lunes, 30 de mayo de 2016

28 de Mayo Día de acción Mundial por la Salud de las Mujeres

La historia del Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer que se
celebra el 28 de MAYO, se remonta al V Encuentro Internacional de Mujer y Salud
realizado en San José, Costa Rica, en mayo de 1987.

En una de las actividades previas a este evento, el taller sobre Problemas y
Estrategias para el Manejo del Embarazo Indeseado en América Latina, organizado
por la Fundación Sí Mujer, de Cali, la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y
del Caribe propone la creación de un Día de Acción Internacional por la Salud de la
Mujer.
A su vez, el grupo de mujeres de Japón Soshiren sugiere el 28 de mayo como
el día de la campaña por ser justamente la fecha en que estaban reunidas.
Fecha emblemática, indudablemente, porque fue el 28 de mayo de 1984
cuando 70 activistas de América Latina y el Caribe se reunieron en Tenza, Colombia,
para participar en la I Reunión Regional Mujer y Salud, donde además, acordaron,
crear la Red de Salud de las Mujeres de América Latina y el Caribe, bajo la
coordinación de Isis Internacional.

Luego de finalizado el V Encuentro, la Red Mundial de Mujeres por los
Derechos Reproductivos convoca a una jornada de trabajo donde un numeroso
grupo de activistas de América Latina, Asia, África, Europa y Estados Unidos retoma
la idea de la Red de Salud y acuerda crear el Día de Acción Internacional por la Salud
de la Mujer, cuyo eje central gira en torno a la mortalidad materna. III Conferencia
sobre Población y Desarrollo de Naciones Unidas que tuvo lugar en El Cairo, Egipto, y
donde el movimiento internacional de salud de las mujeres logró que dentro del
Programa de Acción de esta Conferencia se reconocieran los derechos reproductivos
como derechos humanos.

La institucionalización del 28 de MAYO , como el 8 de MARZO (Día
Internacional de la Mujer) y el 25 de NOVIEMBRE (Día Internacional de la no Violencia
contra la Mujer), muestra el poder de convocatoria de los movimientos de las
mujeres en todo el mundo.

El derecho de las mujeres a gozar de salud integral a lo largo de todo su ciclo
vital, es un derecho humano universal consagrado por el sistema internacional de
derechos humanos.

 La salud integral responde a factores biopsicosociales, de la
capacidad de las mujeres de acceder a los recursos para vivir una vida digna, con
igualdad de oportunidades, exenta de violencias.

"Mom Shaming", o la nueva forma de sexismo

En pleno siglo XXI, criticar a las mamás se convirtió en un absurdo pasatiempo en las redes sociales y en una nueva forma de sexismo. | Archivo
“Cómo te atreves a dejar a tu hija de pocas semanas con una niñera para irte a cenar fuera”. “¿Ya has dejado de darle el pecho? Qué poca responsabilidad”. “Su hijo llorando y ella sin hacerle ni caso”. Últimamente muchas celebrities que son madres y tienen una vida activa en las redes sociales ven cómo se les multiplican los comentarios de este tipo, juzgando la manera en la que crían y cuidan a sus hijos. Críticas nunca solicitadas, como esos consejos que abuelas, suegras, cuñadas y desconocidos por la calle ofrecen a toda madre con un crío pequeño, pero en versión digital. Este aluvión de críticas -rara vez constructivas- se ha hecho tan popular que ya incluso ha recibido un nombre, mom-shaming, que sería algo así como ‘avergonzar a la madre’.
¿De qué se trata exactamente? Cuando hacemos mención al sexismo nos estamos refiriendo a un tipo de discriminación que está basada en el sexo o en el género. Y eso es precisamente lo que es el mom-shaming, En concreto, quien pone en práctica ese tipo de prejuicio lo que hace es juzgar a la mujer como mala madre por sus actitudes o acciones, al considerar que no se comporta como una buena progenitora.
Chrissy Teigen, que hace un mes escaso dio a luz a su primera hija, está siendo el blanco de estos ataques ya desde su embarazo. El último, salir a cenar con John dejando a la pequeña con una niñera. Los comentarios eran tan insultantes que el cantante ha tenido que salir en su defensa: “Qué curioso que no hay dad-shaming. Cuando los dos salimos a cenar, la vergüenza era de los dos así que no debía recaer solo en Chrissy. Nos la repartiremos”.
Con mucho sentido del humor John Legend ha puesto de manifiesto un hecho muy importante y que resulta tremendamente sexista. Y es que, cuando hay que culpar, avergonzar, criticar o acusar de algo malo relacionado con la crianza de los hijos, siempre recae todo sobre la madre.
En España se creó un club o movimiento 2.0 que habla mucho de Malas Madres, un término que adoptó precisamente una buena madre buscando una vía de escape (y denuncia) de todo aquello que se espera de ella. Es decir, ser la pareja, empleada, hija, tía, amiga y progenitora perfecta. Cuando una mujer tiene un hijo se espera todo de ella ¡porque todo se puede! Y, si no lo consigue, es que no es que no tiene la suficiente fortaleza o valentía. La creadora de este club se quiso revelar contra todos esos repartidores de consejos y críticas no solicitados que opinan sobre la lactancia (¿no es demasiado pronto para que dejes de darle el pecho?)) o la manera de criar a los hijos (¿cómo se te ocurre darle patatas fritas? Dale brócoli).
Cuando hay que culpar, avergonzar, criticar o acusar de algo malo relacionado con la crianza de los hijos, siempre recae todo sobre la madre.

¿Y ellos?
Aunque ya no estamos en los 50’s y la paternidad está más repartida entre ambos progenitores, en la mente de la mayoría la responsabilidad final recae sobre la madre.
Lo más parecido al dad-shaming fue cuando Harper Beckham fue vista con su padre llevando un chupete. La polémica estalló porque la pequeña tenía ya 4 años, y David tuvo que defenderse en Instagram ante los insultos recibidos.
John Legend está dispuesto a compartir la culpa por esa supuesta mala paternidad con su mujer. Y, probablemente, la mayoría de los padres también.
Después de analizar estos casos y otros similares que han tenido lugar recientemente en la Red, nos damos cuenta de que este tipo de sexismo es evidente. Y es que a la mujer que es madre se la critica por todo. pero ¿al padre?, ¿este no tiene ningún tipo de responsabilidad al respecto?, ¿él es ejemplar?
Las críticas demuestran que a los padres nos queda mucho por aprender a la hora de juzgar a los demás. Cada familia tiene su forma de educar, pero antes de sacar conclusiones debemos intentar ponernos en el lugar de los demás y pensar cómo actuaríamos nosotros.

Otro caso de Mom Shaming es el de la modelo Coco Rocha, que recibió todo tipo de comentarios insultantes cuando su hija de 5 meses apareció tomándose un biberón de leche de fórmula.  Sin embargo, nadie se metió con el marido de esta modelo por tener que viajar por motivos de trabajo y no ver a su hija durante días.
Publicado por Diario Los Tiempos – Bolivia – Redacción M – 26/05/16 -



Las niñas afganas que querían ser 'skaters'

Una niña patina en el skatepark de Kabul construido por Skateistan | FOTO: Skateistan
Les basta un casco y unas rodilleras para convertirse en quien nunca creyeron que podían ser. En Kabul, apoyan la suela de goma de sus zapatillas sobre la tabla del skate, pero también una nueva confianza en sí mismas de poder encontrar ese espacio que muchas veces las mujeres no encuentran en la calle.
En las calles de Kabul no se ven mujeres montando en bicicleta, pero la novedad de la tabla con cuatro ruedas llegó sin la losa de los prejuicios sociales, y lo hizo para quedarse. Cuando en 2007 el skater australiano Oliver Percovich viajó a Afganistán, sintió la necesidad de dejar algo. De la nada creó una pequeña escuela con la que consiguió despertar entre los niños nuevas ilusiones a través del skate, aumentando las oportunidades de la infancia en el que ya es considerado como "el peor país del mundo para nacer", según Unicef.

Casi una década más tarde, entre las paredes de Skateistan aprenden semanalmente más de 1.200 jóvenes, de los cuales el 40% son niñas. La ONG se ha consolidado como una de las mayores organizaciones de deporte femenino de todo el país, siendo uno de sus mayores logros algo tan sencillo e impensable en Afganistán como que las niñas salgan a patinar en el espacio público.
Dos chicas con sus tablas de skate | Foto: Skateistan
Fazilla, de 12 años, trabaja vendiendo chicles en las calles del barrio de Qalai Zaman para contribuir con algo de dinero a los pocos ingresos de su familia. "En Skateistan no siento que todo lo que me rodea está arruinado, sino que estoy en un lugar agradable", explica en un vídeo-documental sobre el proyecto.
Confiesa que la gente aún no está acostumbrada a que una mujer pueda hacer lo que a ella le hace tan feliz. "La mayoría de mi familia me apoya, aunque a mi padre no le gusta mucho este hobby. Cuando salgo a la calle siento que hay gente que cuestiona mi derecho a patinar allí, pero me da igual lo que opinen, a mi esto me encanta y no pienso dejarlo", dice con firmeza.

Volver al pupitre

La clave de que las niñas construyan más oportunidades para su futuro es el vínculo que el proyecto ha establecido entre el skate y la educación en las escuelas. Además de las dos horas semanales de clases de skate combinadas con estudio en el aula, el programa 'Back to school' (vuelta al colegio) permite que los niños que están fuera del sistema escolar puedan volver a matricularse en colegios públicos. A él se han apuntado muchas niñas y adolescentes cuya esperanza de aprender a leer y escribir antes de que el proyecto llegara a su barrio era escasa: en Afganistán, el 87% de la población femenina es analfabeta. 
Samira, madre de una de las estudiantes de ese programa, deposita en su hija la ilusión de las oportunidades que ella, como mujer sin recursos, nunca tuvo. "Ella es mi verdadera esperanza para el futuro de nuestro país", dice con orgullo.
Tres niñas posan con sus skates en las calles de Kabul | FOTO: Skateistan 
Publicado por eldiario.es – Desalambre – Patricia Ruiz – 20/05/16 -

La brutal violación de una menor por 33 hombres indigna a Brasil

Los agresores publicaron un vídeo en las redes sociales que encendió las alarmas
Más de 800 personas denunciaron el vídeo de la violación antes de que fuese eliminado


  

La violación de una menor por parte de 33 hombres indigna a Brasil


Foto de la víctima, inconsciente y sangrando, que uno de los agresores colgó en las redes sociales.

Un joven brasileño sonríe junto a una menor desnuda y ensangrentada en una fotografía publicada esta semana en Twitter acompañada del comentario:"Reventamos a la niña ¿Entendiste?". Se trata de Bruno Brasil o 'Doctor Stranger', como se hace llamar en su perfil de la red social, uno de los 33 presuntos narcotraficantes que el pasado domingo participaron de la violación colectiva de una joven de 16 años en uno de los suburbios de Río de Janeiro.

Drogada e inconsciente, la adolescente fue violada cuando se dirigía a visitar a su novio de 19 años en la favela del Morro de Barao, en el oeste de Río de Janeiro. Sin embargo, la historia de la menor habría pasado desapercibida si no fuese porque los traficantes decidieron filmar un vídeo de la violación que fuepublicado en internet. La indignación de los internautas rápidamente se convirtió en una oleada de denuncias, 800 durante el tiempo que  el vídeo estuvo online, que obligó a laComisaría de Represión de los Crímenes en Internet de laPolicía Civil a intervenir en el caso.


