martes, 8 de noviembre de 2016

La desigualdad entre hombres y mujeres es algo común en las leyes en todo el mundo


Un grupo de adolescentes juegan en Sudán del Sur – EP –
La desigualad entre hombres y mujeres no es sólo una cuestión cultural, sino que sigue incrustada en las legislaciones de muchos de los países del mundo. Estas restricciones legales impiden a las mujeres abrir una empresa, obtener un empleo, tener bienes a su nombre e, incluso, otorgar la nacionalidad a sus hijos. Desde 2014, 65 países adoptaron 94 reformas con el fin de incrementar las oportunidades económicas de las mujeres. La reducción de la brecha llega poco a poco.

La desigualdad legal por razón de género es algo "común" en 155 de las 173 economías incluidas en el estudio Mujer, Empresa y el Derecho 2016, elaborado por el Banco Mundial. En todas ellas existe al menos una ley que restringe las oportunidades económicas de las mujeres, lo que supone que en el 90% de los países del mundo están presentes estas diferencias, según concluye el informe.




Más de treinta países del mundo tienen más de diez restricciones legales que afectan a las mujeres
El informe sólo deja 21 países fuera del análisis y detecta en el resto un total de 943 disposiciones legales que diferencian por razón de género. Las disparidades analizadas en esta cuarta edición del documento se refieren a siete indicadores: el acceso a las instituciones, uso de la propiedad, obtención de empleo, incentivos al trabajo, presencia en los tribunales, obtención de crédito y protección de la mujer contra la violencia. Las restricciones laborales son las más numerosas y están presentes en 100 economías del mundo
Una treintena de países del total analizados incluyen 10 o más diferencias legales entre hombres y mujeres en sus leyes. Estos se encuentran repartidos por Oriente Medio y el Norte de África (18 países), África Subsahariana (8), Asia Oriental y el Pacífico (2) y Asia Meridional (2). España se encuentra entre las 18 economías donde no existe diferencia alguna junto a Armenia, Canadá, República Dominicana, Estonia. Hungría, Kosovo, Malata, México, Namibia, Países Bajos, Nueva Zelanda, Perú, Puerto Rico, Serbia, República Eslovaca, Sudáfrica y Taiwán. 
Las restricciones más llamativas
En el mundo aún existen países donde las mujeres casadas no pueden tener pasaporte o documento nacional de identidad, elegir dónde vivir, transmitir la ciudadanía a sus hijos u obtener un empleo sin permiso de su marido. De todas ellas, la limitación más común es la que les impide obtener el pasaporte y se da en un total de 32 estados, sobre todo, en los países árabes y africanos más restrictivos como Yemen, Emiratos Árabes, Irán o Sudán, Uganda o Camerún. Aunque también destacan otros lugares como las paradisiacas Islas Sychelles y Fiji. 




El 17 países del mundo las mujeres no pueden salir de casa sin el permiso de su marido
En 22 países del mundo, las mujeres, a pesar de dar a luz, no pueden transmitir la ciudadanía a sus hijos. Esto puede provocar que los niños no tengan acceso a servicios públicos gratuitos como la educación o los servios de salud, y puede reportarles problemas para encontrar trabajo en el futuro por las prohibiciones de las leyes de inmigración. En 18 países de los 173 analizados, entre los que se encuentran Bolivia, Jordania, Guinea o Qatar, las mujeres casadas no pueden obtener un empleo sin permiso de sus cónyuges. 
Las limitaciones a la movilidad de las mujeres surgen del propio hogar en 17 países del mundo. En Afganistán, Bahrein, Irán, Irak, Jordania, Qatar o Malasia, entre otros países, las mujeres no pueden salir de casa sin permiso de su marido. Las restricciones que aún persisten, pero que son las menos comunes son la prohibición de abrir una cuenta bancaria, aún vigente en el Congo y Níger, y la firma de un contrato, prohibido también en el Congo y Guinea Ecuatorial. Esta restricción también afecta a los 10 países donde las mujeres no pueden obtener el DNI, lo que les impide demostrar su identidad en bancos y empresas. 
El impulso de las cuotas femeninas
El establecimiento de cuotas femeninas en los órganos de dirección de las empresas y en los parlamentos es uno de los impulsos legislativos con más repercusión en todos los países del mundo. Cuando son ellas las que deciden, esto se traduce en una representación "más equitativa de los intereses de las mujeres", explica el informe. Más del 40% de los países del mundo tiene cuotas de participación en sus parlamentos y Gobierno locales. En el caso de los parlamentos, 21 economías han introducido el sistema de asientos reservados y en 52 de ellas existen cuotas en las listas de candidatos, que establecen un mínimo de mujeres en las listas de los partidos.




España fue uno de los primeros países del mundo en introducir las cuotas femeninas en los consejos de administración de las empresas
La aplicación de la primera modalidad oscila entre el mínimo del 10% introducido en Jordania y el 33% de Kenia. La segunda varía entre el 20% de Mongolia y el 50% de Túnez. Algunos de los países más restrictivos con las mujeres han introducido en los últimos años cambios legislativos para aumentar su presencia en los puestos de dirección.
Egipto ha establecido una cuota de participación femenina del 25% en los consejos locales y del 10% en el parlamento. Túnez ha incorporado en su nueva ley electoral un 50% de género en las listas de candidatos. Níger y Sudán han aumentado los asientos reservados en el parlamento en un 15% y un 30%, respectivamente. Pakistán ha establecido una cuota del 22% para las mujeres en gobiernos locales y en Haití tres puestos en los consejos municipales son para ellas. Arabia Saudí ha reservado el 20% de los asientos a nivel nacional.
Por otro lado, cada vez se tiene más en cuenta la importancia de las mujeres en los puestos directivos de las empresas. Una encuesta citada en el informe y realizada entre 6.500 empresas constató que en las compañías con mayor presencia femenina existía menor riesgo de escándalos administrativos relacionados con sobornos, fraude y otros factores que reducen la confianza empresarial.
España fue uno de los primeros países europeos en adoptar en 2007 una legislación positiva sobre la participación de las mujeres en los consejos de administración. Esta ley recomendaba alcanzar un porcentaje del 40% en 2015, que todavía no ha llegado al 15% en las empresas cotizadas en bolsa. En total, en el mundo, ocho economías cuentan con estas cuotas. Completan la lista Bélgica, Francia, Alemania, Islandia, Israel, Italia y Noruega


 Publicado por bez. – Esperanza Balaguer – 17/09/16 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario