lunes, 21 de noviembre de 2016

Cáncer de mama: no bajes la guardia

Desde que comienza a formarse el tumor hasta que se hace palpable en general pasa mucho tiempo. Las revisiones periódicas permiten localizarlo en la primera fase y poder aplicar un tratamiento más eficaz y menos agresivo. Que el tumor más frecuente en mujeres se supere en más del 90% de los casos mediante la detección precoz es una oportunidad que no se puede desaprovechar. A continuación se explica lo que hay que saber sobre las mamografías, cuáles son los factores que aumentan el riesgo de cáncer de mama y cuál es el índice de supervivencia.

¿Qué hay que saber acerca de la mamografía?
La mamografía es una prueba diagnóstica de imagen y el método de detección más sensible y fiable.
  • Detecta el tumor hasta dos años antes de que sea palpable.
  • Se estima que mediante la exploración física de la mama se detectan menos del 50% de los tumores; con la mamografía, más del 90%.
  • La dosis de radiación es mínima y no supone ningún daño para la salud de la mujer.
  • Las revisiones periódicas comienzan a realizarse a partir de los 45-50 años, al ser la franja de edad con mayor incidencia. Terminan de hacerse en torno a los 65-69 años.
  • La frecuencia puede variar entre uno y dos años.
  • Es sencilla, breve y no dolorosa. Tan solo en ocasiones puede resultar molesta. Es mucho más fácil si se pone en marcha alguna técnica de relajación antes y durante la prueba.
  • En determinados casos de riesgo o anomalías, será el médico quien determine si una mujer con una edad fuera del intervalo de revisiones periódicas debe realizarse una mamografía.
  • En mujeres jóvenes la precisión de la mamografía es menor al ser la mama más densa, por lo que suele complementarse con otras pruebas.
Factores que aumentan el riesgo de cáncer de mama

La edad. El mayor número de casos de cáncer de mama se concentra entre los 50 y los 65 años, por lo que las revisiones se hacen necesarias a todas las mujeres de esta edad sin excepción.
Factores hormonales. La ausencia de embarazos o tener el primero después de los 30 años también son factores de riesgo conocidos.
Tratamiento hormonal sustitutivo. En la actualidad no se recomienda el uso de tratamiento hormonal para los síntomas de la menopausia.
Antecedentes familiares. Se sabe que algunos genes aumentan la predisposición de cáncer de mama. Para sospechar cáncer de mama hereditario deben cumplirse alguna de estas características en el entorno familiar:
  • Diagnóstico de cáncer de mama y ovario en la misma paciente.
  • Dos o más casos de cáncer de mama (uno de ellos de ambas mamas o menor de 50 años).
  • Un caso de cáncer de mama en una mujer menor de 40 años.
  • Tres casos de cáncer de mama y ovario (al menos uno de ellos de ovario) en familiares de primer o segundo grado.
  • Dos casos de cáncer de ovario en familiares de primer o segundo grado.
  • Un caso de cáncer de mama en varón.
  • Un pariente con una mutación genética conocida en los genes BRCA1/2.
Hábitos no saludables. A pesar de que el cáncer de mama no se puede prevenir, hay algunas costumbres cotidianas que contribuyen a incrementar el riesgo de cáncer: una dieta rica en grasas y la ausencia de ejercicio físico.

Supervivencia en cáncer de mama
La supervivencia por cáncer de mama ha mejorado de forma notable en los últimos 20 años (anualmente se incrementa la supervivencia por este tumor un 1,4%). Cada año se dispone de mayor información para diagnosticar de manera precoz y tratar el cáncer de mama. Esto ha permitido que la supervivencia global a los cinco años del diagnóstico de este tumor sea del 82,8% en nuestro país (Eurocare-4), por encima de la media europea y similar a los países con las mejores cifras de supervivencia.
Sin revisiones periódicas el riesgo aumenta y el cáncer avanza, por eso la detección precoz es vital
El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. En España se diagnostican alrededor de 25.000 nuevos cánceres de mama al año ('La situación del cáncer en España 2014'), por lo que se puede estimar que una de cada ocho mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida.
Por todo ello, la AECC dispone de una serie de servicios y programas para la atención integral de las personas con cáncer de mama:
  • Información: porque el cáncer de mama es una enfermedad grave, pero que se puede curar si se detecta a tiempo y la falta de información es la principal fuente de miedo y ansiedad (preguntas más frecuentes, cáncer de mama en imágenes y la reconstrucción, guía de cáncer de mama).
  • Apoyo y acompañamiento: atención psicológica y social, orientación médica, vídeos de cuidados estéticos.
  • Investigación, porque es lo único que a largo plazo curará el cáncer de mama.
Ante cualquier molestia, sospecha o duda, el primer paso es acudir al médico. La información sobre cáncer de mama ofrecida en este sitio no sustituye a la consulta médica; pretende ser un complemento o aclaración.


Publicado por Boletín Eroski - ARANTZA GONZÁLEZ ARRATIBEL, AECC -11/10/16 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario