lunes, 29 de junio de 2015

Violación de niña en una cárcel de Palmasola reactiva debate

La dirección penitenciaria que depende del Ministerio de Gobierno estimó que en 2012 alrededor de 1.056 niños en edad escolar vivían junto a sus padres en las cárceles

La pequeña tiene 5 años. El caso se suma a la polémica por los “niños presos” en cárceles donde sólo el 12% de las mujeres tienen sentencia
Una nueva violación de una menor, esta vez a una niña de cinco años al interior del penal del Palmasola, generó nuevamente alarma y repudio en la población.
Hace unos días, cuando la abuela de la menor fue a visitar a los padres, se percató de que la niña fue víctima de ultraje sexual al interior del penal. Manifestó que la niña se quejó de dolores, por lo que procedió a llevarla a consulta médica, donde el especialista le informó que su nieta había sido víctima de violación.

Autoridades de Gobierno, la Defensoría del Pueblo y organizaciones de derechos humanos reaccionaron ante esta nueva muestra de violencia contra los menores y pidieron resolver el tema de los niños en las cárceles.
“Ese es un tema delicado, porque el número de menores (que viven al interior de recintos penitenciarios) es elevado y cuando hemos querido que estos menores salgan de los centros penitenciarios ha habido una resistencia, primero de sus padres lógicamente, pero también de instituciones que trabajan cerca del sector de Régimen Penitenciario”, declaró el ministro de Gobierno a ATB.
Romero complementó que se están generando acuerdos interinstitucionales primordialmente para velar aspectos como el derecho a la educación y asistencia social en diversos ámbitos.

“Entonces estamos generando acuerdos interinstitucionales para que los menores puedan recibir asistencia educativa, asistencia social, por parte de algunas entidades durante el día y que luego puedan trasladarse al recinto penitenciario con sus padres. Pero esto, seguramente nos va a permitir realizar acciones de mayor control”, dijo.
Desde 2013, la Oficina para los Derechos Humanos de las NNUU en Bolivia insiste en que este es el único país que permite a niños y adolescentes permanecer junto a sus padres mientras cumplen sus condenas judiciales. Según esta instancia se estima que más de 2.000 niños viven esta situación.

Padres y madres de familia señalan que si someten a esta situación a sus hijos e hijas es debido a que no tienen quién vele por sus hijosfuera de los penales, por lo que se ven obligados a vivir con sus niños y rechazan que sean institucionalizados en hogares, por miedo también a algunos hechos irregulares que se cometen en estos centros que acogen a niños.
Por su parte, la abogada Julieta Montaño, directora de la Oficina Jurídica de la Mujer, señaló que Bolivia es el país de “los niños encarcelados”, ya que sólo el 12% de las mujeres en las cárceles bolivianas tienen sentencia.

“El resto pueden estar ahí hasta tres o cinco años junto a sus hijos. Eso es un escándalo, una aberración que hemos denunciado ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos. Lo que dice el Gobierno es que están haciendo todos los esfuerzos por mejorar las condiciones carcelarias, que van a construir nuevos centros. Pero de lo que se trata no es de construir, se trata simplemente de agilizar los procesos y de aplicar la ley”, indicó Montaño.
De acuerdo a los testimonios de exreos del penal de Palmasola, al interior no hay secciones seguras, conviven unos 3.400 reos con distinto grado de peligrosidad.

Al respecto en enero el Defensor del Pueblo, Rolando Villena, mostró un informe de la actual situación de las cárceles en Bolivia, informó que se tiene el registro de más de 9.000 personas sin condena, más de 1.500 niñas, niños y adolescentes en alto nivel de riesgo y vulnerabilidad y 15.000 personas viviendo en espacios construidos para albergar a 5.000, con un presupuesto de apenas seis bolivianos diarios por persona para alimentarse, cubrirse y curarse, lo que no solamente es insuficiente sino ofensivo.

