lunes, 21 de diciembre de 2015

El debate sobre el derecho a la heredar de las mujeres irrumpe en Marruecos El Consejo Nacional de Derechos Humanos quiere igualar por ley el derecho a la herencia. Los hombres heredan el doble que las mujeres desde hace 14 siglos en las sociedades musulmanas

Varias amigas marroquís se reúnen en una cena, sin hombres, para contarse las experiencias de la semana. Una copa de vino para las que creen que la prohibición del alcohol es interpretable en el Islam y una botella de agua para las piadosas que cumplen a rajatabla los preceptos de la religión islámica. Son diferentes formas de ver la misma realidad religiosa, como ocurre con el uso del velo, las plegarias, la mujer en la vida pública…La cena acaba monopolizada por un controvertido debate sobre el derecho de la mujer musulmana a la herencia, un asunto que vuelve a la escena pública con su legión de detractores y defensores.

Durante 14 siglos en las sociedades musulmanes el hombre ha heredado el doble que la mujer. Y eso lo quiere corregir ahora elConsejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH), un organismo oficial marroquí que ha denunciado la desigualdad entre hombres y mujeres en el terreno de la herencia. “La condición de la herencia está en el Corán y eso es sagrado”, opina Mariam, de Tánger, con 34 años.


Esperando la fatua

Como ella lo piensan muchos en en Marruecos, que argumentan que como está en el Corán no es posible una revisión y menos aún una modificación. La joven procede de un contexto familiar conservador y reivindica una “fatua (un edicto)” de un sabio del Islam (mufti) para legitimar tal iniciativa. Sihem, de 44 años, tradicional y mujer de cinco oraciones al día, discrepa y le responde que “la interpretación debe evolucionar como lo hace la propia sociedad, sin esperar al consenso de los sabios".

Por su parte, Ilhem, 36 años y la menos exigente en la práctica religiosa, considera que el problema no reside en la religión, sino en la interpretación literal del Islam. El Corán dispuso que las mujeres se encontraban bajo la tutela de los hombres, que se ocupaban de los asuntos económicos y tenían la responsabilidad de cuidar a las esposas para que nada les faltara, “y de ahí e estableció que buena parte de la herencia fuera para ellos", subraya. "¡Los tiempos cambiaron!”, añade Ilhem, soltera.

La propuesta de la CNDH implicaría una modificación de lajurisprudencia islámica (fiqh, en árabe) que, como ha ocurrido en otras ocasiones, enfrenta a conservadores y liberales. Una vez más, la polémica se centra en el contexto actual de la sociedad marroquí en donde surgen pensadores para quienes la práctica de la fe islámicaes compatible con los derechos de la mujer o la igualdad. La intelectual marroquí Asma Lamrabet apunta que “los textos islámicos se interpretan en beneficio del hombre o también para favorecer ciertos sistemas políticos asentados en la legitimidad religiosa".

Tampoco hay consenso en el derecho de la herencia en el seno de laclase política, donde la cascada de reacciones ha sido imparable. Por un lado, los islamistas del Partido Justicia y Desarrollo(PJD), que encabezan el Gobierno, opinan que la propuesta de la CNDH es una “violación de la Constitución” y “no está adaptada a la sociedad marroquí”. Los partidos más liberales defienden en cambio que “se trata de un derecho de la mujer que se puede conceder, como se hizo con la modificación del código de la familia y que permitió a las musulmanas solicitar el divorcio y exigir sus derechos.”

Los cambios sociales son imparables, al igual que la revolución silenciosa de la mujer, a quien ya no se le ve en casa sino también ocupando puestos de responsabilidad y haciendo una vida independiente  alejada de la estructura clásica familiar. Y mientras no hay acuerdo en la modificación de la ley islámica, muchos marroquís recurren al derecho civil para que un notario refrende sobre testamento que las hijas puedan heredar lo mismo que los hijos.

Publicado por elperiodico.com – Rabat –Beatriz Mesa – 20/12/15 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario