jueves, 28 de abril de 2016

Los travestis desafían las presiones sociales en los escenarios de Shanghái

Con una peluca rubia, pechos falsos y pestañas postizas, Yu Xiaoyang sale a un escenario de Shanghái vistiendo una malla dorada muy ceñida, toda una "liberación" para este joven que los fines de semana se evade de las opresivas costumbres de la sociedad china.
Forma parte de la veintena de candidatos a un concurso de travestismo en un club gay en pleno corazón de la ciudad.

"En el trabajo, debo tener un rostro impasible de lunes a viernes, soy como un zombi. Pero el viernes por la noche y durante el fin de semana por fin puedo ser yo mismo", confiesa Yu, que trabaja en un banco.
La sociedad china es muy conservadora en las normas sociales y en lo relativo a la moral por influencia del todopoderoso régimen comunista. Todo aquel que se salga del molde se expone a la reprobación general y a un rechazo de familiares y colegas.
Las minorías sexuales pagan el precio: la homosexualidad fue despenalizada en 1997 pero persisten las discriminaciones contra las personas del colectivo LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).
En las grandes ciudades existe, sin embargo, una cierta tolerancia. La "Shanghai Pride" propone, por ejemplo, una serie de eventos cada año.
El concurso de travestismo en el que participa Yu Xiaoyang estaba patrocinado por Twone Information Technology, una compañía que dispone de una plataforma para citas en internet.
"Los espectáculos de travestis desempeñan un papel extremadamente importante para conseguir más tolerancia, más libertad. Es un medio crucial de dar visibilidad a la comunidad LGBT", insiste Ding Shunfeng, uno de los cofundadores de Twone.
Para él se trata de "decirle al conjunto de la sociedad que China cuenta con drag queens magníficos y que su arte del travestismo es increíblemente bello".
Yu Xiaoyang, que acabó tercero en el podio, estima haberse gastado decenas de miles de dólares en ropa, pelucas y zapatos para sus shows.
Le encanta vestirse de dama de cabellos blancos con un vestidos vaporosos de muselina opalina. De hecho su nombre artístico es "Xiao Bai" ("Pequeño blanco").
"Estoy convencido de que todo el mundo oculta en el fondo de su corazón un par de tacones altos y alimenta el secreto deseo de vertirse como le plazca", dice con una sonrisa.
Algunos de sus rivales de esa noche llevaban "qipaos", el tradicional vestido chino de cuello alto y abertura lateral. Otros lucían mallas de lentejuelas.
Según los organizadores, las autoridades no han intervenido para impedir el evento que atrae, cada viernes, una gran afluencia de público.
"Pero aunque no haya interferencias del gobierno, siempre existe una presión constante de la sociedad", suspira Ding.
"La presión social es oír decir que el evento lo organizan afeminados y perversos", por eso el combate debe seguir -añade- sobre el escenario y fuera de él.
Publicado por Boletín Globedia – Redacción Sociedad – 28/04/16 -

Zunduri, la nueva vida de la esclava de la tintorería que conmocionó a México

Zunduri pasó cinco años como esclava en una tintorería de Ciudad de México. En los últimos 12 meses ha gozado su nueva vida. Ha viajado, conoció al papa Francisco y es activista contra la trata de personas.

“Desde ese momento que me escapé lo más valioso que tengo en mi vida es mi libertad. Es lo mejor que te puede pasar, lo mejor que puede tener un ser humano, la fortuna más grande. La libertad”.
Habla Zunduri, la joven que el 22 de abril de 2015 puso fin a cinco años de esclavitud en una tintorería de Ciudad de México.
Conversa con entusiasmo de sus nuevos pequeños placeres: de dormirse y despertarse a la hora que quiera, de comer a la hora que quiera, de bañarse a la hora que quiera.
A las pocas semanas de escaparse de un infierno hablaba con un hilo de voz y evitaba el contacto visual.
Ahora, por cumplir 24 años el próximo mes, es otra. Con confianza y seguridad en sí misma, explica cómo ha sido el proceso de rehacer su vida.
Atrás quedaron los dos últimos años de su cautiverio donde la mantuvieronencadenada por la cintura, los golpes con fierros, pasar hasta cinco días sin agua ni comida, el tener que alimentarse con plástico.
Los médicos dijeron que tenía órganos de una persona de 80 años y le llegaron a contar 600 cicatrices, pero dice que la más dañina es que le quedó en el alma.

Activismo como terapia

Una de las claves para su recuperación ha sido su activismo contra la trata de personas, un delito que ha ido en ascenso en México en los últimos años.
  Pasó los dos últimos años de su cautiverio encadenada y los médicos le llegaron a contar 600 cicatrices.
Atrás quedaron los dos últimos años de su cautiverio donde la mantuvieronencadenada por la cintura, los golpes con fierros, pasar hasta cinco días sin agua ni comida, el tener que alimentarse con plástico.
Los médicos dijeron que tenía órganos de una persona de 80 años y le llegaron a contar 600 cicatrices, pero dice que la más dañina es que le quedó en el alma.

Activismo como terapia

Una de las claves para su recuperación ha sido su activismo contra la trata de personas, un delito que ha ido en ascenso en México en los últimos años.
Da charlas, participa en conferencias, les habla de su horror a estudiantes, policías, jueces, gobernadores, fiscales y a quien quiera escucharla.
“De alguna forma me ayuda como terapia, a contar una y otra vez mi historia, sí es feo, porque es feo revivir todo el trauma, todo el mal, todo lo mal que te hicieron esas personas, pero te ayuda psicológicamente a desahogarte”, le dice a BBC Mundo.
El año pasado, con motivo del Día Mundial contra la Trata de Personas,conoció al papa Francisco en el Vaticano como parte de la campaña de la “Hoja en Blanco”, que intenta alertar sobre la trata.
“Me felicitó, me dijo que se sentía orgulloso, tomó la hoja en blanco en sus manos y me dijo que le daba mucho gusto que estuviera luchando contra la trata de personas”, cuenta de su encuentro con Francisco.
Cuando dejamos de ser víctimas, somos sobrevivientes y desde ese momento tenemos una nueva vida, una hoja en blanco, y en esa hoja en blanco, empezamos a escribir nuestros sueños, nuestras metas, una vida nueva“, explica Zunduri.
“El blanco significa la paz y desde ese momento tenemos paz en nuestras vidas”.

“Que paguen lo que hicieron”

Pero la paz de Zunduri aún no es total.
Me ha costado trabajo olvidar, me ha costado trabajo perdonar, perdonarme a mí misma; en cierta forma me sentía culpable por todo lo que me pasó”, confiesa

Zunduri teme que quienes la encerraron se quieran vengar.

Y teme que quienes hoy están detenidos por su cautiverio, la propietaria de la tintorería, su hermana, dos hijas y la pareja de la dueña, salgan de la cárcel y se quieran vengar.
Me gustaría tener protección, confío en la justicia, confío en la ley. Me gustaría que paguen lo que hicieron con cárcel”, dice.
Zunduri toma ciertas precauciones y por ello hay información personal que no revela.

Se limita a decir que vive en un apartamento en el estado de México que el gobierno de la entidad le regaló.

“Me ha costado trabajo olvidar, me ha costado trabajo perdonar, perdonarme a mí misma; en cierta forma me sentía culpable por todo lo que me pasó”, Zunduri
Desde allí viaja a la capital para ayudar en el puesto de venta callejera de cremas, desodorantes y champús que su madre tiene.
A los 17 años se peleó con su madre y se fue de la casa. Tras recuperar su libertad decidió que era tiempo de recomponer la relación.
Ahora disfruta de la reconciliación y en el negocio se divierte arrancándole sonrisas a los clientes que vienen con mala cara.

Su hoja en blanco

En la hoja en blanco de Zunduri está el sueño de estudiar repostería y de ser madre.
Le gustaría tener una niña y ya sabe cómo le pondrá: Zunduri, el que ella eligió tras escaparse, que en japonés significa “niña hermosa”.
“Siento que me falta muchísimo por hacer, un año para mí no es nada, quiero hacer muchísimo”, dice Zunduri.
Dice que no tiene prisa y que Dios le va a dar muchos años de vida para lograr sus sueños.
“Siento que he avanzado mucho en este año pero que tengo que hacer más, no sólo por mí, por los demás, por el futuro de México, por el futuro de las niñas, de los niños, de las mamás”, explica.
“Siento que me falta muchísimo por hacer, un año para mí no es nada, quiero hacer muchísimo”.

Publicado por ANIMAL POLÍTICO – BBC Mundo - Juan Paullier BBC Mundo, Ciudad de México – 22/04/16 -






















La bicampeona mexicana en matemáticas que rompe estereotipos

Olga Medrano quiere romper el viejo mito de que las mujeres no son buenas para matemáticas y ciencias. A sus 17 años ya ganó dos medallas en competencias internacionales de matemáticas.

Se llama Olga Medrano, tiene 17 años y en lo que va del año ha ganado dos competencias internacionales de matemáticas. Apenas la semana pasada se convirtió en la primera mexicana en conseguir una medalla de oro en la Olimpiada Europea Femenil. Superó a 147 participantes de 38 países. Será que sus padres son contadores o que es lo suficientemente disciplinada para entrenar el razonamiento matemático que puede presumirse como una veterana en este tipo de competencias. A los 9 años concursó por primera vez en una olimpiada nacional y en los siguientes años sólo ha sumado medallas.

Olga Martín del Campo, su madre, recuerda que los juegos con sus hijos, casi desde bebés, era armar rompecabezas. “Lo rojo con lo rojo, lo azul con lo azul”, así les enseñaba la actividad que se volvió una afición.
“También me gustan los retos de lógica, porque te entretienen bastante y te olvidas del resto de las cosas que ocurren; también en mi familia nos gusta mucho hacer preguntas o conversar sobre muchos tipos de tema que nos dan curiosidad”.
Su aficiones le abrieron la puerta al Massachusetts Institute of Technology (MIT) para que estudie matemáticas o computación este año. Además, en marzo pasado ganó una medalla de bronce en la Octava Olimpiada “Romanian Masters of Mathematics”, donde fue la única mujer en calificar para formar parte de la delegación mexicana.
Esta es la tercera ocasión en que México participa en la Olimpiada Europea Femenil. La delegación estuvo integrada por Olga Medrano y Alka Xavier, quienes ganaron una medalla de oro y plata, respectivamente; además de Marcela Cruz y Jacqueline Lira.
Alka también encontró en las matemáticas una pasión. Desde los 12 años comenzó a concursar y este es el segundo año que participa en la olimpiada femenil internacional y en ambas consiguió medalla.

El cliché desaparecerá
El Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE), realizado por la UNESCO, concluyó que existe “disparidades de género” en el aprovechamiento escolar. El patrón observado reveló que las niñas tienen mejores rendimientos en las pruebas de lectura, mientras que los niños alcanzan mayores logros enmatemática y ciencias.
¿Las mujeres no son buenas para matemáticas y ciencias? Para Olga, se trata de un cliché que obedece a problemas sociales y que pueden cambiarse. “Es muy común que las mujeres se rindan en un intento, pero también he visto muchísimos casos de amigas que le han echado ganas constantemente y que sobresalen en mate, física y química. Creo que a este cliché no le queda mucho tiempo”.

En la Olimpiada Femenil, realizada en Rumania, participaron jóvenes de entre 15 y 18, con los mismos intereses y de muchas partes del mundo. “La idea es que, al sentirse acompañadas por sus compañeras, sepan que pueden dedicarse a esto y no serán las únicas”, afirma Isabel Hubard, doctora del Instituto de Matemáticas de la UNAM y entrenadora de la delegación mexicana.
Habitualmente, los equipos en los concursos de matemáticas y ciencias están integrados mayormente por hombres. El problema es que las mujeres sólo participan en olimpiadas hasta primero de secundaria y luego desertan, porque, según le explican a la entrenadora, “ya solo hay niños y no les gusta ser la única mujer del grupo”.
El fenómeno se repite en otros países, por eso las asociaciones de matemáticas apoyan este concurso exclusivo para mujeres, sin que ello contradiga la búsqueda de la equidad de género.
El problema de la equidad en las matemáticas y otras ciencias tiene que pasar por un hecho concreto: “Nos enseñan que éstas son áreas exclusivas para hombres”, señala Hubard . Agrega que eso  lo que limita a las jóvenes siquiera a intentarlo.
No se trata de ponerlas a competir sólo en igualdad de género, sino a apela más bien a “cambiar la percepción errónea” de que hay actividades exclusivas para un género. Se busca que corroboren que no están solas en su gusto por las matemáticas y que hay competidoras de excelencia. Por lo tanto, se vuelven más seguras para seguir participando en el resto de competencias mixtas.

La hazaña matemática
El reto que cumplieron las concursantes mexicanas no es menor. Conseguir una medalla de oro y plata en una semana de concurso es el resultado de un entrenamiento intenso, de ser las mejores entre las mejores del país y, ahora, del mundo.
En el concurso nacional en México en noviembre pasado fueron elegidas siete adolescentes de entre 15 y 18 años. A partir de entonces realizaronentrenamientos intensivos de entre 8 y 10 días en diciembre, enero y marzo.En cada entrenamiento presentaron tres exámenes y las mejores cuatro fueron seleccionadas para integrar la delegación mexicana.
Ya en la Olimpiada de Femenil presentaron dos exámenes, cada uno con tres problemas, que tuvieron que resolver en cuatro horas y media. Sólo en la recta final para este concurso, las alumnas entrenaron durante las vacaciones. Todos los días, en la mañana y tarde.

La próxima meta para Olga es el IMO, el concurso de mayor prestigio a nivel preuniversitario de matemáticas, que se celebra desde 1959, con la participación de más de 100 países de los cinco continentes.
Será su último año de competencia en su categoría como estudiante de preparatoria; sin embargo, ya piensa en concursos universitarios como el International Mathematics Competition y el Putnam, que incluye a universidades de Estados Unidos.
La disciplina es intensa, pero la experiencia vale la pena. Por eso, anima a quien le tenga miedo a las ciencias exactas: “Si se dan la oportunidad, podrían perderle el miedo a las matemáticas y hasta les podrían gustar. Intenten conocer este mundo. Vale más la pena decir ‘fracasé’, que decir ‘no lo intenté’, afirma Olga.
Si deseas conocer más información para participar en los concursos nacionales puedes consultar la página de la Olimpiada Mexicana de Matemáticas.

Publicado por ANIMAL POLÍTICO – Nayeli Roldán – 21/04/16 -


Si tocan a una, nos organizamos miles, la consigna de las mujeres para gritar contra el abuso

Miles de mujeres salieron a las calles para denunciar la violencia que padecen.

Miles de mujeres salieron a la calle este domingo 24 de abril para denunciar los abusos que por años han soportado. Estas son algunas de sus historias.
Irinea Buendía está segura: su hija Mariana Lima fue asesinada por su esposo. Ha recorrido un tortuoso camino judicial durante cinco años y logró que por primera vez, la Suprema Corte de Justicia de la Nación discutiera un caso de feminicidio. Cuando se le pregunta por qué ha mantenido su lucha, responde sin titubeos: “Yo sé que aunque me pare de cabeza, mi hija no volverá a la vida, pero el asesino sí podría asesinar a otra mujer. Si puedo salvar a una mujer, con eso me basta”.

Las palabras de Iriniea pueden resumir lo que ocurrió este 24 de abril. Por primera vez, miles de mujeres salieron a las calles para denunciar la violencia que padecen, pero sobre todo, para exigir que cese. Que ninguna otra mujer enfrente más episodios de violencia en la calle, en el transporte, en su casa.
Salieron a la calle y comprobaron que miles de mujeres han experimentado el mismo miedo cuando un hombre las agrede, han sentido impotencia y dolor, pero ninguna se ha rendido. “Si tocan a una, nos organizamos miles”, rezaba una pancarta y sí; así lo hicieron.
Mientras una reportera realizaba una transmisión en redes sociales, una mujer quiso dar su testimonio: “Estoy aquí porque a la hija de una amiga la dejaron apenas respirando en las calles de la Ciudad de México tras una violación tumultuaria. Desde hace tres meses ha intentado suicidarse en tres ocasiones. Estoy aquí para que entiendan que las leyes no funcionan a nuestro favor”.

A su alrededor, cientos de mujeres se reconocían como víctimas de algo que hasta ahora no habían reclamado en conjunto. Gritaron con todas sus fuerzas: no más feminicidios, no más acoso, no más injusticia.
“¿Por qué es importante esta marcha? Para saber que no estamos solas. El cambio no vendrá al instante, pero por primera vez los hombres se enteran que el piropo en realidad es acoso”, dijo Eréndira Mejía.

Compañeras de lucha

Después de que mujeres sufrieron agresiones sexuales en espacios públicos y lo denunciaron a través de redes sociales, los mensajes que recibieron no fueron de apoyo como se hubiese esperado. Al contrario, usuarios de Twitter escupían frases como: “es tu culpa por usar vestido”, “tuviste suerte, yo te hubiera violado”, “feminzi”.
La violencia que desencadenó derivó en que algunas mujeres comenzaran a organizar una protesta en Facebook. Era un evento privado al que sólo estaban invitando a sus amigas.

En unos días, las denuncias de agresión se fueron sumando y con ello la intención de muchas mujeres más para participar en la movilización fijada para este 24 de abril, por eso el #24a. Las violencias machistas expresadas en la casa, la escuela, el trabajo, la calle, derivó en el nombre de la marcha que resume la exigencia: Nos queremos vivas.
Ciudad Juárez, Xalapa, Tuxtla Gutiérrez, Guadalajara, Tepic, Cancún, Mérida, Hermosillo. En total, más de 40 ciudades de 27 entidades del país realizaron movilizaciones este domingo.

En el Valle de México, la movilización inició en Ecatepec, Estado de México, entidad donde 840 mujeres fueron asesinadas de 2011 a 2013, lo que ubica al estado con el mayor número de asesinatos, según organizaciones feministas.
“Estamos cansadas de todas estas violencias que sufrimos las mujeres solo por haber nacido mujeres”, decían en un altavoz. A sus pies, en las escalinatas del edificio del ayuntamiento pusieron cruces de color morado y fotografías de desaparecidas.
Allí, Irinea Buendía tomó el micrófono para exponer el caso de su hija. Su yerno, policía judicial, siempre sostuvo que la joven de 29 años se había suicidado, pero ella nunca lo creyó. Pidió que los juzgados y luego el Tribunal del Estado de México investigara, pero nadie le hizo caso. Por eso, en el pronunciamiento, las mujeres incluyeron una exigencia fundamental: “cese al favoritismo judicial hacia los hombres criminales en procesos penales”.

Minutos después, las mujeres salieron del Estado de México en caravana de autobuses, autos y bicicletas. Algunas decidieron llevar la protesta al metro porque ahí también hay violencia: 6 de cada 10 mujeres ha sido agredida en el transporte público. Con tambores, la cara pintada, los pechos descubiertos, pancartas y consignas gritaron “Mi cuerpo es sólo mío”.
A la misma hora, en el Monumento a la Revolución, en una larga lona negra, la organización Bordamos feminicidios narró asesinatos de mujeres en pedazos de tela. “Soy Margarita Aldama Hernández, de Jalisco. Tenía 33 años. Me mató mi vecino Ramón. Trató de violarme. Mis vecinas me defendieron y también las mató. No quiero flores. Quiero justicia”.

Según explicó Minerva, una de las integrantes de la organización, ayer se expusieron sólo 80 bordados, aunque ya han tejido más de 400 casos que siguen sin justicia. “Cada uno de estos bordados es un feminicidio. Y desde 2011 no hemos dejado de bordar”, lamentó.
Todos los contingentes se concentraron en el Monumento a la Revolución para salir juntos hacia el Ángel de la independencia. Había batucada, porras, pancartas, mensajes escritos en el cuerpo o en el rostro: “No quiero tu piropo, quiero tu respeto”, “Con falda o pantalón, respétame cabrón”, “No, no me da la gana morir asesinada por quien dice que me ama”.
Por primera vez unieron sus pasos, se sintieron apoyadas para denunciar que no son objetos sexuales de nadie y que su cuerpo no le pertenece a nadie más que a ellas.
Desde el inicio de la movilización, las organizadoras anunciaron en alta voz que los hombres debían ir detrás de los contingentes. En la vanguardia sólo podían estar mujeres.

Cuando algún hombre trataba de incorporarse al frente o fotoreporteros se acercaban, gritaban “fuera hombres, fuera hombres”. “Ustedes se sienten discriminados ahorita, pero nosotras todo el tiempo, para que vean lo que sentimos”, explicaba una joven.
Al llegar al Ángel de la Independencia, después de seis horas de movilización, no hubo templete ni aparatos de sonido como ocurre en marchas sindicales o partidistas. Un pequeño grupo leyó un pronunciamiento a través de un alta voz que sólo algunas alcanzaban a escuchar. Pero no importó. Miles de mujeres sonreían, se abrazaban.
Este fue un primer paso. El primero y el más difícil: hablar de la violencia que han sufrido. Muchas, lo hicieron por primera vez horas antes, gracias al #MiPrimerAcoso en Twitter.

Fue el preámbulo de la marcha para que miles de mujeres se atrevieran a recordar los hechos de violencia que marcaron su niñez, adolescencia y vida cotidiana. Tanto así que el hashtag fue tendencia en el país por las miles de menciones.
#MiPrimerAcoso fue el preámbulo del dolor de saber que miles de mujeres han sido violentadas, de la rabia por la impunidad, pero también del deseo de marchar hombro a hombro con desconocidas y al mismo tiempo, compañeras de lucha.

Publicado por ANIMAL POLÍTICO – Nayeli Roldán – 25/04/16 -


La desigualdad de género nace desde las leyes estatales

En al menos 20 estados del país delitos como el estupro, el rapto, el hostigamiento sexual e incluso el homicidio no son sancionados de igual forma cuando se cometen contra mujeres o niñas.

Al menos 20 estados del país no han armonizado sus códigos civiles, familiares o penales, lo que provoca que no exista una igualdad plena entre mujeres y hombres, pues delitos como el estupro, el rapto, el hostigamiento sexual e incluso el homicidio no son sancionados de igual forma cuando el ilícito se comete contra  mujeres o niñas.
Pero esta desigualdad no solo se refleja en delitos penales sino también en cuestiones civiles ya que en al menos 14 estados existe códigos civiles cuyos textos señalan la prohibición a las mujeres divorciadas de volver a casarse hasta después de un año, en tanto que a los hombres se les permite hacerlo de inmediato.

Esta falta de armonización incluye también que en diversas entidades del país, aún se castigue más el daño patrimonial que el agravio a la persona y a la vida de una mujer o de una niña.
Si bien existen avances en la llamada armonización legislativa en materia de acceso a una vida libre de violencia, de igualdad, discriminación e incluso de trata, también existen casos como el de Nuevo León donde es un delito raptar a una mujer, pero se exculpa de toda condena al raptor si se casa con la víctima.

Caos en códigos penales

En México los delitos sexuales no se miden con la misma vara.  Esto se debe a  que  no existe una ley homologada o general para este tipo de ilícitos, por lo que cada estado define a su criterio en su código penal que sanciones se aplican e incluso, si algún tipo de agresión se castiga o no.
Por ejemplo, hay tres códigos penales, el de ZacatecasTamaulipas y el Federal, que para sancionar el hostigamiento sexual piden como requisito que haya un daño o perjuicio comprobable, lo que debería ser irrelevante (según el análisis) pues dicho ilícito atenta contra la libertad y seguridad sexual, sin que necesariamente llegue a perderse.

Hay estados como Baja California, Campeche, Durango y Sonora, que dejan de castigar el estupro (relación sexual con un menor) si el agresor contrae matrimonio con la víctima, lo que los especialistas consideran que “legaliza la prolongación de la lesión al bien jurídico (la seguridad sexual y el normal desarrollo psicosexual) que debía tutelar el tipo penal”.
Otro caso que ejemplifica el desorden en la legislación es el delito de violación el cual debería castigarse igual en los estados dada la gravedad que conlleva.

La realidad es distinta. Resulta que la violación impropia (utilizar un objeto para penetrar a la víctima) en estados como Aguascalientes, Nayarit Oaxaca y Sinaloa se considera un delito más grave que la violación propia (copular con la víctima contra su voluntad), mientras que en otros estados como Durango, Hidalgo, Tabasco y Zacatecas, se le considera menos grave.
Además de confusión hay duplicidad dentro de los mismos códigos. Por ejemplo el estado de México, Nayarit y Coahuila contemplan una pena para el feminicidio si la víctima es violada, y otra pena para la violación si la víctima muere, aunque en los hechos el resultado es el mismo.

Hay más. Todos los códigos prevén el aborto luego de una violación como libre de responsabilidad pero, según el análisis, la mayoría de estas leyes son omisas en determinar requisitos, tiempos y autoridades responsables de dar la autorización.
Campeche, Nuevo León y San Luis Potosí, son las únicas entidades donde las violaciones no prescriben, es decir, donde no hay un límite de tiempo para que se indague el delito y castigue al responsable.

Publicado por ANIMAL POLÍTICO - Omar Sánchez de Tagle  y Arturo Angel – 21/04/16 -




Hallan restos de mujer sepultados hace 4.500 años en Perú

Investigadores hallaron los restos de una mujer sepultada hace más de 4.500 años en Áspero, ciudad pesquera de Caral, una de las civilizaciones más antiguas del mundo ubicada en el norte de Perú, informó la directora de esa zona arqueológica Ruth Shady.
"Los investigadores analizaron los restos óseos y concluyeron que se trata de una mujer de aproximadamente 40 años. El lugar en que fue colocada y la forma de enterramiento demuestran el alto estatus social que alcanzó este personaje hace 4.500 años", aseguró Shady citada por la agencia estatal Andina.

Los restos se hallaron en la 'Huaca de los Ídolos' de Áspero, un lugar sagrado integrante de la ciudad de Caral que es investigado desde hace once años por un equipo local dirigido por la arqueóloga peruana, quien en 1996 inició las excavaciones.
Precisamente los hallazgos fueron presentados el miércoles en el marco del undécimo aniversario del inicio de la puesta en valor de Áspero. No se detalló la fecha en que ello ocurrió.
Según Shady, la importancia del hallazgo "revela el reconocimiento a la equidad de género (en Caral), lo que permitía que tanto mujeres como hombres pudieran ocupar roles de liderazgo y estatus social elevado, desde hace más de 1000 años".
Junto a la mujer se encontró un ajuar funerario consistente en pequeños objetos, como un mate conteniendo fragmentos y semillas de vegetales, un collar con cuentas de molusco, un dije hecho de Spondylus y cuatro prendedores de hueso con diseños de aves y monos.

También se halló ocho flautas traversas hechas con huesos de animales, un descubrimiento recurrente en la zona donde antes ya se había encontrado objetos musicales.
"El conjunto de estos instrumentos musicales fue encontrado en el interior de un envoltorio de tela de algodón, que además cubría material botánico, pequeños fragmentos de cuarzo, diversas cuentas y dos esferas de arcilla", indicó la investigadora.
Desarrollada entre los años 3000 y 1800 antes de Cristo, la civilización Caral es la cultura madre de América. Está ubicada en el valle de Supe (182 km al norte de Lima) y a poco más de 20 km del océano Pacífico.
Caral fue declarada patrimonio cultural de la Humanidad por la Unesco desde 2009.


Publicado por Boletín Globedia – Cultura – 21/04/16 -

La Iglesia soltera, masculina y jerárquica le habla a la familia. Entrevista con Ivone Gebara (IHU/Adital)

Ivone Gebara es filósofa, religiosa y teóloga. Enseñó durante casi 17 años en el Instituto Teológico de Recife – ITER. Actualmente se dedica a escribir y dar cursos y conferencias en varios países del mundo, sobre hermenéuticas feministas, nuevos referentes éticos y antropológicos, y los fundamentos filosóficos y teológicos del discurso religioso. Entre sus trabajos más recientes publicados encontramos, entre otros: Compartilhar os pães e os peixes. O cristianismo, a teologia e teologia feminista (2008), O que é Cristianismo (2008), O que é Teologia Feminista (2007), As águas do meu poço. Reflexões sobre experiências de liberdade (2005).

"En la Exhortación percibimos tolerancia hacia las personas consideradas víctimas, pero al mismo tiempo intransigencia frente a teorías y filosofías que podrían debilitar los cimientos del idealismo filosófico católico tan fuertemente presente en el texto," opina la teóloga.
La filósofa y teóloga Ivone Gebara no oculta su decepción con la exhortación apostólica Amoris Laetitia: "ingenuamente esperaba que se dirigiese en primer lugar a las familias católicas, especialmente a aquellas que buscan seguir lo más fielmente posible, las orientaciones del papado".
Ivone pone de relieve la dificultad del laicado en comprender los textos, y la necesidad de una acción mediadora por parte del clero. "Los pobres que quieran entender algo del texto no podrán hacerlo en forma directa, sino siempre a través de la mediación interpretativa de obispos, sacerdotes, diáconos, etc.," puntualiza.

En la siguiente entrevista, concedida por e-mail a IHU On-Line, Ivone cuestiona la forma en la que la exhortación manifiesta las ideas conservadoras, jerárquicas y masculinas de la Iglesia sobre las familias y sus múltiples posibilidades de configuración. "Una vez más la Iglesia se muestra como una jerarquía masculina y célibe, jerarquía que no se constituye en familia de acuerdo al modelo indicado, sino que critica comportamientos y define orientaciones de vida como si fuese experta en los complejos vericuetos del amor humano" analiza.
Lea aquí la entrevista.

IHU On-Line - ¿A quién va dirigida la exhortación? ¿Cómo explicar la cuestión de los destinatarios?
Ivone Gebara – Los destinatarios de la exhortación son claros. Aunque trate de la familia y del matrimonio cristiano, se dirige en orden jerárquico: a los obispos, a los presbíteros y a los diáconos. Sigue el mismo estilo de las cartas, encíclicas y exhortaciones de los papas anteriores. Sin embargo, debido al tema, ingenuamente esperaba que se dirigiese en primer lugar a las familias católicas, especialmente a aquellas que quieren seguir, en la medida de lo posible, las orientaciones del papado.
Me sorprendió el hecho de que el Papa Francisco, queriendo estar cercano a los pobres y reiterando varias veces que tenemos que ir a las calles, escuchar a los pobres, abrazar su causa, una vez más escriba o firme un texto tan extenso y tan inaccesible tanto a los pobres, como a la gente común. Esto significa que los pobres que quieran entender alguna cosa del texto no podrán hacerlo en forma directa, sino siempre a través de la mediación interpretativa de obispos, sacerdotes, diáconos, etc. Nos enfrentamos una vez más al problema de la sutileza de los poderes religiosos y de su capacidad para mantener las mentes y los corazones sumisos a sus afirmaciones consideradas "verdades" según Dios o según la Biblia.
La tan mentada responsabilidad personal y colectiva queda reducida a la letra o a una retórica sin una eficacia significativa en la vida. Además, una vez más, la Iglesia aparece siendo antes que nada, una jerarquía masculina y célibe, jerarquía que no se constituye como una familia de acuerdo al modelo indicado, sino que critica comportamientos y define orientaciones de vida como si fuese experta en los complejos vericuetos del amor humano. Un cierto malestar invade a los/las lectores/as que esperaban reflexiones más simples y directas que pudiesen ayudar en la formación contemporánea de las conciencias, en el respeto a las diferencias y en la responsabilidad colectiva.

IHU On-Line – ¿El título de la Exhortación no es una invitación al amor?
Ivone Gebara - El hermoso título de la exhortación "La alegría del amor" más que una invitación al amor es una invitación a la reflexión a partir de lo cotidiano de nuestras relaciones. Sabemos que, si bien hay alegría en el amor, el título parece esconder las penas del amor, los sinsabores, las muchas frustraciones, los inevitables desacuerdos, los quiebres en la confianza, la crueldad humana que se manifiesta en la vida cotidiana. Por último, oculta a través de una poderosa y sutil actitud "paternal” la sumisión de los fieles a un mundo idealizado que no es el nuestro, a un mundo donde los poderes espirituales tienden a masacrar la compleja mezcla de nuestras vidas.
Lo más grave de todo esto es la justificación de las orientaciones e interpretaciones dadas a través de lo que entienden por "poder de Dios", no dudando en subordinar las conciencias a sus "opiniones", a menudo identificadas también con la libertad. Hay una ambigüedad que atraviesa todo el texto, especialmente en el uso de conceptos imaginados como "adquisición tranquila" de la comunidad de creyentes o como evidentes en la experiencia de muchos. Hay también una especie de defensa de la jerarquía de la iglesia que se presenta como el lado que sabe y tiene razón en la compleja historia del mundo de hoy. Es un lado que habla no como la publicidad consumista o como los grandes de este mundo y tampoco como los que transitan caminos que parecen ser contrarios al orden establecido por Dios. Los obispos vuelven a asumir su función magisterial incluso en asuntos que parecen escapar de su competencia.

Publicado por ADITAL – Iglesias Religiones – IHU Unisinos – 20/04/16 -  *La entrevista es de João Vitor Santos | Traducción de Patricia Pizzorno.-



Harriet Tubman: una mujer y un mito en los billetes de 20 dólares

Harriet Tubman / Wikipedia

Algunos historiadores creen que unir la imagen de Tubman a la del capitalismo que representa el billete de 20 dólares es inapropiado

Poco después de que se eligiera a Harriet Tubman para sustituir al presidente Andrew Jackson en los billetes de 20 dólares, la celebración que supuso que un esclavo huido fuese honrado en detrimento de la imagen de un presidente esclavista dio paso a sentimientos encontrados entre sus grandes admiradores y los que creen que el mito podría superar a la mujer.
La leyenda de Tubman, que escapó de la esclavitud cuando era joven, con un revólver en la mano en la lucha para conseguir su libertad y eludir a los cazarrecompensas durante años, es lo que más frustra a los historiadores. "Estoy atónito, emocionado y entusiasmado por el hecho de que Harriet Tubman tenga este reconocimiento", dijo la biógrafa Kate Larson. "Pero al mismo tiempo he pasado tantos años trabajando para reescribir estos mitos".
Desde que se tomó la decisión, exageraciones y rotundas falsedades han proliferado en las celebraciones por el logro de Tubman. Varias citas famosas atribuidas –falsamente– circularon con rapidez en las redes sociales, incluyendo una compartida –y después desmentida– por el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

Las cifras exageradas sobre el número de personas esclavizadas que Tubman liberó también han provocado discusiones. Citando las propias palabras de Tubman, Larson estima que Tubman liberó a unas 70 personas en 13 viajes que realizó desde Maryland hacia la libertad y no 300 o 1.000 personas, como se ha escrito. Tubman también aconsejó a otras 70 personas más sobre cómo usar la red de apoyo llamada  ferrocarril clandestino.
Larson cree que han surgido conceptos erróneos sobre Tubman porque es un "icono moldeable". Al ser analfabeta no pudo dejar escrita su propia historia. En definitiva, poco se sabe sobre muchos de los detalles de la vida de este personaje, dice Larson. "Diferentes personalidades de la política la han utilizado para representar alguno de sus puntos de vista".
Pocos se han opuesto activamente a otorgar este honor a una abolicionista, aunque muchos han criticado que se haya elegido a Tubman y se haya eliminado a Jackson. Donald Trump dijo esta semana que Jackson debía mantener su lugar en el billete de 20 dólares y Tubman, tener el suyo propio. Sugirió el billete de dos dólares.

Unir esclavitud y capitalismo es un error
Otros han argumentado que enlazar la historia de la esclavitud y el capitalismo hace que este billete sea una manera inapropiada de honrar a la esclava huida. "Al escapar de la esclavitud y ayudar a otros a hacerlo", argumenta la escritora Feminista Jones en el Washington Post, "Tubman hizo historia básicamente por robar propiedad de otros".
"Su legado está enraizado en el rechazo de la fundación del capitalismo norteamericano. Tubman no respetaba el sistema económico norteamericano, así que hacer de ella un símbolo de esto sería insultante", concluye Jones.
Andrea Williams, una profesora de Ohio que ha escrito sobre la figura de Tubman, está de acuerdo: "La ironía de que su imagen esté siendo intercambiada por productos en el futuro parece evocar la manera en que los cuerpos reales de esclavos servían como moneda de cambio".
Larson llegó a una conclusión bien diferente sobre el privilegio de aparecer en el billete. "Ella dio la vuelta al sistema. Le robó al sistema su propio cuerpo y los de su familia", apunta. "Pero todo el mundo olvida que también fue una estupenda emprendedora. Quería la libertad de decidir su propio futuro y facilitárselo a su familia".

Para Williams, es "preocupante" que una mujer que fue tratada como moneda aparezca ahora en los billetes, pero cree también que no es una decisión necesariamente mala. "Esta paradoja puede ser una manera de animar a la gente a pensar de una manera más crítica", comenta. "Podemos darle la bienvenida como el comienzo de algo y no solo como el final de un debate".
Phil Goff, crítico y presidente del foro Center for Policing Equity, fue más contundente. "América es terrible y es sorprendente. El dinero representa esas dos cosas todo el tiempo, por lo que es apropiado".
Sin embargo, los nuevos billetes no tendrán simplemente la particularidad de una esclava sustituyendo a un presidente pocas veces recordado. Tubman y Jackson compartirán el billete; abolicionista por delante, propietario de esclavos sureño por detrás. "Los dos lados del billete se comunican el uno con el otro", añade Williams. "Representa el contrapunto y nos recuerda el nudo en diferentes tendencias de la historia americana"

Jackson no solo fue un propietario de esclavos sino que también fue el héroe en la Batalla de Nueva Orleans en 1815, la victoria más importante –y tardía– sobre Gran Bretaña en la guerra de 1812. También entró en conflicto con las tribus nativas Semínola de Florida, con la intención de expandir el territorio estadounidense dentro de tierra indígena y, como el séptimo presidente de Estados Unidos, firmó la Indian Removal Act, que forzó a miles de nativos americanos a desplazarse hacia el oeste a lo largo del Sendero de Lágrimas. Se cree que  unas 4.000 personas murieron en esta migración forzada.
"Andrew Jackson debería ser eliminado del billete", asegura Larson, "pero lo que tenemos que ver es que ella queda por encima de él. Por una vez ella le ha enviado a la parte trasera del autobús".

Publicado por eldiario.es – The Guardian – Jamiles Lartey -  24/04/16 - Traducido por Cristina Armunia Berger


Gogi, la heroína que lucha por los derechos de las mujeres paquistanís

 Imágenes de Gogi, la heroína cotidiana de Pakistán. 
Las historias de la protagonista, creada por Nigar Nazar, la primera caricaturista del país musulmán, son famosas en paises como Libia o Turquía.
Gogi, la heroína cotidiana, es el personaje creado por la primera dibujante profesional de Pakistán, Nigar Nazar, que lleva años defendiendo la educación de las niñas y los derechos de las mujeres, entre otras muchas cosas, en medios de comunicación de todo el país e incluso de los vecinos Líbia y Turquía.
"En la Universidad estudiaba medicina, pero me pasaba el día dibujando en los márgenes de mis libros", explica Nazar. "Poco después decidí darle un giro a mi vida y traté de convencer a mis padres para que me apuntaran a una escuela de arte", añade la ahora primera mujer dibujante de comics de todo Pakistán.
Tras dejar medicina, Nazar consiguió una beca para estudiar arte a pesar de que reconoce que "no fue fácil", pues según la dibujante "no había estudios específicos del arte del comic", explica. "Me apunté en la facultad de arte, pero no tenía clases formales, solo me decían que dibujara una viñeta al día", añade.
Gogi nació de la mano de Nazar para quedarse. El personaje, muy querido por muchos, es una mujer progresista, educada y paquistaní que siempre lleva un característico vestido a topos y protagoniza situaciones cómicas en las que se ponen de manifiesto situaciones dediscriminación o ideas conservadoras.


Nazar suele centrar sus dibujos e historias en problemáticas sociales y contradicciones. "Yo me inspiro con lo que pasa a mi alrededor", explica la dibujante. Desde la defensa de la educación de las mujeres y sus derechos, a temas medioambientales y la vida diaria de Pakistán, todas son situaciones válidas para ser ilustradas por la humorista.
"Todo empezó en Estados Unidos", explica Nazar para referirse al momento en el que leyó comics por primera vez. "Cuando volvimos a Pakistán, como no encontraba comics locales, seguí leyendo los que leía en EEUU y me convertí en una habitual de las tiendas de comics", añade Nazar.
A pesar de que Gogi es un personaje muy querido por los paquistanís, Nazar asegura que muchas veces sus tiras no se publican en los diarios porque "los temas sociales no interesan tanto como los políticos", explica la dibujante.
Publicado por EL PERIODICO/BARCELONA – 26/04/16 -


“Esta es nuestra forma pacífica de resistir a la guerra”: Teresita Gaviria

En sus plantones, las Madres de la Candelaria muestran los rostros de los familiares secuestrados, desaparecidos o asesinados.


El atrio de la iglesia del céntrico Parque de Berrío, en Medellín, pertenece todos los viernes a las Madres de la Candelaria, que reclaman a sus seres queridos desaparecidos, secuestrados o asesinados.

