", ha señalado, según Newscientist.
El investigador dice que este tipo de implantes podrían ayudar a comunicarse a otros pacientes totalmente paralizados por ictus, tumores cerebrales o accidentes. “Nuestro objetivo final es que aquellos pacientes que deseen seguir viviendo tengan la posibilidad de comunicarse de forma independiente”, resalta el investigador.

Estos implantes podrían ayudar a comunicarse a pacientes tras sufrir ictus, tumores cerebrales o accidentes

El equipo pretende probar el implante, desarrollado por la empresa estadounidense Medtronic, en otros dos pacientes el próximo año. Si el sistema pasa este estudio piloto comenzarían un ensayo más amplio con 20 personas en EE UU, Francia, Japón y Holanda, dice Ramsey. El proyecto ha sido financiado con becas del Gobierno Holandés y por el prestigioso Consejo de Investigación Europeo. “Pensamos que estos implantes podrían comenzar a comercializarse en 2021”, a un precio “de unos 40.000 euros”, señala Ramsey.
“Para el reducido grupo de pacientes con ELA que pierden la capacidad de movimiento de los ojos este tipo de implante les ofrece la vida”, opina Jesús Esteban, coordinador del grupo de Enfermedades neuromusculares de la Sociedad Española de Neurología. 

Este médico, jefe de la unidad de ELA del Hospital 12 de Octubre de Madrid, comenta que los dispositivos que graban el movimiento de los ojos siguen siendo más versátiles como herramienta de comunicación para personas paralizadas. Pero estos nuevos implantes cerebrales “abren un nuevo campo” y “permitirían realizar tareas sencillas como cambiar de canal en la televisión, llamar a alguien o controlar electrodomésticos”, resalta.
En España hay unas 4.000 personas con ELA y se diagnostican unos tres casos nuevos al día. “Las estimaciones muestran que una de cada 400 personas sufrirá esta enfermedad a lo largo de sus vidas”, explica Esteban.

Publicado por el País – Materia III – Nuño Domínguez – 14/11/16 -

“Un cuerpo desnudo es un símbolo de rebelión”

 Sylvia Tamale cuenta cómo las mujeres en Uganda y todo África han usado sus cuerpos desvestidos como protesta contra la dominación colonial y masculina.
Portada de 'Nudity, protest and the law in Uganda', último libro de Sylvia Tamale.

En la madrugada del 18 de abril, la doctora Stella Nyanzi, una profesora e investigadora del Instituto Makerere para la Investigación Social, protestó desnuda por el "tratamiento grosero", "abusivo" y "dictatorial" de uno de sus jefes: Mahmood Mamdani.  "Cuando comenzamos a trabajar, acordamos que sólo utilizaría mi vagina, pero ahora este estúpido también quiere utilizar mi culo", argulló Nyanzi en Uganda. Sus declaraciones se propagaron rápidamente a través de las redes sociales y Whatsapp. Muchos ugandeses todavía guardan en sus teléfonos móviles estos vídeos. En muy poco tiempo la protesta de Nyanzi se convirtió en una de las noticias más populares del año. El ministro de Ética e Integridad de Uganda, el padre Simon Lokodo, ordenó su detención inmediata.

"Durante generaciones los africanos hemos caminado prácticamente desnudos; después muchas mujeres se desnudaron y utilizaron sus cuerpos para rechazar las estructuras de poder. ¿Entonces por qué hoy consideramos este tipo de protestas indecentes?", dijo Sylvia Tamale, profesora de derecho en la Universidad Makerere. Lo hizo el pasado mes de octubre durante la presentación de su última investigación: Desnudez, protesta y la ley en Uganda.
De acuerdo con Tamale, los cuerpos son "libros que podemos leer e interpretar de formas diferentes": las sociedades patriarcales identifican el cuerpo desnudo de las mujeres con subordinación, pasividad, sexualidad, sumisión y vulnerabilidad: un objeto profano e indecente, que jamás puede mostrarse en público; sin embargo, a través de las protestas, las mujeres pueden transformar sus cuerpos en símbolos de resistencia y subversión.
En los años treinta y cincuenta algunas mujeres del oeste de África ―en Camerún y Nigeria― protestaron desnudas contra las leyes coloniales. En los años noventa mujeres se desnudaron para evitar la demolición de centenares de hogares en los slums de Soweto, en Sudáfrica, o para exigir la liberación de sus hijos ―presos políticos― en Nairobi, Kenia.
En 2001, trescientas mujeres keniatas utilizaron el mismo método para evitar la ampliación de una reserva natural. Y este año estudiantes de la Universidad de Rhodes, en Sudáfrica, marcharon sin camisetas para denunciar las agresiones sexuales en su campus.

Existen más ejemplos de este tipo de protestas en Uganda, Nigeria, Liberia y Costa de Marfil.
"Un cuerpo desnudo es un símbolo de rebelión en una sociedad que considera como norma la ocultación del mismo", afirma Tamale. "Los guardianes de las sociedades patriarcales dicen que estas protestas son indecentes e inmorales. [...] Pero la sociedad debe interpretar los cuerpos desnudos de las mujeres como signos de desafío y no como objetos sexuales".
Hasta el siglo XVII, los pueblos subsaharianos apenas si cubrían sus genitales con plumas, pieles de animales y hierbas u otros tejidos vegetales. Los europeos impusieron sus normas sociales y modificaron drásticamente los patrones de vestimenta. Los grupos étnicos que mantuvieron sus atuendos tradicionales se consideraron "bárbaros" y "primitivos".
Según Tamale, la moral británica de la época victoriana "continúa profundamente arraigada en el código penal de Uganda". "Los parlamentarios ugandeses discuten las leyes basándose en razones morales. Pero en este país existen más de 40 culturas diferentes. ¿De quién es la moral de la que hablan? Las personas de la tribu bahima, por ejemplo, pueden casarse con sus primos, y sin embargo entre los baganda se considera tabú".

Tamale insiste en que "la interpretación del cuerpo es un producto de la cultura", y en que existe una doble moral para juzgar a los hombres y las mujeres.
El código penal del Estado de Nueva York penaliza la exposición pública de los pezones de las mujeres, y no especifica nada sobre los hombres. En Uganda el adulterio es un delito solamente si éste es cometido por una mujer, y las leyes que persiguen la prostitución sólo castigan a las personas "que venden sus cuerpos, la mayoría, mujeres".
"La moral en la que se basa la legislación ugandesa pretende reprimir la sexualidad, y sobre todo la sexualidad de las mujeres", argumenta la abogada. "Nuestro sistema penal usa estas normas morales no para proteger, sino para confinar los cuerpos de las mujeres. [...] Las lecturas que las culturas inscriben en nuestros cuerpos se utilizan como formas de control social". De acuerdo con algunas organizaciones para la defensa de los derechos humanos, el Gobierno de Uganda está creando leyes cada vez más "represivas" que "menoscaban algunos derechos constitucionales" y "promueven la discriminación homofóbica y de género".

La sociedad debe interpretar los cuerpos desnudos de las mujeres como signos de desafío y no como objetos sexuales

En el año 2014 el parlamento de Uganda aprobó la Ley contra la pornografía. Desde entonces existe un comité para detectar y destruir "materiales pornográficos", y está prohibido "vestir indecentemente o de forma provocativa". La policía y los ciudadanos acosan y amenazan a muchas mujeres cuando consideran que sus vestidos son demasiado cortos.
"Las leyes de Uganda intentan tocar todos los aspectos de nuestra vida cotidiana", prosigue Tamale. "Muy a menudo, las leyes que se justifican para defender los 'intereses públicos', protegen, en realidad, los intereses de los poderosos a costa de los oprimidos y explotados". El Gobierno de Yoweri Museveni ―el presidente de Uganda desde 1986― utiliza el código penal actual para encarcelar a opositores políticos, dispersar protestas pacíficas, y, en definitiva, limitar la libertad de expresión, reunión y otros derechos fundamentales. Tamale, por ello, pide la reforma de "las leyes sexistas y retrógradas de Uganda": "La ley es subjetiva y sesgada. Las leyes justas y razonables sólo pueden obtenerse mediante la lucha".


También cree que las personas son libres de utilizar sus cuerpos como herramientas de expresión. "Como mínimo, las protestas con mujeres desnudas obligan a replantearnos nuestra asociación de la desnudez con la vergüenza y la degradación. En su máximo grado, estas protestas son declaraciones poderosas en contra de las estructuras de dominación y exclusión".

¿QUIÉNES SON SYLVIA TAMALE Y STELLA NYANZI?

Sylvia Tamale (1967) es profesora de derecho en la Universidad de Makerere. Se graduó en la Universidad de Makerere. Obtuvo un máster en derecho en la Universidad de Harvard, y un doctorado en sociología y estudios femeninos en la Universidad de Minnesota. Ha publicado varios libros sobre sexualidad y trabaja para defender los derechos de los grupos más marginados. En el año 2003 New Vision, un periódico oficial ugandés, dijo que Tamale era "responsable de la degeneración moral de la nación" y fue nombrada la "peor mujer del año".
Stella Nyanzi (1974) es médica antropóloga. "Si vives en un país donde la democracia murió hace muchos años y el sistema legal no es igualitario, y has sido empujado contra la pared y sientes que estás siendo humillado, ¿qué puedes hacer? Tienes que encontrar alguna manera para mostrar tu situación. Yo me desnudé para conseguir ser escuchada", dijo.

Publicado por El País – Planeta Futuro – Pablo Moraga – Kampala – 14/11/16 -





Fátima Djarra Sani, mediadora intercultural de Médicos del Mundo, será la pregonera de la Navidad en Pamplona

Fátima Djarra Sani, mediadora intercultural de Médicos del Mundo, será la pregonera de la Navidad en PamplonaPAMPLONA | EUROPA PRESS

Fátima Djarra Sani, natural de Guinea Bissau, será este año la pregonera de la Navidad en Pamplona. Desde el año 2008, Fátima Djarra es técnica de intervención y mediadora intercultural del proyecto de prevención de la mutilación genital femenina en Médicos del Mundo Navarra.
Es defensora de los derechos de la mujer africana, trabaja en su día a día con mujeres, hombres, familias y asociaciones africanas, así como organizaciones, instituciones y profesionales de distintos ámbitos en la prevención, sensibilización e integración. El Ayuntamiento ha querido reconocer en su persona "la diversidad y multiculturalidad de los habitantes de Pamplona y la convivencia entre diferentes".
El viernes 16 de diciembre, a las 19.30 horas, el acto del Pregón comenzará con la música tradicional de una treintena de integrantes de la Pía Unión de Pastores de Belén, tras los que intervendrán los miembros del coro infantil del Orfeón Pamplonés. Esta formación, 
integrada por unos setenta niños con edades comprendidas entre los 6 y los 10 años, interpretará el villancico tradicional swahili 'Yesu ni wangu'.
Tras la intervención de la pregonera volverá la música a la Plaza Consistorial y, este año, con novedades. "Una ciudad intercultural, interracial, con ciudadanos, sensibilidades e imaginarios diversos, en esta ocasión ha querido incluir por primera vez en las fiestas que cierran el año instrumentos y sonidos nuevos en el Pregón, que no en Pamplona", ha informado el Consistorio en una nota. El simbólico maridaje de tambor y txalaparta a cargo de Hutsun volverá a dar paso al del coro infantil del Orfeón cerrará el Pregón con una obra de David Azurza 'Urte berri berri'.
Todo este acto será presentado por la periodista Reyes Ilintxeta, en la dinámica de accesibilidad para toda la ciudadanía será traducido de forma simultánea al lenguaje de signos, gracias a la colaboración con la Asociación Eunate.
Como es habitual tras al Pregón y las actuaciones se inaugurará el Belén del Zaguán realizado por la Asociación de Belenistas y, Olentzero estará presente en ese espacio de la Casa Consistorial durante todas las fiestas.
FÁTIMA DJARRA SANI, UNA VOZ POR LA DIVERSIDAD
Nació en Guinea Bissau y, desde 2008 trabaja para Médicos del Mundo Navarra como técnica de Intervención y mediadora intercultural del proyecto de prevención de la mutilación genital femenina. Miembro fundadora de la Asociación de Mujeres Africanas en Navarra 'Flor de África', también ejerce la concienciación desde las letras a través de su libro 'Indomable' que relata en primera persona la experiencia de una ablación en la infancia. Según datos de la OMS, más de 200 millones de mujeres y niñas. Es además fundadora de la Asociación de Mujeres Africanas en Navarra 'Flor de África'.
Su trayectoria y su trabajo han sido reconocidos con diversos premios, el mas reciente 'Solidarios ONCE Navarra 2016' en su modalidad de persona física en larga trayectoria. En la I Edición de los premios solidarios de Onda Cero Navarra Fátima Djarra Sani recibió la mención especial en el apartado de cooperación Internacional. Ella fue, además, una de las encargadas de recoger el galardón que en 2011 concedió el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad a Médicos del Mundo por el proyecto de prevención de la mutilación genital femenina y empoderamiento de las mujeres subsaharianas con una prospectiva de interculturalidad, género y salud comunitaria.

