viernes, 19 de diciembre de 2014

La indígena que con datáfono vende sus artesanías al mundo

 Su caso es único en los cinco continentes.
En medio de la Sierra Nevada de Santa Marta y el Parque Tayrona, Cecilia Villafaña, una indígena que vende mochilas y artesanías hechas por su comunidad arahuaca, ahora es considerada como un ejemplo único de superación e incursión en el mundo de pagos electrónicos.
Lea
Con el fin de aumentar sus ventas y darle facilidades de pago a sus clientes, Villafaña compró un datafono de última generación para que sus clientes, en medio del Parque Tayrona, puedan pagar las artesanías con tarjetas créditos y débitos.  Aunque para muchos indígenas el uso de la tecnología, pueda ser un asunto sólo  citadinos, no fue impedimento para esta mujer orgullosa de su cultura.
Cecilia Villafaña, según relata, incursionó en los pagos electrónicos por las inmesas ventajas y beneficios que traen para su negocio.
“En un país donde todavía el 90% de los pagos se hacen por medio del efectivo, es muy emocionante encontrar una mujer indígena que da ejemplo y que ha descubierto por sus propios medios cómo los pagos electrónicos pueden cambiar cualquier negocio, trayendo consigo grandes ventajas para los clientes y para el comerciante” explicó Marcela Carrasco, la presidente de MasterCard Colombia y Ecuador.
Cecilia Villafaña siempre se ha maravillado por la tecnología. Descubrió que su negocio podía potencializarse y crecer con solo cambiar la forma de recibir el pago. Por recomendación de otros comerciantes, se acercó a RBM Redeban Multicolor para adquirir un datáfono, un moderno mecanismo que aumentaría significativamente las ventas en su negocio. No solo adquirió el datáfono, sino también un teléfono inteligente, que por medio de una aplicación realiza cualquier transacción electrónica sin importar la ubicación en la que se encuentre.
“Para RBM Redeban Multicolor es motivo de orgullo apoyar el crecimiento de los negocios de millones de colombianos con productos que facilitan los pagos electrónicos, con la mejor tecnología y seguridad. Ver casos como el de Cecilia nos motiva a seguir desarrollando productos innovadores que amplíen las posibilidades de pago para nuestros clientes y nos permitan llegar a segmentos de comercio que no tienen acceso a otros medios de pago” expresó Juan Carlos Silva, Vicepresidente Comercial y de Mercadeo de RBM Redeban Multicolor.
“La gente se sorprende de ver mi datáfono porque es la primera vez que ven una indígena recibiendo pagos electrónicos” expresó Cecilia, quien muestra orgullosa cómo funciona esta forma de pago y cómo ha cambiado su negocio desde que lo utiliza.
Ella explica que fueron sus clientes los que la impulsaron a tener un datáfono porque muchos querían pagarle con sus tarjetas débito o crédito. Ahora ella no solo se siente mucho más segura porque no tiene que cargar dinero en efectivo, sino que se incrementaron sus ventas y se benefician sus clientes porque es un método de pago más seguro y cómodo.
La plataforma Cashless Pioneers busca dar a conocer casos y experiencias únicas de personas que han implementado en sus negocios el uso de medios de pago electrónicos y han sido testigos de resultados muy positivos. Este proyecto respalda el objetivo de MasterCard “de lograr un mundo más allá del efectivo”, e impulsar día a día el uso de los medios de pago en cualquier tipo de negocio, en los más de 210 países y territorios en que opera la empresa.

Publicado por KIEN&KE – 14/12/14 -




Raza, Clase, y Cuerpos de Mujeres: Legados Históricos

La mujer sigue defendiendo su derecho reproductivo. (Foto: Archivo)


El cuerpo humano nunca está libre de las relaciones de poder social e histórico. Mucho después de que muchos suponen que la historia es pasado, vive y deja sus marcas en los cuerpos.
Dos mujeres jóvenes, sintiéndose orgullosas de su graduación en la Universidad y felices con sus bebés. La mujer de la izquierda fue condenada por su indecencia, mensajes llenos de odio e incluso amenazas, tantas que tuvo que quitar la foto; la mujer de la derecha fue inundada con correos que le decían que era bella, una Virgen. Este clásico ejemplo de racismo en los Estados Unidos sigue afectando la lucha por la justicia reproductiva hoy en día.
Cuando un método anticonceptivo eficaz estuvo disponible a comienzos del siglo XX, una combinación de desigualdad jurídica y económica creó un doble estándar de clase en el acceso. Anticonceptivos modernos como pesarios y diafragmas estuvieron disponibles, primero en las clínicas de salud socialistas y laboristas de la Unión Europea, y los estadounidenses ricos que viajaban a Europa las traían de contrabando a los EE.UU, donde el control de la natalidad era ilegal.
Más que el derecho a tener hijos con seguridad y poder mantenerlos en buen estado de salud, es el derecho reproductivo de la mujer, tanto como el derecho a tener libremente relaciones sexuales sin tener hijos.

Pronto los médicos privados encontraron que era rentable equipar a sus pacientes prósperos con anticonceptivos y aprendieron que podían violar las leyes anti-anticonceptivas con impunidad. La clase obrera y los estadounidenses rurales no tenían tal acceso. Margaret Sanger,  miembro del Partido Socialista, comúnmente considerada la fundadora del movimiento moderno del control de la natalidad, se familiarizó con el asunto a través de su trabajo como enfermera a domicilio en 1910. Ella atendía a los inmigrantes pobres en la ciudad de Nueva York, donde las madres le rogaban por abortos y, en ocasiones, por "preventivos" de los que habían oído rumores. Pronto Sanger y otros Izquierdistas, con su análisis de desigualdad de clase, provocaron un movimiento de control de la natalidad que se extendió rápidamente entre 1914 y 1920. Pero los mismos problemas que obstaculizan el cambio social progresista hoy, las contuvo: el fanatismo religioso, la hostilidad hacia los derechos de las mujeres, tanto de izquierda y derecha, la falta de democracia electoral. (Este movimiento estaba operando en un momento en que todas las mujeres, el 95% de los hombres afroamericanos, y una alta proporción de hombres inmigrantes no tenían derechos.)
Sanger buscó apoyo en cualquier lugar que pudo conseguirlo, y vio a dos aliados potenciales: los médicos y los eugenistas. Los médicos ayudaron con la condición de que ellos sean los que mantengan el control de la natalidad, que anteriormente no había sido considerado un problema médico. Tenga en cuenta que no se requiere formación médica para colocar un diafragma vaginal a una mujer; cualquiera podría aprender con un par de horas de formación, y no importa si lo hace mal, un diafragma no puede lesionar. Además, es un elemento de producción masiva, y podría haber sido puesto a disposición por un bajo precio, como los condones, que estaban disponibles, eran  legales y baratos. En cambio, la medicalización de la anticoncepción trabajó para impedir el acceso a los pobres, y esto a su vez fortaleció aún más la desigualdad entre estadounidenses.
Igualmente perjudicial fue la alianza con la eugenesia. Esta pseudo-ciencia de la reproducción humana representaba el pensamiento de consenso a principios del siglo XX, a pesar de que se basaba en lo que hoy conocemos como la genética defectuosa. En la década de 1920 la eugenesia era un curso obligatorio en muchas universidades de Estados Unidos. Intelectuales estadounidenses predicaban que la gente de color y católica y los inmigrantes judíos eran genéticamente inferiores; uno de mis ejemplos favoritos de esta forma de pensar era la opinión común en ese momento, que los chinos y los japoneses eran incapaces de educarse. Los eugenistas vieron en el movimiento del control de la natalidad la oportunidad de reducir el número de estos grupos subordinados, mientras Sanger y sus aliados esperaban que el apoyo eugenista  ayudaría a la causa del control de la natalidad. Al final, ese apoyo no hizo mucho para ayudar a su causa, sobre todo porque la eugenesia promovía  ideas extremadamente reaccionarias sobre la autonomía de la mujer.
Pero la alianza control de la natalidad / eugenesia produjo al menos una consecuencia extremadamente negativa: el miedo al control de la natalidad entre las personas de color. En ese momento, ese temor era comprensible, aunque líderes progresistas Afro-Americanos apoyaban el control de la natalidad.
Por ser yo el historiador que descubrió y escribió por primera vez acerca de esta alianza impía, en mi Historia de la Política del Control de la Natalidad, he sido personalmente acosado por esta historia. En primer lugar, en la década de 1980, los defensores de Planned Parenthood me denunciaron por exponer la alianza control de la natalidad- eugenistas, porque estaban a la defensiva de Margaret Sanger. (El anhelo de héroes que deben ser perfectos es siempre un problema para los historiadores como yo. Parte de la tarea del historiador es dejar en claro que hasta los más grandes héroes tienen defectos, y no  pueden escapar de las limitaciones de su entorno.) En segundo lugar, a partir de la década de 1990, la Derecha Cristiana cita mis escritos para demostrar que el control de la natalidad es un "complot racista". (Esto es, por supuesto, pura hipocresía, ya que el racismo está muy extendido en la Derecha Estadounidense.) Hoy en día, la Derecha inyecta este mensaje deshonesto en muchos barrios pobres a través de grandes-y-costosas vallas publicitarias que muestran imágenes de niños con el siguiente texto, "el lugar más peligroso para un bebé afroamericano es el vientre materno". En los barrios latinos las pancartas dicen: "el lugar más peligroso para un latino es el vientre de su madre".
Los eugenistas preferían la esterilización a la anticoncepción porque era permanente y privaba a la mujer de la capacidad de decidir por sí misma.

Los eugenistas preferían la esterilización a la anticoncepción porque era permanente y privaba a la mujer de la capacidad de decidir por sí misma. Mucho antes de que los Nazis llegaron al poder en Alemania, los gobiernos estatales y federales Estadounidenses llevaron a cabo, a gran escala, la esterilización forzada de las personas de color. En la década de 1920, unas 64 mil personas, supuestamente "genéticamente defectuosas", fueron esterilizadas a la fuerza. En Puerto Rico, entre los años 1930 y 1970, un tercio de todas las mujeres fueron esterilizadas. Esto se logró con algún sofisma por parte de la Jerarquía Católica, que continuó oponiéndose a la anticoncepción, pero aprobó la esterilización. La esterilización torció al máximo el doble estándar: las mujeres blancas de clase media que querían esterilización, no podían conseguirlo hasta que hubieran dado a luz el número "correcto" de niños; mientras que las mujeres pobres, especialmente Afro-Americanas e Indias-Americanas, estaban esterilizadas coercitivamente, a menudo se les pidió firmar permisos durante el parto, o como una condición para mantener sus pagos de asistencia social o sus puestos de trabajo.
En la década de 1970 el movimiento de Liberación Femenina luchó contra esta injusticia de clase y raza. El ala Socialista-Feminista de ese movimiento entendía no sólo que los pobres a menudo tenían dificultades para obtener anticonceptivos, sino también que la capacidad de dar a luz y criar a los niños en materia de salud y seguridad en sí, era un privilegio de clase. Una coalición de Feministas Socialistas - incluyendo la Organización Nacional Negro Feminista, el Partido Socialista de Puerto Rico, los Young Lords, y la Red Nacional de Salud de las Mujeres - formó el Comité para los Derechos del aborto y el abuso contra la esterilización. Se desarrolló un programa de justicia reproductiva que hoy merece nuestra atención. Su principio básico es que, el derecho a "decidir" debe incluir el derecho a tener, así como  no tener hijos. Más que el derecho a tener hijos con seguridad y poder mantenerlos en buen estado de salud, es el derecho reproductivo de la mujer, tanto como el derecho a tener libremente relaciones sexuales sin tener hijos. Como Carol McDonald de Planificación de la Familia ha señalado recientemente, la justicia reproductiva debe incluir el aumento de hijos negros sin temor de que serán disparados por la policía.
En esta ética podemos ver no sólo la influencia del movimiento del control de la natalidad, incluyendo el movimiento de los derechos al aborto, sino también la influencia de la Organización Nacional de Derechos de Bienestar, un importante movimiento de Mujeres de 1960. Dirigido principalmente por madres negras, sus campañas se basaron en el supuesto de que la crianza es un derecho humano y que la labor de crianza de los hijos es un trabajo socialmente necesario que debe ser honrado y apoyado.
Esta es la ética que necesitamos si queremos mitigar la desigualdad incrustada en situaciones de la salud reproductiva de hoy. Si la opción reproductiva es un derecho y no un privilegio de la elite, tiene que ser visto como parte de un programa general de deshacer el racismo y mitigar la desigualdad.

Publicado por Telesur – Linda Gordon – 16/12/14 -



Palabras que liberan

El programa radial de la ONG Mujeres tras las rejas se emite desde la Unidad 5 todos los jueves por Aire Libre Radio Comunitaria. En este fin de año, realizó una radio abierta en el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. De las once chicas que la organización solicitó para que pudieran salir del penal, solo autorizaron a tres. Graciela Rojas denuncia un endurecimiento de las condiciones en las cuales trabajan dentro de la cárcel de mujeres.  De la radio, participó Eli, una de las protagonistas del Documedia “Mujeres en venta”, producido por la UNR. 
La cárcel de mujeres de Rosario es una vieja casona que se ubica entre las altas torres de viviendas de alta gama, el río y precarias casillas de chapa ocultas tras altos paneles de publicidad. Está ubicada en un pasaje detenido o acorralado entre esos edificios lujosos y poco habitados, el pasaje Thedy al 300 bis.
En escasos metros, en donde además se levanta uno de los shopping más grandes de Rosario, pareciera encontrarse la postal más nítida de una ciudad que ha transformado un antiguo barrio industrial, Barrio Refinería, en una ostentosa zona, exclusiva para un cierto y alto sector social.
Allí, la desigualdad de los contrastes es plenamente visible: la vieja casa que encierra a mujeres jóvenes y pobres por un lado; por el otro, la precariedad de la vivienda, que se hace carne en la pobreza, frente a la abundancia de la especulación inmobiliaria.
En ese triángulo está la cárcel y, allí dentro, mujeres presas que en un 90% son madres y previo a su ingreso al penal, muchas de ellas víctimas de la violencia de género.  La crueldad se evidencia en el cuerpo de las mujeres: no solo padecen las marcas de lo que significa atravesar –y ser atravesadas- por el sistema penal; sino además, sobre ellas pesa también la injusticia de un sistema patriarcal que condena con mayor dureza.
En este contexto, la radio –en este caso- aparece como un vínculo necesario y fundamental para escuchar las voces detrás de las rejas, o de esa jaula enrejada que es el patio de la Unidad N° 5. En enREDando, desde hace tiempo venimos contando lo que significan los espacios de libertad dentro del encierro; de la importancia de sostenerlos para dar cuenta de las cotidianas vulneraciones de derechos humanos que se cometen tras los muros; de la invisibilidad y la falta de interés político por transformar la realidad dentro de una cárcel.
El programa radial que se emite por la Aire Libre Radio Comunitaria y que coordina la ONG Mujeres Tras las rejas es una de esas “islas”, donde las voces de las mujeres presas cobra valor y derecho; el proyecto también hace visible las desigualdades y la injusticia que en una cárcel de mujeres, es aún más cruda y dolorosa.
El pasado jueves 4 de diciembre, el programa radial salió a la calle: la radio en vivo tuvo lugar en el auditorio del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos.
Para la ocasión, la ONG había solicitado la presencia de 11 internas que forman parte del programa pero el Servicio Penitenciario autorizó a solo 3 de ellas. Días antes, quienes llevan adelante el programa de la cárcel de Varones realizaron la misma actividad sin encontrar dificultades para salir del penal.
“En el año 2006 empezamos a trabajar en la Unidad 5. En el 2005 se escribió un protocolo sobre la aplicación de la ley en el ejercicio del encierro, tanto de hombres como de mujeres. Ese protocolo dice que hay que abrir las puertas de las cárceles, permitir la salida y la reinserción de ls personas privadas de la libertad. Tuvimos 4 años de un acercamiento importante, en ese momento el director del servicio Penitenciario era Mariano Bufarini, se hizo carne de este protocolo, pero se terminó ese mandato y esta otra dirección es mucho más duro y más inflexible. Pero es más cerrado con respecto a las mujeres. Hablamos de una franca discriminación de género. A la radio abierta que hicimos con los varones pudieron venir 9 de ellos, que se movieron con total libertad por el espacio. Hay una evidente situación con respecto a la prisionalización de las mujeres. Al penal de varones entramos con muchas visitas, en cambio en la unidad 5 siempre hay un límite de personas para ingresar y con una gran requisa. La guardia es muy dura. Son mujeres que discriminan a mujeres. Y esto es muy difícil. Nuestro tránsito, cada vez más cerrado y más cercado”, denuncia claramente una de las coordinadoras del espacio, la Lic. Graciela Rojas, autora  del libro “Nadie las visita”, junto a Raquel Miño.
Graciela aclara que desde la organización han realizado reclamos ante el Servicio Penitenciario. La respuesta fue concisa: una de las integrantes de la ONG tiene actualmente suspendido su ingreso al penal. “Vamos a hacer un descargo y pedir a la sociedad que nos acompañe. En definitiva, vemos que hay un cerco alrededor de nuestras actividades. Creemos que hay una construcción de la ley que es patriarcal. No hay cárceles construidas para mujeres, en general son anexos de varones o una casa vieja que se recicla. No hay una reglamentación con la especificidad de género. No se tiene en cuenta las necesidades físicas que tienen las mujeres con respecto a la higiene, respecto al controles ginecológicos y a la necesidad que tiene también una mujer que es madre, con su niño fuera o dentro del penal. Casi todas son madres”.
Para que no hablen por nosotras
Belén,  Valeria y Elizabeth fueron autorizadas para realizar la radio abierta de la Ong Mujeres tras las rejas. “Hace un año y 4 meses que estoy detenida, y está muy bueno, los chicos vienen todos los jueves y uno lo espera ansiosa, porque te podés expresar libremente”, dice Vale.
Eli, a su lado, cuenta que a través de la radio han conseguido cosas que antes no lograban, como por ejemplo, conseguir los documentos a algunas de las chicas. “Yo hace 5 años que estoy con Graciela, hay muchas chicas que participan. Esto nos hace crecer, nos perfecciona y nos ayuda para el futuro”.
Graciela Rojas se enorgullece del proyecto radial que se sostiene desde el año 2006 y agradece a todo el equipo de la Aire Libre Radio Comunitaria que lo hace posible. “Hay un acompañamiento y una participación que crea vínculos. A veces, hay chicas vienen y no hablan, pero están presentes.”
“La radio a mí me esta ayudando mucho porque sufro mucho ahí dentro. Gracias a la radio he podido gritar mi verdad porque he sido víctima de una trata de mujeres. El primero de diciembre se estrenaba el documental y no pudo ser, y tengo una impotencia bárbara. A través de la radio, vamos a hablar con Patricio para que se sepa la verdad”, dice Eli.
Las poesías son también parte de la radio. Las chicas –además de enviar saludos a sus familiares- leen algunos poemas publicados en el libro Korazón sin control que fue editado por la Editorial Puño y Letra. Vale lee lo que escribió Pitu:
Recuerdos que no me gustaría volver a vivirlos, recuerdos que me encantaría borrarlos de la memoria porque me lastimaron y me hicieron mal. Recuerdos de vivencias, de alegrías, de lágrimas, recuerdos que por momentos nos hacen suspirar por un amor que provocó esto o simplemente nos hacen llorar. Como sea, son recuerdos que capáz algún día vamos a olvidar.
“Elegí este poema porque tengo recuerdos que quisiera olvidarlos de mi vida”, confiesa ante el micrófono. El libro reúne poesías escritas desde el encierro. “Ante esta necesidad imperiosa de liberar las palabras, las mujeres pasaron del micrófono al papel. Como lágrimas, como soles, como piedras surgieron los poemas y de allí, todas juntas construyeron este poemario”.
El libro nace como un grito frente al acallamiento de las voces más excluídas y criminalizadas de la sociedad. “Utilizar la voz y la letra permite nombrarnos y nombrar al mundo, reconocernos. Y decir juntos el mundo es comenzar a cambiarlo, es gritar nuestro nombre y nuestra historia a quienes deban oírla”.
La historia de Eli y Mujeres en Venta
Comienza la segunda parte del programa. Eli es una de las protagonistas de este bloque que tiene como invitado a Patricio Irisarri, integrante del equipo de la Dirección Multimedial de la UNR.
La historia de Elizabeth está marcada por la violencia de género. Eli fue víctima de una red de trata y hoy puede dar testimonio de lo que vivió. Es, además, una de las protagonistas del Documedia “Mujeres en Venta” que produjo la Dirección Multimedial de la Universidad de Rosario y que iba a presentarse el pasado lunes 1 de diciembre. Pero no pudo ser: 4 días antes, el equipo sufrió un extraño robo en el que se llevaron únicamente el material ya editado del Documedia. La proyección se postergó para febrero de 2015.
Eli tiene 5 hijos. “Tengo que sobrevivir, luchar, trabajar, estudiar. Y cuando vienen los chicos de la radio, me transporto a otro mundo. Siento que crezco cada vez que hago radio. Es bueno poder dar el ejemplo, porque hay muchas chicas que les cuesta muchísimo, porque elijen otros caminos, le esquivan a la escuela, y yo les digo que hay que luchar para salir. Hay que romper la reja para que no te coma”, señala minutos antes de iniciar el segundo bloque de la radio.
Patricio Irisarri cuenta a la audiencia de qué trata “Mujeres en Venta”: “Pensamos en un documental interactivo para la web, y trabajamos sobre el problema de la trata de personas en Argentina. A lo largo de 10 meses estuvimos buscando principalmente el relato de las víctimas. En el año 2012 se sanciona una ley que viene a tipificar este delito. Cuando comenzamos a trabajar, pensamos nuestro relato periodístico con una profunda participación de las víctimas. Con Graciela, con Belén y con Brenda trabajamos a lo largo de un año en un ciclo que fue Enredados por la Pena, junto a la Facultad Libre. Uno De estos encuentros trabajó sobre lo que llamamos la pena de género, donde podimos ver que ser mujer y estar presa es una doble condena, porque muchas veces las mujeres ven avasallados sus derechos mucho antes de llegar a la cárcel. Y nosotros conocimos la historia de Eli, nos conocimos en el penal y ella nos cuenta su historia que tiene mucho de esto, de haber sido vulnerada constantemente”, comienza contando Patricio, para invitar a Eli a compartir su historia.
Como puede, Elizabeth esboza parte de lo que vivió antes de ingresar al penal. ”Estuve obligada a estar con una persona por una situación económica y así llegue hasta donde estoy ahora”. Eli fue víctima de la explotación sexual. Su vida lleva las marcas que se repiten en tantas otras: pobreza, familias desmembradas y la vulneración del ser mujer. “Fui comprada en un prostíbulo”, dice Eli con valentía. “Pasaron cosas en mi vida y por darle un bienestar a mi familia, me pasó lo que me pasó, y ahora estoy atrás de una reja. He visto a mujeres estar esclavizadas, y te sentís presa. Hoy sigue pasando esto. Busco la forma de salir adelante porque tengo 5 hijos, y tengo miedo de no poder proteger a mis hijas de la calle”.
A pesar de las enormes dificultades que Eli ha tenido en su vida, su relato está lleno de coraje y esperanza. Hace 5 años que participa de la radio, y desde allí, amplifica sus voces, sus sueños, y sus miedos.
“No nos van a callar ni a intimidar”
El miércoles 28 de noviembre, el equipo de la UNR denunció el robo de una parte del material de post producción. “Se llevaron 5 discos externos, con archivos muy importantes. Había materiales de producción y post producción, es decir  editados para ser cargados. El robo de esos documentos hizo que tuviéramos que suspender la presentación. No fue un robo al voleo. Tenemos en nuestro estudio muchísimos equipos e insumos muy caros, y extrañamente fueron directamente por estos discos y por 4 tarjetas de memoria que contenían otros materiales”, explica con claridad, Patricio Irisarri. Afortunadamente el 95 % de ese material en crudo no se perdió, lo cual posibilita continuar con el trabajo de producción para proyectar el documedia a comienzo del próximo año. “Esta fue una clara amenaza contra un producto y una producción de sentido que viene a impactar de lleno contra muchas de las estructuras de los lugares que hacen posible que hoy se exploten mujeres en la Argentina. Hay sectores que no quieren que estos materiales circulen. Nosotros producimos desde una Universidad Pública, tenemos un rol y entendemos que es un rol social de pronunciarse sobre los problemas que hacen a la vida cotidiana de las personas. Nunca imaginamos que a 4 días de la presentación iban a entrar de la manera en que encontraron y se iban a llevar tan delicadamente el material. Pero no nos van a callar ni a intimidar”, explica Patricio con suma paciencia quien además, rescatará el imprescindible aporte de las mujeres que cuentan sus historias frente a la cámara: “Quiero valorar el testimonio de Ei, de Diana, de Zulma y de Vanesa, víctimas de la explotación sexual y que más allá de todas las vulneraciones que han pasado y todos los padecimientos, se sentaron frente a una cámara, revolvieron cada uno de esos pasajes y eso que hicieron para nosotros tiene un valor enorme”.
Para cerrar, la voz de Eli lo dice todo: “lo hice porque soy madre y soy mujer.Lo hice por todas aquellas mujeres que haya sufrido, que no se callen, que luchen y que la verdad se sepa”. Esto posibilita la radio. Que desde un lugar –cualquiera sea- las voces de las mujeres privadas de su libertad se escuchen, más allá de cualquier límite que imponga un derecho penal que muy lejos está de contemplar la violencia sexista que se ejerce sobre la mujer.
Los últimos minutos del programa cierran con música y alegría, esa que a pesar del dolor, encarna la resistencia dentro de las cárceles. Elizabeth, Valeria y Belén toman los instrumentos y tocan, como si el aire, en ese resto de libertad, se hiciera liviano y les permitiera volar, robándole sonrisas por un instante. Después, las esposas y las custodias se las llevarán, otra vez a la insalubre casona convertida en una cárcel.

Publicado por Boletín ENREdando - María Cruz Ciarniello – diciembre 2014 -

Seis tipos de cáncer relacionados al sexo oral

 El sexo oral –sin el uso de barreras de protección– es una amenaza para la salud. Esta práctica puede ser el camino para adquirir el Virus del Papiloma Humano (VPH) y estar más cerca de sufrir seis tipos de cáncer.
Según explica el doctor Andrey Moreno Torres, cirujano de cabeza y cuello y especialista en tratamientos oncológicos, el VPH es una de las principales causas de la aparición de cáncer y tumores en la cavidad oral. Se refiere a la lengua, paladar, piso de la boca, la mandíbula, las amígdalas y la faringe.
Las señales o síntomas del cáncer en la cavidad oral son la aparición de lesiones o úlceras dentro de la cavidad oral que sangren, duelan y aumenten de tamaño. Adicionalmente, Moreno se refiere a la aparición de ganglios en el cuello y pequeñas bolas por debajo de la mandíbula que pueden ser la presencia de tumores.
Problemas durante la ingesta de alimentos como la dificultad o dolor en el momento de comer y las alteraciones en la voz pueden estar relacionados con este tipo de tumores.
El doctor Moreno explica que las principales cepas del Virus del Papiloma Humano que afectan a los colombianos son la 16 y 18. Ambas tienen relación con el cáncer de cuello uterino, de cavidad oral y faringe. La vida sexual nos expone a estas dos cepas del VPH.

La recomendación para el futuro es vacunarse y ser consciente de este tipo de lesiones y tumores. “Sabemos que la vacuna es efectiva para el cáncer de cuello uterino y esperamos que estas poblaciones tengan una respuesta adecuada para el VPH”, indica el especialista.
Anteriormente el cáncer de cavidad oral estaba asociado al tabaquismo. Pero esto ha cambiado y se ha encontrado la relación del VPH con estos tumores. En cuanto a su afectación según el género, hombres y mujeres estás expuestos de la misma manera a este tipo de cáncer. En la actualidad la aparición es más frecuente entre los 30 y 40 años. “Pero también hay personas de 20 años que lo pueden sufrir”, aclara Moreno.
A diferencia del cáncer de cuello uterino, los cánceres de cavidad oral no son tan frecuentes. Por esta razón, no se consideran una enfermedad de alto impacto en nuestra comunidad. Sin embargo, las personas jóvenes deben estar vacunadas. En Colombia entre el 5 y 10% de los tumores que aparecen en cabeza y cuello comprometen la cavidad oral.
La mejor manera de disminuir el impacto del VPH sobre el cáncer de cavidad oral es cambiar las prácticas sexuales. Por ejemplo, evitar la promiscuidad, las parejas no estables y usar barreras de protección en el sexo oral como el condón o los llamados dental dam (un cuadrado de látex para practicar sexo oral a las mujeres). Así se disminuye el riesgo de infección asociada con el VPH, otro tipo de enfermedades de transmisión sexual ETS y por ende el cáncer.
Publicado por KIEN&KE – 16/12/14 -





Las mujeres que se arrepintieron de operarse en una de las capitales de la cirugía estética

 En Seúl, en casi todos los lugares hay anuncios que instan a la gente a cambiar su físico a través de la cirugía plástica.
Ya sea en el tren o la calle, te dicen que puedes "reavivar tu cara".
Hay ofertas para el "contorno facial", "cirugía de mama", "antienvejecimiento", "contorno del cuerpo". También para la "reducción de mandíbula" (sobre todo para los hombres). Y para transformar el rostro, sobre todo el de las mujeres.
Una conocida mía se queja de que le duele la barbilla cuando llueve. Y lo curioso es que fue al hospital para someterse a una cirugía de nariz pero fue persuadida -o se convenció a sí misma- que necesitaba cambiar el contorno de su barbilla.
El resultado: un mentón con más forma pero también más doloroso. A pesar de eso, está pensando aumentarse los senos.
En este país, los padres me dicen que les dan a sus hijas adolescentes un regalo que consiste en una cirugía llamada "la cirugía de párpados dobles", que hace que los ojos se vean más pronunciados, menos asiáticos.
¿Por qué?, me pregunto, cuando los ojos coreanos son hermosos tal y como son.
El mensaje que resuena desde los anuncios en el tren es que "la confianza en la apariencia trae energía positiva que puede ser el fundamento de la felicidad". "Felicidad: tan fácil de encontrar con la ayuda de un bisturí".
Sólo que, por supuesto, no es verdad.

Negligencia

Hay casos judiciales en proceso donde los pacientes o víctimas están demandando a los médicos que transformaron sus rostros, pero no en el buen sentido.
Los médicos convencieron a Kim Bok-Soon a someterse a 15 operaciones faciales.

Una de las víctimas dijo cuando le retiraron las vendas: "Esto no es un rostro humano es más repugnante que el de los monstruos o extraterrestres".
Parte del problema es que la cirugía plástica es un negocio tan lucrativo que hay médicos no cualificados. O mejor dicho, médicos cualificados pero en otras áreas de la medicina muy diferentes.
Se alega que algunos procedimientos se han realizado por los que se llaman "doctores fantasmas".
En un caso en la corte, se afirmó que el médico que iba a realizar la operación se retiró discretamente de la sala de operaciones una vez que el paciente se encontraba bajo anestesia y fue sustituído por otro cirujano que realizó un mal trabajo.
Además de eso, está comprobado que algunas fotos realizadas antes y después de la cirugía también han sido objetos de retoques.

La cirugía plástica es como una adicción. Si te retocas los ojos luego quieres hacerlo con la nariz. Y los médicos no te dicen: 'Eres lo suficientemente bonita tal y como eres'Exreina de belleza

El resultado es que la Asociación Coreana de Cirujanos Plásticos ha pedido normas más estrictas para los médicos y para los anunciantes. Temen que la mala publicidad esté dañando la reputación de una industria que en gran parte está bien dirigida.
Pero están luchando contra la corriente. La cirugía plástica es muy rentable, incluso con precios mucho más bajos que los de Estados Unidos y Europa.
Una de las grandes empresas en Gangnam, en Seúl, cobra por una corrección de la forma de los ojos 1,7 millones de won coreanos. Eso es alrededor de US$1.500 por 30 minutos de procedimiento simple.
El precio se eleva a 12 millones de won para un estiramiento completo facial con incisión, que son aproximadamente US$11.000.

Cirugía plástica de Corea del Sur
En respuesta a una encuesta realizada a 1.000 pacientes, a cargo de la Agencia del Consumidor de Corea (KCA):
§  70% de los encuestados dijo que se había sometido a un procedimiento quirúrgico para mejorar su apariencia, y el 14,5% dijo que mejoró sus perspectivas para conseguir empleo o recibir una promoción.
§  El procedimiento más popular fue la "cirugía de doble párpado". 67,8% de los encuestados dijo haberse sometido al procedimiento
§  32,3% de los encuestados respondió que los resultados de sus procedimientos eran "insatisfactorios"

Fuente: Wall Street Journal, Korea Times

Hay un gran mercado con un sentido de la vanidad similar al de Corea del Sur: China.
Según el diario Joongang, dos tercios de los extranjeros que vinieron a Corea del Sur para someterse a algún tipo de cirugía plástica el año pasado procedían de China, más de 16.000 clientes.
La prensa aquí dice que algunos de los procedimientos han sido tan radicales -con tanto éxito- que los oficiales de aduanas no creen que tienen delante a la misma persona que aparece en la fotografía del pasaporte.
Pero tal vez los chinos que aspiran a ser las estrellas de una película o los padres surcoreanos que creen que pueden mejorar el aspecto de sus hijas a través de bisturí deberían reflexionar sobre una historia de terror que pasó por los tribunales.
Una exreina de belleza se hizo un aumento de senos que salió horriblemente mal. Después de una serie de infecciones, terminó con un seno mucho más grande que el otro.
Ella culpa a los médicos por el fracaso médico, pero también a si misma por no decirse: "Mira, no necesitas esto".
"La cirugía plástica es como una adicción", dijo. "Si te retocas los ojos luego quieres hacerlo con la nariz".
"Y los médicos no te dicen: 'Eres lo suficientemente bonita tal y como eres'".

Publicado por BBC Mundo - Stephen Evans BBC – 15/12/14 -








La guía secreta del ISIS donde se enseña a "disfrutar sexualmente" de las esclavas

"Es posible golpear a las prisioneras, aunque solo como medida disciplinaria".
Los milicianos suníes han emitido una fatua que recoge "preguntas y respuestas sobre detenidas"

 Las define como "mujeres del pueblo en guerra que han sido capturadas por combatientes musulmanes"
El Estado Islámico ha publicado una guía en la que enseña a sus seguidores a tratar a las mujeres como mercancías susceptibles de violaciones y palizas, según ha informado el Centro de Control de la Amenaza Yihadista y Terrorista (JTTM).

de acuerdo con el JTTM, en respuesta a la ola de indignación que ha provocado el uso de 
mujeres y niñas como esclavas sexuales.
Las instrucciones constan de un total de 27 preguntas con sus respectivas respuestas sobre las 'Al Sabi', que define como "mujeres del pueblo en guerra que han sido capturadas por combatientes musulmanes".
"Mujeres prisioneras"
"Lo que hace legítimo hacer prisioneras es su falta de fe. Las mujeres no creyentes pueden tenerse como prisioneras, después de que el imán las haya repartido entre nosotros", explica el Estado Islámico.
El grupo yihadista hace hincapié en la posibilidad de tener relaciones sexuales con estas mujeres. "Si es virgen, su dueño puede tener relaciones sexuales con ella inmediatamente, pero, si no lo es, su útero debe ser purificado", explica.
Además, aclara que "se pueden tener relaciones sexuales con prisioneras que no hayan alcanzado la pubertad, siempre y cuando estén preparadas".
Si no lo están su "dueño" debe "disfrutarla" sin tener relaciones sexuales.
El Estado Islámico señala que, en general, está prohibido mantener relaciones sexuales o cualquier otro tipo de contacto físico con la prisionera de otro hombre, a no ser que ambos hayan llegado a un acuerdo para "compartirla".
La mujer como mercancía
Los milicianos suníes presentan a la mujer como una mercancía susceptible de comercio entre los hombres, pero establecen reglas estrictas sobre la propiedad de la prisionera y su transmisión a otros como tal.
"Es posible comprar y vender o regalar prisioneras a las esposas que se lo hayan merecido", sostiene. Solamente impone dos impedimentos: "no se puede separar a una madre de una hija, a no ser que ya esté madura", y "no se puede vender una mujer embarazada por su dueño".
El Estado Islámico permite que una mujer sea "propiedad" de varios hombres, que deberán llegar a un acuerdo para "usarla", y que un mismo hombre tenga varias prisioneras, aunque "no podrá tener relaciones sexuales con ellas a la vez".
La fatua regula también la sucesión 'mortis causa'.
"Si un hombre muere, sus prisioneras se distribuyen como parte de herencia", establece, aclarando que "si el padre o los hijos" del fallecido "ya han mantenido relaciones sexuales con ella" el heredero solo podrá usarla como "sirvienta".
Palizas permitidas
El Estado Islámico aclara, además, que "es posible golpear a las prisioneras" aunque solo como medida disciplinaria. "Está prohibido pegarlas solamente con fines placenteros o de tortura", dice. Solo prohíbe pegar en la cara.
Asimismo, contempla la posibilidad de que las mujeres huyan de sus "dueños". "Es uno de los pecados más graves" afirma, indicando que, aunque el Corán no establece un castigo específico, "deberán ser castigadas para disuadir a otras de escapar".
A pesar de todo ello, el grupo yihadista no está en contra de liberar prisioneras. "Mahoma dijo: 'aquel que libera a un prisionero libera cada órgano de su cuerpo del cuerpo del infierno", argumenta.
 Publicado por Periodista Digital – 11/12/14 -

Ella es una de las últimas parteras de Colombia

 Atendió nacimientos en su casa por 30 años. Ahora da vida a una fundación de reciclaje.

Luz Marina Aguilar dice que en su barrio, Moravia, abundan los perros y las mujeres embarazadas. Se refiere al distrito considerado como el más densamente habitado de Colombia, cuyo grueso poblacional se asentaba, hasta hace una década, sobre una montaña de basura en Medellín.
Moravia tiene hoy una densidad poblacional de 12 habitantes por metro cuadrado, pero a finales de los 90 dicha tasa ascendía a 15. Las cifras de natalidad no son oficiales, porque mientras en el hospital local naciera un niño, en las casas del barrio estaban dando a luz a otros tres. En 42 hectáreas llegaron a vivir 47 mil personas.
Era tan alta la demanda de nacimientos y tan poco el abasto que ofrecía el puesto de salud local, que un grupo de mujeres, hacia 1970, decidió convertirse en parteras, y atender casi que a diario algún alumbramiento de sus mismas vecinas.
El oficio ha desaparecido y poco se escucha sobre su práctica en la actualidad. Pero en Moravia sobreviven las últimas parteras de Medellín; algunas de las mujeres que trajeron a la vida las llaman “madres”.
Luz Marina Aguilar tiene 64 años de edad, es una de las pocas parteras que sobrevive en Medellín.
Luz Marina es una de ellas. Tiene 64 años y es de las primeras fundadoras de este curioso barrio que floreció sobre los desperdicios de la capital antioqueña, al punto que sobre un morro de desechos se construyeron más de dos mil ranchos.
El barrio nunca estuvo en el olvido. Pablo Escobar Gaviria, el mayor narcotraficante del mundo, quiso tanto a Moravia que lanzó sus primeras campañas políticas allí, prometiendo reubicación a los pobres invasores y mejorando la única cancha de fútbol, que justamente es cuidada por el esposo de Luz Marina, quien alguna vez la tuvo a su nombre.
Por 30 años, mientras ayudaba a su marido a mantener el campo de juego, Luz Marina también ejercía como traedora de vida.
“En los 80 había poca atención médica aquí. Como éramos pobres, pues no hacían hospitales. Solo había un centro de salud y vivía atiborrado. Decidimos con un doctor que nos capacitara a algunas lideresas de Moravia,  y así nos capacitaron a 22 voluntarias en Salud. En el Sena nos ayudaron a ser parteras. A cuidar a las mujeres durante el embarazo y después de dar a luz. Además de hacer un voluntariado de Salud”, cuenta Luz Marina.
Cuando se convirtió en ‘comadrona’, Luz Marina se tomó muy en serio su servicio. De lunes a sábado, y acaso algunos domingos, iba al Centro de Salud entre 8 y 11 de la mañana, a atender a las mujeres embarazadas, a punto de parir o con sus neonatos de brazos.
“Les hacíamos curaciones, les poníamos inyecciones. Nos turnábamos las voluntarias para ir al centro de salud. Pero cuando cogimos experiencia, pusimos en todas nuestras casas una habitación con todos los implementos, incluyendo la hidratación oral, como para atender a los niños recién nacidos y las mujeres a punto de tener sus hijos”, añade.
Cada partera atendía de a 30 alumbramientos. Luz Marina, contenta con su arte, se arriesgó a recibir ella sola, sin ayuda de nadie, a tres de sus cuatro hijos. Con la cuarta niña no pudo ser su misma partera, porque el embarazo tuvo complicaciones.
“Las tres primeras niñas las tuve en la casa. La primera fue un cuento. Mi suegra era también una de las parteras, y ella quería asistirme cuando naciera mi hijo. Pero esos dolores míos eran bien fuertes y ella me regañaba y decía que yo me quejaba sin razón. Entonces colgué un lazo del techo sobre la cama, para colgarme y recibir el bebé. Pues el día del parto, yo le dije a mi suegra: si quiere acompáñeme, pero déjeme hacerlo sola. Entonces me colgué, hice fuerza, y tuve a mi niña. Mi suegra sí me ayudó a mocharle el ombligo, porque hay gente que no lo sabe mochar y lo deja muy grande, les queda salido. Pero a ella y otras tres hijas las tuve en mi casa y yo solita”, relata.
Luz Marina vive en las faldas del morro, frente a la cancha de fútbol. Aunque todavía guarda implementos clave para atender partos, como tijeras especiales y elementos de primeros auxilios, la última vez que atendió un parto fue hace 15 años.
La primera oportunidad en que lo hizo apenas llegaba a la mayoría de edad. Desde entonces recibió en su casa a decenas de mujeres a punto de dar a luz, la mayoría de entre 35 y 45 años de edad. “Pero llegaban muchas sardinitas. Esas son las que más se embarazan. Y es que en ese tiempo ni se conocían los métodos para planificar. Cuando nos capacitaron como parteras, por medio del Centro de Salud hacíamos capacitaciones sobre métodos de planificación, pero eso entra por un oído y sale por el otro
“Los partos los atendíamos en nuestras casas más que todo cuando había emergencias o cuando en el hospital no había espacio o la paciente no podía pagar el médico. Pero si alguna mujer llegaba con problemas o complicado su embarazo, ahí si no la recibíamos. A una partera le pasó que se le murió un niño porque la mamá venía enferma”, añade una de las pocas sobrevivientes de este quehacer, quien comenzó de niña atendiendo los partos de los marranos que criaban en su rancho, y terminó por traer a este mundo a decenas de personas. Ella guarda la esperanza de que alguna de sus hijas le permita recordar aquellas maniobras, con nietos venideros.
Le dio vida a varios bebés, y a la basura en la que vivía
Luz Marina Aguilar llegó a Moravia a los 7 años de edad, en 1953. Víctima de desplazamiento interno en Medellín, la menor arribó a esos potreros con su mamá y ocho hermanos.
“Recién llegamos al barrio esto eran lagunas. Todavía no era basurero. El botadero estaba más alejado, y allá íbamos a buscar comida, ropa, chatarra y hasta la madera para armar el rancho”, recuerda.
La matrona dice que tuvieron una buena vida, viviendo de la basura. “Todo lo encontrábamos ahí. Si uno necesitaba un par de zapatos, en la basura se conseguían porque venían de las fábricas y ellos botaban los que no vendían. Estrenábamos para ir a la escuela. Pero la gente era muy pobre en los ranchitos”.
Los elementos de aseo también se los daba la basura. Encontraban sobrantes del jabón de ropa o de manos que desechaban sus vecinos de Medellín. Los molían juntos y los cocían, hasta que formaban bolas con las que lavaban sus cuerpos y sus ropas.

 La casa de Luz Marina parece un museo del reciclaje. Utiliza y comercializa sus creaciones a partir de la basura.
“Una vez encontré hasta oro. Estaba rebuscando en la basura y me encontré un cáliz de una iglesia. Yo tenía como 10 años. No sé si lo habían robado o lo habían botado, pero estaba ahí. Lo llevé ligerito a la casa pero llegaron unos señores a asustarme. Me dijeron: mijita, la van a meter a la cárcel porque esa copa es robada. Yo por la inocencia me asusté y me fui con ellos a la iglesia del centro a devolverla. El padrecito nos dio una recompensa de 20 mil pesos, que repartimos entre cuatro. Pero ese cáliz valía mucho más, por ahí unos tres millones”.
Con el tiempo se dedicó al reciclaje y, cuando se casó, a acompañar a su esposo en los cuidados de la cancha de fútbol y labores comunitarias.
Organizó una fundación llamada Corserba, que presta servicios culturales, deportivos, recreativos y ambientales en Moravia, y trabaja de la mano con el Centro Cultural y Comfenalco Antioquia, de quienes recibe el apoyo a sus proyectos.
“El objetivo principal de mi organización es el medio ambiente. Pues la razón es una sola: nosotros nos criamos en la basura, prácticamente. Y trabajé casi toda mi vida en ese morro. La corporación ha crecido y con los productos de reciclaje que hacemos, le enseñamos a los demás vecinos a aprovechar la basura, como hice de niña”.
Luz Marina Aguilar es una de las más apreciadas líderes comunitarias de Moravia, cuya corporación ha servido como generadora de tejido social y apoyo a población vulnerable. Una partera que aprendió a dar vida no solo a seres humanos, sino a los desperdicios que muchos sepultaron en el botadero sobre el que vive.
Publicado por KIEN&KE – 17/12/14 -