sábado, 7 de marzo de 2015

CON LA PALABRA EN LA BOCA…. Conmemorando el 8 de Marzo

Estas palabras están dirigidas a todas las Mujeres 
en el “DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER”

Mujeres adultas, adultas mayores, adolescentes, jóvenes y niñas de todo el Mundo sin discriminación de raza, etnia o religión,

a las que sufren violaciones y maltrato en situación de conflicto armado,

a las que sobreviven en regiones lejanas  bajo el yugo del hombre y los dogmas,

a las víctimas de la trata menoscabadas y abusadas,

a las que son estigmatizadas por tener que ejercer la prostitución,

a las violadas que sufren el escarnio del abuso que las marca de por vida,

a las mujeres rurales hincadas sobre la tierra que trabajan pero que se les niega su propiedad,

a las mujeres obreras de todas las épocas especialmente a las que durante la II guerra mundial tomaron los puestos de los hombres, no descuidando a sus hogares y después de terminada la hostilidad, las excluyeron del sistema,

a las mujeres en puestos jerárquicos siempre condicionadas en su salario por el “techo de cristal”,

a las mujeres profesionales de todas las áreas que cumplen con gran idoneidad su actividad y no son reconocidas,

a las mujeres que desarrollan el arte en todas sus facetas y que en ocasiones han tenido que usar un seudónimo masculino para que su trabajo sea aceptado por la sociedad,

a las mujeres que trabajan en los medios masivos de comunicación en     algunos casos tan extremadamente peligrosos que dejan su vida,

a las madres solteras y jefas de hogar, totalmente rechazadas por el sistema, con recursos limitados y deficiente hábitat,

a las mujeres que deciden no llevar a cabo su embarazo y que son señaladas por la sociedad como “asesinas” haciendo todavía más dolorosa la decisión tomada,

a las mujeres indígenas discriminadas y despojadas de su tierra, su idioma, y sus ancestrales costumbres,

a las mujeres que participaron en revoluciones y demandas sociales cuyos nombres no figuran en la Historia,

a las mujeres de todas clases sociales que sufren violencia física, económica, sexual, psicológica, etc. y no encuentran respuesta a su situación,

a las mujeres lesbianas todavía señaladas y apartadas de la sociedad “normal”,

a las mujeres que revisten en las Fuerzas Armadas, Aeronáutica, Ejército, Policía, Marina, que son “aceptadas” según discriminatorias reglas masculinas y que muchas veces son abusadas, para permanecer en el puesto elegido por vocación y servicio,

a las mujeres que son tomadas como “mulas” por los vendedores de drogas, situación a que las lleva la miseria y que pierden su vida en ello,

a las mujeres hacinadas en las cárceles con maltrato y violaciones, también pariendo y criando a sus hijos en lugares dignos de la Edad Media,

a las mujeres que decidieron decirle no a la maternidad y que la sociedad señala como “raras”,

a las mujeres amas de casa cuyo trabajo no es remunerado ni valorado,

a las mujeres “cuidadoras” forzadas de la familia que tienen que hacerse cargo de un integrante de la misma con necesidades aunque estén disponibles otros parientes,

a las mujeres que heroicamente enfrentaron a la dictadura y reclamaron y siguen reclamando primero la aparición con vida de sus familiares desaparecidos, y hoy quieren saber dónde pueden encontrarlos,

a las mujeres que integran ONGs. Como Las Madres del Dolor, que sufren la inercia del Estado, y la desaparición de sus hijos sin culpables ni condenados,

a las madres, hijas, hermanas, abuelas, nietas, tías, sobrinas, amigas………..

Quizá no estén representadas TODAS LAS MUJERES en este artículo, pido disculpas por ello pero es un olvido verdaderamente involuntario. A todas ellas que día a día luchan y ocupan espacios desde su lugar cotidiano, y que mantienen la esperanza de lograr la posición  que por derecho les corresponde en una sociedad inclusiva que respete sus Derechos que son los Derechos Humanos Universales y que les brinde

IGUALDAD DE DERECHOS y EQUIPARACIÓN DE OPORTUNIDADES.
UN GRAN Y FUERTE ABRAZO

A MIS QUERIDAS CONGÉNERES. El Día Internacional de la Mujer no es solamente una vez al año, SON LOS 365 DÍAS DE TODOS LOS AÑOS DE NUESTRA VIDA.

                                                                                                      Susana Esther Giosa Galli                                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario