sábado, 24 de octubre de 2015

Me enamoré de mi amiga La atracción por personas del mismo sexo es más común de lo que piensas

El 60% de las mujeres encuestadas dijo sentir atracción por otras mujeres.
Las mujeres siempre estamos mirando a otras mujeres. Nos estudiamos mutuamente, ya sea para copiar estilos, para sentirnos más lindas o más feas, o para descubrir “qué es lo que tiene ella, que no tenga yo”. No es raro sentir admiración o envidia por la apariencia física de otras.
Tampoco es raro sentir atracción, o “tener un crush” con alguien del mismo sexo, incluso cuando la persona no tenga dudas sobre su orientación sexual.
Es común encontrar en las páginas de espectáculos confesiones de celebridades, desde Rihanna yKaty Perry, hasta Michelle Rodríguez y Angelina Jolie, que revelan affairs con otras mujeres. En una entrevista con GQ, Megan Fox confesó que se sentía muy atraída por ciertas mujeres. Según la actriz, todos los seres humanos nacen con la capacidad de sentir atracción por ambos sexos.
La fluidez sexual no es un fenómeno nuevo. Más de 50 años atrás el Dr. Alfred Kinsey enunció unaescala de sexualidad que iba desde “exclusivamente heterosexual a exclusivamente homosexual”, pasando por distintos grados de atracción sexual.
Según la psicóloga y profesora de la Universidad Utah, Lisa Diamond, el romance, la atracción y la identidad de una persona son funciones psicológicas individuales. Esto explica cómo una persona puede, en distintas etapas de su vida, sentir atracción y amor por ambos sexos, pero adoptar una identidad heterosexual.
La autora de Fluidez Sexual advierte sobre la diferencia entre “Cambio y Opción”, y aclara que una persona no elige su orientación sexual. Existen etapas en la vida en la que se producen muchos cambios, como durante la adolescencia, pero esto no significa que dichos cambios sean optativos. Diamond explica que, con los años, muchas mujeres analizan la satisfacción que obtuvieron de sus relaciones pasados, evalúan sus sentimientos y descubren lo que realmente quieren para sus vidas.
“Son sentimientos comunes, que aumentan con los años”, coincidió Liliana Castro, consejera de relaciones y familias con práctica en Los Ángeles, California, refiriéndose a los crush entre chicas. La consejera citó un estudio realizado por la Universidad estatal de Boise que encontró que el 60% de las mujeres heterosexuales encuestadas sentía atracción por otras mujeres. Según el estudio, el 45% de las mujeres había besado a otra mujer y el 50% tenía fantasías sexuales con otras mujeres.
Castro compartió una serie de ideas para quienes tienen un crush con otra mujer.
* Sé honesta contigo misma. Explora y analiza la atracción y comparte los sentimientos con una amiga o familiar en quien puedas confiar.
* Si se trata de una persona con la que no tienes mucha confianza, busca oportunidades paraconocerla más fondo y descubrir si verdaderamente te gusta.
* Recuerda que siempre existe la posibilidad de que la mujer que te gusta no sienta del mismo modo. Es tu decisión personal optar por decirle lo que sientes y exponerte a un posible rechazo, o callarlo, y quedarte para siempre con la duda de lo que pudo haber pasado.

Publicado por La Opinión – Virginia Gaglianone – 19/10/15 -

Huertos periurbanos germinan en manos de mujeres bolivianas


Mujeres de la Asociación de Productores Urbanos de Sucre, de barrios de la periferia de la capital oficial de Bolivia, con una canasta de hortalizas ecológicas cosechadas en sus huertos tipo invernadero, con los que han mejorado la alimentación y la economía de sus familias. Crédito: Franz Chávez/IPS
Las manos de mujeres migrantes de zonas rurales cultivan verduras ecológicas en huertos instalados en los patios de sus humildes viviendas, en los alrededores de Sucre, la capital oficial de Bolivia, en una actividad que mejora la alimentación y los ingresos de sus familias.
“Los hombres se dedicaban a la albañilería y 78 por ciento de las mujeres no tenían empleo, no tenían oficio, lavaban ropa para otros o vendían en el mercado”, relató a IPS la secretaria de Desarrollo Productivo y Economía Plural del gobierno autónomo del departamento suroriental de Chuquisaca, Lucrecia Toloba.
Ataviada con sombrero de fieltro de ala ancha, cabello peinado en dos finas trenzas, pollera (falda étnica) corta y ropa ligera para el clima templado de los valles andinos, la quechua Toloba es una educadora que ahora administra en la región el Programa de Agricultura Urbana y Periurbana.

“Nos organizamos como mujeres y ahora comemos con tranquilidad porque producimos sin químicos…Además, ya no pido plata (dinero) a mi esposo y no gastamos en verduras”:Alberta Limachi.

En su modesta oficina, explica que las mujeres son las protagonistas del programa, que les brinda el reconocimiento de sus familias y su comunidad, diversifica la dieta de sus hogares y les brinda autonomía económica, con la venta de sus hortalizas ecológicas en la ciudad, que se beneficia también de esta saludable y diversificada la oferta.
A cinco kilómetros de allí, en las afueras de la urbe,  las mujeres de los barrios de 25 de Mayo y de Litoral, integrantes  de la Asociación de Productores Urbanos de Sucre, reciben a IPS con una canasta de alimentos cultivados por ellas, entre los que destacan los colores de los tomates, los rábanos (Raphanus sativus) y las lechugas.
Un total de 83 barrios de la periferia de Sucre participan en el proyecto que tiene el apoyo de los gobiernos nacional y departamental y de laOrganización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).
La iniciativa tiene ya registradas a 680 socias describe el coordinador del Proyecto de Huertos Urbanos, el joven ingeniero agrónomo Guido Zambrana.
Una sopa de verduras cosechadas en sus patios, acompañada de tortillas (tortas chatas) a las que incorporaron a la harina varios vegetales, muestra durante el almuerzo la buena cocina que les proveen las carpas solares (huertos invernadero) distribuidas por la serranía de Sucre, a 2.760 metros sobre el nivel del mar y a 420 kilómetros al sur de La Paz, el centro político del país.
Además de cultivar, ellas aprendieron a mejorar su seguridad alimentaria familiar, refiere Tolaba. “Queremos llegar a la desnutrición cero”, dijo con seguridad.
En Sucre las temperaturas oscilan entre los 12 y 25 grados centígrados, pero bajo las carpas solares, construidas por las familias con apoyo de la gobernación, las temperaturas superan los 30 grados y eso facilita la horticultura.
En ocasiones, el calor golpea los termómetros instalados en cada huerto y obliga a abrir las ventanas de los invernaderos, con techos de una lámina transparente conocida como “agrofil” y paredes de adobe (bloques amasados con barro y paja), construidos con la orientación de la técnica agrónoma Mery Fernández.


Dos de las horticulturas periurbanas de Sucre, la capital oficial de Bolivia, muestran orgullosas una de las carpas solares, los huertos tipo invernadero que familias de 83 barrios de los suburbios de la ciudad han instalado en sus patios, como parte del nacional Programa de Agricultura Urbana y Periurbana. Crédito: Franz Chávez/IPS
Las acelgas y lechugas despliegan libres sus frescas hojas en la carpa solar de Celia Padilla, una mujer que dejó una comunidad indígena en el vecino departamento de Potosí y llegó a Sucre junto a su esposo en el año 2000, para instalarse en Bicentenario, una explanada dentro de la serranía que circunda a la ciudad.
El pasado año, Padilla, también quechua como la mayoría de las productoras de la asociación, se unió al proyecto con un huerto de solo ocho metros cuadrados, y ahora ya piensa en construir un huerto con carpa solar de 500 metros cuadrados.
Datos bajo las carpas 

En promedio, según datos de la FAO, cada carpa solar de la asociación de Sucre produce unos 500 kilogramos de hortalizas al año, en tres cosechas, y también en promedio, 60 por ciento de los alimentos se dedican al autoconsumo y el resto a la comercialización, en forma individual, colectiva o mediante la asociación.

En total se cultivan 17 variedades de hortalizas, nueve promedio por huerto. Las productoras y sus familias aportan el terreno y la mano de obra en la construcción. Además de cultivar y cosechar, seleccionan las semillas y elaboran los abonos orgánicos, entre otras taras, en un proyecto con la marca de sostenible y comunitario.

Los responsables bolivianos del programa proyectan que cada carpa puede producir  un ingreso anual promedio de al menos 660 dólares.
Su compañero, un albañil con trabajos eventuales en la ciudad, ve con agrado la posibilidad de ampliar el espacio de cultivo, y juntos descubrieron que el huerto hogareño provee alimentos nutritivos al hogar y deja ganancias apreciables con la venta de verduras a los vecinos o en un mercado urbano.
Con el resultado de las ventas “compro leche y carne para los niños”, relató ella a Tierramérica mientras sostenía en sus manos unas acelgas de verde intenso.
El agua para el riego escasea, pero un programa de la gobernación ha donado tanques de recolección con 2.000 litros de capacidad, en los que se almacena el recurso recolectado durante la época de lluvia para distribuirse luego por goteo a los cultivos.
La oportunidad de una mejora alimentaria generó una amable disputa entre Alberta Limachi y su esposo, ambos migrantes del caserío de Puca Puca, a 64 kilómetros de Sucre.
Dueños de un terreno periurbano de 150 metros cuadrados, debían decidir entre instalar allí un huerto familiar o usarlo como garaje. Ganó Limachi, una de las lideresas de las productoras periurbanas, que desborda un entusiasmo que contagia a sus compañeras productoras.
“Nos organizamos como mujeres y ahora comemos con tranquilidad porque producimos sin químicos”, explicó a Tierramérica, después de convidar orgullosa un refresco de vainitas y una ensalada de hortalizas.
“Además, ya no pido plata (dinero) a mi esposo y no gastamos en verduras”, explicó satisfecha de ayudar al sustento económico de la familia. Su huerto es conocido en el barrio porque ofrece lechugas, acelgas, apio (Apium graveolens), cilantro y tomates, y sus vecinos tocan su puerta a diario para comprar sus productos.
Un comité conformado por asociaciones de agricultores y consumidores vigila la calidad ecológica de la producción y otorga la certificación de la calidad de los alimentos, explicó a Tierramérica el coordinador nacional del Programa de Agricultura Urbana y Periurbana, José Zuleta.
“Las señoras se encargan de sembrar sin fertilizantes, usan materias orgánicas que pueden volver a la tierra y hacen sostenible la producción, y ello fortalece su actividad”, dijo a Tierramérica el ingeniero agrónomo de la oficina de FAO en Sucre, Yusuke Kanae.
Oriundo de Japón, Kanae ha transmitido a las productoras conocimientos técnicos y prácticas simples como la conversión en improvisadas macetas de hortalizas de envases variopintos, que van desde un balón de fútbol hasta el embalaje plástico de un televisor.
“Aunque sean 20 bolivianos (algo menos de tres dólares), ayudan para comprar cuadernos y zapatos”, relató como ejemplo de la importancia del aporte de la mujer al hogar, en un proceso de ruptura de una dependencia que califica de “machista” y que además reencuentra a las productoras con su cultura originaria.
Kanae apoya también la introducción de las hortalizas orgánicas en la ciudad y ya motivó a los propietarios de Cóndor Café, un restaurante vegetariano, a comprar la producción con sello femenino. Allí, los comensales disfrutan de sustanciosos  platos con las verduras de los huertos periurbanos, que combinan cocina japonesa y boliviana y cuestan solo tres dólares.
El responsable del restaurante, Roger Sotomayor, reafirmó a Tierramérica el interés de apoyar la iniciativa de los huertos familiares. “Queremos ir a favor del ambiente e incentivar la producción de verduras”, expresó, mientras destacó que la oferta es de alta calidad y su precio es 20 por ciento inferior a la de los cultivos convencionales.
Publicado originalmente por la red de diarios latinoamericanos de Tierramérica.
Publicado por IPS – Franz Chávez – SUCRE (Bolivia) – 17/10/15 -

En Nigeria,se hacen estallar 4 mujeres suicidas

La serie de atentados suicidas se produjo después de que el presidente, Muhamadu Buhari, dijera esperar la “derrota final de Boko Haram como fuerza organizada de combate” para final de año.

Cuatro mujeres se suicidaron con explosivos ayer viernes por la mañana cuando fueron interrogadas por varios soldados a la entrada de Maiduguri, Nigeria. En el suceso murieron al menos 18 personas, además de las cuatro mujeres que portaban los explosivos, según testigos, grupos de defensa civil y la Agencia Nacional de Gestión de Desastres.

Maiduguri, una ciudad que fue la cuna de la organización terrorista Boko Haram y que ahora es la base de operaciones de las fuerzas del gobierno que tratan de aplastar a los extremistas islámicos, ha sido golpeada por varios atentados, afectando de forma terrible a los civiles.
El atentado se produjo al amanecer, apenas unas horas después de que otras 30 personas murieran en la ciudad al estallar dos bombas cerca de una mezquita.

Los heridos de ese ataque fueron trasladados a un hospital. Un paciente yacía desnudo en un colchón manchado, con la cabeza envuelta en vendas, mientras varias mujeres angustiadas se asomaban por una ventana desde el exterior para verlo.

Veinte personas resultaron heridas --algunas de gravedad-- en ese ataque del jueves por la noche, dijo el coordinador de la agencia para el nordeste del país, Muhamed Kanar. Se sospecha que los extremistas islámicos del grupo Boko Haram estaban detrás del atentado.


Publicado por El Diario de Coahuila – MAIDUGURI (Nigeria) – AP – 17/10/15 -

En manifiesto internacional teólogos/as piden igualdad de derechos en la Iglesia

En la declaración, teólogos y teólogas defienden el reconocimiento del casamiento homoafectivo y el derecho al aborto.

Teólogos y teólogas de varios países, entre ellos los brasileros Leonardo Boff e Ivone Gebara, firman una declaración internacional dirigida al Sínodo de Obispos sobre la Familia, que está siendo realizado del 4 al 25 de octubre en el Vaticano. En el documento, se abordan temas como la homosexualidad, el aborto, el sacerdocio femenino y la relación de los divorciados con la Iglesia.

Los teólogos defienden el respeto a las diferentes identidades y orientaciones sexuales, que son una "expresión de la pluralidad de formas de vivir la sexualidad entre los seres humanos”. Y piden que la Iglesia Católica reconozca la homosexualidad y los casamientos homoafectivos en igualdad de condiciones con respecto a los matrimonios heterosexuales, sin excluir a los cristianos homosexuales de cualquier tarea y responsabilidad eclesial o de la participación en los sacramentos.

En lo que toca al aborto, la declaración pide el respeto al derecho de las mujeres a decidir sobre esa cuestión. Los/las teólogos/as solicitan la revocación del canon de 1398, del Código de Derecho Canónico, que excomulga a quien practica la interrupción voluntaria del embarazo, lo que sería una resolución contraria a las últimas orientaciones del Papa Francisco.

"No existen razones bíblicas, teológicas, históricas, pastorales, y menos todavía dogmáticas, para excluir a hombres casados ni a las mujeres de ninguno de los ministerios eclesiales, ordenados o no ordenados”, se afirma en el texto. En esta perspectiva, los/las teólogos/as sostienen también la inclusión de las mujeres en el sacerdocio y en el episcopado.
La teóloga brasileña Ivone Gebara, estudiosa de la Teología Feminista, es una de las firmantes del manifiesto.

Sobre el divorcio, los signatarios del manifiesto defienden el acceso a la comunión eucarística de personas separadas o casadas en segundo matrimonio. Para ellos, es importante revisar la estructura patriarcal de la doctrina y de la práctica sobre el matrimonio. En la visión de los teólogos, esta prohibición, que era comprensible en el pasado, hoy no tiene fundamento evangélico. Por lo tanto, el Sínodo de Obispos debe eliminar esta restricción, que, "lejos de acercar a la gente en esas circunstancias a la comunidad cristiana, la margina, aleja y estigmatiza”.

La declaración sugiere también que se amplíe el objeto del Sínodo, yendo más allá de las cuestiones del matrimonio cristiano, e incluir la situación de pobreza y exclusión en la que viven millones de familias.
La XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de Obispos trae el tema "La Vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. Durante tres semanas, cerca de 400 cardenales y obispos de todos los continentes están debatiendo sobre cambios en la familia católica.

Campaña
Para apoyar al Papa Francisco en las reformas de la Iglesia, se impulsó la campaña mundial "Pro Papa Francisco” en el portal español Religión Digital, especializado en información religiosa. La iniciativa cuenta con el apoyo de organizaciones y de teólogos/as, como el brasilero Frei Betto y a viuda de Paulo Freire, Ana María Araujo Freire, conocida como Nita Freire.
A campaña fue lanzada en vísperas del Sínodo sobre la Familia y, según los organizadores, tiene el propósito de aglutinar, en forma "pluralista”, a las personas de buena voluntad, que ven en el Papa Francisco un espíritu "humano-divino” y "divino-humano”, en busca de una Iglesia cada vez más evangélica.

Publicado por ADITAL – Mundo – Cristina Fontenele – 19/10/15 -

Ella cuida a los hijos de las trabajadoras sexuales del Santa Fe(Bogotá). Su fundación se llama 'Los hijos del viento'. El nombre no fue puesto al azar.

Cuando Luz Marina cuidó por primera vez a un bebé, a parte de su hija, nunca pensó que ese sería un oficio del que nunca más podría separarse.
Hoy es conocida en el barrio Santa Fe, zona de tolerancia de Bogotá, como la niñera de las prostitutas. Cuida en promedio a 40 niños, hijos de las trabajadoras sexuales de la zona.  Luz Marina Lozano llegó a Bogotá hace algo más de 20 años. Ella, junto a su hermano mayor, emigró de Villarrica, oriente del Tolima, debido al conflicto armado, que entonces ya había desplazado a cientos de campesinos más.
Después de rodar por varios sectores de la ciudad trabajando como ayudante en tiendas, restaurantes y panaderías, llegó a un pequeño negocio del Santa Fe, una tienda que un par de años después, tras el cansancio del dueño, terminó por ser de su propiedad. Eso fue hace 14 años
Luz Marina, al lado de su esposo, a quien conoció en su negocio y de quien recuerda que sacó de un bar de la zona, donde trabajaba como mesero, levantó la decaída tienda y le añadió el servicio de restaurante.
Una prostituta de la zona, que regularmente almorzaba allí, un día, hace unos nueve años, le pidió un favor: que le cuidara a su hijo recién nacido. Luz Marina vio a la criatura, se enterneció y aceptó el compromiso. La mamá volvió por su hijo dos meses después.  Luz Marina comprendió dos cosas: que algunas trabajadoras sexuales no son madres muy dedicadas y que esos niños y niñas necesitaban una mano que los ayudara. Aún no sabía que la mano que les iba a brindar esa ayuda sería la suya.

La mujer que dejó a ese primer bebé al cuidado de Luz Marina siguió dejando al niño al amparo de la tolimense y recomendó a otras colegas de oficio que dejaran a sus hijos con ella.
Algunos de los niños que cuida Luz Marina.
Luz Marina pensó en su momento que este sería el inicio de nuevo negocio o una nueva forma de ganarse la vida, pero aunque le pagaban por el cuidado de los niños, la actitud filantrópica le ganó a la capitalista.
Si bien el dinero que las mamás dan por el cuidado de los niños, que no supera los 10 mil pesos por el día con su noche, es muy necesario, a luz Marina ya no le importa mucho si le pagan o no, tanto como si el niño o la niña está bien.
Desde que decidió dedicar la mayor parte de su tiempo a cuidar niños, que hoy considera como suyos, no les permite a sus madres que se los lleven mientras estén borrachas, drogadas o esté lloviendo y sea muy tarde en la noche. Son reglas que las mamás comprenden, respetan y cumplen como una orden de la abuela.
Lastimosamente, dice Luz Marina, aunque muchas de estas mujeres son unas buenas madres, varias no los son tanto. Han sido un poco irresponsables con los bebés que le dan a cuidar. Es más, varias de ellas han dejado a sus hijos con Luz Marina por varios meses y hasta por años, sin volver a verlos. “Regresan, vienen a preguntar por ellos, les traen cualquier cosa y vuelven a irse por largas temporadas”, dice la niñera.
Luz Marina cuida entre 35 y 40 niños, algunos días le dejan más que otros, pero de esos niños hay unos ocho que están con ella día y noche y aunque sus madres preguntan por ellos y los ven ocasionalmente, Luz Marina no se los deja llevar de su lado. Uno de esos niños es como si fuera su hijo y así lo criaron junto a su esposo desde que la madre del pequeño lo dejó a su cuidado y volvió a verlo un par de años después.
“Ella viene, lo ve, se queda un rato con el niño y él sabe que ella es su mamá, pero no se lo lleva porque sabe que él está mejor acá”, dice Luz Marina.
El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, según Luz Marina, ha intentado en varias oportunidades quitarle los niños que tiene bajo su cuidado, aduciendo que ella no es una persona apta para cuidarlos. Pero Luz ha defendido a estos niños como si fueran sus hijos. “Si las mamás han depositado en mí la confianza y los niños están bien y felices conmigo, nadie me los puede quitar”, dice.
Particulares le han donado a Luz Marina pañales, comida, ropa y muebles para dotar su fundación.

