miércoles, 3 de agosto de 2016

Mujeres son mayoría de víctimas de trata y tráfico

La pobreza, la desestructuración familiar, el incremento de la prostitución y la pérdida de valores en la sociedad cochabambina fueron señaladas como los principales causales del incremento de delitos de trata y tráfico de personas en nuestro medio, un flagelo que va creciendo y que tiene como principales víctimas a las mujeres.
Éstas fueron las principales conclusiones de la última sesión del ciclo de foros sobre trata y tráfico de personas, organizada por la Gobernación de Cochabamba y el diario Los Tiempos, a propósito de celebrarse el día mundial de lucha contra estos delitos, el 30 de julio.
En el evento participaron Freddy Fernández Calero, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc); Ximena Narváez, representante del Ministerio Público; Carlos Herbas, representante del Defensor del Pueblo; Miguel Manzanera, vicario judicial del Arzobispado, y Livia Chávez, directora del Centro Sayari Warmi.
Fernández Calero expuso datos estadísticos de denuncias interpuestas en la Felcc de personas desaparecidas, casos que, según explicó, en su mayoría derivan en delitos de trata y tráfico.
Según los datos, en 2014 se reportaron 725 personas como desaparecidas, de las cuales 490 eran mujeres (67 por ciento). En 2015, hubo 867 extravíos, de los cuales 514 fueron de sexo femenino (59 por ciento). En lo que va del año, ya van 165 denuncias de desapariciones, de las cuales 97 corresponden a mujeres (59 por ciento).
Manzanera dijo que los datos reflejan que las mujeres, especialmente las más niñas, son las más vulnerables a los delitos de trata y tráfico, en especial cuando caen en redes de proxenetismo. Además, la pérdida de valores cristianos en la sociedad, las escuelas y las familias agravan la situación.
Narváez también apuntó como causales a la pobreza, la desintegración familiar y el escaso control del acceso a Internet en los cuales muchos jóvenes logran malos contactos.
Herbas, en tanto, opinó que la de trata y tráfico son graves delitos que atentan contra la esencia misma de los derechos humanos y que la sociedad en su conjunto debe apoderarse de esta temática.
En tanto, Chávez hizo un llamado a la familia para no dejar a las jóvenes en soledad absoluta y lamentó que su centro sea el único en Cochabamba que trate de “reempoderar” a las mujeres víctimas de estos delitos para reinsertarlas en sus familias y en la sociedad.
Sobre este punto, prácticamente todos los expositores lamentaron tener pocos recursos para ayudar a las víctimas y coincidieron en que deben incentivare más políticas de Estado en dar proyectos de vida para los jóvenes de ambos sexos.
 CONVERSATORIO
Los asistentes en el conversatorio realizado en Los Tiempos coincidieron en que Bolivia avanzó mucho en el marco del aspecto legal con la tipificación de los delitos de trata y tráfico de personas, contenidos en la ley 263 de 2012 y el Decreto Supremo 1486.
Agregaron que lo que falta ahora es apoyar económicamente a las instituciones ligadas con el problema, capacitar a los operadores de justicia y eliminar la burocracia en las denuncias y reducir al mínimo la revictimización.


Publicado por Diario Los Tiempos – Bolivia – Luis Fernando Avendaño – 29/07/16 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario