martes, 23 de septiembre de 2014

Mi homenaje a Herminia Severini. ¡ HASTA LA VICTORIA SIEMPRE !



Querida Madre: seguramente estarás finalmente junto a tu hija Adriana, en un lugar donde no existen las torturas,  las persecuciones  y la muerte, juntas en un abrazo tardío por la espera y el dolor que soportaron al estar separadas, pero amoroso e interminable.

Estas pocas palabras sinceras, sentidas y para mí amargas por el dolor de tu pérdida; quieren de alguna manera agradecer a la vida el haberte conocido, el que me permitieras ser tu amiga, que consintieras a ese hermoso reportaje que luego convertimos en libro y que voy a compartir en este espacio para que todas y todos conozcan tal como es Herminia.

Ojalá que todas las personas que sufrieron tanto dolor como tuviste que soportar en la interminable búsqueda de Adriana,  pudieran tener el valor de convertir el odio y la venganza, en palabras de amor y tolerancia que siempre dispensaste a quien charlaba contigo, y con tanta pasión exponías en las charlas con tus queridos nietos del corazón y en los talleres de Derechos Humanos que compartíamos en los Encuentros Nacionales.

Madre, Amiga, Compinche, Contenedora, Revolucionaria, orgullosa de tu filiación al Partido Comunista, Defensora de los Derechos Humanos en todos sus contextos, Transgresora, Autosuficiente, y sobre todo LIBRE, con Libertad de pensamiento, de accionar y de  idelogía.

Madre Querida. Siempre estás presente entre tus compañeras de los Movimientos de Mujeres, sobre todo junto a Mara, Beba, María Luisa, Porota, Magdalena y Yó (Susana Giosa)


ASÍ  SONRIENTE, AMOROSA, Y SIEMPRE DISPUESTA A LA LUCHA TE VOY A TENER 

SIEMPRE A MI LADO. TE ESTOY ABRAZANDO MADRE Y TE SALUDO COMO SIEMPRE 

LO HACÍAMOS Y SEGUIREMOS HACIENDO:


¡ HASTA LA VICTORIA SIEMPRE !

                                                            Susana Giosa