TERRIBLE CONFESIÓN

En la madrugada del jueves la menor fue encontrada y dirigida alInstituto Médico Legal (IML) donde prestó declaración y fue sometida a diferentes exámenes médicos. “Cuando desperté tenía 33 tíos encima de mí. Solo quiero irme a mi casa”, explicó la joven en declaraciones recogidas por TV Globo. Sin embargo, la indignación con el caso solo acababa de empezar y la Policía Civil informó este viernes de que existe orden de busca y captura para cuatro de los individuos identificados en el vídeo.
"Todas podríamos pasar un día por eso. El dolor no está en el útero sino en el alma, ya que existen personas crueles que son impunes al castigo. Gracias por el apoyo", escribió hoy la joven, identificada como Beatriz Pereira, en su perfil de Facebook. Un desahogo en el que la joven, madre de un niño de tres años, expresó su rabia por la impunidad de la que gozan los traficantes en las favelas de la ciudad, lejos del alcance de las autoridades. Según declararon algunas personas cercanas a la víctima, la violación habría sido coordinada por su propio novio en una especie de venganza personal.

Mientras tanto, la campaña contra las violaciones en el país se viralizó a lo largo de este viernes en las redes sociales bajo elhashtag #EstuproNaoÉCulpaDaVitima (La violación no es culpa de la víctima, en portugués). Incluso el presidente interino de Brasil, Michel Temer, condenó el crimen y anunció que los responsables de la violación serán castigados "con rigor": "Es un absurdo que en pleno S XXI tengamos que convivir con crímenes bárbaros como ese".


UNA VIOLACIÓN CADA 11 MINUTOS

Según el Foro Brasileño de Seguridad Pública, cada 11 minutos una mujer es víctima de violación en Brasil, es decir, una media de más de 48.000 mujeres cada año. Los mismos datos confirmaron que el 90% de las mujeres residentes en ciudades con más de 100.000 habitantes colocaron la posibilidad de sufrir una violación como una de sus mayores preocupaciones diarias.Ya en el caso concreto de Río de Janeiro los casos de violaciones aumentaron un 56% entre 2008 y 2012 alcanzando los 6.029 casos solamente en aquel año.

Una cifra alarmante que podría ser mucho mayor si se piensa en que los mismos estudios demostraron que tan solo un 10-15% de las víctimas de violación denuncian a sus agresores. Sin duda, el último y brutal caso de la joven en Río de Janeiro jamás habría ganado difusión en el país si los violadores no hubieran decidido colgar un vídeo en internet. A 73 días del inicio de los Juegos Olímpicos de Río 2016 la cotidianeidad con la que la sede olímpica enfrenta la violencia asusta hasta a los propios cariocas.

Publicado por elperiodico.com – Edu Sotos – Río de Janeiro – 27/05/16 -

Mi primera vez en un prostíbulo transexual de Bogotá (historias reales)

El lugar está mimetizado entre casas de familia.
De todos los sitios de prostitución que existen, hay uno que llama la atención, por su mimética fachada y por la forma como sus ‘chicas’ ofrecen sus servicios.
Cuando se le organiza la despedida de soltero a un amigo, un primo, un hermano o a cualquier hombre, se puede decir que se vale lo que sea porque es la última noche de soltería, la última noche en la que puede perderse con sus amigos en medio de una buena farra o disfrutar de un buen striptease y hasta de un último polvito con alguien que no sea su prometida —eso para los más osados—. Yo pensaba que ese “se vale lo que sea” tenía un límite, pero no, siempre habrá algo más para conocer y hasta disfrutar.
Hace poco, un amigo le estaba organizando la despedida de soltero a un primo; me llamó emocionado. Me contó que quería llevarse a su primo “de putas” y que mientras buscaba sitios para celebrar encontró uno en Teusaquillo que ofrecía los mismos servicios que los prostíbulos tradicionales del centro, solo que no eran mujeres, eran transexuales: “unas aguantan, otras sí son muy brusquitas”, dijo. Algo me picó por dentro, no sé si la curiosidad como hombre o mi curiosidad periodística.
Me tomó unas tres horas decidirme, pero finalmente marqué. El teléfono repicó unas tres veces y me contestó un hombre (o eso creo, tenía la voz algo gruesa). El misterioso personaje dijo que ellos trabajaban con transexuales, que la media hora valía 120.000 pesos y la hora completa 170.000; sus paquetes incluían masaje y el servicio sexual con la mujer que uno escogiera, y que si por algún motivo no deseaba tomar ningún servicio, debía pagar 30.000 pesos solo por el hecho de haber entrado y haber visto la carta de chicas —esa palabra suena horrible, pero es la que más cuadra con la situación—. Luego de la llamada pensé en aquel adagio popular: “untado el dedo, untada toda la mano”.
Fui una tarde de martes. Mientras caminaba pensaba en cómo sería, si sería limpio o no; lo que más me preocupaba era que alguna de esas “chicas” me fuera a gustar, porque sería algo extraño. Al llegar, me di cuenta que muchísimas veces había pasado por ese sitio, pero jamás pensé que fuera un prostíbulo. La fachada de la casa es normal, como cualquier casa de Teusaquillo, de esas antiguas, con el techo en punta y tejas naranjas.
Afuera había un carro negro, imagino que el del dueño o dueña del sitio. Si en esos momentos hubiera pasado algún policía, me hubiera pedido una requisa o algo por el estilo. Mi actitud era sospechosa. Miraba para todo lado, me aterraba la posibilidad de que algún conocido me reconociera entrando al lugar.
Me temblaban las piernas, las manos se me pusieron heladas, pero ya estaba ahí y no me iba a echar para atrás. Timbré, un hombre de unos 40 años me abrió de inmediato, saludó y me preguntó si venía por el servicio, dije que sí y me hizo seguir. Adentro la casa cambia totalmente. Está aromatizada con canela, hay varios maniquíes de mujeres vestidas y en las paredes se ven fotos de la dueña, quien también es transexual y atiende allí. La única diferencia es que cobra alrededor de doscientos mil pesos.
Me hicieron seguir a una sala como cualquiera, con alfombra, muebles, cuadrosy porcelanas, lo que la hacía distinta era que tenía una bola y luces de discoteca. Me senté y me dijeron que esperara que ya las chicas salían a desfilar. Según me dijo el hombre, hay otras tres salas y la operación es la misma: ellas se exhiben, uno escoge a la chica, suben juntos al cuarto y es con ella con quien se habla del servicio.
No pasaron cinco minutos y entró la primera, una morena de unos 20 años, delgada y bajita, con un baby doll rojo y unas tangas del mismo color, sin mucho busto ni cola. Se acercó a mí, me saludó y empezó a ofrecerme sus servicios, dentro de los que estaban sexo oral, besos, caricias y hasta un masaje.
Mientras me hacía el ofrecimiento poco a poco fue sacando la anatomía que mi Dios le había dado para ser hombre. Cuando pasó eso, los nervios se volvieron a disparar y fue bastante incómodo; yo no había visto otro pipí en mi vida y menos en “una mujer”. Luego de ella empezaron a desfilar una tras otra. Dentro de ese grupo apareció una venezolana.
Se veía más alta que yo, era delgada pero tenía unas piernas lindas, senos y cola grande y me hizo el mismo ofrecimiento. Algunas sonreían, otras tenían lujuria y picardía en su rostro, como el caso de ‘Escarcha’ y ‘Alejandra’.
‘Escarcha’ fue la quinta en salir a desfilar. A decir verdad, es bonita, no parece un transexual, se ve como una mujer. Cuando estuvo frente a mí me dio la mano para saludarme y no me soltó mientras me ofrecía todos sus servicios, dio una vuelta cual reina de belleza, dijo “llámame”, sonrió y se fue.
La última fue Alejandra, ella sí me atacó con todo su arsenal. Llevaba unos tacones blancos altos, unas tangas y una malla blanca, se acercó, me dijo su nombre y su mano la puso derechito en mi entrepierna, acercó su cara a la mía y empezó a hablarme. Mientras eso pasaba mi adrenalina estuvo en su punto máximo, olvidé que era un transexual y pensaba únicamente que era una mujer de verdad, tenía mi mente en otra parte pero le mantenía la mirada clavada en los ojos. Cuando terminó de hacerme su ofrecimiento, pasó lo que no pensé: me dio un beso.
Así como lo leen y se lo imaginan, ella, muy directa, acercó sus labios y me robó un beso. Quedé muy sorprendido porque no esperaba que eso pasara. Después del beso dejó su aroma en mi camisa y la verdad olía muy rico.
‘Alejandra’ se fue con una sonrisa pícara y luego entró el hombre que me atendió toda la tarde a preguntarme con quién iba a estar, le dije que esta vez no, que solo había ido a averiguar porque tenía una despedida de soltero el viernes siguiente. No sé si algún día vuelva, creo que estas son de esas cosas que no todo el mundo hace, son de esas vivencias que quedan solo para uno y que más adelante podré recordar con algo de humor. Si vuelvo a ir, les contaré la historia.
Publicado por KIEN&KE - Carlos Ángel – Revista Entre Líneas – 23/05/16 -


Más de 7.000 mujeres en Andalucía limpian habitaciones de hotel a menos de dos euros cada una

Unas 15.000 mujeres, el 30% del total de población empleada en el sector turístico andaluz, trabajan haciendo camas, limpiando baños y sacándole brillo a las habitaciones hoteleras por las que el cliente paga de media unos 75 euros, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Cerca de la mitad de esa cifra pacede condiciones laborales precarias. Los sindicatos denuncian que, a medida que se van jubilando las que tienen buenas condiciones, son sustituidas por otras personas contratadas imponiéndoles menos derechos laborales.
De esos 75 euros que paga el cliente, la mujer que saca brillo con un cepillo de dientes a las juntas de los azulejos de los baños, se embolsa de media unos dos euros por cada habitación que limpia en unas condiciones de extrema precariedad.
"En el mejor de los casos nos pagan dos euros la habitación, pero yo he llegado a cobrar 1,75 euros por limpiar habitaciones", dice Olivia, una camarera de piso que trabaja en un hotel sevillano y que, junto a compañeras de todo el país, se están organizando para denunciar la perentoria situación que padecen las trabajadoras de un sector feminizado casi al cien por cien.
Carmen, compañera de Olivia en esta batalla por dar visibilidad a las condiciones laborales de las grandes olvidadas del sector turístico, cuenta, con desgarro, que ha llegado a manchar las sábanas de las camas de menstruación: "No nos dejan ni cambiarnos las compresas", dice con una cara de sufrimiento difícil de describir con palabras.
Carmen limpia al mes unas 300 habitaciones, 12 por día trabajado, y su sueldo no llega a los 600 euros. "Mi contrato dice que trabajo cuatro horas al día, pero la realidad es que trabajo seis y los días que descanso no cobro", se lamenta esta mujer de 30 años, con dos hijos, y de la que depende en exclusiva el sustento de su familia.
Macarena trabaja en la Costa del Sol y no quiere hablar para  eldiario.es/andaluciaporque tiene miedo de perder su trabajo. "La situación laboral está pésima", ataja. "Trabajo seis horas al día y sólo descanso un día, porque si descanso dos no llego ni a los 600 euros", sentencia por teléfono esta contratada por una empresa de trabajo temporal que firma contratos por día.
"Lo que estoy viendo ahora, no lo he visto en la vida"
Pepa Cuaresma, de CCOO, ha convocado en la sede andaluza del sindicato a un grupo de mujeres para preparar acciones de denuncia ante inspección de trabajo por fraude de ley en la contratación. Cuarema manifiesta que casi la mitad de las camareras de piso están contratadas a cuatro o cinco horas, "aunque están trabajando jornadas de seis y ocho horas". Por supuesto, esas horas fuera de contrato no se cotizan ni se cobran.
"Todo empezó con la reforma laboral de 2010, que permitió que las empresas se descolgaran de los convenios colectivos para negociar directamente con los trabajadores", manifiesta la responsable andaluza de CCOO del sector turístico.
Carol, de 45 años y con más de diez años de experiencia profesional, se queja de que las grandes cadenas hoteleras están externalizando la limpieza de las habitaciones con empresas multiservicios no especializadas en el sector turístico que han tirado los salarios, las condiciones laborales y la calidad turística por los suelos.
"Muchas de nosotras, además del neceser de pinturas, llevamos en el bolso otro neceser de pastillas para poder trabajar", denuncia Mari Carmen, quien tiene 50 años y sufre varias lesiones musculares que le han reducido la movilidad de los brazos. "Nosotras nos tomamos los ibuprofenos de dos en dos porque uno ya no nos hace ni efecto", espeta esta mujer con más de 20 años de experiencia como camarera de piso.
"Lo que yo estoy viendo ahora, no lo he visto en la vida", dice Mari Carmen, que, aunque tiene aún un trabajo decente, ha decidido dar un paso adelante para defender a las otras compañeras que por sus circunstancias no pueden dar la cara por miedo a ser despedidas y quedarse sin los poco más de 500 euros con los que mantienen su casa.
"No somos personas, somos tratadas como material extensible de trabajo", sentencia Judith, una madre joven que trabaja en uno de los hoteles más lujosos de Sevilla y que tampoco quiere hablar por miedo a represalias. "Gano 550 euros, muy poco, pero con eso estoy criando sola a mis dos hijos y menos es nada. Y si me voy yo, mañana vendrá otra y la explotarán igual", recita casi de carrerilla en un alegato de desesperanza sobre una situación laboral que duda que vaya a cambiar.
El sector turístico ha aumentado sus ingresos un 11%
A pesar de la situación de precariedad que denuncian las trabajadoras del sector turístico, el turismo andaluz no está en crisis. En 2015, los empresarios hoteleros tuvieron un aumento de los ingresos del 11% y la contratación creció un 7,3%.
Susana Díaz, en respuesta a una interpelación parlamentaria de Antonio Maíllo, portavoz de IU, definió la situación del empleo en el sector turístico como "infame, cruel y roza la explotación" y anunció que todos los planes de su Ejecutivo "van dirigidos a que se ponga calidad en el empleo".
Por su parte, Pepa Cuaresma, de CCOO, incide en que es necesario derogar las reformas laborales de 2010 y 2012 que han abierto la puerta a que las empresas se descuelguen de los convenios colectivos y se aprovechen de la necesidad y de las altas tasas de desempleo para negociar directamente con los trabajadores, quienes, como Judith, piensan que "menos es nada y por lo menos con esto doy de comer a mis hijos".
Publicado por  eldiario.es – Andalucía – Raúl Solís – 27/05/16 -


Golpeó, asfixió y carbonizó a su cuñado por violar a su sobrina

Luego de la venganza quemó el cuerpo en la basura para no dejar evidencias.

En Argentina, se presentó un caso de violencia debido a una aparente violación a una menor de once años. Juan Carlos Oroño fue hallado dentro de una caneca de basura en el cruce de Casacuberta y Centenario Uruguayo en Villa Domínico, partido de Avellaneda (Buenos Aires) el pasado 26 de marzo.
El cuerpo fue encontrado totalmente vapuleado y asfixiado. Luego de introducirlo en una bolsa, el autor del crimen decidió prender fuego para no dejar evidencias. Sin embargo, el culpable fue interceptado por la policía argentina luego de una larga búsqueda. El victimario dijo que actuó de esta forma porque no pudo soportar que su excuñado violara a su sobrina de once años.
Igualmente, señaló que estos actos repudiables no debían presentarse en la sociedad. Maximiliano, de 37 años, se dedicaba a la tapicería en hogares aledaños en Villa Domínico antes de cometer este delito. Luego del asesinato tuvo que marcharse de su vivienda en compañía de su familia.
Pero su escape no tuvo éxito porque unas cámaras de vigilancia, que se encontraban en la zona donde arrojó el cuerpo de Juan Carlos Oroño, grabaron este suceso, facilitando la identificación de Maximiliano.
La policía investigará la relación del asesino con Oroño y establecerá qué fue lo que realmente pasó con la menor de 11 años, para comprobar si realmente hubo una violación. Asimismo, encontrar testigos será fundamental para descubrir la verdad de esta tragedia.
Publicado por KIEN&KE – 26/05/16 -


