lunes, 18 de agosto de 2014

Una joven marroquí víctima de una violación colectiva en Tánger

La policía solo ha arrestado a uno de los tres agresores de la chica, que podría ser menor de edad, según apuntan algunos medios del país

Una joven marroquí fue víctima el pasado viernes de unaviolación colectiva en un barrio popular de la ciudad de Tánger, en el norte del país, por parte de un grupo de tres personas de las que al menos una ya ha sido detenida.
Según el diario 'Ahdaz al Magrebiya', la víctima es una menor de 17 años de Tetuán que había conocido a un joven de Tánger (a 80 kilómetros de su ciudad) a través de la red social Facebook, y al que visitaba con cierta frecuencia.
En una de sus visitas, la pareja fue asaltada por tres individuos para agredir a la menor, y su compañero huyó para avisar a la policía, que no pudo evitar la violación de su amiga por turnos. La policía ha conseguido arrestar a uno de los tres violadores, mientras que también ha detenido al novio por "secuestro de una menor".

Dos versiones

Otro diario, 'Asabah', relata la misma historia de la violación colectiva aunque con algunas diferencias: asegura que la víctima tenía 23 años (y por tanto no era menor) y que fue objeto de una trampa, pues el joven que la contactó por Facebook era uno de los agresores.
Publicado por: elperiodico.com – EFE – Rabat – 11/08/14 -

Sacar mujeres indígenas de la exclusión es tarea pendiente en América Latina

Reconocer el papel de la mujer indígena y sacarla del espacio de exclusión y discriminación en el que se encuentra es una de las asignaturas pendientes de los gobiernos y sociedades de América Latina, dijo hoy a Efe Roberto Alulima, secretario técnico del Fondo Indígena, con sede en Bolivia.
Alulima ahondará en ese tema durante su exposición en el Primer Encuentro de Mujeres Indígenas del Paraguay, que se celebrará en Asunción entre el jueves y el viernes y que servirá para reunir, por primera vez en la historia del país, a lideres femeninas de las cinco familias lingüísticas paraguayas.
"Condenamos que quienes han transmitido el conocimiento y la sabiduría indígena a otras generaciones, que son las mujeres, ahora son víctimas de una discriminación y violencia por parte de la sociedad en general y del machismo de los varones indígenas", dijo Alulima.
El representante lamentó además que se siga sin conceder que la mujer indígena es uno de los pilares del "buen vivir", la filosofía que aboga por la existencia de un respetuoso equilibrio entre el hombre y la naturaleza.
"Es un paradigma de armonía que siempre han mantenido los pueblos indígenas y que ha estado protagonizado por la mujer. Pese a ello, la mujer indígena ha sido invisibilizada, marginada, discriminada y maltratada", explicó Alulima, de nacionalidad ecuatoriana.
Superar esas injusticias y devolver a la mujer indígena el protagonismo que se merece es uno de los objetos del Encuentro, en el que participarán 120 representantes paraguayas y está apoyado por el Instituto Nacional del Indígena de Paraguay (INDI) y el Fondo Indígena.
"El Encuentro supone un paso importante principalmente dentro del campo de los derechos de las mujeres indígenas (..) Esperamos que de aquí salga un mensaje que será importante para todas las mujeres de la región", indico Alulima.
Agregó que la agenda estratégica que se diseñe en el Encuentro será llevada por las líderes indígenas paraguayas a la primera Conferencia Mundial de Pueblo Indígenas que tendrá lugar en la sede de la ONU, en Nueva York, entre el 22 y 23 de septiembre.
"Por primera vez se reunirán gobiernos y representantes de los pueblos indígenas y esperamos que una delegación de mujeres paraguayas lleve un mensaje importante para fortalecer la lucha de las indígenas en la región", señaló.
Asimismo indicó que el Fondo Indígena, formado por 19 países de América Latina, contribuirá en la Conferencia de Nueva York y en el Encuentro de Asunción desde su labor como gestor de puentes entre los gobiernos y las comunidades nativas.
"Intentamos fortalecer los procesos de temática indígena en América Latina tendiendo puentes de diálogo y generando consensos para la construcción de sociedades interculturales", apuntó Alulima.
Del Encuentro de Paraguay saldrá la Declaración de Asunción, que recogerá un programa de acción estratégico encaminado a fortalecer los espacios que corresponden legítimamente a la mujer indígena.
Del total de 116.000 nativos censados este año, un 76% viven en situación de pobreza extrema, según datos del estatal Instituto Nacional del Indígena (INDI).
 Publicado por: Sudamérica Rural - Categoría: Otros Países – Última Hora – 04/08/14 -


Con $100 enganchan a mujeres para pasar droga a cárceles

Les inyectan un relajante para introducirles en sus partes íntimas un paquete en el que ocultan usualmente mota en espera de que no sea detectado en los filtros de ingreso.
Hatziry, Diana Laura, Teresa, María Graciela y Susana tienen algo en común: fueron detenidas ingresando droga oculta en sus partes íntimas a los reclusorios. Las llaman burreras.
Ellas son enganchadas en las filas de acceso a los centros penitenciarios, quienes las convencen se fijan en su vestimenta y aprovechan su necesidad económica. Otras más lo hacen para complacer a sus parejas que están en prisión.
En promedio les pagan 100 pesos por cada 100 gramos de droga, generalmente mariguana, aunque hay otras que portan cocaína y pastillas psicotrópicas que les entregan en lugares cercanos a las cárceles capitalinas.
La Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Narcomenudeo de la Procuraduría General de Justicia del DF documentó del 21 de agosto de 2012 al 30 de julio pasado 65 detenidos por introducir droga a las cárceles, de los cuales 82 por ciento son mujeres y de éstas en 31 por ciento de los casos la droga fue escondida vía vaginal o anal.
El Reclusorio Preventivo Varonil Norte es el centro con mayor número de arrestados por introducir droga, con 35; otros 23 fueron en el penal Oriente; tres en el Reclusorio Sur y en la Comunidad de Tratamiento para Varones de San Fernando detectaron cuatro casos.
“La mayoría de estas conductas las cometen mujeres por la propia naturaleza de su organismo. Desafortunadamente se aprovechan de ellas para introducir el narcótico al centro penitenciario utilizando su cuerpo.
“En algunos casos se les denominan burreras o trasladoras. Ellas lo hacen en un mayor porcentaje a través de la vía vaginal o anal”, explicó la fiscal, Marcela García Torres Vega.
BURLAR LA SEGURIDAD
Hatziry Carmona llegó a la aduana del Reclusorio Preventivo Varonil Oriente a temprana hora. Pasó todos los filtros de seguridad, pero alertó a los elementos de seguridad penitenciaria por su prisa al caminar.
Tras recibir su gafete de acceso, bajó las escaleras y tomó camino hacia el túnel donde le colocarían los sellos con tinta indeleble. Los custodios la seguían a distancia. La mujer se topó con una fila de visitantes que frenaron su ingreso. Los minutos pasaban y ella tomaba discretamente su abdomen.
Para ese entonces, la anestesia que había colocado en su vagina estaba por desaparecer. Aún así, caminó por el pasillo que la conectaría a las salas de visita, pero antes de llegar no pudo caminar más.
El personal de seguridad se acercó y le preguntó lo que le ocurría. Hatziry confesó que traía droga en la vagina. En el área de servicio médico, la mujer entregó 566 gramos de mariguana comprimida y cubierta con cinta canela.
A esta historia se suma la de María Graciela, quien fue convencida para cargar con la droga. Afuera del Reclusorio Norte le entregaron el paquete el 20 de julio pasado y le indicaron el nombre del reo que la esperaría para recibir la mariguana. El paquete contenía 379.3 gramos del enervante.
El caso de Abisag Ortega, registrado ese mismo día, es especial. La mujer usó a su bebé para ingresar la droga al Reclusorio Norte: aprovechando que cargaba al pequeño en brazos le adhirió un paquete con 257 gramos de mota.
Al pasar a uno de los cubículos de revisión en la aduana del penal, las custodias la cuestionaron por su nerviosismo. Primero lo negó, pero finalmente destapó al recién nacido y entre el pañal y su ropa interior estaba la droga. La presunta traficante se dejó convencer por su marido preso para ingresar la sustancia prohibida a fin de comercializarla con otros reos.
SIN ESTRUCTURA
La fiscal que investiga el narcomenudeo en la Ciudad de México es contundente al referir que no se tienen indicios de que opere una organización de tráfico de drogas en los reclusorios.
Insiste en que de las 6 mil 617 averiguaciones previas iniciadas en la Fiscalía de Narcomenudeo desde el 21 de agosto de 2012 (día en que entró en operación), solo 65 están relacionadas a hechos originados en los centros penitenciarios.
Hace dos años hubo 11 detenidos por ingresar droga a las cárceles; en 2013 sumaron 32 y en lo que va de este año ya son 22.
“No se ha detectado o comprobado que haya grupos organizados. Son casos aislados. Es gente que es enganchada, que tiene un vínculo generalmente sentimental. En otros casos son familiares y otro tanto la visita íntima”, dijo Torres Vega.
La Ley General de Salud establece que introducir o suministrar narcóticos a los centros penitenciarios tiene una pena que va de los cinco a los 10 años de prisión, sin derecho a fianza.
“Las mujeres detenidas manifiestan que son interceptadas en la fila, cuando están a la espera de ingresar y que el estado de necesidad en que se encuentran es por lo que acceden (a llevar la droga).
“Les pagan dependiendo del gramaje. A mayor número de cantidad de introducción, más es el pago. También pretenden introducir la estructura de un condón, que a veces es de 100 gramos o menos, pero por esa simple dosis les están pagando 200 o 300 pesos, arriesgándose a pasar un gran tiempo en la cárcel”, abundó la funcionaria.
Los envoltorios de droga que introducen las mujeres en sus partes íntimas miden unos 10 centímetros de longitud por 5 centímetros de diámetro. La droga es comprimida y cubierta con papel celofán y después con cinta canela. Una vez que es concluido el proceso, las traficantes se inyectan un relajante para dilatar el cuello de la matriz.
“Los paquetes que son envueltos de tal manera tienen una forma de aguacate, a fin de hacer más fácil su introducción.
“No obstante que la biología de la mujer le podría facilitar ese mecanismo, la propia naturaleza hace que le expulse y muchas veces son descubiertas por la forma de caminar o porque ya no pueden contener el producto”, señaló la fiscal.




Los orfanatos mexicanos son agujeros negros para la niñez

Algunos de los niños y niñas que acoge Villa Infantil Irapuato, donde se cumplen altos estándares de atención y cuidado. Pero otros muchos menores acogidos en albergues en México viven en estado de indefensión. Crédito: Cortesía de Laura Martínez.
Los albergues que acogen en México a niños y niñas huérfanos o en situación vulnerable, carecen de la necesaria regulación y supervisión del Estado, lo que propicia que se produzcan violaciones escandalosas de sus derechos humanos en esos centros.
“La situación es grave. No se piensa en el interés superior del niño. Se violan sus derechos”, aseguró Laura Martínez, directora del no gubernamental Patronato Pro Hogar del Niño de Irapuato, en la ciudad de ese nombre del central estado de Guanajuato, a unos 300 kilómetros al norte de Ciudad de México.
“No hay un censo nacional, dónde están, quién los atiende, bajo qué metodología. Tendríamos que estar bien regulados, bien supervisados. Las regulaciones no se cumplen y no existe legislación al respecto”, denunció a IPS.

“Planteamos que es necesario evitar la institucionalización, tener una ley general de cuidados alternativos y que es urgente contar con información clara y detallada sobre los niños y niñas en instituciones”: Martín Pérez.

Su albergue, conocido popularmente como Villa Infantil Irapuato, opera desde 1969 y tiene capacidad para atender a 40 niños y niñas huérfanos o en situación de riesgo de entre seis y 20 años. Desde 2003 funciona con su propio protocolo de atención.
Los acogidos son remitidos por la oficina estadual del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y se nutre con financiamiento público y privado.
La institución funciona en un escenario de  falta de registro y legislación, normas incumplidas, supervisión inexistente, carencia de profesionalización y de recursos financieros, en una situación que especialistas consideran que es violatoria de tratados internacionales suscritos por el Estado mexicano.
En este país de 118 millones de personas, unos 45 millones menores de 18 años, existen unos 700 centros de acogida públicos y privados que resguardan a 30.000 de ellos. Pero la Red Latinoamericana de Acogimiento Familiar indica que unos 400.000 menores mexicanos carecen de tutela parental y de ellos 100.000 sobreviven en las calles.
El último escándalo con el manejo de estas instituciones estalló el 15 de julio, cuando la Procuraduría (fiscalía) General anunció el rescate de 596 personas, entre ellas 492 niños, del albergue “La Gran Familia”, en la ciudad de Zamora, en el occidental estado de Michoacán. Eran víctimas de maltrato y sobrevivían en condiciones paupérrimas.
Lo fundó en 1967 y dirigía Rosa del Carmen Verduzco, conocida como “Mamá Rosa”, a quien se catalogó de “inimputable” por cuestiones de edad y de salud, mientras se procesa penalmente a seis de sus colaboradores por secuestro, maltrato infantil y abusos sexuales. El 30 de julio el centro fue clausurado definitivamente.
“El Estado tiene un retraso de 30 años en la garantía de los derechos de la infancia en políticas públicas. Nunca ha supervisado estos establecimientos, son más bien asuntos coyunturales en los cuales se acuerda y voltea la mirada hacia ellos”, denunció Martín Pérez, director ejecutivo de la mexicana Red por los Derechos de la Infancia.
Como el Estado no da dinero, tampoco supervisa. “Y eso deja en indefensión a las niñas y niños. Los albergues se convierten en una caja negra, nunca se sabe el método educativo, los aportes o los daños”, indicó Pérez a IPS.
Aunque sin las dimensiones del caso de “Mamá Rosa”, las irregularidades en los alberges que adquieren dimensiones de noticia no son excepción.
El 17 de junio, las autoridades rescataron a 33 niños de entre 5 y 17 años y otros 10 jóvenes de 18 a 24 años de la Casa Hogar Domingo Savio, en la central ciudad de Puebla, ante indicios de ser víctimas de abusos de su director.
En 2011, 19 niños fueron liberados del Instituto Casa Hogar Nuestro Señor de la Misericordia y Nuestra Señora de la Salette en Ciudad de México, que eran sujetos de ultrajes y amenazas de muerte para que no denunciaran las condiciones en que vivían.
Dos años antes, las autoridades recobraron a 126 menores maltratados en los albergues “Casitas del Sur”, administrados por la no gubernamental Reintegración Social. Además, detectaron la desaparición de 15, de los cuales tres continúan perdidos.
La Ley de Asistencia Social obliga a la Secretaría (ministerio) de Salud a monitorear a los centros de acogida, pero esa supervisión es prácticamente inexistente.
Preocupación internacional
Desde hace más de una década, México está en la mira de instancias internacionales por esas prácticas.
En sus recomendaciones de 2006 al Estado mexicano, el Comité de los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas manifestó su preocupación por el alto número de niños trasladados a instituciones privadas sin que se tenga control de ellas, por lo cual recomendó crear un directorio y una base de datos de los menores en esa situación.
“Al Comité le preocupa la falta de información sobre los niños que han sido separados de sus padres y viven en instituciones. El Comité toma nota del gran número de niños que viven en instituciones administradas por el sector privado, y lamenta la falta de información y de supervisión de esas instituciones por parte del Estado”, cita el documento.
Por ello, el Comité que vigila el cumplimiento de los países de laConvención sobre los Derechos del Niño, recomendó que el Estado establezca reglamentos basados en esos derechos, promulgue leyes eficaces, fortalezca estructuras como la familia extensa, capacite mejor al personal y asigne más recursos a los órganos pertinentes.
En el informe “Derechos del niño y la niña a vivir en familia. Cuidado alternativo. Poniendo fin a la institucionalización en las Américas” laComisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió en octubre a los Estados a adoptar regulaciones sobre la autorización y habilitación de las instituciones de acogimiento, los estándares de prestación del servicio, los mecanismos de supervisión y control, y sanciones adecuadas.
“La institucionalización expone a los niños a mayores riesgos de sufrir diversas formas de violencia, abuso, negligencia, e incluso explotación, en comparación con los niños que se encuentran en otras modalidades de cuidado alternativo”, concluyó la CIDH, que forma parte del sistema de la Organización de Estados Americanos.
La sociedad civil mexicana plantea una ofensiva para que el Estado cumpla con las obligaciones asumidas.
Durante el 69 periodo previo de sesiones del grupo de trabajo, que se realizará entre el 22 al 26 de septiembre, una delegación de niñas y niños, junto con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y organizaciones no gubernamentales presentarán en Ginebra un informe sobre la situación de la niñez, que incluye a los menores sin cuidados parentales.
Entre mayo y junio de 2015, el Comité de los Derechos del Niño, compuesto por 18 expertos independientes, evaluará a México.
Además, la relatora sobre los Derechos de la Niñez de la CIDH, la paraguaya Rosa María Ortiz, visitará México en octubre para elaborar un reporte sobre la situación en el país.
“Planteamos que es necesario evitar la institucionalización, tener una ley general de cuidados alternativos y que es urgente contar con información clara y detallada sobre los niños y niñas en las instituciones”, explicó Pérez.
Para Martínez, es muy importante revisar el modelo de atención de cada una de las organizaciones. “Todo se queda en un modelo asistencialista. ¿Y quién puede garantizar el seguimiento de los casos? El camino va por otro lado, el de trabajar para que el niño se desarrolle”, inquirió.
Publicado por: Inter Press Service – Emilio Godoy – México – 16/08/14 - Editado por Estrella Gutiérrez


Justicia determina pago de indemnización a mujer esposada durante el parto

Haber obligado a una detenida a tener a su hijo estando esposada va a costarles caro a las arcas del Gobierno de San Pablo. La Defensoría Pública del Estado obtuvo una decisión judicial que obliga al Estado de San Pablo a indemnizar a la hoy ex detenida, obligada a permanecer esposada mientras daba a luz en el Hospital Estadual de Caieiras, Región Metropolitana de la Capital. La sentencia determina el pago de R$ 50 mil por daños morales.

Suélem (nombre ficticio), que en esa época era gestante, cumplía su pena en el Centro de Detención Provisoria de Franco da Rocha, cuando, en septiembre de 2011, sintió contracciones y fue llevada esposada al Hospital Estadual de Caieiras. Fue internada con trabajo de parto con sus pies y manos esposados; ningún empleado del Hospital o agente carcelario se manifestó al respecto en aquel momento. De acuerdo con los defensores públicos Patrick Cacicedo y Bruno Shimizu, que firman la presentación, "Suélem fue lesionada en su honor e intimidad, sometida a trabajo de parto estando esposada de pies y manos. Es forzoso constatar que fueron sobrepasados todos los límites de respeto a la dignidad humana".

El procedimiento adoptado va en contra del Decreto Estadual nº 57.783 –publicado posteriormente a los hechos, en febrero de 2012– que veda el uso de esposas en parturientas. Según la norma del gobierno estadual, está "vedado, bajo pena de responsabilidad, el uso de esposas durante el trabajo de parto de la presa y en el subsiguiente período de su internación en establecimiento de salud”.
En la presentación judicial, propuesta por el Núcleo de Situación Carcelaria de la Defensoría Pública, se argumenta entre otros puntos que el procedimiento hiere la veda constitucional al tratamiento cruel y degradante, así como las Reglas Mínimas de la ONU para el Tratamiento de Mujeres Presas que, en su art. 24, señala: "instrumentos de coerción jamás deberán ser usados contra mujeres a punto de dar a luz, durante su trabajo de parto, ni en el período inmediatamente posterior.”

En la decisión, el juez Fausto José Martins Seabra, de la 3ª Jurisdicción de la Hacienda Pública de la Capital, reconoció la humillación sufrida por Suélem. "Innegables son las sensaciones negativas de humillación, aflicción e incomodidad, entre otras, a que fue sometida la autora, ante el cruel, inhumano y degradante mantenimiento de las esposas durante su trabajo de parto". Con esto, condenó al Estado de SP al pago de R$ 50 mil a Suélem, a título de daños morales.

Publicado por: ADITAL – Brasil – 18/08/14 - Traducción: Daniel Barrantes -


DOCUMENTO: En el ecuador nos matan por ser mujeres. ¡Basta de femicidios, ni una mujer menos!

En el Ecuador 6 de cada 10 mujeres han vivido algún tipo de violencia, muchas de ellas han sido asesinadas, violadas, golpeadas, abusadas, agredidas o amenazadas. En días pasados entró en vigencia la tipificación del femicidio en el Ecuador sancionado con hasta 26 años de prisión, este acto de extrema violencia contra las mujeres no es un hecho común ni aislado los femicidios suceden en el ámbito familiar y en los espacios públicos, los femicidas o feminicidas pueden ser familiares o desconocidos.

El femicidio es el asesinato de una mujer por su condición se ser mujer, es un acto de violencia extrema producto de relaciones desiguales de poder que se reproducen en sociedades machistas como las nuestras.
De Enero a Mayo del 2014 se registraron 85 muertes de mujeres en el país, Pichincha es la segunda provincia con más altos índices de muertes, solo en esta provincia se han registrado 15 muertes en este período.[1]

Más allá de las cifras estas mujeres tenían sueños, planes, familia y el derecho a una vida libre de violencias. Nosotras/nosotros familia y organización que lucha por la justicia y la memoria de nuestras hermanas que fueron víctimas de violencia machista nos convocamos para denunciar y exigir públicamente: ¡Justicia para todas!
Les invitamos acompañarnos a un evento de solidaridad con los familiares de las víctimas de Femicidios: Por nuestras muertas ni un minuto de silencio, toda una vida de lucha.
Éste miércoles 13 de agosto, desde las 10am en el Parque de Cotocollao (Av. La Prensa y Mariscal Sucre).

Convoca:
Plataforma Justicia para Vanessa/Ni una Mujer menos
Porque la posibilidad de vida para todas depende de la justicia para cada una.

Publicado por: ADITAL  JOVEN – Ecuador – 12/08/14 -

Cuba: Las cargas de las cuidadoras

Muchas transitan "la edad mediana" de la vida y hasta otras más avanzadas. Son mujeres que han trabajado mucho o lo siguen haciendo, dentro y fuera de casa, a veces completamente solas; otras, acompañadas. 
No aparecen en estadísticas ni estudios cuantitativos y su función de cuidar a otras personas suele transcurrir en el anonimato. Pareciera que no tienen rostro, pero están en todas partes y son vitales por lo que hacen.
Las cuidadoras viven en el centro de la dinámica familiar y social, tienen hijos y hasta nietos, muchas se han casado más de una vez y suelen asumir el cuidado familiar como un mandato en sus vidas.
Cada vez son más las cubanas que encajan en ese perfil e integran el ejército de cuidadoras en un país que envejece, inexorablemente.

Melba Hernández es una de ellas. Graduada de veterinaria hace 25 años, ha tenido que hacer malabares para atender a su madre y a su abuela, sin abandonar su trabajo.
"Primero enfermó mi abuela, que falleció el año pasado por un cáncer de colon muy agresivo. Al mismo tiempo tuve que ocuparme de mi madre, quien padece una diabetes muy fuerte", explica Hernández a SEMlac.
Ese panorama inesperado le hizo cambiar su ritmo de vida completamente. Gracias a la ayuda económica de su hermana, que vive en España hace varios años, Hernández pudo contratar una enfermera que la ayudara durante el día, para que ella no tuviera que dejar de trabajar.
"De otro modo, hubiera tenido que dejarlo todo y quedarme con ellas en casa. Pero entonces, ¿cómo iba a sostenerlas?", explica esta mujer de 47 años.
Con 11 millones 210.064 de habitantes, el 18,69 por ciento de la población cubana tenía 60 años o más al cierre de 2013, lo que suma dos millones 95.784 personas, según datos del último Anuario Estadístico publicado por la Oficina Nacional de Estadísticas de Información (ONEI).
Quienes pueblan esta isla tienen, además, una alta esperanza de vida al nacer, que prácticamente alcanza los 78 años de edad en general, según el Anuario Demográfico de la ONEI de 2012. Para los hombres es de 76 años y para las mujeres, de 80.
Ante ese panorama, especialistas alertan acerca del crecimiento de la demanda de cuidados, que recae fundamentalmente en las mujeres y conlleva efectos de diverso tipo en los países que envejecen, sostenidamente.
Según investigaciones realizadas en Europa y Norteamérica entre pacientes con algún tipo de demencia, trastornos psiquiátricos, cáncer, sida y adultos mayores, el sistema informal es la fuente principal de cuidados hasta en el 85 por ciento de los casos.

