miércoles, 13 de abril de 2016

La horrible realidad de las solteras en China.

Una mujer que supere los 25 años y no esté casada es considerada una ‘mujer sobrante’.

Es extraño ver cómo en algunas partes del mundo se tienen formas de pensar que en nuestra sociedad pueden considerarse absurdas. Tal es el caso de China, en donde una mujer que supere los 25 años y no esté casada es considerada una "mujer sobrante". Siendo el motivo de infelicidad para sus padres.

Más absurdo aún, resulta el hecho de qué en aquellas ciudades existan los "mercados de matrimonios", en donde miles de padres publican descripciones de sus hijas (altura, peso, sueldo, valores) para que puedan ser elegidas para el matrimonio.

Gran parte de las mujeres que están presentes en ese lugar (la mayoría sin saberlo) sienten una gran presión, ya que no quieren defraudar las expectativas de su familia, pero tampoco quieren aceptar un matrimonio por conveniencia.

En un video de la nueva campaña de SK-II de Procter & Gamble que ha lanzado bajo el concepto #Changedestiny es ejemplo de cómo se puede cambiar el destino de miles de chicas que viven reprimidas y desplazadas por el simple hecho de no querer casarse por obligación, preferir crecer profesionalmente a contraer matrimonio.

Sin duda alguna la pieza audiovisual nos muestra la triste realidad de todas aquellas mujeres chinas que se encuentran entre lo que quieren y lo que desean que hagan. Una mujer nunca es una "mujer sobrante", nadie está de más en este mundo y menos por esa estúpida razón.

Publicado por el Diario de Coahuila – Pekín (China) Agencias – 06/04/16 -


Las mujeres a los platos: las djs se unen contra la brecha de género

Denuncian la pasividad de los festivales ante los nuevos talentos femeninos y su papel en la desigual escena de la música electrónica
Hablamos con los directores del Sónar y del MUTEK sobre su criterio al elegir a los cabezas de cartel y la situación de las djs en comparación con sus homólogos masculinos

La dj española Fatima Hajji/ Facebook

La electrónica presume de ser la quintaesencia musical del futuro, pero en cuestión de género tiene mucho que aprender de su pasado. Cuando a la mujer solo se le permitía tocar los platos en la cocina, Delia Derbyshire los convirtió en el símbolo de la tecnología sonora de los años 50. Fue de las primeras en encontrar la armonía de los ruidos cotidianos, mezclarlos y darles forma en la esotérica banda sonora de Doctor Who. Las ingenieras de sonido británicas saltaron de su acotado cosmos e irrumpieron en la industria mucho antes de que Tony Wilson aprendiese a andar.
No se imaginarían que, medio siglo después, sus herederas son ninguneadas en los festivales de electrónica y el propio género ha borrado a sus pioneras de la memoria colectiva. Las djs protagonizan una cruzada que no parece avistar tierra santa por el momento. Durante años han sido condenadas al ostracismo o mostradas como rara avis bajo titulares bochornosos como "las djs más sexys" o "las mujeres ahora tocan techno con pantalones".
Es muy difícil generalizar en una escena tan heterogénea como la musical, pero en este caso las cifras avalan la desigualdad en cualquier coordenada geográfica. En 2015, solo un 11% de los eventos mundiales y el 18% de los sellos especializadoscontaron con mujeres en sus filas. Son porcentajes de female:presure, una red de artistas, promotoras y técnicas de sonido que trabajan en la escena electrónica de Europa y Estados Unidos. Desde la plataforma izan la objetividad como bandera y se han convertido en una suerte de registro oficial para la industria desde 2013.
Su proyecto nació con un doble propósito: poner luz sobre la génesis de la producción musical y denunciar el superávit de reyes del techno en los festivales de todo el globo. La necesidad del primero quedó patente con las declaraciones de Giorgio Moroder a la revista Harper's Bazaar. " Cuando veo los créditos del disco de una artista, me pregunto en qué medida está coproducido. Las mujeres componen bien, pero puede que no sean lo suficientemente fuertes para ser buenas productoras". Los argumentos que esgrimió el padre padrone de la música disco no son más que un reflejo de la mentalidad de las altas esferas.

Los festivales españoles en el punto de mira

Desde female:pressure subrayan la necesidad de que los festivales actúen como altavoz de sus representadas. Pero cada verano se dan de bruces con unos carteles estáticos que obvian las propuestas femeninas en la electrónica. La plataforma se ha estudiado con ganas el cuadro español y destaca en sus informes algunos de nuestros eventos más célebres, como el Sónar, MUTEK o el LEV. Y aunque salen mejor parados que sus vecinos internacionales -junto al Berlín Music Week y el Free Rotation del Reino Unido-, las estadísticas están lejos de mostrar paridad. 
"El valor reside en lo artístico, no en el sexo de la persona que está detrás del proyecto", defiende Enric Palau, director de programación del Sónar. Este mensaje planea sobre otras oficinas centrales de la escena techno, donde dicen no ser conscientes de la desigualdad. "La representación femenina está en un punto muy fuerte. Ellen Allien, Laurel Halo, Miss Kitten, Tama Sumo o Sonja Moonear, por nombrar algunas, son la prueba de ello", enumera Alberto Nerone, director de MUTEK.
Ambos organizadores aluden a la calidad como única vara de medir la oferta de los sellos, pero también presumen de su aportación a la causa. "Creemos en la feminidad sumada al talento y hacemos un destacado específico. Es nuestro granito de arena", dice Palau. El Sónar 'despuntó' en 2015 cuando llamó a una veintena de mujeres a sus filas para encabezar el cartel. Algo nunca visto en sus 23 primaveras. Este año cuentan con Anhoni,  la primera mujer transexual nominada a un Oscar por su música, pero la representación total ha caído en comparación. "Están ahí y son grandes prescriptoras, pero pierden en cantidad respecto a los hombres". 
Sin embargo, no se plantean la posibilidad de que las artistas se reúnan para fundar sus propios sellos y protagonizar festivales con un telón de fondo feminista. "No creo que haya ninguna discriminación o brecha, y tampoco creo que deban existir agencias o festivales para artistas femeninas, igual que me parecería mal en el caso contrario", espeta el programador del Sónar. El homólogo de Palau en el MUTEK apoya su tesis. "Hemos tenido el reclamo de programar un escenario solo de mujeres y la verdad es que al final no nos ha encajado, porque fomentaría este debate, esta brecha", opina Nerone con menos contundencia.

La unión hace la fuerza

Estas opiniones han fomentado un cambio de rumbo que ya está siendo capitaneado por las profesionales. Donde unos ceden la responsabilidad a los medios de comunicación y otros culpan a los estereotipos de la sociedad, las mujeres han decidido abandonar el rol de rescatadas para convertirse en sus propias heroínas. 
Tres djs de Nueva York se cansaron de los desplantes en los sellos y de la diferencia salarial cuando pinchaban en las discotecas junto a otros hombres. Christine Tran, Emma Olson y Frankie Hutchinson identifican la raíz del problema en los capos de raza blanca que ocupan los sillones de los grandes sellos neoyorquinos. Después de sufrir un trato paternalista durante años en sus respectivas agencias, abandonaron y fundaron Discwoman, una plataforma para descubrir y representar a mujeres en el house, techno y el clubbing.
Su compromiso no solo atiende al feminismo, pues también buscan dar una oportunidad a los talentos queer, transexuales o cisgénero. Enarbolan la ideología colectiva de que juntas hacen más ruido y abogan por el descaro frente a los que llaman "cerebros lobotomizados" por la sociedad. La geografía no ha sido un obstáculo para este triunvirato y sus ecos han llegado hasta otras iniciativas como TGAF en París, Mahoyo en Estocolmo y Born N Bread en Londres. 

¿Y España dónde queda?

La publicación especializada Vicious Magazine anunció a bombo y platillo que "el arte no entiende de géneros". En febrero dedicaron todo un monográfico a las féminas de la industria, liderado por Nicole Moudaber, y decidieron tomar las riendas del debate. Además,  el proyecto  She Makes Noise ya denunció el año pasado  la postergación de las mujeres en la música electrónica. Ahora su fundadora teme que los festivales se apropien del feminismo como bandera sin impulsar una verdadera campaña de concienciación. "Es un tema delicado porque de repente los medios y la industria se interesan por algo y lo hacen suyo, cuando en realidad pertenece a la lucha de las mujeres día tras día y a la escenaunderground", dice Natalia Piñuel, mientras asegura que es una moda que pasará de largo. 
"Las mujeres que producen música siguen ahí, pero hay una pereza absoluta a la hora de contar con ellas y llegar a sus propuestas", y critica el monopolio de los hombres en la cúspide de la industria. "Mientras que esos puestos de poder estén restringidos, las propuestas de las artistas seguirán relegadas a un segundo plano respecto a las de sus coétaneos masculinos".
"Existe un problema estructural, las chicas tienen un miedo intrínseco a 'hacer cosas' que la sociedad ha relacionado con los hombres. Y el mundo de la electrónica es muy de hombres y muy machista"
Piñuel coincide con los embajadores del Sónar y el MUTEK en que hay una gran cantidad de mujeres que producen música electrónica y la gran mayoría de ellas son de interés y calidad. Pero no entiende que estos grandes eventos no encuentren un número suficiente para representar, si no la mitad de su cartel, a más de diez o veinte. " El programador tiene la capacidad de cambiar las cosas. Si no programa a las artistas, el público no las conoce y no puede generar esa demanda para que ellas sean también cabezas de cartel y llenen las salas", defiende.
Por último hace un llamado sobre el conocido techo de cristal. "Existe un problema estructural, las chicas tienen un miedo intrínseco a hacer cosas que la sociedad ha relacionado con los hombres. Y el mundo de la electrónica es muy de hombres y muy machista". Por eso son importantes los proyectos patrios como su  She Makes Noise y las clases de historia que recuperan a referentes fantásticos como Delia Derbyshire
"El panorama está dominado por gilipollas egomaníacos", lanzó Trevor Jackson en una entrevista con El Mundo. Sus protagonistas son conscientes de la tramoya detrás de las luces de neón y los aires de modernidad. También de su asignatura pendiente con la igualdad de género: conseguir una ración equitativa de mujeres a los samplers.
Publicado por eldiario.es – Mónica Zas Marcos – 10/04/16 -

Narcomujeres, dueñas de las cárceles en Panamá

827 féminas están detenidas por posesión ilícita, venta y tráfico internacional de drogas
DELITOS
Patricia* se preparaba para abordar el avión, pero justo antes de pasar por el chequeo de Migración fue detenida. El motivo: llevaba droga adherida a su cuerpo.
Esta mujer de 36 años hoy en día forma parte de las 827 mujeres que están detenidas en las cárceles panameñas por delitos contra la seguridad colectiva.
Este tipo de delitos incluyen: posesión ilícita y tráfico de drogas o armas.
De esa cantidad, 162 están presas por la venta y tráfico internacional de droga; el resto (665) están privadas de libertad por delitos contra la seguridad colectiva.
Las 827 mujeres representan el 67% de las 1,236 detenidas en todo el país.
Según informes de la dirección del Sistema Penitenciario, estos delitos son los más cometidos por las mujeres en Panamá.
Las estadísticas muestran que el robo y los delitos contra el patrimonio siguen en la lista con 170 reclusas.
Para Tirso Castillo, sociólogo y criminólogo del Observatorio de Violencia del Sistema Integrado de Estadísticas Criminales (SIEC), es común que estos tipos de delitos sean aquellos por los que las mujeres son encarceladas, pues generalmente son las que se dedican al trasiego de drogas.
‘Son usadas como 'mulas' para transportar la droga, la ingieren o la llevan en su equipaje', dijo.
Resaltó que estas féminas, por lo general, son extranjeras procedentes de Colombia, Perú y países de Centroamérica y Europa.
Pero esta es solo una cara de la moneda, pues aunque las panameñas muy poco se dedican a ser 'mulas', en el delito que sí incurren es en el 'narcomenudeo'; es decir, la venta de droga al detal como la marihuana, crispy, el crack (piedra) y la cocaína, destacó Castillo.
El perfil
Las 'narcomujeres', a pesar de no ser pandilleras per se , tienen un vínculo con el pandillerismo. Castillo afirma que son madres, hermanas, esposas, hijas o amigas de pandilleros y que, gracias a la relación afectiva entre ellos, se les hace más fácil convencerlas de entrar al mundo de las drogas.
La psiquiatra Juana Herrera, del Instituto Nacional de Salud Mental, coincide con Castillo y señala que la mujer crea ese vínculo afectivo debido a una conducta predisponente.
Esto significa que son mujeres, hijas de padres alcohólicos, drogadictos o delincuentes, que siguen un patrón aprendido desde la infancia.
La situación de las detenidas por robo, hurto y estafa es un poco diferente. En estos casos las mujeres buscan un ingreso propio y utilizan sus dotes femeninos para hurtar, principalmente a hombres.
Otros delitos
Aunque solo representan el 9.7% de las faltas cometidas por mujeres (121), los homicidios también tienen su razón de ser. En el caso de Panamá, el 90% se relaciona a la defensa personal, según Castillo.
El especialista señala que las homicidas tienen poco que ver con el crimen organizado y se caracterizan por ser víctimas de maltrato o matan por venganza. Otro porcentaje de estos asesinatos se vincula con los celos y la infidelidad. "Las mujeres no perdonan la traición", precisó el sociólogo.(*Nombre ficticio).

Publicado por EL SIGLO – Panamá – Judit Peña – 11/04/16 -

Polémica en el judaísmo tras la primera boda gay religiosa Una unión entre mujeres que genera un fuerte debate

Romina Charur y Victoria Escobar se casaron el domingo en el templo judío NCI Emanu El, y se transformaron en la primera pareja del mismo sexo en celebrar una boda religiosa en Latinoamérica. Las repercusiones y la polémica no tardaron en llegar. Dentro de la colectividad, ayer aparecieron voces que se oponen fervientemente a la unión de estas dos mujeres, mientras que otros se manifestaron a favor. Y también hubo posturas intermedias. Pese a las críticas de los sectores más ortodoxos, el próximo domingo otra comunidad judía casará también en una sinagoga a dos hombres.
Distintos sectores dicen que es opuesta a la Torá, el libro sagrado. Otros la defienden y creen que hay que aggiornarse.
 Abraham Skorka, rector del Seminario Rabínico Latinoamericano y rabino de Benei Tikva, pertenece al sector conservador de la colectividad, que sostiene una mayor apertura que los ortodoxos. Le dijo a Clarín que si bien respeta a las parejas homosexuales, considera que es “imposible institucionalizar su unión”. “En el judaísmo hay distintas corrientes y si alguna cree que hay que concretar estos lazos, bueno, allá ella. Pero yo no lo comparto. Cuando el Papa Francisco era Bergoglio, el arzobispo de Buenos Aires, analizamos el tema y coincidimos en que no existe la posibilidad de realizar una ceremonia de estas características”, resumió Skorka. Y agregó que una cosa es que “dos personas del mismo sexo quieran hacer su vida juntos” y otra es la “institución del matrimonio, para la que se necesitan un hombre y una mujer, según la Torá”.
Desde la corriente ortodoxa fueron más duros aún. Fuentes del sector con mucho peso político dentro la colectividad pero que prefirieron no identificarse, consideraron a la boda “un escándalo” y aseguraron: “No se realizó ningún matrimonio, ya que un evento de este tipo es contrario a la voluntad del creador. “Este tema no está sujeto a interpretación porque las fuentes bíblicas condenan las relaciones entre personas del mismo sexo. La unión matrimonial debe darse entre un hombre y una mujer y ningún niño puede tener dos madres o dos padres”, agregaron.
Dentro del sector que adhirió a la Responsa del “Committe of Jewish Law and Standards” de la Asamblea Rabínica del Movimiento Conservador –que en 2006 había conferido a las parejas gays la posibilidad de casarse bajo el ritual judío–, también se escucharon diferentes posturas. Ari Bursztein, rabino de la Fundación Judaica, de la que forma parte NCI Emanu El, contó que si bien fue él quien le manifestó a Romina y Victoria que existía una posibilidad de que el movimiento conservador aceptara su unión religiosa, en lo personal no está de acuerdo con ella. “Creo que en toda responsa debe haber una proporción razonable entre ideología y fuentes. Y, en este caso, a pesar de que me parece una causa justa, noto mucha ideología y poco trabajo con respecto a lo textual”, resaltó. Aunque se mostró abierto a “ser convencido, si es que le acercan argumentos que respalden una unión de este tipo”.
En tanto, Adrian Herbst, rabino del templo NCI Emanu El y uno de los impulsores del casamiento religioso entre las mujeres, defendió la postura adoptada y sostuvo que “es necesario aggiornarse a los tiempos actuales”. “Es cierto que hay partes del texto bíblico que prohíben la homosexualidad. Aunque también hay fragmentos que avalan la esclavitud o consideran que una persona sorda tiene menos derechos. Eso se podía pensar hace 5.000 años, pero hoy nadie puede sostenerlo. Yo entiendo al judaísmo como una película, como algo dinámico. No como una foto intocable”, expresó Herbst. Y agregó: “Hoy el mundo cambió, por lo que creo que es tiempo de contemporaneizar las fuentes, teniendo en cuenta que mi objetivo es acompañar a las personas para que puedan vivir como judías, sin importar de quién se enamoren”.
El rabino Sergio Bergman, ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, también se refirió al tema. “Yo no celebro en la sinagoga este tipo de ceremonias y tampoco apoyé el matrimonio igualitario, aunque acepto la libertad de elección de gays y lesbianas. Sin embargo, en mi opinión, el matrimonio está instituido por la tradición religiosa como entre un hombre y una mujer”, remarcó Bergman, que aclaró que su postura “no condena ni censura a otras instituciones y rabinos que piensen y practiquen distintas cosmovisiones”. 
Publicado por Diario Clarín – Argentina – Sociedad – Paula Galinsky – 12/04/16 -

Esta es la diputada británica que usa sus vacaciones para operar a enfermas de cáncer en los territorios palestinos La doctora Whitford es parlamentaria por una circunscripción escocesa


La diputada británica Philippa Whitford realiza una operación a una paciente palestina en Jerusalén.

Los diputados británicos acostumbran a emplear las vacaciones parlamentarias para sacar adelante el papeleo atrasado, peroPhilippa Whitford ha preferido hacer más de 3.000 kilómetros para operar a mujeres afectadas de cáncer de mama en losterritorios palestinos.
Esta especialista en cáncer, que accedió al Parlamento británico en el 2015 como diputada electa por una circunscripción del sudoeste de Escocia, realizó la semana pasada cuatro intervenciones quirúrjicas en Cisjordania.
Una de las mujeres intervenidas sufría un cáncer "en un estado muy avanzado", segúne relara la cirujana, de 57 años. "La operación ha sido difícil; sabíamos que iba a ser así", declara, añadiendo que, según los primeros resultados, la intervención fue un éxito. Whitford se desplazó después a Gaza, donde impartió clases a los profesionales de los hospitales de la franja.

NACIONALISTA ESCOCESA

Esta miembro del Partido Nacional Escocés asegura sentirse obligada a ofercer su ayuda ante las carencias en la lucha contra el cáncer en los territorios palestinos, que sufren de falta de recursos, de organización y que padecen restricciones por parte de Israel.
En Gaza, el cáncer de mama mata a más mujeres que cualquier otro tipo de cáncer, según un informe del 2011 de la Harvard Medical School. La tasa de recidiva es dos veces mayor que la del Reino Unido, según la diputada escocesa.
Además, por falta de formación y de equipos técnicos, los médicos de Gaza acostumbran a quitar todo el seno en muchas operaciones por las que en el Reino Unido solo se retiraría la parte afectada. Las enfermas sufren también la escasez de medicamentos. Además, el acceso a la radioterapia es muy limitado.

OBSTÁCULO EVITADO

Por su parte, el Gobierno de Israel sostiene que acoje en sus hospitales a título humanitario a los enfermos de Gaza y de la Cisjordania ocupada. Más de 120.000 palestinos, principalmente de Cisjordania, entraron en Israel en el 2015 para recibir tratamiento médico, según las autoridades israelís.
Pese a que desde el 2009 ninguna delegación de parlamentarios británicos ha recibido permiso de Israel para entrar en gaza, la doctora Whitford ha salvado el obstáculo pidiendo su permiso como facultativa. Para ella, ha supuesto un regreso al pasado, pues a principios de los 90 ya trabajó como cirujana en Gaza durante 18 meses con la organización británica Medical Aid for the Palestinians. "Ha sido como volver a casa", ha explicado.
Publicado por elperiodico.com – France Press/Gaza – 09/04/16 -



El acoso en las universidades, cuando las bromas e insinuaciones suben de tono

Alumnas de universidades públicas y privadas que han sufrido acoso y violencia sexual crean organizaciones para prevenir y denunciar estos delitos. Sin embargo, los casos siguen creciendo.
De acuerdo con el artículo 179 del Código Penal del Distrito Federal, se considera responsable de acoso sexual a quien solicite favores sexuales o realice una conducta de naturaleza sexual indeseable para quien la recibe.Omar Bobadilla (@obobadilla)

Jimena acomodaba los documentos de un archivo, como parte de sus tareas de becaria,  cuando un ayudante de profesor se acercó y le jaló el gorro de la sudadera. Ella se asustó. “Si así te pones por esto, como te vas a poner si te agarro una nalga”, le dijo él.
Durante tres meses la estudiante universitaria había sufrido acoso que iba en aumento. Al principio habían sido insinuaciones disfrazadas de bromas: “Coquetéame para que firme tu servicio”. Después,  mensajes telefónicos: “¿Me darías un beso?”. No quiso comprobar de qué sería capaz después, así que lo denunció.
Jimena cuenta el acecho con voz entrecortada pero contiene las lágrimas. Ya lloró demasiado el año pasado, mientras pasaba por un periodo de depresión al mismo tiempo que era víctima de acoso.

Después del acoso, la joven abandonó el servicio social, pero no le dijo a nadie por qué. Ocho meses después se atrevió a contarle a una profesora de lo sucedido y se enteró que había sido víctima del delito de acoso sexual, y que podía denunciarlo.
Dice que, al principio, hizo la denuncia en el departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Iberoamericana, la institución privada donde estudia.
Avanzó a la siguiente instancia: la Procuraduría de Derechos Universitarios, que investigó el caso y organizó un careo con el agresor. Tres semanas después, emitió una resolución en la que reconocía un “acercamiento no consensuado”, pero no más. La estudiante sólo debía recibir una disculpa que firmó el director de la facultad de Ciencias Políticas y Administración Publica, Enrique Gutiérrez.
“Yo tenía que seguir yendo a mi clase y él también”, dice Jimena. Agrega que tuvo varias crisis nerviosas y un desmayo en el salón después de una de las tantas sonrisas burlonas que él le dirigía. El ayudante de profesor finalmente dejó de asistir a la clase durante los últimos dos meses del semestre, pero sigue trabajando en la universidad.

En febrero pasado ella lo denunció ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal e hizo público su caso en redes sociales porque, dice, ha comprobado que el acoso sexual dentro de las escuelas es más común de lo que parece y las víctimas no deben callarlo.
Animal Político solicitó a la Universidad Iberoamericana su posición al respecto, pero la respuesta fue que prefería no emitir ninguna comunicación por tratarse de una denuncia en proceso.   

Acción contra el acoso 
En el proceso de denuncia Jimena conoció a Javiera, estudiante de Psicología de la misma Universidad Iberoamericana que también fue acosada por un profesor: le dijo que podía subir su 9.6 de promedio a 10 “a cambio de hacer algo más”.
Aunque denunció, las autoridades universitarias desecharon su queja porque no había pruebas: había borrado los mensajes de texto. Ante lo que acusa como inacción institucional, Javiera formó la organización estudiantil Escucha, que imparte pláticas en preparatorias para informar sobre el acoso sexual.

Jimena, propuso a la universidad emprender la campaña No es no, dirigida a estudiantes para identificar el acoso, pero nunca prosperó. Por eso ella, con otras alumnas hicieron la campaña en Facebook y Twitter, para que otras víctimas se atrevan a denunciar y, sobre todo, para que identifiquen el acoso sexual.
Señalan que debe quedar muy claro que recibir mensajes, “bromas” o insinuaciones por parte de alguna autoridad o compañero que hagan a una mujer sentir incómoda no es normal. Se trata de un delito que debe ser denunciado e investigado.
“Queremos que la universidad rectifique, que tome los valores y la visión humanista que la compone y ponga atención a las víctimas”, afirma Jimena.

Cuando la denuncia es insuficiente 
El pasado 7 de abril  Mariana realizaba un trámite de titulación en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, de la UNAM. Minutos antes había sentido la mirada de un hombre que no parecía estudiante. Ya en la ventanilla, mientras firmaba papeles, se dio cuenta que el tipo estaba grabando con su celular por debajo de su falda.
Su primera reacción fue patearlo. El hombre sólo se preocupó por recuperar su celular y algunos vendedores de la explanada acudieron a auxiliarlo. Otros estudiantes se dieron cuenta de lo que había ocurrido e impidieron que se escapara. Lo llevaron al departamento jurídico de la universidad.

En su celular había fotografías y videos de más jóvenes grabados de la misma forma. “Discúlpame, no sé que tengo en la cabeza”, le dijo el hombre a Mariana. Pudo entrar al campus gracias a una credencial vieja del Colegio de Ciencias y Humanidades.
La gente del departamento jurídico le preguntó a Mariana si quería interponer la denuncia ante el Ministerio Público. “Por lo que ha pasado, por el caso de Gabriela(estudiante de la FES que sufrió el mismo tipo de acoso), dije que sí”, recuerda.
Al hombre se lo llevaron en una patrulla, pero durante el trayecto al Ministerio Público de Naucalpan, Estado de México, los policías no le quitaron el celular. Así que tuvo tiempo de borrar todas las imágenes y videos.

La joven interpuso la denuncia por acoso sexual y los agentes le dijeron que no era necesario que acudiera a otra audiencia prevista para el sábado porque “no saldría”. Sin embargo, el sábado 9 de abril los abogados de la universidad le informaron que el detenido había sido liberado porque no había evidencia para inculparlo.
La primera acción de la joven fue borrar sus redes sociales: “Me da miedo que me busque”. En su Facebook había publicado una foto del agresor y contado su caso.
Tampoco piensa regresar a universidad porque los vendedores ambulantes dentro del campus son amigos de esa persona son. “Mis amigos han preguntado y los vendedores me tienen identificada”, dice.  Hasta el momento, no ha recibido ningún tipo de ayuda de ninguna institución.

Para entender el acoso
De acuerdo con el artículo 179 del Código Penal del Distrito Federal, se considera responsable de acoso sexual a quien solicite favores sexuales o realice una conducta de naturaleza sexual indeseable para quien la recibe y podría tener una pena de uno a tres años de prisión.
Además, si existe una relación jerárquica, derivada de relaciones laborales, docentes, domésticas o cualquier subordinación entre la persona agresora y la víctima, la pena se incrementará en una tercera parte.

Publicado por Animal Político – México – Nayeli Roldán – 12/04/16 -

Boko Haram multiplica por diez el uso de niños en atentados suicidas en África Occidental

El grupo islamista nigeriano ha pasado de utilizar a cuatro menores en ataques kamikazes en el 2014 a 44 al año siguiente.
Fati, una niña nigeriana de 15 años que escapó a un secuestro de Boko Haram, en un campo de refugiados del norte de Camerún, el pasado 5 de abril.

El número de 
ataques suicidas perpetrados por menores y atribuidos al grupo islamista nigeriano Boko Haram se ha multiplicado por diez en el último año, según ha denunciado este martes el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef). De cuatro niños utilizados en ataques kamikazes en el 2014 se pasó a 44 al año siguiente, según Unicef, que ha recogido los datos en Nigeria, Camerún, Chad y Níger, países en los que actúa esta organización yihadista afiliada al Estado Islámico (EI).
Más del 75% de estas víctimas infantiles son niñas, ha remarcado Unicef en su informe 'Más allá de Chibok', publicado con motivo del segundo aniversario del masivo secuestro de más de 200 niñas de una escuela secundaria de Chibok (noreste de Nigeria) por parte de Boko Haram, que en su día suscitó una ola de indignación mundial.
"Seamos claros: estos niños son víctimas, no infractores", ha afirmado Manuel Fontaine, director regional de Unicef paraÁfrica Occidental y Central. "Engañar a los niños y obligarles a cometer actos mortales ha sido uno de los aspectos más terribles de la violencia que sacude Nigeria y los países vecinos", ha añadido.
Los menores son utilizados por los terroristas como hombres bomba. En ocasiones los niños, algunos de tan solo ocho años, ni siquiera saben que cargan con explosivos, que son activados a distancia. Las últimas derrotas miltares de este grupo yihadista, socio del Estado Islámico, le ha llevado a potenciar el uso de los menores para cometer los atentados, principalmente en lugares muy concurridos, como mercados, restaurantes o mezquitas.

DE NIGERIA A CAMERÚN

Desde enero del 2014, el extremo norte de Camerún, regularmente golpeado por Boko Haram, ha registrado el mayor número de atentados suicidas llevados a cabo por menores (21), seguido por Nigeria (17) y Chad (2). Unicef ha constatado que, en los dos últimos años, casi uno de cada cinco autores de atentados suicidas era menor de edad.
Este fenómeno "ha creado una atmósfera de miedo y sospecha que ha tenido consecuencias devastadoras" para los menores, ha señalado Fontaine, especialmente para las niñas que sobrevivieron al cautiverio y a la violencia sexual de Boko Haram en el noreste de Nigeria.


ESTIGMATIZACIÓN Y DISCRIMINACIÓN

Además, los niños que consiguen escapar o son liberados a menudo son considerados como amenazas potenciales a la seguridad, mientras que los que nacen como consecuencia de la violencia sexual también sufren estigmatización y discriminación en sus propias aldeas, en las comunidades de acogida y en los campamentos para desplazados internos.
"A medida que los ataques suicidas en los que participan niños y niñas se vuelven más frecuentes, algunas comunidades están empezando a ver a los niños como una amenaza a su seguridad", ha lamentado Fontaine.

El número de 
ataques suicidas perpetrados por menores y atribuidos al grupo islamista nigeriano Boko Haram se ha multiplicado por diez en el último año, según ha denunciado este martes el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef). De cuatro niños utilizados en ataques kamikazes en el 2014 se pasó a 44 al año siguiente, según Unicef, que ha recogido los datos en Nigeria, Camerún, Chad y Níger, países en los que actúa esta organización yihadista afiliada al Estado Islámico (EI).

Más del 75% de estas víctimas infantiles son niñas, ha remarcado Unicef en su informe 'Más allá de Chibok', publicado con motivo del segundo aniversario del masivo secuestro de más de 200 niñas de una escuela secundaria de Chibok (noreste de Nigeria) por parte de Boko Haram, que en su día suscitó una ola de indignación mundial.
"Seamos claros: estos niños son víctimas, no infractores", ha afirmado Manuel Fontaine, director regional de Unicef paraÁfrica Occidental y Central. "Engañar a los niños y obligarles a cometer actos mortales ha sido uno de los aspectos más terribles de la violencia que sacude Nigeria y los países vecinos", ha añadido.

Los menores son utilizados por los terroristas como hombres bomba. En ocasiones los niños, algunos de tan solo ocho años, ni siquiera saben que cargan con explosivos, que son activados a distancia. Las últimas derrotas miltares de este grupo yihadista, socio del Estado Islámico, le ha llevado a potenciar el uso de los menores para cometer los atentados, principalmente en lugares muy concurridos, como mercados, restaurantes o mezquitas.

DE NIGERIA A CAMERÚN

Desde enero del 2014, el extremo norte de Camerún, regularmente golpeado por Boko Haram, ha registrado el mayor número de atentados suicidas llevados a cabo por menores (21), seguido por Nigeria (17) y Chad (2). Unicef ha constatado que, en los dos últimos años, casi uno de cada cinco autores de atentados suicidas era menor de edad.
Este fenómeno "ha creado una atmósfera de miedo y sospecha que ha tenido consecuencias devastadoras" para los menores, ha señalado Fontaine, especialmente para las niñas que sobrevivieron al cautiverio y a la violencia sexual de Boko Haram en el noreste de Nigeria.


ESTIGMATIZACIÓN Y DISCRIMINACIÓN

Además, los niños que consiguen escapar o son liberados a menudo son considerados como amenazas potenciales a la seguridad, mientras que los que nacen como consecuencia de la violencia sexual también sufren estigmatización y discriminación en sus propias aldeas, en las comunidades de acogida y en los campamentos para desplazados internos.
"A medida que los ataques suicidas en los que participan niños y niñas se vuelven más frecuentes, algunas comunidades están empezando a ver a los niños como una amenaza a su seguridad", ha lamentado Fontaine.

Publicado por elperiodico.com – Nairobi – Redacción – 12/04/16 -