“Los queremos vivos, libres y en paz”, exclama Teresita Gaviria varias veces a través de un megáfono. La consigna es reproducida por los demás participantes, principalmente mujeres.
Y luego de repetir la primera consigna, ella empieza a variar el repertorio y los demás la siguen: “Si vivos se los llevaron, vivos los queremos”, “Basta ya de secuestros y desapariciones. Ven, haz algo, di algo, para que no te toque a ti”, “Exigimos la liberación de nuestros familiares y amigos”, “Las Madres de la Candelaria no somos ni seremos parte de la guerra; somos y seremos parte de la paz”.
Cuando empezó el movimiento solo asistían madres. Ahora participan esposas, hermanas, amigas y algunos hombres, niñas y niños que las acompañan.
Algunos llevan colgada en el cuello la fotografía de su familiar o amigo —secuestrado, desaparecido o asesinado— como una escarapela; otros la sostienen en sus manos y, entre varios, ayudan a cargar las grandes pancartas donde se exhiben los rostros de los desaparecidos.
Eventualmente la vocera principal se agota, entonces es reemplazada por otra de las líderes, con frecuencia Ana de Dios Zapata o María Dolores Londoño, quienes continúan proclamando la recopilación de frases: “No queremos más niños ni niñas huérfanos de amor por culpa de la guerra”, “la auténtica paz interior florece cuando en el corazón vencemos el odio y el rencor”, “la solidaridad es la ternura de los pueblos”, “Este es nuestro dolor, ¿cuál es el tuyo?”.
Lucha contra la impunidad
El ritual dura cerca de una hora. En la calle extienden pancartas con fotografías y sin importar el sol ni la lluvia allí están ellas: 10, 20, 30, 40 mujeres, casi todas mayores de 50 años, exclamando sus consignas, entre otras: “Si estamos en tu memoria, somos parte de tu historia”.
Desde el año 2003, Las Madres de la Candelaria están divididas en dos movimientos independientes. Los miércoles, a las 12 del día, asiste al Parque de Berrío la Corporación Madres de la Candelaria-Línea Fundadora, dirigida por Luz Amparo Mejía. Y los viernes, a las 2 p.m., la Asociación Caminos de Esperanza Madres de la Candelaria, encabezada por Teresita Gaviria.
Coinciden en su principal acto simbólico —el plantón— y en el objetivos de luchar por evitar que sus seres queridos desaparecidos, secuestrados y asesinados sean olvidados e impedir, a toda costa, que sus casos queden en la impunidad.
Una modalidad criminal en los noventa
En marzo de 1999, en medio de escándalos e indignación pública nacional por los secuestros, extorsiones y atentados de las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y del Ejército de Liberación Nacional (Eln), estas mujeres comenzaron a hacer visible esa modalidad de delito que desde hacía años era recurrente y sistemática en Colombia: la desaparición forzada.
Este es, actualmente, el principal acto victimizante que las convoca. Sin embargo, en 1999, cuando se consolidó el movimiento, tales crímenes aún se mantenían ocultos.
En la década de los noventa, pocos sabían que en Colombia, además de secuestrar, extorsionar y asesinar, a las personas también las desaparecían. La jurisdicción del país aún se familiarizaba con la desaparición forzada como una modalidad criminal apenas a principios del nuevo siglo. Mediante la Ley 589 de 2000 se tipificó como delito penal.
Juntas tendrían más poder
Durante la década de los noventa, hacer manifestaciones públicas por secuestro o desaparición forzada era un episodio riesgoso, pues a los líderes que emprendían este tipo de acciones los asesinaban. Teresita no era ajena a esta situación, sin embargo, decidió tomar el riesgo.
Ella, junto a otras mujeres débiles social, económica y políticamente, construyeron valientes armaduras con sus únicos recursos —la ira, el dolor y la indignación—, para enfrentarse pacíficamente a unos actores armados indolentes, dotados de una fuerza militar implacable y a un Estado indiferente. Juntas tendrían más poder, y, sobre todo, más coraje para reclamar justicia.
“Yo me empoderé de esto y bregué a botar el miedo. Sentía un temor muy fuerte por la persecución del paramilitarismo y la guerrilla, por las pelas que me pegaron, por las humillaciones que sentí por ellos. Pero la desaparición de mi hijo, la muerte de mi papá y de mis familiares me puso a pensar y a reflexionar: ¿será que me quedo callada cuando hay tanto qué reclamar?”, narra la presidenta del movimiento.
Formas pacíficas de resistir a la guerra
Si bien el plantón es el acto simbólico más representativo de las Madres de la Candelaria, estas llevan a cabo otro tipo de acciones de ciudadanía comunicativa para exponer su situación y visibilizar sus casos, como actos simbólicos de la luz, la actividad denominada “tejiendo esperanza”, el taller de atención psicosocial y obras de teatro en las que participan las madres y representan la narrativa de su dolor.
En su oficina tienen un árbol “construido con las manos reconciliadoras de las madres”, cada una con la foto de su hijo. “Nosotros vamos a arrancar tierra. La Fiscalía tira pala para desenterrar, en cambio nosotras vamos con las manitos, llorando y pensando: me tengo que reconciliar con el sinvergüenza”, explica Teresita.
También tienen allí un mapa de Antioquia que ocupa toda la pared donde ubican las fotos de los desaparecidos según el lugar (Caucasia, Urabá, Medellín, Caicedo). En el mapa está escrito: “Esta es nuestra verdad. ¿Cuál es la tuya?”, con el fin de inducir a la gente a pensar que el conflicto armado y la violencia compete a todos los colombianos.
Buscar a los victimarios
Y además de los plantones y de los actos simbólicos que eventualmente realizan, hay una actividad que más allá de ser una forma de resistir a la guerra es una manera en la cual las víctimas utilizan su aflicción para convertirla en una fortaleza.
Asisten a las cárceles para hablar con los victimarios, sin importarles si son los culpables directos de su caso. Amparo García recuerda la primera vez que hizo esa visita. Tenía mucho miedo porque sentía que iba a encontrarse “con las fieras más grandes del universo”.
“Los victimarios me recibieron muy bien, me ayudaron a bajar las escalas y me empezaron a contar historias. Al hablar con ellos uno descansa y le sale algo. Ellos también tiene su cosa (…) uno los entiende un poquito. Uno tiene que perdonar (…) yo me abracé con ellos, por ahí hay hasta fotos. Él me miraba, se quedaba triste y me pedía perdón”, recuerda Amparo.
Además de pedir perdón, estar en este movimiento les ha ayudado a transformar el rencor. Iván Darío Palacio, quien reclama con su esposa por su hijo, expresa: “Aquí hemos cambiado el odio, antes sentíamos mucho odio. Ahí estaba la cosita adentro de estos hijueputas, pero ya no, ya no los tildamos de esa forma, ya decimos ‘qué pesar de ese man, haber tenido ese corazón para quitarnos al pelado’. He cambiado el odio hacia el perdón. Hay un poco más de paz porque antes el odio no nos daba paz”.
Pertenecer al movimiento se ha convertido en la causa de vida de estas personas. Es su lucha por rehusarse a la guerra, es su forma pacífica de hacer resistencia.
“Este es nuestro dolor, ¿cuál es el tuyo?”, preguntan ellas al aire, en coro, con el ánimo de irritar la indiferencia de quienes pasan los viernes, a las dos de la tarde, por el atrio de la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria.
Publicado por elespectador.com – Danielle Navarro B.*Estudiante de Comunicación Social Universidad Eafit (Medellín)- 25/04/16 -