Recuerdan el valor de las Heroínas de la Coronilla

Procesión a la colina de San Sebastián, con la imagen de la Virgen de la Merced. | José Rocha –
“Un gesto de heroísmo frente al patriarcado que consideraba que las mujeres debían someterse al varón. Las mujeres vinieron a conquistar igualdad (…). Defienden su familia, sus hijos... y con ese gesto heroico nos muestran que aún hoy no se conoce el límite de lo que una mujer puede hacer por sus hijos”.
Con esas palabras se refirió el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, a la batalla Heroínas de la Coronilla y el Día de la Madre, en ocasión de la celebración de los 204 años de la gesta cochabambina.
La Colina de San Sebastián y el monumento a las Heroínas fueron vestidos de gala ayer para conmemorar la batalla de aquel 27 de mayo de 1812, en la que las mujeres y ancianos de Cochabamba se levantaron para luchar contra el ejército español, hecho por el cual en 1927 se decidió instaurar el Día de la Madre.
Los actos comenzaron con una procesión de la Virgen de la Merced, que fue trasladada desde la Catedral hasta la Coronilla. Luego, las instituciones cochabambinas presentaron sus ofrendas florales al pie del monumento.
Bajo un intenso sol, se llevaron a cabo varios actos y expresiones de respeto y cariño a las madres. Entre los actos, se tuvo la misa presidida por el arzobispo de Cochabamba, Óscar Aparicio, quien, durante la homilía, señaló que es “la Virgen María la que nos llama en simbiosis con su hijo. Dios nos da a María la libertadora”.
Posteriormente, se reconoció a 10 madres que fueron presentadas por sus hijos y vecinos ante el Concejo Municipal. Asimismo, autoridades nacionales, departamentales y municipales dieron sus palabras alusivas a la fecha.
Durante su intervención, el Vicepresidente resaltó la batalla como un acto heroico y de valor, en el que  las mujeres decidieron defender a su pueblo y familias.
“¿Qué podía hacer una mujer con un cuchillo de cocina con hábitos de casa contra un ejército profesional que amenazaba con arrasar Cochabamba? Esas mujeres sencillas de las casas, del comercio, deciden morir matando”, dijo García Linera.
Por su parte, el gobernador Iván Canelas se refirió a las madres como “el ser más cercano a Dios que tienen todas las personas”. Por su parte, el alcalde de Cercado, José María Leyes, refiriéndose a las madres presentes, dijo: “Quiero agradecer a cada una de ustedes por habernos dado la vida, por cuidarnos y atendernos”.

HIJAS DEL PUEBLO RINDEN SU HOMENAJE A LAS HEROÍNAS
Sujetando una bandera de por lo menos 10 metros de largo, la organización Hijas del Pueblo desfiló ayer detrás de la imagen de la Virgen de la Merced.
La famosa imagen religiosa, con un dedo perdido en la batalla de Aroma, fue transportada desde la Catedral Metropolitana hasta la colina en una carreta y posteriormente sobre los hombros de soldados para los actos conmemorativos.
La Sociedad las Hijas del Pueblo es una agrupación de mujeres continuadoras de las ocupaciones de las Heroínas de la Coronilla en los mercados. Desde 1942, se encargan de conmemorar los hechos de la Batalla.
Su presidenta, Margarita Meneses, se refirió a esta fecha como un día para recordar el valor de la mujer cochabambina y el ejemplo que muestran las Heroínas de la Coronilla.    
“Esta gestión heroica se recuerda hoy como el Día de la Madre porque ellas son el signo de sacrificio y abnegación; son las encargadas de formar y educar en el santuario de sus hogares a sus hijos, que son el futuro de la nación y que nunca les falte el pan del día como fruto de su trabajo”, señaló Meneses.


Publicado por Diario Los Tiempos – Bolivia – Lorena Amurrio Montes – 28/05/16 -

Enfermeras multirresistentes para enfermos olvidados

La adherencia al tratamiento es clave para curar la tuberculosis. En la India rural, un ejército de trabajadoras sanitarias va casa por casa para asegurarse de que los pacientes toman su medicación
 Thimmappa, de 65 años y enfermo de tuberculosis, en el local de su aldea, Htipalli, en el Estado indio de Andhra Pradesh, al que acude para recibir su medicación.LOLA HIERRO

Gundamma tiene 23 años y Venkatesh, 43. No son marido y mujer, ni padre e hija, ni amigos, ni primos. Pero algo les une: ella le salva la vida todos los días. La mujer es enfermera y su misión es procurar que Venkatesh, que perdió la salud un año atrás, se tome la medicación correctamente, que no se salte dosis ni horarios, que no la abandone antes de tiempo. Para lograrlo, Gundamma visita casa por casa a éste y al resto de pacientes de su pueblo, Htipalli, escondido en el árido Estado indio de Andhra Pradesh. Su labor es invisible para muchos, pero es de gran importancia porque la afección de la que estamos hablando es la tuberculosis, que ya supera al sida como la enfermedad infecciosa más mortal. La padecieron 9,6 millones de personas en el mundo en 2014, de las que un millón y medio murieron. India es el país con mayor incidencia con 2,2 millones de afectados.

La tuberculosis está causada por un bacilo llamadoMycobacterium tuberculosis que suele afectar a los pulmones y que se transmite a través del aire: basta con que un enfermo tosa, escupa o estornude para expulsar estas bacterias e infectar a otro individuo cercano que las inhale. Pero es una enfermedad engañosa y silenciosa, pues estar contagiado no significa que se esté enfermo: la Organización Mundial de la Salud calcula que un tercio de la población mundial tiene tuberculosis latente, es decir: están infectadas pero ni han enfermado ni pueden transmitirla a otras sanas. "La bacteria está dormida en tu cuerpo y espera a que tengas un problema de salud o una bajada de defensas para reactivarse", aclara Gerardo Uría, jefe de la unidad de enfermedades infecciosas del hospital de Bathalapalli, en Anantapur, también en Andhra Pradesh. Este centro sanitario diagnostica unos 5.000 casos anuales y depende de la Fundación Vicente Ferrer (FVF), una organización española que lleva 40 años en este estado luchando por erradicar la pobreza.

Los primeros síntomas llegan cuando la tuberculosis se reactiva: tos, fiebre alta, pérdida de peso, sudores... Es entonces cuando se puede contagiar. India es el caldo de cultivo perfecto para la propagación del llamado mal de los pobres porque aúna factores que lo hacen posible: por una parte, la superpoblación de un país con 1.200 millones de habitantes. "Hay mucha gente que vive hacinada y, como se transmite muy bien en espacios cerrados, si un miembro de una familia enferma es muy posible que contagie al resto", sostiene Uría. "Por este motivo se calcula que el 50% de los indios están infectados". El otro factor es la malnutrición, que afecta a 194 millones de personas según Médicos sin Fronteras. "Ésta y otras enfermedades como la diabetes o el VIH debilitan las defensas. Por la superpoblación se contagia y por la desnutrición se desarrolla", sentencia Uría. Sirappa, director del Sector de Salud de la FVF añade que si el paciente no recibe tratamiento, la enfermedad se multiplica anualmente a un ritmo de 15 personas por cada nuevo infectado.
Thimmappa, Venkatesh e Iranna son vecinos de la aldea de Htipalli, en India, y están en tratamiento por tuberculosis. LOLA HIERRO
Pese a todo, la tuberculosis es curable. Su erradicación es una meta prioritaria en todo el mundo que se contempló en los Objetivos de Desarrollo del Milenio y ahora lo está en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la agenda global que marca las políticas de desarrollo de todos los países entre 2015 y 2030 y queplanea acabar con ella para esa fecha. Desde el año 2000 se han salvado 43 millones de vidas gracias al diagnóstico y tratamiento adecuado, e India redujo a la mitad su prevalencia y mortalidad entre 1990 y 2015, tal y como refleja elInforme Anual de Tuberculosis del Gobierno, pero aún no ha ganado la guerra a la enfermedad, una que se libra a diario en anónimas batallas en aldeas como Htipalli.
Gundamma ha visitado hoy a Venkatesh, a Thimmapa y a Iranna en una caseta desvencijada y con desconchones en las paredes que sirve de centro social. Los tres siguen el tratamiento. Hoy ella lleva el control. Sabe que Iranna se encuentra mejor tras cuatro meses obedeciendo sus indicaciones pero que, con 41 kilos de peso, aún está muy débil para trabajar. Sabe que Thimmappa, de 65 años, toma siete píldoras cada 48 horas desde hace 25 días y que le quedan cuatro meses hasta la primera revisión. Y que Venkatesh, de 45 años, debe tomar un arsenal de medicamentos porque no se curó tras la primera tanda de seis meses. El hombre vacía el contenido de una bolsa en el suelo de la caseta: pastillas, inyecciones, ampollas... La sanitaria se dobla grácilmente por la cintura hasta casi tocar el suelo con las manos y repasa la cantidad que le queda de cada uno. "Tiene tuberculosis extrapulmonar", aclara. Venkatesh asegura que sabe cómo no contagiar a los demás. "Nos han enseñado a taparnos la boca con un paño cuando hablamos", explica. Y, efectivamente, se cubre con cuidado.
India redujo a la mitad su prevalencia y mortalidad entre 1990 y 2015 pero aún tiene 2,2 millones de casos
La aparente sencilla labor de esta enfermera es una de las patas del sistema que recomienda la OMS y que el Gobierno indio suscribió hace diez años: la Terapia Directamente Observada (DOTS por sus siglas en inglés). Es personal capacitado por el Gobierno o por organizaciones de cooperación al desarrollo según las recomendaciones de la OMS que se encarga de hacer un seguimiento personalizado de cada caso en las zonas rurales. Ellas son las personas que observan, o lo que es lo mismo, las que se hacen responsables de que el paciente tome la medicación cada vez que le toca. "Es una forma de asegurar que el enfermo no olvide la dosis y de compartir si tiene efectos secundarios, dar un poco de apoyo psicológico... Puede ser alguien de la misma casa o un trabajador sanitario del Gobierno", detalla Uría.
Para superar cualquier enfermedad, la adherencia al tratamiento es fundamental pero, en la tuberculosis, lo es todavía más si cabe. Si se abandona antes de tiempo o no se sigue correctamente, la bacteria se puede volver resistente a la medicación. Pero seguirlo no es fácil: son muchas pastillas que no siempre están al alcance de todos en países en desarrollo, no hay una concienciación sobre su importancia y los efectos secundarios son desagradables. "Se sufren vómitos y malestar gástrico asociado a problemas de hígado entre otros", explica Uría.
"Al principio, los pacientes recibían las pastillas pero dejaban de tomarlas cuando se encontraban mejor y así nunca se curaban", relata Gundamma, que trabaja para el Gobierno dentro de su Plan Nacional de Control de la Tuberculosis (Rntcp por sus siglas en inglés), financiado en 2015 con 261 millones de dólares, el mayor en los últimos cinco años. Para el doctor Uría no se da una educación suficiente para que la población entienda que se debe seguir con la medicación incluso cuando uno empieza a sentirse bien. "Por eso es importante que haya cerca un sanitario que les explique las consecuencias", dice. Cuando el enfermo vive solo, es anciano o tiene alguna discapacidad o alcoholismo —"que hace que las vidas sean más desorganizadas", advierte el doctor—, la adherencia se complica.
Formación de enfermeras a cargo de la Fundación Vicente Ferrer en la escuela de la localidad de Madakasira. Algunas, como Lakshmi, van a clase acompañadas por sus hijos. LOLA HIERRO
Otro de los problemas que encuentran estos pacientes es que, aunque tengan ánimo para seguir el tratamiento, no pueden porque no siempre se les dispensa. El suministro depende del Gobierno, que lo hace llegar a los centros de salud diseminados por todo el país. "El programa DOT está funcionando, pero el problema es que no hay técnicos ni farmacéuticos cuando los pacientes van a por las dosis así que se vuelven a casa con las manos vacías", sostiene Sirappa.
Casi el 50% de los casos de resistencia al fármaco se da en India a consecuencia, sobre todo, del abandono de la medicación, según hace constar la FVF. "En los lugares donde trabajamos con las sanitarias tenemos al 90% de los enfermos controlados, pero eso supone solo un 20% de la población del Estado. Del otro 80% no tenemos ningún control", afirma Sirappa. La Fundación tambiéncapacita a estas mujeres desde sus oficinas en el distrito de Madakasira. En 2015 se graduaron dos promociones de 50 alumnas cada una y este año ya han formado a otra tanda. La formación dura dos meses: uno de teoría y otro de práctica y después reciben cursos de actualización cada seis meses sobre temas sanitarios nuevos o para reforzar los conocimientos ya adquiridos. Una vez al mes, las trabajadoras sanitarias de la comunidad se reúnen con los trabajadores de la FVF para poner en común su trabajo.

La peor tuberculosis

El mayor problema que conlleva no seguir la medicación es que la tuberculosis mute y se convierta en multirresistente. Para curarla ya no sirve el tratamiento inicial por lo que se debe suministrar otra medicación compuesta de un cóctel todavía más tóxico de drogas. Y cuando esta también falla, deriva en la  extremadamente resistente, de la que solo un 30% se cura. En todo el mundo hay unas 480.000 personas infectadas por ella y en India son 71.000 según el Gobierno, pero aumenta peligrosamente: "En Bombay el 40% de los casos son multirresistentes", advierte Uría. 
Quienes luchan contra la variedad extremadamente resistente tendrán que medicarse durante dos años con al menos siete fármacos diferentes, aunque esto está cerca de mejorar: el pasado 13 de mayo, la OMS aconsejó algo que ya se había adelantado hace unos meses: que se comience a proporcionar regímenes de tratamiento más cortos a estos pacientes. Estas recomendaciones llegar tras conocerse los resultados positivos de una serie de estudios: han concluido que los tratamientos cortos, de hasta nueve meses, permiten al paciente seguir con mayor facilidad su ritmo de vida y son más fáciles de tolerar, lo cual ayuda a que menos personas lo abandonen.
En esa batalla se encuentra Sailffla, de 19 años e ingresada en el hospital de Bathalapalli. Tuvo mala suerte. Estudiante de ingeniería de una familia de clase media, nadie en su entorno más cercano ha sufrido esta enfermedad jamás, pero ella se contagió de la peor variedad de la misma, no sabe cuándo ni dónde. "Quizá en un autobús de camino a clase", sospecha. Está a punto de empezar otro tratamiento que le provocará efectos secundarios como fuertes dolores y posibles brotes psicóticos, sordera o parálisis de las extremidades, algunos reversibles y otros no.  Pero ella dice no sentir miedo ni necesitar una enfermera. "No tengo problema en tomar toda la medicación aunque me cueste. Quiero curarme cuanto antes".
El hospital de Bathalapalli, de la Fundación Vicente Ferrer, diagnostica unos 5.000 casos anuales
El diagnóstico temprano es la otra herramienta esencial para prevenir la tuberculosis, pero el problema es que es muy difícil detectarla, ya que al principio los síntomas son leves y los enfermos no les dan importancia. En la mayoría de los países en vías de desarrollo se sigue utilizando desde 1885 la tinción de Ziehl Neelsen, que analiza esputos en el laboratorio y no puede detectar si existen resistencias. En algunos laboratorios se hace el cultivo, pero el problema es que los resultados tardan entre seis semanas y tres meses. "Hay otros métodos más rápidos pero hacen falta laboratorios sofisticados que aquí no existen; en Andhra Pradesh hay 40 millones de habitantes y sólo uno de estos laboratorios", ejemplifica Uría.
En el mismo centro, pero en otro pabellón, descansan Ramidha y Chandravathi, que sufren las consecuencias de no haber sido diagnosticadas y tratadas a tiempo. A Ramidhja, de 30 años, la confundieron médicos privados en los que gastó todos sus ahorros. "Pasé por 20 o 30 doctores antes de venir aquí, por miedo". En Bathalapalli encontraron que no padecía VIH ni cáncer, como le habían dicho antes, pero por el camino su familia se ha gastado todos los ahorros: 30.000 rupias (unos 400 euros).
Unas camas más alejada reposa Chandravathi, de 35 años, a quien acompaña su madre. No se mueve ni pronuncia palabra: su tuberculosis meníngea le ha dañado parte del cerebro e inmovilizado las piernas. "Volverá a caminar, pero no como antes", lamenta el doctor Uría. Lleva diez días ingresada, es viuda y ha sido rechazada por su familia porque también es seropositiva. Fue diagnosticada de VIH hace tres años, pero no tomó antirretrovirales. Con las defensas bajas, la bacteria de la tuberculosis no tuvo problema para instalarse en su famélico cuerpo, que hoy no supera los 25 kilos. Su futuro es incierto pues la tuberculosis es la causa principal de muerte de las personas infectadas por el VIH: en 2015, provocó una de cada tres defunciones en este grupo. "Llegó inconsciente y no podía comer ni beber. Ahora es como una anciana y necesitará que la cuiden siempre", murmura su madre. Es la cara más dolorosa de la tuberculosis. Una cara que  doctores como Uría o Sirappa y enfermeras como Gundamma quieren destruir a toda costa. La guerra está lejos de acabar

Publicado por El País – Anantapur – Lola Hierro – 19/05/16 -