Esas indagaciones indican que el 83, 6 por ciento de los cuidados informales corren a cargo de mujeres, el 44,25 por ciento "amas de casa" y el 59 por ciento entre 45 y 65 años de edad.
Aunque no hay estadísticas disponibles sobre quiénes asumen las labores de cuidado familiar y de personas adultas en Cuba, la práctica y exploraciones aisladas confirman que esta labor la desempeñan, preferentemente, las mujeres.
"En la mayoría de los casos el cuidado lo asumen las esposas, las hijas, las nueras o las hermanas", en opinión de la psicóloga Haydeé Otero Martínez, especialista de la facultad de Ciencias Médicas del Hospital Calixto García, en La Habana.
"A pesar de que seleccionamos los casos atendiendo a la persona dependiente, encontramos que ligada a ella y a su cuidado siempre estuvo una mujer", indica Otero Martínez en su artículo "La mujer, el estrés y el cuidado de un familiar dependiente", publicado en 2004 por la revista 
Sexología y Sociedad.
Luego de estudiar a 15 cuidadoras, incluidas tres mujeres a cargo de familiares con retraso mental profundo, cinco encargadas de personas ancianas y siete pendientes de personas enfermas, Otero Martínez concluye que, pese a la sobrecarga que viven, ellas no son conscientes de que excluyen a otros familiares de esas responsabilidades.
Detrás de esos comportamientos funcionan los roles que mujeres y hombres asumen, como herencia de la cultura patriarcal: ellos como proveedores por excelencia y ellas como cuidadoras, ya que socialmente se les encasilla como "mejor preparadas" para ello.
Como resultado, muchas se desdoblan en múltiples funciones y se desplazan de un espacio a otro, para encargarse de la alimentación, higiene, medicación, cuidado y atención de la salud ajena, generalmente en detrimento de la propia.

Especialistas advierten también que cada vez más hombres se incorporan como ayudantes principales o secundarios, en auxilio de sus parejas, aunque ellas siguen siendo mayoría en ese grupo.
A juicio de la psiquiatra Ada Alfonso, se trata de un problema social y de salud que necesita atención.
La fatiga psíquica y el desánimo llevan a que muchas renuncien a sus proyectos y motivaciones, descuiden su apariencia física, autocuidado y salud, pierdan autoestima, se anulen a sí mismas e, incluso, experimenten incapacidad para sentirse relajadas y aptas para la felicidad.
Al inventario de pesares se añade la disminución considerable de actividades placenteras, incluidas las relativas a la sexualidad, otra esfera desatendida por las propias mujeres y sus parejas.
"Esa sobrecarga de las mujeres tiene también un impacto en su manera de vivir, de enfermar, de vivir su sexualidad y las relaciones de pareja", alertó la especialista durante un taller convocado por la Red de Género y Salud Colectiva de la Sección de Medicina Social de la Sociedad Cubana de Salud Pública, a fines de 2013.
En términos de salud, un ingreso en el hogar y el propio trabajo de cuidado introducen tensiones en la vida familiar y de las mujeres, al igual que ocurre con el cuidado de personas ancianas, precisó la experta.
"Otro asunto para reflexionar es la salida del mundo laboral que muchas de ellas se ven obligadas a hacer para cuidar a sus padres ancianos y otros familiares, cuando pudieran estar francamente productivas", agregó Alfonso.


Publicado por: SEMlac – Sara Más –La Habana -  Agosto/2014 - 

Brasil espera recomendaciones de la ONU sobre tráfico de mujeres y salud femenina.

El Consorcio de Redes y Organizaciones de la sociedad civil, formado en 2013 para monitorear el cumplimiento de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación a las Mujer (CEDAW), en el país sobre los temas de salud femenina y tráfico de mujeres, aguarda en este mes de agosto la evaluación y las recomendaciones del Comité CEDAW sobre el Informe Alternativo y el Informe del Gobierno Brasileño. Los documentos fueron entregados al Comité y analizados en junio de 2014, en 58ª Sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en Ginebra.

La publicación del pronunciamiento de la Comisión va coincidir con las celebraciones, en todo el mundo, de los 35 años de la Convención de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género. Para discutir los avances y obstáculos que aún persisten en el cumplimiento de la CEDAW, el 22 de agosto se celebrará un seminario en Río de Janeiro, organizado por la Comisión de Bioética y Bioderecho de la Orden de Abogados de Brasil (OAB/RJ). La politóloga Telia Negrão, coordinadora de la ONG ‘Colectivo Femenino Plural’, ha sido invitada a presentar el informe elaborado por el Consorcio Nacional del Proyecto de Monitoreo de la Convención durante el seminario, donde estará presente la abogada y profesora Silvia Pimentel, única integrante brasileña del Comité CEDAW.

El 29, 30 de julio de 2014 y, Telia Negrão también participó en la reunión de la Comisión Intersectorial de la Salud de la Mujer (CISMU), el Consejo Nacional de Salud, en Brasilia, donde disertó sobre el Proyecto de Monitoreo de la CEDAW. Hizo una reseña histórica de la Convención y comentó los puntos principales del informe alternativo, preparado por 13 redes y organizaciones que conforman el Consorcio del Proyecto. "Fue un momento importante para despertar a la Comisión ante la dificultad de acceso al derecho a la salud en el país, puede convertirse en una agenda internacional, no es un problema aislado”, señaló Telia. "Además, reconoció que el informe no partió de cero, sino de muchos logros y avances en el transcurso de la última década".
Según Telia, la lucha en el momento presente es asegurar que no haya ningún retroceso en relación con los derechos. "Por otro lado, la Rede Cegonha [Cigüeña] centralizó toda la política para la salud de las mujeres en detrimento de la atención integral y, por otro lado, tenemos una ofensiva, que incluso, contra la ley de violencia sexual y el aborto legal", expresó. Para avanzar en el enfrentamiento de las principales causas de muerte materna y de las violaciones de los derechos, Telia sustenta la necesidad de incluir los derechos sexuales y reproductivos en la agenda pública, incluyendo la cuestión del aborto.
La criminalización, según el informe presentado ante la ONU, es una causa que ha agravado la salud de las mujeres.

Otro hecho destacado por ella es la feminización de la epidemia del VIH. "Los miembros del Comisión del Consejo Nacional de Salud trajeron importantes relatos sobre el crecimiento de la epidemia entre las mujeres, particularmente entre los sectores vulnerables, en una etapa en que la propagación del virus, se ha estabilizado en Brasil. Esto significa que algunas políticas públicas son frágiles", añadió Telia.
"CEDAW parecía algo muy lejos de nosotros", admitió Maria Espírito Santo Tavares dos Santos, Coordinadora de CISMU y representante de la Red Nacional Feminista de Salud, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos”.La presentación de Telia nos ha aproximado a esta gran organización. Las personas pudieron sentir que hay mujeres luchando por nosotros y que CEDAW está, cada vez más, dentro del movimiento de mujeres en Brasil. Lo está en el informe es lo que estamos vivenciando", dijo.
En su presentación, Telia explicó por qué la Convención CEDAW es considera el documento más importante en la lucha por la igualdad de género, habiendo sido aprobada por las Naciones Unidas, en 1979. CEDAW identifica a los agentes de violaciones: Estados, individuos, empresas u organizaciones. En la actualidad, 186 Estados han firmado la presente Convención. 

El Comité de la CEDAW está constituido por 23 expertas propuestas por sus gobiernos y elegidos por los Estados partes. El Brasil es signatario de la Convención desde 1984. Desde 2002, cada cuatro años, presenta informes acerca de las medidas en pro de la eliminación de la discriminación contra la mujer. Pero debido a la constatación del Comité, de que el gobierno brasileño no estaba atendiendo eficientemente las mujeres en el área de salud y ante la falta de información y de políticas públicas para combatir la trata de mujeres, el país fue invitado a ofrecer información sobre estos dos temas en 2014.

Coordinan el Consorcio Nacional, integrado por 13 redes y organizaciones del Proyecto de Monitoreo de la CEDAW, la ONG Colectivo Femenino Plural, La Red Nacional Feminista de Salud, Derechos Sexuales y Reproductivos, el Comité de América Latina y el Caribe por los Derechos de Mujeres (Cladem/Brasil) y el Núcleo Interdisciplinario de estudios s sobre Mujer y Género, de la Universidad Federal Rio Grande Sul (NIEM/UFRGS).

Publicado por: ADITAL – Brasil – 14/08/14 -Traducción: ricazuga51@yahoo.com


Anticonceptivos son claves para luchar contra VIH/sida en África

Las necesidades de anticonceptivos de las mujeres con VIH suelen quedar rezagadas. Crédito: Mercedes Sayagues/IPS
En el apuro por salvar a los niños y niñas con VIH y tratar a sus madres, los expertos alertan de que en África se están olvidando de un elemento clave en la prevención del contagio: anticonceptivos para las mujeres seropositivas.
Sin embargo, los anticonceptivos son el segundo pilar de una exitosa prevención de la transmisión del VIH (virus de inmunodeficiencia humana) de madre a hijo, además de evitar la infección de mujeres y bebés, así como cuidar a las personas portadoras del virus causante del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).
“Las necesidades de anticonceptivos de las mujeres con VIH suelen quedar rezagadas, pues la mayor atención se concentra en mantener sanos a niños y madres”, señaló Florence Ngobeni-Allen, portavoz de la Fundación Elizabeth Glaser de Sida Pediátrico, al ser consultada por IPS.
Esta sudafricana, quien supo en 1996 que era portadora del VIH, perdió un bebé a causa del sida, pero luego tuvo otros dos hijos sanos.
La anticoncepción es fundamental en África oriental y austral, donde a la alta prevalencia del virus se le suma la gran demanda insatisfecha de planificación familiar. En este área, ocho de cada 10 mujeres seropositivas están en edad reproductiva, según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).
Los estudios sugieren que las mujeres con VIH tienen igual, “si no más, deseo de limitar la maternidad en comparación con las que no tienen el virus”.
“Reducir las necesidades insatisfechas en materia de planificación familiar en este sector de la población es fundamental para cumplir el objetivo de disminuir las nuevas infecciones en 90 por ciento”, señala el informeWomen Out Loud (Mujeres en voz alta), de las Naciones Unidas.
Investigaciones de mujeres seropositivas en Kenia y Malawi muestran que casi tres de cada cuatro entrevistadas dijeron no querer más hijos en los siguientes dos años, pero solo una cuarta parte de ellas usa anticonceptivos modernos.
Anciconcepción y VIH

La mayoría de los métodos anticonceptivos modernos hormonales son seguros para las mujeres con VIH.

Pero algunos no se recomiendan para las mujeres que reciben antirretrovirales porque pueden alterar el tratamiento.

El dispositivo intrauterino no se recomienda para mujeres con sida por la debilidad de sus sistema inmunológico. 

Los espermicidas y diafragmas no son aconsejables para mujeres seropositivas.

Fuente: Organización Mundial de la Salud.
Fragilidad de los programas
Un estudio de Family Health International con mujeres portadoras del virus del sida en Ruanda, Kenia y Sudáfrica mostró que más de la mitad no habían planificado su último embarazo.
Y cuando las mujeres se interesaban en la planificación familiar, les costaba acceder a los servicios. Uno de los obstáculos fue el personal de salud: desconocían las opciones de anticonceptivos para portadoras del VIH, la mayoría solo ofrecía preservativos masculinos, pese a que las mujeres preferían inyecciones o implantes de larga duración y muchos emitían juicios de valor sobre la vida sexual de las pacientes.
“A veces las enfermeras se olvidan de que las mujeres tienen una vida sexual activa cuando se enteran que son seropositivas”, remarcó Ngobeni-Allen.
Alrededor de 25 por ciento de las mujeres en Kenia no tienen las necesidades de anticonceptivos satisfechas, pero esa proporción llega a 60 por ciento de las seropositivas, subrayó el médico John Ong’ech, director adjunto del Hospital Nacional Kenyatta, en entrevista con IPS.
Las carencias en el acceso a la planificación familiar para las mujeres con VIH, quienes tienen entre seis y ocho veces más probabilidades de morir por complicaciones relacionadas con el embarazo, en comparación con las que no tienen el virus, “es una debilidad de los programas de salud”, reconoció, pese a que es más barato y más efectivo suministrar anticonceptivos que realizar el tratamiento para evitar la transmisión de madre a hijo.
Esposos y suegras
Mary Naliaka, especializada en sida pediátrico en el Ministerio de Salud de Kenia, dijo a IPS que la planificación familiar debe formar parte del programa de tratamiento del VIH y ofrecer una amplia variedad de anticonceptivos.
Pero el sistema de salud en África oriental y austral suele tener problemas de suministro de productos y muchas clínicas carecen de infraestructura.
“Para colocar un dispositivo intrauterino se necesita un ambiente estéril”, indicó Ong’ech. La inyección es el método más popular porque las mujeres pueden usarlo sin decírselo al marido, añadió.
El desequilibrio en las relaciones de género y la falta de poder de negociación influyen en el uso de anticonceptivos. Naliaka apuntó que en la cultura africana, “la suegra puede orquestar la disolución del matrimonio si no hay un bebé en camino”.
Dorothy Namutamba, de la Comunidad Internacional de Mujeres con VIH en África Oriental (ICWEA), con sede en la capital de Uganda, dijo a IPS que se educa a las mujeres para agradar al marido.
 “Si él reclama que tengas 10 hijos, debes tenerlos, y si no puedes, buscará en otra parte”, explicó. “La mayoría de los hombres no alientan a las mujeres a que busquen servicios de planificación familiar. Es un gran problema”, remarcó.
El estigma y la violencia doméstica agravan el problema. “Las mujeres temen revelar su estatus de salud por miedo a sufrir violencia de género, lo que limita el acceso a la planificación familiar”, subrayó Anthony Mbonye, comisionado de servicios de salud en Uganda, en entrevista con IPS.
Dado el poder de decisión de los hombres respecto del embarazo, es fundamental ofrecer servicios de salud reproductiva para parejas, pero “los centros de salud están abarrotados y sin capacidad de absorber a las parejas masculinas”, se lamentó Naliaka.
La esterilización forzada de mujeres con VIH en Kenia, Malawi, Namibia, Sudáfrica y Zambia, con juicios pendientes, complicó más el tema de las necesidades y derechos reproductivos en relación con el VIH.
“Fue una vergüenza para el sector de la salud”, indicó Naliaka. Pero “a través de esos casos sonados, el sistema y el público comprendieron que estas mujeres tienen necesidades en materia de salud reproductiva similares a las de las que no tienen el virus”, añadió.
Atención integral
Para seguir avanzando, los especialistas recomendaron integrar el VIH, la planificación familiar, los servicios de salud infantil y materna para ahorrar tiempo a los usuarios y al personal de salud.
Siete países de África austral crearon los “centros integrales” de salud reproductiva, donde una mujer puede recibir antirretrovirales, hacerse una colposcopía, recibir asesoramiento sobre planificación familiar y lactancia, todo en una sola visita, en solo un lugar, a veces hasta en una sola habitación y con un único profesional.
Vincular los servicios es más rentable y eficiente, según el UNFPA.

Publicado por: Inter Press Service – Miriam Gathigah – Nairobi - 18/08/14 - Editado por Mercedes Sayagues / Traducido por Verónica Firme