miércoles, 29 de abril de 2015

Liberan a 293 mujeres y niñas secuestradas por Boko Haram

Fuentes militares aseguran que la invasión del bosque de Sambisa, principal refugio de los yihadistas, podría ser la culminación a esta ofensiva.

El Ejército de Nigeria anunció hoy la liberación de 200 niñas y 93 mujeres retenidas por Boko Haram en el bosque de Sambisa, considerado como el bastión de este grupo yihadista.

"No podemos confirmar si las niñas de Chibok -219 menores secuestradas hace un año- están entre las liberadas", señalan las Fuerzas Armadas de este país en su cuenta oficial de Twitter.

El portavoz el Ejército, Chris Olukolade, aseguró que las víctimas están siendo sometidas a un proceso de identificación que determinará si se trata de las menores capturadas en una escuela de la citada aldea el 14 de abril de 2014.

Desde el lanzamiento, el pasado 14 de febrero, de una ofensiva conjunta con tropas de Camerún, Chad y Níger, el Ejército nigeriano ha registrado notables éxitos como la liberación de 60 ciudades tomadas por el grupo islamista en tres estados del norte del país.

Fuentes militares aseguran que la invasión del bosque de Sambisa, principal refugio de los yihadistas, podría ser la culminación a esta ofensiva.

El grupo extremista nigeriano, que tiene en jaque al Gobierno de su país y controla amplias zonas del norte (de mayoría musulmana), acaba de jurar pleitesía al grupo terrorista Estado Islámico, que ha proclamado un "califato" en zonas de Irak y Siria.

El Ejército ha hecho en anteriores ocasiones diferentes anuncios referentes a las menores de Chibok, como un acuerdo de alto fuego hecho público el pasado mes de octubre que incluía la liberación inmediata de las niñas, todos ellos falsos.
Publicado por La Estrella de Panamá – EFE – 28/04/15 -

La denuncia del maltrato es el paso indispensable para la protección de la víctima

Debemos tener claro que las víctimas no pueden ni deben sufrir solas. La primera tarea de las familias y de su entorno es el apoyo pleno, advierte esta autora.

La imagen de una mujer ensangrentada con un cuchillo clavado en el cuello parece de una película de terror. Pero Mónica es de carne y hueso y entró por su propio pié en el hospital de Vigo donde trabaja. Antes de entrar en el quirófano tuvo tiempo para avisar a sus compañeros de trabajo: el responsable del ataque era su ex pareja. Esta es la estremecedora foto fija de la última víctima de violencia de género en Galicia.
No había denuncia previa. Mónica no quiso o no pudo presentarla, seguramente porque no pensaba que las cosas podrían llegar tan lejos. ¿Cómo pensar que con quién se han compartido sentimientos pueda reaccionar con esa violencia?. Tampoco sus amigas, sus compañeras de trabajo que conocían lo que sucedía, que sabían del acoso y que  también conocían al acosador, tampoco denunciaron. Seguramente por respeto, por no inmiscuirse en un asunto privado. 
Sin ánimo de juzgar a nadie, el caso de Mónica plantea una vez más la necesidad de la denuncia como paso previo a que se pongan en funcionamiento todos los medios de protección a la víctima. Todas las campañas están dirigidas a que sea la maltratada quien denuncie. Pero ¿y la familia?, ¿y el entorno de la víctima que es testigo de la violencia? ¿Es legítimo el silencio? ¿Acaso callar no es, de alguna manera, convertirse en cómplice del maltrato? 
Llevamos años  reclamando que la violencia machista no es un asunto de puertas para adentro. Es una lacra social, es un problema de todos y por tanto todos somos responsables. Sin embargo los datos son alarmantes: De las más de 32.000 denuncias presentadas en el segundo trimestre de 2013 sólo el 1,5% de ellas fueron de familiares de las víctimas. Y si contabilizamos las denuncias de terceros, apenas se supera el 3%. Las cifras son del Observatorio de Violencia de Género.
La violencia machista en muchas ocasiones es silenciosa, no sale de las cuatro paredes del hogar y cuando lo hace se pone en marcha el dogma del ‘no entrometerse en los asuntos privados de una pareja’.
Debemos tener claro que las víctimas no pueden ni deben sufrir solas. La primera tarea de las familias y de su entorno es el apoyo pleno y, en segundo lugar, convencer a la víctima de la necesidad de la denuncia. En caso de no conseguirlo es cuando debemos poner en conocimiento de las autoridades la situación. 
Es verdad que la denuncia de un tercero o de un familiar debe ser confirmada por la víctima para que tenga efecto, pero al menos el primer paso para permitir su protección ya se ha dado. Porque el compromiso real contra la violencia de género pasa inevitablemente por acabar con los silencios cómplices.
 Publicado por Mundiario – Carla Reyes Uschinsky – 24/04/15 -


La pesadilla de una antigua prostituta

Katherine Ocampo fue enviada con 16 años y un pasaporte adulterado a Indonesia. Ocho años después la acusan de haberle hecho a alguien más lo mismo.

Katherine Ocampo Ocampo tiene 24 años y ha pasado dos aniversarios de su nacimiento tras las rejas. Katherine y su cintura diminuta. Katherine y su busto de talla grande, que se operó apenas cumplió 18 años. Katherine y su acento que no deja lugar a dudas de que su cuna es el Valle del Cauca. Katherine y sus lágrimas que de cuando en cuando interrumpen su relato. Cuando tenía 16 años terminó en Indonesia con un pasaporte adulterado que le arrebataron de las manos apenas pisó el hotel al que la habían enviado de la calle Malioboro, en Yakarta. Entonces era víctima. Hoy, ocho años después, la acusan de ser victimaria.
En tres de las 13 páginas del escrito de acusación en contra de ella y de su madre, Martha Lucía Ocampo Ocampo, el organismo investigativo contó escuetamente lo que considera fue su “actividad delictiva”: captaron y trasladaron a una joven llamada Ana Mileidy Buitrago Zapata desde el Valle del Cauca hasta Indonesia, al mismo hotel donde Katherine —sostiene ella— fue explotada sexualmente. El 24 de octubre de 2013, en la entrada de la casa de su madre, Katherine y Martha Lucía Ocampo fueron detenidas por el CTI, y el despliegue del operativo fue tal, que hasta el menos chismoso del barrio se enteró del arresto.
La víctima
Ana Mileidy Buitrago Zapata tiene 25 años; 21 cuando viajó a Indonesia. ¿Cómo llegó una joven que tuvo una hija antes de tener cédula, que no era profesional y que venía de una familia de escasos recursos, al otro lado del mundo? ¿De qué manera se pudo financiar un viaje que exigía visa y un tiquete que hoy no vale menos de $5 millones? La hipótesis de la Fiscalía es que Katherine Ocampo, su hermana mayor, Jéssica, y su madre, Martha Lucía, hacían parte de una red de trata de personas con fines de explotación sexual, y que en esa red cayó Ana Mileidy. Que le endulzaron el oído y la enviaron al sudeste asiático a cambio de una compensación.
En el escrito de acusación, sin embargo, se lee que el principal testimonio de la Fiscalía para armar el caso no ha sido el de la víctima, Ana Mileidy, sino el de su padre, Wilson Buitrago Ceballos, quien desde julio de 2012 ha dado dos entrevistas y tres declaraciones juradas. La versión de Ceballos es que un día de marzo de 2010 pasó por la casa de su vieja amiga Martha Lucía Ocampo (a quien nunca deja de llamar Rocío), y que tanto ella como Jéssica Ocampo le habían preguntado por su hija Ana Mileidy. Que si seguía igual de bonita. Que si no quería viajar al exterior como Katherine, quien se encontraba en Japón, dijo Buitrago. “No pregunté qué estaba haciendo, me dio pena”.
Pero Katherine, muestran sus registros migratorios, nunca ha estado en el país nipón.
¿Tu hija sigue igual de bonita? ¿Ella no quiere irse a trabajar por fuera del país? Esas fueron las preguntas que, Buitrago Ceballos sostiene, le hicieron las dos mujeres. “Jéssica me hizo el comentario de que ella conocía unas personas que contactaban mujeres para trabajar en el exterior y que ellos corrían con todos los gastos, en seis meses se pagaba la deuda con trabajo”, relató el hombre. En solo una de las cinco veces que habló con la Fiscalía, Buitrago dijo que le había preguntado a Jéssica: “Ve, ¿eso no es nada malo? ¿No es trata de blancas? Y ella contestó que no”. “Te voy a dar mi teléfono, decile a Mileidy que me llame”, le dijo supuestamente Jéssica.
En casi todas sus narraciones Buitrago expresa que le dio el recado a su hija Ana Mileidy un tiempo después, porque ella estaba en Ecuador. Sólo en una ocasión señaló: “Me demoré en darle el número porque en mi interior temía que fuera algo malo”. El miedo, sin embargo, se le fue rápido: al regresar su hija a Colombia le entregó el teléfono, ella llamó a Jéssica y ahí fue cuando se puso en contacto con toda la gente que terminaría enviándola a Indonesia un par de meses más tarde. “¿Conoció lo que habló Jéssica y Mileidy respecto del viaje?”, le preguntó la Fiscalía. “No me di mucho de cuenta (...) Ya de ahí Mileidy comentó que el viaje era para Indonesia”.
Así las cosas, él se despidió de su hija sin saber “qué exactamente iba a hacer allá”, en ese país del sudeste asiático donde hablan oficialmente indonesio y otros idiomas como neerlandés, chino y javanés. Nada de español.
Buitrago es un vendedor de chorizos. Dijo que era amigo de Martha Lucía Ocampo desde hacía muchos años y que no se sabía su apellido. “Era una familia muy pobre y yo de vez en cuando les ayudaba con algo”. Tanta pobreza, sin embargo, no lo impulsó a indagar más sobre los contactos de Martha Lucía o de Jéssica Ocampo en países como Japón o Indonesia. Al final, un día de mayo de 2010, su hija Ana Mileidy cogió un bus desde Cali, llegó hasta Pereira, luego viajó a Bogotá, de allí tomó un avión a Buenos Aires, pasó por Sudáfrica y Kuala Lumpur, y finalmente llegó a Indonesia. Allí la recibió una mujer que se hacía llamar Valentina.
Esa sería la última vez en mucho tiempo que Ana Mileidy vería su pasaporte.
Wilson Buitrago también le dijo a la Fiscalía que se comunicó con su hija durante más de un año, por celular o por correo, casi todos los días. “El primer año que ella estuvo todo estaba bien, ella nos mandaba dinero para el sostenimiento de la niña Nicol Estefany, que es la hija de Mileidy, y para nosotros aquí en la casa”. Esta versión, no obstante, contradice una denuncia que el propio Buitrago Ceballos presentó el 22 de julio de 2010 —dos meses después de que Ana Mileidy hubiera viajado— en la Fiscalía de El Cerrito (Valle) por trata de personas, señalando como víctimas a su hija y a dos mujeres más de las que tampoco ha hablado nunca en sus declaraciones.
Ana Mileidy Buitrago sólo ha sido, hasta ahora, silencio ante las autoridades colombianas. Pero hubo una vez en que sí habló. En septiembre de 2011 ella terminó en el centro de servicios médicos de la Policía de Indonesia por petición de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Según el reporte psiquiátrico, “estaba confundida y hablaba sin sentido”, pero cuando recuperó algo de coherencia contó que trabajaba como prostituta en Malioboro Club; que consumía drogas y alcohol; que a veces oía voces y que con frecuencia lloraba. Y cuando le preguntaron de su familia, se consignó en el informe: “Es la cuarta entre cinco hermanos. Dice que su madre es la única que la quiere y que fue su padre quien la vendió a Indonesia”.
El reporte de la OIM
La Fiscalía tiene en su poder un reporte que emitió la misión de la OIM de Indonesia. En su última página se resume lo que Ana Mileidy Buitrago le dijo a esa organización, una versión tangencialmente opuesta a la que Wilson Buitrago ha sostenido en sus declaraciones. Dice que fue un hombre quien le ofreció trabajo en Yakarta y que lo conoció por medio de su padre. Que Jéssica (Ocampo) también conocía al hombre y que fue ella quien le dio el número a Wilson Buitrago. Que el contacto telefónico fue siempre entre ese hombre y su padre. Que no recibía salario en el Malioboro Club, sólo algo de plata para comida. Otra víctima de trata de personas que conocía a Ana Mileidy le dijo a la OIM que en agosto de 2011 ella había huido.
El 8 de agosto de ese año la OIM recibió una carta de la Embajada colombiana en Indonesia: era una solicitud de ayuda con una joven que estaba detenida en inmigración. Días después, Ana Mileidy fue internada en el hospital de la Policía indonesia: “Mostraba un trauma psicológico severo”. En noviembre de ese año la llevaron a un refugio del Ministerio de Asuntos Sociales junto con otras dos víctimas de trata de personas. En 2012 regresó a Colombia. Fuentes que conocen el proceso le dijeron a este diario que está bajo la tutela de su padre y que toda su familia se encuentra en el programa de protección de testigos. La Fiscalía dijo que no podía confirmarlo.
¿Y Katherine?
El escrito de acusación sostiene que Katherine Ocampo —de quien Wilson Buitrago dijo primero que estaba en Japón— se reunió con Ana Mileidy Buitrago y con su hermana y su madre, Jéssica y Martha Lucía Ocampo, para convencerla de viajar a Yakarta. En una declaración jurada de enero de 2014, Wilson Buitrago expresó que su hija le había manifestado que, en Indonesia, Jéssica y Katherine Ocampo la habían abandonado. “Y luego —agregó—, en un momento de lucidez, me habló de la reunión” (en la que supuestamente la convencieron de viajar. Un mes después, la Fiscalía radicó el escrito de acusación en el Juzgado Segundo Penal Especializado del Circuito de Buga contra Martha Lucía y Katherine Ocampo por trata de personas.
Katherine Ocampo no conoció a su padre porque lo mataron cuando estaba muy pequeña. Sus hermanas tienen padres distintos. Viajó por primera vez a Indonesia cuando tenía 16 años con un pasaporte al que le falsificaron su año de nacimiento para que pudiera salir del país sin problemas. Indica que de esos trámites se encargó un hombre cuya identidad prefiere omitir por su seguridad. A ella, le dijo a este diario, también le quitaron su pasaporte y la forzaron a trabajar como prostituta por un par de años para pagar su “deuda”. En ese tiempo le envió a su mamá, dice ella, unos $30 millones para una casa.
Al regresar a Colombia, cuenta, se dedicó a tomar y a nada más. Bueno, a casi nada más: apenas se hizo mayor de edad se agrandó el busto para hacerse más llamativa. Al año decidió volver a Indonesia en las mismas circunstancias. “¿Por qué lo hice? No sé, estaba muy niña, quería plata, quería tomar...”. La segunda vez que viajó, dice, llegó a Indonesia su hermana Jéssica —quien le lleva unos ocho años, vive en México y tiene orden de captura por trata de personas también— y que en ese momento vio en el Malioboro Club a Ana Mileidy Buitrago. Relata que conoció a un indonesio que se hacía llamar Jimmy y que fue él quien pagó su “deuda” y le dio dinero para que regresara a Colombia y estudiara.
Katherine retornó, hizo un curso como auxiliar de vuelo y empezó a estudiar inglés cuando fue detenida junto con su madre.
Investigar la trata trasnacional de personas, explican fuentes de la Fiscalía, es de lo más complejo. Usualmente la víctima llega tan traumatizada que no quiere musitar palabra al respecto. Encontrar las evidencias es también muy difícil, y la cooperación entre Estados es fundamental. El próximo 22 de mayo se hará la audiencia en la cual la Fiscalía sustentará ante el juez del proceso su acusación. En agosto del año pasado, Katherine quiso hacer un preacuerdo con la Fiscalía, pero al final no funcionó.
—Si usted insiste en su inocencia, ¿por qué negoció con la Fiscalía?
—Me decían que me podían dar hasta 20 años de cárcel. Yo estaba muerta de miedo. Me dijeron que con el preacuerdo me daban máximo cuatro, y pensé que era mejor eso que pudrirme aquí.
Otros investigados por este caso
Fuentes de la Unidad de Derechos Humanos, que es la que lleva esta investigación, le dijeron a El Espectador que sólo en la audiencia preparatoria se conocerá cuál es la estrategia real de la Fiscalía en el caso. Esa audiencia no se ha llevado a cabo aún, porque primero se debe hacer la de formulación de acusación, la cual tendrá lugar el próximo 22 de mayo.
El organismo investigativo le confirmó a este diario que Jéssica Ocampo, quien no aparece en el expediente de su hermana Katherine y su madre Martha Lucía, está siendo investigada. Que Luz Milena Giraldo Ortiz, alias Valentina, señalada de recibir a las jóvenes en Indonesia y de quedarse con sus pasaportes, también tiene una investigación abierta, así como Jordan René Varela, alias Camilo, el hombre señalado de ayudar a las jóvenes a sacar los pasaportes y las visas para que pudieran viajar. “En estos casos dependemos de las víctimas para empezar a indagar, así que invitamos a que si alguien sabe algo, que nos cuente”, dijo un fiscal.

Publicado por el espectador.com - Diana Carolina Durán Núñez – 25/04/15 -

Su cerebro es femenino

Bruce Jenner habló de su sentir ahora que está en un proceso de cambio de sexo.


El ex campeón olímpico Bruce Jenner afirmó el viernes que "para todos los efectos, soy mujer".
Durante una entrevista televisada con Diane Sawyer, de la cadena ABC, que había suscitado gran expectación, Jenner habló de su identidad de género, de la que dijo estuvo confundido siempre.
Al comienzo de la entrevista, Jenner deshizo su cola de caballo para permitir que su largo pelo le cayera suelto por atrás de la cabeza.

"Mi cerebro es más femenino que masculino", aseguró Jenner, ganador de la medalla de oro en decatlón en los Juegos Olímpicos de 1976 en Montreal. En los últimos años, Jenner es más conocido como parte de la familia Kardashian, cuya presencia en la televisión es una constante.
Jenner dijo que tenía esperanzas de que sus declaraciones públicas sobre asuntos de género hicieran una contribución positiva al mundo y rechazó tajantemente que la entrevista fuera una maniobra publicitaria para promover el programa televisivo de los Kardashian.
"Si el programa de los Kardashian me posiciona para hacer algo de bien, lo apoyo totalmente", declaró el ex deportista.

LO HABLÓ CON SUS EX
Jenner dijo que se identifica como "ella" sin un nombre específico. Sin embargo, afirmó a Sawyer que se sentía cómodo de utilizar el pronombre "él", designación que es un punto importante para muchas personas de la comunidad transgénero.
Según Jenner, cuando era chico sentía el impulso de ponerse vestidos de su madre y hermanas. "No sabía por qué lo hacía", señaló. "Simplemente me sentía bien".
Jenner dijo que contó a sus primeras dos esposas de la confusión de género y que esa situación pesó en el rompimiento de su segundo matrimonio.

‘NO SOY GAY’
Jenner aseguró que jamás ha sentido atracción sexual por los hombres y quería aclarar al auditorio que la identidad de género y la sexualidad son cosas distintas.
"No soy gay", declaró Jenner. "Soy heterosexual por lo que sé. Siempre he estado con una mujer, criando niños".
Jenner dijo que ha regresado para disculparse con las personas en su vida que resultaron heridas por la situación de la identidad de género.
Jenner y Kris Kardashian, la madre de Kim Kardashian, se divorciaron en diciembre luego de 25 años de matrimonio. La pareja tuvo dos hijas, Kendall y Kylie, pero Bruce tiene otros 4 hijos de su primer matrimonio.

Publicado por el Diario de Coahuila – México – AP – 26/04/15 -

Paraguay en busca de otra belleza con el certamen “Miss Gordita”



Las candidatas hicieron un ensayo geneeral, dedicaron unas horas al gimnasio y muchas más a la peluquería para la gala de un concurso que rompe esquemas en el país sudamericano, donde el 57,6 % de la población sufre de sobrepeso u obesidad, según el Ministerio de Salud.
El premio a la ganadora de Miss Gordita es un tratamiento con uno de los mejores nutricionistas de Paraguay y un programa de un año de ejercicio en un buen gimnasio de Asunción.
Las 13 seleccionadas, jóvenes de entre 70 y 130 kilos, llevan ya varios meses aprendiendo a desfilar y a maquillarse de forma profesional, además de recibir charlas de un nutricionista y una psicóloga.
“Queremos elevar el autoestima de las chicas, generar un cambio de actitud, de postura más fuerte y de vida más saludable, con ejercicio y buena alimentación”, explicó a Efe el creador del concurso, Mike Beras, brasileño afincado desde hace dos décadas en Paraguay.
Datos de obesidad
Según Beras, Miss Gordita busca terminar con ese tipo de discriminación, sobre todo en los medios de comunicación, donde está presente, aunque casi el 23 por ciento de la población paraguaya, unos 6,5 millones de habitantes, es “netamente obesa”, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud.
“Nosotros abogamos por la inclusión de la mujer independientemente de su cómo es su cuerpo, pero además promocionamos un modo de vida saludable, con una buena alimentación y ejercicio para concienciar a la gente a que cuide su salud”, añadió Beras.
Algo refrendado por Cintia Colina, la ganadora de 2014, quien estuvo presente en el ensayo y que tras el concurso se convirtió en una de las habituales de la farándula televisiva.
“Era una persona súper bajoneada, con cero glamour, no me sentía femenina (..) El concurso provocó un cambio en mí. Hoy por hoy me siento muy femenina‘, dijo Colina, ahora conocida como ‘embajadora de la no discriminación a las personas con sobrepeso”.
“Me llaman para dar mi opinión en debates y para apoyar a las personas a las que han ofendido mucho en tele o radio por su sobrepeso”, manifestó.
Además mucha gente le pide consejos para bajar de peso en internet y ella les invita a bailar.
“Yo era una persona que no bailaba. En este año aprendí a bailar hasta en el caño”, declaró.
Colina opinó que el concurso está ayudando a abrir un debate inédito en Paraguay, que está empezando a ver con otros ojos a las personas con sobrepeso y aprendiendo a respetar.
Así lo ve también, Noemí Cañiza, de 25 años, estudiante de segundo de criminalística y una de las candidatas, quien dijo a Efe que se presenta consciente de su físico.
“Nunca fui flaca, siempre fui un poco gordita”, explicó, para luego añadir: “no hay mujer fea”.
Publicado por El Litoral – Santa Fé – Argentina – EFE – 25/04/15 -


La copa menstrual: una revolucionaria herramienta para el periodo femenino

Es amigable con el medio ambiente y tiene grandes ventajas económicas. Aprenda a usarla.
Una toalla higiénica tarda aproximadamente 500 años en degradarse, y una sola mujer puede desechar más de 10.000 toallas o tampones en su vida. De estos elementos se calcula que alrededor de 3 millones terminan siendo arrojados a ríos y océanos.
Desde muy pequeñas, las niñas aprenden de la televisión, sus familias e incluso en su colegio el uso de las toallas higiénicas y tampones. El mercado les muestra que vienen en diferentes formas, tamaños, con o sin alas, con aplicador y en distintos empaques. Sin embargo, existe un método diferente, más higiénico, que beneficia al bolsillo y, sobre todo, es amigable con el ambiente.
La ‘copa menstrual’ se produjo industrialmente desde la década de 1930. Es un recipiente que se inserta en la vagina durante la menstruación para depositar el flujo menstrual, y puede durar aproximadamente 10 años.
En Europa, Estados Unidos y algunos países latinoamericanos como Argentina, la copa es ampliamente conocida y existen diversas marcas que la comercializan.
Se consigue en tres materiales: silicona grado médico, de látex y de polietileno. “Es recomendable que se utilice la de silicona, preferiblemente transparente, ya que este es un material inerte, hipoalergénico y no tiene colorantes. La de látex puede, en algunos casos, producir alergias y contaminarse más fácilmente. La de polietileno tiene un diseño diferente (parecido a un diafragma) y puede resultar más difícil su colocación”, comenta la doctora Ena Victoria Ramírez Peñuela, ginecóloga y médico obstetra.
La copa menstrual  no altera la flora vaginal, es reutilizable, lo que hace que su costo final sea infinitamente menor, y adicionalmente es amable con el medio ambiente ya que no es desechable.
La doctora Ena Ramírez explica cómo se usa la copa menstrual:

Se dobla como si fuera un “rollito” y se introduce en la vagina. Una vez allí, ella va a tomar su forma original nuevamente y queda “aprisionada” entre las paredes vaginales creando un vacío, de tal manera que no se desplaza y puede albergar la menstruación.
Cuando la copa esté llena (este tiempo es variable, porque depende de la duración del periodo para cada mujer) debe retirarla, vaciarla, enjuagarla con agua corriente y secarla con paño para volverla a insertar.
Una vez pase la menstruación debe (además de lavarla con agua y jabón suave) esterilizarla. Esto se hace fácilmente en casa: debe hervir en agua la copa durante 3 a 5 minutos. Luego secarla con un paño desechable y envolverla en paño suave o desechable, y guardarla en un sitio seco y protegido de la luz para reutilizarla el siguiente mes.
 En Colombia existen muy pocas empresas que comercializan el producto, entre ellas se encuentra LifeCup, que es la única marca con registro Invima que garantiza que el producto es apto para su uso. Su costo aproximado es de 80 mil pesos.
Lo comercializan por internet, en tiendas naturistas, en ferias o festivales, o con vendedoras particulares. “Lo que buscamos es ampliar el uso de copas menstruales en Colombia y el resto del continente. Hasta hace poco, no era fácil conseguir este producto aquí y la mayoría de mujeres nunca habían oído de la copa. Cada mujer que la usa queda fascinada con ella y la recomienda a sus amigas y conocidas. Yo personalmente la uso hace cinco años y, desde ese momento, he buscado difundir los beneficios que tiene sobre las otras opciones que se encuentran en el mercado”, comenta Romina Rizzi una de las fundadoras de LifeCup.
¿Tiene algún tipo de consecuencias?
“No hay consecuencias como tal, pero sí hay que tener en cuenta ciertas contraindicaciones: no debe utilizarse en pacientes que tengan malformaciones de la vagina o algún tipo de infección genital, o pacientes que presenten enfermedades del cuello uterino, de la vagina o de la vulva, ya que puede no lograr ponerse correctamente o puede producir molestias e inclusive dolor con su inserción” comenta la ginecóloga.
Sin embargo, si se va a utilizar por primera vez, es importante consultarlo con el ginecólogo para asegurarse de que no haya contraindicación para su uso.
De la toalla higiénica, el tampón y la copa menstrual  ¿Cuál es el más recomendado?
Esto depende de cómo se sienta más a gusto la paciente. La copa menstrual es recomendable porque las ventajas que tiene superan por mucho las pocas desventajas. Sin embargo, en aquella mujer que tenga algún recelo al manipular sus genitales, ni el tampón ni la copa menstrual van a ser una buena alternativa para ella.
Cada mujer elige qué utilizar durante su ciclo menstrual, pero se debe ser muy consciente de los beneficios y consecuencias que tienen cada  producto. Además de ello, entender lo que representa para el medio ambiente y más en esta época donde  ha cobrado mucha fuerza la toma de conciencia por la responsabilidad ambiental.
Publicado por KIEN&KE – Lucía Hernández – 22/04/15 -

Informe sobre Trata de Mujeres e Internet en Argentina

¿Cómo se relacionan el delito de la trata y tráfico de mujeres con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, especialmente con Internet? ¿Cómo se da esa relación en nuestro país? ¿Qué políticas públicas abordan el tema? ¿Qué dicen las organizaciones sociales que abordan ese cruce? ¿Cuáles serían las líneas de trabajo a abordar para advertir sobre los peligros que corren especialmente las mujeres en Internet? Todas estas preguntas aborda este informe que Nodo TAU aportó para la publicaciones Monitor Mundial de la Sociedad de la Información, cuya edición 2013 APC organización editora de la publicación destinó al tema Derechos de las Mujeres, Género y TICs.

La edición de este año del Monitor Mundial sobre la Sociedad de la Información (MMSI) -traducción del nombre GISWatch (Global Information Society Watch- muestra que los logros de los derechos de las mujeres alcanzados en línea no son siempre seguros ni estables. Si bien el acceso a internet de las mujeres ha incrementado su participación en el ámbito social, económico y de gobernanza, estas oportunidades tienen otra cara: hostigamiento en línea, ciberacoso y violencia hacia las mujeres en línea, todas cosas que están en crecimiento. 

El informe sobre Argentina fue realizado por Nodo TAU y contó con la colaboración de Susana Chiarotti del Insgenar, experta en cuestiones de género, especialmente de análisis de la trata como delito, y de Gabriela De Cicco , una de las creadores de RIMA (Red Informativa de Mujeres Argentina).<br /><br />El MMSI 2013 contiene informes de 45 países de todo el mundo sobre temas como derechos de las trabajadoras domésticas, trata de mujeres, participación en gobernanza, matrimonio infantil y derecho al aborto. Un conjunto de informes temáticos expertos se refieren a temas como acceso a infraestructura, participación, desobediencia en línea y sexualidad en línea. 

El MMSI es una publicación anual, y una iniciativa conjunta de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones y el Instituto Humanista de Cooperación para el Desarrollo (Hivos).<br /><br /><a href="http://www.giswatch.org/es/country-report/womens-rights-gender/argentina">Informe sobre Argentina</a> (en español)<br /><br /><a href="http://www.enredando.org.ar/2014/03/30/informe-sobre-derechos-de-las-mujeres-genero-y-tics/www.giswatch.org/es/2013-derechos-de-las-mujeres-g-nero-y-tic">MMSI (informes traducidos al español)<br /></a><br /><a href="http://giswatch.org/sites/default/files/gisw13_chapters.pdf">GISWatch (Publicación completa en inglés)</a>

Publicado por Asociación Civil NODO TAU –Rosario (Argentina) -  28/04/15

Día Internacional por la Visiblidad Lésbica

La FELGTB, asociaciones miembros de la misma y el Secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo, han querido manifestar su apoyo a las mujeres lesbianas y las instan a hacerse visibles en todos los ámbitos sociales. Desde 2008 cada 26 de abril se celebra este día reclamando el papel de las mujeres lesbianas en el ámbito público.

Isabel Gómez, portavoz de FELGTB, ha afirmado que “el Día de la Visibilidad Lésbica sigue siendo necesario, diez años después del matrimonio igualitario que puso la base para la igualdad del colectivo, porque aún queda camino pendiente y las mujeres lesbianas tenemos que hacer un sobre esfuerzo para que se nos vea y se nos tenga en consideración, libres de prejuicios y estereotipos”.
Desde la Asociación Bolo Bolo, perteneciente a la FELTGB consideran que “el trabajo y la educación en materia de visibilidad de las mujeres lesbianas, es sumamente importante, ya que sufrimos doble discriminación: por el hecho de ser mujeres y por el hecho de ser lesbianas, lo cual conlleva una mayor invisibilidad”. En este sentido la FETLGT también pide a las mujeres que trabajan en el ámbito público que den un paso al frente y que se conviertan en referentes sociales positivos para contribuir así a visibilizar las diversidad entre mujeres lesbianas. Esta petición ha sido respaldada por Pedro Zerolo, quien asegura que “la visibilidad ha sido y es un instrumento fundamental para alcanzar la igualdad”.

En los actos convocados el domingo en diferentes ciudades se leyó el manifiesto conjunto en el que se exigía a las instituciones poner fin a la discriminación en el acceso a la reproducción asistida, pues como dice Arcópoli “se nos ha excluido en la Comunidad de Madrid del acceso a las Técnicas de Reproducción Asistidas a aquellas mujeres que no tenemos una pareja varón”. En el manifiesto también se exige que se comprometan con la protección de la salud sexual de las mujeres que tienen sexo con otras mujeres a través de formación específica y adecuada al personal sanitario.
En Madrid se llevó a cabo un acto en la Puerta del Sol organizado por FELGTB, Arcópoli y la Asociación FuenlaEntiende que tenía como actividad central un juego para destruir los estereotipos y prejuicios que existen con el nombre “Dale la vuelta a la tortilla”.


Publicado por AmecoPress – Madrid - Redacción – 27/04/15 -

Crecer criando

Aunque en los últimos tres años se registró una leve disminución en la tasa de embarazo adolescente, creció la natalidad precoz, algo que habla a las claras de la violencia sexual ejercida contra niñas entre los diez y los catorce años. Esta realidad exige abordajes múltiples, desde garantizar que las jóvenes que desearon ser madres puedan seguir adelante con su vida estudiantil hasta ofrecer el uso de anticonceptivos de largo plazo como el DIU y el implante subdérmico, que hoy está disponible y que se ofrece gratuitamente a adolescentes que ya tuvieron un episodio obstétrico. Acceso al aborto no punible, educación sexual, jardines maternales públicos, fomento de las responsabilidades compartidas y un acercamiento a los servicios de salud para quienes más los necesitan y se sienten expulsadas son algunas de las herramientas urgentes que deberían ponerse en práctica para apoyar decisiones libres y autónomas de las más jóvenes.
El cuerpo, los deseos y los abrazos de las mujeres no pueden tener una reglita que enmarque en una sola década de la vida –de los 25 a los 35– el momento de parir y pujar una maternidad que siempre revoluciona la vida. El 15 por ciento de las mamás en la Argentina son menores de veinte años. El embarazo adolescente interpela todo lo que todavía no funciona para que las chicas tengan proyectos de vida sin necesidad de redoblar su vida, para que la anticoncepción gratuita no se ofrezca a lo lejos, sino que esté tan cerquita como la intimidad que habita en sus encuentros y para que la posibilidad de interrumpir el embarazo –cuando ésa es la decisión de ellas y no de sus padres, madres o sus parejas– no sea clandestina. Pero, también, todos los prejuicios que orbitan cuando una joven quiere ser madre y los mandatos sociales –que juzgan si una mujer no quiere tener hijos y también desampara cuando una joven sí quiere tenerlos– fruncen la nariz, suben el dedo acusador y excluyen de la posibilidad de seguir disfrutando y estudiando.
Los derechos sexuales y reproductivos no dicen cuándo una mujer debe ser madre, sino que tiene el derecho a poder decidir cuándo serlo o no. Por eso, el desafío es que la anticoncepción llegue a las escuelas o a los barrios (si las chicas no van a los hospitales, la salud pública debería acercarse a ellas) y que las nuevas recomendaciones más efectivas para el cuidado de adolescentes, como el DIU y el implante bajo la piel del brazo, que tienen efecto por más de dos años sean una garantía de cuidado a largo plazo. Los derechos de las chicas a cuidarse no pueden tambalear con la mala memoria o la receta de exhibir la sexualidad en un recordatorio a la vista de toda la familia (como las pastillas dejadas al lado del cepillo de dientes) para que sean efectivas. A su vez, se pueden reforzar los derechos de las mamás adolescentes para minimizar sus vulnerabilidades. Por ejemplo, se puede disponer que la Asignación Universal por Hijo (AUH) pueda ser cobrada por las jóvenes directamente (aunque por ser menores no tengan cuenta en un banco) y no a nombre de la abuela de la criatura, o que cuenten con ese respaldo económico aunque su mamá o papá tenga obra social, porque son ellas las que inician un nuevo camino y lo mejor es estimular su permanencia en la escolaridad y no condenarlas a cambiar pañales exclusivamente. Actualmente existe un sistema de faltas permitidas para el embarazo en la mayoría de los reglamentos escolares, pero esas normativas podrían tomar rango de licencia estudiantil regulada por ley. También el programa de Alumnas Embarazadas, Madres y Padres de la Ciudad de Buenos Aires (con referentes que contienen y ayudan a que las chicas lleguen con trabajos, carpetas e información a sus clases) puede ser ampliado, referenciado a nivel nacional y aumentarse las becas. Si la maternidad no debería expulsar a las mujeres del mercado del trabajo, mucho menos, a las jóvenes de la posibilidad de estudiar.
Abusos y abortos no punibles
“Desde hace tres años hay una leve tendencia a la disminución del embarazo adolescente”, afirma el subsecretario de Medicina Comunitaria, Maternidad e Infancia del Ministerio de Salud de la Nación, Nicolás Kreplak. Sin embargo, el mayor problema es la vulnerabilidad de las más chicas. “Hay un aumento en la tasa de natalidad precoz que habla del abuso sexual que hay en las niñas. A partir del 2007 se hizo un fuerte trabajo en abuso y a partir del fallo FAL (de la Corte Suprema de Justicia de la Nación) sobre aborto no punible se debería tener una tasa de fecundidad mucho más baja que la que tenemos. Hoy la fecundidad precoz, de 10 a 14 años, es de 1,8 madre cada mil nacimientos y tendría que ser cero”, advierte Adriana Alvarez, coordinadora del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Nación.
¿Se cumple con el fallo FAL cuando una niña o adolescente pide acceder a una interrupción de su embarazo?
–Nuestra guía lo contempla y está dentro de lo que legalmente corresponde. Además la ley de violencia de género contempla la violencia a la salud sexual y reproductiva. Por eso está en marcha y tenemos reportados, en el 2013, más de 400 abortos no punibles realizados en hospitales públicos de las distintas provincias. No tenemos cargados los datos por edades. Los casos que se hicieron mediáticos son los que no pudieron resolver las jurisdicciones y fueron derivados. Seguramente se hacen más y no los reportan. A buena hora que estamos cumpliendo con los derechos de las mujeres. Desde Salud trabajamos disminuyendo las barreras que se pueden presentar cuando alguien llega solicitando esta consulta.
Anticonceptivos larga duración
¿Por qué el embarazo adolescente no buscado no disminuye a pesar del reparto gratuito de anticonceptivos? “Las adolescentes tienen poca adherencia a los métodos más convencionales porque se olvidan la píldora o se colocan un mes la inyección y otro mes no. Por eso, estamos trabajando en el DIU de larga duración para que las adolescentes lo puedan usar”, informa Alvarez. “La enorme mayoría, el 90 por ciento de los chicos, tiene un preservativo en su primera relación sexual. El punto de trabajo fuerte es cómo mantener un buen ejercicio del uso de anticonceptivos en la vida sexual de los adolescentes. Y por eso la nueva estrategia es el implante para las adolescentes que tuvieron un episodio obstétrico previo. Para nosotros es una estrategia sanitaria. Es un método que está hace sólo tres años y en la parte privada (la colocación) sale más de tres mil pesos y el aparato sólo 1900 pesos. Igual son métodos anticonceptivos complementarios del uso del preservativo, que siempre tiene que estar”, explica Kreplak.
Si las pastillas no se pueden poner en un vaso junto al cepillo de dientes porque el blister refleja en el espejo del baño la sexualidad de una adolescente que puede ser retada por su papá, interpelada por su mamá o burlada por su hermano, lo mejor no es esconder el cuidado, sino optar por un método más seguro y eficaz. Por eso, a diferencia de veinte años atrás, cuando se demonizaba el DIU (porque se decía prejuiciosamente que iba a fomentar la promiscuidad), hoy se recomienda este método.
También, a partir de abril del 2013, el Estado repartió 12 mil nuevos implantes hormonales subcutáneos que están destinados especialmente a adolescentes de entre 15 y 19 años que hayan tenido un embarazo o aborto (espontáneo o provocado) y que no tengan obra social o prepaga. El implante subdérmico es un método anticonceptivo hormonal de nueva generación, mínimamente invasivo; se coloca en el brazo y cuenta con un 99 por ciento de efectividad durante tres años. “Se pensó para disminuir el segundo embarazo adolescente y se priorizaron en el reparto jurisdicciones con una tasa alta de fecundidad adolescente (de más de 90 embarazadas adolescentes por mil nacimientos) y donde los censos muestran que hay un porcentaje elevado de segundo embarazo adolescente con un hijo o más, como en Misiones, Formosa, Santiago del Estero, Buenos Aires, Jujuy y Tucumán. A partir de este año la idea es que esté en todo el país y que se priorice a aquella mujer más vulnerable. Esto va sí o sí con una buena consejería y asesoría. En tres o cuatro años vamos a ver resultados”, augura la médica Alvarez, con casa en Tucumán y oficina en la ciudad de Buenos Aires.
Y resalta que la segunda vez que una chica queda embarazada y que ya tiene que caminar a la escuela con dos hijos a upa o en cochecito las barreras se le multiplican. “El segundo embarazo adolescente es una cuestión de salud. ¿Una chica ha querido tener tres hijos entre los 14 y los 19 años? Esos números son los que hay que empezar a mirar y eso es lo que estamos haciendo.”
Una de cada cuatro mamás adolescentes vuelven a quedar embarazadas antes de los 19 años, según cifras del Hospital Alvarez que reflejan la dimensión de la frecuencia del segundo embarazo adolescente. El servicio del centro de salud porteño atiende casi un 15 por ciento de embarazos de menores de 19 años, entre, aproximadamente 1600 partos por año, y tiene un consultorio de orientación en opciones en donde el 25 por ciento de las consultas son de chicas muy jóvenes. La médica obstetra Eugenia Arroche es la referente del equipo de adolescencia del Hospital Alvarez y también recomienda un cuidado sin olvidos ni sobresaltos: “El uso del anticonceptivo subdérmico (implante) en adolescentes es posible porque está disponible por el Programa de Salud Sexual de la Ciudad de Buenos Aires y es una excelente opción, ya que hoy la estrategia en anticoncepción, a nivel internacional, es el uso de anticonceptivos de largo término”. Arroche también enmarca los riesgos o prejuicios sobre una joven que no es madre de hijo/a única: “El segundo embarazo en sí no aumenta el riesgo biológico, excepto que el intervalo entre los dos embarazos sea muy breve o que hayan tenido una cesárea u otra morbilidad agregada. Los riesgos sociales sí aumentan con dos o más hijos, aunque sabemos que es mayor el número de adolescentes que dejaron la escuela antes de quedar embarazadas de su primer hijo/a, es decir, que el proyecto no era estudiar ni trabajar sino ser mamá, algo que para muchas excluye estudiar y luego implica que tienen mucha dificultad en insertarse en algún trabajo”.
El anticonceptivo que se coloca bajo la piel y permite tres años con placer y sin pesadillas es una opción que requiere políticas de salud sexual y presupuestos: “Hay que ir probándolo y ver cuál es la aceptación antes de hacer una compra millonaria”, evalúa Kreplak. Igualmente, hay otros anticonceptivos que no implican una prevención pasajera o sólo por hoy. Sin embargo, la distancia entre las chicas y los centros de salud es demasiada larga y las ofertas de los médicos y médicas sobre la canasta de anticonceptivos disponibles para las adolescentes es demasiado escasa. “Una barrera clara es la poca difusión y colocación de DIU en adolescentes. El DIU está hace diez años disponible, es reversible, bueno, efectivo y, en la actualidad, sólo el 0,8 por ciento de las chicas de 14 a 19 años lo usa. En el total del país, el 9 por ciento de las mujeres usa este método, pero la cantidad de adolescentes es ínfima. Son muchos los logros de estos últimos diez años, pero todavía existen barreras y mitos.” Otra de las barreras son las puertas lejanas o cerradas de los hospitales y la poca difusión del derecho a cuidar su cuerpo sin pedir permiso. Kreplak promueve que el sistema de salud se enfoque en detectar a las chicas en riesgo o las vaya a buscar a la escuela si no van al hospital y, también, que las pibas sepan que no necesitan de la aprobación de su papá o su mamá para ir a pedir anticonceptivos. “Las adolescentes tienen derecho a ser atendidas en salud sexual y en guardia sin un adulto que las acompañe. Se trabaja sobre la autonomía y para quitar obstáculos.”
La médica Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), objeta que del dicho al derecho hay mucho trecho: “Todavía muchos servicios les niegan el derecho a atender a las adolescentes si van sin los padres o un adulto y otros los atienden, pero no les quieren dar anticonceptivos. Desde la difusión del implante anticonceptivo y su especial indicación para las adolescentes por parte del Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva se mejoró el acceso, pero para este método, no para la atención y provisión general. Eso sí, cuando ya llegan con el embarazo ahí las atienden, pero hubo oportunidades perdidas y eso contribuye a que las chicas sientan que ser madres les da identidad en sus casas, sus familias y los servicios de salud”.
El candidato a gobernador de Santa Fe por el PRO Miguel del Sel declaró que las chicas quieren embarazarse porque reciben una asignación. Kreplak refuta: “No hay aumento de la maternidad adolescente. Y, si así fuera, que madres que quieren tener un hijo ahora pueden tenerlo, bienvenido. Hay una articulación fuerte entre Ministerio de Salud y Ministerio de Educación para tratar de mantener a las chicas en el sistema educativo con apoyo especial para no perder la continuidad educativa. Pero la salud y la educación no son federales y necesitamos el apoyo de las jurisdicciones”.
Escuelas de puertas abiertas
Hay una diferencia entre embarazo buscado y deseo. A veces el deseo viene aunque no se lo busque. “Yo cuando quedé embarazada no era que lo buscaba, pero la decisión final fue mía. No era buscado pero sí deseado”, cuenta Dulce Rodríguez, de veinte años, quien todavía recuerda lo mal que la hacían sentir las miradas callejeras que la acusaban por portación de panza y falta de edad adecuada. O le auguraban el infierno en vida: –“Vas a sufrir”– como regalo de bienvenida a su hija Malena, que hoy tiene seis meses y comparte el aula con su mamá. A pura sonrisa, bracitos que se levantan como alas y se agitan de alegría ante los ojos que la buscan a la hora en que otras familias cenan con la tele prendida y Dulce, igual que otras compañeras, estudia de noche en el Bachillerato de Orientación en Arte (BOA) Antonio Berni, de Quito y Quintino Bocayuva.
Los deseos no son fáciles en la práctica y, menos, cuando la falta de una política de cuidados deja la mochila de la maternidad sobre un solo hombro. “Me encanta porque es mi hija, es hermosa y salió de mi cuerpo. Pero es difícil porque vivo con mi papá y me tengo que ocupar de todo y terminar el colegio y ella llora”, relata Dulce. Y enseña con su ejemplo: “Yo quiero recibirme para darle un buen futuro. Lo hago por mí y por ella”, dice, aunque tenga que escuchar lecciones de germanos y romanos desde la ventana cuando el llanto aturde en el aula.
En realidad, en la Ciudad de Buenos Aires se construyeron algunos jardines maternales, por ejemplo, en Villa Lugano. Pero la experiencia no se replicó en la actual gestión del PRO. El 25 de marzo, el Día del Niño por Nacer instituido por el gobierno de Carlos Menem, el precandidato a jefe de Gobierno del PRO, Horacio Rodríguez Larreta, repartió escarpines tejidos por abuelas para resaltar una fecha instituida contra el derecho al aborto. Sin embargo, en la Ciudad de Buenos Aires, las políticas públicas no acompañan a las jóvenes que deciden ser madres. No hay jardines maternales en los colegios ni se consiguen jardines para que sus hijos e hijas vayan de día. “Me dijeron que toda la ciudad está completa, que todas las salas están repletas y que no hay vacantes”, se queja Gabriela Espíndola, de 21 años y estudiante de tercer año del BOA Antonio Berni. Su hijo Uriel tiene más de dos años y un retraso madurativo que hace imprescindible que reciba estimulación y desarrollo temprano. Gabriela recorrió toda la burocracia porteña hasta que pidió que un mayor la acompañara porque a ella la miraban con cara de ser demasiado chica para un reclamo por su hijo. “No puede ser que te digan que la sala de dos no es obligatoria para lavarse las manos y que no haya una vacante y todos los colegios especiales sean privados”, protesta con preocupación y exhibe su responsabilidad en las veces que amaneció a las cinco de la mañana en el Hospital Garrahan.
A los quince años Paula Medina se embarazó y a los 16 años fue mamá de Leandro. “Tuve que dejar el colegio porque no me lo dejaban traer”, rememora. Ahora, a los 29, alza a Benjamín, de 7 meses, puro cachete y sonrisa que vuela por las aulas con aires de carcajada. “Estuve en pareja ocho años y por control, machismo y miedo a sentirse menos no me dejaba estudiar. Ahora estoy sola, trabajo de niñera, que no es un sueldo muy bueno pero me salva las papas, me ocupo de mis hijos y puedo estudiar”, relata. En la escuela, el director Claudio Roman reclama al Ministerio de Educación porteño la construcción de un jardín materno para que las alumnas puedan estudiar con un lugar saludable para dar la teta, cambiar los pañales y prestar atención en clase sin hamacar el cochecito. Pero, aunque las condiciones no sean ideales, prioriza que las chicas no crucen la puerta para no volver y, por eso, funciona el Programa de Retención de Alumnas Madres, Embarazadas y Padres. La profesora de plástica Dora Kravetz es una de las dos referentes del colegio y se fija que los profesores les den trabajos prácticos a las chicas si no pueden ir los días de examen y, como casi toda la Argentina silenciosa que funciona a pulmón, hasta va a tocar timbre para pedirles las carpetas a las chicas y las lleva a clase para que no pierdan la evaluación, la escolaridad y el boletín que las impulse a seguir avanzando. “La idea es retener a las alumnas para que el embarazo no sea un motivo de abandono escolar y tienen hasta 75 faltas que pueden llegar a 100 si lo necesitan en el momento del parto”, explica Kravetz.
La tarea urgente
La contención, inclusión, apoyo, becas, asignaciones, licencias estudiantiles y jardines maternales –con vacante prioritaria para madres sub 20– son, sin dudas, acciones imprescindibles para que la maternidad no sea un castigo ni un obstáculo y que las chicas puedan conciliar maternidad, estudio y futuro. Las formas de prevención del embarazo adolescente no buscado también tienen que multiplicarse y difundirse. La Ley de Educación Sexual Integral (ESI) debe aplicarse en todos los colegios del país. Pero, además, es necesario desandar la idea de una maternidad con reloj perfecto en donde la juventud es sinónimo de irresponsabilidad. “Las chicas, muchas veces, quedan atrapadas, entrampadas y acorraladas por las tensiones de mandatos de género que son parte de un estereotipo cultural que define roles a ocupar. En apariencia los embarazos suelen presentarse como no planificados deliberadamente, sin embargo eso no significa que no sean buscados o deseados inconscientemente. He escuchado a varios profesionales de la salud hablar con mucha ligereza de embarazos no deseados porque ocurren a edades más tempranas de lo que en general se esperaría, sin tener en cuenta la particularidad del caso, la decisión de la joven y/o la opinión de su pareja para afrontar la situación, como si las chicas tuvieran que demostrar que ya se desarrollaron, que son grandes y que pueden. Lamentablemente lxs chicxs no siempre son objeto de la mirada de la prevención, todo lo contrario, muchas veces son objeto del reproche”, señala el psicólogo Marcelo Della Mora, integrante de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Salud Integral del Adolescente (Sasia).
Por su parte, Bianco resalta: “Urge que se les brinde educación sexual integral a las adolescentes para que acaben los mitos alrededor del embarazo y la sexualidad que son los que producen muchos de los embarazos por ignorancia o porque creen cuidarse y cometen errores. Además, para que sepan que hay leyes que garantizan sus derechos a ser informadas, educadas y atendidas”.

Publicado por Página12 – suplemento Las12 – Argentina – Luciana Peker – 24/04/15 -

¿Le corresponde a un varón ocupar la vacante de la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

La nominación por parte del Poder Ejecutivo de Roberto Carlés como posible integrante de la Corte Suprema de Justicia de la Nación –que acaba de ser dejada en suspenso por falta de apoyo en el Parlamento- generó muchísimas críticas de diferentes sectores. En este artículo nos concentramos en las referidas a la falta de perspectiva de género del candidato y en la necesidad, acorde a un decreto del mismo Poder Ejecutivo del año 2003, de que la vacante sea ocupada por una mujer.Laura Loncopán Berti

Si bien parece diluirse la posibilidad de que el Parlamento trate el pliego de Roberto Carlés como juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), la nominación realizada por el Poder Ejecutivo planteó una alerta a las organizaciones feministas, ya que el candidato no sólo no tiene formación en género sino que explicitó públicamente su oposición al derecho al aborto. Por otra parte, acorde al Decreto 222/2003, las designaciones de la CSJN deberían contemplar la diversidad de género y actualmente hay una sola mujer entre las personas que integran el máximo organismo de justicia.

Por esta razón, el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la Fundación para el Estudio de la Mujer (FEIM) y la Fundación Mujeres en Igualdad (MEI) objetaron la nominación del abogado penalista Roberto Manuel Carlés como ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Entienden que la designación significaría un retroceso respecto de la participación de las mujeres en espacios de decisión y que sus antecedentes reflejan una “ajenidad con el enfoque de género.”
Carlés fue postulado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el 28 de enero pasado en reemplazo de Eugenio Zaffaroni. La Corte tiene actualmente cuatro miembros y debe estar compuesta por cinco, según la reducción del número de jueces dispuesta en la ley 26.183 de 2006.

A partir de que se oficializó la candidatura y, tal como prevé el decreto 222/2003, se abrió un período de participación para que organizaciones no gubernamentales, asociaciones profesionales, entidades académicas y de derechos humanos opinen sobre el postulante. En ese contexto ELA, FEIM y MEI hicieron sus aportes. También enviaron preguntas para que fuesen formuladas a Carlés durante la audiencia en la Comisión de Acuerdos del Senado, que se realizó el 31 de marzo.

El pliego logró despacho pero no fue tratado en el recinto todavía. Para que sea aprobado necesita los votos de los dos tercios de senadores y senadoras presentes en la sesión. Al parecer el oficialismo no contaría con la cantidad necesaria para prestar acuerdo a la designación, pero no retiraría el pliego. Senadores y senadoras de la oposición, 28 en total, firmaron un compromiso de no avalar ninguna postulación hasta que no asuma el próximo gobierno.
En este contexto político, teñido por las elecciones presidenciales más que por la discusión de perfiles, es que las organizaciones del movimiento de mujeres pugnan porque sus argumentos sean oídos.
El cargo que quedó vacante debe ser cubierto por otra mujer porque tras la muerte de Carmen Argibay quedó solo una mujer en la Corte (Elena Highton de Nolasco). El país debe cumplir con las normas y tratados internacionales que obligan a garantizar que exista diversidad de género en la designación de integrantes para el máximo tribunal”, aseguró Mabel Bianco, presidenta de FEIM.
El propio decreto 222/2003 que establece el mecanismo de nombramiento dice en su artículo tercero que al momento de la consideración de cada propuesta, se tenga presente, en la medida de lo posible, la composición general de la Corte Suprema de Justicia de la Nación para posibilitar que la inclusión de nuevos miembros permita reflejar las diversidades de género, especialidad y procedencia regional en el marco del ideal de representación de un país federal”.

Se trata de un compromiso asumido por el Estado argentino que le otorgó rango constitucional a laConvención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en inglés) que exhorta en su artículo 7a tomar todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la vida política y pública del país y, en particular, garantizando, en igualdad de condiciones con los varones el derecho a: ocupar cargos públicos y ejercer todas las funciones públicas en todos los planos gubernamentales”.

Las designaciones de Argibay y Highton llevaron a que la participación de las mujeres en la Corte ronde el 30%, si ingresara ahora un hombre la representación disminuiría al 20%.
Constituye un retroceso para un tribunal que fue pionero en adoptar políticas de género con la creación de las oficinas de la Mujer y de Violencia Doméstica. Ambas iniciativas fueron impulsadas por las dos ministras mujeres, quedando demostrado una vez más que cuando las mujeres acceden a espacios de decisión se ocupan de temas que los hombres no consideran relevantes, como el de la violencia hacia mujeres y las dificultades para las mujeres para acceder a la justicia”, sostuvo Bianco.

En relación al no tratamiento del pliego en el Parlamento, decidido en los últimos días por el Poder Ejecutivo por no contar con votos suficientes para aprobarlo, la presidenta de FEIM destacó que no es una  buena práctica dejar el pliego en stand by, ya que esto lleva a pensar que si en algún momento se logran condiciones favorables, o sea que se logran los votos para aprobarlo, se saca rápidamente. El gobierno debería retirar el pliego o se lo debería tratar y rechazar”.

La vida comienza en la concepción
Cecilia Gebruers, responsable del área jurídica de ELA, hizo hincapié además del aspecto de la paridad en el acceso a los cargos, en que los antecedentes de Carlés denotan una carencia de formación en lo que derechos humanos de las mujeres concierne.
Mencionó que el postulante fue coordinador de la comisión redactora del anteproyecto de reforma del Código Penal en la que no se incorporó una mejor regulación del aborto. Sus declaraciones relativas al tema en la comisión de Acuerdos revelaron que el abogado no lo concibe como un derecho.

Dijo que es obligación del Estado proteger la concepción de la vida, lo cual no es jurídicamente cierto. La discusión no es, como él dijo, sobre ‘cuáles son los medios más adecuados para proteger esa vida sino sobre la igualdad de trato que deben recibir todas las mujeres en todo el país cuando deben tomar decisiones sobre su cuerpo, su salud y sus vidas.  Además de garantizarles el ejercicio de su derecho a la vida, a la salud, a la integridad corporal, entre otros.Se ocupó mucho del derecho del por nacer y pareciera privilegiar la protección del feto más que la de la vida de la madre”, indicó Bianco.

Otras organizaciones no gubernamentales que impugnaron la candidatura de Carlés, como la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), también subrayaron su posición sobre el aborto.
En su sitio web, ADC marcó que el abogado consultado en la audiencia dijo que: “nuestro derecho positivo establece que la vida comienza en el momento de la concepción y que es obligación del Estado proteger a la persona por nacer desde ese momento; desde el momento en que el derecho positivo le brinda protección”Sin embargo, ninguno de los tratados internacionales de derechos humanos ratificados por el Estado argentino establece un momento específico para el inicio de la protección del derecho a la vida

Sólo el artículo 4.1 de la. Al interpretar esta disposición en el caso “Artavia Murillo”, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dejó en claro que no es procedente otorgar el estatus de persona al embrión” y que “la protección del derecho a la vida con arreglo [al artículo 4.1 de la CADH] no es absoluta, sino es gradual e incremental”. En el mismo sentido, la CIDH en el conocido caso “BabyBoy” señaló que la frase “en general” dejaba abierta la posibilidad de que los Estados incluyeran en su legislación nacional “los casos más diversos de aborto”.

 Notas relacionadas:


Publicado por Comunicar Igualdad – Sandra Chaer – 16/04/15 -