martes, 17 de marzo de 2015

Trabajo femenino pasa desapercibido en Timor Oriental

 Las mujeres rurales de Timor Oriental trabajan duro, pero siguen postergadas. Crédito: Alexia Skok.

La brecha entre ricos y pobres en Timor Oriental tiene un impacto mayor entre niñas, niños y mujeres pobres, y en especial en zonas rurales. Ellas realizan grandes aportes, pese a que no siempre se reconoce su contribución a la reconstrucción de ese país de Asia sudoriental aún dominado por un discurso masculino.
Timor Oriental tiene el corazón en sus montañas sagradas, conocidas como “foho”, donde se organizó la resistencia contra la violenta ocupación de Indonesia de 24 años que terminó en 2002.
Bella Galhos fue una resistente. Después de que sus hermanos fueran asesinados y su padre torturado por los indonesios, ella se infiltró en el ejército, consiguió la confianza de sus superiores y logró que la mandaran como embajadora estudiantil a Canadá. Allí desertó y viajó por América del Norte denunciando las atrocidades que se perpetraban en su país.

“Wawata Topu es el vívido ejemplo de que el papel de las mujeres no es ‘marginal’ para nada”: Enrique Alonso.

Tras regresar en 1999, Galhos se convirtió en una defensora de la causa de las mujeres y los niños, así como del ambiente.
IPS conversó con Galhos por teléfono sobre su nuevo proyecto: unaescuela verde en la aldea montañosa de Maubisse.
Desde la montaña
“Tengo razones profundas para haber ido a Maubisse”, contó Galhos, “comenzando porque mi madre murió el año pasado y fue una gran maestra”.
“El lugar donde comencé el proyecto es conocido por haber sido la primera escuela para niñas de la zona. No quería perder el valor iniciado por mi mamá hace muchos años”, relató.
“Soy consciente de que al tema del ambiente no se le da importancia y temo que a la larga tengamos un gran problema en este país”, indicó.
“Quiero que los niños tengan un lugar donde puedan aprender a cultivar frutas y verduras”, explicó a IPS. Galhos también quiere capacitarlos para “la vida en paz, amor, gentileza, no solo hacia el ambiente, sino hacia las personas”.
Galhos señaló que las mujeres rurales deben afrontar varios desafíos, como la falta de acceso a la información y servicios de salud y la violencia doméstica.
Un trabajo en Dili no es para todo el mundo y se ve en las dificultades que tienen muchas personas procedentes del medio rural para conseguir un empleo en la capital.
Ella espera que la iniciativa se sostenga como empresa social, aprovechando la belleza y el potencial que tiene la zona para el turismo ecológico. Pero se decepcionó con la falta de ayuda económica del gobierno tras ocho meses de enviar propuestas a distintos departamentos.
“No es nada fácil y hay grandes obstáculos. Como mujer en un país dominado por hombres, básicamente no tengo a donde recurrir”, se lamentó.
Wawata Topu son las mujeres que pescan con arpón en Timor Oriental. Crédito: David Palazón.

El gobierno de Timor Oriental reservó parte de los ingresos procedentes de las reservas de crudo en el mar de Timor para el desarrollo del país.
Pero es preocupante que los fondos procedentes del petróleo se concentren cada vez más en las manos de unos pocos y no lleguen a las mujeres rurales pobres.
Galhos financia el proyecto de la escuela verde con su propio salario y con apoyo de amigos en el exterior.
“No veo a muchas mujeres en Timor Oriental haciendo lo que yo estoy haciendo ni logrando apoyo del gobierno”, observó. “Soy muy pesimista sobre las actuales autoridades, pero todavía trato de que vean” de qué se trata, apuntó.
Hasta el mar
En otro lugar de Timor Oriental, las mujeres bucean desafiando las narrativas masculinas dominantes, que no valoran el trabajo de la mujer.
Las buceadoras de Adara, en la isla de Atauro, se dieron aconocer en todo el mundo por el filme Wawata Topu, que recibió el premio a mejor documental extranjero de la American Online Film Awards, en Nueva York.
“Si revisa la bibliografía sobre el papel de las mujeres en el sector pesquero de Timor Oriental, verá que están ausentes”, observó Enrique Alonso, quien junto con David Palazón, fueron los directores y productores del filme.
“Algunos informes de los últimos años arrojan algo de luz, pero en general, las mujeres son totalmente invisibles”, remarcó Alonso en entrevista con IPS.
“En todo el país verá que las mujeres de las comunidades pesqueras tienen un papel crucial en la gestión de los ingresos del hogar, en la cría de ganado y en la confección de artesanías, el procesamiento de productos de la huerta y el secado de pescados, así como participan en la pesca costera estacional (como la cosecha de gusanos de mar), sobre todo en la recolección de mariscos y la que pesca en los arrecifes”, detalló.
“Hay una investigación realizada en el este de la isla principal, donde los especialistas describen el papel de las mujeres como ‘marginal’”, indicó.
“Wawata Topu es el vívido ejemplo de que el papel de las mujeres no es ‘marginal’ para nada” en el sector pesquero, remarcó Alonso. “El documental muestra que su trabajo es de primordial importancia no solo en lo que respecta a la producción de alimentos, sino también en la cadena de mercado”, subrayó.
Alonso indicó que las mujeres de Adara tienen que caminar varias horas los sábados para llegar al mercado donde venden el pescado.
“Ellas transportan y venden el pescado, también capturado por los hombres, en el mercado todas las semanas. De ellas dependen los ingresos de varias familias. Los niños y las niñas tienen que caminar una hora hasta la escuela por la escarpada franja costera. Si llueve es demasiado peligroso para que vayan”, apuntó Alonso.
“Son condiciones de vida muy duras. En ese contexto, las buceadores están entre los grupos más vulnerables”, subrayó.
El documental muestra cómo las mujeres de Adara se adaptaron a las duras condiciones y rompieron barreras de género al pescar con arpón.
“Como explica María (Cabeça) en el filme, una de las pioneras, ella comenzó a pescar porque tenía hambre. Desafió las barreras sociales y se unió a los hombres con el fusil de pesca marina”, relató Alonso.
“En el filme, las mujeres alzan su voz para ser escuchadas”, subrayó.
El acontecimiento más importante ocurrió en el Día Nacional de la Mujer Timorense, según Alonso.
“Ese día, el secretario de Estado para la Promoción de la Igualdad otorgó a María Cabeça y a Wawata Topu el Premio a la Mujer del Año. En cierta forma, el filme sirvió para colocar a la isla de Atauro y al documental en el mapa”, remarcó.
Publicado por IPS – Naciones Unidas – Lyndal Rowlands - Editado por Kitty Stapp / Traducido por Verónica Firme – 17/03/15 -



Servicios de salud en Cuba no asisten igual a las lesbianas

Dos mujeres se abrazan durante una jornada contra la homofobia, organizada en la capital de Cuba por el colectivo de Lesbianas Gay Bisexuales y Transexuales (LGBT). Crédito: Jorge Luis Baños/IPS
Mujeres lesbianas y bisexuales de Cuba suman a otras discriminaciones que sufren las de las prácticas médicas, que obvian  las vulnerabilidades de su salud sexual y reproductiva y las dejan invisibles en las campañas de prevención y atención a estos temas.
Muchas de ella suelen temer los instrumentos de diagnóstico ginecológico como una agresión especial a su condición sexual, desconocen sus riesgos ante las infecciones de transmisión sexual y no acuden al ginecólogo con tal de esquivar las preguntas sobre su conducta erótica, explicaron a IPS activistas y especialistas del área de salud.
La pedagoga Dayanis Tamayo, de 36 años y residente en Santiago de Cuba, a 862 kilómetros de La Habana, ha sentido rechazo en profesionales de la salud cuando saben que su pareja es mujer,  pues realizan comentarios lesbofóbicos y le clavan miradas reprobatorias.
“A veces paso desapercibida porque no cumplo con los estereotipos de la lesbiana masculinizada, pero cuando no es así siempre siento que me juzgan”, reconoce la investigadora de la Universidad de Oriente.
Estudios recientes corroboran el testimonio de Tamayo, al advertir prejuicios y desconocimiento del personal médico del país sobre las particularidades de la salud sexual en mujeres lesbianas y bisexuales.
El texto “Salud, malestares y derechos sexuales de las lesbianas”, presentado por la psiquiatra cubana Ada Alfonso durante la Jornada Cubana contra la Homofobia de 2014, asegura que, al acudir al médico, a estas mujeres les preguntan más por aspectos relacionados con sus experiencias sexuales que por la dolencia específica.
“Si miramos con lentes de desigualdad la salud femenina, la brecha entre lesbianas y heterosexuales en el disfrute de los servicios de la salud contiene subtextos lesbofóbicos que se esconden tras los discursos de las carencias sociales”, significó la especialista del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).
A su juicio, la presión social sobre las no heterosexuales les produce malestares psicológicos y sexuales distintos, basados en la homofobia.
Tras entrevistar a mujeres de varias provincias del país, la investigadora encontró que la falta de ética hace que posterguen exámenes clínicos hasta encontrar médicos recomendados o que compartan su misma orientación sexual.
Los test más rechazados por ellas son los ginecológicos debido a los instrumentos que utilizan y la agresividad de procedimientos como el tacto vaginal.
Cuba cuenta con 925.549 consultas externas de ginecología para una población de 4,7 millones de mujeres con más de 15 años, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información.
Personas encargadas de servicios para detectar el cáncer cérvico-uterino dijeron a la estudiosa que las pacientes lesbianas acuden tardíamente, cuando queda poco por hacer.
“Por lo general pensamos que el no tener sexo con hombres nos exime de padecer estos trastornos, porque cuando se informa de ellos en los medios de comunicación solo aparecen parejas heterosexuales”, confesó a IPS una contadora residente en el municipio habanero 10 de Octubre, que prefirió resguardar su identidad.
Con 39 años, la trabajadora estatal nunca se ha realizado la prueba citológica, un examen recomendado a las mujeres mayores de 25 para prevenir el cáncer cérvico uterino y que en Cuba se efectúa masiva y gratuitamente cada tres años.
“Aunque sé su importancia, esta prueba me resulta difícil psicológicamente porque me siento muy expuesta, agredida y en mi caso no me gusta la penetración”, argumentó.
Cada habitante de la isla caribeña se atiende en un consultorio médico de familia que se encarga de avisar a las mujeres en el período que les corresponda ese examen. Sin embargo, muchas lo postergan.
En 2013, fueron 765.822  cubanas de 25 años y más las que se realizaron la citología, lo que reporta una tasa de 195,8 por cada 1.000, refiere el dato más reciente publicado por el Anuario Estadístico de Salud de Cuba.
El sistema de salud cubano es completamente gratuito y cubre todo tipo de atención sin discriminaciones institucionales, pero los prejuicios hacia las personas no heterosexuales se siguen reproduciendo.
 “El personal de salud es parte de la sociedad y la sociedad rechaza a las lesbianas”, apreció a IPS el médico José E. Martínez González.
A juicio del especialista de la oriental provincia de Granma,  la formación médica es muy biologicista y apenas incluye determinantes psicosociales de la salud.
“Si una mujer lesbiana va al ginecólogo es probable que el especialista entienda que sus riesgos son menos al no tener penetración, porque eso le enseñaron”, consideró el galeno.
“A la sexualidad ni siquiera se dedica una asignatura obligatoria en la carrera de medicina”, reclamó por su parte a IPS la higienista y epidemióloga Yenis Milanés.
La percepción de riesgos tiende a ser escasa entre las mujeres que aman a otras y existen pocos hábitos de protección durante el coito lésbico, coincidieron los expertos.
Ambos participaron en un estudio con 30 mujeres lesbianas y bisexuales de Granma, en 2013, y encontraron que ellas negaban ser propensas a adquirir una ITS.
Otra investigación de 2014 realizada por Martínez y Milanés confirma que los programas de salud sexual en Cuba generalmente excluyen los riesgos específicos de las lesbianas ante las ITS y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) causante del sida.
Ellas reciben menos información sobre la prevención de las infecciones trasmitidas sexualmente que otros grupos de población y cuentan con menos espacios institucionales amigables para la socialización y debate de sus problemas, sostienen en el informe al que tuvo acceso IPS.
La pesquisa desmiente el mito de que el sexo lésbico no tiene peligros de contagio, aunque son mucho menores que en otras conductas eróticas.
En dependencia de las prácticas sexuales que mantengan dos mujeres, el contacto desprotegido con las secreciones vaginales y la sangre menstrual de la otra puede contagiar el VIH, el virus del herpes simple, la vaginosis bacteriana, gonorrea, sífilis, parásitos vaginales, entre otros padecimientos.
Las mujeres fueron 18,5 por ciento de los 2.156 nuevos casos de VIH detectados en Cuba en 2013, que elevaron a más de 16.400 las personas con el virus, según el Ministerio de Salud Pública.
Formar profesionales de la salud sensibles a sexualidades diversas ha sido un reclamo sostenido por grupos de mujeres lesbianas apoyados por el Cenesex en las provincias de Camagüey, Ciego de Ávila, Cienfuegos, Granma, La Habana, Santiago de Cuba, Trinidad y Villa Clara.
Desde el activismo comunitario, estos colectivos promueven su derecho a una salud sexual placentera y responsable que incluya trato igualitario en los servicios médicos y acceso a la reproducción asistida.
Publicado por IPS - Editado por Estrella Gutiérez – La Habana – Yvet González – 17/03/15 -


Reconocen a 15 periodistas que ponen a la mujer en primera plana

“Joginis”, también conocidas como las “esclavas del templo" de India, bailan durante un festival religioso. Crédito: Stella Paul/IPS
 La cobertura mediática de los derechos de salud materna, sexual y reproductiva es crucial para alcanzar los objetivos internacionales de desarrollo, pero las y los periodistas que cubren estos temas con frecuencia enfrentan obstáculos considerables.
En reconocimiento de la contribución periodística a los derechos de mujeres y niñas, la organización internacionalWomen Deliver destacó la dedicación a las cuestiones de género de 15 periodistas, en ocasión del Día Internacional de la Mujer, el domingo 8.

"Cuando era una bebé, me enfermé y algunos familiares decidieron que debía morir porque no era un varón. Décadas más tarde, me siento inspirada por el valor de mi madre, y de un sinnúmero mujeres más, para exponer y acabar con la violencia y la desigualdad de género”: Stella Paul.

Entre los periodistas que Women Deliver reconoció el 5 de este mes por su trabajo se encuentra la corresponsal de IPS en India, Stella Paul.
Paul fue distinguida por sus reportajes sobre los abusos contra los derechos de las mujeres mediante artículos sobre temas como las“esclavas del templo” y las trabajadoras en servidumbre.
La dedicación de Paul a los derechos de las mujeres no solo se refleja en el periodismo. Cuando entrevista a sus fuentes, también les enseña cómo denunciar los abusos a las autoridades y exigirles medidas para romper el ciclo de violencia.
Paul también es una sobreviviente del infanticidio.
“Cuando era una bebé, me enfermé y algunos familiares decidieron que debía morir porque no era un varón”, le contó a Women Deliver.
“Décadas más tarde, me siento inspirada por el valor de mi madre, y de un sinnúmero mujeres más, para exponer y acabar con la violencia y la desigualdad de género”, explicó.
Entre otros, el artículo de Paul sobre el trabajo en condiciones de servidumbre en la sureña ciudad india de Hyderabad tuvo consecuencias tangibles en las vidas de las mujeres que entrevistó.
En julio Paul escribió en su blog acerca de cómo Sri Lakshmi, una de las mujeres que apareció en el artículo “Sin otra opción que trabajar sin paga”, fue liberada de la servidumbre por su empleador después de que una persona leyó el artículo de IPS y tomó medidas al respecto.
La hija de Lakshmi, Amlu, que en el pasado hacía tareas domésticas mientras sus padres trabajaban, ahora asiste a la escuela primaria.
Los temas de las mujeres no son “noticias secundarias”
Otra periodista distinguida es Mae Azango, de Liberia.
“Mae Azango merece un premio Pulitzer. Realizó trabajo encubierto para investigar la mutilación genital femenina en Liberia”, explicó a IPS la directora de Women Deliver, Katja Iversen.
“Tras la publicación del artículo recibió amenazas de muerte y junto a su hija se vieron obligadas a esconderse. La valentía de Mae dio sus frutos, ya que su nota cautivó la atención internacional y alentó al gobierno de Liberia a prohibir la concesión de permisos a las instituciones donde se realiza esta práctica horrenda”, agregó.
“Decir la verdad sobre la mutilación genital femenina en mi país ha sido algo peligroso durante mucho tiempo. Pero pensé que valía la pena arriesgar mi vida porque los cortes le costaron la vida a tantas mujeres y niñas, algunos de apenas dos años”, expresó Azango a Women Deliver.
Iversen dijo que muchos de los periodistas reconocidos exhibieron una dedicación asombrosa en su labor.
“Para algunos de nuestros periodistas, simplemente cubrir temas considerados culturalmente tabúes, como los derechos reproductivos, la violencia doméstica o la agresión sexual, puede bastar para ponerlos en peligro”, recordó.
A pesar de su dedicación, las y los periodistas siguen enfrentando obstáculos en la sala de redacción.
“Una de las preguntas que les hicimos a los periodistas fue, ¿qué hará falta para trasladar los temas de salud de las niñas y las mujeres a las primeras planas?”, indicó Iversen.
“Casi todos dijeron que necesitamos más periodistas mujeres en posiciones de liderazgo y de decisión en nuestras salas de redacción. El periodismo, al igual que muchos sectores más, sigue siendo un campo dominado por los hombres, lo que puede ser un gran obstáculo para la publicación de artículos” sobre esta temática, añadió.
Pero el problema es más profundo. Hay una falta de reconocimiento de que el abuso y la omisión de los derechos de salud de mujeres y niñas también atentan contra los derechos humanos, y que combatirlos es esencial para lograr el desarrollo de la sociedad entera.
Esto implica que a menudo la salud de las mujeres es vista como una “noticia secundaria” que, a diferencia de las noticias políticas o económicas, no es digna de un titular de primera plana.
“Lamentablemente la salud y el bienestar de las mujeres siguen siendo, en su mayor parte, tratados como noticia secundaria, a pesar de que cuando las mujeres luchan por sobrevivir, también lo hacen sus familias, comunidades y naciones”, subrayó Iversen.
“Cada día, se calcula que 800 mujeres mueren durante el embarazo o el parto, que 31 millones de niñas no están matriculadas en la escuela primaria y que el matrimonio precoz sigue siendo un problema generalizado en muchos países. Estos no son solo asuntos de mujeres, sino que son de todo el mundo, y” las y los periodistas “a quienes se distinguió ayudan a los lectores a comprender ese vínculo”, afirmó.
“Los problemas sanitarios de las mujeres llegarán a las primeras planas cuando los líderes políticos y los medios de comunicación hagan la conexión entre la salud de las niñas y las mujeres y el desarrollo socioeconómico y la productividad, los resultados educativos de los niños y la estabilidad política de los países”, aseguró la periodista ugandesa Catalina Mwesigwa a Women Deliver.
Dos de los quince periodistas honrados por su contribución a la sensibilización sobre estos derechos fundamentales son hombres.
Además de India y Liberia, los demás periodistas reconocidos proceden de Argentina, Bangladesh, Camerún, Estados Unidos, Filipinas, Kenia, Pakistán, Senegal, Tanzania y Uganda.
Voto por internet
Las y los lectores tienen la oportunidad de votar por sus periodistas preferidos entre los 15 preseleccionados por Women Deliver.
Los tres ganadores recibirán becas para asistir a la conferencia de Women Deliver que se celebrará en mayo de 2016 en Copenhague.
La votación está abierta hasta el 20 de marzo.
 mujer y 
Publicado por IPS – Nueva York – Lyndal Rowlands - Editado por Kanya D’Almeida / Traducido por Álvaro Queiruga – 17/03/15 -


Mujeres que aman a mujeres

La Universidad de La Rioja acoge las VI Jornadas sobre Diversidad Afectivo-Sexual y de Género, dedicadas a ‘Mujeres que aman a mujeres’. “Doblemente olvidadas”, por su condición de mujeres y por su orientación sexual, siguen siendo en muchos casos, mujeres no nombradas y desconocidas.

Son mujeres que se han alejado de la norma heterosexual y por ello deciden silenciar una parte de sus cuerpos y de sus vidas para no sentirse excluidas. Algunas optan por el anonimato o la presencia en ámbitos públicos sin desvelar su orientación sexual, porque saben que esta les va a condicionar su vida laboral o social. Otras que han manifestado durante un tiempo sus deseos homosexuales y se han significado de forma pública y privada como mujeres lesbianas, se han cansado de tener que desmentir la heterosexualidad que se nos presupone y de luchar contra el heterocentrismo. Así las describen las organizadoras de las jornadas, integrantes del grupo de investigación Igualdad y Género.

“Erradicar los estereotipos homófobos, sexistas y racistas supone un trabajo individual y social de toma de conciencia y de construcción personal que nos haga conscientes de la necesidad de trasladar este tipo de reflexiones a toda la sociedad”, argumentan.
El grupo, actualmente coordinado por las profesoras Mª Ángeles Goicoechea y Olaya Fernández, asegura que ha resultado difícil encontrar mujeres creadoras en la literatura, en la pintura, en la escultura, etc. que hayan “salido del armario”. No es que no existan en todas las ramas artísticas, pero no es frecuente que se manifiesten. “¿Será porque quienes les rodean no están abiertos a escuchar otras formas de amar y de sentir diferentes a las heteronormativas? ¿Podrían ser las prácticas de lesbianas y gais una oportunidad para transformar la sociedad?”

La igualdad de todas las personas y el respeto a la diferencia son los pilares de todos los Derechos Humanos. Pero, ¿cómo podemos normalizar las reacciones y comportamientos discriminatorios ante las minorías afectivo-sexuales y de género?, ¿cómo abordamos las burlas y los desprecios que se producen en el ámbito escolar, laboral, social?, ¿cómo podemos facilitar un desarrollo personal y una convivencia más armónicos, incluyendo a todas y todos, sea cual 
sea su identidad de género o su orientación afectiva?

Para esta sexta edición se han planificado sesiones más dinámicas y participativas que en ocasiones anteriores, a través de mesas redondas, talleres y la proyección (en estreno) de un documental y su posterior coloquio. En un intento de dotar a estas VI Jornadas de un carácter más divulgativo, de concienciación y sensibilización dirigido a todos los públicos, más que exclusivamente al contexto académico.

El grupo de investigación Igualdad y Género fue creado en 2009, a partir de la iniciativa de varias mujeres procedentes de diferentes ámbitos académicos y profesionales, y con un interés común en denunciar y erradicar la discriminación femenina. El objetivo con el que comenzaron a caminar fue el de contribuir, a través de sus acciones, a la sensibilización y denuncia de la injusticia social que supone la desigualdad de género, en todos los ámbitos en que esta se manifiesta.


Publicado por AmecoPress – Madrid -  Redacción – 17/03/15 -

Muere a los 90 años Lia Van Leer, pionera del cine israelí

Lia van Leer, pionera del cine israelí, murió en un hospital de Jerusalén el viernes a los 90 años, indicó el sábado una amiga cercana.
Van Leer llevaba hospitalizada varias semanas tras regresar de Alemania, donde había asistido a la Berlinale el pasado mes, explicó Carol Dreyfus, una estrecha colaboradora.

Nacida en Rumanía, Van Leer emigró a Israel y estudió en la universidad hebrea, donde conoció a su futuro marido, el realizador holandés Win van Leer. En los años '50 fundarían el primer cineclub de Israel.
Juntos viajaron por numerosos países, reuniendo películas de todo el mundo, lo que la llevó a fundar el Archivo fílmico de Israel.

En 1973, creó la cinemateca de Jerusalén, y 10 años después, fundó el Festival Internacional de Cine de Jerusalén.
Miembro habitual del jurado de festivales internacionales, recibió el prestigioso Premio de Israel por su trayectoria profesional en 2004 y una década después fue galardonada con la Legión de Honor.

Van Leer era una pacifista. Para promover el entendimiento entre pueblos, invitó a directores iraníes a Jerusalén y apoyó el cine palestino.
"Mi objetivo en la vida es lograr que el mayor número de gente posible ame el cine, y seguiré intentándolo mientras tenga fuerzas", dijo a la AFP hace tan solo algunos meses.


Publicado por Boletín Globedia -  Redacción Cultura – 14/03/15 -

Informe sobre la situación de cuatro mujeres presas en las cárceles de Irán – KHRN (Red de derechos humanos de Kurdistán)

El 8 de Marzo día Internacional de la Mujer, es una jornada mundial que celebran las mujeres a nivel mundial. Cuatro mujeres, prisioneras políticas kurdas, están en tres prisiones diferentes viviendo en condiciones deplorables. La Red de Derechos Humanos del Kurdistán ha logrado obtener información reciente, a través de fuentes confiables, en lo que respecta a las cuatro mujeres kurdas detenidas en las cárceles de Irán. Las cuatro mujeres son Ghadrieh Ghaderi, Golnaz Ahangkhosh, Razieh Hakimi y Zeynab Jalaliyan (1), que sufrió una de las frases más duras de las pronunciadas en los juicios llevados a cabo hacia de las mujeres encarceladas en Irán. Las cuatro detenidas han sido privadas de los más elementales derechos humanos, incluido el derecho a defenderse.
Por desgracia, la información sobre el número de mujeres kurdas encarceladas en Irán y su situación es escasa debido a las limitaciones para la obtención de información, indica, la Red de Derechos Humanos de Kurdistán quienes no han podido proporcionar detalles sobre otras mujeres kurdas también encarceladas.
Zeynab Jalaliyan – prisión de Xoy (Khoy)
Zeynab Jalalian ( persa : زينب جلاليان), nacida 1982 en Maku, fue condenada a muerte por un tribunal revolucionario islámico por ser una supuestamente de la organizacion kurdo PJAK.
Cuando Jalalian tenía diez años, se escapó de su casa porque sus padres no le permitían ir a la escuela. Según su familia, fue detenido en julio de 2007 en la ciudad kurda de Kermanshah . Luego fue trasladado al centro de detención del Ministerio de Inteligencia.
La Corte de la Revolución en Kermanshah realizó un breve juicio, sin la debida diligencia y la debida representación legal, que dura sólo unos minutos. Sobre la base de su presunta pertenencia a un partido político Kurdo, fue acusada de luchar contra Dios ( mohareb ) y se la condeno a la pena de muerte. Estaba enferma, debido a las condiciones de la prisión y la tortura. No tuvo ningún abogado para defenderla. La Corte le dijo: “Usted es un enemigo de Dios y tiene que ser ahorcada muy pronto”. Su sentencia de muerte fue confirmada por el Tribunal Supremo iraní en noviembre de 2009.
El 28 de junio de 2010, su familia declaró que en su última llamada telefónica, Zeynab habria mencionado que estába recluida en la prisión de Evin. Su familia y sus abogados no lograron durante mucho tiempo recibir información adicional, sobre ella, las autoridades respondian que su expediente se había perdido.
En una entrevista publicada el 1 de julio de 2010. durante la Campaña Internacional para los Derechos Humanos en Irán, la abogada iraní Khalil Bahramian hablo de la prohibicion para visitar la Sra Jalalian en prisión.
Según el Comité de Reporteros por los Derechos Humanos, el abogado de Jalalian, el Dr. Mohamad Sharif declaró en diciembre de 2011: “Después de un largo período de seguimiento con las autoridades judiciales, el Tribunal Supremo anuló la condena a muerte y la cambio por la de cadena perpetua”. En la prisión de Kermanshah, Zeynab Jalalian fue informada verbalmente por las autoridades judiciales de que su sentencia de muerte había sido conmutada por la de cadena perpetua.
El 09 de junio 2012, se informo sobre el estado grave de salud por no lograr un tratamiento en la cárcel para una hemorragia interna y una infección intestinal, relacionadas con las lesiones sufridas a causa de las torturas sufridas, debido a la escasez de médicos especialistas en la prisión de Dizel Abad, Kermanshah.
09 de noviembre 2013, Zynab Jalalian, se encontraba en la prisión Dizel Abad, Kermanshah, condenada a cadena perpetua, en varias ocasiones ha solicitado su traslado a una prisión más cercana a su antiguo lugar de residencia. Las autoridades hasta el momento se han opuesto a su petición. Jalalian, sufre de enfermedades digestivas y está perdiendo la vista, se le ha ha negado permiso médico.
31 de mayo 2014 Zynab Jalalian, se convirtió en la presa política más antiguo de Irán a los sus 32 años, está a punto de quedarse ciega.
En diciembre 2014 Jalaliyan fue trasladada del centro penitenciario de Kirmaşan a la prisión de Xoy. En los últimos años Jalaliyan a pesar del diagnóstico del oftalmólogo y los informes de súplica para mantener Jalaliyan en el hospital y realizar una operación de cirugía ocular, ha tenido por respuesta tanto de los fiscales y del tribunal Kirmaşan, su negación a dichos tratamientos, haciendo que su visión se deteriore aún más. Incluso después del traslado de Jalaliyan a la prisión de Xoy por razones de seguridad, los funcionarios en Kirmaşan sigue negándose a facilitar su tratamiento. El hecho de que la prisión Xoy haya limitado los servicios de salud complica aún más la situación y es un punto de gran preocupación.
Además de la salud de Jalaliyan, hace tres semanas dos visitantes se hicieron pasar como periodistas cuando fueron a verla en la cárcel para una entrevista en vídeo. Jalaliyan se negó a participar dicha entrevista al comprobar que eran guardias de seguridad disfrazados de periodistas. Los dos guardias procedieron a amenazar Jalaliyan para que no hable o se comunique con los medios de prensa y las organizaciones de derechos humanos.
A pesar de la preocupación significativa por la situación en la que se encuentra Jalaliyan y su deteriorado estado de salud, sus condiciones de visita han mejorado en la prisión de Xoy. Después de un año de no poder ver a su familia se le concedió permiso para recibir visitas familiares. La prisión de Xoy es también un lugar más conveniente ya que sus familiares residen en Maku que estaba muy lejos de Kirmaşan pero más cerca de Xoy. Su familia es pobre y la distancia y el costo de los viajes, ahora es posible para poder visitarla. Aunque, Jalaliyan había realizado peticiones para ser trasladada más cerca de casa durante sus años en Kirmaşan, se le negó constantemente.

Ghadrieh Ghaderi – prisión de Yasuj
Ghadrieh Ghaderi es una presa política kurda que se mantiene en la parte femenina de la Prisión Central de Yasuj. Ghaderi actualmente sufre de una infección grave del oído, migrañas y dificultad de movimiento en una de sus manos.
Ghaderi es ciudadana kurda de 25 años que fue detenida en junio de 2011 en Urmiye y fue recluida en régimen de aislamiento durante dos meses siguientes a su detención. Durante estos dos meses Ghaderi fue cruelmente torturado, tanto mental como físicamente, con el fin de obtener su confesión. Su tortura fue tan grave que incluso después de su traslado fuera del confinamiento ella fue incapaz de moverse físicamente o consumir alimentos o agua durante dos semanas. Entonces Ghaderi fue condenada a 10 años de prisión por el Tribunal Revolucionario Urmiye, acusada de cooperación con el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán). Después de una apelación de su condena se redujo a 7 años de prisión la sentencia.
Ghaderi ha sido transferida dentro y fuera del hospital varias veces en los últimos tres meses, debido a que su estado de salud empeora, los médicos ha solicitado un Scan CT que aún no se ha llevado a cabo. Los informes sostienen que Ghaderi es trasladada por la fuerza con las manos esposadas y un chador cada vez que se la lleva al hospital, lo que ha provocado protestas por parte de otras mujeres en la prisión.
Se ha realizado una solicitud de traslado de la prisión Urmiye a la prisión de Yasuj, se acordó por parte de la audiencia que transfiriera el abogado un pago de mil millones de tomans (una moneda utilizada en Irán, 1 de toman igual a 10 Iraninan riales) a los tribunales. Aunque el pago de la garantía de Ghaderi se realizo en su totalidad y la constatación de la transferencia fue enviada a la prisión Urmiye, Ghaderi se mantuvo allí hasta el 6 de julio 2013, cuando finalmente fue trasladada a la cárcel Yasuj.
Razieh Hakimi
Rezieh Hakimi fue detenida el 25 de agosto de 2014 en una de las aldeas de los alrededores de la ciudad Urmiye con varios otros jóvenes kurdos por las Fuerzas de Protección de la Guardia Revolucionaria Urmiye.
Las fuerzas enviadas a detener recibieron la orden de disparar y, como resultado Hakimi fue herida de bala durante su arresto. Ella fue trasladada a Taleghani Hospital Urmiye durante dos días antes de que fuera trasladado a la base de Seguridad de la Guardia Revolucionaria Ramadán donde permanecio durante un mes. Durante ese mes Hakimi fue interrogada y acusada de pertenecer al PJAK (Partido de la Vida Libre del Kurdistán). Más tarde fue también acusada de unirse a la lucha armada y fue trasladada a las células femeninas de la Prisión Central de Urmiye.
En la prisión central Urmiye, Hakimi se negó a recibir tratamiento para sus heridas de bala, negándose a enviarla al hospital, incluso después de comprobar que su estado de su salud ha empeorado. Las heridas de bala desde entonces se han infectado y el problema de las heridas continúa hasta nuestros días sin tratamiento. Funcionarios de la Guardia Revolucionaria afirman que Hakimi había tenido la intención de unirse PJAK.

Golnaz Ahangkhosh
Golnaz Ahangkhosh fue arrestada en junio 2014 cerca de la aldea Berdereş en las afueras de la ciudad Urmiye con varios otros ciudadanos kurdos por fuerzas de la guardia revolucionaria.
Las fuerzas de la guardia revolucionaria de Irán rodearon la aldea y el pueblo de Berdereş en un intento de asedio, esto provocó un conflicto entre kurdos de Berderes y la guardia revolucionaria. Golnaz Ahangkhosh y varios otros ciudadanos fueron detenidos en la región cercana a la lucha con la acusación de que tenían la intención de unirse a PJAK.
Debido al bombardeo de la artillería de la ciudad por las fuerzas del régimen Ahangkhosh fue herida por la metralla y arrestada por las fuerzas del régimen. Después de su arresto, las fuerzas del régimen la trasladaron a su jefatura de seguridad de Urmiye y la interrogaron durante 40 días. Entonces Ahangkhosh fue enviada al área de las células femeninas de prisión Urmiye acusada de intento de unirse a PJAK y de participar de la lucha armada. El 05 de enero 2015 Ahangkhosh y otros 15 ciudadanos kurdos en espera de juicio fueron condenados con la acusación de participación en la lucha armada por parte de la Sección 1 del Tribunal Revolucionario Urmiye pero la sentencia aún no se ha expedido.
Publicado por: Comité de Solidaridad con Rojava y el pueblo urdo – 13/03/15 -


[ENTREVISTA ESPECIAL] El Papa tiene buena voluntad, pero no puede revolucionar el papel de la mujer en la Iglesia



Teóloga feminista Ivone Gebara afirma que la tradición masculina de la Iglesia todavía es muy fuerte.

El movimiento feminista teológico en el mundo viene ganando espacio a partir de los vientos reformistas impulsados con las reformas del papado de Francisco. Para Ivone Gebara, teóloga, estudiosa y referencia nacional en Teología Feminista, no debemos, sin embargo, esperar cambios en la estructura masculina de la Iglesia Católica. "El Papa Francisco tiene buena voluntad (...) pero, viviendo dentro de una tradición sagrada masculina, no tiene condiciones para dar pasos revolucionarios para promover de hecho la innovación necesaria al mundo de hoy”.

Ivone aclara, inclusive, que es erróneo hablar de ‘una mayor participación de la mujer en la Iglesia’, como si las mujeres no estuvieran entre aquellos que la construyen diariamente. "No se trata, por lo tanto, de una reinserción de las mujeres en la Iglesia, como si las mujeres tuvieran que insertarse en un lugar que no es el suyo. Da hasta la impresión de que la Iglesia es una realidad fuera de nosotros”.
Más allá de la discusión sobre femenicidio y otras formas de violencia contra la mujer en Brasil, la estudiosa muestra que el análisis no debe ser superficial sino llegar a la raíz de la cuestión. "[Los estados y las religiones] no perciben que la reproducción de la violencia contra las mujeres está todavía muy presente en los procesos educativos (...) Lo que nosotras, pensadoras feministas, hacemos es alertar a las personas para que no se establezcan modelos teóricos e idealistas y mostrarlos como metas absolutas a ser alcanzadas. Eso no funciona”.
En relación con el Día Internacional de la Mujer de 2015, celebrado el pasado domingo 8 de marzo, según la teóloga, a pesar del aparente retroceso observado en el mundo en esos últimos años, es preciso reconocer las conquistas y los avances del movimiento feminista. "[Este 8 de marzo de 2015] tenemos que celebrar los enfrentamientos políticos de muchas mujeres que no dudan en levantar sus voces contra la violencia de la ‘cultura política’ vigente. Tenemos que celebrar las innumerables redes feministas que continúan su labor de denunciar los abusos de los poderosos y la manipulación de nuestros cuerpos. Tenemos que celebrar a las mujeres que frecuentan las iglesias y que son capaces de decir al sacerdote o al pastor ‘no estoy de acuerdo con usted’".
Vea la entrevista que la teóloga Ivone Gebara concedió en exclusividad a Adital.

Adital: Observamos pronunciamientos del Papa Francisco en apoyo a una mayor participación de la mujer en la vida sacerdotal, aunque sepamos que en muchos casos su voluntad choca con el conservadurismo de la Curia Romana. ¿Podemos esperar algún cambio concreto en ese sentido para su papado?

Ivone Gebara: Creo que antes de hablar de los pronunciamientos del Papa Francisco sobre las mujeres, es preciso recordar tres puntos para que tengamos un poco más de claridad sobre la situación actual de la Iglesia Católica Romana. El primero de ellos tiene el objetivo de recordar que la función de las leyes eclesiásticas y de los dogmas es también ejercer una cierta contención en la vida de los fieles. Se determina qué debe ser objeto de creencia para evitar la multiplicidad de interpretaciones y conflictos, que fragmentaron y fragmentan la comunidad de fieles. Sin embargo, no se puede olvidar que las leyes, dogmas e interpretaciones nacen en contextos históricos determinados. Éstos son mutables y nunca deberían ser establecidos como normas absolutas o como voluntad divina, como ha ocurrido. Surge de ahí el segundo punto, que se refiere al hecho de que se legitiman esas nuevas leyes y creencias como voluntad de Dios o de Jesucristo. Esas voluntades, según muchos, son inmutables. Se establece así un argumento de autoridad pronunciado o promulgado por el magisterio de la Iglesia. Y el último punto que puede observarse claramente es que ese magisterio es masculino y, en general, anciano y celibatario. Las mujeres no participan directamente de él como si por orden divina debieran ser excluidas. Esta estructura e interpretación patriarcal, considerada sagrada, dificulta los cambios más significativos en la actual cultura eclesiástica transmitida al pueblo. A partir de ahí, se puede situar la cuestión en relación con las mujeres.
El Papa Francisco tiene buena voluntad, procura entender algunas reivindicaciones de las mujeres, pero, viviendo dentro de una tradición sagrada masculina, no tiene condiciones para dar pasos revolucionarios para promover de hecho la innovación necesaria para el mundo de hoy. Él es fruto de su tiempo, de su formación clerical y de los límites que la engloban. Me atrevo a decir que es la comunidad cristiana y, en este caso, la católica romana, esparcida por tantos lugares, la que debería ir exigiendo de sus líderes cambios de comportamiento a partir de sus vivencias. Comenzar por abajo, aunque los de arriba también pueden ayudar, en la medida en que sean más sensibles y receptivos a las señales de cada tiempo y de cada espacio, es un camino para ajustarnos a las necesidades actuales de las mujeres y de los hombres de nuestro tiempo.

Adital: En su nuevo libro "Evangelio e Institución", el monje Marcelo Barros afirma que la Iglesia Católica debería retornar a sus orígenes (primeros siglos), cuando las mujeres ejercían un papel más activo en la Iglesia. En su opinión, ¿como debería ser esa reinserción?

IG: Pienso que la idea de "retorno”, en este caso, retorno a los orígenes cristianos, debe ser revisada, pues muchas veces podemos caer en anacronismos, incluso involuntarios. La referencia a los orígenes es una especie de nostalgia de algo bueno que se gustaría tener. Es una esperanza en forma de discurso sobre los orígenes. En general, pensamos que el antes, el pasado, los orígenes, son siempre más coherentes y verdaderos. La vuelta al útero materno, por ejemplo, es una aspiración de pretendida paz del deseo humano, como si 'en aquel tiempo' todo hubiera estado bien. En realidad, en los orígenes, podemos encontrar muchas cosas, inclusive aberraciones e inadecuaciones para nuestro tiempo. Cada tiempo es un tiempo y tiene sus grandezas y sus miserias. El tiempo "que se llama hoy" es nuestro tiempo real y en él debemos buscar nuevas formas de convivencia, teniendo conciencia de que éste es, como otros, un tiempo limitado. No se trata, por lo tanto, de una reinserción de las mujeres en la Iglesia, como si las mujeres tuvieran que insertarse en un lugar que no es el suyo. Además, el lenguaje eclesiástico y el lenguaje de muchos de nosotros evidencia la dificultad de reconocer a la Iglesia como una comunidad de hermanas y hermanos que viven una diversidad de situaciones. A veces tengo la impresión de que el término Iglesia significa para muchos, prioritariamente, la jerarquía, las funciones de poder y la autoridad.
Es preciso afirmar que lo que está ocurriendo hoy tiene que ver con un movimiento cultural y social mundial, que viene mostrando un protagonismo y un papel femenino diferente de aquel que conocíamos hasta pocos años atrás. Ser sólo madre o hija o esposa u ocuparse de las cosas domésticas ya no corresponde a la realidad actual de las mujeres. Las identidades femeninas están pasando por una mutación muy grande. Otro aspecto importante es el de percibir los límites de la pregunta sobre en qué Iglesia nosotras mujeres queremos insertarnos o reinsertarnos. Da hasta la impresión de que la Iglesia es una realidad fuera de nosotros. Por eso, muchos afirman que "nosotros somos Iglesia" y quieren vivir en la práctica esta afirmación. ¿Sería sólo retórica? En mi opinión, sí y no. Sí, en la medida en que el discurso de muchos no corresponde a los comportamientos que se viven cotidianamente de las relaciones humanas. No, en la medida en que se percibe el compromiso de muchos en buscar caminos de mayor participación e igualdad en las relaciones de la comunidad eclesial. La cuestión de la igualdad entre los seres humanos es insoluble.
Hablar de igualdad significa buscar, en cada nuevo contexto y en cada nuevo momento de la historia, sanar el egoísmo visceral que nos lleva a preferir siempre nuestros intereses en detrimento de los demás. Creamos la esclavitud de todos los tipos, establecemos colores y etnias superiores unas a otras, sexos superiores a otros, orientaciones sexuales más normales que otras. Y quien está del lado del poder y de la normalidad no duda en mantener relaciones excluyentes y culpabilizar a "los diferentes" por muchos males del mundo. No existe una pre definición de igualdad. Lo que nosotras, pensadoras feministas, hacemos es alertar a las personas para no establecer modelos teóricos e idealistas y mostrarlos como metas absolutas a ser alcanzadas. Esto no funciona. Lo que parece que ha surtido algún efecto es colocarnos en estado de educación continúa, una educación que despierte en nosotros el valor de cada ser, sin la tentación de querer justificar a partir de visiones jerárquicas pre establecidas.
 El Papa Francisco ya defendió una mayor participación femenina en la Iglesia, pero descartó el permiso de las mujeres para ejercer el sacerdocio.

Adital: ¿Qué es la Teología Feminista? ¿Cómo esa corriente de pensamiento entiende el mundo actual? ¿Cuáles son los desafíos en este comienzo de siglo XXI?

IG: El gran esfuerzo de la mayoría de las teologías feministas ha sido el de denunciar el absolutismo de las interpretaciones bíblicas y teológicas del pasado, aún vigentes en la mayoría de las Iglesias. Interpretaciones absolutistas son aquellas que usan a Dios y a las Escrituras para justificar su ideología de mantenimiento de poderes y privilegios religiosos, muchas veces disfrazados con capas de santidad y solidaridad. Esos poderes son ejercidos en nombre de Dios y son controladores de los cuerpos femeninos, tanto a nivel individual como cultural y social. El control religioso de los cuerpos se da, en primer lugar, en el interior de la dimensión simbólica de la vida simbólica, o sea, en la estructura subjetiva, en la que valores y culpas se entrelazan y convierten a la persona en cautiva de un imaginario impuesto de afuera hacia dentro. Jugar con la voluntad de Dios para manipular cuerpos queriendo mantener un orden imaginario denominado divino es impedir el derecho al pensamiento y a la libertad.
Afirmar a Dios como masculino, afirmar que existe una voluntad poderosa pre-existente, justificar el sacerdocio masculino a partir del sexo de Jesús, valorizar el cuerpo masculino como el único capaz de representar el cuerpo de Dios son afirmaciones teológicas aún vigentes que tocan, en forma especial, los cuerpos femeninos. Estas afirmaciones son, muchas veces, productoras de violencia, de exclusión y del cultivo de relaciones de sumisión ingenua a la autoridad religiosa. Lamentablemente, en este comienzo de siglo, el espacio dado a las teologías feministas está muy restringido. Su acceso a los centros de formación teológica oficial en América Latina es bastante limitado. Por eso, está ocurriendo una migración significativa de los lugares de producción teológica hacia afuera de las instituciones oficiales, ya que las formas de control eclesiástico parecen desconocer los avances vividos por las mujeres a nivel nacional y mundial.

Para Ivone Gebara, el espacio en la Iglesia para las teologías todavía está muy restringido.

Adital: El mundo todavía convive con los femenicidios (muchos de los cuales terminan impunes), mutilaciones genitales, poca participación femenina en la política... ¿Cuáles son los principales obstáculos para la plena dignidad femenina en la actualidad?

IG: La producción de la violencia cultural y social contra grupos considerados inferiores por las razones más diversas es una constante en las culturas humanas. La afirmación de la superioridad de unos en relación con los otros, las jerarquías de raza, género, cultura, de saberes y poderes son parte de la historia humana. Las mujeres fueron y son, en muchas culturas, consideradas seres subalternos, dependientes, objetos de la voluntad masculina, aunque actualmente los discursos oficiales de los Estados y de las religiones hablen de igualdad en la diferencia. Muchos adeptos a los discursos igualitarios son capaces de denunciar, por ejemplo, la mutilación genital, sin duda una aberración y un delito, pero no son capaces de darse cuenta de la producción de violencia contra los cuerpos femeninos en los discursos de bondad difundidos por las diferentes expresiones del Cristianismo. Denuncian los asesinatos de mujeres, la violencia física directa, los femenicidios, pero no perciben que la reproducción de violencia contra las mujeres está todavía muy presente en los procesos educacionales.
La marca jerárquica excluyente, presente en nuestras relaciones, sin duda necesaria para la continuidad de la actual forma de capitalismo, mantiene socialmente esa violencia. Necesita de ella y de otras para continuar fabricando nuevas formas de privilegio y exclusión social. Las mujeres a pesar de las muchas conquistas de los últimos años todavía son, en el imaginario de la cultura capitalista económica y social, buenos chivos o cabras expiatorias para ser acusadas de incompetencia en los asuntos públicos. Esa cultura excluyente, presente en las instituciones sociales y culturales es, sin duda, un obstáculo para que hombres y mujeres construyan nuevas relaciones y reconozcan sus diferentes dones y saberes.

Adital: Algunos movimientos feministas, para obtener espacio, utilizan como estrategia producir un shock en la sociedad, exponiendo el cuerpo desnudo, autodenominarse "putas"... ¿Cómo entiende usted esa forma de protesta? ¿Es válida, válida con salvedades o colabora negativamente al movimiento feminista?

IG: Hay una ingenuidad en los analistas de los movimientos sociales en la medida en que pretenden limitar las protestas y reivindicaciones a sus propias concepciones de decencia, de lo permitido y de lo prohibido. Es claro que nos chocamos con el quebrantamiento de los grupos en las manifestaciones de calle y reclamamos cuando eso entorpece nuestra vida cotidiana. Es claro que el diálogo sobre las reivindicaciones sería el mejor camino. Pero no siempre el sistema capitalista reconoce el mejor camino, y él mismo incita a la violencia sin control, aquella que deja salir lo peor de nosotros contra los demás, aquella que es capaz de bombardear campos de arroz y destruir obras de arte milenarias, aquella que me lleva a robar a mi mejor amigo y mandar a matar a aquel que entorpece mis planes políticos. Muchas formas radicales de protesta de las mujeres nos chocan porque no estamos habituados a un comportamiento público de las mujeres, sobre todo cuando exponen el cuerpo desnudo como forma de protesta.
El cuerpo desnudo de las mujeres continúa siendo expuesto para vender mercaderías masculinas, para excitar deseos, pero ese desnudo es soportable por la mayoría. Ese desnudo aprobado por el mercado da dinero y favorece emprendimientos económicos, puede ser como máximo criticado por algunos religiosos puristas. Sin embargo, ¿quién se preguntó por qué ese grupo de mujeres se autodenominó "putas"? ¿Cuál es su historia? ¿Qué reclaman con su irreverencia? Google puede hasta dar una respuesta breve a esas pertinentes preguntas. Esas formas de protesta, pienso, no afligen al movimiento feminista mundial, ya que éste es plural y tiene formas variadas de expresión.

Adital: Durante las últimas elecciones brasileras, algunos analistas políticos afirmaron que una de las razones enfrentadas por Dilma Rousseff para su reelección se debió al hecho de que es mujer. La afirmación suena un poco extraña, vista la presencia de mujeres en la Presidencia de países como Argentina, Chile, Alemania... En su opinión, ¿esa afirmación tiene sentido? Nosotros, los brasileros, ¿todavía somos un país machista?

IG: Creo que, en la mayoría de los países del mundo, inclusive las figuras femeninas tradicionales fuertes como Margaret Tachter e Indira Gandhi vivieron los límites del poder impuestos por la condición femenina. De hecho, hay un cierto susto de tener a una mujer en el tope del poder de una nación. Recluidas en los límites de la vida privada para el ascenso público el recorrido es grande por demás. Tal vez el título de reina sea hasta más soportable porque está involucrado con todos los aspectos fantasiosos del pasado y de la actual disminución real de ese poder. En ese sentido, es casi espontáneo atribuirle al gobierno de una mujer deficiencias, flaquezas y otras cosas por el estilo.
Dilma Rousseff enfrenta, como otras mujeres, las dificultades de estar en el tope político de la nación. Sin embargo, lo que la mayoría de las personas no ve es que la política de un país no depende sólo de la o del presidente, sino que depende igualmente de las fuerzas económicas y políticas en juego, así como de la participación de los ciudadanos. Combinar políticas y prebendas, intereses corporativos y bien común, partidos de intereses sectarios con la administración de un país de proporciones continentales es un difícil juego de ajedrez. De hecho, el machismo persiste en Brasil, pero la falta de carácter y de visión del bien común es una enfermedad mucho más difundida y peligrosa. Asola a políticos y empresarios, contagia a la clase media y a las clases populares, se instala en las instituciones sociales y en las iglesias como plaga a ser combatida diariamente.

Adital: A fin del año pasado, asistimos a la infeliz declaración de un parlamentario brasilero, que afirmó que "no estupraría" a una colega parlamentaria sólo "porque así no lo quería". ¿Cómo analiza usted este y otros casos parecidos?

IG: La falta de carácter y de visión del bien común convierte a hombres y mujeres en ciegos a cualquier visión humanista de respeto a todo ser humano en la igualdad y en la diferencia de unos en relación con otros. El parlamentario brasilero que usó ésa y otras expresiones durante sesiones de la Cámara se mantiene en el poder porque la cultura política brasilera lo permite. Él es útil al 'vale todo',que se puede ver en las acciones y discursos de los políticos. La falta de decoro parlamentario es moneda de intercambio de privilegios políticos y satisface a aquellos que buscan la justicia y la injusticia por sus propias manos. En esa situación, las mujeres no están exentas de esos pecados, aunque los cometan con menor intensidad pública. Somos todas y todos esa mezcla contradictoria y paradójica y es dentro de ella que podemos encontrar caminos que hagan la vida ciudadana algo más respetado.

Publicado por ADITAL BRASIL – Paulo Emmanuel López – 13/03/15 -