lunes, 21 de diciembre de 2015

Visibilizar el acoso laboral: un reto al silencio

Es difícil probar el acoso laboral, más aún cuando este tipo de violencia no está definida como delito en Cuba. Sin embargo, la abogada Liset Mailen Imbert Milán llama a denunciar y visibilizar el maltrato que suele pasar inadvertido en instituciones y espacios laborales cubanos.
Aunque cualquier persona puede sufrir acoso en el ámbito laboral, Imbert destaca que “las principales víctimas son mujeres y personas de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales)”; también la edad y origen étnico pueden convertimos en objeto de la violencia en el trabajo.
¿Cómo se manifiesta el acoso laboral?

Hoy existe un incremento de la violencia en el trabajo en todo el mundo, como fenómeno multicausal y complejo. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala el desempleo, la precariedad y los altos niveles de competitividad en el ámbito laboral como factores determinantes.
La violencia en el trabajo puede adoptar distintas máscaras, según los medios socioculturales y los sectores profesionales. Cuanto menos cualificado es un trabajo más directa es la agresión, sea verbal o física. Pero si la cualificación profesional y el estatus sociocultural son altos, las agresiones se vuelven más dúctiles, sofisticadas y difíciles de advertir, aunque no por ello son menos dañinas.
Tiene como objetivo adscribir la conducta de la víctima a los intereses del acosador, quien realiza acciones hostiles y sin ética. Se practica también de manera grupal, a tal punto que la persona "estigmatizada" no pueda defenderse.
Se expresa a través de situaciones de acoso, humillación y coacción repetitivas (al menos una vez por semana) y prolongadas (como mínimo seis meses) durante el trabajo.

Algunas de sus manifestaciones más comunes son: la manipulación, el escamoteo de información, el boicot, la difamación, el excesivo control del trabajo, subestimar las capacidades de la víctima, etc. En el caso de las mujeres, son recurrentes los extremos: no darles tareas o sobrecargarlas, ningunearlas.
Se diferencia de la violencia física directa en no dejar señales externas, marcas visibles, a no ser el deterioro socio-emotivo y psicofísico progresivo de la víctima, imposible de diagnosticar sin un análisis profundo de la situación.

A tu criterio, ¿cómo contribuye el nuevo Código del Trabajo a dar solución legal a estos casos?
En Cuba el acoso laboral no está recogido como delito, aunque en nuestro Código del Trabajo está reconocida la obligación que tiene el empleador de velar por la integridad física, moral y psicológica de las y los trabajadores.
Esta inclusión demuestra, ante todo, que se está comenzando a visibilizar la problemática, aunque es insuficiente porque falta perfeccionar el proceso legal y los medios de prueba.

¿Cuáles serían entonces las principales dificultades a enfrentar?
Las principales trabas están en probar el acoso laboral, pues muchas veces no existen testigos o las personas evitan dar testimonio por temor a represalias.
También el acosador puede perfeccionar sus métodos a través de mensajes subliminales. No necesariamente tiene que recibirse una mirada recriminatoria o violencia verbal, se dice que una sonrisa puede ser igual de destructiva.
Por eso aclimatar los medios de prueba es esencial. Por ejemplo, tenemos que luchar porque en los casos de acoso psicológico el juez no desestime pruebas, entre ellas el dictamen psicológico.

¿Qué les recomendarías a las mujeres que se encuentran en una situación de acoso laboral?
Les diría que no tengan miedo y que denuncien el acoso porque no están solas. Es cierto que nuestras normas necesitan perfeccionarse, pero hay un grupo de juristas dispuestos a crear un precedente, luchando una y otra vez. El llamado es a pensar: ¡impunidad cero!


Publicado por SEMLac – Lirians Gordillo Puñas – 17/12/15 - 

Violencia contra personas LGBTI: altos niveles de ensañamiento y crueldad

En varios países de Latinoamérica y el Caribe se han registrado avances significativos en el reconocimiento de derechos de las personas LGBTI [Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales], pero continúan registrándose altos índices de violencia en todos los países de la región. Esta es la principal conclusión de un nuevo informe regional sobre la violencia perpetrada contra las personas LGBTI o percibidas como tales; o personas con orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género no normativas; o cuyos cuerpos difieren del estándar socialmente aceptado de los cuerpos masculinos y femeninos. El documento ha sido producido recientemente por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos [OEA].

Esta violencia, tal como lo demuestran los múltiples testimonios que recoge el informe, tiene altos niveles de ensañamiento y crueldad. Asimismo, hay una invisibilidad de la violencia cotidiana que afecta a estas personas que no se denuncia ni se reporta en los medios.
El informe se enfoca en la violencia contra las personas LGBTI como un fenómeno social, complejo y multifacético, y no sólo como un hecho aislado o acto individual. Por ejemplo, la violencia contra las personas intersex está basada en prejuicio hacia la diversidad corporal y, específicamente, contra las personas cuyos cuerpos difieren del estándar corporal masculino y femenino. La violencia que sufren las personas intersex difiere de la que por lo general sufren las personas LGBT.
Muchos de los actos de violencia contra las personas LGBT, comúnmente conocidos como crímenes de odio, se comprenden mejor bajo el concepto de violencia por prejuicio motivada por las sexualidades e identidades no normativas. Las orientaciones e identidades sexuales diversas desafían las nociones fundamentales sobre el sexo, sexualidad y género heteronormativas. En este sentido, la violencia y la violencia sexual contra las personas LGBT son utilizadas para sancionar y denigrar a las personas que se ubican fuera de estos conceptos en razón de su orientación sexual, identidad o expresión de género. Además, esta violencia tiene un impacto simbólico, ya que envía un mensaje de terror a toda la comunidad de personas lesbianas, gay, bisexuales y trans.

El informe aborda además las variadas formas de violencia contra cada uno de estos grupos poblacionales. Según el Registro de Violencia contra personas LGBT, que la CIDH llevó adelante por un período de 15 meses, entre 2013 y 2014, los hombres gay y las mujeres trans constituyeron la mayoría de las víctimas de asesinatos y de actos de abuso policial. Las mujeres lesbianas y bisexuales son afectadas particularmente por violencia intrafamiliar y violencia sexual.
Por su parte, las mujeres trans son el grupo más afectado por la violencia policial, sobretodo en el contexto del trabajo sexual. En su gran mayoría se encuentran insertas en un ciclo de violencia, discriminación y criminalización que suele comenzar desde muy temprana edad, por la exclusión y violencia sufrida en sus hogares, centros educativos y comunidades, que se refuerza por la falta de reconocimiento legal de su identidad de género en la mayoría de los países de la región.

Mientras tanto, la violencia que enfrentan personas intersex es muy diferente. Niñas y niños intersex son frecuentemente sometidos a operaciones e intervenciones quirúrgicas que, en su mayoría, no son médicamente necesarias, con el único objetivo de modificar sus genitales para que se parezcan más a los de un niño o una niña. Estas cirugías, de naturaleza irreversible, se suelen realizar sin su consentimiento, a bebés recién nacidos o niños y niñas de muy corta edad, y pueden causar un enorme daño a las personas intersex, tales como dolor crónico, falta de sensibilidad genital, esterilización, capacidad reducida o nula para sentir placer sexual, y trauma.

El informe analiza también la situación de violencia que enfrentan las personas dada la intersección con otros factores, tales como etnia, raza, sexo, género, situación migratoria, condición de defensor o defensora de derechos humanos, y pobreza. Estos grupos pueden sufrir un ciclo continuo de violencia y discriminación causado por la impunidad y la falta de acceso a la justicia. Por ejemplo, existe un fuerte vínculo entre pobreza, exclusión y violencia. Las personas LGBT que viven en pobreza son más vulnerables al perfilamiento y acoso policial, y en consecuencia a tasas más altas de criminalización y encarcelamiento. Asimismo, las personas LGBT jóvenes tienen, en general, un acceso limitado a la vivienda, lo que aumenta su riesgo de ser víctimas de violencia.

La gran mayoría de asesinatos y actos de violencia contra personas LGBTI quedan impunes. Existen varios obstáculos para el acceso a la justicia para personas LGBTI y sus familiares, que incluye miedo a denunciar, subregistro del problema, abordaje inadecuado por parte de agentes estatales, falencias en las investigaciones, entre otros. La inefectividad por parte de los Estados de aplicar la debida diligencia para prevenir, investigar, sancionar y reparar los asesinatos y otros crímenes violentos contra las personas LGBTI guarda estrecha relación con los prejuicios y estereotipos que los agentes del Estado tienen sobre las víctimas. Cuando los Estados no realizan investigaciones exhaustivas e imparciales respecto de la violencia contra las personas LGBTI, como ocurre en la mayoría de los casos, se genera una impunidad frente a estos delitos que envía un fuerte mensaje social de que la violencia es condonada y tolerada, lo que genera aún más violencia y conduce a las víctimas a desconfiar en el sistema de justicia.

Existe un vínculo inherente entre discriminación y violencia contra las personas LGBTI en América. En ese contexto, también existe un vínculo entre legislaciones discriminatorias y violencia. Ejemplo de esto son las leyes que criminalizan las relaciones sexuales y/o otras expresiones de intimidad consensuales entre personas del mismo sexo, así como las expresiones de género no normativas. Leyes de sodomía, indecencia seria e indecencia grave, protección de la "moral pública” y "las buenas costumbres”, entre otras, continúan siendo un problema grave en la mayoría de los países anglófonos del Caribe.
Aunque estas leyes suelen no aplicarse, su existencia es utilizada para acosar, perseguir, hostigar y amenazar a personas con orientaciones sexuales o identidades o expresiones de género diversas, reales o percibidas. Este tipo de legislaciones contribuyen a crear un contexto que condona la discriminación, la estigmatización y la violencia contra personas LGBT, reforzando los prejuicios sociales existentes.
El informe aborda también la relación entre el derecho a igualdad y el derecho a la libertad de expresión. Específicamente, la Convención Americana prohíbe la "apología del odio” que constituya una "incitación a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas”. En el informe, la CIDH y la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión afirman que la apología del odio que incite a la violencia ilegal contra un grupo por motivo de su orientación sexual, identidad o expresión de género, y diversidad corporal, está incluida en las expresiones prohibidas por la Convención Americana.

La CIDH insta en el informe a los Estados Miembros de la OEA a investigar y sancionar los crímenes y actos violentos contra las personas LGBTI con debida diligencia. Considerando el alto número de actos de violencia y el ensañamiento y crueldad con que son perpetrados, se recomienda que siempre que se abra una investigación, se incluya la hipótesis de que pueda haber sido violencia por prejuicio. Asimismo, los Estados deben recolectar información estadística de manera sistemática sobre la violencia contra las personas LGBTI y sobre el acceso a la justicia, que permita identificar los motivos de las alarmantes tasas de impunidad. También se recomienda a los Estados adoptar medidas amplias a fin de combatir la discriminación, los prejuicios y los estereotipos sociales y culturales contra las personas LGBTI.

Los Estados deben también adoptar medidas preventivas y educativas para responder y combatir el discurso de odio contra las personas LGBTI y derogar las leyes que criminalizan las relaciones sexuales y otras expresiones de intimidad consensuales entre personas del mismo sexo en privado y las expresiones de género no normativas. El informe contiene más de 100 recomendaciones a los Estados para abordar y resolver este grave problema.

Publicado por ADITAL – América Latina y el Caribe – 17/12/15 -

Las mujeres sienten el cambio climático en carne propia

La COP21, organizada y presidida por Francia, se movió con celeridad bajo presión del gobierno anfitrión, con el objetivo de acordar un tratado climático universal, el llamado Acuerdo de París. Crédito: Diego Arguedas Ortiz/IPS.
El vínculo entre mujeres y cambio climático es un asunto transversal que merece mayor reconocimiento, pues es omnipresente y afecta a distintos ámbitos, desde la salud y la agricultura hasta el saneamiento y la educación.
En los países en desarrollo, las mujeres son testigos del nexo entre el recalentamiento planetario y las cuestiones de género en carne propia. A menudo, su supervivencia depende mucho de la tierra y de los recursos hídricos, lo que las deja en situación vulnerable.
El cambio climático no es solo un asunto ambiental, sino de justicia social, igualdad y derechos humanos, todos asuntos vinculados con cuestiones de género.
El cambio climático no es solo un asunto ambiental, sino de justicia social, igualdad y derechos humanos, todos asuntos vinculados a cuestiones de género.
La perspectiva femenina debió integrarse totalmente al Acuerdo de París, surgido de la COP21, en especial el empoderamiento de las mujeres, además de prever una respuesta y otras cuestiones de género como la vulnerabilidad de las mujeres rurales.
La COP21 (21 Conferencia de las Partes) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, tuvo lugar del 30 de noviembre al 12 de este mes en la capital francesa.
En las etapas de preparación del borrador, las cuestiones de género se trataron como un elemento accesorio que podía retirarse y casi todas las partes las ignoraron y se equivocaron.
Asia, el Caribe y África son tres de las regiones más vulnerables a la variabilidad climática y, si bien son responsables de una pequeña parte del recalentamiento planetario, las mujeres soportan la peor parte de sus severas consecuencias.
Millones de personas en Asia son extremadamente vulnerables al fenómeno, en especial las mujeres, debido a los roles tradicionales de género. En muchas áreas rurales, su movilidad es muy limitada, pues no se ve con buenos ojos que trabajen fuera del hogar.
Mientras los hombres de las regiones afectadas por la variabilidad climática suelen emigrar a las ciudades o a otras regiones menos vulnerables en busca de trabajo, las mujeres se quedan a cuidar del hogar y de los hijos comunes. Esa reclusión se traduce en dependencia económica y falta de acceso a la información, como alertas tempranas, lo que contribuye a su enorme vulnerabilidad.
En ese continente, las mujeres suelen encargarse de actividades más sensibles al clima, como recolectar agua y preparar la comida, lo que eleva su vulnerabilidad.
Investigaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) han concluido que las mujeres y las niñas son las encargadas de ir a buscar agua, para lo que tienen que recorrer largas distancias.
Con la creciente frecuencia e intensidad de las inundaciones, es común que las mujeres tengan que atravesar habitualmente terrenos anegados para buscar el agua y preparar los alimentos, lo que las expone a riesgos, desde ahogarse, pasando por mordeduras de serpientes, hasta enfermedades cutáneas.
En la otra mitad del mundo, las mujeres soportan situaciones similares. En el Caribe, muchos hogares son principalmente matriarcales, y ellas son las que más necesidades tienen de medidas de adaptación y mitigación del recalentamiento planetario.
También son responsables de las tareas del cuidado de las personas del hogar y sufren el impacto de la inseguridad alimentaria y la escasez de agua. Las mujeres rurales son particularmente vulnerables, en especial las pequeñas productoras, las agricultoras marginadas y las trabajadoras rurales.
Ya sea que la escasez de agua y de alimentos se deba al aumento del número y de la intensidad de los huracanes o de la sequía, las posibilidades de llevar adelante una vida decente no son altas ni mejoran. Comprender esa situación es importante para el buen diseño y la ejecución de estrategias de adaptación.
“La agricultura necesitaba mayor visibilidad en las negociaciones”, observó la presidenta de la Red de Productoras Rurales de Jamaica, Mildred Crawford.
“Las mujeres juegan un papel en la cadena alimentaria y necesitan fondos para asistir a los pequeños agricultores a fin de mitigar y adaptarse al cambio climático. Los grupos de mujeres ya están organizados, así que los incentivos les pueden servir para controlar el desperdicio de carbón en sus comunidades”, añadió.
El Caribe atraviesa su peor sequía de los últimos cinco años.
Según Mary Robinson, ex primera ministra de Irlanda, quien también se desempeñó como alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el borrador del Acuerdo de París debía concentrarse en cuestiones de género para garantizar a las mujeres el acceso a fondos para el clima, tecnologías renovables y capacidad de adaptación.
De hecho, las campañas climáticas no deben concentrarse solo en la reducción de emisiones, comercio de carbono y transferencia de tecnología, sino que deben tratar de ir más allá.
Además, deben tener en cuenta que la mayor parte de los agricultores en los países en desarrollo son mujeres y, la adaptación las involucra especialmente. Los asuntos de género son transversales, no se usan por conveniencia.
empoderadas para desempeñar papeles más significativos en la lucha contra el cambio climático, pues tienen mucho que perder.
Kalyani Raj, integrante responsable de la Conferencia de Mujeres Todo India, arguyó que es crucial dar voz a la población femenina más vulnerables e incluirla en la planificación de políticas.
“Muchas mujeres desarrollaron enfoques de adaptación a muy pequeña escala, conocimientos tradicionales y soluciones de las comunidades indígenas que no se amplifican”, explicó. “Las políticas deben concentrarse en ampliar eso, en vez de proponer medidas uniformes para adaptarse al cambio climático”, añadió.
En África, el impacto del cambio climático sobre las cuestiones de género se relaciona principalmente con la agricultura, la seguridad alimentaria y los desastres naturales.
Según el Informe Económico de 2011 del Banco de Desarrollo Africano (BDA), las mujeres representan 40 por ciento o más de los trabajadores del sector agrícola en 46 de los 53 países del continente. Ese sector de la economía se considera vulnerable porque generalmente no incluye empleos formales con contratos e ingresos seguros.
“Los pobres son especialmente vulnerables a los efectos del cambio climático, y la mayoría de las 1.500 millones de personas que viven con un dólar al día o menos son mujeres”, señala el Estado de la Población Mundial de 2009, elaborado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas.
Además, en una muestra de 141 países se concluyó que, entre 1981 y 2002, el sesgo de género en las personas fallecidas por desastres naturales están directamente vinculadas a los derechos económicos y sociales de las mujeres. En esos casos, en las sociedades menos equitativas, mueren más mujeres que hombres.
El reclamo de las mujeres rurales es una realidad que debemos afrontar. Sin embargo, debemos reconocer que no son solo víctimas, son poderosos agentes de cambio.
La población femenina debe estar incluida en los procesos de decisión para que pueda contribuir con su experiencia y conocimientos únicos, pues toda intervención vinculada al cambio climático que excluya su perspectiva, así como cualquier política que omita las cuestiones de género, está destinada al fracaso.

Publicado por IPS – París - Sohara Mehroze Shachi, Domoina Ratovozanany, y Dizzanne Billy – 21/12/15

Juristas necesitan capacitarse sobre violencia de género

Las leyes necesitan perfeccionarse para actuar frente a casos de violencia y vulneración de derechos por motivo de género en Cuba, pero las que existen tampoco se utilizan lo suficiente, señalaron en la capital cubana juristas y activistas LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y personas trans).
Aunque hay que mejorar las leyes, también urge capacitar en temas de género y violencia a quienes imparten justicia, agregaron participantes al II Taller “Sexualidad y derechos humanos”.

Además de lo que dice la letra jurídica, es necesario que la interpretación de la norma se aleje de la discriminación indirecta que muchas veces permea los procesos jurídicos por la presencia de prejuicios, mitos y enfoques sexistas, argumentaron.
Organizado por el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), el encuentro se realizó en la capital cubana del 8 al 10 de diciembre, como parte de las acciones que desarrolla esa institución gubernamental durante la jornada de 16 días de activismo por la no violencia hacia las mujeres y con motivo del 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos.
Más que una mirada a los vacíos de la ley, cuya revisión y cambios pueden tardar en el tiempo, participantes en el taller insistieron en la inadecuada interpretación que se hace hoy día de la norma, que no se utiliza bien, ni suficientemente.
“En gran parte se debe a que no se conoce”, sostuvo Yamila González Ferrer, de la Unión Nacional de Juristas (UNJC), partidaria de “divulgar más las leyes que tenemos para que se utilicen en todas sus posibilidades”.
Pero también responde a profesionales del Derecho que deben responder a estas situaciones y delitos carece de una formación con enfoque de género que les permita actuar sin reduccionismos ni prejuicios.

La profesora de Derecho abogó, igualmente, por seguir elevando la cultura jurídica de la población para que conozca sus derechos y cómo ejercerlos, pero también influir en la capacitación y formación de juristas y profesionales en esta materia.
La capacitación en estos temas, con un enfoque de género y de derechos humanos, debe llegar también a las instituciones y personas encargadas de atender los casos de violencia, como oficiales de la policía, personal de la atención primaria de salud, profesorado en los diferentes niveles de enseñanza, líderes barriales, organizaciones sociales y otros actores en las comunidades.
Pocas veces se acude en los tribunales, por ejemplo, a instrumentos internacionales que Cuba ha suscrito, como la Convención para la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer (Cedaw por sus siglas en inglés) o la Convención de los Derechos del Niño, citó como ejemplos Manuel Vázquez Seijido, jefe del equipo de asesoría jurídica del Cenesex.
Tampoco es frecuente aludir a determinados aspectos que están tipificados y no siempre se interpretan o utilizan adecuadamente, como la aplicación de determinadas medidas que permiten el alejamiento del agresor respecto a la víctima, o una mejor interpretación y uso del derecho de igualdad recogido en el código penal y que tampoco se emplea.

El Código Penal, por ejemplo, cataloga como delio aquellas acciones que producen lesiones corporales a otros o que dañen gravemente la salud, expuso la profesora de Derecho Arlín Pérez Duharte.
“Ello permite interpretar que, al tratarse de un problema de salud, pueda considerarse también como tal aquello que produce secuelas físicas, anatómicas, pero también psíquicas. De ese modo puede introducirse en esa interpretación la violencia psicológica”, advirtió la experta en materia penal.
La ley hace falta, pero no es suficiente, al decir de juristas que no limitan el asunto a la norma jurídica, únicamente, sino a quiñes tienen que administrar justicia.
“Entonces hace falta capacitar a jueces y fiscales para que estén en disposición de conocer y comprender mejor los procesos que viven las personas que padecen discriminación y violencia por motivos de género, y que esa visión les permita hacer uso de esas y otras posibilidades que ofrece la ley, pero que apenas se utilizan”, sostuvo Vázquez Seijido.
Aunque se hacen esfuerzos por integrar los conocimientos de género al contenido curricular de la carrera de Derecho en varias universidades del país, todavía es insuficiente porque se trata de asignaturas opcionales.
“Tiene que haber también un interés de parte del graduado por superarse, interiorizar y actualizar los conocimientos”, explicó Tania de Armas Fonticoba, profesora titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana.
En opinión de Vázquez Seijido, la formación de pregrado precisa, igualmente, de enfoques actualizados en su diseño curricular, como los de género y derechos humanos.

A ello podría contribuir la estrategia de género que actualmente se ha diseñado en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, consideró González Ferrer.
Sin embargo, el sector jurídico es todavía uno de los que menos se han abierto al debate y comprensión de estos temas. “Es uno de los más resistentes, de acuerdo con la experiencia que hemos vivido desde el activismo”, sostuvo Francisco Rodríguez Cruz, periodista y autor del blog Paquito el de Cuba.
Si bien se han abierto nuevos espacios para el tratamiento público del tema de la violencia de género, todavía se trata de un fenómeno muy naturalizado y que no encuentra respuestas efectivas para quienes lo padecen, señaló ante SEMlac Lizette Vila, coordinadora del proyecto Palomas.
Vila tiene una reconocida obra documental que ha abordado con sistematicidad los temas de discriminación y violencia por motivos de género, orientación sexual e identidad de género, entre otros.
La realizadora se pronunció a favor de seguir visibilizando la realidad de mujeres que están viviendo diversos tipos de violencia y que no encuentran muchas veces respuesta a sus situaciones y demandas de apoyo.
Una realidad aún menos visible es la violencia por motivos de género que sufren las mujeres lesbianas, bisexuales y trans.
“No se habla de la mujer lesbiana, pero tampoco se habla de la lesbofobia, ni se le da a la mujer lesbiana la dignidad que merece”, dijo a SEMlac Teresa de Jesús Fernández, coordinadora de la Red de Mujeres Lesbianas y Bisexuales del Cenesex.

Mujeres lesbianas, bisexuales y trans padecen en silencio en diversos espacios familiares y sociales debido a la lesbofobia, la transfobia y otras formas de discriminación por motivo de orientación sexual e identidad de género.
“Como resultado de esa falta de comprensión, encuentras que las mujeres lesbianas sufren luego acoso laboral, escolar, familiar y social. Pueden ser muy evidentes o estar, igualmente, muy matizadas o enmascaradas”, abundó en entrevista a SEMlac.
Incluso cuando se hacen las campañas por la no violencia hacia las mujeres y las niñas, sutilmente todas las personas leen que esas niñas y esas mujeres son heterosexuales, explica.
“Nadie piensa que son mujeres lesbianas y también mujeres transexuales. Hay vacíos y brechas y no se trata de crear etiquetas, pero sí es importante llamar la atención sobre estos problemas”, sostuvo.

Publicado por SEMLac – Cuba – Sara Más – 17/12/15 -


Eslovenia vota en contra del matrimonio gay Un referéndum ha revocado la ley aprobada en marzo que concedía a las parejas homosexuales los mismos derechos que a las heterosexuales

Una mujer vota en Eslovenia en el referéndum contra el matrimonio gay.

Los eslovenos rechazaron el domingo en referéndum la ley aprobada el pasado marzo por el Parlamento que concedía a lasparejas homosexuales los mismos derechos que a las heterosexuales, incluido el matrimonio y la adopción de niños.
Un 63,36% de quienes acudieron a votar rechazaron la nueva legislación, frente al 36,64% que le dio su apoyo, en una consulta con una participación del 36%.
Para anular la ley, además de una mayoría de votos, Esloveniaestablece que voten en contra al menos un 20% de los aproximadamente 1.700.000 eslovenos con derecho a voto; es decir unas 340.000 personas.
Finalmente, las aproximadamente 390.000 personas que se han opuesto a la igualdad de derechos han bastado para anular la ley.

UN REFERÉNDUM CATÓLICO

"¿Está usted a favor de que entre en vigor la ley sobre enmiendas y complementos de la ley del matrimonio y familia que el Parlamento aprobó el 3 de marzo de 2015?". Esta era la pregunta de la consulta, convocada por una plataforma católica movilizada bajo el nombre "Se trata de los niños"."El resultado es un triunfo para todos nuestros niños, comentó Ales Primc, uno de los representantes de esa iniciativa.
"La gente no quiere permitir que sean derribados los valores que para la mayoría son sagrados, como la familia, la paternidad y la maternidad", alegó France Cukjati, del principal partido de la oposición, el conservador SDS.
Martina Vuk, ministra del Trabajo, del centrista y gubernamentalSMC, opinó que "ha triunfado un gran miedo creado artificialmente" y lamentó que "los derechos humanos en Eslovenia no valen todavía para todos".
Desde Izquierda Unida, una formación también opositora pero que impulsó la reforma legal, se aseguró que se seguirá insistiendo en la equiparación de derechos y que una ley en este sentido entrará en vigor antes o después.

LEY DE MARZO ANULADA

La norma fue aprobada en marzo gracias a la mayoría de centro-izquierda que gobierna el país y se encontró inmediatamente con la oposición de los sectores conservadores y católicos del país.
Esos grupos reunieron en un tiempo récord las 40.000 firmas necesarias para convocar una consulta, una posibilidad que rechazó el Parlamento argumentando que ese referendo sería homófobo y podría llevar a la discriminación por cuestiones orientación sexual.
El pasado octubre, el Tribunal Constitucional anuló esa resolución del Parlamento y abrió la puerta a la celebración de la consulta. Según la ley eslovena, el Parlamento tendrá que esperar al menos un año para aprobar una nueva legislación en la materia, por lo que mientras tanto seguirá en vigor la actual norma en materia de familia, adoptada hace 35 años.

Sin igualdad de derechos

Eslovenia se convirtió, con la ley de marzo, en el primer país de Europa del Este y el primero del antiguo bloque comunista en igualar los derechos de homosexuales y heterosexuales. Tras el referendum, el país es ahora uno de los primeros en aprobar una ley de igualdad de derechos de los homosexuales para luego revocarla.
No es la primera vez que una consulta popular contradice una ley de equiparación de derechos. En el 2012, un referéndum parecido echó por tierra la ley de la familia, que permitía el registro de las parejas del mismo sexo para poder tener derecho a la herencia y otras cuestiones administrativas y abría la posibilidad a los homosexuales de adoptar al hijo de su pareja.

Publicado por elperiodico.com – Zagreb – 21/12/15 -

Ella lleva a Estados Unidos a las mejores estudiantes de Colombia


Consciente de la discriminación contra las mujeres, las motiva a ser ingenieras y más.

“Me veo trabajando en el área de la salud…pero no quiero trabajar los fines de semana… no quiero trabajar con hombres… tampoco quiero trabajar fuera de la ciudad”. Esas son algunas de las expectativas de las jóvenes estudiantes de bachillerato en el país.
 “Olvídese de la idea que un hombre la va mantener… la ingeniería es la carreraque le va a dar para comer a usted, a sus hijos y hasta a su marido… atrévase a escoger una profesión que prefieren en su mayoría los hombres”.

Es el consejo que les da a esas chicas Isabel Londoño, una activista, directora ejecutiva de la Fundación Mujeres por Colombia, fundadora de Colfuturo, y quien hoy día está dedicada a orientar en Bogotá a cientos de mujeres en colegios y universidades en temas académicos, laborales y por qué no de vida.
Londoño, anualmente, lleva en promedio a 60 universitarias de todo el país a las universidades más prestigiosas de Estados Unidos para que “expandan sus metas profesionales y no crean que la única posibilidad de conseguir estatus es trabajando en Coca Cola, Ecopetrol o con el Estado”. Allá las jóvenes reciben charlas de profesores en áreas afines a las carreras que cursan en el país.
El interés del hada madrina de las jóvenes estudiantes, como le llaman, nació por sus dificultades a la hora de encontrar financiamiento para lograr sus estudios superiores, y falta de orientación.
Isabel, de 59 años y jubilada, hace poco terminó un doctorado en la universidad de Harvard, y distribuye su tiempo en coordinar el foro de orientación profesional, dirigido a estudiantes de bachillerato efectuado en colegios públicos de Bogotá; el foro para las universitarias, de donde sale el grupo que visitará las universidades de Harvard y Yale, y el foro mujeres líderes sectoriales, en el que participan las ‘veteranas’.
“Ya siendo jubilada decidí mostrarle a las personas que es posible estudiar en las mejores universidades en el extranjero, y hacerlo desde mi experiencia”, aseguró.
“En el 2007 me invitaron a dar una conferencia en Harvard ante 500 estudiantes universitarias entre los 18 y 24 años de edad, donde también participaron mujeres ejecutivas, yo era la única extranjera. En el foro se les mostraba a las jovencitas qué había en el mundo laboral, por qué era importante educarse y las posibilidades que ellas tenían.
(…) En ese momento decidí que había que hacer lo mismo en Colombia, y empezamos a organizar un foro universitario de mujeres de negocios igual al que se realizaba en Harvard todos los años. Así lo hicimos ininterrumpidamente desde el 2008 hasta el 2013”.
Universidad de Harvard en Estados Unidos.
El año pasado y el presente Isabel no pudo llevar a cabo el foro, porque no pudo conseguir financiarlo. “Acá a las empresas no les interesa atraer a las mujeres para que trabajen en ellas”.
“En el 2008 me volvieron a invitar a la conferencia en Harvard, y ahí les envié un correo a las mujeres que habían participado en el foro en Bogotá para saber quién quería ir conmigo a Estados Unidos, y 24 me respondieron afirmativamente. Desde entonces, me llevo 50 o 60 estudiantes universitarias a esa conferencia en Harvard todos los años en octubre.
(…) A esas jovencitas allá en Estados Unidos les mostramos otras universidades, como Yale y MIT, donde las recibieron con un desayuno, asistió un decano y les dio una conferencia”.
Entre todas las chicas que van a Estados Unidos aportan el dinero de pasajes y estadía para que puedan ir otras dos mujeres de escasos recursos. Asimismo, la fundación Color de Colombia siempre promueve llevar tres o cuatro chicas a Estados Unidos del Chocó, Buenaventura y la Costa Atlántica.
“Hemos llevado también mujeres del Sena, de la Universidad Distrital y otras públicas. Todas las chicas que han participado de este foro han regresado interesadas en seguir sus estudios superiores en el exterior, y se ponen a estudiar inglés. Entre los grupos que llevamos, también hay mujeres mayores de 27 años, hasta de 65 años, quienes participan en un evento distinto en febrero. El próximo año mi meta es llevar a 30 mujeres maduritas también en Harvard”.
Según indicó, además del requisito de aportar el dinero para los tiquetes y hospedaje, los cuales consigue bien económicos, les exige saber un inglés intermedio. “De los grupos de mujeres que llevamos en los primeros tres años, todas optaron por estudiar en el extranjero, con créditos del Colfuturo y el Icetex”.
El pasado 23 de octubre Isabel participó como panelista en el tercer Congreso Latinoamericano de Investigación Educativa, Clie, que se llevó a cabo en Bogotá en la Universidad ECCI.

¿Por cuáles estudios se inclinan las jóvenes que salen a estudiar al exterior?

Isabel afirmó que las jóvenes que se han decidido por hacer un posgrado en Estados se han inclinado casi en un 60 por ciento por maestrías en administración y administración pública.

¿Por qué se ha enfocado sólo en la mujer?

“Hoy día se gradúan más mujeres del bachillerato que hombres. Y en las universidades estudian un 60 por ciento mujeres, pero en las maestrías sólo hacen presencia en un 40 por ciento y en los doctorados apenas un 20. El desempleo en hombres es del nueve por ciento y en mujeres está en el 16 por ciento. Por lo que en el país se educa a la mujer pero para mantenerlas en la casa”.
Para Isabel, “las mujeres hoy día están optando por estudiar derecho o contaduría, pero por ejemplo, si es una mujer abogada de estrato bajo no va a conseguir trabajo tan fácil. Estamos orientando a las mujeres para que estudien ingeniería, pues con esta carrera consiguen mucho más fácil trabajo. En este país faltan muchos ingenieros, sólo el 13 por ciento de los ingenieros graduados son mujeres”.
En abril y septiembre de cada año, Isabel realiza también un foro para las jovencitas que están en los grados octavo, noveno, décimo y once de los colegios públicos de Bogotá, el cual es dictado “por las universitarias que llevamos a Estados Unidos”.

¿Por qué se ha enfocado sólo en la mujer?

“Hoy día se gradúan más mujeres del bachillerato que hombres. Y en las universidades estudian un 60 por ciento mujeres, pero en las maestrías sólo hacen presencia en un 40 por ciento y en los doctorados apenas un 20. El desempleo en hombres es del nueve por ciento y en mujeres está en el 16 por ciento. Por lo que en el país se educa a la mujer pero para mantenerlas en la casa”.
Para Isabel, “las mujeres hoy día están optando por estudiar derecho o contaduría, pero por ejemplo, si es una mujer abogada de estrato bajo no va a conseguir trabajo tan fácil. Estamos orientando a las mujeres para que estudien ingeniería, pues con esta carrera consiguen mucho más fácil trabajo. En este país faltan muchos ingenieros, sólo el 13 por ciento de los ingenieros graduados son mujeres”.
En abril y septiembre de cada año, Isabel realiza también un foro para las jovencitas que están en los grados octavo, noveno, décimo y once de los colegios públicos de Bogotá, el cual es dictado “por las universitarias que llevamos a Estados Unidos”.
“Hay que subir los niveles de educación en el país, pues no sólo basta con que las personas estudien en el Sena, con eso no se sostiene Colombia, necesitamos también que estudien ingeniería, que hagan maestrías y doctorados”.
Publicado por KIEN&KE – Augusto Aponte – 21/12/15 -


El papa se dispone a canonizar a Madre Teresa de Calcuta

El papa Francisco reconoció un milagro atribuido a la Madre Teresa de Calcuta y está dispuesto a promulgar el decreto de su canonización, afirmó este jueves la página web del diario de los obispos italianos, Avvenire.

Según la vaticanista del periódico, Stefania Falasca, que conoce personalmente al papa, la Madre Teresa debería ser canonizada el 4 de septiembre de 2016 en Roma, en el marco del Jubileo de la Misericordia que comenzó el 8 de diciembre. La fecha debería ser confirmada durante un consistorio.
Avvenire afirma que una curación milagrosa atribuida a la intervención de la Madre Teresa fue reconocida durante una reunión de expertos que convocó la Congregación para las Causas de los Santos hace tres días.

La Madre Teresa de Calcuta (1910-1997), que nació en una familia albanesa en Macedonia, fundó su propia congregación en 1950, las Misioneras de la Caridad.
Se dedicó durante más de 40 años a los pobres y los enfermos, sobre todo en la ciudad de Calcuta, en India.
Esta religiosa, una de las más famosas y populares en el mundo cristiano, fue beatificada por 
Juan Pablo II el 19 de octubre de 2003 en Roma, durante una ceremonia a la que acudieron 300.000 fieles.
Su canonización podría atraer de nuevo a cientos de miles de fieles a Roma, en lo que podría ser uno de los momentos cumbre del Jubileo.


Publicado por Boletín Globedia – Redacción Sociedad- 17/12/15 -

El debate sobre el derecho a la heredar de las mujeres irrumpe en Marruecos El Consejo Nacional de Derechos Humanos quiere igualar por ley el derecho a la herencia. Los hombres heredan el doble que las mujeres desde hace 14 siglos en las sociedades musulmanas

Varias amigas marroquís se reúnen en una cena, sin hombres, para contarse las experiencias de la semana. Una copa de vino para las que creen que la prohibición del alcohol es interpretable en el Islam y una botella de agua para las piadosas que cumplen a rajatabla los preceptos de la religión islámica. Son diferentes formas de ver la misma realidad religiosa, como ocurre con el uso del velo, las plegarias, la mujer en la vida pública…La cena acaba monopolizada por un controvertido debate sobre el derecho de la mujer musulmana a la herencia, un asunto que vuelve a la escena pública con su legión de detractores y defensores.

Durante 14 siglos en las sociedades musulmanes el hombre ha heredado el doble que la mujer. Y eso lo quiere corregir ahora elConsejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH), un organismo oficial marroquí que ha denunciado la desigualdad entre hombres y mujeres en el terreno de la herencia. “La condición de la herencia está en el Corán y eso es sagrado”, opina Mariam, de Tánger, con 34 años.


Esperando la fatua

Como ella lo piensan muchos en en Marruecos, que argumentan que como está en el Corán no es posible una revisión y menos aún una modificación. La joven procede de un contexto familiar conservador y reivindica una “fatua (un edicto)” de un sabio del Islam (mufti) para legitimar tal iniciativa. Sihem, de 44 años, tradicional y mujer de cinco oraciones al día, discrepa y le responde que “la interpretación debe evolucionar como lo hace la propia sociedad, sin esperar al consenso de los sabios".

Por su parte, Ilhem, 36 años y la menos exigente en la práctica religiosa, considera que el problema no reside en la religión, sino en la interpretación literal del Islam. El Corán dispuso que las mujeres se encontraban bajo la tutela de los hombres, que se ocupaban de los asuntos económicos y tenían la responsabilidad de cuidar a las esposas para que nada les faltara, “y de ahí e estableció que buena parte de la herencia fuera para ellos", subraya. "¡Los tiempos cambiaron!”, añade Ilhem, soltera.

La propuesta de la CNDH implicaría una modificación de lajurisprudencia islámica (fiqh, en árabe) que, como ha ocurrido en otras ocasiones, enfrenta a conservadores y liberales. Una vez más, la polémica se centra en el contexto actual de la sociedad marroquí en donde surgen pensadores para quienes la práctica de la fe islámicaes compatible con los derechos de la mujer o la igualdad. La intelectual marroquí Asma Lamrabet apunta que “los textos islámicos se interpretan en beneficio del hombre o también para favorecer ciertos sistemas políticos asentados en la legitimidad religiosa".

Tampoco hay consenso en el derecho de la herencia en el seno de laclase política, donde la cascada de reacciones ha sido imparable. Por un lado, los islamistas del Partido Justicia y Desarrollo(PJD), que encabezan el Gobierno, opinan que la propuesta de la CNDH es una “violación de la Constitución” y “no está adaptada a la sociedad marroquí”. Los partidos más liberales defienden en cambio que “se trata de un derecho de la mujer que se puede conceder, como se hizo con la modificación del código de la familia y que permitió a las musulmanas solicitar el divorcio y exigir sus derechos.”

Los cambios sociales son imparables, al igual que la revolución silenciosa de la mujer, a quien ya no se le ve en casa sino también ocupando puestos de responsabilidad y haciendo una vida independiente  alejada de la estructura clásica familiar. Y mientras no hay acuerdo en la modificación de la ley islámica, muchos marroquís recurren al derecho civil para que un notario refrende sobre testamento que las hijas puedan heredar lo mismo que los hijos.

Publicado por elperiodico.com – Rabat –Beatriz Mesa – 20/12/15 -