miércoles, 20 de abril de 2016

Boko Haram envía una “prueba de vida” de las chicas secuestradas hace dos años en Nigeria

Hoy (14/04/16) se cumple el segundo año del rapto, Nigeria protesta.
La grabación muestra a unas 15 jóvenes recubiertas con un hijab negro, que dan su nombre y aseguran que fueron secuestradas en Chibok. Algunos familiares reconocieron a sus hijas.

Dos años después del secuestro de 276 muchachas por Boko Haram en Chibok, al noreste de Nigeria, el grupo islamista envió una "prueba de vida" en forma de video al Goierno nigeriano, según la cadena CNN.
La grabación muestra a unas 15 jóvenes recubiertas con un hijab negro, que dan su nombre, aseguran que fueron secuestradas en Chibok y precisan la fecha de la filmación, el 25 de diciembre.
Dos madres reconocieron a sus hijas entre las 219 estudiantes que siguen desaparecidas desde el 14 de abril de 2014. Y las 15 adolescentes fueron identificadas por una de sus compañeras.
Este video es el primero que permite establecer que algunas de las jóvenes raptadas siguen con vida, desde la grabación difundida por Boko Haram en mayo de 2014.
El ministro de Información de Nigeria indicó que las jóvenes "no parecían estresadas para nada" y "ha cambiado poco su apariencia física". No obstante, declinó hacer comentarios sobre el estado de las discusiones con Boko Haram, que quería cambiar a los rehenes por islamistas apresados en Nigeria.

Una versión indicaba que miembros de Boko Haram habrían contactado a mediados de enero al Gobierno para reclamar discusiones sobre un posible intercambio de prisioneros. Y el Ejecutivo había pedido una "prueba de vida" y habrían recibido primero cinco fotos de las rehenes y luego este video.
Los familiares de las 219 jóvenes todavía desaparecidas -57 lograron escapar poco después del secuestro- realizaban hoy un encuentro para orar ante la escuela de Chibok, donde fueron secuestradas las menores la noche del 14 al 15 de abril de 2014. Ese días, hombres armados de Boko Haram irrumpieron en los dormitorios de la escuela y se llevaron a 276 jóvenes.
Las adolescentes de Chibok son las víctimas más conocidas de la insurrección de Boko Haram, que se sirve con frecuencia del secuestro como arma, en una guerra que ha dejado unos 20.000 muertos desde 2009. Según las ONGs que militan a favor de los derechos humanos, millares de mujeres y niñas han sido secuestradas desde el inicio del conflicto.
Boko Haram las convierte en esclavas sexuales o en bombas humanas, mientras que los adolescentes y los hombres adultos son enrolados a la fuerza para combatir con los rebeldes que quieren instaurar un Estado islámico en el noreste de Nigeria.
El director de Amnistía Internacional Nigeria, M.K. Ibrahim, exigió la liberación de todos los rehenes y estimó que las jóvenes de Chibok se han convertido en el símbolo "de todos los civiles que vieron destruidas sus vidas por Boko Haram".
De los 2,6 millones de personas que huyeron de la violencia, a más de 952.000 niños les robaron el derecho a la educación y vieron atacadas sus escuelas, denunció la oenegé Human Rights Watch en un informe publicado el lunes.
UNICEF subraya en otro informe que aumenta claramente el número de menores secuestrados e implicados en atentados suicidas y tres cuartas partes fueron mujeres jóvenes entre enero de 2014 y febrero de 2016.
Publicado por Diario Clarín (Argentina) - Fuente: Afp – 14/04/16 -


Ruletas sexuales en Barcelona con un enfermo de sida como invitado de incógnito en la orgía

Médicos del servicio de enfermedades infecciosas y sida delHospital Clínic han alertado de que en Barcelona se están celebrando encuentros denominados ruletas sexuales, a los que se invita a un infectado por el VIH, el virus que causa el sida, con el fin de hacer más estimulante la experiencia. Los especialistas, entre los que figura el doctor Josep Mallolas, adjunto en el citado servicio, advierten de que "se ha perdido el respeto" a una enfermedad que, bien tratada, no resulta mortal ya que se puede sobrellevar de forma crónica, pero que es incurable y potencialmente mortal.

Estos encuentros, informa la Cadena Ser, consisten en grupos --habitualmente hombres homosexuales- que se citan en un local con el objetivo de celebrar una orgía o mantener relaciones sexuales colectivas, incluyendo al invitado que sufre el sida pero sin revelar a los participantes cuál de ellos es el individuo enfermo. "A quien le toca, le toca", explican.

GRUPOS DE SANOS O DE INFECTADOS

Las ruletas sexuales tienen diversos formatos. Unas son exclusivas paraportadores del VIH, y otras a las que pueden acceder también personas sanas. "Hay de todo: fiestas que son auténticas ruletas sexuales, o encuentros a los que no puedes acudir si no estás ya infectado por el VIH", ha explicado Mallolas.
La enfermedad sigue siendo mortal en los países donde la poblaciónno dispone de sistema sanitario financiado públicamente, pero es evidente, añadió Mallolas, que aquí no se la teme. El especialista ha relatado a la emisora el comentario que le hizo un homosexual de 22 años: "Me dijo, mi sexualidad es importantísima y no me quiero resignar, a los 22 años, a vivir el resto de mi vida con unpreservativo puesto. ¿Que alternativa tengo?: Infectarme. Y cuanto antes me infecte y antes me trate y mantenga una carga viral indetectable, antes dejaré de sufrir por si me infecto", ha explicado Mallolas. "Cuando me lo dijo, me quedé helado", ha añadido el médico.

La terapia antirretroviral que debe seguir un infectado por el VIH cuesta a la Conselleria de Salut unos 7.000 euros al año, más los fármacos que el paciente necesita para eliminar otras infecciones ocasionales, frecuentes en estas personas.
En Catalunya reciben tratamiento antisida unas 30.000 personas. El colectivo homosexual es el único que experimenta un constante incremento en las cifras de nuevos infectados, indica Salut. 


Publicado por  elperiodico.com – Sociedad – Barcelona – 18/04/16 -

Rohani critica a los policías que velan por la "moral islámica" en Irán

Unos 7.000 agentes, mujeres y hombres de paisano, van a la caza de chicas con el hiyab mal ajustado o chicos con la musica muy alta en el coche

El presidente de Irán, el reformista Hasán Rohani, ha criticado el uso de miles de policías camuflados que pertenecen al cuerpo que vela por la moral islámica y que se dedican desde el pasado lunes a informar sobre las chicas que no llevan bien ajustado el hiyab (velo islámico) o aquellos jóvenes que ponen la música a todo volumen en el coche.
La operación policial se centra de momento solo en Teherán, capital del país, y en ella participan más de 7.000 agentes, entre mujeres y hombres. El jefe de policía ha aclarado que los agentes no tienen autorización para detener a nadie sino únicamente informar a la central de policía de los casos a través de mensajes de texto.
Preguntado sobre la operación policial, Rohani ha dicho que este tipo de decisiones no deberían de ser tomadas por el Gobierno y que mantendrá su promesa de preservar las libertad de los ciudadanos.
"Nuestro primer deber es respetar la dignidad y la personalidad de las personas. Dios ha conferido la dignidad a todos los seres humanos," ha afirmado Rohani.
La policía iraní forma parte de las Fuerzas Armadas y el cuerpo está bajo la supervisión del líder supremo, el ultraconservador ayatolá Ali Jamenei, el verdadero hombre fuerte del país.

TRADICIONALES BATIDAS

La nueva estrategia de este cuerpo policial es nueva, ya que no utilizan uniforme, y se suma a las tradicionales batidas que lleva a cabo la policía para detener a las mujeres que visten con colores llamativos, no se cubre bien el cabello o van en exceso maquilladas. Acción policial que se repite con los chicos que visten con ropa o se cortan el pelo al estilo occidental.
Rohani llegó a la presidencia de Irán en el 2013 gracias principalmente al voto de los jóvenes que confiaron que con la llegada de un presidente reformista se reducirían las estrictas normas islámicas.
Pero la línea dura del régimen se sigue imponiendo. Rohani fue muycriticado por los ultraconservadores el año pasado cuando afirmó que la polícía debía de hacer cumplir la ley más que el islam. En el 2014, afirmó que "no se puede enviar a la gente al cielo a través el látigo", un comentario que no gustó nada a Jamenei.

Publicado por elperiodico.com -  Teherán – REUTERS – 20/04/16 -

Los asesinatos de mujeres casi se duplicaron entre 2007 y 2014

El aumento en la tasa de mujeres que murieron por homicidio fue de 92.9%. Sólo en tres entidades federativas hubo una disminución en ese periodo.

Los asesinatos de mujeres aumentaron 92.9% en México entre 2007 y 2014. En esos siete años, se alcanzó el punto máximo de homicidios de mujeres registrados en las últimas tres décadas.
Sólo Quintana Roo, Aguascalientes y Yucatán pueden decir que en ese periodo redujeron la tasa de homicidios de mujeres. En el resto de los estados se cuenta otra historia: en Tamaulipas o Chiapas la cifra de asesinatos por cada 100 mil mujeres incluso se cuadruplicó, según los datos del informe “La Violencia Feminicida en México. Aproximaciones y Tendencias 1985-

Aunque el reporte —presentado por la Secretaría de Gobernación, el Instituto Nacional de las Mujeres y ONU Mujeres— intenta abordar la violencia feminicida en el país, reconoce que es imposible conocer cuántos de los homicidios de mujeres cometidos en ese periodo fueron feminicidios, pues México carece de un sistema para registrar las muertes como crímenes de género y las procuradurías locales fallan en reportarlos como tales.
La única aproximación para saber cómo ha evolucionado la violencia feminicida en el país son los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y de la Secretaría de Salud (SSA) que recopilan datos a partir de certificados de defunción.
Por ello, este informe considera las “defunciones femeninas con presunción de homicidio” como la mejor aproximación para hablar de violencia feminicida en el país.

El informe detalla que entre 1985 y 2014 se registró el asesinato de 47 mil 178 mujeres. El año más violento en ese periodo ha sido 2012, cuando 2, 761 mujeres fallecieron por homicidio.
En ese año, la tasa de asesinatos de mujeres fue de 4.6 por cada 100 mil, la más alta en las últimas tres décadas.
Y aunque durante 2013 y 2014 se registró una reducción en la tasa de homicidios de mujeres —pasó de 4.3 a 3.7—, los niveles todavía están muy por encima de 2007 —cuando hubo una tasa de 1.9—.
Es a partir de 2008 que, según el reporte de Gobernación, Inmujeres y ONU Mujeres, inicia el incremento más importante de la violencia contra las mujeres en la historia reciente.

Cómo se asesina a las mujeres
Los datos del informe sobre Violencia Feminicida indican que la mayoría de las mujeres son asesinadas en la vía pública y con arma de fuego.
Entre 2008 y 2014, la tasa de mujeres asesinadas de esa forma (1.2) se cuadruplicó en comparación con los datos de 1989.

Los asesinatos de mujeres por ahorcamiento y medios similares ocurridos en la vivienda alcanzaron su máximo en 2004, y diez años después sólo se han reducido 9%. En cuanto a muertes por objetos cortantes, los casos de 2014 duplican los registrados entre 1985 y 2005.

El reporte “La Violencia Feminicida en México. Aproximaciones y Tendencias 1985-2014” destaca que la violencia contra las mujeres “constituye una de las violaciones a los derechos humanos más reiterada, extendida y arraigada en el mundo. Impacta en la salud, la libertad, la seguridad y la vida de las mujeres y niñas”.
“Niñas, mujeres jóvenes, adultas y de edades avanzadas viven en riesgo constante de sufrir algún tipo de violencia, y prácticamente todas, en algún momento de su vida, han sido víctimas de violencia o han experimentado su amenaza por el simple hecho de ser mujeres”.

Publicado por Animal Político – México – Tania Montaldo – 20/04/16

Una de cada dos niñas se casa siendo menor de edad en Mozambique

Una madre con su bebé de dos días en el hospital de Shibuto, al Norte de Mozambique.

La antigua colonia portuguesa lanza un plan para erradicar los matrimonios infantiles

 Mozambique ha dado a conocer un plan nacional este lunes con el que pretende acabar con el matrimonio infantil, una realidad que afecta a una de cada dos niñas y que hace de la antigua colonia portuguesa uno de los países con las tasas de matrimonio infantil más altas del mundo.
A pesar de que la edad legal para contraer matrimonio en Mozambique es de 18 años, 16 con consentimiento paterno, el 14,3% de las chicas mozambiqueñas de entre 20 y 24 años se casaron antes de haber cumplido los 15, y el 48,2% antes de los 18, según el último informe de UNICEF. "Existe un vacío legal en Mozambique muy importante, porque a pesar de que tenemos una legislación que ilegaliza el matrimonio infantil, no hay una estructura institucional capaz de castigar las violaciones de esta norma", asegura Marcoluigi Corsi, representante de UNICEF en Mozambique a ELPERIÓDICO. "Hay que incidir en todos los factores que lo provocan, la reforma legal es una de las más importantes, pero no debemos olvidar que la situación sociocultural y la vulnerabilidad económica hacen que muchas familias se vean obligadas a dar a sus niñas en matrimonio porque no las pueden mantener", añade.
"El acuerdo de iniciar un plan nacional para frenar esta realidad es un motivo de celebración que debería inspirar a los demás países africanos a hacer lo mismo", asegura Albino Francisco, coordinador del Foro de la Sociedad Civil por los Derechos Infantiles en Mozambique y colaborador de la oenegé 'Niñas no Novias' en Mozambique.

PLAN DE ACCIÓN
La última iniciativa del Gobierno mozambiqueño parte de otras iniciativas previas. En 2011 el Gobierno del país, en colaboración con la sociedad civil y UNICEF, lanzaron otra campaña nacional por la 'Tolerancia Cero' a la violencia y el abuso infantil, y en 2014 una campaña a nivel provincial para tratar de combatir el matrimonio infantil. Tras estos intentos, el pasado diciembre el Consejo de Ministros aprobó la estrategia nacional de prevención y combate del matrimonio infantil con la colaboración del Ministerio de Género, infancia y Asuntos Sociales, varias agencias internacionales y diversas oenegés.
La estrategia recién aprobada cuenta con ocho pilares que pretenden tratar esta problemática de manera integral. "Tenemos que trabajar a nivel multisectorial para tener éxito. Hay que convencer a las familias de que lo que hacen no está bien, que hay otras salidas", explica Corsi. Desde la información y movilización social a una reforma del marco legal, pasando por la educación sexual y el apoyo a las niñas casadas, el Gobierno mozambiqueño pretende, en colaboración con la sociedad civil, líderes religiosos y líderes de las comunidades entre otros, evitar una situación gravemente extendida por el país que priva a las niñas de poder continuar sus estudios y tener oportunidades, y que aumenta de manera exponencial el riesgo de morir o sufrir graves daños por dar a luz antes de que sus cuerpos estén preparados.
A pesar de los avances, el celebrado plan nacional tiene algún punto flaco. "Es una gran iniciativa, pero nos preocupa que no cuente con recursos económicos, porque una campaña de información tan grande como la que se pretende hacer necesitará recursos para salir adelante. Sin embargo, algo que sí se puede empezar a trabajar es la construcción y modificación de la estructura institucional capaz de castigar las infracciones a la ley de matrimonio existente", explica Corsi.
El matrimonio infantil hace que las niñas pierdan sus posibilidades de tener un futuro, que dependan de sus maridos y sean privadas de sus derechos básicos como la salud, la educación y la seguridad, algo que a su vez provoca que aquellas niñas que se casaron porque sus padres no las podían mantener, tampoco puedan mantener a sus familias.

POBREZA Y FALTA DE EDUCACIÓN

Las causas que llevan a la mitad de las niñas de Mozambique a contraer matrimonio antes de los 18 años son muy variadas, pero según el representante de UNICEF en Mozambique, los factores más comunes son la pobreza, la cultura de las comunidades y lafalta de escuelas de educación secundaria. En diversas áreas, sobre todo en las norteñas, las niñas de tan solo nueve años, asisten aritos iniciáticos en los que aprenden a satisfacer a un hombre en la cama y a desarrollar las tareas domésticas como parte de sus cursillos preparatorios para el matrimonio. "Tenemos que conseguir que las familias vean que eso que hacen no está bien, y que si en una comunidad se detecta un caso de posible matrimonio infantil, alguién lo denuncie a las autoridades. Solo así, desde las propias familias, podremos erradicarlo de verdad", explica Corsi.
"Con una implementación total del plan establecido por el Gobierno, en una generación podríamos erradicar prácticamente esta problemática, pero tenemos que trabajar mucho la sensibilización de las familias para criminalizar el matrimonio infantil desde la base", sentencia Corsi.

