jueves, 19 de mayo de 2016

La intersexualidad, una tortura desde la cuna (Se les suele operar de bebés, antes de que ellos se definan)

En España nacen 400 personas intersexuales al año


A las minorías que componen la población LGTB se les ha sumado la "I" de intersexualidad. Con ese término se describe al denominado “hermafroditismo”: bebés que nacen con dos sexos, desarrollados más o menos, externa o internamente. Se suele operar a los bebés antes de los 18 meses de vida, sin esperar que su opción sexual se defina. Ellos mismos ignoran sus características y, al llegar a la pubertad, pueden notar disparidad entre el sexo que sienten y el género que se les ha atribuido.
Con frecuencia han crecido y recibido educación a tenor de sus genitales visibles, construidos con cirugía, y en la adolescencia empiezan a sufrir cambios porque internamente tienen un aparato reproductor de otro sexo. Apenas quieren hablar de su situación, incluso en edad adulta, y es difícil conocer estadísticas: según las variantes de intersexualidad que se consideren, pueden nacer uno de cada 2.000 o uno de cada 500. En España nacen 400 al año y, de ellos, según señala a bez.es Daniel J. García, investigador y profesor de derecho en la Universidad de Granada, se operan a alrededor de 40 bebés antes de los 18 meses de vida.

Si la intersexualidad es una posibilidad de la naturaleza humana, y no hay disfunciones, ¿por qué operar?(José Cabrero – Asociacion Algarabía –Tenerife)

En el concepto intersexualidad se dan cuatro variantes: aquellas que resultan de las combinaciones desde el  punto de vista biológico (gónadas) y cromosómico. De ahí que las intervenciones quirúrgicas determinando el sexo en bebés produzcan, además del riesgo de salud, una confusión psicológica que no pocas veces acaba en suicidio.
Aunque desde 1999 se empieza a prohibir este tipo de cirugía –Colombia fue el primer país en hacerlo- y  en junio de 2015, elAlto Comisionado para los Derechos Humanos de ONU presentó un informe sobre la necesidad de eliminar las intervenciones genitales innecesarias, lo cierto es que se sigue practicando. En Madrid, la Asamblea regional aprobó el pasado mes de marzo laLey de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y No Discriminación que, en lo referente a estas cirugías, advierte que “sin conocimiento de la identidad de género sentida por la persona intersexual, hombre, mujer o simplemente intersexual, cualquier intervención quirúrgica que asimile al menor a una identidad puede ser una auténtica castración traumática”.  
Es un primer reconocimiento legal, pero para la comunidad intersexual, aún insuficiente. Por eltestimonio de la madre de una persona intersexual que se negó a operar a su bebé (ahora tiene casi tres años), la Ley puede servir de base para mejorar y hacerla a nivel estatal. 

Entre el silencio y la ignorancia

¿Por qué se habla poco de intersexualidad? En buena parte de los casos, el origen procede de una ocultación de la realidad  porque los médicos no dicen abiertamente cuál es la situación.  “Lo más común es que a una niña con testículos internos se la lleve al médico y éste diga que tiene una hernia. Esto es un diagnóstico patológico. No dicen que es intersexual. Otras veces, a la familia le dicen parcialmente lo que pasa, o no se les informa del auténtico alcance, y esa familia decide  extirpar los órganos sexuales que creen inadecuados, cuando son infantes“, asegura abez.es José Cabrero, del grupo Algarabía de Tenerife.
Pero las decisiones no siempre son tomadas por los padres, sino por los propios médicos a espaldas de los padres. La falta de información por parte de los médicos les hace a menudo tomar decisiones irreversibles.

  “Se les extirpa las gónadas – señala Daniel J.García-  como se extirpa un bulto, una tumoración, un defecto de nacimiento, algo antiestético. En buena parte de los casos, conlleva la eliminación del placer y en otras la ingesta de hormonas o corticoides que degeneran en problemas de salud. Por eso a menudo hay rechazo al sexo que se ha construido”.

La primera reivindicación de las organizaciones intersexuales y del  grupo Algarabía, que ha incluido la "I" junto a las siglas LGTB como decisión política, es acabar con las intervenciones quirúrgicas en edades tempranas, salvo si hubiera problemas de salud, porque la persona aún no está desarrollada ni puede decidir.
“No es lo mismo intervenir por un problema físico -sigue Cabrero- que mutilar porque se piensa que algo sobra. Ahí empiezan los verdaderos problemas. Y hay muchos suicidios. Si la intersexualidad es una posibilidad de la naturaleza humana, y no hay disfunciones, ¿por qué hay que operar?“. 
Desde marzo no hay más "torturas" en la Comunidad de Madrid
“Desde el punto de vista jurídico, la reciente Ley de la Comunidad de Madrid incorpora un único artículo pero que prohíbe las cirugías invasivas en la región. A partir del 17 de marzo se acabaron las torturas psicológicas y las sesiones de fotos. Esta ley se ha hecho siguiendo lo que hizo Malta.Permitamos que la persona se desarrolle con su cuerpo, que aunque no encaje con lo considerado 'normal', es un cuerpo sano", señala el profesor Daniel García.

Lo más importante era prohibir la cirugía, las exhibiciones, las exploraciones morbosas innecesarias

"Eso era lo más importante: prohibir la cirugía, las exhibiciones, las exploraciones morbosas innecesarias y en un siguiente paso, considerar estas cirugías como tortura y crimen contra la humanidad. La otra vertiente jurídica que contemplamos es eliminar el concepto hombre-mujer del DNI. Y más porque ahora los médicos son quienes les inscriben al nacer y ellos deciden qué sexo van a llevar en su documento”, concluye.

Testimonio de la madre de un menor intersexual
“Al poco de nacer mi bebé, nos citaron diciendo que iban a hacer una analítica. A los siete días, cuando fuimos, le desnudaron delante de un montón de gente, la exploraron, la midieron sus genitales y nos dijeron que había que operarla. Nos negamos. Querían feminizarle más, extirpándole las gónadas. Dijeron que tenía una alteración de la diferenciación sexual y que iba a ser un trauma crecer con unos genitales que no son ni de hombre ni de mujer. De ahí nos derivaron a un gran hospital y tuvimos problemas porque no consentimos que se le explorase, era muy morboso. Ellos lo ven como una alarma social y quieren que se les opere, para encasillarte, pero no quisimos porque eso no se lo puedes hacer a una persona. Sus padres queremos que esté bien de salud, y ella no tiene ningún problema. Creo que muchos padres operan a sus bebés porque no tienen información”.

Publicado por ( Bez lo que debes saber) – Yolanda Martos – Madrid – 15/05/16 -




No hay comentarios:

Publicar un comentario