miércoles, 11 de mayo de 2016

Mujeres transexuales, una vida en la cuerda floja

Uno de los primeros factores de riesgo de exclusión social es ser mujer y pobre. Si a ello le añadimos, mujer transexual, lo elevamos significativamente. Solo se supera cuando además es negra y musulmana.

Hasta hace poco, en países como Suecia, se obligaba a esterilizar a las personas transexuales. Ahora, se indemnizará a las víctimas. La sociedad va respetando la libre elección muy lentamente, y eso hace que las generaciones actuales sigan teniendo problemas de aceptación y discriminación: desde la familia, colegio y trabajo, a lo más básico, la sanidad, a lo largo de toda su vida.
La recién aprobada Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad y no Discriminación de la Comunidad de Madrid ha abierto un camino hacia la integración, que sirve de punto de partida a otras comunidades, como la  Comunidad valenciana, que prepara la suya. La transexualidad no está huérfana de documentación y estudios, como lo demuestra transexualia. Sin embargo, a día de hoy, la esperanza de vida de una mujer trans en España, es de poco más 50 años, y de 35 en Latinoamérica.

 La identidad de género se empieza a manifestar a los 4 años de edad

“Tenemos que saber -afirma a bez.esMarina Saénz, abogada y colaboradora clave en la elaboración de Ley de la Comunidad de Madrid- que todo puede empezar en eldiagnóstico. A la mayoría no les atienden como una manifestación de transformación de género, les pueden tratar como bipolares. Cuando no hay presiones sociales o ambientales, la identidad de género se empieza a manifestar a los 4 años de edad. En la preadolescencia se produce el tirón más fuerte. Ahora mismo yo tengo a 3 personas de 12 años que están deseando que les pongan inhibidores para poder socializar como chicas. Si todo va bien, recibirán un tratamiento cruzado para que se desarrollen los rasgos deseados”

No hay geriatría para transexuales

A partir de tener clara la elección de sexo, las personas que no tienen tarjeta sanitaria, se automedican. El trabajo de colectivos LGTBI está consiguiendo erradicar las estéticas destructivas como inyectarse aceite o silicona, responsables de deformidades y muertes.
Y cuando la persona que ha transitado a mujer lo ha hecho tarde o ha tenido unas condiciones de salud con garantía, y alcanza una edad más avanzada y entonces aparece un nuevo problema: la atención geriátrica. Actualmente, en España, la geriatría no tiene experiencia con tratamientos hormonales. Como resultado, se combinan mal con la medicación que una persona anciana suele aplicarse o, a menudo, están contraindicados. Es frecuente que en lugar de un vial específico, receten anticonceptivos.

El segundo aspecto que mantiene en la línea de exclusión a estas mujeres es el trabajo

El segundo aspecto que mantiene en la línea de exclusión a estas mujeres es el trabajo. “Mi caso -sigue Saénz- que soy funcionaria en una universidad, es una excepción. La mayor parte están en el paro. Y aunque hay menos abandono escolar y ya vamos teniendo muy buenas profesionales, lo habitual es que una empresa diga que no das la imagen. Se tiene la idea de que somos conflictivas porque hay un prejuicio social muy arraigado aún. Estamos ganando la batalla cultural, pero debe empezarse por educar a las nuevas generaciones en el conocimiento de la diversidad. ” 

La marginalidad a la que aboca el paro ha llevado a estas mujeres a prostituirse, -con alto riesgo de hepatitis, sida, y violencia, que rebaja aún más su esperanza de vida- o a realizar trabajos de economía sumergida. En el mundo del espectáculo las más afortunadas encuentran un lugar, que, por lo general, ellas mismas han ido construyendo. “Yo me siento privilegiada -confiesa risueña Alicia Ramos, cantautora, que hizo el tránsito a los 40 años- porque hago lo que me gusta y en mi ámbito nunca he sentido rechazo. Bien es cierto que desde mi último trabajo, no pude encontrar otro, y fue entonces cuando me decidí a tocar en el metro y de ahí a cafés y otros locales. Estoy muy feliz. Harta de que en las tertulias te miren esperando que les cuentes penas y truculencias. Pues mi vida es muy satisfactoria. Sé que muchas compañeras están atravesando circunstancias difíciles, pero desde aquí les digo que se puede tener una vida plena. No necesitamos privilegios, solo los mismos derechos que los demás.”

Publicado por Bez.com – Yolanda Martos – 03/05/16 -


No hay comentarios:

Publicar un comentario