“Los del ‘Bienestar’ me han montado la perseguidora para quitarme los niños. Hasta me han hecho allanamientos pero no dieron con el lugar donde los cuidamos. Ellos (ICBF) dejan morir muchos niños y no voy a permitir que eso pase con estos bebés. Si las madres me los dan a cuidar eso haré”.
El trabajo de Luz Marina con sus niños empieza muy temprano. Los que se quedan a dormir a su cuidado, los levanta, los arregla y los lleva para el jardín infantil del sector donde los tienen hasta las 4:00 de la tarde. Luego los recoge y se los lleva para un apartamento que les arrendó cerca de su casa, donde una empleada le ayuda a cuidarlos.
Otros niños son llevados por sus mamás desde tempranas horas al apartamento de la niñera o al jardín infantil y Luz Marina los recoge, luego los cuida y los alimenta hasta que sus madres salgan de trabajar, ese es el día a día de la niñera y sus bebés.
Desde hace un par de años Luz Marina está creando una fundación para cuidar a los niños con mejores condiciones. Varias personas que conocen su trabajo se han acercado a ella y le han obsequiado camas, juguetes, ropa, artículos de aseo y hasta comida que ella tiene en el lugar que tomó en arriendo hace 15 días. Aún no sabe cómo pagará el canon de alquiler, que supera el millón de pesos.
Allá en ese lugar que aún mantiene en secreto, por miedo a que llegue de nuevo el ICBF a “molestar”, es donde funcionará su fundación, la cual se llamará ‘Los hijos del viento’, según ella porque a muchos de los niños “los trae el viento y aquí se quedan”.
“Cuidaré estos niños hasta que Dios me dé licencia y no me los dejaré quitar de nadie. Conmigo han estado seguros durante nueve años, a ellos les gusta estar acá y las mamás me los dejan porque se les ha cuidado bien”, asegura Luz Marina.
Publicado por KIEN&KE – Mauricio Cárdenas – 18/10/15 -




Brasil registró una violación a cada 11 minutos en 2014, señala Anuario

Brasil presentó un descenso en los registros de violación, en 2014, en comparación con el año anterior. Eso es lo que señala el 9º Anuario de Seguridad Pública, divulgado por el Foro Nacional de Seguridad Pública. Según la publicación, fueron registrados, en todo el país, 47.643 casos de violación, contra 51.090, en 2013, una caída de 6,7%. Aun así, el dato representa una violación cada 11 minutos. Ya los intentos de violación y atentados violentos al pudor aumentaron de 4.897 para 5.042.

Entre los Estados que registraron las tasas más bajas de violencia sexual denunciada, el año pasado, están: Espíritu Santo, con 238, Roraima, con 275, y Piauí, con 481 casos registrados. Sao Paulo aparece como el Estado donde más casos de violencia sexual fueron denunciados a la Policía, aunque con una reducción de aproximadamente 2 mil casos. La seguridad pública paulista procesó 10.026 boletines ocurrencia de crímenes contra la libertad sexual. En seguida, aparece el Rio de Janeiro, con 5.676 casos, en todo el Estado, en el año 2014.
Sin embargo, estos números pueden no representar la realidad, debido a la dificultad en la notificación de crímenes de violencia contra las mujeres, principalmente en los casos de agresión sexual. "El crimen de violación es aquel que presenta la mayor tasa de sub-notificación en el mundo, entonces, es difícil evaluar si hubo, de hecho, una reducción en la incidencia de este crimen en el país", advierte Samira Bueno, directora ejecutiva del Foro Brasileño de Seguridad Pública, en nota pública.

Miedo de violación es expresado por 90% de las brasileñas
El Anuario trae también una investigación hecha en colaboración con el Instituto Datafolha. Según el estudio, realizado en 84 municipios brasileños con más de 100 mil personas, 66% de los entrevistados dijeron temer ser víctimas de agresión sexual, siendo la mayoría mujeres – que suman 90% de las respuestas positivas, contra 42% de los hombres.
La investigación muestra aún que las jóvenes entre 16 y 24 años son las que más sienten miedo de la violencia sexual. Los estratos sociales en que el miedo de agresiones sexuales aparecieron más fuertemente fueron: amarillos (73%) y personas con ingresos de hasta dos salarios mínimos (75%), y en el Noreste del país (74% de la población). Los habitantes del Sur brasileño son los que menos temen la violencia sexual (61%). En este caso, los datos no traen recorte de género.

Publicado por ADITAL – Brasil - Tainah Fernandes - Portal Compromiso y Actitud por la Ley Maria da Penha – 20/10/15 -