lunes, 9 de marzo de 2015

CON LA PALABRA EN LA BOCA: Género y Poder

El género se refiere a los conceptos sociales de las funciones, comportamientos, actividades y atributos que cada sociedad considera apropiados para los hombres y las mujeres.
Las diferentes funciones y comportamientos pueden generar desigualdades de género, es decir, diferencias entre los hombres y las mujeres que favorecen sistemáticamente a uno de los dos grupos. El grupo que sufre más desigualdad es el de la Mujer.

Nicaragua; Panamá, Chile, Argentina, Costa Rica y Brasil son los únicos países de América Latina que han tenido y tienen presidentas mujeres elegidas en las urnas, aunque otras mujeres latinoamericanas han ejercido el cargo en sus países pos sucesión constitucional o por encargo del Parlamento o regímenes de facto en transición.
Sin embargo, ninguna mujer ha sido dictadora en América Latina, donde sobre todo en los años 70 y 80 abundaron los regímenes que abusaron de su autoridad.

En la República Argentina desde el 10 de diciembre de 2007/2011 sucediendo a su esposo y cumpliendo en la actualidad su segundo mandato 10 de diciembre 2011/2015, la Sra. Cristina Fernández de Kirchner (Abogada) es la Presidenta de la Nación ejerciendo el poder y las atribuciones inherentes a su cargo, que según ella misma manifestó en algunas oportunidades, ha sido y es un camino dificultoso en gran parte por el hecho de ser Mujer.

Los porcentajes de votos positivos en las dos elecciones fueron aplastantes en relación con los otros candidatos. En 2007/2011 el 45,29% y en 2011/2015 el 54,11%. Si tenemos en cuenta que el padrón electoral está compuesto por más del 50% de mujeres, fueron muchas las que confiaron en una mujer, en una igual  que por solidaridad de género habilitaría a las mujeres argentinas a que no solamente se reconozcan y respeten sus Derechos, sino también que esos Derechos figuren en cabeza de los objetivos de su programa político.

Pero las decisiones responsables con el género no deben tomarse en vacío, necesitan un efectivo compromiso de la Jefatura de Estado  que deberá aplicar el Poder Político en un contexto social, económico, jurídico y cultural en el que la libertad y respeto por la ciudadanía adquieren un significado concreto. El Poder Político es una consecuencia lógica  del ejercicio de las funciones por parte de las personas que ocupan un cargo representativo dentro de un sistema de gobierno en un país, en este caso me refiero específicamente a la Presidenta de la Nación Argentina.

La Sra. Presidenta Dra. Cristina Fernández de Kirchner tiene un enorme deuda con el género femenino, el mismo que la votó y puso en ella grandes expectativas, en la seguridad que la solidaridad de género inclinaría la balanza a nuestro favor, sobre todo en temas muy delicados, derivados de Derechos avasallados y no reconocidos, como la Violencia ejercida en las más variadas formas sobre nosotras, y el Derecho al Aborto libre y gratuito.

No tuvimos suerte. La cadena Nacional nunca incluyó en sus transmisiones la palabra de nuestra Presidenta sobre éstos y otros temas, que en siguientes artículos y con todo respeto hacia su investidura, deseo analizar por supuesto desde mi punto de vista y hacer llegar mi voz de protesta y decepción por su olvido.

ESTAS SITUACIONES NO DEBEN OCULTARSE NI CALLARSE.

RECLAMAR ES NUESTRO PLENO DERECHO COMO CIUDADANAS.

EL SILENCIO NOS CONVIERTE EN CÓMPLICES.

En la próxima semana publicaré la situación de las mujeres que sufren violencia en todas sus manifestaciones. Y nó solamente hablaré de la mujer que ejerce el legítimo poder que le dimos con nuestro voto en las urnas, también recorreremos el espectro de las ONGs, Organizaciones de Derechos Humanos, y Mujeres Políticas, Profesionales del Derecho, y Organizaciones Internacionales.

SUSANA ESTHER GIOSA GALLI                 s.giosagalli@yahoo.com.ar