lunes, 14 de noviembre de 2016

CON LA PALABRA EN LA BOCA ......Cifras estadísticas femicidios 2015 2016

Crédito: Shutterstock

Cintia Verónica Laudonia tenía 25 años y tres hijos, delante de ellos fue asesinada el sábado 5 de marzo de 17 puñaladas por su ex pareja, quien entró a la vivienda de Castelar saltando las rejas, por la fuerza. La atacó mientras ella y sus pequeños dormían. Primero le dio una puñalada en el cuello pero la mujer alcanzó a correr al baño, donde la terminó de asesinar.

De ese modo, el país entero supo cómo era su cara y cuál su nombre porque su foto hoy forma parte de la cifra de los casos de femicidio, de las 16 vidas quitadas que se llevó el pequeño curso de 2016.

"Entre 2008 y 2014 hubo 1.808 femicidios, entre enero y octubre de 2015, 233 murieron victimas de la violencia de genero", dijo Ada Rico, presidente de La Casa del Encuentro, organización que desde hace una década se ocupa de dar contención a las mujeres golpeadas y a los hijos de las que murieron a manos de quienes dijeron amarlas.

Las cifras no dejan de ser alarmantes y no dejan de crecer. Lo que lo hace aún más aberrante es que quienes lo ven de afuera culpan a las víctimas porque "debió darse que eso iba a pasar" o "porque le gustaba que le peguen", etcétera, y la mujer vuelve a morir ante esa señal de incomprensión que solo demuestra que la sociedad aún no entendió que nadie muere ni se deja matar porque quiere.


"Hay mujeres que fueron asesinadas y dejaron hasta 8 hijos. Hubo un caso reciente en el Chaco en el que 9 nenes quedaron sin su madre", se lamenta Rico, y explica que "la otra cara" de los femicidios son quienes quedan sin madre y que también pierden al padre porque, en la mayoría de los casos, son los que las matan. "Pero, en esos casos, el femicidio no fue lo único que los hijos vieron, sino la culminación de años de violencia y golpes. Muchos de ellos vieron cómo su padre mató a su mamá, entonces hay que darles contención, pero también necesitan ayuda económica porque cuando son muchos nadie se puede hacer cargo de ellos y los separan".

Entre 2008 y 2014, 2.196 niños perdieron a su madre, de ellos 1.407 eran menores de 18 años. Entre enero y octubre de 2015, fueron 167 niños los que quedaron sin madre. Y en los poco más de tres meses que van de este año, en la Argentina se informaron 16 femicidios.

El 3 de junio de 2015 se realizó la multitudinaria marcha #NiUnaMenos organizada y encabezada por periodistas acongojadas por tener que dar cada día una nueva noticia por casos de femicidio. La respuesta de la gente fue inmediata y todos –incluidos políticos, personalidades del espectáculo y la farándula– posaron con los carteles respetando las consignas, pero a los pocos días los mismos criticaban el vestir de alguna chica o la culpaban de su propia muerte. Fuera de los flashes de las fotos, la oscuridad de muchas mentes cobra demasiado espacio.

En noviembre de 2015, como actividad oficial por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Corte Suprema de Justicia de la Nación difundió el Primer Registro Nacional de Femicidios de la Justicia Argentina, correspondiente al año 2014, al tiempo que desde la misma ONG aseguraban que "una mujer tiene 8 veces más posibilidades de ser asesinada por alguien de su entorno, incluso de su propia casa, que de morir a manos de un extraño, en un robo".

Estadísticas de violencia de género y femicidio (*)
·         Actualmente, la población femenina es de 3.660 millones, un 49,6% de la población mundial.
·         Hoy, 143 de 195 países en el mundo garantizan la igualdad entre mujeres y hombres en sus constituciones.
·         El 50% de los crímenes de mujeres en el mundo son por femicidio.
·         De las 900 millones de personas en el mundo que son analfabetas, más del 60% son mujeres.
·         En el mundo, 1 de cada 3 mujeres fue víctima de violencia física o sexual. En la mayoría de los casos fueron agredidas por sus parejas.
·         En gran parte de los países las mujeres ganan entre el 10% y el 30% menos que los hombres, solo por ser mujeres.
·         La participación política de las mujeres en el mundo es solo del 22 por ciento.
·         En 29 de los 143 países, el hombre es designado cabeza de familia por ley.

(*) Fuente: Haná Flowers Perú.


Publicado por Infobae – Fernanda Jara – 07/03/16 -


Seguiremos informándonos acerca de la realidad que cada vez más asesina a MUJERES.

Gracias por visitar nuestras páginas.

Susana Esther Giosa Galli
María del Carmen Díaz Ínsua

CON LA PALABRA EN LA BOCA ......NiUnaMenos: 275 femicidios entre una marcha y otra

Junio 2015: en Córdoba, Maru Acosta (centro) pide justicia por el asesinato de su hermana Paola y el intento de asesinato de Martina, la hija de Paola. Foto: Archivo / Diego Lima
Hace un año, la marcha que respondió a la consigna #NiUnaMenos marcó un hito: hizo visible la tragedia de miles de víctimas de la violencia sexista e incentivó un llamado a la conciencia de toda la sociedad para poner freno al drama de tantas mujeres que aún sufren este flagelo que las pone permanentemente en peligro sólo por su condición de género.

En la víspera de una nueva manifestación, hoy a las 17, en la Capital y en otras 120 ciudades del país, la ONG La Casa del Encuentro, pionera con sus estadísticas, reveló que, entre el 1° de junio del año pasado y el 31 de mayo último hubo 275 femicidios: un promedio de tres mujeres asesinadas cada cuatro días.

La cifra de este recorte temporal marca un levísimo retroceso en el número de víctimas: en 2015, se produjeron 286 casos de violencia de género con desenlace mortal.
La marca de los últimos 12 meses se sitúa prácticamente en el mismo nivel que en 2014: entre el 1° de enero y el 31 de diciembre de ese año hubo 277 femicidios.

La fría estadística, que reduce a números tragedias reales con nombres y apellidos, revela que la mayoría de las víctimas tenían entre 19 y 50 años, y que en el 80% de los casos conocían a sus asesinos: esposos, parejas, novios, ex relaciones de todo tipo, padres y padrastros, vecinos e incluso hijos.
La estadística refleja, además, un drama al que el Estado aún no ha conseguido ponerle freno, incluso cuando en los últimos años se han dictado leyes específicas, como la tipificación del delito de femicidio, y se han creado dependencias oficiales para abordar la problemática, como el Consejo Nacional de las Mujeres, que encabeza Fabiana Túñez, una histórica militante en esta lucha que por estos días trabaja en la elaboración de un plan para prevenir, sancionar y erradicar la violencia machista. Pero, mientras tanto, las mujeres siguen siendo blanco de la locura.
Los especialistas en la materia sostienen que el acceso a la Justicia para las víctimas es uno de los eslabones débiles de la cadena de sucesos que pueden llevar los hostigamientos, las amenazas y la violencia física y psicológica contra las mujeres a un resultado de muerte. Entre esas fallas en la prevención señalan la desconexión entre los fueros civil y penal.
El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos impulsa un modelo de atención integral para la violencia doméstica y sexual, con apoyo jurídico, terapéutico y social para las denunciantes desde el inicio de los procesos. Ese modelo se complementa con el armado de un equipo de jueces y fiscales con competencia penal y civil para casos de violencia de género, pensado, precisamente, para comenzar a cerrar aquella brecha.
También prevé la entrega de pulseras electrónicas de monitoreo y detección de proximidad para garantizar una alerta temprana en aquellos casos en los que existe una orden de restricción de acercamiento y el potencial agresor se adentra en el perímetro protegido.
La idea es que la carga de la alerta no recaiga exclusivamente en la víctima, obligada por las circunstancias, por ejemplo, a gritar para alertar a vecinos, hacer un llamado telefónico o pulsar un botón antipánico. Eso es lo que le pasa hoy, por ejemplo, a Adriana Toporovskaja, cuya historia dramática publicó LA NACION en su edición de ayer.

Desde que el 24 de marzo pasado su ex pareja comenzó a amenazarla y hostigarla -mostrándole carteles intimidatorios desde el colectivo que maneja o parándose enfrente de su local de Morón, a pesar de la restricción dictada- para hacerle sentir el terror de su presencia cercana, ella ya no sale a la calle sin su botón antipánico y un frasco de gas pimienta.

Fuente Diario La Nación – Fernando Rodríguez – 03/06/16 -

Seguimos aportando material, para que realmente sepamos la situación de los femicidios en nuestro país.

Susana Esther Giosa Galli
María del Carmen Díaz Ïnsua







CON LA PALABRA EN LA BOCA....... ¿ Qué es el femicidio?

  
¿ QUÉ  ES  EL  FEMICIDIO   ó FEMINICIDIO ?

Feminicidio es un neologismo creado a través de la traducción del vocablo inglés femicide y se refiere al asesinato de mujeres por razones de género.
Los altos niveles de femicidio que se registran en la mayoría de las sociedades modernas, se deben a la violencia extrema ejercida por hombres en contra de las mujeres y niñas, situación que muchas veces culmina con la muerte de las víctimas. En la mayoría de los casos, las víctimas presentan signos de tortura, mutilaciones, quemaduras, ensañamiento, producto de las vejaciones y/o violencia sexual de las cuales son objeto, en muchos casos causadas después de la muerte. Los motivos que llevan a la violencia de género y al femicidio se relacionan con la discriminación de género. 1

El término femicide fue utilizado por primera vez en 1976 ante el Tribunal Internacional sobre los Crímenes contra la Mujer en Bruselas, para definir las formas de violencia extrema contra la mujer. Diana Russell y Jane Caputi, redefinieron este concepto en 1990 como “el asesinato de mujeres por hombres motivado por el odio, desprecio, placer o sentido de posesión hacia las mujeres”. Su aporte fue visualizar que los motivos por los que históricamente se han asesinado personas son los mismos por los que se asesina a las mujeres, entre otros por motivos de raza, nacionalidad, religión, origen étnico u orientación sexual. Enmarcan por lo tanto el femicide como un crimen de odio.

El feminicidio es parte del fenómeno más amplio de violencia contra la mujer y toma diversas formas, además de la violencia física individual. Han sido señalados como feminicidio o genericidio, la existencia de sistemas inadecuados de atención del embarazo o el parto que pueden acarrear la muerte de la madre. En algunos países como China o Armenia, pero también en Estados Unidos y diversas regiones del mundo, las estadísticas muestran rastros de hombres sobre mujeres, que indican que el feminicidio puede realizarse también mediante abortos selectivos por sexo.2 3
Definición del feminicidio
El feminicidio, parte del bagaje teórico feminista, procede tanto de las autoras Diana Russell y Jill Radford en su obra Femicide. The politics of woman killing como por Mary Anne Warren en 1985 en su libro Gendercide: The Implications of Sex Selection. Ambos conceptos fueron castellanizados por la política feminista mexicana Marcela Lagardecomo "feminicidio", siendo adoptado este término, tras un largo debate, frente al término "genericidio".4 5

Etiología
El feminicidio es el más grave y condenable acto de violencia contra las mujeres, que no solo implica un acto de barbarie, sino uno de los síntomas más claros de una sociedad históricamente desigual. Una de las posibles explicaciones señalan que el feminicidio no solo se circunscribe al acto homicida, sino a un contexto más complejo que incluye la trama social, política, cultural y económica que lo propicia, Monárrez (2009); apuntando a las relaciones de poder de una sociedad masculinizada, que mediante estructura, propaganda, ritos, tradiciones y acciones cotidianas, confirman el sometimiento de las mujeres. 
La afirmación de la virilidad mediante la sexualidad vinculada al poder, al control, la dominación y el sometimiento, da pie también al castigo y la humillación. Para Pierre Bourdeu (2000) los actos como matar, violar o torturar, el deseo de dominar, explotar y oprimir se vincula directamente al temor viril de excluirse del mundo de los hombres llamados fuertes o duros, incólumes ante el propio sufrimiento o el sufrimiento ajeno.
Para Langrade, (2006). “En el marco de la supremacía patriarcal de género de los hombres [...] como un mecanismo de control, sujeción, opresión, castigo y agresión dañina que a su vez genera poder para los hombres y sus instituciones formales e informales. La persistencia patriarcal no puede sostenerse sin la violencia que hoy denominamos de género”.
Las mujeres entre los 15 y los 44 años tienen una mayor probabilidad de ser mutiladas o asesinadas por hombres que de morir de cáncer, malaria, accidentes de tráfico o guerra combinados.6
De acuerdo al Centro de Ginebra para el Control Democrático de las Fuerzas Armadas (DCAF) entre 113 y 200 millones de mujeres desaparecen demográficamente.6

Esta brecha es el resultado de diversos mecanismos:
·         Aborto de los fetos de niñas basado en una selección deliberada, también llamado aborto selectivo (facilitado por el Diagnóstico prenatal del sexo).
·         INFANTICIDIO femenino en aquellos países en los que se prefiere a niños varones.
·         Falta de comida y atención médica, que se desvía hacia los miembros masculinos de la familia.
·         Los llamados «asesinatos de honor» y las muertes de dote.
·         Tráfico de mujeres.
·         Violencia doméstica o de género.
·         Mediante la incineración del cuerpo.
Esto implica que cada año entre 1,5 y 3 millones de mujeres de toda edad son víctimas de la violencia de género. La falta de cuidados médicos implica el fallecimiento de 600 000 mujeres al año durante el parto.6
Diferencias entre el homicidio y el feminicidio
Isabel Claudia Martínez Álvarez sistematizó las diferencias entre el homicidio y el feminicidio.7
Homicidio:
·         Existe un bien jurídico tutelado, la vida.
·         Es instantáneo, es decir, son excepcionales las acciones fuera de tiempo a la comisión del delito.
·         El sujeto pasivo no requiere una calidad específica del sujeto activo o pasivo.
·         En los casos específicos como homicidio calificado se tiene que hacer un análisis de las calificativas, por lo general, alevosía, premeditación y ventaja, las cuales contienen elementos subjetivos que quedan a la interpretación del operador jurídico que las interpretará.
·         En el caso del homicidio se parte de la premisa de que éste puede ser doloso o culposo, es decir, se parte de la voluntad del sujeto activo para acreditar la conducta.

Feminicidio:
·         Existen diversos bienes jurídicos tutelados: la vida, la dignidad, la integridad, entre otros.
·         El delito se configura una vez que se priva de la vida a una mujer y se actualiza una de las hipótesis que se puede generar antes o después de la privación de la vida de una mujer.
·         El sujeto pasivo tiene como calidad específica el hecho de ser mujer.

Para la acreditación de la hipótesis que acredita el delito no se requiere de medios comisivos, pues las razones de género no son medios comisivos.
·         Se requiere la realización de una o varias conductas, la última conducta puede ser la privación de la vida o viceversa.
·         Es un delito que en sí mismo es doloso, esto es por las conductas realizadas y por los bienes jurídicos tutelados diversos.

1.3 tipos de feminicidio 1.3.1 feminicidio intimo ocurre cuando la victima tenia o habia teniado una relacion de pareja( esposo ,exesposos,novios,etc) 1.3.2 feminicidio no intimo ocurre cuando el homicida no ha tenido ninguna relación de pareja tampoco les une el vinculo sanguineo.
Fuente consultada WIKIPEDIA (Enciclopedia libre) 14/11/16 -
Referencias
1.     Volver arriba↑ Lovera López, Sara. "Psicología y género en la procuración de justicia" 2006, Fiscalía Especial Para la Atención de Delitos Relacionados con Actos de Violencia contra las Mujeres en el País (FEVIM) & UNAM, México, D.F.
3.     Volver arriba↑ Newport, Frank. "Americans Prefer Boys to Girls, Just as They Did in 1941." Gallup, 23 June 2011. Web. 2 Nov. 2013.
4.     Volver arriba↑ Qué es un gendercidio (Genericidio: las implicaciones de la selección por sexos)
6.     ↑ Saltar a:a b c «No place for your daughters»The Economist (en inglés). 24 de noviembre de 2005.
 ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Este es uno de las primeras publicaciones sobre el femicidio. Vamos a investigar todas las características del mismo, para poder empezar a comprender y a tomar partido para tratar de evitar más muertes inocentes, pero nó solamente con la denuncia. Nuestro objetivo es tratar de conocer lo más a fondo posible este terrible flagelo, cada una de nosotras desde nuestro lugar de pertenencia para proponer cambios y nuevas prácticas para la erradicación del FEMICIDIO. 

El día 8 de marzo que se conmemora el Día Internacional de la Mujer, vamos a invitar a todas y todos para que unamos nuestras fuerzas en un sólo propósito: QUE LAS ESTADÍSTICAS DE MUERTES POR FEMICIDIO, SEAN CADA VEZ MENORES.

Gracias por seguir leyendo nuestras páginas.

María del Carmen Díaz Ïnsua                                                                      Susana Esther Giosa Galli