martes, 20 de diciembre de 2016

Argentina: Mujeres en las cárceles



La vulnerabilidad de las mujeres en nuestro país se registra en diferentes ámbitos, principalmente en el de la violencia de género, pero también en situaciones procesales. De acuerdo con un estudio presentado por el Mecanismo Nacional de Prevención y Tortura (MNPT), el 74% de las mujeres privadas de la libertad aún no cuenta con una condena, lo que representa un porcentaje realmente alto. Los datos corresponden a un trabajo realizado en el 2015, pero se estima que el nivel no fue disminuido este año, brindando así un panorama nada alentador del trabajo de la Justicia en este campo, el de la definición de los casos judiciales, que también se da en la penitenciarías de varones.
Precisamente este punto es considerado en el estudio, en el que se menciona que, en este sentido, la situación de las mujeres se alinea con la situación que se observa en el resto del sistema penitenciario de la República, en el que una alta proporción de “presos sin condena” (77,5% del total de la población adulta privada de la libertad para octubre del 2015) caracteriza la situación de los establecimientos penales.
Estos datos indudablemente deben generan una discusión profunda sobre el sistema judicial, que sigue causando dudas respecto a su funcionamiento.
El indicador de “presos o presas sin condena” revela el preocupante abuso de la prisión preventiva como un instrumento de seguridad y de control interno, a despecho del derecho de las personas a ser juzgadas sin demora o –en su defecto– ser puestas en libertad, puntualiza el estudio realizado por el MNPT, haciendo énfasis en la necesidad de encontrar un equilibrio más justo para impartir justicia.
En este mismo contexto, cabe recordar que Paraguay –detalla el estudio– se ubica en el décimo lugar a nivel mundial en la proporción de presos sin condena y en el segundo lugar en ese mismo indicador a nivel sudamericano, de acuerdo a un reporte del año 2012.
Seis de cada diez mujeres se encuentran recluidas en el sistema penitenciario por una causa de narcotráfico y esta tendencia se observa en casi todas las penitenciarías y circunscripciones judiciales de la República.
Respecto al caso de las mujeres en prisión, se detalla que mayormente se encuentran privadas de libertad por hechos punibles definidos en la Ley N° 1.340/88 y sus modificaciones, es decir por casos de microtráfico, posesión de sustancias estupefacientes y similares. Seis de cada diez mujeres se encuentran recluidas en el sistema penitenciario por una causa de narcotráfico y esta tendencia se observa en casi todas las penitenciarías y circunscripciones judiciales de la República, dice el informe.
Llama poderosamente la atención este dato y es para un análisis profundo sobre las causas por las que las mujeres se involucran en este delito. En el aspecto de ayuda social, el 17,2% de las mujeres privadas de la libertad manifestó ser beneficiaria o pertenecer a un hogar en el que algún miembro recibe al menos 1 programa de transferencia, como ser Tekoporã, Abrazo o Adultos Mayores, lo que destaca que este tipo de ayudas puede ser un alivio para las familias que caen en desgracia por las situaciones penales de sus integrantes.
Otro dato relevante del informe es que las penitenciarías que albergan las mayores cantidades de niños y niñas que están con sus madres son las penitenciarías de Pedro Juan Caballero con el 20%, San Pedro con 17,6% y Misiones con el 11,1%. Aunque es un dato desgarrador, se convierte en una realidad que debe ser tomada como punto de análisis para considerar qué tipo de acciones se pueden realizar para que los menores estén en condiciones adecuadas.
Entre los aspectos más negativos planteados en el informe, además del alto porcentaje de mujeres sin condena, se encuentran los castigos. Sobre el punto, se describe que en cuatro establecimientos penitenciarios se dieron alegaciones de traslados de penitenciaría como forma de castigo. Detalla que los casos de suspensión de visitas llegaron a un 37%, encierro en celdas 31%, aislamiento 9%, trabajo forzoso 8% y traslado a otra penitenciaría 5%.
La situación de las mujeres en las cárceles debe ser analizada de una manera transversal por las instituciones del Estado, para impulsar acciones que permitan la reinserción de las mismas. Los esfuerzos que se puedan desarrollar desde un solo ámbito, como el del sistema penitenciario, no bastarán para dar solución a este drama. El trabajo debe ser integral, no solo en el trato y las condiciones en las que están, sino por sobre todo con el cumplimiento de la responsabilidad de la Justicia en dirimir los casos judiciales en los plazos procesales que corresponden.

Publicado por Diario La Nación – Argentina – 15/12/16 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario