jueves, 9 de junio de 2016

Una adolescente egipcia muere durante una operación de mutilación genital prohibida

El último informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo señala que mientras que el 92% de las madres han sufrido la mutilación, solo el 35% de ellas «tendría la intención de someter a sus hijas al mismo procedimiento»

La Fiscalía egipcia está investigando la muerte de una adolescente durante una operación de mutilación genital prohibida.
Mayar Mohamed Mousa, de 17 años, falleció en un hospital privado de Suez el pasado domingo, ha declarado Lotfi Abdel-Samee, el subsecretario del Ministerio de Salud local.

«Este tipo de operaciones están prohibidas por ley», ha subrayado Abdel-Samee, tal y como recoge 'The Daily Mail'.
A pesar de la prohibición en 2008, la mutilación genital femenina sigue estando muy extendida en Egipto, especialmente en las zonas rurales. Se practica entre los musulmanes, pero también en la minoría cristiana del país.
Poco antes de la muerte de Mayar, su hermana acababa de ser sometida a la misma operación. La madre de ambas es enfermera, y su padre, un difunto cirujano.
Tras el suceso, las autoridades cerraron el hospital, transfiriendo a los pacientes a otros complejos mientras interrogaban al director y al personal médico. También han interpelado a la madre de las adolescentes, informó un funcionario de la Fiscalía.
Fue un inspector de salud y no la madre, sin embargo, el que alertó a las autoridades sobre las circunstancias de la muerte de Mayar. De momento, los médicos forenses ya han realizado la autopsia, aunque todavía no han trascendido los informes.
A pesar de los avances que se han producido en países como Egipto, Liberia, Burkina Faso y Kenia para evitar esta práctica, en muchos casos mortal, tal y como sugiere Claudia Cappa, autora principal del informe de Unicef sobre el tema, aproximadamente 200 millones de mujeres y niñas en todo el mundo han sido sometidas a la mutilación genital.
«Los últimos datos de la encuesta sobre demografía y salud en Egipto señalan que estamos ganando esta batalla. También están cambiando las actitudes de las madres», destacaba el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo del pasado año.
Los resultados de la encuesta explican que, mientras que el 92% de las madres han sufrido la mutilación, solo el 35% de ellas «tendría la intención de someter a sus hijas al mismo procedimiento».
Alguna de las consecuencuias a las que las víctimas de la mutilación genital femenina tienen que hacer frente son la hemorragia y el dolor al orinar, molestias durante las relaciones sexuales, complicaciones fatales en el parto y un profundo trauma psicológico.

Publicado por ABC.es – Internacional – 01/06/16 -         

No hay comentarios:

Publicar un comentario