Publicado por lainformacion.com – EUROPA PRESS – Pamplona – 13/12/16 -

El Parlamento surcoreano destituye a la presidenta en una sesión histórica



En una sesión histórica, el Parlamento de Corea del Sur aprobó ayer la destitución de la presidenta Park Geun-hye tras seis semanas de manifestaciones multitudinarias para pedir su cese por un grave caso de corrupción y tráfico de influencias.
Con 234 votos a favor y 56 en contra, los diputados de la Asamblea Nacional-incluidos alrededor de la mitad de los de su propio partido- dieron luz verde al "impeachment" de Park.
La presidenta ha quedado así desposeída de todos sus poderes como jefa de Estado, desde el control del Ejército hasta el derecho a veto o decisiones sobre política exterior.
La decisión del Parlamento llega después de seis semanas de continuas manifestaciones en las que millones de ciudadanos han exigido la dimisión de Park, señalada por los fiscales como cómplice de su amiga Choi Soon-sil -apodada la "Rasputina"- en el mayor escándalo político de los últimos años en el país.
El control del gobierno queda provisionalmente en manos del primer ministro, Hwang Kyo-ahn, hasta que el Tribunal Constitucional dé su veredicto final sobre el resultado de la votación parlamentaria.
Para que la destitución de la presidenta se haga efectiva se requiere el voto de seis de los nueve jueces del Constitucional, que cuenta con un período de evaluación de hasta seis meses.
En el único precedente histórico, el "impeachment" al expresidente Roh Moo-hyun en 2004, los jueces anularon la decisión del Parlamento tras 63 días de deliberaciones.
En este sentido, en su discurso ante el gabinete tras la votación la presidenta aseguró que "toma en serio las voces de la Asamblea Nacional y del pueblo" pero recordó que su destitución todavía no es firme hasta que se pronuncien los jueces.
Park instó a los ministros y al nuevo líder provisional del país que hasta entonces hagan "todo lo posible para minimizar los vacíos en el gobierno, especialmente en los ámbitos de economía y seguridad".
En el área de la seguridad, el primer ministro toma el control en un momento en el que las relaciones con Corea del Norte están en relativa calma tras dos años de tensiones intermitentes, mientras la comunicación y los intercambios entre ambas mitades de la península permanecen suspendidos.
El mandato de Park hasta ahora se ha caracterizado por una política de línea dura contra el régimen de Kim Jong-un, por lo que su destitución podría dar lugar a cambios en las siempre complicadas relaciones con Pyongyang.
Además, Corea del Sur está pendiente de conocer la postura hacia Corea del Norte de la nueva administración estadounidense de Donald Trump, que podría dar un giro a la política de "paciencia estratégica" con la que Barack Obama apenas ha logrado progresos tangibles.
Mientras, el Gobierno chino dirigió un mensaje a Corea del Sur en el que confió que recupere "la estabilidad política pronto" y aprovechó para criticar la decisión de instalar el sistema antimisiles estadounidense THAAD, promovida por Park, al considerarla una amenaza para su seguridad.
Por su parte, el ejecutivo de Japón expresó su deseo de mantener la "cooperación" y preservar los "intereses estratégicos" bilaterales, especialmente en seguridad.
La votación de ayer tiene su origen en el mayúsculo escándalo en torno a la presidenta y a Choi Soon-sil, su amiga íntima que presuntamente recaudó decenas de millones de dólares de grandes empresas del país -mediante extorsión o a cambio de favores- y posteriormente se apropió parte de los fondos.
Los fiscales señalaron a la presidenta como "cómplice" de la apodada "Rasputina", la hija del controvertido líder de una secta religiosa que incluso editaba los discursos de Park y presuntamente intervino en asuntos de Estado sin ostentar cargo alguno.
Más de dos millones de surcoreanos -según los organizadores- salieron a las calles el pasado sábado para pedir la destitución de la jefa de Estado, en la sexta jornada de protestas desde que se destapara el escándalo.
Este sábado está convocada una nueva concentración pacífica en la que se prevé que cientos de miles de participantes acudan con velas para transformar de nuevo la avenida principal en un mosaico de luces, en esta ocasión para festejar el cese provisional de la debilitada presidenta.
Publicado por Listin Diario – Seúl – Atahualpa Amerise – Agencia EFE -  10/12/16 -