lunes, 21 de diciembre de 2015

El abuso sexual contra conserjes latinas es un problema extendido

 Georgina Hernández denunció las agresiones sexuales que recibió cuando trabajó como conserje de noche, un problema ampliamente extendido entre las mujeres que laboran en la limpieza. (foto suministrada).
 A Georgina Hernández le cuesta mucho hablar del acoso sexual del que asegura fue objeto por parte de su supervisor durante dos años en su empleo como conserje. Tiene miedo a expresarlo con toda libertad pero eso sí revela que las inmigrantes que trabajan como conserjes de noche se enfrentan contra un problema que está muy extendido: los abusos sexuales.
“Es muy triste. Hay muchas compañeras que han sido violadas [sexualmente] pero nadie quiere hablar. Tenemos miedo de que los abusadores regresen y nos hagan daño a nosotros y a nuestras familias. Ellos saben todo de nosotras y  también que no tenemos papeles”, dice.
Por unos momentos, Georgina venció su miedo y habló recientemente en una audiencia del Comité del Trabajo de la legislatura estatal que investiga los asaltos sexuales contra trabajadores latinas.
La experiencia de Georgina no es un incidente aislado, de acuerdo con el Departamento de Justicia hay más de 17,000 asaltos sexuales al año en el lugar de trabajo. 
Sin embargo, este número podría ser mucho más elevado, porque el crimen muchas veces no es reportado.
Según  el asambleísta Roger Hernández de West Covina. quien presidió la comparecencia, este tema ha estado por mucho tiempo en las sombras.
“La explotación sexual de mujeres, en su gran mayoría latinas e inmigrantes que trabajan en lugares aislados lo que las hace blanco principal de abuso”, dijo Hernández.
El legislador asegura que el el Sindicato de Trabajadores de los Servicios (SEIU) para el Oeste y otros defensores buscarán el próximo año proponer medidas legislativas que atiendan estos temas
El asambleísta Roger Hernández llevó a cabo una audiencia en Los Ángeles para escuchar sobre las agresiones sexuales que sufren en sus lugares de trabajo las mujeres conserjes, costureras, camareras y empleadas de empacadoras. (foto suministrada).

Los horarios nocturnos las vuelven más vulnerables

Muchas mujeres conserjes inmigrantes trabajan los turnos de noche que es cuando los edificios están vacíos.
“Esos horarios facilitan el acoso y los asaltos sexuales porque una está sola. Yo conozco cinco compañeras que han sido violadas pero no quieren hablar, están aterradas, sienten vergüenza de exponerse públicamente”, cuenta.
“Uno tiene mucha necesidad de trabajar y por eso se aguanta. Ganamos el mínimo, tenemos horarios diarios de doce horas, trabajamos siete días en condiciones de muchas presión, y aparte tenemos que lidiar con los abusos sexuales. Yo cuando denuncié la agresión sexual que recibí, me quedé sin trabajo”, dice Georgina  a La Opinión.
La inmigrante de 37 años y madre de dos hijos menores, explica que normalmente el abuso sexual se da cuando el supervisor las empieza a invitar a salir, a comer, a un café.
“A mi me ofrecía 500 dólares por una noche con él. Mi salario a la semana era de 300 dólares. Yo decía dentro de mí, por qué no me paga mejor esos 500 dólares a la semana por mi trabajo”.
Hernández dice que las conserjes más vulnerables son las que trabajan para contratistas.

“A ellos los subcontratan las empresas grandes. Nosotros trabajamos para ellos sin ninguna protección laboral. Ellos saben que no tenemos papeles”, subraya.
En California se realiza un estudio sobre el abuso a las conserjes que sirva de guía para establecer leyes de protección. /Getty
“El 99% de los dueños de negocios de limpieza y los supervisores son hombres. Ellos son los atacantes pero también pueden ser compañeros de trabajo”, indica Alejandra Valles secretaria tesorera del Sindicato de Trabajadores de los Servicios (SEIU) para el Oeste.
Señala que las violaciones contra mujeres conserjes, recamareras, empacadoras de carnes y costureras en sus sitios de trabajo es el crimen menos reportado.
“El 80% de las víctimas son inmigrantes indocumentadas. Y lo grave es que estas mujeres tienen miedo de denunciar para no ser deportadas. Las mantienen amenazadas con el argumento de que si dicen algo, llamarán a la policía”, indica.

Leyes de protección

La líder sindical dijo que UCLA realiza un estudio sobre las agresiones sexuales contra las trabajadores inmigrantes que esperan esté listo a principios de 2016.
Este reporte servirá de base para proponer una legislación en California que ayude a las trabajadoras de los servicios a conocer sus derechos cuando son contratadas, prevenir que sean violadas y que sufran abusos sexuales.
Un reporte de la radio y televisión pública PBS reportó en junio pasado que los abusos sexuales contra las conserjes son un problema generalizado en todo el país. Esto luego de que la compañía ABM fue demandada por 21 mujeres conserjes por no protegerlas de asalto sexual por parte de 14 compañeros de trabajo.
Publicado por La Opinión – Araceli Martínez Ortega – 21/12/15 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario