miércoles, 16 de marzo de 2016

Las mujeres producen alimentos, pero son las últimas que comen

Mientras que las mujeres producen y proveen alimento, todavía representan el 70% de los hambrientos del mundo y se ven desproporcionadamente afectadas por la desnutrición y la inseguridad alimentaria, según el último informe de la Relatora Especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el derecho a la alimentación, Hilal Elver, presentado el lunes 7 de marzo al Consejo de Derechos Humanos, que celebra actualmente su 31º período de sesiones del 29 de febrero a la 24 de marzo.

A pesar del marco legal diseñado para protegerlos, las mujeres experimentan la pobreza y el hambre a niveles desproporcionados, dice el informe.
“La discriminación de género institucionalizada y la violencia siguen imponiendo barreras que impiden a las mujeres disfrutar de sus derechos económicos, sociales y culturales, y específicamente el derecho a la alimentación y nutrición adecuada, y la situación de las mujeres y las niñas no ha mejorado sustancialmente, a pesar de las llamadas recurrentes para la inclusión de una perspectiva de género a los programas de desarrollo y las políticas sociales”.

Según la Relatoar Especial, las mujeres representan el 70% de los hambrientos del mundo y se ven desproporcionadamente afectadas por la desnutrición y la inseguridad alimentaria.
Esta relación es abrumadora en algunos países en desarrollo y los países menos adelantados; por ejemplo, más de un tercio de las mujeres en varios países del sur de Asia tienen un peso inferior.
“La mala alimentación, la falta de cuidado de la salud, la protección social, las limitadas oportunidades económicas y el descuido general ha excluido a más mujeres de la sociedad global que el número de hombres muertos en las guerras del siglo XX, en conjunto”, dice el informe de Elver. Por otro lado, agregó, las agricultoras son responsables de cultivar, arar y cosechar más del 50% de los alimentos del mundo.

En el África subsahariana y el Caribe, las mujeres producen hasta un 80% de los productos alimenticios básicos y en Asia las mujeres constituyen del 50 al 90% de la población activa dedicada a la producción de arroz.
“A pesar de que las mujeres producen y proveen alimentos a menudo son los últimos en tener acceso a los alimentos”, dice el informe, señalando que las diferencias de género se observan en el acceso a todos los recursos productivos, como la tierra, las semillas, los fertilizantes, las medidas de control de plagas, herramientas, créditos y servicios de extensión.

De acuerdo con la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO), “las desigualdades entre hombres y mujeres en el acceso a los recursos productivos, servicios y oportunidades son una de las causas del bajo rendimiento en el sector de la agricultura”, y contribuye a las deficiencias en la seguridad alimentaria y nutricional, el crecimiento económico y el desarrollo en general.
“La mejora de esta situación para las mujeres daría lugar a importantes ventajas para la sociedad en su conjunto”, dice el informe de la Relatora Especial de la ONU.

El artículo completo en inglés se encuentra en SUNS – South North Development Monitor.

Publicado por Red del Tercer Mundo – Agenda Global N° 250 – Kanaga Raja – 11/03/16 -




No hay comentarios:

Publicar un comentario