jueves, 7 de abril de 2016

Trump pide "algún tipo de castigo" para las mujeres que aborten

 Donald Trump, en un acto de campaña en Wisconsin, el miércoles .AFP/Scott Olson

Donald Trump no es un hombre dado a recular ni a corregir sus posiciones ultras pero este miércoles lo ha tenido que hacer tras defender "algún tipo de castigo" para mujeres que abortan ilegalmente. La incendiaria declaración se ha producido en una entrevista en la que se le ha preguntado por su postura de prohibir el aborto y ha provocado duras críticas de demócratas y de republicanos y tanto de grupos llamados "pro vida" como de los que defienden el derecho al aborto. La tormenta política y social ha sido tan inmediata y tan intensa que en menos de tres horasTrump ha emitido dos comunicados matizando sus declaraciones y su posición.

Todo ha empezado en una entrevista en MSNBC en la que se ha preguntado a Trump por su postura a favor de prohibir el aborto. El empresario, que hace años defendía ese derecho, ha reiterado la posición que mantiene desde 2011 a favor de ilegalizarlo. A continuación ha intentado esquivar más preguntas cuestionando él al entrevistador, Chris Matthews, que es católico, pero este le ha recordado entonces que es distinta la autoridad moral de una Iglesia al puesto ejecutivo de presidente de Estados Unidos. Finalmente se ha producido el siguiente intercambio:
Matthews: ¿Cree en el castigo para el aborto?

Trump: La respuesta es que tiene que haber algún tipo de castigo.

Matthews: ¿Para la mujer?

Trump: Sí. Tiene que haber algún tipo.

Matthews: ¿Diez días? ¿Diez años?

Trump: No sé. Eso no lo sé. Es una posición muy complicada.

Aunque se trataba de un programa grabado para su posterior emisión por la noche en cuanto ha empezado a emitirse esa parte de la entrevista la polémica ha estallado y Trump ha tardado una hora en emitir una declaración escrita en la que ha dicho que "este tema no está claro y debe volver a los estados para que decidan". Menos de dos horas después su campaña ha emitido otro comunicado aún más largo en su nombre. "Si el Congreso aprobara legislación que hiciera el aborto y legal y los tribunales federales la mantuvieran o si a cualquier estado se le permitiera legalmente prohibir el aborto, el doctor o cualquier otra persona que ejecutara este acto ilegal a una mujer debería ser hecho responsable ante la ley, no la mujer", se lee en el texto. "La mujer en este caso es la víctima, como lo es la vida en su útero. Mi posición no ha cambiado. 

Como Ronald Reagan, soy pro-vida con excepciones", concluye, en referencia a excepciones cuando corre riesgo la salud de la madre o el embarazo es resultado de violación o incesto.
Está por ver que los comunicados mitiguen la furia que ha desatado Trump, que ha sido denunciado tanto por Hillary Clinton yBernie Sanders como por sus rivales republicanos, Ted Cruz y John Kasich. La exsecretaria de estado ha tuiteado el mensaje: "Cuando creías que no podía ser peor. Horrible y revelador", y el senador de Vermont ha definido la declaración de Trump de "vergonzosa". Cruz, favorito por detrás del magnate inmobiliario en la carrera republicana, ha denunciado que Trump "una vez más ha demostrado que no ha pensado los temas a fondo y que dirá cualquier cosa para conseguir atención" mientras que el gobernador de Ohio ha dicho que el aborto "es una situación suficientemente difícil como para intentar castigar a alguien".

También han reaccionado grupos que defienden el derecho al aborto como NARAL Pro Choice, cuya presidenta, Ilyse Hogue, ha denunciado que es "una posición trastornada y alejada del sentir de los estadounidenses" y ha declarado que Trump "pondría en peligro a las mujeres si se convirtiera en presidente", recordando que "en todos los sitios donde el aborto es ilegal no desciende el número de los que se practican pero suben el de lesiones y muertes".
Incluso el movimiento autodenominado "pro-vida" ha buscado distanciarse de Trump. "Ser pro-vida significa querer lo que es mejor para la madre y el bebé y ningún provida querría nunca castigar a la mujer que ha decidido abortar", ha dicho Jeanne Mancini, que preside uno de estos grupos.

Las redes sociales también se han incendiado y la polémica promete empeorar más el ya débil respaldo que tiene entre las mujeres Trump, que ha dado frecuentes muestras de misoginia desde que lanzó su campaña, como el enfrentamiento y los comentarios machistas hacia la periodista Megyn Kelly cuando esta le recordó que había llamado a las mujeres "cerdas", "perras" y "desagradables animales" . Según sondeos de The Washington Post, su apoyo entre las mujeres ha caído un 10% y se sitúa ahora en el 23%. Un 75% de las mujeres tienen una visión desfavorable del candidato.


Publicado por elperiodico.com – Idoya Noain – Nueva York – 31/03/16 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario