domingo, 10 de mayo de 2015

Vicepresidenta de Guatemala renuncia tras caso de corrupción

La vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, renunció ayer al cargo tras un escándalo de corrupción que implica a funcionarios cercanos a su puesto y que puso en jaque al Gobierno de Otto Pérez Molina. Tras conocerse la noticia, centenares de personas salieron a las calles de la capital a celebrar la decisión.
La salida de Baldetti, cuando falta menos de cinco meses para las elecciones generales, supone la pérdida de inmunidad que la revestía y cuyo levantamiento se disponía a analizar el Congreso después de que así lo dispusiera la Corte Suprema de Justicia.
Horas antes, el Supremo había rechazado un recurso de amparo presentado por los abogados de Baldetti para evitar el proceso en el Parlamento.
Pérez Molina explicó que, tras la renuncia, la Justicia del país tendrá luz verde para abrir un proceso contra ella si considera que existen indicios suficientes.
El Mandatario explicó que la hasta ayer vicepresidenta le había enviado una misiva con la renuncia en la que explicó que era una decisión “personal”, con el único objetivo de “someterse y colaborar con las investigaciones que sean necesarias”.
La carta de Baldetti, que deberá llegar al Congreso, debe ser verificada y posteriormente votada para saber si es aceptada.
La salida de Baldetti tiene lugar tras la presión popular y de varios sectores nacionales surgida tras la desarticulación, el pasado 16 de abril, de una red criminal (de fraude fiscal y aduanero) que operaba dentro de la oficina recaudadora de impuestos y que, según las autoridades, era liderada por Juan Carlos Monzón, entonces secretario privado de la ahora exvicepresidenta.

Publicado por Diario Los Tiempos  (Bolivia) – EFE – Guatemala – 09/05/15 -

Presentan proyectos para sancionar acoso callejero

El 26 de marzo, en Perú, se sancionó la primera ley contra el acoso callejero. En Argentina la diputada Victoria Donda presentó un proyecto en el Congreso de la Nación para prevenir y sancionar las agresiones en la vía pública. La iniciativa prevé sancionar –con multas que van de $100 a $7000 pesos– a aquellas personas que mediante conductas verbales o corporales con connotación sexual (no deseadas) agravien la dignidad de las mujeres o personas autopercibidas como mujeres. El monto de las multas tiene que ser destinado a políticas públicas de prevención, a través del Consejo Nacional de las Mujeres. “El objetivo es lograr un puntapié inicial para el cambio cultural que implica que la mujer no sea puesta como un objeto. Las mujeres somos soberanas de nuestro cuerpo.”
La joven Aixa Rizzo, que impuso su voz a través de un video en donde contó la intimidación que sufrió en la puerta de su casa, avaló la propuesta: “Esto sirve para tomar conciencia de que el acoso sexual callejero es una de las primeras formas de violencia contra la mujer.” Entre los fundamentos se encuentra una encuesta de Acción Respeto en la que se refleja que al 89,4 por ciento de las mujeres no les gusta que las acosen sexualmente por la calle y que las niñas son las más vulnerables frente a la intimidación en la calle, ya que el 38,2 por ciento de las mujeres sufrió su primer acoso antes de los 13 años. Natasha Urman, coordinadora de Acción Respeto, subraya: “Es fundamental que no nos quedemos únicamente en el carácter punitivo de la legislación. Trabajar en una ley significa referirnos al acoso callejero como un delito y no como un halago. Establecemos, de esta manera, un precedente importantísimo en la lucha por nuestros derechos en algo tan cotidiano como el libre tránsito en el espacio público, sin tener que recibir comentarios y gestos con connotación sexual por parte de desconocidos, sin nuestro consentimiento”.

Publicado por Pagina12 – Suplemento Las12 – Argentina – 08/05/15 -

Políticas sociales latinoamericanas dieron impulso a las mujeres

La Conferencia Internacional “Las mujeres y la inclusión social: de Beijing a Post 2015”, durante su jornada inaugural, el miércoles 6 de mayo, en el Palacio San Martín, sede de la cancillería de Argentina. Crédito: Fabiana Frayssinet/IPS
No se dirigieron específicamente a las mujeres, pero políticas sociales como subsidios familiares y pensiones contribuyeron a mejorar su vida en América Latina, la región que más avances registró este siglo en materia de  género, pese a que todavía persisten enormes deudas.
La brasileña Luiza Carvalho, directora regional de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe, aseguró que esa realidad se constata en cada uno de los informes de la organización que promueve la igualdad de género en el mundo.
“Es interesante notar que dentro de todas las regiones del mundo, América Latina, de hecho, es la que observó mayores progresos”, sostuvo Carvalho en entrevista con IPS, durante la Conferencia Internacional  “Las mujeres y la inclusión social: de Beijing a Post 2015”, realizada  en la capital argentina entre el miércoles 6 y el viernes 8.
El avance latinoamericano, detalló Carvalho, “no fue tanto por las políticas económicas, al contrario, sino por las políticas sociales, que aunque no necesariamente tenían como objetivo promover a la mujer específicamente, terminaron beneficiándola mucho, directa e indirectamente”.
“La mujer depende de un articulado conjunto de políticas sociales y económicas... Todas las políticas, en sus diferentes niveles, influencian a la mujer y pueden mejorar o empeorar la desigualdad de género": Luiza Carvalho.

Entre esos programas  de transferencia de renta destacan el brasileño de la Beca Familia, el argentino de la Asignación Universal por Hijo, el ecuatoriano del Bono de Desarrollo Humano o el mexicano de Prospera.
También influyeron positivamente medidas como la mejora del salario mínimo, que no incluyó una perspectiva de género, pero que  benefició a las mujeres que están entre los que mayoritariamente lo perciben. Ello aumentó su poder de compra y, en consecuencia, su capacidad de decisión y “de control sobre algunos asuntos domésticos”, dijo.
Lo mismo sucedió con iniciativas de protección del trabajador informal y con la creación de pensiones no contributivas, entre las que Carvalho mencionó las de Argentina, Bolivia,  Brasil, Colombia, Costa Rica y México.
Como medida de los diferentes planes de transferencia de renta, “no hay duda que hubo una disminución de la pobreza extrema en toda América Latina. Con la mejoría del poder adquisitivo, del salario mínimo y la extensión de las pensiones no contributivas también hubo una modificación significativa en la desigualdad de género”, subrayó.
Sin embargo, recalcó, esos programas tienen el hándicap de que hacen hincapié en la responsabilidad de la mujer como madre.
“Sus condicionalidades son para la mujer. La mujer tiene que ayudar a los niños a permanecer en la escuela,  la mujer tiene que darle vacunas. Y esas condicionalidades no refuerzan un papel más responsable del hombre en la crianza de los hijos”, opinó.
“Si queremos ir más allá de esos logros, las políticas deben ser focalizadas”, reafirmó Jessica Faieta, directora regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), al referirse a lo que denominó como “la segunda generación de políticas sociales”.
“Deben ser políticas dirigidas directamente a incluir a las mujeres en estos logros del desarrollo que no han llegado a todos”, puntualizó a IPS. Entre esos “grupos excluidos”, destacan las mujeres, especialmente las campesinas, los indígenas y los afrodescendientes.
Faieta destacó que la inclusión social femenina tiene un impacto positivo en la eliminación de la pobreza, mientras que Carvalho lo definió como un “círculo virtuoso” para el desarrollo.
“Está probado que incluir mujeres tiene un rédito más amplio. Emplear más mujeres, darles un pago más equitativo, tiene un alcance que va más allá de ellas mismas, va a la familia”, puntualizó Faieta.
“América Latina tiene eso muy claro. Tanto que estamos viendo la expansión de esos programas en África y en su introducción en Asia, que están replicando sus experiencias positivas”, explicó Carvalho. Para apuntalar este proceso, el PNUD y el brasileño Instituto de Investigación Económica Aplicada buscan actualmente sistematizar las iniciativas regionales.
“Hay una posibilidad de cooperación Sur-Sur muy importante”, enfatizó Faieta.
En la jornada inaugural del encuentro internacional de Buenos Aires En el encuentro participaron la directora ejecutiva de ONU Mujeres, la sudafricana Phumzile Mlambo-Ngcuka, y  la administradora mundial del PNUD, la neozelandesa Helen Clark.
En la reunión, convocada por esas dos agencias de la ONU y el gobierno argentino, han participado delegadas de las diferentes regiones del mundo, con el objetivo de evaluar los desafíos que persisten para la población femenina 20 años de la Conferencia  Mundial sobre la Mujer, realizada en Beijing en 1995.
A nivel regional, Carvalho mencionó entre esos retos los altos indicadores de mortalidad materna, la violencia contra la mujer y su expresión más grave: los feminicidios.
“De los 28 países de mayor índice de feminicidios en el mundo, ¡14 están en nuestra región!”, lamentó.
Un fenómeno que atribuyó tanto a “una ausencia del Estado, que responda con medidas de prevención” como  a “una cultura machista muy entronizada, en una visión de la mujer como una propiedad, como parte de una colección particular de un hombre”, así como a “cuestiones legales que impiden que tenga acceso a tierra o a crédito”.
El “empoderamiento económico de las mujeres”, es otra deuda latinoamericana,  añadió Faieta.  Pese a los avances regionales, “todavía es la mujer la que sufre mayor desempleo. El pago por igual trabajo, sigue siendo menor para las mujeres”, ejemplificó.
Pese a ello, el informe “El progreso de las mujeres en el mundo 2015-2016: transformar las economías para realizar los derechos”, lanzado por ONU Mujeres el 27 de abril, registra ese avance al indicar que entre 1990 y 2013, el mayor aumento mundial en la participación femenina laboral se dio en América Latina.
Durante ese periodo, esa participación pasó de 40 por ciento a 54 por ciento, aunque lejos de la masculina, de 80 por ciento.
El informe añade que la brecha de género persiste en las remuneraciones latinoamericanas, que es de 19 por ciento, pero es más limitada del promedio mundial, de 24 por ciento.
Asimismo, en todos los países latinoamericanos con encuestas sobre el uso horario, las mujeres dedican entre el doble de tiempo y cinco veces que los hombres al trabajo no remunerado.
También hubo logros  como la inclusión política de las mujeres, en la región del mundo con el mayor número de jefas de Estado y de gobierno.
Once países aprobaron leyes de cuotas políticas, en los parlamentos, 26,4 por ciento son mujeres y en los gobiernos hay en promedio 22,4 por ciento de ministras, la mayor proporción mundial, aunque todavía no lo deseable para una democracia inclusiva, según Faieta.
“Está claro que la transferencia condicionada de renta, no va a resolver todo. Por eso también tienen que implementarse otras políticas”, aclaró Carvalho.
Políticas específicas de género pero además macroeconómicas, fiscales y monetarias.
Carvalho criticó el recorte de programas sociales, que “afectan a la sociedad como un todo pero prioritariamente a la mujer” porque disminuyen las políticas de educación y salud, y otras que “aumentarán más su carga doméstica”.
“La mujer depende de un articulado conjunto de políticas sociales y económicas… Todas las políticas, en sus diferentes niveles, influencian a la mujer y pueden mejorar o empeorar la desigualdad de género”, sintetizó.
“No puede haber igualdad de género sin justicia, inclusión, crecimiento y desarrollo social”, reafirmó la ministra argentina de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, durante la inauguración de la conferencia.
Por eso según Clark, del PNUD, en la global Agenda de Desarrollo Post 2015, que se definirá en septiembre,  es crucial garantizar que todas las políticas tengan una “perspectiva de género”.
Publicado por IPS -  Buenos Aires (Argentina) – Fabiana Frayssinet – 07/05/15 -


Mhairi Black, la diputada más joven de los últimos 350 años

Esta candidata de los nacionalistas escoceses, con solo 20 años, derrota a un histórico político laborista

La candidata del Partido Nacionalista Escocés, Mhairi Black, se ha convertido a sus 20 años en la parlamentaria británica más jóven en resultar elegida en los últimos 350 años.

Esta joven estudiante de ciencias políticas ha obtenido 23.548, lo que le ha llevado a derrotar a Douglas Alexander, un histórico político laborista. Pese a la derrota, Alexander ha felicitado a la joven destacando "su formidable campaña electoral". En el siguiente vídeo, el momento en que se anuncia su victoria.
"Esta elección ha de hacer escuchar a Westminster la voz de esta circunscripción y del conjunto de Escocia", ha declarado Black justo después de conocerse su victoria.

EN BENEFICIO DE LOS BRITÁNICOS

"Prometo utilizar mi escaño no solo para mejorar el destino de los escoceses si no para realizar una política progresista que beneficie al conjunto de los británicos", ha afirmado entre los hurras de sus partidarios.
Su victoria se enmarca en los excelentes resultados del SNP, que ha arrasado en Escocia, donde ha obtenido 56 de los 59 escaños.

Publicado por elperiodico.com – Barcelona – 08/05/15 -

Lo que sucede cuando las indígenas gestionan la selva en India

 Mujeres de la aldea tribal de Gunduribadi, en el estado oriental de Odisha, en India, patrullan la selva con palos para evitar la tala ilegal. Crédito: Manipadma Jena/IPS

Lejos de Nueva Delhi, en India se desarrolla en silencio un drama que abarca a 275 millones de personas que viven en los bosques del país y que podría ser la lucha definitoria del siglo XXI.
Kama Pradhan, una mujer indígena de 35 años, con sus ojos fijos en la pantalla de un dispositivo GPS portátil, se mueve rápidamente entre los árboles. Delante de ella, un grupo de hombres se apresura a limpiar los arbustos de los pilares dispersos por esta densa selva del distrito de Nayagarh, en el oriental estado de Odisha.
"Nadie nos puede robar ni un solo metro de nuestra madre, la selva. Ella nos dio la vida y nosotros damos la vida por ella": Kama Pradhan, mujer indígena de la aldea de Gunduribadi.
Los pesados marcadores de piedra, dispuestos por las fuerzas británicas hace 150 años, delimitan el perímetro exterior de una zona que la administración colonial determinó que sería una reserva forestal de propiedad estatal, ignorando en su momento la presencia de millones de habitantes de los bosques, que habían vivido de la tierra durante siglos.
Pradhan integra la aldea tribal de Gunduribadi,  compuesta por 27 hogares en total, y trabaja con los demás residentes para trazar los límites de esta selva de 200 hectáreas que la comunidad reclama como su tierra ancestral.
Al grupo le llevará días recorrer el terreno montañoso con los mapas del gobierno y sus rudimentarios sistemas GPS para encontrar la totalidad de los marcadores y determinar el alcance exacto de la zona boscosa. Pero Pradhan está decidida a hacerlo.
“Nadie nos puede robar ni un solo metro de nuestra madre, la selva. Ella nos dio la vida y nosotros damos la vida por ella”, asegura la mujer a IPS, con la voz temblando de emoción.
A la vanguardia de este movimiento se encuentran las comunidades tribales de estados como Odisha, decididas a valerse de la enmienda A2012 de la ley de Derechos Forestales para reclamar el título de propiedad sobre sus tierras.
Una de las disposiciones de la ley que devuelve más poder a los habitantes de la selva y a las comunidades tribales les dio el derecho a poseer, administrar y vender los productos forestales no madereros, de los cuales unos 100 millones de personas sin tierras dependen para obtener sus ingresos, medicinas y viviendas.
Vigilantes aprehenden a un ladrón de madera. La tala se supervisa con rigor en los bosques de Odisha, y el permiso para retirar troncos solo se concede a las familias que los necesitan para construir viviendas o encender las piras funerarias. Crédito: Manipadma Jena/IPS

Las mujeres se convirtieron en las líderes naturales que llevan a cabo las gestiones para aplicar la ley ya que han sido las administradoras tradicionales de los bosques, abasteciendo de manera sostenible de alimentos, combustible y forraje a los pobres sin tierras, así como mediante la recolección de materiales para cercar sus huertas, y obtener plantas medicinales y madera para construir su casas con techos de paja.
Con el liderazgo de mujeres como Pradhan, 850 aldeas del distrito de Nayagarh gestionan colectivamente 100.000 hectáreas de terrenos selváticos y, en consecuencia, 53 por ciento de la masa terrestre de la zona ahora tiene una cubierta forestal.
Eso es más del doble del promedio nacional en toda India, que se limita a 21 por ciento de cubierta forestal.
En total, 15.000 aldeas, principalmente en los estados orientales, protegen unos dos millones de hectáreasselváticas.
Cuando la vida depende de la tierra
La última Encuesta Forestal de India concluyó que la cubierta forestal del país aumentó 5.871 kilómetros cuadrados entre 2010 y 2012, lo que llevó el total a 697.898 kilómetros cuadrados, o aproximadamente 69 millones de hectáreas.
Sin embargo, la investigación indica que todos los días un promedio de 135 hectáreas de tierras forestales se entregan a proyectos de desarrollo, como la minería y la generación de energía.
Las comunidades tribales de Odisha no son ajenas a los proyectos de desarrollo a gran escala que se aprovechan de la tierra.
Cuarenta años de tala ilegal en cinturón forestal del estado, junto con la venta comercial de teca, sala (Shorea robusta) y bambú, dejaron estériles a las colinas.
Los arroyos que antes regaban las pequeñas parcelas de tierras de cultivo comenzaron a secarse, a la vez que las fuentes de agua subterránea desaparecían gradualmente. Entre 1965 y 2004, Odisha experimentó sequías recurrentes y crónicas, incluidos tres períodos de sequía consecutivos entre 1965 y 1967.
Las aldeas se despoblaron, ya que casi 50 por ciento de la población huyó en busca de alternativas.
“Los que nos quedamos tuvimos que vender los utensilios de bronce de nuestras familias a cambio de dinero en efectivo para comprar arroz. Era tal la escasez de madera que a veces los muertos tenían que esperar mientras íbamos de casa en casa pidiendo troncos para la pira funeraria”, recuerda Arjun Pradhan, de 70 años y jefe de la aldea Gunduribadi, en diálogo con IPS.
Nibasini Pradhan, de la aldea de Gunduribadi, maneja un dispositivo GPS suministrado por el gobierno para ayudar a la comunidad a definir los límites de sus tierras ancestrales. Crédito: Manipadma Jena/IPS

Cuando la crisis se agravó, Kesarpur, un consejo municipal en Nayagarh, ideó una campaña que ahora  sirve como modelo para la silvicultura comunitaria en Odisha.
El consejo asignó derechos a cada familia, según sus necesidades, para recoger leña, forraje o productos comestibles. Toda persona que deseara talar un árbol para una pira funeraria o hacer reparaciones en su casa debía pedir permiso especial. Asimismo, las hachas estaban prohibidas en el bosque.
Los aldeanos se turnaban para patrullar la selva mediante el sistema “thengapali”, que se traduce literalmente como la “rotación del palo”. Cada noche, los representantes de cuatro familias hacían sus rondas con palos tallados. Al final de su turno, los vigilantes dejaban los palos junto a las puertas de sus vecinos, lo que indicaba el cambio de guardia.
El consejo impuso sanciones estrictas pero lógicas a quienes violaran las reglas. Aquellos atrapados robando debían pagar una multa correspondiente al robo. No presentarse a la patrulla resultaba en una noche adicional de guardia.
A medida que la selva se regeneraba lentamente, los aldeanos asumieron sacrificios adicionales. Todas las cabras, cuya venta significaba dinero fácil en tiempos difíciles, fueron vendidas y prohibidas durante 10 años para proteger los brotes nuevos en el bosque. En vez de cocinar dos veces al día, las familias preparan ambas comidas en una sola fogata para ahorrar madera.

De la deforestación a la reforestación
Unos 20 años después de que se aplicara este proyecto piloto, un arroyo pasa por las afueras de Gunduribadi y permite el riego de pequeñas huertas cultivadas con lentejas y verduras listas para su cosecha.
Bajo la sombra de un árbol, el agua limpia brota de una profundidad de 120 centímetros a un pozo recién excavado. Las mujeres de edad avanzada se llevan cubos de agua con facilidad.
Manas Pradhan, quien dirige el comité local de protección forestal, explica que las lluvias depositan humus selvático en las 28 hectáreas de tierras de cultivo gestionadas por las 27 familias. Eso dio lugar a un suelo tan rico que una sola hectárea produce 6.500 kilogramos de arroz sin refuerzos químicos, equivalentes a tres veces el rendimiento normal de las granjas en los alrededores de los bosques que no reciben la misma protección, afirmó.
“Cuando la papa era escasa y se vendía al precio inaccesible de 40 rupias (65 centavos de dólar) por kilo, la sustituimos con pichuli, un tubérculo dulce disponible en abundancia en la selva”, explicó Janha Pradhan, una mujer indígena sin tierra, señalando a un pequeño montón del producto que cosechó durante su patrulla en la noche anterior.
“Hicimos buen dinero vendiendo algunos en la ciudad cuando los precios de la papa subieron hace unos meses”, añadió.
En un estado donde los ingresos promedian los 40 dólares al mes, y el hambre y la desnutrición afectan a 32 por ciento de la población, con la mitad de los niños y niñas con bajo peso, esta comunidad representa un oasis de salud en un desierto de pobreza.
Este reportaje forma parte de una serie concebida en colaboración con Ecosocialist Horizons.

Publicado por IPS - NAYAGARH, India – Manipadma Jena – 08/05/15 -



VIOLENCIA DE GENERO - Eva Concepcion Dominguez publica en Facebook

 Este es el boxeador Godoy el que golpea a mi hija .......
así aparecio mi hija .el viernes 6 horas de la mañana


La encontraron tirada En la ruta inconsciente con huesos de la cara roto pelvis quebrada faltan dientes .aparentemente se cayo de la moto y no tiene la ropa sucia ? Accidente muy limpio? A mi hija la viene amenzando y golpeando en reiteradas veces .no hay justicia .COMPARTAN ya tiene varias denuncias x golpear a diferentes personas entre ellas mi hija la cual le tiene demasiado miedo que espera la justicia para investigar


Carlos Fabrisio Chiecchio  compartió en Facebook estas 2 fotos. el 10/05/15 -

China lanza una campaña contra los abortos selectivos de niñas

 Recién nacido en un hospoital de la provincia china de Shandong.

Las autoridades intentan evitar que las mujeres interrumpan su embarazo cuando van a dar a luz a una niña

El Gobierno de Chinael país más poblado del mundo, ha lanzado una campaña contra los abortos selectivos en función del género del nonato para tratar de paliar el desequilibrio en la proporción entre hombres y mujeres, informó la agencia oficial Xinhua.

Esta iniciativa, que la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar puso en marcha en abril y que se prolongará hasta noviembre, tratará de reducir los exámenes médicos que se realizan las embarazadas para determinar el sexo del feto, en teoría ya prohibidos aunque aún se realizan a veces clandestinamente.

Los abortos selectivos y las pruebas para determinar el sexo del feto son ilegales en China, aunque la preferencia por los hijos varones y la política del hijo único (instaurada desde finales de la década de 1970 y que fue relajada a finales de 2013) las han convertido en prácticas populares.
En 2014, había 115,88 niños por cada 100 niñas en China, lo que sitúa al gigante asiático como el país con un mayor disparidad en la distribución por sexos de su población infantil.

L ISTA NEGRA
La nueva campaña iniciada por las autoridades chinas perseguirá las agencias de fertilidad ilegales y a las clínicas y los ginecólogos itinerantes.

Asimismo, endurecerá los controles sobre los equipos médicos y los fármacos empleados tanto en los abortos como en los exámenes médicos y elaborará una "lista negra" con las organizaciones que descubra realizando algunas de esas prácticas
Publicado por elperiodico.com – Pekín – EFE – 08/05/15-

Aborto en condiciones inseguras como peste en Kenia

Miles de mujeres jóvenes arriesgan todos los años su vida al realizarse abortos inseguros. Crédito: Ann Weru/IRIN.


Janida tiene 14 años, pero evita el contacto visual con las personas y prefiere mirar para abajo y mover la cabeza si alguien se dirige a ella. Es una de las consecuencias que esta niña sufre, como otras muchas en Kenia, por el trauma de haber sido abusadas sexualmente.
Antes, Janida (nombre ficticio para proteger su identidad) era sociable y alegre, pero eso acabó cuando su padrastro comenzó a violarla y después dio a luz a un bebé que ahora tiene cuatro meses.
El trauma y la depresión de Janida son similares a las que sufren miles de niñas con la infancia robada por los abusos sexuales en este país africano.
“La pequeña (Janida) sufrió tortura física y psicológica”, dijo a IPS la directora ejecutiva y de programa de la Federación de Abogadas (FIDA, en inglés) de Kenia, Teresa Omondi. “La mejor opción hubiera sido interrumpir el embarazo y que no sufriera la tortura mental y física, pero no pudo afrontar el costo de un aborto seguro”, se lamentó.
Según el artículo 26 de la Constitución de Kenia, “está prohibido el aborto a menos que, en opinión de un profesional de la salud capacitado, se necesite un tratamiento de emergencia o esté en peligro la vida o la salud de la madre o si lo permite otra ley”.
En septiembre de 2010, el Ministerio de Salud divulgó una guía nacional para la gestión médica de casos de violación o violencia sexual, la que habilitanla terminación del embarazo como opción en caso de concepción, pero se requiere una recomendación y evaluación psiquiátrica.
Luego, en septiembre de 2012, el Ministerio de Salud divulgó estándares y pautas para la prevención y el manejo de abortos inseguros dentro de los que permite la legislación keniata, pero terminó retirándolos tres meses después en circunstancias poco claras.
Según Omondi, “la ley todavía no está totalmente operativa y muchos proveedores todavía no recibieron capacitación, lo que hace que muchos de los abortos inducidos siguen siendo inseguros y son comunes las complicaciones”.
El Ministerio de Salud es responsable de no permitir que los médicos y las enfermeras se capaciten para la interrupción de embarazos, indicó Omondi; “es ridículo que mientras acepta que la atención tras un aborto es un asunto de salud pública, los profesionales tengan las manos atadas”.
La cuestión de los abortos en condiciones inseguras en Kenia volvió al tapete en septiembre del año pasado, cuando el enfermero Jackson Namunya Tali, de 41 años, fue condenado a muerte por un alto tribunal de Nairobi por asesinato, tras la muerte de Christine Atieno y del feto a raíz de un aborto ilegal mal hecho.
Kenia participó en varias reuniones en África sobre cómo reducir la mortalidad materna ofreciendo condiciones seguras para el aborto, y varios ministros de Salud coincidieron en que los datos revelan que los países que ofrecen las condiciones adecuadas para la interrupción del embarazo redujeron el número de mujeres que mueren a consecuencia del embarazo o el parto.
Un análisis de Saoyo Tabitha Griffiths, responsable de derechos y salud reproductiva de FIDA, señala que a pesar de que Kenia adoptó una Constitución que, entre otras cosas, consagra los derechos en materia de salud reproductiva y el acceso a un aborto seguro, siguen muriendo mujeres en este país por abortos inseguros, una causa de la mortalidad materna que se puede evitar.
Para el especialista Ong’ech John, úteros e intestinos perforados, fallas renales y cardíacas, anemia que requiere transfusiones de sangre son solo algunas de las complicaciones derivadas de abortos practicados en condiciones inseguras.
“Las complicaciones de un aborto inseguro no involucran solo los restos de la concepción que no se eliminaron totalmente. Uno puede evacuar, pero el útero perforado debe repararse o se extirpa el órgano, que está putrefacto”, explicó Ong’ech a IPS.
“Cuando el Ministerio de Salud emitió una pauta en febrero de este año indicando a los trabajadores del sector, ya sean privados, públicos o de organizaciones de beneficencia, que no participaran en ninguna capacitación sobre prácticas para abortos seguros y abortos médicos, quedaron muchas preguntas sin respuesta”, remarcó Omondi.
Un profesional muy respetado en Kenia, el doctor John Nyamu estuvo un año preso en 2004 tras un allanamiento en su consultorio luego de que aparecieran 15 fetos en importantes calles de la capital junto a documentos de un hospital en el que había trabajado, pero que había cerrado.
Tras conversar de su calvario con Mary Fjerstand, asesora clínica de Ipas, una organización no gubernamental dedicada a poner fin a las muertes evitables y discapacidades a causa de abortos inseguros, Nyamu dijo que la conmoción pública por su detención ayudó a la gente a “darse cuenta de la magnitud y las consecuencias de los abortos inseguros en Kenia; moría un gran número de mujeres”.
“Antes de eso, no se hablaba de aborto en público”, remarcó.
Kenia quiere alcanzar la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de reducir 75 por ciento el número de mujeres que mueren a causa del embarazo, el parto y el posparto, respecto de las cifras registradas en 1990, pero “no se puede lograr si no hay posibilidades de abortos seguros”, remarcó.
Una actualización de mayo de 2014 de un documento de la Organización Mundial de la Salud, indica que unas 800 mujeres mueren por día en el mundo por causas evitables relacionadas con el embarazo y el parto y que 99 por ciento de las muertes maternas ocurren en los países en desarrollo.
Publicado por IPS – Nairobi – Robert Kibet – 08/05/15 -