El reporte de la Defensoría de Santa Cruz señala que la cantidad de niñas, niños y adolescentes que viven en la cárcel de Palmasola se ha incrementado a casi 300 debido al retorno de los y las menores que el año pasado fueron remitidos a familias ampliadas y hogares de acogida. “Aparentemente las instituciones que debían hacer cumplir los acuerdos han desatendido el tema”.

En todos los centros de reclusión en Bolivia hay niños que acompañan a sus padres y/o madres durante el tiempo que dura su reclusión. La dirección penitenciaria que depende del Ministerio de Gobierno estimó que en 2012 alrededor de 1.056 niños en edad escolar vivían junto a sus padres. Son los denominados “niños-presos”, que viven expuestos a todo tipo de violencia y vulneración de sus derechos al interior de los penales.

Publicado por eju.tv – El Deber – 29/06/15 -


¿Por qué Alzheimer afecta más a mujeres?

Casi dos tercios de los pacientes de Alzheimer en Estados Unidos son mujeres y algunos expertos se preguntan si se debe a la suposición prevaleciente de que tienden a vivir más que los varones. Descubrir las causas podría facilitar el tratamiento o prevención de la enfermedad.

¿Qué otros factores pueden aumentar el riesgo para las mujeres? ¿Podrían ser genéticos? ¿Diferencias biológicas en el proceso de envejecimiento de las mujeres? ¿O particularidades de su estilo de vida?

Las investigaciones indican que un gen vinculado con la enfermedad de Alzheimer ejerce mayor impacto sobre las mujeres que sobre los varones.
"Hay suficientes interrogantes biológicos que apuntan a un mayor riesgo en las mujeres que debemos investigar y descifrar", afirmó María Carrillo, directora científica de la Asociación Alzheimer.

El mes pasado, la asociación reunió a 15 científicos prominentes para preguntar qué se sabe acerca del riesgo de dicha enfermedad en las mujeres. Carrillo dijo que planea investigar financiación para estudiar la cuestión. "Hay mucho que no se comprende ni se sabe", afirmó. "Es hora de hacer algo al respecto".

Un informe reciente de la Asociación Alzheimer calculó que a los 65 años, las mujeres tienen una posibilidad entre seis de contraer Alzheimer durante el resto de sus vidas, en comparación de 1 sobre 11 entre los varones.

Publicado por El Diario de Coahuila – Washington DC – AP – 29/06/15 -


Mujeres negras de América lanzan década de lucha

 Delegadas a la Primera Cumbre de Lideresas Afrodescendientes de las Américas participan en uno de los grupos de trabajo que se desarrollaron durante la cita de tres días, celebrada en Managua, Nicaragua, entre el 26 y el 28 de junio. Crédito: José Adán Silva/IPS
Dicen que se cansaron de esperar justicia tras siglos de olvido y desprecio por el color de su piel. Lideresas afrodescendientes de 22 países de América, acordaron crear una plataforma política, que busca en un plazo de 10 años empoderar a las mujeres negras de la región y superar la discriminación de que son víctimas.
“Vamos a pelear con todas nuestras fuerzas para romper con las cadenas del racismo y la violencia por motivos raciales”, dijo a IPS la colombiana Shary García, al concluir la Primera Cumbre de Lideresas Afrodescendientes de las Américas, que se desarrolló en Managua entre el viernes 26 y el domingo 28, en que participaron 270 delegadas.
García detalló que de los tres días de debates en la capital nicaragüense nació una plataforma de 17 demandas y ejes de lucha, recogida en la Declaración Política de Managua y destinada a desterrar en el continente toda forma de discriminación por una combinación de motivos raciales y de género.
“No fue fácil resumir en 17 ideas las quejas y demandas de 270 mujeres y sus familias, que llevan toda una vida de discriminación, violencia y negación de derechos, pero todas y cada una de las que aquí vinimos sabemos que así comienza el principio del fin de la discriminación histórica”, aseguró.
La dominicana Altagracia Balcácer resumió a IPS que esos 17 ejes los atraviesan transversalmente conceptos como combatir el racismo, demandar vida digna y políticas de superación de la pobreza, exigir el derecho a decidir sobre su futuro y libertad para decidir sobre derechos sexuales reproductivos.
“Las demandas incluyen el detener la violencia hacia las mujeres negras y visibilizar a las poblaciones afrodescendientes en censos y estadísticas nacionales, proteger y dar oportunidades para la niñez, juventud y adolescencia de estas poblaciones”, detalló.
También incorporan, dijo, “proteger el  ambiente, ampliar el acceso a los recursos naturales y económicos, garantizar la seguridad y soberanía alimentaria”.
Además, amplió, está “exigir protección y trato digno a los migrantes, demandar el rescate y reconocimiento a nuestro patrimonio cultural, demandar respeto de los medios de comunicación y abogar por la no estigmatización de la gente negra, ampliar el acceso a la justicia y garantizar seguridad ciudadana para las mujeres y sus comunidades”.
El presidio de la inauguración de la Primera Cumbre de Lideresas Afrodescendientes de las Américas, el 26 de junio, que concluyó dos días después en Managua con la declaración de un decenio de lucha por sus derechos. Crédito: Cortesía de la RMAAD

Dorotea Wilson, coordinadora general de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora(RMAAD), explicó a IPS que la plataforma no exige el reconocimiento de derechos, sino la aplicación de todos los tratados, leyes y convenciones internacionales que sobre las mujeres afro se rubricaron tras la Conferencia Mundial contra el Racismo, realizada en la ciudad sudafricana de Durban en 2001.
El de Managua “no es un documento de buenas intenciones, es un documento oficial de exigencia y demanda de implementación de políticas públicas de todos los países americanos…, para por fin empezar a reconocer y darle su lugar a las poblaciones negras del continente”, dijo Wilson, de nacionalidad nicaragüense.
“Con esta plataforma, nosotras queremos avanzar en el cumplimiento de todos nuestros derechos en el marco del Decenio Internacional de la Población Afrodescendiente de la ONU”, agregó la lideresa de la RMAAD, presente en 24 países y con sede central en Managua.
La ONU declaró en enero el período 2015-2014 como el Decenio Internacional de los Afrodescendientes, centrado en la protección de los derechos de las personas de ascendencia africana, reconociendo sus aportes y la preservación de su rico patrimonio cultural.
Según la ONU,  en América viven 200 millones de personas que se identifican como descendientes de africanos.
Wilson explicó que al culminar el decenio, las mujeres latinoamericanas esperan reducir el nivel de pobreza y documentar con datos fiables e indicadores constatables, la situación real de la población afrodescendiente del continente.
“Si decimos datos fiables es porque nosotras no existimos en las estadísticas actuales, somos invisibles, por eso otro logro de esta cumbre es que en cada país de América vamos a implementar un observatorio de seguimiento de las demandas de esta cumbre”, explicó.
Para este otro objetivo, ellas aseguran contar con el respaldo técnico e institucional de agencias de la ONU, países cooperantes europeos, organizaciones no gubernamentales, defensores de derechos humanos y promotores de derecho de género.
Además, buscarán que su plataforma de demandas sea recogida por la Organización de Estados Americanos para su seguimiento.
La nicaragüense Dorotea Wilson, coordinadora general de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora, durante una sesión de trabajo en la cumbre americana celebrada en Managua. Crédito: Cortesía de la RMAAD

La idea, explicó Wilson, es incidir en los Estados para obligarlos a definir políticas públicas a favor de las mujeres y población afrodescendiente; crear métodos de observación y verificación de las demandas que permitan, cuando se realice la próxima cumbre dentro de cinco años, analizar el desarrollo de las propuestas.
La coordinadora general de la RMAAD detalló que los testimonios de las mujeres participantes revelan una percepción de aumento de la violencia de policías y grupos raciales contra la gente negra, sobre todo en Estados Unidos y Brasil, dos países representados en la cumbre.
“En Estados Unidos los crímenes por odio racial se conocen mundialmente, pero por la misma condición de invisibilidad de la población afrodescendiente de América Latina, las muertes violentas por razones raciales en la región no salen a luz pública”, dijo.
Nilza Iriaci refirmó durante su participación en la mesa sobre derechos humanos, que “en mi país, Brasil, los crímenes de odio ocurren a diario, pero no hay escándalo por ello”, en un contexto regional la violencia racial está en aumento. Brasil es el país latinoamericano con mayor población afro.
En 2010, un estudio del Programa de Las Naciones Unidas para el Desarrollo, denominado Población Afrodescendiente de América Latina, actualizado dos años después, reveló que pese a registrarse avances legales e institucionales sobre los derechos de este segmento poblacional, sus condiciones de vida eran en su mayoría de pobreza y discriminación.
Para Vicenta Camusso, representante de las mujeres afrodescendientes de Uruguay, el contexto sigue el mismo de cuando se hizo el estudio. “Es el mismo de siempre: “nuestros derechos y nuestras condiciones de pobreza no han mejorado un ápice”, aseguró a IPS.
Según ella, pese a que en todos los países de la región hay marcos legales a favor de los derechos de las mujeres y de las poblaciones afro, no hay asignación de recursos para su implementación.
“En parte por ello la mayoría de las mujeres afro siguen viviendo en inferiores condiciones de vida frente a mujeres de otra raza y la juventud negra vive el mismo proceso de exclusión y violencia que sus antepasados contemporáneos”, dijo.
“Después de Durbán, poco o nada ha cambiado para la población femenina afrodescendiente de las Américas. Más de 80 por ciento de los afrodescendientes de la región viven en estado de pobreza y desigualdad social, con pocas oportunidades de superación por razones étnico-raciales”, denunció.
Camusso recordó que aquella conferencia contra el racismo surgió a partir de los esfuerzos oficiales de la comunidad internacional para establecer acciones tendientes a combatir el racismo, la discriminación racial, los conflictos étnicos y la violencia asociada a estas formas de discriminación.
La Declaración y Programa de Acción de Durban estableció el compromiso de los Estados, agencias de la ONU, de la cooperación para el desarrollo y de organizaciones privadas y sociedad en general, de “luchar contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y todas las formas conexas de intolerancia”.
Del total de población negra americana estimada por la ONU,  poco más de 100 millones serían mujeres que “continúan sometidas a desplazamientos forzados, emigraciones ilegales, criminalización de jóvenes y abusos sexuales”, según el organismo.
Publicado por IPS – Managua – José Adán Silva – 29/06/15 -


Más de 3.000 sitios web venden turismo sexual en Brasil.

Más de 3.000 sitios en internet en varios idiomas fueron creados desde 2013 para vender Brasil como un destino con mucha oferta sexual, algo que se acentúa con eventos como el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Un relevamiento realizado por la empresa privada Axur y publicado el domingo por el diario O Globo muestra que la cantidad de sitios nuevos que vinculan Brasil con la pornografía y el turismo sexual supera los 2.165 que el ministerio de Turismo había logrado cerrar en 2011 y 2012.
La investigación de la firma contó 3.350 sitios nuevos creados desde 2013.
Según Axur, que al principio fue contratada por el ministerio de Turismo y trabaja ahora de forma independiente, Rio de Janeiro, puerta de entrada del turismo en el gigante sudamericano de 202 millones de habitantes, es el destino más vendido.

Una de las páginas subraya: "Nuestras jóvenes ya no sólo serán diosas del sexo sino también guías, intérpretes, compañeras de baile y verdaderas parejas".
Otra ciudad con fuerte oferta de turismo sexual es Fortaleza, en el noreste.
Axur asegura que los grandes eventos como el Mundial de Fútbol el año pasado, y los Juegos Olímpicos de 2016 en Rio alientan el turismo sexual en el país. El ministerio de Turismo asevera, por lo contrario, que "sirven para fortalecer la red de protección contra la explotación sexual" y que los sitios son vigilados por la policía federal.

Brasil recibió 5, 8 millones de turistas extranjeros en 2013 y un poco más de 6 millones en 2014, año del Mundial, pero no tiene una estimación de la cantidad de personas que podrían haber viajado a ese país por turismo sexual.

Publicado por Boletín Globedia – Redacción Sociedad – 28/06/15 -

Igualdad, un partido difícil de ganar para futbolistas argentinas

Mujeres de diferentes edades de Villa 31, que integran el equipo de fútbol de La Nuestra, en espera de comenzar su entrenamiento en la cancha de ese barrio pobre de Buenos Aires, que muchas veces deben interrumpir por la invasión de los varones. Crédito: Fabiana Frayssinet /IPS
Durante un partido de fútbol femenino en un barrio pobre de Buenos Aires, la directora del equipo, Mónica Santino, debe interrumpir y pedir a un grupo de varones que no invadan el espacio de las mujeres. Es un símbolo de una lucha que, centímetro a centímetro, también se está librando en las canchas de Argentina.
“Dale, aflojá un ratito que nos vamos. No se pongan en el medio”, intenta persuadir amablemente Santino a los niños y adolescentes que avanzan violentamente con su balón por  la cancha donde se juega el partido femenino, en Villa 31, un emblemático asentamiento informal en el noreste de Buenos Aires, dentro del cotizado barrio del Retiro.
“Si hubiera un partido de varones ni locos harían esto, porque tendrían problemas serios. Pero como son pibas (muchachas) las que están jugando…” comentó a IPS, la noche que fue  compartir la actividad del equipo de La Nuestra, en esta villa con una población estimada de 40.000 habitantes.
“Aquí jugando fútbol, las mujeres disponen de dos horas en las que no tienen que pensar en otra cosa, en que se divierten, en que establecen un vínculo con otras. Muchas cosas ocurren que para nosotras son hechos políticos, que tienen un componente revolucionario, porque algo cambia”: Mónica Santino.

Las mujeres son la mitad de la población de esta villa miseria, como se llaman en Argentina a los asentamientos pobres y hacinados,  pero no les fue fácil conquistar su lugar en la cancha, un territorio tradicionalmente masculino.
“Piensan que el fútbol y la cancha son para ellos”, señaló a IPS la jugadora Agustina Olaña, de 15 años.
En el 2007, cuando comenzó el proyecto,  las mujeres tuvieron que delimitar su espacio de juego con conos y piedras. Hoy entrenan dos veces por semana.
“Parece poco, pero como conquista el mensaje de género es importantísimo porque las canchas de fútbol son los espacios públicos más importantes del barrio”, continuó tras la interrupción Santino, exjugadora de 49 años y primera mujer en ser directora técnica de laAsociación de Fútbol Argentino.
“Vivimos en un país donde el fútbol es el deporte nacional, que nos explica como argentinos, que nos representa en campeonatos mundiales, pero las mujeres en el fútbol seguimos siendo ciudadanas de segunda”, lamentó.
La Nuestra es además una organización que busca que más mujeres accedan al deporte y que usa  el fútbol para reforzar sus capacidades, autonomía y autoestima, desde una perspectiva igualitaria.
El proyecto inicialmente convocaba solo a adolescentes, pero pronto se vio desbordado por la demanda espontánea de niñas y mujeres adultas. Actualmente participan 70, la mitad de seis a 12 años y el resto a partir de 13.
“Me regalaban muñecas o pelotitas chiquitas, pero yo quería pelotas de fútbol”, recordó una de las alumnas, Florencia Carabajal, de nueve años.
“Siento que los hombres no aprenden que nosotras también podemos jugar. Los varones me decían ‘mujer marimacho’. Pero ahora no me dicen más nada. Yo les digo que si yo quiero jugar a la pelota, ellos no son nadie para decirme que no”, relató Juanita Burgos, de 10 años, que aspira a ser jugadora profesional.
Un sueño difícil de alcanzar en Argentina, pese a que su selección masculina ganó dos veces la Copa Mundial de la FIFA  (Federación Internacional de Fútbol Asociado) y el país es semillero de míticos jugadores, como Diego Maradona y Leonel Messi.
El fútbol femenino, en cambio, nunca ganó un campeonato mundial, según Santino porque para los grandes clubes “no es espectáculo, no genera dinero” y por eso no se invierte en las futbolistas como en otros países.
“Ningún club tiene estructura para que haya divisiones inferiores o para que las chicas comiencen a formarse como deportistas a edad temprana, que es cuando se crece como deportista y te permite ir la competencia”, explicó.
“Las veces que Argentina participó de competencias internacionales fue doloroso porque cuando jugamos con selecciones como las de Alemania o Estados Unidos, nos meten 11, 13,15 goles”,  se lamentó.
“Después vienen esas críticas fuertísimas: que la camiseta argentina no se mancha, que no se hace esos papelones internacionales. Pero acá ves que no tenemos infraestructura. Es un discurso muy perverso”, cuestionó.
“Tuve la suerte de estar en la selección, de haber disputado un mundial pero a puro sacrificio” agregó la entrenadora de La Nuestra, Vanina García, de 33 años, quien alternaba el deporte con otro trabajo.
Santino impulsa que el proyecto se replique en otros barrios, para lo que cuenta con su experiencia como seleccionadora del denominado Fútbol Callejero. También aspira a   crear un club de fútbol femenino, donde además de jugar, se debatan cuestiones de deporte y género.
La Nuestra surgió a partir del trabajo de Santino como coordinadora del Programa de Fútbol Femenino del Centro de la Mujer del municipio bonaerense de Vicente López. Cuenta con fondos  del Programa de Adolescencia, del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y de la Secretaría de la Niñez, del gobierno nacional.
 “Después, todo se apechuga (se consigue con esfuerzo)”, explicó.
Según Santino, activista por los derechos de la mujer en el deporte e integrante de la no gubernamental Fundación Mujeres en Igualdad, “este es un tema pendiente en la agenda feminista”.
“De una mujer se espera una conducta que no tiene que ver con correr, transpirar, hacer fuerza. Te dicen que si jugás fútbol el cuerpo se te transformará en el de un hombre. Hay una idea muy firme de creer que todas las que juegan al fútbol son lesbianas”, subrayó.
“Yo creo que se pone en juego lo mismo que cuando hablamos del derecho al aborto y de todos los prejuicios que aparecen. Es una forma de tutelar los cuerpos de las mujeres, de qué forma debieran ser”, opinó.
Para Santino, el fútbol femenino es una buena excusa para hablar sobre otras reivindicaciones feministas, como el derecho al ocio.
“Para venir a la cancha, el gran peso era el de los quehaceres domésticos. Venían después de lavar los platos, de cuidar hermanos o hijos propios desde edad muy temprana. Cosas que están asignadas a las mujeres. Los varones  en cambio, llegan del colegio, tiran la mochila y vienen a la cancha automáticamente”, comparó.
“Aquí jugando fútbol, las mujeres disponen de dos horas en las que no tienen que pensar en otra cosa, en que se divierten, en que establecen un vínculo con otras. Muchas cosas ocurren que para nosotras son hechos políticos, que tienen un componente revolucionario, porque algo cambia”, analizó.
Para Karen Marín, una vendedora de pollos de 19 años, quien migró desde Bolivia con sus padres a los ocho años, La Nuestra fue una manera de integrarse.
“Sufría discriminación porque era boliviana y me cerraba mucho y vivía en mi cuarto. Un día  me invitaron. Nunca más falté, comencé a tener amigas. El fútbol me ayudó en todo, sobre todo a estar más suelta”, destacó.
Pese a las dificultades, la entrenadora García cree que ya no se cuestiona tanto el fútbol femenino, presente en las escuelas y en casi todos los torneos de los barrios.
“Supongo que porque la mujer ha tomado otro rol.  En otro montón de cosas, pero también en el fútbol. La mujer se planta y quiere jugar al fútbol y juega”, sintetizó.
Publicado por IPS – Buenos Aires (Argentina) – Fabiana Frayssinet – 29/06/15 -