 Actualmente hay más de 700 millones de mujeres que se casaron siendo menores de edad. Más de una de cada tres (aproximadamente 250 millones) se casaron antes de haber cumplido los 15. Este hecho, según UNICEF, hace que las niñas sean mucho más propensas aabandonar sus estudios, a sufrir violencia doméstica, abusos sexuales y complicaciones en el embarazo y el parto que las mujeres de más de 20 años.
Por si fuera poco, la oenegé advierte también que las posibilidades de que los niños tengan malformaciones o no sobrevivan al primer mes de vida aumentan de manera significativa cuando la madre no ha cumplido los 20 años. Según la oenegé 'Niñas no Novias' cada año 15 millones de niñas contraen matrimonio en el mundo, es decir, 28 por minuto.

Publicado por elperiodico.com – Begoña González – Barcelona – 14/04/16 -

Lo hago por tu bien: el 44% de las mujeres sufren violencia física de su pareja

Los golpes y la violencia psicológica se han normalizado al grado de que 89% de las mujeres reconoce haber sido víctima de este último tipo de agresiones. Presentamos las historias de Diana y Lorena, sobrevivientes.

Diana Alba tiene 29 años y es psicóloga, activista y mamá. Apenas hace cuatro años su vida se transformó: dejó de sentirse insegura y reconoció que durante ocho años fue víctima de violencia por parte de su pareja. Ni siquiera los golpes que le perforaron el intestino habían podido separarla del “amor”.
Después de abandonar el hospital tras esa golpiza, Diana perdonó a su novio e incluso decidieron tener un hijo. Pero, dice, “los agresores no cambian”. Los golpes continuaron hasta que un día, como parte de la capacitación para un nuevo empleo, se reconoció como víctima de violencia. “Ahí empecé a nombrarlo”, agrega. 

Ese fue el primer paso.
Descubrió también que la violencia no es exclusiva de un sector social o educativo. “Feministas o no, tenemos ese tipo de relaciones porque así nos educaron”, afirma la activista, integrante de la colectiva Las enredadas.
La frase tiene sustento: en México, 44% de las mujeres han vivido algún episodio de violencia en su vida durante una relación conyugal, según la encuesta Panorama de violencia contra las mujeres en México 2011.
Además, la violencia intrafamiliar es la décima causa de muerte de mujeres en el país.

Se trata de una violencia ejercida en el espacio más intimo por un agresor que dice sentir amor, lo que vuelve más compleja la situación. Es por eso que, dice Diana, “las mujeres, a pesar de que tenemos el conocimiento, no podemos salir de esas relaciones tan fácil”.
A pesar de vivir violencia, “no podemos nombrarla ni identificarla”. Se vive de forma “privada”. En la mayoría de los casos, la víctima ni siquiera se atreve a comentarlo con su círculo más cercano como amigas o familiares. “Piensas: ‘No tengo qué decirle a mi amiga que este tipo me está matando porque voy a ser criticada’”.
Los números lo confirman: 90% de las mujeres casadas o en unión libre que fueron violentadas por su pareja no pidieron ayuda ni no denunciaron. Sólo 10% lo hace, pero de ellas, la mitad lo hace sólo ante organismos como el DIF o el Instituto de la mujer, que no tienen facultad para someter al agresor a un proceso judicial.
“En nombre del amor nos están asesinando”, sentencia Diana cuando insiste que las mujeres deben “desmitificar el amor romántico”; es decir, reconocer que los celos no son sinónimo de amor, ni el control de la protección.

Violencia psicológica, la huella indeleble

Después de que Lorena terminó su noviazgo con Martín, él le escribió un mail de despedida que incluía frases como: “Eres una puta”, “mediocre”, “ojalá te mueras”. Cuando lo leyó, no le impactó porque lo consideró como una tontería. Pero después de varios días seguía pensando en esas palabras le retumbaban en la cabeza. Comenzó a cuestionarse si los calificativos eran verdad. “Dudé de mí”, reconoce.
Ella es una mujer independiente, con un trabajo estable y afición por el arte. Él estudia un doctorado en antropología. En un principio tenían una relación abierta, pero luego Lorena cedió a la presión para comenzar un noviazgo y eso abrió la puerta para que Martín quisiera controlarla.
Después de varias peleas ella descubrió una manera de evitar la confrontación: “Le informaba todo lo que hacía en el día: ‘ya voy al trabajo; voy a comer; ya estoy en  casa’”. Él le respondía: “Gracias por contarme todo, ya estamos funcionando mejor”.

Aún así, ella tenía que cuidar lo que decía frente a él porque podía malinterpretar sus palabras y, por ende, tener más peleas.
También criticaba que usara falda o cómo se comportaba frente a los demás. “Siempre te voy a juzgar, lo hagas bien o no. Lo hago por tu bien”, le decía. Aunque ella terminó la relación un mes después, reconoce que ni siquiera debió intentarlo por las señales de alerta.
Cuando se reencontraron después de un tiempo de no verse, él le preguntó si había estado con otra persona. Y dijo de inmediato: “Si me entero de que saliste con alguien te mato, al fin que vives sola y nadie se va a dar cuenta”. Ella lo tomó como una broma esa ocasión, pero la segunda vez que lo escuchó sintió mucho miedo.
Este tipo de violencia es de las más comunes. Según la encuesta de violencia antes mencionada, 89% de las mujeres ha sido agredida psicológicamente por su pareja; es decir, ha sufrido insultos, menosprecios, intimidaciones, imposición de tareas serviles y limitaciones para comunicarse con amigos, conocidos y familiares.

Cicatriz de guerra

Diana tiene una cicatriz que inicia en su pecho y llega hasta el vientre. Es la marca de una laparotomía a la que fue sometida luego de que los golpes de su novio le perforaron el intestino. Tenía 21 años y estuvo a punto de morir.
Ver esa marca sobre su cuerpo la hacía recordar lo que había vivido, pero desde hace tres años ha cobrado otro sentido: “Mi cicatriz es como una marca de guerra”. Es el recordatorio de que es una sobreviviente.
Superar ese episodio fue un proceso difícil y largo. Para dejar a su ex pareja tuvo que empezar a restablecer redes, a retomar las relaciones con sus amigas y familia, porque “un agresor te aisla y al principio crees que sin él no vas a poder”. Pero Diana decidió convertirse en madre soltera.
Después tuvo dos procesos psicológicos para “empoderarme y construir autoestima”.
Lleva cinco años separada, pero “apenas tiene tres años que lo superé”. Parte de los cimientos de su recuperación está en las redes de apoyo que ha construido con otras mujeres. Desde 2013, junto con otras feministas crearon la colectiva Las enredadas, una organización para visibilizar la violencia contra las mujeres en México.

Se trata de un espacio de protesta y acción por y para las mujeres porque, dice, “el Estado no va a responder ante la violencia de género cuya expresión extrema es el feminicidio. La alerta de género no está funcionando y en lugar de estar diciendo ‘mírame, hazme caso’, apostamos a organizarnos”. Las Enredadas promueven la autodefensa como una forma de combatir la violencia contra las mujeres.
“Traer tu silbato, saber técnicas de autodefensa, traer un aparato de toques, a uno la hace sentir más segura para salir a la calle vestida como quiera. Vamos a defendernos nosotras mismas porque el Estado no está respondiendo”.
En su página de internet, promueven un manual de autodefensa, que instruye cómo actuar ante ataques físicos.
Las Enredadas han realizado manifestaciones en el Estado de México para evidenciar que la problemática existe, pero que también hay colectivos de apoyo. “Mientras seamos manada nos sentimos más poderosas”, afirma Diana.


Publicado por ANIMAL POLÍTICO -  Nayeli Rodán – 15/04/|16 -

Moda de cholitas bolivianas a Semana de la Moda de NY

Esta moda llegará por primera vez será llevada a Estados Unidos, detacó la diseñadora, quien ya ha presentado sus colecciones en Europa y otros países de Suramérica.

La elegancia y colorido de la Cholita Paceña llegará a las pasarelas de la Semana de la Moda de Nueva York de la mano de una de una diseñadora especialista en tipo de prendas, se informó ayer lunes.

"Los organizadores del New York Fashion Week me han invitado a participar con la línea 'warmi' (mujer en aimara)", dijo la diseñadora Eliana Paco, distinguida dentro de la moda para cholitas.

El evento se realizará en septiembre y Paco ya está preparando las prendas que llevará a Estados Unidos.
La diseñadora de 34 años es una orgullosa mujer aymara que desde hace 11 años diseña ropa para las cholitas en La Paz.

La cholita paceña es una mujer de pollera, como también se le conoce a la mujer aymara o cholita. Se caracteriza por mostrar su poder económico mediante su vestimenta, con grandes joyas y accesorios que van desde sombreros hasta anillos en todos los dedos de las manos y atractivos ganchos para cerrar sus mantas.


Publicado por El Diario de Coahuila – La Paz (Bolivia) – AP – 19/04/16 -

Tenencia de la tierra, escurridiza para mujeres latinoamericanas

 
Blanca Molina muestra unos guisantes orgánicos recién cosechados en uno de los cuatro invernaderos que construyó con sus manos en su pequeña finca familiar en Villa Simpson, en la región de Aysén, en el sur patagónico de Chile. Crédito: Marianela Jarroud /IPS
 Las mujeres rurales de América Latina enfrentan aún graves dificultades en la tenencia de la tierra, lo que las mantiene en una situación de vulnerabilidad, pese a su peso creciente en la producción de alimentos y la seguridad alimentaria.
“Las mujeres son el grupo de personas con la mayor condición de vulnerabilidad frente al tema de la tenencia de la tierra”, confirmó a IPS la especialista Soledad Parada, asesora de Género de la oficina regional de laOrganización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con sede en la capital chilena.
Añadió que “durante largo tiempo, todas aquellas actividades que se han realizado para mejorar la situación de la tenencia de la tierra, en general, no han tomado en consideración a las mujeres”.
Como consecuencia de ello, “las mujeres acceden a la tierra ya sea por herencia o porque le fue asignada a través de alguno de los programas que ha habido de reforma agraria”, pero en todos los casos, “han salido perjudicadas”, precisó.
Como en otras regiones en desarrollo, la agricultura familiar es la principal proveedora de alimentos en América Latina, y son las mujeres las que aportan cerca de la mitad de lo que comen los 600 millones de habitantes de la región.
Se estima que la región acoge a unas 58 millones de mujeres que viven en el campo. Pero “la inmensa mayoría de la tierra, en el caso de los productores individuales, está en manos de hombres”, dijo Parada.
“Solo entre ocho y 30 por ciento de la tierra está en manos de las mujeres”, detalló, lo que significa que únicamente entre esos porcentajes, las mujeres “son productoras en el sentido económico”. El país con más mujeres a cargo de explotaciones es Chile (30 por ciento), seguido de cerca por Panamá, Ecuador y Haití. El que menos Belice (ocho por ciento) y poco mejor República Dominicana, El Salvador y Argentina.
Otro estudio de la FAO, realizado solo en un puñado de países de la región en 2012,  señala que el porcentaje de mujeres propietarias de tierras alcanza 32 por ciento en México, 27 por ciento en Paraguay, 20 por ciento en Nicaragua y 14 por ciento en Honduras.
Las mujeres propietarias, además, poseen en general los predios más pequeños y las tierras de menor calidad,  tienen menos acceso al crédito, a la asistencia técnica y a la capacitación.
“A 98 por ciento de la gente que trabaja en asistencia técnica no se le ocurre visitar a mujeres”, aseguró a IPS el especialista en tenencia de la tierra Sergio Gómez, consultor de la FAO.
Más aún, dijo, “todos los procesos formales deben tener la firma del hombre, si no, la visita no vale, pues la propiedad está a nombre de él”.
La brecha de género en la propiedad de la tierra está históricamente relacionada con factores como la preferencia masculina en la herencia, los privilegios de los hombres en el matrimonio, la tendencia a favorecer a los varones en la distribución de la tierra por parte de las  comunidades campesinas e indígenas y también de los programas estatales de redistribución.
A esto se suman los sesgos de género en el mercado de tierras.
Aura Canache, ante un establo de ovejas, en su pequeña finca ganadera de menos de una hectárea a 130 kilómetros de Caracas, en la región agrícola de Barlovento, en el centro costero de Venezuela. La dificultad de acceso al crédito hace que todos sus ingresos vayan a sostener su explotación de menos de una hectárea. Crédito: Estrella Gutiérrez/IPS
Las mujeres, por todos esos hándicaps, “han quedado explícitamente afuera”, de la propiedad de la tierra, aseveró Parada.
En México, por ejemplo, las mujeres de las zonas rurales trabajan  89 horas semanales, mientras que los hombres lo hacen solo 58, una situación que se repite en la región. Pese a ello, casi 40 por ciento de esas mujeres no tienen ingresos propios, mientras que solo 14 por ciento de los hombres están en la misma condición.
Esta desventaja se agravó en los últimos años, cuando la región experimentó un aumento considerable en el porcentaje de explotaciones agropecuarias a cargo de mujeres.
En este proceso de feminización del campo, Chile está a la cabeza de los países latinoamericanos y caribeños, con 30 por ciento de sus explotaciones agrícolas a cargo de mujeres, seguido por Panamá (29 por ciento), Ecuador (25 por ciento) y Haití (25 por ciento).
Los países en los cuales hay un menor número de explotaciones agropecuarias a cargo de las mujeres son Belice (8 por ciento), República Dominicana (10 por ciento), El Salvador (12 por ciento) y Argentina (12 por ciento).
Parada explicó que en las últimas décadas, muchos países de la región realizaron modificaciones legales en relación al acceso a la tierra con avances hacia una mayor y mejor equidad.
Es el caso de Nicaragua, donde existe una ley especial de asignación de tierras para mujeres.
“En otros países se ha avanzado en la legislación, en términos de poner como condición que si una persona es casada sean ambos cónyuges los que tienen que quedar a cargo de la tierra, y que se necesita la autorización de uno u otro para realizar cualquier transacción”, precisó.
Sin embargo, los avances no han sido suficientes, principalmente debido a que los derechos efectivos a la tierra toman en cuenta no solo el aspecto legal, sino también el reconocimiento social de estos derechos, ámbito en el que persiste la desigualdad.
“Todo esto tiene consecuencias tremendas”, enfatizó Parada.
Las manos laboriosas de Ivania Siliézar, con las semillas mejoradas de frijol cosechadas en su parcela de tres hectáreas en el departamento de San Miguel, en el oriente de El Salvador. Gracias a estas semillas criollas ha logrado duplicar su producción. Crédito: Edgardo Ayala/IPS
“El hecho de que la tierra esté mayoritariamente a nombre de los hombres, especialmente en la agricultura familiar, en la pequeña agricultura, significa una barrera tremenda para que las mujeres puedan acceder a otros tipos de beneficios”, señaló.
La chilena Alicia Muñoz, lideresa de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (Anamuri), aseguró a IPS que el derecho a la tenencia de la tierra “ha sido una de las luchas más largas y grandes que hemos dado”.
“Buscamos que se reconozca el trabajo de las mujeres, porque son ellas las que lideran en el campo, en la agricultura familiar campesina. El acceso a la tenencia de la tierra es un reclamo, una exigencia de siempre de las mujeres campesinas”, afirmó.
Para Muñoz, este es un “tema cultural” que enfrentan los países de la región y que, hasta ahora no tiene solución.
De esta forma, pese al trabajo por acortar la brecha de género en los distintos países latinoamericanos, “en agricultura, son los hombres los que hablan por las mujeres”, aseveró.
En ese contexto, Las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional, impulsadas por el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) para facilitar el diálogo y la negociación, plantean como uno de los principios de aplicación el tema de la igualdad de género.
En concreto, el documento aprobado en 2012 dentro del organismo intergubernamental, sostiene que los estados deberían asegurar que las mujeres y las niñas tienen los mismos derechos de tenencia y acceso a la tierra con independencia de su estado civil o situación marital.
Asimismo, señala que los estados “deberían considerar los obstáculos concretos que encuentran las mujeres y las niñas con relación a la tenencia y a los derechos asociados a la misma y tomar medidas para garantizar que los marcos jurídicos y de políticas, proporcionan una protección adecuada a las mujeres, así como la aplicación y el cumplimiento de las leyes que reconocen los derechos de tenencia de las mujeres”.
Y es que para el CSA, es esencial garantizar la participación de las mujeres en todos los procesos de adopción de decisiones, así como el acceso de ellas, en condiciones de igualdad, a la tierra, el agua y otros recursos naturales.
Sin embargo, para que esto se concrete, es necesario promover la presencia de las mujeres en las negociaciones, “ya sea desde el estado o desde quienes se ponen de acuerdo para aplicar las Directrices. Y ahí la FAO tiene un papel que jugar”, señaló Parada.
Coincidió Muñoz, y señaló que tanto “los gobiernos de turno como la FAO, tienen que promover la participación de las mujeres, de lo contrario seguiremos igual”.
“Nosotras amamos la tierra y la naturaleza, somos muy concretas y responsables. El conocimiento de la agricultura familiar campesina está en las mujeres, son ellas las que le ponen el hombro al campo. Ya es tiempo de que se las reconozca”, concluyó.
Publicado por IPS – Marianela Jarroud – 15/04/16 -Editado por Estrella Gutiérrez