martes, 11 de noviembre de 2014

Niñas y niños de Alepo aprenden en escuelas subterráneas.

Niñas y niños de la ciudad siria de Alepo están obligados a ir a escuelas subterráneas, octubre de 2014. Crédito: Shelly Kittleson/IPS.

El invierno todavía no llegó a esta ciudad del noroeste de Siria, casi totalmente sitiada, pero niñas y niños ya van a clases con abrigos gruesos y gorros para protegerse del frío.
Las aulas subterráneas, húmedas y frías están menos expuestas a las bombas y a los ataques aéreos del gobierno de Bashar al Assad.
Algunos niños parecen atemorizados, pero muchos sonríen y lanzan carcajadas en los atestados bancos de madera de las hacinadas habitaciones frías.
De camino a una escuela subterránea que IPS visitó a fines de octubre, niñas y niños atraviesan comercios con las fachadas destruidas por los ataques aéreos y con lo que queda de los carteles publicitarios de lo que fueron tiendas de ropa, peluquerías u otros negocios y en las que ahora se pueden ver pintadas en negro del grupo extremista Estado Islámico (EI), que controló la zona brevemente, antes de ser expulsado por los rebeldes sirios.
La organización yihadista todavía trata de ganar terreno; el frente de lucha más cercano se encuentra en Marea, a 30 kilómetros de las áreas controladas por la oposición al este de Alepo.
Los niños no tienen más opción que ser testigos de la destrucción dejada por el régimen de Damasco, que trata de imponer un sitio total en las zonas controladas por la oposición, y que solo necesitará avanzar unos pocos kilómetros más de terreno para lograrlo.
Algunos niños parecen atemorizados, pero muchos sonríen y lanzan carcajadas en los atestados bancos de madera de las hacinadas habitaciones frías. Dos niños, al frente del aula, se hamacan abrazados y cantan alborotados.
Algunas de las paredes rugosas se pintaron de celeste o se engalanaron con decoraciones alegres para “levantar el ánimo a los niños”, explicó una maestra. También se colgaron algunos pósteres de cómics en uno de los corredores.
Las clases comienzan a las nueve de la mañana y terminan a la una de la tarde, contó a IPS una de las instructoras, Zakra, quien cursaba quinto año de ingeniería en la universidad.
Por enseñar matemáticas, inglés y ciencias, Zakra cobra 50 dólares al mes. No hay hombres entre el personal docente y las 15 maestras tienen atuendos negros que les cubren todo el cuerpo. Algunas, incluso, llevan el rostro oculto, aunque no todas.
IPS no pudo sacar fotografías porque algunas todavía tienen familiares en las zonas controladas por el régimen de Damasco.
“La escuela abrió el año pasado”, contó Zakra. “Pero dejó de funcionar entre octubre de 2013 y julio de 2014 porque fue muy peligroso continuar con las actividades en medio de los bombardeos, aun si las escuelas eran subterráneas”, apuntó.
La joven maestra dijo que piensa irse para seguir estudiando en Turquía, pero todavía no sabe cuándo, principalmente por cuestiones económicas.
Los alumnos más grandes quedan a la deriva y tienen que estudiar por su cuenta porque la escuela que visitó IPS y otras parecidas atienden solo a niños y niñas de seis a 13 años.
El director del departamento de educación de la municipalidad de Alepo, Mahmoud Al-Qudsi, dijo a IPS que funcionaban 115 escuelas en la zona, pero que la mayoría eran apartamentos en planta baja, sótanos, y otras instalaciones.
Solo quedan 20 escuelas originales, de las 750 que existían antes de la guerra civil.
Las fuerzas de Damasco han atacado instalaciones educativas y de la salud en las zonas controladas por la oposición durante todo el conflicto, por lo que los esfuerzos se concentran en mantener sus ubicaciones en secreto.
Los adolescentes que preparan su “baccalaureat”, diploma de educación secundaria, estudian en sus casas, indicó. Luego van a determinados centros en las fechas señaladas, por lo general a fines de junio y principios de julio, para dar los exámenes.
A través del canal de televisión Alepo Today, que transmite desde Gaziantep, y de avisos callejeros se informa de los lugares y el horario de las pruebas.
Turquía, Libia y Francia reconocen los exámenes del “baccalaureat”, indicó Qudsi. Pero “las universidades francesas solo aceptaron a cinco alumnos nuestros el año pasado”, se lamentó.
Los programas siguen siendo los mismos que aprobó el régimen de Al Assad, pero se sacaron las partes consideradas más “nacionalistas” y que elogian a la familia gobernante, y en las clases de religión ahora se enseña que “es un deber religioso combatir al régimen” de Damasco.
“También queremos cambiar los programas, pero ahora no podemos. Queremos uno que hayan elegido todos los sirios y haya sido concebido por todos, pero ahora no podemos, dada la situación”, constató Qudsi. “Obviamente no tenemos dinero para imprimir nuevos libros”, reconoció.
La mayoría de los salarios docentes se pagan gracias a varias organizaciones internacionales y asociaciones privadas porque la municipalidad no tiene fondos, apuntó.
Qudsi aseguró que hasta los padres más fundamentalistas no han interferido con la educación. “Estamos todos juntos en esto. Sus hijos también concurren a nuestras escuelas”, subrayó.
El bombardeo cesó totalmente por unos días, a principios del otoño boreal, porque los rebeldes se acercaron a las fábricas donde el régimen arma bombas rudimentarias de chatarra y explosivos. Pero los ataques se reanudaron cuando las fuerzas de Damasco avanzaron sobre el terreno.
Al llegar al blanco de uno de esos ataques, IPS vio cómo las fuerzas de defensa civil extraían un cuerpo de entre los escombros, antes de apresurarse con sus linternas a otra parte del edificio derrumbado, donde tres niños pequeños habían quedado atrapados bajo los escombros.
Los tres estaban muertos.
La escuela, por lo menos, permite que los niños se concentren en otra cosa que no sea la destrucción y la muerte que los rodea, dijo Qudsi a IPS, y “son la única posibilidad de que Siria tenga un futuro”, se lamentó.

