sábado, 20 de diciembre de 2014

La matanza de niños musulmanes por talibanes no permite mirar a otro lado

Siempre hay una línea que no se debe sobrepasar porque las personas ven rebasada su capacidad de aguante y saltan a la calle como fieras acorraladas. Así se siente hoy mucha gente frente a la barbarie de  destruir un colegio con los menores dentro, 128 muertos asesinados para transmitir el dolor que dicen sentir los talibanes al no poder imponer su credo y ser reprimidos militarmente.
El yihaidismo islamico es como una estrella que explota y esparce sus trozos por el espacio, a unos les llamamos Al Qaeda, a otros Talibanes, y a otros Ejército Islamico, la ultima facción aparecida y que esta formando su planeta bajo la denominación de Califato o Estado Islamico. Frente a esto todos los país es del mundo se han unido pero sin ánimos de solucionar el problema, solo de evitar su expansión. Dos países quedaron fuera, Rusia e Irán, por desavenencias respecto al trato del problema Sirio, pero que estos bárbaros atentados, los que tocan a la infancia, obligarán a entran en la gran coalición.
Al principio de las revueltas árabes para acabar con dictaduras laicas o con total tolerancia religiosa, fueron bien vistas por Israel y por Estados Unidos porque debilitaban el frente que amenazaba al estado judio, incluso el IS era una cuña que para Israel representaba una amenaza menor que un estado consolidado. Poco importaban los grandes fracasos para democratizar Irak o Libia, donde sus presidentes oligárquicos fueron brutalmente asesinados sin juicio ni defensa, Occidente se puso abiertamente en contra de Bashar Asad para apoyar a la oposición Siria, con Francia a la cabeza que poco le faltó para invadir el País. No tardó mucho en verse que Asad tenía razón y que los opositores estaban dominandos por islamistas radicales que se estaban haciendo con un peligroso arsenal de armamento al que misteriosamente nunca le faltaron municiones. Y tampoco tardó mucho en verse que la única solución al problema, ya que nadie quiere tener presencia sobre el terreno, la tiene Siria si se apoya a Asad.
Los terroristas has sobrepasado la línea roja secuestrando, esclavizando y matando niñas y niños, y degollando a inocentes,  y no es creíble que el mundo entero, incluidos los países musulmanes, y especialmente los árabes que son los que más víctimas soportan, no sean capaces de derrotar y erradicar el yihaidismo. Solo es necesario admitir que el foco lo encendimos nosotros en Palestina y que ese problema debe dejar de serlo, no solo con declaraciones, sino creando unas condiciones donde pueda llegar la inversión sin mayores riesgos, un foco de paz. Y a continuación atacando al terrorismo en su terreno, el que se han apropiado, y si hay que rectificar y armar a Siria y Irak, se hace con la presencia en el terreno de la supervisión internacional, pero se hace. Lo de pedirle a Siria que arregle este lío que hemos creado y luego que Asad se retire es una estupidez. A los vencedores se le dan premios y no castigos, así que si se compromete a respetar los derechos humanos no estaría mal.
Lo que está sucediendo son claros crímenes contra la humanidad, guerras tribales, de religión, y el mundo, el que presumía de obligar a respetar los derechas humanos, debe intervenir sea en Asia, África u Oceanía, porque de no hacerlo acabará teniendo que intervenir en Europa o América algún dia.


Publicado por Mundiario – Raül  Saavedra – 17/12/14 -

Julia murió luego de una “espiral de violencia” sufrida por años

Eso dicen los fundamentos de la sentencia que incorporó, por primera vez en Córdoba, la violencia de género como agravante.

Espiral de violencia durante años; violencia psicológica, física y económica contra ella y sus hijos, y múltiples denuncias previas son sólo algunas de las características que rodearon al femicidio de Julia Torres y que surgen de los fundamentos de la sentencia que dictó prisión perpetua al homicida.
“En la provincia es la primera sentencia por violencia de género desde que se incorporó al Código Penal el delito del femicidio”, aseguró Carlos Nayi, el abogado querellante.
Alberto Ramón Gonzalía fue condenado a prisión perpetua en la ciudad de Córdoba el 5 de diciembre pasado por un jurado popular, que votó por unanimidad. Ayer se conocieron los fundamentos de la sentencia que lo encontró responsable de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por violencia de género en concurso real con los delitos de amenaza calificada, coacción y desobediencia de autoridad reiterada.
“Julia Torres y la posterior muerte de ésta, meses después, se convirtieron en el cénit del espiral de violencia al que Alberto Ramón Gonzalía sometió, durante años, a su núcleo familiar”, dice la sentencia emitida por la Cámara en lo Criminal de Segunda Nominación, fundamentada por la jueza Mónica Adriana Traballini.
El voto fue acompañado por el resto del tribunal: los vocales Rodolfo Valdés e Ítalo Vitozzi.
La historia
El 8 de febrero de 2013, día del ataque que derivó en la muerte de Julia, pesaba sobre Gonzalía 25 denuncias previas, según contabiliza la querella, y una orden de restricción. No sólo eso: en la casa de la mujer debería haber habido una consigna policial para cuidarla del agresor, por orden de la fiscal Betina Croppi, quien instruía la causa por las agresiones.
Pero no había ningún agente, omisión que facilitó el accionar de Gonzalía, quien incrustó un Renault 9 en el portón de la casa de la mujer, en barrio José Ignacio Díaz 3º Sección, ingresó al inmueble y la apuñaló. Julia murió el 9 de julio de 2014 por una complicación derivada de las agresiones, según se probó en el juicio. El hombre había salido de prisión el 3 de enero de ese año, luego de estar encerrado por los actos de violencia que ejercía sobre Julia y los cuatro hijos de ambos.
El fiscal Hugo Amayusco, del fuero Anticorrupción, está a cargo la investigación que pesa sobre las autoridades policiales por el abandono de la consigna policial. Según Nayi, en el hogar no había ningún agente presente desde tres días antes del ataque, a pesar del reclamo de los hijos de Torres de que se restableciera la custodia.
La sentencia
Contexto. “La agresión mortal fue el más terrible emergente de un contexto de violencia de género”, dice la sentencia.
Relación asimétrica. “El denominado femicidio o feminicidio, de reciente incorporación a nuestra legislación nacional, es una forma agravada del homicidio que atiende a las circunstancias especiales en las que se produce la muerte de la mujer, derivadas de una relación asimétrica en la que el varón despliega una autoridad y sometimiento vulneradores de los derechos humanos de la mujer”, continúa.
Falsa dicotomía. “Los testimonios prestados en la audiencia dejaron además patente otra característica propia de esta problemática: la falsa dicotomía entre la esfera pública y la esfera privada, que tradicionalmente ha llevado a no prestar oídos y mantenerse a distancia de lo que se considera que son “asuntos de pareja”.
Sin dilaciones. “La identificación de un caso como un supuesto de violencia de género activa la obligación de diligencia impuesta al Poder Judicial, como órgano estatal, en la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw), que impone adoptar, ‘por todos los medios apropiados y sin dilaciones, una política encaminada a eliminar la discriminación contra la mujer”.
Publicado por Diario La Voz de Córdoba (Argentina) – Laura Leonelli Morey – 20/12/14 -



Las mujeres poseen mejores rendimientos educativos en Honduras

Además en los últimos 12 años su presencia en las aulas ha crecido 7%. En índices académicos se posicionan con mejores puntuaciones. Seis de cada diez egresados de la UNAH en 2014 fueron damas.

Las mujeres ganan terreno en el área académica y educativa.Algunos estudios, tanto a nivel universitario como del sistema educativo del primer, segundo y tercer ciclo (de primero a noveno grado), evidencian que ellas son las que obtienen los mejores rendimientos en términos generales.Asimismo la población femenina, comparada con la masculina, ha ido creciendo en las aulas escolares y universitarias y eso se comienza a ver reflejado en el producto final que egresan los centros educativos superiores.

Para el caso, las últimas cifras de graduados de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) revelan que seis de cada diez nuevos profesionales que obtuvieron su título en 2014, fueron mujeres.Este informe de la UNAH revela que durante el presente año se graduaron 5,372 profesionales.Mejor preparadasDe la totalidad de graduandos, la UNAH levantó una muestra estadística de 1,097 egresados, de los que el 96 por ciento de los nuevos profesionales obtuvieron índices mayores al 70 por ciento.De esta muestra, el 68 por ciento lo hizo con notas entre 70 y 79 puntos, 16 por ciento con calificaciones mayores 80 por ciento y cuatro de cada 100, con calificaciones mayores al 90 por ciento.

Estas cifras también revelan que casi el 60 por ciento de los estudiantes con excelencia académica fueron mujeres, es decir seis de cada diez egresados.Estas cifras son la evidencia que a nivel universitario se avanza y se camina con paso seguro hacia el mejoramiento de la equidad de género y pertinencia de la Educación, dice un informe de la UNAH.Durante el año 2014, la UNAH ha graduado 5,372 profesionales, de los que 3,066 son mujeres, es decir, el 57 por ciento, o sea casi seis de cada diez graduandos fueron damas.De ese total de graduados, esta casa de estudios hizo Menciones Honoríficas a 894 que obtuvieron índices arriba de 89 por ciento.

De estos, ocho se graduaron con Summa Cum Laude, es decir que obtuvieron calificaciones arriba de 95 por ciento, 90 recibieron mención Magna Cum Laude, con notas por encima del 90 por ciento y 788, mención Honorífica Cum Laude, quienes se graduaron con índice por encima del 80 por ciento.La profesional con la mayor calificación fue una mujer: Teresa Isabel Miranda, residente en San Pedro Sula y que a sus cortos 23 años se graduó recientemente de la carrera de Derecho con un índice promedio de 96 por ciento.Lo que revela la PAAOtro dato relevante, relacionado con el género de los estudiantes universitarios, es que de los aspirantes a ingresar a la UNAH en el período 2006-2013, es decir desde que se comenzó a aplicar las Pruebas de Aptitud Académica (PAA) hasta la actualidad, el 60.5 por ciento han sido mujeres y el restante 39.5% fueron hombres.

En ese mismo período (2006-2013), el 44.6% de los admitidos fueron hombres y el restante 55.25% fueron mujeres.Curiosamente, aunque son más las mujeres que aspiraron entrar y las que lograron matricularse en la UNAH, fueron los hombres los que mostraron un mejor índice de admisión.Ese índice revela que las mujeres obtuvieron una calificación de 766 puntos, en promedio, y los hombres 843 puntos.Población a nivel nacionalEl avance de la mujer hondureña en el ámbito de la academia y las aulas de clases se comenzó inclinar a su favor a partir de 2002 cuando los datos de la Secretaría de Educación reportaron una “diferencia favorable” femenina.

El Informe Estado de la Educación en Honduras, publicado por Renán Rápalo y Ramón Salgado, señala que en ese sentido “Honduras no muestra problemas en torno a la desigualdad de cobertura educativa por género”.Para 2002 la población estudiantil femenina, en el primer, segundo y tercer ciclo, era de 51%, mientras que los hombres representaban el 49 por ciento.“Para 2006 la diferencia se incrementa a seis puntos, pasando las población estudiantil femenina a 53% y los hombres reduciendo a 47%”, dice el informe de Rápalo y Salgado.Para 2008 la diferencia roza los ocho puntos y a partir de allí el fenómeno, de una mayoría femenina en las aulas de clases, también comenzó a reflejarse en los salones del nivel superior, afirma el documento.Rendimiento en escuelasEl impacto de una superior matrícula femenina, también se ve reflejado en otros renglones educativos como el analfabetismo, años de escolaridad, niveles de aprendizaje y rendimiento escolar, todos a favor de las mujeres.

Para el caso los niveles de aprendizaje de las mujeres registrados en 2008 fueron de 59.4 por ciento, mientras que la de los hombres fue de 56.3, en el área de español.En matemáticas las mujeres alcanzaron 50%, y los hombres 48.7.Para 2012 esas tendencias se mantuvieron, en su mayoría, casi inamovibles, según revela el Informe Nacional de Rendimiento Académico de Español y Matemáticas de primero a noveno grado.Ese documento revela que “de segundo a sexto grado las niñas tienen un mejor desempeño en lectura que los varones ya que se encontró un mayor porcentaje de niñas en los niveles de satisfactorio y avanzado”.Luego cita que “en el tercer ciclo (de séptimo a noveno grado) en lectura, más señoritas que varones están en los niveles satisfactorio y avanzado”.

Entre tanto en matemática, apunta el informe, “en general se observa que en la mayoría de grados existe una diferencia estadísticamente significativa a favor de las niñas y las jóvenes respecto a los varones, solamente en el primer grado (79% para ambos), sexto grado (53% para los dos) y noveno grado (38% para las niñas y 39% para los varones) la diferencia no es significativa”.Afirma además que “estos resultados son similares a los encontrados en las evaluaciones de 2008 y 2010”.

En el caso de “Español (lectura) también se encontraron diferencias estadísticamente significativas a favor de las niñas y las jóvenes a excepción de primer grado (donde los rendimientos fueron iguales, con 64%)”.Uno de los factores que se señalan en este documento es que en el área rural las niñas y las jóvenes no son tan sacrificadas como los niños, que debido a las condiciones socieconómicas de las familias, son los escogidos para trabajar desde temprana edad y aportar en el sostenimiento del hogar. 

Publicado por elheraldo.hn – Mario Cerna – 19/12/14 -

La realidad de la infancia en Filipinas a la zaga de la legalidad

El embarazo adolescente involucra a 1,4 millones de jóvenes filipinas de entre 15 y 19 años. Crédito: Stella Estremera/IPS.
Filipinas tiene una buena imagen entre organizaciones de derechos humanos por su avanzado marco legal en materia de protección infantil, pero activistas como Mae Baez se lamentan de la persistencia de varias violaciones a los derechos de niñas, niños y adolescentes en este país de Asia Pacífico.
“Los embarazos adolescentes aumentan, a los niños de la calle los tratan como delincuentes castigados y no se atienden a los menores en conflicto con la ley ni a los afectados por desastres y, ahora, con la prevalencia de la pornografía infantil, niñas y niños saben cómo usar vídeo llamadas”, señaló Baez, de la Secretaría de la Coalición para la Convención sobre los Derechos del Niño.
“El gobierno no interviene para proteger a los menores del matrimonio temprano ni para poner fin a la guerra de décadas entre musulmanes y cristianos con el fin de lograr una paz verdadera y duradera".

El último caso sonado de este flagelo ocurrió a principios de este año en la isla de Cebu, 570 kilómetros al sur de Manila, donde la Policía Nacional de Filipinas detuvo y procesó a varios extranjeros por pedofilia y pornografía infantil en un gran negocio de cibersexo.
Baez se lamenta de que “persisten violaciones”, como el generalizado castigo corporal en el ámbito doméstico, en la escuela y en otros ámbitos.
El movimiento Bata Muna (niños primero), que supervisa la implementación de los derechos de la infancia en Filipinas, dijo que esas violaciones están previstas en las recomendaciones de expertos y revisiones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) al gobierno de Filipinas.
Bata Muna está integrado por 23 organizaciones dedicadas a asuntos de la infancia, junto con Save The Children, Zone One Tondo y Children Talk to Children.
El movimiento enumeró varios logros en materia legal entre las políticas de protección a la infancia.
También está el Programa Pantawid Pamilyang Pilipino, que se propone erradicar la extrema pobreza concentrándose en la salud y la educación infantil. Además del Marco Estratégico Nacional para el Desarrollo de la Infancia 2001-2005 y el Plan de Acción para la Infancia, junto con los crecientes esfuerzos colectivos de la sociedad civil en defensa de los derechos de niños y niñas.
Pero Baez dijo que las leyes y los programas no están totalmente implementados y, de hecho, se ven enturbiados por propuestas legislativas como la reforma del Código Penal para elevar la edad del estupro de los actuales 12 años a 16 para alinear al país con los estándares aceptados internacionalmente sobre la edad de consentimiento.
La Ley de Salud Reproductiva y Paternidad Responsable, promulgada hace poco pero que llevó 15 años de idas y venidas, tampoco se ha implementado. Muchas organizaciones de la sociedad civil tienen puestas sus esperanzas en esta norma para mejorar muchos de estos problemas.
El embarazo adolescente afecta a unas 1,4 millones de jóvenes de entre 15 y 19 años en todo el país, según el Instituto de Población de la Universidad de Filipinas, responsable de la Encuesta sobre Sexualidad y Fertilidad entre Jóvenes Adultos, de 2013.
Hay unos 43 millones de menores de 18 años en Filipinas, según estimaciones de la Oficina Nacional de Estadísticas, y necesitan, en especial los de hogares más vulnerables y con poco acceso a la educación formal, información sobre su cuerpo, su salud y sus derechos para evitar el embarazo precoz, que impide a las niñas el goce total de sus derechos humanos básicos, pues, entre otras cosas, impide que dejen la escuela.
En materia de educación, el gobierno todavía debe concretar un mayor acceso para todos desde jardinera hasta el grado 12, indicó Baez.
Mark Timbang, coordinador del Grupo de Acción de Mindanao para la Protección y los Derechos de la Infancia, en el sur de Filipinas de mayoría musulmana, coincidió y dijo que el gobierno debe mostrar sus intenciones de garantizar la educación a los jóvenes.
Además, “el gobierno no interviene para proteger a los menores del matrimonio temprano ni para poner fin a la guerra de décadas entre musulmanes y cristianos, y lograr una paz verdadera y duradera”, añadió, para que niñas y niños puedan crecer en un ambiente seguro.
Sheila Carreron, responsable de participación infantil de Save the Children, dijo que otro proyecto de ley que busca elevar la edad, de entre 15 y 17 a 18 y 24, en que pueden integrarse al Sangguniang Kabataan (consejo de jóvenes), un órgano político y un mecanismo para fomentar la participación de este sector de la población.
“Urgimos al gobierno a que no borre a los muchachos del consejo. Que los deje experimentar los asuntos que los conciernen. El consejo es su única plataforma”, remarcó Carreon.
Angelica Ramírez, del Comité de Legisladores de Filipinas para Población y Desarrollo, dijo que las leyes actuales no garantizan la protección de la infancia, y citó como ejemplo proyectos de ley pendientes que buscan métodos de corrección positivos en vez del castigo corporal.
El más destacado es el proyecto de Disciplina Positiva y contra el Castigo Corporal, que busca enseñar a los niños que la violencia no es aceptable ni una estrategia adecuada para resolver conflictos.
Promueve una paternidad no violenta que pauta el comportamiento infantil a la vez que se respetan sus derechos a un desarrollo saludable y a su participación en el aprendizaje, a desarrollar una comunicación positiva y la capacidad de escucha, además de ofrecer oportunidades para evaluar las elecciones que hacen.
Ramírez mencionó el eslogan de una campaña que muestra a niños diciendo: “No necesitan lastimarnos para que aprendamos”, para remarcar que el castigo físico es “rampante y prevalece” en los hogares filipinos, pues se lo considera un comportamiento normal.
Además, mencionó una encuesta de la firma de estudios sociológicos Pulse Asia, de 2011, que concluyó que ocho de cada 10 niñas y niños filipinos reciben castigos corporales, y dos de cada tres padres no conocen otros métodos para educar a sus hijos.
Atender este problema eliminando la violencia física puede tener un efecto multiplicador sobre las futuras generaciones, remarcó Ramírez, pues nueve de cada 10 padres que aplican correctivos físicos arguyeron que lo mismo hicieron sus padres con ellos.
La ONU define castigo corporal como el castigo físico, emocional y psicológico de niñas y niños con el pretexto de disciplinar. Además recomienda que todos los países, incluido Filipinas que es signatario de la Convención, implementen leyes que prohíban todas las formas de castigo corporal en la escuela, en instituciones públicas y privadas, en el sistema de justicia de menores, en el de atención alternativa y en el ámbito doméstico.
Publicado por Inter Press Service – Diana Mendoza – Manila -  20/12/14 -


Uruguay presenta números alarmantes en femicidios

Según estudio del Observatorio de Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior, en los últimos doce meces, cada 15 días, una mujer fue víctima mortal de la violencia doméstica en Uruguay. De noviembre de 2013 a octubre de 2014, 49 fueron asesinadas en todo el país. Con leves reducciones, las cifras, continúan siendo alarmantes.

Según la investigación, sumando intentos y homicidio consumados, cada nueve días hubo una muerte o tentativa asesinar a una mujer en Uruguay. En 2013, en el período de enero a octubre, hubo 26.845 casos de violencia doméstica. En el mismo período de 2014, las denuncias se elevaron a 23.326, lo que significa un aumento del 12% respecto al año anterior. La policía recibió cerca de 77 denuncias por día. Las tasas más altas de homicidio se registraron en la Rocha, Durazno, Rivera y Cerro Largo. 37% de los asesinatos domésticos fueron cometidos con armas de fuego. 

El ministro del Interior, Eduardo Bononi, expresó en comunicado de prensa, que se produjo un aumento de las denuncias, "pero hubo una reducción importante de homicidios realizados por parejas o ex pajeras". En 2013, 22% de los autores de agresión era un familiar y en el 49% de los casos era el compañero o el ex-compañero de vida. En 2014, esta última cifra se redujo a 29%.
El estudio de género, realizado por el Instituto Nacional de Estadística con el Ministerio de Desarrollo Social y las Naciones Unidas, muestra que siete de cada 10 mujeres han sufrido violencia en algún momento de su vida en el país sudamericano, sea el tipo psicológica (43, 7%), económica (19,9%), física (14,8%) o sexual (6,7%). 45,4% de las entrevistas reportó haber vivido alguna violencia proveniente de su pareja o ex pareja. La investigación se llevó a cabo oyendo a 3.723 mujeres, mayores de 15 años de edad.


El uso de tobilleras [dispositivo permanente para ubicar físicamente a una persona] en los agresores de mujeres ha sido un recurso utilizado por el Ministerio del Interior en los casos de violencia doméstica de alto riesgo. Hasta la fecha, la medida, que requiere de una orden judicial para su ejecución, fue aplicada en 257 casos en las regiones de Montevideo, Canelones y San José. En el 95% de los casos, el período de aplicación de las tobilleras fue de más de 90 días. Del conjuntos de aplicaciones, en el 96% de los casos, el agresor era una pareja o ex pareja de la víctima y en el 38% había medidas cautelares previas. En el 42% de los casos la autoridad judicial fue informada sobre situaciones de agresión en contra del enfoque víctima. En 8% de los casos el plazo aplicación de la tobillera se ampliado, a os autores de delitos como el desacato, la violencia privada. En la actualidad, 94 tobilleras siguiente activa.

Los compromisos para 2015 en la lucha contra la violencia de género, el Ministerio del Interior prevé la ampliación de la cobertura territorial de las tobilleras y el desarrollo de líneas de trabajo con personas privadas de libertad por los delitos de violencia doméstica.
Boboni dijo que "se está elaborando un nuevo decreto vinculado a la violencia doméstica para tener mayor control al respecto”. Anunció además que el gobierno planea completar la legislación sobre el tema, antes del 1 de marzo del próximo año.

Como funciona el mecanismo
El agresor recibe la tobillera y un rastreador, mientras que entrega a la víctima se da una especie de teléfono móvil. Si el infractor está acercando a una distancia inferior a 1.000 metros de su víctima, recibe una advertencia. Si el infractor continúe aproximándose, sin respetar la zona delimitada (unos 300 metros), se activa una alarma y la policía recibe una notificación electrónica de actuar de inmediato.

Publicado por Adital – Uruguay - Con información de Cosecha Roja. – 15/12/14 -


La ONU alerta de las matanzas de niños en la República Democrática del Congo

·         Al menos 256 personas, entre ellas niños, han sido asesinadas desde octubre en ataques con machetes y hachas, según informes de la ONU.
·         Muchos de los pueblos a los que la gente ha huido no cuentan con agua potable y los proyectos de ayuda humanitaria han sido suspendidos.

·         La Agencia de la ONU para los Refugiados ha lanzado la voz de alarma por las matanzas y otras violaciones de derechos humanos contra la población civil en la zona de Beni, en la provincia de Kivu Norte (República Democrática del Congo). Los múltiples ataques registrados durante los últimos tres meses han causado enormes desplazamientos de la población y una sensación de horror que se extiende.
·         ACNUR insta a que se permita el acceso humanitario para ayudar a las personas que están en peligro. Existen informes fidedignos que señalan que al menos 256 personas, entre ellas niños, han sido asesinadas desde octubre en ataques con machetes y hachas. Cada semana se reciben informes acerca de nuevas masacres por parte de grupos armados.
·         Al menos 52 personas fueron masacradas durante los días 7 y 8 de diciembre al oeste del Beni, en aldeas cercanas a Oicha, como Ahili, Manzanzaba y Mulobya Kuisikivi. Una semana más tarde, otras 19 personas fueron asesinadas en las proximidades. La violencia también se ha extendido hacia el norte en la provincia Oriental, donde siete personas murieron y sus aldeas (Iziro, Mapasana y Meliota), situadas a unos 25 kilómetros de la frontera con Kivu Norte, fueron incendiadas durante la noche del 16 al 17 de diciembre.
La violencia ha generado picos de desplazamientos, tanto hacia la ciudad como al territorio de Beni. En total, alrededor de 88.000 personas han sido desplazadas. La gente tiene que vivir en escuelas e iglesias, o con familias de acogida. Además, octavillas con amenazas de nuevos ataques están aterrorizando a la población y provocando nuevos desplazamientos hacia las ciudades, principalmente hacia Luna, Eringeti, Oicha, Mbau, Mavivi y Beni.

·         Los supervivientes viven en un permanente estado de terror

·         Las personas supervivientes y desplazadas viven en una situación desesperada y en constante temor, ya que siguen corriendo el riesgo de sufrir nuevos ataques y no han tenido ningún respiro durante los últimos tres meses. Estas personas apenas tienen protección frente a la violencia y no han recibido casi ninguna asistencia. Los desplazados necesitan cobijo, material humanitario de primera necesidad (mantas, material sanitario, utensilios de cocina y agua potable), así como el acceso a servicios de salud y escuelas.

·         La gente huye a aldeas sin agua potables y son víctimas fáciles de la malaria, fiebres tifoideas, anemias y diarreas

·         Muchos de los pueblos a los que la gente ha huido no cuentan con agua potable y los proyectos de ayuda humanitaria han sido suspendidos debido a la deteriorada situación de seguridad. Esta situación es especialmente preocupante en una zona con una alta prevalencia de malaria, fiebre tifoidea, anemia, malnutrición y diarrea.
·         Se necesita un acceso seguro a estas áreas para establecer una presencia humanitaria y poder ayudar a la población traumatizada. Hasta el momento, ha sido muy difícil para los actores humanitarios llegar a Beni y a los alrededores afectados por la violencia, y el ejército congoleño está restringiendo los movimientos en estas zonas. Además, las personas no pueden ir a sus granjas y los precios de los alimentos están subiendo. A ACNUR le preocupa que este contexto pueda agudizar los niveles de desnutrición y que a la postre pueda dar lugar a una hambruna si la situación no se aborda de inmediato.
·        
ACNUR pide al Gobierno de la República Democrática del Congo que proteja a la población civil en Beni y sus alrededores y que permita a las organizaciones humanitarias acceder a las zonas afectadas. ACNUR también urge a la MONUSCO (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo) a que aumente su capacidad y presencia para proteger a los civiles en Beni y localidades cercanas. Asimismo, la Agencia de la ONU para los Refugiados insta a todas las partes a buscar una solución pacífica de los conflictos y a respetar los derechos humanos fundamentales.

Publicado por teinteresa.es – T.I. – 19/12/14 -

La mitad olvidada en la lucha contra el sida en África

 Los hombres se manejan con dificultad frente a un concepto de la masculinidad que los lleva a ignorar sus propias necesidades sanitarias en relación con el VIH. Crédito: Mercedes Sayagués/IPS

Cuando se habla de desigualdad de género en el sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) lo primero que salta a la mente es que más mujeres que hombres que viven con el VIH.  Pero otra diferencia de género, pocas veces mencionada, resulta letal para los hombres seropositivos en África.
Las investigaciones revelan que, en toda África, los hombres tienen tasas más bajas que las mujeres de realización de la prueba del VIH (virus de inmunodeficiencia humana), inscripción y adhesión al tratamiento antirretroviral, supresión de la carga viral y supervivencia.
 “Los hombres están quedando rezagados en el acceso a la atención y el tratamiento del VIH”, advirtió Safari Mbewe, director de la Red de Malawi de Personas que Viven con VIH y sida.
En diciembre de 2012, los hombres representaban solo 36 por ciento de la población que recibía tratamiento antirretroviral (TAR) en África, según el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (Onusida).
En Kenia, la última Encuesta de Indicadores del Sida muestra que ocho de cada 10 mujeres se realizaron la prueba del VIH, frente a seis de cada 10 hombres. Esta tendencia se repite en todo el continente.
En general, se hace más hincapié en los riesgos que padecen los hombres en torno al VIH, como numerosas parejas sexuales, sexo inseguro, abuso del alcohol y violencia, que hacen que las mujeres sean más vulnerables al virus, y menos en la propia vulnerabilidad de los hombres con respecto al pésimo cuidado de su salud.
Las diferencias de género afectan negativamente la conducta de los hombres con respecto a los TAR, dijo la investigadora Morna Cornell, de la sudafricana Universidad de Ciudad del Cabo.
De las personas con TAR, la mortalidad es 31 por ciento mayor en los hombres que las mujeres, indicó un estudio de Cornell. Su conclusión es que la mayoría de las políticas relativas al VIH/sida en África no toman en cuenta a los hombres y les falta “un compromiso verdadero con el acceso equitativo” al tratamiento.

El inspector de policía Ali Mlalanaro le está ganando la batalla al sida gracias a su transparencia. Crédito: Amunga Eshuchi
¿Qué es ser un hombre?
En el núcleo de la disparidad yacen ideas socialmente construidas de la masculinidad, explica Pierre Brouard, director del Centro para el Estudio del Sida en la Universidad de Pretoria, en Sudáfrica.

“El género importa en la salud”, dijo a IPS. “La manera en los hombres se ven a sí mismos y se posicionan en relación con los servicios de salud afecta cómo encaran las pruebas y el tratamiento del VIH”, explicó.
Ser hombre significa ser fuerte, ignorar el dolor y los síntomas, aplazar sus propias necesidades sanitarias, añadió el experto.
Landry Tsague, especialista en VIH deUnicef en Lusaka, Zambia, coincide. “Para muchos hombres, los hospitales son solo para las mujeres y los niños”, destacó.
En consecuencia, los hombres toman la prueba del VIH y comienzan el TAR tarde, a veces demasiado para vencer al virus, agregó.
Brouard dice que los hombres sudafricanos son más reacios que las mujeres a realizarse la prueba del VIH y, por tanto, tienen menos probabilidades de iniciar el TAR.
En 2012, unos 651.000 hombres recibían TAR frente a 1,3 millones de mujeres, según una encuesta de 2012 realizada por el Consejo de Investigación de las Ciencias Humanas de Sudáfrica.
Los hombres y las clínicas
Dismas Nkunda, un miembro en Uganda de la Red de Defensa de la Salud Reproductiva para África, explica que las mujeres asisten al control prenatal, donde se les realizan la prueba del VIH, y son más propensas a acompañar a familiares al hospital.
“Los hombres interactúan menos con el sistema de salud”, señaló.
La negación también tiene que ver. “Los hombres pueden convencerse fácilmente de que no tienen el VIH hasta que la enfermedad avanzó hasta la última etapa”, observó Diana Mswafari, activista de Tanzania.
Un estudio que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos realizaron en Mozambique Swazilandia, Tanzania, Uganda y Zambia investigó a un grupo de personas durante cuatro años y medio de su TAR.
El estudio reveló que los hombres comienzan el TAR más tarde y más enfermos, y tienen más probabilidades de suspenderlo por más de 30 días y de dejar de atenderse.
“La adhesión y la retención de los hombres al tratamiento es mala en comparación con las mujeres, y eso está vinculado a las normas sociales”, aseguró Tsague.
Los hombres también son menos propensos a participar en grupos de apoyo que los ayudarían a mantenerse en el TAR, añadió.
La mitad olvidada
Cornell sostiene que el énfasis que ponen los servicios de salud pública africanos en la sanidad materna e infantil, junto con el éxito de las campañas sobre la vulnerabilidad de las mujeres en torno al VIH, soslayaron las necesidades de los hombres. Son “el 50 por ciento olvidado cuyas necesidades son siempre secundarias frente a las de las mujeres y los niños”, subrayó.
Los expertos recomiendan el establecimiento de clínicas que atiendan las necesidades de los hombres, con horarios y días adecuados para ellos en el empleo formal o informal.
“Los hombres se sienten fuera de lugar al hacer fila junto a las madres y los bebés que lloran. Necesitan su propio espacio”, según Msafari.
Para contrarrestar la estigmatización, que es muy alta en Malawi y en otras partes de África, Mbewe sugiere el reclutamiento de “algunos hombres que hablen abiertamente acerca de ser seropositivos y reciban tratamiento antirretroviral para formar grupos de pares”.

Publicado por Inter Press Service – Nairobi – Miriam Gathigah – 15/12/14 -


Mujeres colombianas piden una Navidad sin guerra

Organizaciones de mujeres colombianas que se reunieron el lunes con representantes de la guerrilla y el gobierno de su país pidieron una tregua bilateral en este fin de año como preludio de paz en la nación sudamericana.
"Queremos ese regalo de Navidad, una tregua bilateral como una parte de ese definitivo cese el fuego", dijo a periodistas la dramaturga, directora y poeta Patricia Ariza, de una organización de artistas llamada Cumbre Nacional de Mujer y Paz y quien llegó a Cuba con otras expertas y activistas para una entrevista con las delegación oficial y los miembros de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Las mujeres leyeron una declaración en la cual indicaron que reconocían la "voluntad" del gobierno y los rebeldes de darles cabida a las mujeres en los diálogos, que podrían significar el fin de un conflicto interno de más de 50 años.
La administración del presidente Juan Manuel Santos y las FARC desarrollan un proceso de conversaciones desde fines de 2012 en base a una agenda preestablecida de seis puntos. Ya se llegaron a acuerdos parciales en tres de ellos: los problemas de la tierra, la participación política y el narcotráfico. Actualmente las partes debaten el resarcimiento a las víctimas.
Publicado por Al Día con Terra – AP – 15/12/14 -


Muere una de las dos adolescentes austríacas que se fue con el Estado Islámico

Las adolescentes Samra Kesinovic, de 16 años, y Sabina Selimovic, de 15 años, que se fueron a Siria el pasado verano.

El pasado mes de abril, Samra Kesinovic, de 17 años, y Sabina Selimovic, de 15, dos adolescentes austríacas de origen bosnio abandonaron sus casas y se desplazaron hasta Siria para sumarse a la yihad del Estado Islámico. Ahora, un responsable de Naciones Unidas ha explicado que una de ellas dos ha muerto durante los combates en Siria. No obstante, se desconoce cuál de las dos ha fallecido.
David Scharia, un experto del Comité Antiterrorista de Naciones Unidas (CTED), ha explicado que, según las últimas informaciones recibidas, "una de las dos jóvenes ha muerto en Siria mientras que la otra se haya desaparecido". Este responsable ha comentado que las dos jóvenes "fueron reclutadas por el Estado Islámico".


"AHORA SOY LIBRE"

Las chicas, ambas hijas de refugiados bosnios que se instalaron en Austria huyendo de la guerra de la ex-Yugoslavia, se desplazaron primero a Ankara, la capital turca, y desde ahí se trasladaron hasta Siria, instalándose en la ciudad de Raqqa, el bastión del Estado Islámico. Una vez ahí, ambas fueron dadas en matrimonio con sendos terroristas. Una de ellas llegó a responder por e-mail un cuestionario que le envió un reportero de la revista francesa 'Paris-Match'. En sus respuestas, la joven señalaba que en el territorio controlado por el Estado Islámico "se sentía realmente libre pue spodía vivir de verdad la religión".

Publicado por elperiodico.com – Barcelona – 19/12/14 -

Impacto de la degradación ambiental en la salud es hasta 300% mayor en los pobres

Daños a los pobres también inciden en el ingreso familiar. Foto: Reproducción.

El efecto de la contaminación atmosférica sobre la salud de los peruanos y peruanas es del 75% al 300% entre los pobres más que entre los que no lo son. La información es parte del informe "Cambio climático e industrias extractivas en Perú”, publicado por la organización no gubernamental CooperAcción, que actúa en la acción solidaria para el desarrollo, y que fue lanzado el último mes de octubre, bajo la elaboración del economista Roberto Machado.

Según el documento, además de sus efectos sobre los ecosistemas y la calidad de vida en general, la degradación ambiental tendría un impacto regresivo sobre la distribución de ingreso y de la riqueza, afectando más a los pobres que a los ricos. "Por ejemplo, el impacto de la contaminación atmosférica urbana sobre el ingreso –a través del deterioro de la salud de los trabajadores– es mucho más agudo en los pobres que en los que no lo son”, se puntualiza en el informe.

De la misma manera, la incidencia de enfermedades transmitidas por la contaminación del agua es significativamente mayor entre los pobres. Según el informe, la tasa de mortalidad infantil y la incidencia de diarrea en niños en el segmento más pobre es cinco veces mayor que en el segmento más rico. Basándose en estos datos y en la mayor cantidad promedio de niñas y niños en los hogares peruanos en los sectores en situación de pobreza, el Banco Mundial estima que los impactos en la salud asociados a la contaminación del agua son tres veces más altos entre la población pobre que entre la población no pobre.

"La diferencia es aún mayor en cuanto al impacto sobre los ingresos: los perjuicios a la salud ocasionados por el agua contaminada son 10 veces mayores en los pobres que en los no pobres. La contaminación del aire en lugares cerrados también afecta más a los pobres, lo que está muy relacionado con el uso de combustibles sólidos para cocinar y para calefacción (leña, carbón, etc.)”, se agrega en el estudio. El Banco Mundial estima que toda la población urbana y dos tercios de la población rural que usan este tipo de combustible son pobres.

De acuerdo con el informe, el Banco Mundial calcula que entre el 80% y el 85% de los efectos nocivos de la degradación ambiental sobre la salud recaería sobre la población en situación de pobreza. "En consecuencia, una política vigorosa de combate a la degradación ambiental, es esencial para mejorar la equidad en el país, cuyos niveles de desigualdad (...) son peores que los observados a mediados de las décadas de 1990 y de 1980”, se agrega en el documento.

Costos de la degradación
De acuerdo con el documento, en comparación con otros países, el costo de la degradación ambiental en Perú es alto. Los daños pasan por la salud y el abastecimiento de agua de la población, contaminación atmosférica, desastres naturales, exposición al plomo, contaminación del aire en lugares cerrados, degradación del suelo, deforestación y recolección de desechos municipales.

Para enfrentar todas esas cuestiones, el costo económico de la degradación ambiental anual en el país gira en torno del 3,9% del Producto Interno Bruto (PIB), según estimación del Banco Mundial. Los mayores gastos estarían relacionados con la salud y el abastecimiento de agua (1,1% del PIB), seguido de la contaminación atmosférica (0,8%).


Publicado por Adital –Perú -  Marcela Belchior – 18/12/14 -