lunes, 30 de mayo de 2016

"Mom Shaming", o la nueva forma de sexismo

En pleno siglo XXI, criticar a las mamás se convirtió en un absurdo pasatiempo en las redes sociales y en una nueva forma de sexismo. | Archivo
“Cómo te atreves a dejar a tu hija de pocas semanas con una niñera para irte a cenar fuera”. “¿Ya has dejado de darle el pecho? Qué poca responsabilidad”. “Su hijo llorando y ella sin hacerle ni caso”. Últimamente muchas celebrities que son madres y tienen una vida activa en las redes sociales ven cómo se les multiplican los comentarios de este tipo, juzgando la manera en la que crían y cuidan a sus hijos. Críticas nunca solicitadas, como esos consejos que abuelas, suegras, cuñadas y desconocidos por la calle ofrecen a toda madre con un crío pequeño, pero en versión digital. Este aluvión de críticas -rara vez constructivas- se ha hecho tan popular que ya incluso ha recibido un nombre, mom-shaming, que sería algo así como ‘avergonzar a la madre’.
¿De qué se trata exactamente? Cuando hacemos mención al sexismo nos estamos refiriendo a un tipo de discriminación que está basada en el sexo o en el género. Y eso es precisamente lo que es el mom-shaming, En concreto, quien pone en práctica ese tipo de prejuicio lo que hace es juzgar a la mujer como mala madre por sus actitudes o acciones, al considerar que no se comporta como una buena progenitora.
Chrissy Teigen, que hace un mes escaso dio a luz a su primera hija, está siendo el blanco de estos ataques ya desde su embarazo. El último, salir a cenar con John dejando a la pequeña con una niñera. Los comentarios eran tan insultantes que el cantante ha tenido que salir en su defensa: “Qué curioso que no hay dad-shaming. Cuando los dos salimos a cenar, la vergüenza era de los dos así que no debía recaer solo en Chrissy. Nos la repartiremos”.
Con mucho sentido del humor John Legend ha puesto de manifiesto un hecho muy importante y que resulta tremendamente sexista. Y es que, cuando hay que culpar, avergonzar, criticar o acusar de algo malo relacionado con la crianza de los hijos, siempre recae todo sobre la madre.
En España se creó un club o movimiento 2.0 que habla mucho de Malas Madres, un término que adoptó precisamente una buena madre buscando una vía de escape (y denuncia) de todo aquello que se espera de ella. Es decir, ser la pareja, empleada, hija, tía, amiga y progenitora perfecta. Cuando una mujer tiene un hijo se espera todo de ella ¡porque todo se puede! Y, si no lo consigue, es que no es que no tiene la suficiente fortaleza o valentía. La creadora de este club se quiso revelar contra todos esos repartidores de consejos y críticas no solicitados que opinan sobre la lactancia (¿no es demasiado pronto para que dejes de darle el pecho?)) o la manera de criar a los hijos (¿cómo se te ocurre darle patatas fritas? Dale brócoli).
Cuando hay que culpar, avergonzar, criticar o acusar de algo malo relacionado con la crianza de los hijos, siempre recae todo sobre la madre.

¿Y ellos?
Aunque ya no estamos en los 50’s y la paternidad está más repartida entre ambos progenitores, en la mente de la mayoría la responsabilidad final recae sobre la madre.
Lo más parecido al dad-shaming fue cuando Harper Beckham fue vista con su padre llevando un chupete. La polémica estalló porque la pequeña tenía ya 4 años, y David tuvo que defenderse en Instagram ante los insultos recibidos.
John Legend está dispuesto a compartir la culpa por esa supuesta mala paternidad con su mujer. Y, probablemente, la mayoría de los padres también.
Después de analizar estos casos y otros similares que han tenido lugar recientemente en la Red, nos damos cuenta de que este tipo de sexismo es evidente. Y es que a la mujer que es madre se la critica por todo. pero ¿al padre?, ¿este no tiene ningún tipo de responsabilidad al respecto?, ¿él es ejemplar?
Las críticas demuestran que a los padres nos queda mucho por aprender a la hora de juzgar a los demás. Cada familia tiene su forma de educar, pero antes de sacar conclusiones debemos intentar ponernos en el lugar de los demás y pensar cómo actuaríamos nosotros.

Otro caso de Mom Shaming es el de la modelo Coco Rocha, que recibió todo tipo de comentarios insultantes cuando su hija de 5 meses apareció tomándose un biberón de leche de fórmula.  Sin embargo, nadie se metió con el marido de esta modelo por tener que viajar por motivos de trabajo y no ver a su hija durante días.
Publicado por Diario Los Tiempos – Bolivia – Redacción M – 26/05/16 -



No hay comentarios:

Publicar un comentario