Publicado por Inter Press Service –Selly Kittleson – Alepo (Siria) – 07/11/14 - Editado por Phil Harris / Traducido por Verónica Firme  


Un condón de 18 metros de altura para concienciar contra el sida en Sídney

Un condón gigante, de 18 metros de altura y color rosa brillante, ha sido instalado este viernes en un obelisco en Hyde Park, Sídney, en el marco de una campaña de lucha contra el sida.

"Está claro que la instalación creará mucho interés porque hemos elegido un icono muy visible en una zona con mucho tráfico", dijo Nicholas Parkhill del Consejo del Sida de Nueva gales del Sur (ACON), responsable de la campaña.

Parkhill recordó que, aunque existen nuevos medicamentos para luchar contra el VIH, el virus que causa el sida, el uso de preservativos sigue siendo fundamental para luchar contra la enfermedad, en particular entre los hombres homosexuales. "Tenemos que encontrar constantemente nuevas maneras de promover este mensaje pocos días antes del Día Mundial de la Lucha Contra el Sida, que se celebra el 1 de diciembre", añadió Parkhill.

Wendy Francis, de la organización Australian Christian Lobby, lamentó la instalación del condón y aseguró que "es inadecuado en espacios abiertos donde pueden verlo los niños", en declaraciones a la agencia Australia Associated Press.

En 2013 se diagnosticaron en Australia 1.235 nuevos casos de VIH, el número más alto de los últimos 20 años.


Publicado por Globedia – Redacción Salud – 07/11/14 -

Mujeres acosadas por el extremismo y el militarismo

Una mujer y un bebé en el campamento de refugiados de Zaatari, donde viven decenas de miles de personas, desplazadas por el conflicto en Siria, cerca de Mafraq, Jordania. Crédito: UN Photo/Mark Garten
Los actuales conflictos militares que han desgarrado a Medio Oriente, y en especial a Iraq, Siria y Palestina, dejaron varias víctimas civiles, en particular en los sectores más vulnerables, mujeres, niñas y niños.
La guerra civil de Siria, que avanza hacia los cuatro años, es el conflicto que ha dejado un mayor número de víctimas, seguido del devastador ataque de Israel contra el territorio palestino de Gaza, que duró 50 días y terminó en agosto.
El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que monitorea el campo de batalla, estimó que murieron más de 6.000 mujeres y más de 9.400 niños y niñas hasta fines de agosto. Pero el total de víctimas fatales desde el comienzo de la guerra, en marzo de 2011, supera las 190.000.
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) consideró “atroz” el número de muertes en Gaza al superar los 2.200 palestinos fallecidos, entre ellos 459 niños y niñas y 239 mujeres; por otra parte, totalmente desproporcionado en comparación con los 64 soldados israelíes, dos civiles y un ciudadano extranjero que perdieron la vida en la operación Margen Protector.
En ese contexto, la Red Internacional de Acción de la Sociedad Civil (ICAN, en inglés) realiza una conferencia de cinco días en Turquía, que concluirá el martes 11 y que se concentrará en dos de los mayores desafíos que afrontan las mujeres, en especial en Medio Oriente: el extremismo y el militarismo.
“Este año que pasó, nuestras contrapartes han afrontado desafíos inconcebibles, desde violencia por motivos políticos y religiosos, pasando por graves dificultades económicas, hasta el cierre de espacios públicos”, precisóICAN.
Entre los participantes del encuentro hay más de 50 mujeres activistas de 14 países de Medio Oriente, África del norte y Asia meridional, incluidos Egipto, Irán, Iraq, Palestina, Tayikistán, Libia y Yemen.
Al subrayar la importancia de la reunión, Sanam Anderlini, una de los fundadores de ICAN, dijo a IPS que es la primera vez que mujeres de la región se encuentran para hablar de sus experiencias desde que en Medio Oriente ocurrieron tres acontecimientos significativos: el surgimiento del Estado Islámico (EI), el bombardeo de Israel contra Gaza y las elecciones tunecinas.
Lo más importante, remarcó, es que el encuentro se concentra en las estrategias y las perspectivas de las mujeres respecto de la crisis actual, así como en las soluciones a los problemas de la propagación del extremismo y del militarismo estatal.
ICAN divulgó un comunicado el miércoles 5 en el que señala que las mujeres siguen excluidas de los espacios internacionales de decisión y de los medios, pese a las disposiciones de la histórica resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre mujeres, paz y seguridad.
Entretanto, la baja representación de las mujeres (tres de los 14 integrantes) en un nuevo panel de especialistas de la ONU sobre operaciones de mantenimiento de la paz generó duras críticas.
Stephen Lewis, ex subdirector ejecutivo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), se quejó de la marginación de las mujeres en un panel tan importante, que presidirá el expresidente de Timor Oriental, José Ramos Horta.
En una carta dirigida al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, los directores de AIDS-Free World, el propio Lewis y Paula Donovan, escribieron: “Es necesario revertir esta tendencia. La equidad de género que usted dice defender solo podrá alcanzarse con la designación de ocho mujeres más en el panel”.
“Si un panel de ese tamaño le parece complejo, entonces algunas de las personas que designó deben dejar sus asientos a mujeres calificadas para poder lograr un equilibrio”, propusieron.
“Si deja las cosas como están, este panel será un testimonio de la enorme e insalvable hipocresía entre las acciones y la retórica de la ONU”, criticaron.
A un pedido de comentario al respecto, el portavoz de la ONU, Farhan Haq, declaró: “Creo que este es uno de esos momentos en que no queda otra cosa que expresar nuestras más sinceras disculpas”.
“Nos esforzamos al máximo por lograr la equidad de género y el equilibrio regional en estos grandes paneles y a veces es una cuestión de disponibilidad”, explicó. “Pero cuando cometemos un error, tienen toda la razón, es un número muy bajo, tendremos que mejorar”, añadió.
El 31 de octubre se conmemoró el 14 aniversario de la resolución 1325, que subraya la importancia de una participación igualitaria de las mujeres y su implicación en los esfuerzos de mantenimiento y promoción de la paz y la seguridad.
También urge, antes que nada, a aumentar la representación femenina en todos los niveles de decisión en instituciones nacionales, regionales e internacionales y en los mecanismos de prevención, manejo y resolución de conflictos.
Al ser consultada si la resolución 1325 ha tenido algún impacto en la seguridad de las mujeres en zonas de guerra, Anderlini dijo a IPS que la situación varía de un país a otro. En Sudán del Sur, por ejemplo, la organización no gubernamental Peace Force capacitó a varios grupos femeninos para distribuirlos en todo el país.
En Filipinas, indicó, las mujeres reclamaron y crearon un grupo civil exclusivamente femenino de monitoreo del cese del fuego.
“Marcan una diferencia porque prestan atención a la seguridad de los civiles asegurándose que las personas tengan un corredor humanitario seguro”, apuntó Anderlini.
También dijo que, en general, la ONU y los estados miembros no han hecho todo lo que podrían hacer. Por ejemplo, dijo, India desplegó una unidad femenina para el mantenimiento de la paz en Liberia.
Otros países podrían hacer algo similar.
“Sin duda ayudaría a disminuir el riesgo o la incidencia de abusos sexuales de mujeres locales por parte del personal de mantenimiento de la paz”, subrayó Anderlini.

Publicado por Inter Press Service - Editado por Kitty Stapp / Traducido por Verónica Firme –

Talhif Deen – Naciones Unidas - 10/11/14 -

Los chicos que nacen y crecen en la cárcel, presos con sus mamás. (Argentina)

Fachada de la Unidad 31, en donde conviven privadas de la libertad las madres con sus hijos. | Foto: Gentileza Servicio Penitenciario Federal

Las reclusas reclaman que sus hijos “no estén condenados” como ellas y le mandaron una carta a Cristina. El objetivo: instalar una plaza para que no jueguen más “a la requisa”.
Abrió los ojos tras dormir algo incómoda en la cama de una plaza y vio que a su costado estaba su bebé de 14 días. Volvió a mirar con más atención y notó con horror que el pequeño cuerpo no se movía, no respiraba. Habría fallecido por muerte súbita, lamentó entonces la madre. Esta desgarradora historia ocurrió en 2012, pero no trascendió. Sucedió en la cárcel, en donde ese bebé nació y murió preso.
La versión del Servicio Penitenciario Federal (SPF) sobre ese episodio es que el menor “murió asfixiado” por la propia madre, lo cual fue por ella negado. Lo cierto es que la mujer había presentado con anterioridad el pedido de “prisión domiciliaria”, perola Justicia no habría reaccionado a tiempo con la solicitud.

“El juzgado se durmió”, aseguró el profesor universitario de Ciencias Políticas y dirigente radical Leandro Santoro, quien refirió la trágica historia a Perfil.com. El docente es parte del programa UBA XXII, destinado a brindar educación en centros de detención penitenciarios.
Santoro explicó a este medio que los cursos que debió impartir en las cárceles argentinas -que en los hechos y en los papeles representan una sede más de la Universidad de Buenos Aires- lo llevaron a dictar clases en la Unidad 31 llamada “Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás” del Centro Federal de Detención de Mujeres ubicado en la localidad de Ezeiza. Allí, las mujeres y madres escucharon con atención todo el material que él les imparte, pero a los pocos días él comenzó a escuchar y observar las historias de los bebés, nenes y nenas que pasan los primeros años de sus vidas tras las rejas.
Los problemas en la Unidad 31 son varios según el órgano encargado de inspeccionar las cárceles argentinas: los más graves son el nivel de distribución de la población, la atención sanitaria, la alimentación, la “externación” y la recreación de los menores, entre otros. LaProcuración Penitenciaria de la Nación (PPN) es el organismo que lleva un control exhaustivo de esta situación y lo realiza en el ámbito del Poder Legislativo de la Nación y de manera independiente del Ejecutivo, con el fin de realizar las auditorías correspondientes. “Los chicos no juegan como un chico normal que vive libre. Los chicos juegan a la requisa”, destacó Santoro, secretario general de la organización Los Irrompibles.

Una madre presa puede tener a sus hijos con ella hasta que los menores cumplen cuatro años. Luego, pierden la patria potestad, la cual recae en un juez quien decide el mejor destino para el chico, puede ser la familia de la madre, una familia sustituta, o un instituto de menores llegado el caso.
“¿Sabe lo que es profesor que cada noche que pasa yo sé que es un día menos que paso con mi bebé?, me dijo hace poco una de las madres. Yo tengo en claro que muchas de mis alumnas están detenidos por delitos terribles, pero qué culpa tienen los chiquitos que no pueden ni salir para jugar. Tienen un espacio de pasto y barro de cuatro metros cuadrados el cual además es usado por las murgas para sus prácticas. Y nada más”, remarcó preocupado el docente de la UBA.
Y continuó: “Existe un jardín materno-infantil, al cual las madres no tienen acceso, que sólo tiene a los chicos hasta las doce del mediodía”. Las referencias son óptimas respecto del jardín, pero según pudo investigar Perfil.com, el establecimiento educativo no contaría aún con el reconocimiento oficial del Ministerio de Educación provincial.

Santoro recordó: “En una ocasión, quise saludar a uno de los nenes y éste estalló en llanto. La madre me dijo: ‘Es que nunca vió a un hombre y por eso se asusta’. Es una situación inimaginable. Cómo va a vivir y desarrollarse ese chiquito en el exterior si vive así durante los primeros cuatro años de su vida que es cuando generan su identidad y su carácter”.
La Unidad 31 se encuentra dividida en dos grandes sectores, A y B, según datos difundidos por la PPN en sus informes que son publicados periódicamente en su web. Hasta mayo de este año, el total de la Unidad estaba destinada en forma exclusiva a la detención de mujeres, pero desde entonces y tras la resolución 557/14 dictada por el director nacional del SPF, Emiliano Blanco, al sector B se trasladaron 98 hombres, todos represores implicados en causas de lesa humanidad. La justificación brindada en su momento fue la saturación poblacional en el penal de Marcos Paz. Un reciente fallo judicial de la Sala III de la Cámara Federal de La Plata ordenó el retiro inmediato de todos estos condenados, pero la intención del Gobierno sería apelar esta medida por lo que aún no se ha podido aplicar.

La consecuencia directa de esto fue la partida forzosa de varias mujeres quienes debieron ser relocalizadas en el Complejo Penitenciario Federal IV, calificado como de “máxima seguridad”, lo cual alteró el ritmo de vida de las condenadas.
Son varias las organizaciones sociales que realizan intensas campañas de protestas que incluyeron movilizaciones y mensajes en las redes sociales para que se atienda en debida forma a las madres con sus niños y se separe a los represores: colectivo social Red Niñez Encarcelada, Coordinadora Antirrepresiva del Oeste, asociación civil YoNoFui, colectivo Limando Rejas, Asociación de Familiares de Detenidos en Cárceles Federales, y el Centro de Estudios de Política Criminal y Derechos Humanos, entre otras. En conjunto sostienen que el “traslado mejoró la situación de los varones condenados por crímenes de lesa humanidad, y en la mayoría de los casos empeoró la condición de las mujeres”.

El restante sector A está compuesto por nueve pabellones, siete de los cuales están destinados a las madres, describe el informe de la PPN. El mayor problema está dado en la compleja convivencia que padecen las madres y los represores. Las reglamentaciones carcelarias impiden el cruce de personas de distinto sexo, y esto se aplica inclusive para la guardia médica. “Duplicaron la población con la misma infraestructura”, denuncia Santoro. “Por ejemplo, no hay pediatra de guardia en la cárcel. Va un pediatra sólo cuatro veces por semana un rato. Los médicos que están, están todo el tiempo abocados a atender a los de lesa humanidad, que por su avanzada edad, pasan gran parte de su tiempo en la enfermería. Hubo casos de chicos que no pudieron ser atendidos por este problema y que llevaban varias horas con diarrea. Esto yo se lo conté a Cristina y ella no lo podía creer, estaba indignada especialmente por la situación de los chiquitos”, explicó el radical quien aclaró que gracias a que fue invitado a formar parte de la última comitiva oficial que viajó a visitar al Papa, y siendo el único opositor, pudo entregarle a la Presidenta cartas de las madres con los reclamos y con un pedido especial: la creación de una plaza con juegos y, porqué no, una granja para que los chicos puedan adaptarse mejor al mundo fuera de los muros y las rejas.

Perfil.com se comunicó con el Servicio Penitenciario Federal con el fin de obtener respuestas ante la problemática denuncia, y desde allí remarcaron que, si bien siempre se pueden mejorar determinados aspectos, la atención a las menores “es prioridad”. El vocero del SPF aseguró que hay siete pediatras y que están disponibles de lunes a lunes. Detalló que no sólo se hacen controles periódicos y se sigue el plan de vacunación oficial sino que además se atiende por demanda. La alimentación es seguida por una nutricionista. En cuanto a los represores, admitieron que los primeros meses fue compleja la organización pero que ahora todo está equilibrado. Afirmaron que “la cárcel no es el lugar ideal para tener un chico”, pero que desde el SPF procuran brindar toda la contención posible.
En la web del SPF se informa que al “Jardín Materno Infantil María de la Concepción Villa” asisten niños desde los 45 días hasta los 4 años. Además, refieren, “el establecimiento cuenta con un cuerpo de profesionales médicos acorde a las necesidades de los niños alojados con sus madres privadas de la libertad. El plantel está compuesto por pediatras, psicólogos infantiles y nutricionistas. Cada pediatra tiene a cargo hasta seis niños, número suficiente para tener un control personalizado”.
Por lo pronto, en el caso de las mujeres de la Unidad 31, hay 31 madres alojadas con sus 34 hijos, cuya calidad de vida se busca mejorar. “¡Celadora, celadora!”, suele ser el grito de los nenes y nenas que piden permiso para pasar de un lugar a otro, e ilustra uno de los temas más sensibles y críticos de las cárceles argentinas

Publicado por Perfil.com – Emiliano G. Arnáez – 07/11/14 -

Las mujeres, calladitas

No solo en la patronal española de empresarios cuecen habas machistas. Hace unos días, el director general de Microsoft, Satya Nadell, afirmó en un coloquio que las mujeres no deben pedir aumentos de sueldo sino “saber y tener fe en que el sistema los dará con el tiempo”. Las que no los reclaman, dijo Nadell, tienen “superpoderes adicionales” porque actuar así les “proporciona buen karma”.

Aunque trató de rectificar enseguida diciendo que se refería a su experiencia personal ya fue imposible disimular que detrás de sus palabras está una de las razones que explican que las mujeres cobren menos que los hombres (20% en España) cuando realizan el mismo trabajo: negocian sus condiciones laborales menos y peor que sus colegas masculinos.

Así lo demostraron las investigadoras Linda Babcock y Sara Laschever en su libro Las mujeres no se atreven a pedir en el que indican que los hombres piden aumentos de sueldo en sus empresas cuatro veces más que ellas y que esa mayor renuncia de las mujeres desde su primer empleo les cuesta en Estados Unidos medio millón de dólares por término medio a lo largo de su carrera profesional.

Es lógico que ocurra así porque mientras que los hombres nos habituamos desde el principio a actuar en la esfera pública en donde prima la competencia, la imposición y la fuerza, a las mujeres se les enseña a ser más cuidadosas y condescendientes, a renunciar al interés propio en beneficio de los demás o a conseguir que los conflictos se diluyan en lugar de hacerlos estallar violentamente. Son habilidades, humanamente hablando, mucho más virtuosas y valiosas pero que cuando se desarrollan en un medio ambiente masculinizado resultan muy perjudiciales. Lo que explica que tantas mujeres tengan que decidir entre comportarse de esa forma asumiendo las desventajas consiguientes o hacerlo del mismo modo en que lo hacen los hombres.

Los hechos demuestran que no lleva razón Nadell. Las mujeres, o los hombres, que no reclaman aumentos salariales no los consiguen con el tiempo sino que se quedan sin ellos, como demuestra el sueldo más bajo de las mujeres, que los piden en menor medida, o el techo de cristal que solo se rompe a base de conquistar día a día mejores condiciones de trabajo.

La cuestión tiene mucha trascendencia en la España de nuestros días. Nos advierte del gran incremento de la desigualdad que producirá el desmantelamiento de la negociación colectiva y que es imposible acabar con la discriminación si, además de proteger la negociación, no se actúa sobre la cultura y los valores que desde pequeños nos diferencian artificialmente a mujeres y hombres. Ni las empresas ni la sociedad sobreviven cuando lo que piden a las mujeres es que se resignen y callen.

Publicado por Argenpress.info - Juan Torres López *Catedrático de Economía por la Universidad de Sevilla.- CCS – 07/11/14 -

Más de 100 menores de 16 y 17 años abortaron sin el consentimiento de sus padres en 2014

·         Un total de 913 menores de 16 y 17 años interrumpieron su embarazo en centros acreditados entre enero y septiembre de 2014, de las cuales 113 lo hicieron sin conocimiento de sus padres.
·         Esto supone un aumento con respecto al 3,23 por ciento de un informe anterior, del periodo 2010-2011. 

·         Un total de 913 menores de 16 y 17 años interrumpieron su embarazo en centros acreditados entre enero y septiembre de 2014, de las cuales 113 lo hicieron sin conocimiento de sus padres, lo que representa el 0,44 por ciento del total de las que abortaron y un 12,38 por ciento de su grupo de edad.
·         Los datos proceden del estudio "Mujeres de 16 y 17 años que no han podido comunicar a sus padres la interrupción de su embarazo", elaborado por la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (Acai) sobre una muestra de 25.394 mujeres que pusieron fin a su gestación en los nueve primeros meses del año en 22 centros.
·         El porcentaje de menores de 16 y 17 años que abortaron con respecto al total de la muestra fue de un 3,6 por ciento entre enero y septiembre de este año, lo que supone un aumento con respecto al 3,23 por cientode un informe anterior, del periodo 2010-2011.
·         El porcentaje de chicas de 16 y 17 años que no pudieron informar a sus tutores de la interrupción de su embarazo descendió del 12,73 al 12,38 por ciento.
·         Según los datos de Acai, nueve de cada diez adolescentes de las citadas edades que abortaron acudieron a los centros acreditados acompañadas de sus madres, padres o tutores legales.

·         Familias desestructuradas

·         Las menores que no informaron a sus tutores legales alegaronconflictos graves, violencia en el seno de la familia, amenazas,coacciones, malos tratos y situaciones de desarraigo o desamparo.
·         La mayoría de estas chicas viven en desamparo familiar o pertenecen a familias desestructuradas o fueron abandonadas por sus padres en la niñez o no pueden acudir a sus progenitores por graves diferencias ideológicas, morales o religiosas o se encuentran en riesgo de sufrir malos tratos.
·         La presidenta de Acai, Francisca García, ha considerado en una rueda de prensa "inconveniente, inútil e innecesaria" la propuesta del Gobierno de introducir en la ley de la infancia el consentimiento de los padres para que las chicas menores de edad puedan abortar.

·         Clandestinidad y riesgo para la salud

·         García ha señalado que el estudio demuestra que una minoría de chicas de 16 y 17 años, que se encuentran en situación de vulnerabilidad y desamparo familiar, acude a las clínicas para interrumpir su embarazo sin informar a sus padres o tutores y ha apuntado que la reforma que plantea el PP las condenará a la "clandestinidad, poniendo en riesgo su salud y su vida y a la maternidad forzosa, en condiciones de marginación social".
·         Ha invitado al PP a garantizar y dar prioridad a la prevención de los embarazos no deseados, así como el acceso a la anticoncepción y a la educación sexual entre los adolescentes, en vez de cambiar una norma "por razones ideológicas y morales".
·         Tras indicar que las mujeres que viven en situación de vulnerabilidad social y precariedad económica son las que menos utilizan la anticoncepción y las que más sufren riesgo de quedarse embarazadas sin desearlo, ha instado al PP a elaborar estrategias de atención específicas para este colectivo en riesgo social y económico.
·         Se ha mostrado en contra de la reimplantación del requisito previo del consentimiento de los padres para que las menores puedan interrumpir el embarazo por considerar que dejaría de ofrecer una salida "posible y legal" a las menores que viven una situación personal, familiar y social "muy vulnerable".
·         En España, viven más de un millón de mujeres con edades comprendidas entre los 15 y los 19 años, y la tasa de aborto en esta franja de edad se sitúa un 12,95 por ciento, una tasa media-baja en comparación con los países del entorno, según un informe de la asociación Salud y Familia.
·         Para la presidenta de Acai, estos datos desmontan el argumento de aquellos que consideran que el aborto adolescente en España se mueve en parámetros elevados.

Publicado por teinteresa.es – Salud – T.I. – 07/11/14 -

El Papa expulsa al sacerdote argentino condenado a 14 años de cárcel por pedofilia

·         Fueron abusos sexuales perpetrados cuando era párroco en un templo de la diócesis de San Isidro, al norte de Buenos Aires.
·         Por este decreto ha perdido automáticamente los derechos propios del estado clerical, quedando privado de todo el ejercicio del Ministerio Sacerdotal

·         El Papa Francisco ha expulsado de la Iglesia al sacerdote argentino José Mercau condenado a 14 años de prisión por abusos sexualesperpetrados cuando era párroco en un templo de la diócesis de San Isidro, al norte de Buenos Aires. Así lo ha puesto de manifiesto el Obispado de San Isidro a través de un comunicado de prensa firmado por el portavoz, máximo Jurcinovic.
·         "El Obispado de San Isidro comunica que el Santo Padre ha decretado la dimisión de José Mercau del estado clerical. Por este decreto ha perdido automáticamente los derechos propios del estado clerical, quedando privado de todo el ejercicio del Ministerio Sacerdotal", señala la institución.
·         En 2011 Mercau fue condenado a 14 años de prisión por cuatro casos de corrupción reiterada de menores de edad y abusos sexuales agravados, tras haber admitido su responsabilidad y haber sido denunciado por varias de sus víctimas que en 2005 tenían entre 11 y 14 años.
·         En diciembre el obispo de San Isidro, monseñor Óscar Ojea pidió públicamente perdón a los jóvenes que habían sufrido los abusos y decidió reparar económicamente a las víctimas. El obispo y el clero de la diócesis de San Isidro ratificaron en esa ocasión su "decisión de ayudar, desde nuestras posibilidades, a estos jóvenes a sanar heridas y construir un porvenir", y manifestaron su deseo de que este gesto "signifique también una renovación en toda la comunidad del compromiso por promover una cultura del cuidado de los niños y adolescentes".
Publicado por teinteresa.es -  Roma – DavidAM/Agencias – 07/11/14 -



Trabajos de mujeres, pesca y reconciliación optan al Premio de Paz en Colombia

El Premio Nacional de Paz se entregará el próximo 18 de noviembre.

Tres organizaciones que trabajan por los derechos de las mujeres en el conflicto armado, la pesca sostenible y la reconciliación social de cara a un eventual postconflicto son los finalistas al Premio Nacional de Paz de Colombia, que se entregará el próximo 18 de noviembre, se anunció este lunes.
A poco más de una semana de la entrega de la decimosexta edición de estos prestigiosos galardones que selecciona cada año los esfuerzos de las comunidades que generan propuestas de construcción de paz, la organización dio a conocer los aspirantes finales entre 128 candidatos.

Los elegidos para aspirar a este premio, concedido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), organizaciones sociales y diversos medios de comunicación son La Ruta Pacífica de las Mujeres, la Asociación Guardagolfo y los Centros de Reconciliación de la Fundación para la Reconciliación.
Pese a la disparidad de sus focos de atención, todos ellos trabajan por mejorar distintos aspectos de cara al postconflicto; así, la Ruta Pacífica agrupa colectivos de mujeres que recuperan la memoria de la guerra y reconoce los derechos de las mujeres.
La Asociación Guardagolfo se centra en pequeñas organizaciones en pesca, ecoturismo y otros productos con principios de desarrollo sostenible y con un alto componente de recuperación de tierras productivas, mientras que Centros de Reconciliación busca capacitar en valores, diálogo, construcción social y reconciliación a cualquier persona de cualquier edad y sector social.
Los tres aspiran a un diploma de honor y 70 millones de pesos (unos 33.180 dólares) para que puedan continuar adelante con sus proyectos.
Entre el total de las propuestas presentadas, los temas más frecuentes guardaron relación con recuperar el tejido social, 24 % del total, seguidos por organizaciones enfocadas en desarrollos alternativos y proyectos productivos (19 %), y reconocimiento de derechos (16 %).
La edición de este año tiene como principal novedad el nuevo premio Liderazgo por la Paz, que reconocerá el compromiso con "la construcción de paz y cuyas prácticas se reflejan en la respuesta positiva de la comunidad", indicó la organización.
Bajo esta premisa, el galardón se entregará al actual gobernador del departamento del Meta (centro), Alan Jara, quien fue secuestrado por las Farc cuando viajaba en un vehículo de la ONU y permaneció en cautiverio durante más de siete años.

El jurado del Premio Nacional de Paz reconocerá la dedicación de Jara tras su liberación "a la participación de espacios de acuerdo y diálogo para la liberación de policías, militares y civiles en poder de la guerrilla", así como su reciente participación en los diálogos de paz de La Habana adonde viajó con un grupo de víctimas.
En 2013, el premio fue a parar a la Asociación de Campesinos de Buenos Aires (Asocab), que lucha por recuperar las tierras que les fueron usurpadas por grupos paramilitares y palmicultores en el departamento de Bolívar, en el norte del país.
 
Publicado por elespectador.com – EF – 10/11/14 -