jueves, 25 de diciembre de 2014

Forzada a contraer matrimonio

Una joven de la tribu pokot llora y se resiste cuando descubre que sus padres han pactado su matrimonio y que su futuro marido ha acudido a su poblado a buscarla para llevársela con él. El futuro marido pagó como dote 20 cabras, tres camellos y 10 vacas a la familia de la joven.






Publicado por elperiodico.com – 15/12/14 -

Un aborto clandestino, un marido violento y una muerte

Laura Vernoni tenía 27 años, un embarazo de más de 4 meses y un marido violento. El domingo, cuando quedó internada en terapia intensiva en el Hospital Materno Infantil de Salta, tenía una infección grave. Llegó a contarles a los médicos que había intentado abortar y que le había pagado a una mujer que le puso una “especie de gelatina” en la vagina. Los médicos no pudieron bajarle la fiebre y el miércoles falleció. El fiscal de la causa no descarta el pedido de detención de su pareja, el único que sabe qué le hicieron.

La infección grave era una septicemia: una bacteria que avanza rápido y que en poco tiempo se distribuye por diferentes partes del cuerpo, pasa a los pulmones, las vías urinarias y requiere que la persona sea hospitalizada de urgencia. Si no, hay altas posibilidades de morir. En la provincia de Salta hay pocos lugares que pueden tratarla; sólo en el hospital público de Tartagal, el de Orán y el Materno Infantil de la capital. “Si alguien está lejos y tiene una septicemia tiene que ser trasladado de urgencia”, dijo a Cosecha Roja Mónica Menini, referente de Católicas por el Derecho a Decidir de Salta.

La mujer vivía con sus cuatro hijos chiquitos y Ramón Orlando Rioja, su marido, en el barrio Finca Independencia, en las afueras de la capital. Trabajaba en la cooperativa Evita XXI. “Muchas veces no iba a las capacitaciones o llegaba golpeada”, dijo a Cosecha Roja la coordinadora.

Rioja era alcohólico y le pegaba. Ella ya lo había denunciado varias veces. “Nunca nadie le llevó el apunte con las denuncias. Esta semana nos enteramos que ninguna tenía número de expediente y que no les habían dado curso”, contó la coordinadora de la cooperativa. Ahora, desde Católicas por el derecho a decidir van a iniciar un recurso de amparo para que los hijos de Laura queden al cuidado de su mamá y no del padre.

“El fiscal Pablo Paz no descarta la orden de detención para Rioja porque él la acompañó a abortar y hay pistas de dónde fue”, dijeron fuentes judiciales a Cosecha Roja. Además contaron que están analizando la historia clínica y que los peritos de la Unidad de Grave Atentado a la Persona de Salta van a iniciar una investigación para saber qué otras personas estuvieron implicadas en ese aborto.

***

Laura no recibió educación sexual en la primaria. Tuvo a su primer hijo a los 15 años y no sabía que después de los tres meses de embarazo practicarse un aborto es cosa de alto riesgo. En Salta la materia Educación Religiosa es obligatoria en las escuelas públicas primarias y cuando ella estaba en la escuela no existían leyes de salud sexual y reproductiva en la provincia.

Casi al mismo tiempo en el que quedó embarazada, Laura había empezado a capacitarse en el Programa Ellas Hacen. Durante cuatro meses, sus 33 compañeras participaron en talleres de violencia de género, terminaron la escuela y aprendieron oficios.

Todavía no se sabe qué fue lo que le pusieron a Laura en la vagina. Ella alcanzó a decirle a los médicos que era una gelatina. “Las parteras o las que hacen abortos clandestinos usan lo de siempre: yuyos, agujas, perejil y cobran entre 7 y 8 mil pesos. Cuando nosotras acompañamos un aborto decimos que siempre lo seguro es el Misoprostol”, agregó Memini.

No hay datos sobre la cantidad de abortos que se hacen en Salta. “Según el Ministerio de Salud de la provincia entre enero y septiembre de 2011 hubo 1.608, de los cuales 499 fueron de altísimo riesgo”, dijo Memini.


Publicado por Argenpress.info – COSECHA ROJA – 22/12/14 -

La obesidad daña órganos vitales

Las enfermedades isquémicas del corazón son la segunda causa de muerte en el país, según datos del Ministerio de Salud

La obesidad constituye un factor de riesgo para enfermedades crónicas cardiovasculares, diabetes, hipertensión y varios tipos de cáncer.
Además, la grasa excesiva en el cuerpo de una persona obstruye las arterias y le da más trabajo a los órganos como el corazón, riñones, hígado y páncreas.
Estas afecciones, producto de la obesidad, dejan como resultado fallas en estos órganos vitales para su adecuado funcionamiento y la posterior aparición de enfermedades crónicas.
El Ministerio de Salud (Minsa) señala en el informe ‘Indicadores básicos del país 2014’, que la hipertensión esencial es la tercera causa de consulta externa en los centros de atención del Minsa con una tasa de 2,053.2 casos atendidos; es decir, 77 mil 767 pacientes durante el 2012.
Mientras que según la Organización Mundial de la Salud el 44% de los casos de diabetes, el 23% de cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% de algunos cánceres son atribuibles al sobrepeso y la obesidad.
Estadísticas de ‘Indicadores básicos del país 2014’, del Minsa indican que la prevalencia de hipertensión en adultos es de 38.5 por cada 100 mil habitantes.
En hombres la prevalencia en es de 42.9 y, en mujeres, de 36.6.
El mismo estudio del Minsa del 2012 coloca a las enfermedades isquémicas del corazón como la segunda causa de muerte en el país, con mil 672 casos (44.1%), mientras que las enfermedades cerebrovasculares fueron la cuarta causa de mortalidad ese mismo año, con mil 380 (36.4%) defunciones.
El doctor Bey Mario Lombana, presidente de la Fundación Panameña del Corazón, asegura que ‘un 33% de la población adulta sufre de la presión. De cada tres personas adulta, una es hipertensa’.
De la población hipertensa, comenta Lombana, ‘una tercera parte no sabe que la sufre, no ha sido detectada’.
‘El exceso de peso es perjudicial para cualquiera y, por tanto, también para las personas de mayor edad.
Uno de los motivos es que, a partir de los 60 años, una gran proporción de la población tiene problemas de artrosis. El exceso de kilos va a agravar esos problemas’, detalla Juan Madrid Conesa, médico especialista en endocrinología y nutrición del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia (este de España.
Teniendo toda esta información es necesario que los adultos mayores, adultos, jóvenes y pequeños de casa tomen medidas para evitar ser ‘víctimas’ de la obesidad.
Las comidas de trabajo, las cenas con amigos y los banquetes familiares, son habituales en estas fechas. Se puede participar de ellos, pero de la mejor manera posible.
Comer frutas, evitar las grasas y dulces es importante.
En la comida de medio día hay que comer de primero un plato de verduras o una buena ensalada, que nos llene el estómago con pocas calorías y nos aporte muchas vitaminas y antioxidantes. A continuación un plato normal o más bien pequeño de comida, recomiendan especialistas de la nutrición.
Hacer ejercicios le ayudará a quemar grasas, controle el estrés, pues lleva a muchos a comer más de lo debido.
Estas medidas le ayudarán a disfrutar una vida saludable.

Publicado por Diario La Estrella de Panamá – Redacción – 22/12/14 -

Las mujeres secuestradas por el 'EI' prefieren suicidarse antes de ser violadas

·         Muchas de estas esclavas sexuales son niñas, chicas de 14, 15 años o incluso más jóvenes", explica Donatella Rovera, de Amnistía Internacional.
·         "Muchas de ellas son torturadas y tratadas como ganado. Incluso las que han logrado huir quedan profundamente traumatizadas", añade.

Cuando llegó el fatídico momento, Jilan, de 19 años, decidió quitarse la vida antes de ser violada por yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), tal como sucede a miles de mujeres yazidíes en el norte de Irak.
Muchas de estas mujeres, tras ser capturadas por el 'EI', prefieren suicidarse o intentar hacerlo antes de convertirse en esclavas sexuales, según revela este martes Amnistía Internacional en un comunicado.
La minoría yazidí, considerada como hereje por los yihadistas del EI, es víctima de las atrocidades cometidas por estos extremistas sunitas, quienes se apoderaron este año de amplios territorios en el norte de Irak, entre ellos, la región de Sinjar, poblada por los yazidíes.
Según esta ONG, los asesinatos, torturas, violaciones y secuestros perpetrados por el EI contra los yazidíes pueden calificarse de limpieza étnica.
"Cientos, quizás miles" de mujeres fueron obligadas a casarse, vendidas o ofrecidas a combatientes yihadistas o a simpatizantes.
"Muchas de estas esclavas sexuales son niñas, chicas de 14, 15 añoso incluso más jóvenes", explica Donatella Rovera, una responsable de Amnistía Internacional, que habló con más de 40 exrehenes en Irak.
Jilan se suicidó por miedo a ser violada, según el testimonio de otra rehén recogido por la ONG.
"Un día, nos dieron ropa que parecía vestidos de danza y nos dijeron que nos laváramos antes de vestirnos. Jilan se suicidó en el baño", explica una chica secuestrada junto a ella.
"Se cortó las venas y se ahorcó. Era muy guapa. Pienso que sabía que un hombre iba a llevársela y por eso se suicidó", añade la joven.
Otra cautiva explicó a Amnistía Internacional que su hermana y ella misma habían decidido matarse durante la noche para librarse de un matrimonio forzado, pero que otras dos mujeres, que se despertaron por el ruido, se lo impidieron.
"Atamos una bufanda alrededor de nuestro cuello y cada una tiró de la bufanda de la otra tan fuerte como podía, hasta que me desmayé", asegura Wafa, de 27 años.
El EI "arruinó nuestras vidas", dijo Randa, de 16 años, capturada con su familia y violada por un hombre dos veces mayor. "Es tan doloroso lo que me han hecho a mí y a mi familia".
Según Rovera, "las consecuencias físicas y psicológicas del terrible sufrimiento que estas mujeres soportaron son catastróficas".
"Muchas de ellas son torturadas y tratadas como ganado. Incluso las que han logrado huir quedan profundamente traumatizadas", añade.
El grupo Estado Islámico multiplica sus atropellos en las regiones bajo su control en Siria, donde está presente desde 2013, y en Irak, donde lanzó una gran ofensiva en junio.
Los yihadistas reivindican casi orgullosos esta violencia al colgar en internet videos de decapitaciones o crucifixiones.
En su edición de octubre, su revista de propaganda Dabiq se orgullecía de haber restablecido la esclavitud, ofreciendo mujeres y niños yazidíes como botín de guerra a sus combatientes.
Dabiq explicaba que la "gentes del Libro" (adeptos de religiones monoteístas como los cristianos y los judíos, ndlr) pueden evitar estos atropellos pagando un impuesto o convirtiéndose al islam, pero que esta derogación no se aplica a los yazidíes.
En fin, el traumatismo de las mujeres reducidas a la esclavitud se agrava por la estigmatización que rodea en el hecho de haber sido violadas.

Publicado por teinteresa.es – 23/12/14 -

Unidad Penal 50 de Batán (Argentina) : “Somos mujeres en lucha”

En el cierre de un taller de derechos humanos, pidieron que no se vulnere un derecho “fundamental”: “el amor, el vínculo madre-hijo”. El fiscal Larriera pidió que se garantice el acceso a la salud dentro de la cárcel, teniendo particularmente en cuenta el contexto de género. –

En el marco del último encuentro del taller de derechos humanos “Mil flores tras los muros” desarrollado en el unidad 50 de Batán, el fiscal federal Pablo Larriera, junto a la defensora Patricia Azzi y otros integrantes de la Mesa contra la Violencia Institucional, visitaron el penal y dialogaron con las presentes. Luego, recorrieron uno de los pabellones, donde están alojadas mujeres embarazadas y tres niñas.

A modo de cierre del encuentro, una de las mujeres privadas de su libertad, Nora Calandra, leyó un texto escrito por ella que, dijo, representa lo que sienten allí dentro. Lo tituló “Niñez encarcelada”. 


Seguimos en lucha, con nuestras convicciones, firmes y en pie, somos mujeres en lucha, para que nuestros derechos dejen de ser vulnerados; mujeres en contexto de encierro, madres, hijas, hermanas, jefas de familia, con proyectos, ávidas de un futuro con trabajo y dejar atrás la realidad que hoy vivimos, solo en forma circunstancial, dentro de un sistema hostil, decadente y escaso de herramientas de resinserción social donde la Justicia que nos privó de nuestra libertad ambulatoria omite la lesividad del estado actual de las cárceles argentinas”, comenzaba el escrito.

Enseguida reparó en que actualmente se ven “grandes avances en los derechos y la integridad de la mujer frente a la sociedad, pero del otro lado de los muros de las cárceles que alojan mujeres, nuestros derechos siguen siendo vulnerados, somos doblemente condenadas: penal y socialmente”. “Será que por ser mujeres no debíamos tener contingencia alguna en nuestra vida y menos tener equivocaciones”, reparó.

“En los años que llevo privada de mi libertad ambulatoria –continuó- he conocido cientos de mujeres, mis compañeras, he compartido momentos difíciles, otros de alegría como el nacimiento de mi hijo y el de otros tantos niñxs, momentos muy duros como la externación de mi bebé para alejarlo de la cárcel porque sus derechos no debían seguir siendo vulnerados y a pesar de esta difícil pero a mi entender sensata decisión, la Justicia sigue vulnerando uno fundamental: el amor, el vínculo madre-hijo”.

Yo como tantas compañeras dentro del sistema penitenciario bonaerense reclamamos que se respeten nuestros derechos y el de nuestros hijos que se encuentran dentro y fuera de la cárcel, el debido proceso; que se tenga en cuenta la lesividad de las medidas cautelares, que se nos otorguen las morigeraciones porque no son un beneficio sino un derecho; queremos estudiar, capacitarnos, trabajar durante el tiempo de detención y luego de recuperar la libertad que se respete el cupo laboral para exdetenidxs; a nivel social necesitamos la creación de redes de contención para evitar la reincidencia”, enumeró Nora, cuidando palabra a palabra en un texto prolijo con algunas correcciones de liquid paper.

“La sociedad debe saber lo que pasa dentro de las cárceles, la presencia civil es la mejor herramienta para resocializar a una persona en contexto de encierro”, aseveró ella.

Cada una de nosotras –concluyó- reconoce su historia, con aciertos y errores, quedando algo de manifiesto: a pesar del denuesto recibido miramos para adelante, va a ser imposible olvidar lo vivido pero lo vamos a superar porque somos mujeres en lucha y nada nos va a quebrantar”.

Nora, junto a sus compañeras, tuvo que regresar desde el sum donde se desarrolla el taller, a su pabellón. Se muestra entusiasmada por poder dar a conocer su lucha, que es la lucha de muchas. Durante el taller pidió que se multipliquen los talleres “donde poder demostrar que queremos cambiar”. 

Una oportunidad, queremos una oportunidad”, pidió otra de ellas.

CONDICIONES DE ENCIERRO

Desde la Mesa contra la Violencia Institucional indicaron que un alto porcentaje de las detenidas están allí por causas de drogas y provienen de barrios empobrecidos, en su mayoría, del conurbano bonaerense. “Si esas mujeres tuvieron que vender droga es porque hubo un abandono por parte del Estado. Y nos preocupa la realidad que les toca atravesar a los hijos e hijas de esas mujeres, que quedan al cuidado de algún familiar al momento de la detención, o bien son encarcelados junto a ellas”, indicaron.

Por otro lado recordaron que en junio, a partir de una presentación realizada por la Comisión Provincial por la Memoria, a través del Comité contra la Tortura, con el acompañamiento de la Mesa contra la Violencia Institucional, el Juzgado de Ejecución Nro. 1 de Mar del Plata, a cargo del juez Ricardo Perdichizzi, emitió una resolución donde insta al urgente reacondicionamiento para garantizar las condiciones de habitabilidad para las mujeres que se encuentran privadas de su libertad ambulatoria en la Unidad Penal N°50. En este sentido, el fiscal Larriera pidió que se garantice el acceso a la salud de las mujeres privadas de su libertad.

Entre 14 puntos, el magistrado provincial instó a que “se ponga en funcionamiento el área de sanidad dentro de la Unidad, con médicos que garanticen la atención primaria, y especialistas en ginecología, odontología, gastroenterología, oftalmología y cualquier otra especialidad, adecuada a las características y demandas de la población”.

Además, a que “se ordene que de manera inmediata se conforme un sector para la atención de urgencias y emergencias, para resguardo de la integridad física de las mujeres en situación de encierro en la Unidad, considerando las dificultades de traslado que presenta la misma ante la escasez de vehículos”.

Y que “se adecue -en términos nutricionales y calóricos- la dieta alimenticia en cantidades suficientes provista por la Unidad Penal a las mujeres allí alojadas”.

Se avecinan las fiestas navideñas, y algunas mujeres sólo desean una oportunidad. –

Publicado por elretratodehoy – 22/12/14 -