domingo, 19 de junio de 2016

A mujeres trans les impidieron usar baños femeninos en reunión con la OEA

El hecho se presentó en el encuentro entre la sociedad civil y el secretario de la Organización de Estados Americanos, horas antes de que iniciara la sesión de la Asamblea de la OEA, en República Dominicana.


Horas antes de que la Asamblea de la OEA iniciara su sesión en Santo Domingo, República Dominicana, la sociedad civil elevaba sus peticiones ante el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. Durante el fin de semana, distintos temas de derechos humanos fueron abordados en el encuentro, y en especial la discusión sobre la situación de las personas LGBT. La masacre de Orlando (EE.UU.), en la que murieron 49 personas que asistían a un bar gay de la ciudad, coincidió con la discusión sobre los mínimos vitales que los ciudadanos merecen los Estados del sistema.
Un minuto de silencio fue la forma en la que el encuentro rechazó esta matanza. Sin embargo, el gesto se vio empaña por un hecho que puso en tela de juicio el espacio democrático y discriminó a la población trans. Algunas personas del equipo de seguridad del hotel donde se llevaba el evento impidieron a las mujeres trans ingresar al baño de mujeres. El acto ha generado indignación en esta comunidad y dejó en evidencia el largo camino que queda para la igualdad.
En entrevista con El Espectador, Wilson Castañeda, director de Caribe Afirmativo y activista que se encontraba en el lugar, relata lo sucedido y las conclusiones del evento.
¿Cuáles fueron las principales solicitudes que le hizo la sociedad civil a la OEA?
La sociedad civil está dividida en cinco mesas: democracia, derechos humanos, LGBT, población afro y familia. Pedimos que se garantice el mantenimiento económico del sistema interamericano, hay preocupación por la debilidad en la democracia y las políticas de migración, desplazamiento y movilidad humana, solicitamos que se empiece a implementar la convención de pueblos indígenas, que demoró casi 15 años, y que los Estados garanticen la desaparición de los crimines de odio. Por último que se revise que los países miembros cumplan con los protocolos con el medio ambiente y la lucha contra la corrupción.
¿Cuántas personas estuvieron presentes de Colombia y qué pidió el movimiento LGBT?
Sobre esto se formaron tres grupos diferentes: la coalición ciudadana LGBT, en la que participaron tres personas de Colombia; la red de personas trans, donde estuvo una persona colombiana y las personas LGBT afrodescendientes, en la que participó otra connacional. Se les exigió a los Estados que permitan que las personas LGBT vivan libremente sin humillaciones, despenalizar las relaciones de parejas del mismo sexo, terminar la persecución contra las personas trans, ponerle fin a las mutilaciones que sufren a las personas intersex y aumentar los recursos para campañas de prevención de VIH. Que los países rodeen y aprueben la Convención de Derechos Humanos y Reproductivos.
¿Qué se hará con esas solicitudes?
La sociedad civil se reúne en las mesas de trabajo, ahí se discuten las propuestas, y se arman documentos que se entregan al secretario general. Eso se hizo ayer en la mañana y en la tarde se habló con el secretario sobre las dudas. Hoy se hizo lectura plena ante los embajadores de cada uno de los países. Algunos de estos temas entran a discusión de la Asamblea de la OEA si tienen relación con la agenda.
¿Por qué la comunidad LGBTI se confrontó con el equipo de seguridad del evento?
Yo asisto a la asamblea hace seis años y es la primera vez que tengo que presenciar este espectáculo. Las mujeres trans siempre hacen uso de los baños que se han dispuesto para las mujeres en las reuniones. Ayer en horas de la mañana en el recinto de la Asamblea de la OEA (un hotel que se rentó para tal propósito en Santo Domino), el equipo de seguridad les impidió a ellas usar el baño de mujeres por tener una “construcción anatómica masculina”. El tema se dio a conocer al personal de la OEA, pero el episodio se repitió en la tarde hasta que se resolvió y ellas pudieron usar el baño.
¿Considera que este episodio fue contradictorio luego de que la OEA se solidarizada por la matanza en Orlando?
La situación logró ser resuelta, pero nos parece el colmo que esto suceda en el seno de un espacio democrático. A la OEA le faltó más tino de prevenir ese tipo de situaciones. Además se dio un agravante: un grupo de fundamentalistas de la sociedad civil, que año tras año participan en la OEA y que son muy beligerantes, empezaron a amotinarse en los baños impidiendo que las mujeres trans los usaran porque “atentaba contra la seguridad de las mujeres biológicas”. No estamos diciendo que estos grupos no puedan participar, pero creemos que deben existir unos mínimos. Al salir del hotel nos esperaba una manifestación promovida por las iglesias dominicanas, era el día de la masacre de Orlando, y no nos parece presentable que horas después de que varios de los nuestros fueron masacrados en EE.UU. vinieran a masacrarnos verbalmente con sus ataques.
¿Deben todos los Estados Americanos cambiar el uso de los baños para las personas trans, como ya se debate en EE.UU.?
Yo creo que a la OEA le compete asegurar que las personas de la sociedad civil tengan todas las garantías, si le ha apostado a reconocer los derechos de las personas trans en las asambleas tiene que garantizar la infraestructura. Que cuando convoque a esta población le exija al Estado que presta el servicio de la reunión que estén las condiciones de buen trato, así como se piden cuerpo de seguridad para los diplomáticos. Yo no conozco a ningún país de América Latina que restrinja el uso de los baños, ninguna legislación se ha ocupado de eso. Lo otro es que debe exhortar a los Estados que ya tienen legislación sobre personas trans para que toquen el tema de uso mixto para las baños como lo hizo EE.UU., ese sería el caso de Uruguay, Argentina y Bolivia.
¿Cómo afecta a la comunidad LGBTI la crisis que afronta la CIDH?
Nos perjudica mucho porque es el organismo internacional que más ha visibilizado la agenda y necesidades de personas LGBT y su debilitamiento es peligroso. La agenda LGBT se ha visto fortalecida en América Latina por la exhortación permanente que el sistema interamericano ha hecho a los Estados a garantizar los derechos de esta población. La misma comisión ha visitado a países del sistema, entre ellos Colombia en 2014, y se creó una relatoría.
La población LGBTI espera que la Asamblea de la OEA acepte una resolución propuesta por Brasil. ¿De qué se trata?
Les pide a los Estados que en el marco de los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario se garantice el respeto y reconocimiento de la diversidad sexual e identidad de género, y que se generen campañas para erradicar los crímenes de odio. Estamos confiados en que sea aprobada. Hemos conocido que cinco países han hecho observaciones, es decir que han manifestado interés de no apoyar la resolución (Honduras, Guatemala, Paraguay, Barbados y Jamaica). Nos preocupa que esos son los que tienen los mayores niveles de violencia contra persona LGBT y no cae bien en el escenario internacional no apoyar esta resolución. Uruguay también presentará una resolución en contra de la tortura y reconoce que las personas LGBT son víctimas de este crimen.


Publicado por elespectador.com – Redacción Internacional – 14/06/16 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario