miércoles, 3 de agosto de 2016

En auge una nueva forma de trabajo en Internet Teletrabajo y sexo, una actividad en alza

Muchas `camgirls`emiten desde sus propias habitaciones

El objetivo de una camgirl es entretener a sus espectadores a cambio de dinero. Al contrario que en el porno, una sesión con una 'camgirl' implica interacción por ambas partes, quien observa y quien es observada; no basta sólo con mirar las imágenes que captura la webcam. La variedad de shows posibles es cada vez mayor: a las tradicionales peticiones a través del chat se suman juegos sexualizados, como los dados o como el popularísimo bingo, donde cantar línea tiene premio en privado.

Hoy en día, con el porno gratuito a dos clics de distancia, proliferan sin embargo los portales que ofrecen salas con camgirls, un entretenimiento de pago. Estos portales no son nuevos, pues varios llevan más de una década funcionando, pero sí son más populares que nunca. Según el ranking Alexa de webs de contenido adulto, cinco de las 10 webs para adultos más populares del mundo ofrecen este servicio. Según Google, las búsquedas relacionadas se han triplicado en los últimos cinco años. “Es el futuro del porno amateur”, explica Irina Vega, directora y productora de Altporn4U y camgirl: “El usuario puede elegir el show, hablar con la chica y pedir que haga lo que quiera en ese momento”.
Un sector complicado para independientes
El sector ha descubierto que hay un filón y ha abierto sus puertas a nuevas chicas. Si hace unos años los portales exigían a las aspirantes superar un casting, hoy los criterios son menos restrictivos: normalmente basta con confirmar la mayoría de edad para empezar a emitir.

 Los portales arriesgan poco: las chicas ponen el ordenador, la webcam y el espacio para hacer el show, que puede ser una habitación en su propia casa

Esta apertura se explica no sólo porque las camgirls estén de moda, sino porque los portales arriesgan poco: las chicas ponen el ordenador, la webcam y el espacio para hacer el show, que puede ser una habitación en su propia casa o un estudio especializado.
Los portales, por su parte, facilitan las salas virtuales donde coinciden las camgirls y los espectadores, y realizan una labor de efecto llamada: los aficionados a esta clase de porno saben que hay apenas una docena de portales especializados donde pueden encontrar lo que buscan. Los espectadores acuden allí, y las camgirls también. Los portales explotan esta ventaja en forma decomisiones que cobran a las chicas y que suelen rondar entre el 25% y el 60% de lo que ellas recauden.
Pese a esto, es muy complicado encontrar camgirls que trabajen fuera de los grandes portales.Su poder de convocatoria es su mayor ventaja, pero hasta hace poco también era la principal razón para mantenerse fuera de su alcance: muchas chicas, especialmente las que no tienen ninguna vinculación con la industria del porno, no emiten para su propio país. Al principio la opción de bloquear desde qué país podían acceder los espectadores no era una demanda habitual, pero hoy en día se ha vuelto una petición tan común que los portales han empezado a ofrecerla.

Redes sociales, listas de regalos y juegos sexuales
La tecnología ha cambiado notablemente las interacciones entre camgirls y espectadores. Las redes sociales cumplen sobre todo una función de autopromoción de las chicas, pero también pueden servir para alimentar la comunicación con los espectadores habituales. En ocasiones se crean vínculos que también tienen su repercusión en lo que ocurre dentro de las salas.

 De vez en cuando, un usuario te manda regalos de Navidad, San Valentín o en tu cumpleaños; a cambio le mandas un vídeo, una foto o le haces un show espec tacular. Irina Vega Camgirl y directora de Altporn4U

Un ejemplo de ello son las listas de deseos de Amazon. Lacamgirl elabora un listado de productos que sus espectadores pueden comprarle: desde vestidos y juguetes eróticos hasta webcams y focos de luz, pasando por objetos que tienen una relación más lejana con su trabajo, como aparatos de musculación, videoconsolas o móviles.
“Comprar regalos no es algo que el usuario haga cada día, pero sí de vez en cuando, especialmente en Navidad, San Valentín o en el cumpleaños de la modelo. A cambio le mandas un vídeo, una foto o le haces un show especial”, explica Irina Vega, camgirl y directora y productora de Altporn4U.
La tecnología ofrece posibilidades de interacción con el espectador nunca vistas hasta ahora y ha influido en lo que ocurre en los shows. Si hasta hace unos años la formula básica de interacción consistía en un chat, hoy las apps de juegosañaden más posibilidades.

El juego más popular es una especie de bingo donde la chica escoge previamente qué premios va a otorgar a los ganadores. Los espectadores compran sus cartones digitales y comienza el juego. Otro de los más populares son los dados, donde la tirada decide qué hará la muchacha. Juegos aparte, la mayor novedad en cuanto a interactividad se refiere consiste en un tipo de vibrador que se activa con el sonido. Cada vez que un usuario aporta dinero, lo que suele anunciarse con un clinc en el ordenador de la chica, el dispositivo escucha la recompensa y activa las vibraciones.


Publicado por bez.lo que debes saber – Francisco Rouco – 31/07/16 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario