martes, 13 de mayo de 2014

Guía de la buena esposa enfurece a mujeres

Esta guía, que entrega 11 reglas “para mantener a tu marido feliz”, ha causado más de un disgusto al género femenino.

AHORA  VEAMOS  ALGUNA  DE  ELLAS !!!!!









Aunque ya tiene un buen tiempo (décadas), ha vuelto a circular en las redes sociales la guía de la buena esposa que se creó en el año 1953 con la finalidad de “agradar al hombre”. 
Esta guía, que entrega 11 reglas “para mantener a tu marido feliz”, ha causado más de un disgusto al género femenino.De una manera lúdica la guía muestra 11 reglas que informan cómo la mujer puede hacer feliz a un hombre y de qué manera hacerlo. 
A pesar de que muchos lo consideran sexista, la guía fue justamente escrita por una mujer, la española Pilar Primo de Rivera.Hoy a casi 61 años de su publicación la guía ha causado revuelo por lo machista del escrito. 

Porque todos tenemos algo que decir, te dejamos las imágenes de la guía.

Publicado por: Diario El Heraldo de Honduras – Tegucigalpa – Redacción – 12/05/14 -

Argentina: Carmen Argibay: la gota que perforó la piedra

En la tarde del sábado 10 de mayo falleció la ministra de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Dra. Carmen Argibay. Tenía 74 años y fue una mujer pionera en la construcción de una justicia con enfoque de género. 


El trabajo de Argibay fue arduo dentro del sistema judicial y logró demostrar que a veces la incesante molestia de un goteo persistente puede taladrar una piedra. 
En 2009 impulsó la creación de la Oficina de la Mujer en el marco de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Desde entonces la justicia, estaba acostumbrada a girar alrededor de un núcleo petrificado en un incuestionable patriarcado, empezó a interpelarse y transitar las arterias de la equidad. Es un proceso que está en marcha aún, pero el camino empezó a trazarse.


Atea convencida y sin ninguna flaqueza que demostrara lo contrario, Argibay decía que ningún espacio de la justicia debía tener una cruz cristiana, y que sacaría todas las imágenes religiosas de los juzgados. Argumentó que nada tenía de capricho y solo de razón, al tratarse Argentina de un estado laico. Por eso jamás ningún espacio de la justicia debiera mostrar tendencias religiosas. 


La ministra Argibay fue detenida política tras el golpe militar de 1976. Aunque no fue víctima de tortura física, sí recibió torturas psicológicas que le valieron un pre infarto a sus 36 años. 
Ya en la democracia, casi a fines de la década de los ochenta, fue ascendida a camarista. En el plano internacional será recordada por su desempeño en Tokio, en el Tribunal Internacional de Mujeres sobre Crímenes de Guerra para el enjuiciamiento de la esclavitud sexual, que condenó al ejército japonés por crímenes de la Segunda Guerra. Años más tarde, en los tribunales de La Haya, juzgó crímenes cometidos en la ex Yugoslavia.


También fue la primera mujer elegida por un gobierno democrático en llegar a ser ministra de la Corte, cargo que asumió en 2005. Antes, hubo otra mujer en el máximo tribunal y fue la Dra. Margarita Arguas, pero había sido designada por el presidente de facto, Roberto Levingston, y ejerció el cargo entre octubre de 1970 y mayo de 1973.
Argibay era defensora de la legalización del aborto. Sin embargo, se le cuestionó no haber sido tan categórica con el fallo sobre aborto no punible de marzo de 2012, que explicitó que la interrupción voluntaria del embarazo no debe ser penalizada cuando el embarazo sea producto de una violación.
Así y todo, Argibay será recordada por haber iniciado a la justicia argentina en una nueva concepción, basada en los principios de equidad e igualdad.


La licenciada en trabajo social y respetada feminista Carmen Frías, recordó a Argibay ante SEMlac como una mujer de avanzada. 
"Siempre tuvo claro la necesidad de fisurar el sistema patriarcal y visibilizar nuestros derechos. Carmen siempre contaba la anécdota de que, en el Palacio de Justicia, no había baños para mujeres (demostrando con esto que la justicia era un espacio solo para varones).Fue siempre coherente con lo que creía y creía firmemente en la igualdad", señaló Frías.
"Quienes nos acercábamos a preguntarle o a consultarle algo, nos encontrábamos con su contención y sabiduría. Es de remarcar su valentía, no solo durante la dictadura, sino que siempre lo fue. Nunca negoció ni ocultó, en la institución judicial, su condición de atea. Es destacable ya que la Justicia es una cuna de control social", añadió.


La Asociación de Mujeres Jueces de la República Argentina (AMJA), institución de la cual la Ministra Argibay fue fundadora, la recordó como "integra y valiente". El comunicado dice, además, que "Carmen Argibay hizo historia. Con su muerte, no solo las mujeres pierden una defensora incansable de sus derechos y a una luchadora por la igualdad de oportunidades, sino que la sociedad toda extrañará a una defensora de las instituciones y del Estado de Derecho".


Publicado por: SEMllac – Norma  Loto – Buenos Aires – mayo/2014 -

Buenos Aires: Pesar por el deceso de la jurista Carmen Argibay

La Red Internacional de Periodistas con Visión de Genero en Argentina lamenta la desaparición física de la Dra. Carmen Argibay, primera mujer que accede al cargo de Ministra de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
Su trayectoria de profundo compromiso con los derechos humanos la convierten en una figura de referencia para nuestro país.

Su tarea al frente de la Oficina de la Mujer que ella creó en el 2009 capacitando entre otras actividades a integrantes del Poder Judicial, tenía un objetivo y un sueño, según sus propias palabras, terminar con la justicia patriarcal. Alentó el debate sobre el aborto con enorme claridad conceptual “el aborto existe y perjudica más a las mujeres más pobres…” Solía decir a quien llegaba a su despacho…” vieron que tengo flores y no crucifijos”.
No logró su sueño pero dejo plantadas las semillas para que así sea. Para quienes ejercemos el periodismo con formación en temas de géneros, fue una aliada accesible y sencilla a pesar de su sitial en la Corte Suprema de la Nación.
Así la recordaremos, alegre, atenta, amante del tango, luchando por una justicia sin machismo, por una sociedad más justa e inclusiva.

Defensora de los derechos de las mujeres
Además, en diciembre de 2000 formó parte del Tribunal Internacional de Mujeres sobre Crímenes de Guerra para el Enjuiciamiento de la Esclavitud Sexual, que condenó a Japón por los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial. Y en 2001 integró el Tribunal para la exYugoslavia en la Corte Penal de la Haya.
Se esforzó siempre en defender los derechos de las mujeres a través de varias organizaciones y en luchar contra la discriminación por cuestiones de sexo. Una frase tan elemental como ésta desató críticas conservadoras hace solo diez años, cuando se barajaba su nombramiento: “No hay que discriminar ni por religión, ni por raza, ni por sexo, ni por elección sexual”.
En un país donde la presidenta peronista, Cristina Fernández, ha evitado aprobar una ley de despenalización del aborto, la jueza se pronunció siempre a favor del derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo. Esta postura le acarreó la oposición de la Iglesia a su nombramiento.

Ante su nombramiento como Ministra de la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró: “Mis creencias, o mis no creencias, en todo caso, no tienen nada que ver con la función que voy a desempeñar. El Estado es laico y, por lo tanto, la Justicia también es laica”.
Ante las posibles presiones del Gobierno solía proponer una solución sencilla: “Uno siempre tiene una salida. Si no está conforme o si recibe muchas presiones y no quiere hacer las cosas que le tratan de imponer, es muy simple la solución. Uno no está atornillado a un sillón. Si la cosa se plantea en esos términos, uno se va, se acabó”.
Pensaba retirarse tras cumplir los 75 años, el próximo 15 de junio, pero la “parca” la sorprendió y la llamó a los 74.


Publicado por: AmecoPress – Buenos Aires – Silvina Molina/ Liliana Hendel – 13/05/14 -

¿Por qué el vello púbico es un estimulante sexual?

Mujeres y hombres le han declarado la guerra al vello púbico. Acuden a todo tipo de métodos para eliminarlo parcial o totalmente. Algunos lo hacen por estética y otros por higiene. Lo cierto es que el vello púbico tiene varias funciones, entre esas, una misión importante en la sexualidad.
Felipe Coiffman, profesor de cirugía plástica de la Universidad Nacional y Universidad de Los Andes, explica que el pelo ha evolucionado al mismo tiempo que el hombre. “Cuando el hombre primitivo vivía en los árboles tenía todo el cuerpo cubierto de pelo. Después lo fue perdiendo con la evolución por razones genéticas y ambientales. Así  el pelo en el cuerpo dejó de tener una función específica  y fue desapareciendo lentamente. Sin embargo, la gente se pregunta porqué en ciertas regiones del cuerpo perdura”.
El mejor ejemplo es el vello del pubis. Según explica Coiffman, el vello en esta zona del cuerpo tiene una función especial porque capta feromonas, es decir, olores especiales producidos por la  vagina o el pene que son estimulantes sexuales. También provoca los sentidos y la libido de la pareja.
“Las feromonas son olores de tipo sexual que no son percibidos por el olfato humano. Tienen un factor excitante. Si se pierde completamente el pelo del pubis, pareciera que se perdiera un estímulo sexual  para el hombre y la mujer. Pero no quiere decir que quienes se afeiten el pubis pierdan su atractivo”, explica Coiffman.
Por ejemplo, un oso puede perseguir  a una osa en celo a través de la nieve gracias a las feromonas. Estos animales tienen en sus patas una glándula que produce un olor especial. Es así como el  oso va oliendo las huellas de la osa hasta que la encuentra y todo por el efecto de las feromonas.
A parte de su rol en la sexualidad, el vello púbico funciona como una barrera protectora contra las infecciones vaginales y ayuda a que los genitales femeninos mantengan una temperatura óptima. Finalmente, previene irritaciones en los genitales que pueden producirse por el roce durante una relación sexual.
Además, estudios hechos por la academia aseguran que la depilación de la zona púbica favorece infecciones como la del molusco contagioso o molluscum contagiosum, una enfermedad de transmisión sexual.
Una de las combatientes en favor del vello púbico es Cameron Díaz, que en el libro ‘The body book’, dice: “No olvidemos que la especie humana estaba cubierta de pelo, y aunque ahora solo lo tenemos en algunas zonas, creo que ese vello que se ha mantenido tiene un propósito”.

Publicado por: KIEN&KE – 12/05/14 -

Desmontando a la “Madre”

El Campus Relatoras es un espacio de formación abierta y dinámica en el que mujeres expertas ponen sus conocimientos y habilidades a disposición de quienes desean aprender. Imparte cursos presenciales y on line autogestionados de distintas materiasy con una metodología diferente al uso.
El taller online Desmontando a la “Madre”, se impartirá a partir del 26 de mayo, con una duración de 8 semanas y se hace en convocatoria abierta.

¿A Quién va dirigido?
¿Eres madre? ¿Quieres serlo? ¿Te lo estás pensando? ¿No quieres serlo de ninguna manera? En este taller no vamos a decirte si debes serlo o no, ni cómo hay que serlo. Este curso está abierto a cualquiera que tenga interés y curiosidad en la maternidad como hecho cultural y social. A las que se sienten encorsetadas por el rol tradicional (también antes de serlo o no siendo madre nunca jamás). A las que esperaban otra cosa de sus maternidades. A las que son madres felices y aún así sienten que algo no va del todo bien. A las que pensaron que todo esto ya no iba de sacrificios, obligaciones, auto-exigencias, malabarismos. ¿Es éste un lugar habitable para las mujeres hoy? ¿Es realista? ¿Tiene la madre que responder en todo momento a la crianza y es responsable última del desarrollo de las criaturas? Nos dirigimos a las que estén dispuestas a imaginar maternidades más llevaderas, realistas y críticas y hablar de los cuidados en nuestra sociedad. ¿Te animas?

Objetivos
Se va a hablar de madres. Desde dentro y desde afuera. De las mujeres que lo son y de las que no lo son. De las maternidades que aprendimos a través de mitos que nos construyen. De los lugares comunes. De abrirlos y desmontarlos. De las dificultades de ser madre -sin volvernos muy locas- en nuestro mundo. De construir nuevos relatos que nos representen. Abrir la “maternidad” desde una perspectiva política para sacar los cuidados y la crianza de la maternidad por defecto. El objetivo no es enjuiciar a “la madre” sino pensarnos críticamente como mujeres ante la maternidad y abrirnos al concepto de “lo madre”: inventarlo.

En este taller se persigue
Desmontar los relatos y visiones de la madre que nos construyen, inventarnos nuevas. Enfrentar con mirada crítica las posturas hegemónicas sobre la maternidad. Cuestionarnos colectivamente mitos, roles, creencias y sueños de la “madre ideal”.
Compartir material aparte del que proponemos en cada unidad, que matice y complejice el tema: buscar preguntas más que dar respuestas.
Darnos herramientas para entrar y tomar el concepto de la maternidad, buscando construir otras visiones en las que quepamos mejor.
Compartir dudas, certezas, ideas, anécdotas, preguntas con las compañeras sobre el tema de cada semana.
Revisar nuestras propias convicciones sobre el tema desde un punto de vista crítico. Cuestionar a nuestro entorno sobre el “problema privado” de la maternidad y observar la maternidad como hecho social.
Escribir, relatar y crear desde la experiencia maternal (y desde la no experiencia) para compartirla. Construir nuevos relatos de las maternidades (que no hay dos iguales ni se viven igual).
Pensar y habitar la posibilidad de “lo madre”: enfocar los cuidados como necesidad y compromiso común, sacándolos del ámbito doméstico, privado, por defecto de la madre. Imaginar estrategias para abrir la crianza y los cuidados a grupos más amplios de personas y comunidades.

Este taller NO es para
Decirte cómo debes criar, si debes dar pecho o no hacerlo, si debes dormir con él o no hacerlo y todo ese sinfín de “recetas”, ni ofrecerte los distintos caminos y tendencias sobre el embarazo, el parto, la lactancia o la crianza (aunque hablaremos de ellos).
Tampoco es para criticar a unas madres sobre otras. Criticar las decisiones individuales o los roles que una ha decidido cumplir. Sí para observar críticamente qué espera la sociedad que cumplamos como mujeres y/o madres.
Ni es para reforzar el rol de la MADRE como responsable última del desarrollo, salud y educación de los hijos, ni para criticar a los padres.

Filosofía del taller
En los últimos cien años, se han recorrido muchos estadios en cuanto a apertura de imaginarios femeninos, también en lo referente a la maternidad. Creo que hemos llegado a un amplio consenso que entiende que las mujeres no están obligadas a procrear en algún momento de la vida para tener y conservar algún estatus en la sociedad. Ni las mujeres son madres –per se-, ni ser madre es el destino natural de las mujeres.
¡Oh, pero…! Tanto los avances desde la lucha feminista como ciertas reacciones pro-tradición nos han devuelto a un momento en que ser madre sigue siendo en parte una obligación y en parte una opción que toma cada una en solitario (a lo sumo en pareja). Quieres tener hijos, apechuga con ellos.

¿Lo tomamos tal cual o lo discutimos? A la vez que se llena el mercado de un sinfín de manuales que te explican cómo debes ser madre -la receta única e infalible en realidad son millones-, las mujeres debemos responder a diario a muchos otros papeles en la sociedad -y encima preocuparnos de la propia subsistencia, claro.
Cuando miramos con detenimiento a las madres contemporáneas en los medios, a las famosas, a las madres blogueras, a las madres solas o en pareja, a nosotras, encontramos que en lo general seguimos respondiendo casi al mismo “modelo” al que respondieron nuestras madres o abuelas. ¡Y encima cuestionadas todo el tiempo!
Para más información consultar: http://campusrelatoras.com/portfolio/taller-maternidades/


Publicado por: AmecoPress – Madrid – Redacción – 13/05/14 -

Ocho años de espera por un código para la niñez

El anteproyecto, engavetado en la Asamblea Nacional, es una de las iniciativas del Gobierno de Panamá sin ejecutar

El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe (MMI-LAC) presentó el último reporte sobre la lucha frente a la violencia contra niños y niñas en América Latina.
El propósito del informe, divulgado la semana pasada, es determinar los avances en la implementación del Estudio de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los niños y niñas entre 2011 y 2013.
Los países tenían compromisos en tres ejes: políticas públicas y planes para combatir la violencia contra la niñez, armonización de marcos normativos para poner fin a la violencia contra la niñez y organización para mejorar los sistemas de registro de datos de forma integral.
Entre los aspectos positivos del estudio está que la mayoría de los países de la región ha realizado acciones a fin de disminuir o combatir los niveles de violencia contra la niñez.
También se reconoce variación en cantidad y calidad de políticas y planes específicos para la lucha frente a la violencia contra los niños.
El informe advierte de la necesidad de elaborar indicadores, y propone aumentar los presupuestos para estos programas, así como en la capacitación específica de funcionarios estatales.
La investigación elogió las nuevas leyes de combate contra el acoso escolar en al menos un tercio de los países, las de combate a la violencia doméstica y algunas leyes que se han adecuado a la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CDN), destacando que América Latina y el Caribe es la región que registra mayor número de adhesiones a la CDN en el mundo.
Entre los desafíos, el reporte lista la generación, almacenamiento de datos y el registro sistematizado de casos de violencia contra la niñez, el cual es uno de los principales renglones a mejorar.
Se advierte que, de continuar así, será muy difícil conocer con precisión los tipos de violencia, quiénes son los niños, niñas y adolescentes más afectados, y dónde se ubican geográficamente.
‘La pobreza y los altos índices de inequidad y violencia son los principales desafíos que deben abordarse como causas estructurales para resolver el abuso, la explotación, la negligencia y otras formas de violencia contra los niños, niñas y adolescentes’, se menciona.
SITUACIÓN DE PANAMÁ
La situación del país se presentó en cuatro estadios: Sistema de dato integrado, Planes y políticas, Marco normativo y Avances generales.
En el primer escenario, se destacó que se incluyera en los sondeos del Instituto de Estadísticas y Censo de la Contraloría General de la República los indicadores de niñez, adolescencia y mujer.
‘En los dos últimos años se ha recopilado información sobre explotación sexual y las peores formas de trabajo infantil y se habilitó una línea para recibir denunciar en la Defensoría del Pueblo, este mecanismo es calificado como frágil’, mencionó el organismo.
Entre los avances generales cita que en 2011 se celebró un encuentro subregional con la intención de elaborar una hoja de ruta para el cumplimiento del Estudio sobre la violencia. La iniciativa está inconclusa.
Aunque la responsabilidad con las normas de protección de los menores recae en la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf), no hay un grupo de instituciones específicas para las acciones contra la violencia, remarca la investigación.
En el eje de Planes y políticas, el documento sostiene que Panamá no cuenta con un Código de Niñez y Adolescencia. La falta de este instrumento ha dado pie a la aprobación de numerosos planes que se han descontinuado.
También deja ver duplicidad de funciones en entes gubernamentales. Y cita que el Despacho de la Primera Dama lleva lo relativo a la Primera Infancia, tema también lo ejecuta la Senniaf. La Defensoría cuenta una área especializada en niñez, pero no cuenta con recursos suficientes.
‘Se reportan avances limitados en planes de combate contra la explotación sexual de los menores’, señala el informe.
Las cárceles para menores están a cargo del Ministerio de Gobierno, los programas para esta población no son los adecuados y existe un sistema estigmatizador, dictamina la investigación.
En cuanto al marco normativo, dice que el castigo físico no está explícitamente prohibido y que en los dos últimos años no se presentaron iniciativas legislativas sobre la niñez y adolescencia.
Marta Santos Pais, representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas sobre Violencia contra la Niñez, viajó a Panamá para la presentación del documento.
Santos Pais declaró que en la región persiste una brecha entre el marco normativo de la Convención sobre los Derechos del Niño y la realidad diaria de millones de niños.
‘La negociación internacional de la futura agenda de desarrollo nos ofrece una oportunidad única de incluir la eliminación de la violencia contra la niñez como un objetivo a cumplir’, puntualizó.

Publicado por: Diario La Estrella de Panamá – Carlos Atencio – 12/05/14 -

Los ancianos colombianos se suicidan más que los jóvenes

Las tasas de mortalidad por suicidio en ancianos colombianos son mayores que en personas jóvenes. 
Este acto en adultos mayores se caracteriza por un número menor de amenazas y el empleo de métodos más letales que lo reportado en edades más tempranas. Otros factores de riesgo asociados al suicidio en ancianos son: ser viudo o divorciado, vivir solo, abuso de sustancias y eventos estresantes financieros o interpersonales. 
El 85 por ciento de los pacientes ancianos con depresión que se suicidan son hombres.
La presencia de un trastorno depresivo en personas mayores de 65 años aumenta la mortalidad, produce impacto negativo en la calidad de vida y se ha constituido en un problema de salud pública en el ámbito mundial. El organismo de un anciano deprimido puede llegar a funcionar peor que el de aquel que padece enfermedades médicas crónicas tales como artritis, enfermedad pulmonar o diabetes. Así lo informa la Agencia de Noticias UN.
La depresión es considerada actualmente como un elemento de riesgo similar a la diabetes o la hipertensión para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares como infarto de miocardio, falla cardíaca y eventos cerebrovasculares. Al mismo tiempo, diferentes tipos de cáncer se han asociado a la presencia de trastorno depresivo en adultos mayores. El cáncer de páncreas, pulmón y cuello, son los más comunes relacionados. Los trastornos depresivos son más frecuentes y severos a medida que el cáncer progresa.
El alzhéimer, por su parte, se asocia frecuentemente con la depresión. En las etapas incipientes de la enfermedad la asociación es del 10%, y en casos más avanzados del 60% o más. Sin embargo, en estos pacientes los síntomas depresivos suelen ser menos graves que en la población que no padece dicha patología.
José Manuel Calvo, profesor asociado del Departamento de Psiquiatría, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia, comenta que existe un tratamiento que busca mejorar la calidad de vida, lograr la remisión de los síntomas y prevenir las recaídas y recurrencias.
“La fase inicial del tratamiento se denomina aguda y el objetivo en ella es la remisión de los síntomas. En esta fase se implementan las diversas medidas terapéuticas, ya sea psicoterapia o farmacoterapia o una combinación de ambas modalidades”, comenta Calvo.
Calvo recalca que cuando se ha logrado una mejoría significativa se pasa a la fase de continuación, en la cual se debe mantener el antidepresivo a la misma dosis durante un lapso de tiempo que varía entre los cuatro y nueve meses, con el fin de prevenir recaídas.
En términos de tasas específicas, la población masculina comprendida, entre los 70 y 74 años y los de 75 y 79 años, encabeza la lista de más suicidios por 100.000 habitantes, según un informe emitido por Instituto de Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses del 2007. Una tendencia que se mantendría en la actualidad.
Publicado por: KIEN&KE - *Fuente: Agencia de Noticias UN. – 13/05/14 -


Abuso sexual sin comprobar

Atendiendo el caso de la acusación contra este defensor de los derechos humanos, la columnista lamenta el desafortunado uso que se le da a una de las conquistas más importantes del feminismo, en pos de intereses políticos poco éticos para quitar del camino a quien les representa un obstáculo. 
Increíble. Hace cerca de 30 años un grupo de mujeres nos reunimos durante varios meses en un espacio ofrecido por la Alianza Francesa para dilucidar y reflexionar el contorno social, cultural y jurídico de la violencia contra las mujeres.
Invitadas por la abogada Mireya Toto, autora de la primera iniciativa sobre la violencia contra las mujeres, de esas reuniones surgió un documento donde el centro del debate era cómo lograr que los delitos de hostigamiento, abuso y violación sexual, considerados ocultos, sin testigos, impunes y despreciados en la opinión pública pudieran judicializarse empezando por creer en la palabra de la afectada y de ahí partir a la investigación, comprobación y conseguir justicia.

La iniciativa presentada en el Senado con el apoyo de diez senadoras, allá en 1981, jamás fue discutida y en cambio recibió todas las burlas y el descrédito de brillantes hombres del poder. Me acuerdo muy bien de las insinuaciones, las burlas y el desprecio que trajo consigo.
Se trata de una batalla cultural que todavía no se zanja. Creer en la palabra de la afectada, de una mujer que sujeta a una presión inaudita tenía que declarar, presentarse, carearse con el presunto agresor y vivir un tremendo proceso: sujeta a ser juzgada en su vida privada y amedrentada por todo el engranaje de lo que se llama investigación judicial.
Increíble. Muchos años han corrido, y las cosas han cambiado diametralmente. Hoy contamos con estudios, encuestas, protocolos, modelos de atención, perfil psicológico del daño y muchos datos estadísticos.
Naturalmente para las de sin nombre ni destino, no hay justicia. El péndulo siempre va de un lado a otro. Todavía hay incrédulos y defensores de miles de agresores. Pero también es cierto que del tránsito de esos casi 30 años a la fecha, profundamente doloroso, el problema y la preocupación han sido colocados en una gran franja de la población. Hoy hablamos de los derechos humanos de las mujeres y hemos logrado, al menos, cierta preocupación oficial en todo el mundo. Es verdad que hay evidencias de una cultura que rechaza el abuso sexual y la violencia feminicida contra las mujeres.
Esa es la cultura que también abre la posibilidad de usar tan oprobiosa situación para defenestrar a algunos inocentes, hombres acorralados por intereses de los verdaderamente poderosos.
Recuerdo un pasaje penoso de un hostigador y prepotente en un diario capitalino de corte izquierdoso, que siendo del todo responsable, con una acusación sólida, fue perdonado y defendido por hombres y mujeres de aquella comunidad que buscaba dar voz a quienes no la tienen y buscar justicia. El hombrecito sigue tan campante en el diario La Jornada
.

Lo otro es el uso de una supuesta agresión para ganar políticamente. Por ahí de 1981, el dirigente obrero inobjetable, el ferrocarrilero Demetrio Vallejo fue envuelto en una supuesta agresión sexual para separarlo de sus importantes encargos en el entonces Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT). Periodísticamente investigué el caso. El hombre fue injustamente acusado. No hubo pruebas y su conducta y acción política fue definitiva. Sin embargo, fue echado del PMT, viejo y enfermo.
Hoy, Enrique González Ruiz defensor de los presos políticos, de estudiantes y personas perseguidas, que ha enarbolado los derechos humanos. Se le considera valiente y coherente, sencillo, incluso poco platicador. Constructor de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), fue acusado de hostigamiento sexual. Durante más de un año se han hecho investigaciones. No hay pruebas ni indicadores, esos los que hemos construido para determinar a quienes son culpables.
A Enrique González Ruiz lo he tratado en las últimas tres décadas, es un individuo claro y transparente, de conducta pública y privada irreprochable.
Esto nos lleva a una triste y grave situación que echa por tierra nuestra búsqueda de justicia. Se trata de un uso político, el de nuestros afanes y claridades respecto de la desgracia humana del uso de poder contra las mujeres. El poder se ha enseñoreado contra González Ruiz para evitar que estuviera en la lista de candidatos a la rectoría de la conflictiva UACM, donde se disputa el uso de su presupuesto.

A González Ruiz se le ha puesto en la picota: hostigamiento sexual y hostigamiento laboral, porque no se le puede defenestrar ni por incapacidad académica, ni por falta de compromiso social, ni por malos manejos en los puestos desempeñados, ni por incongruencia política. Es claramente enemigo del poder y el autoritarismo, que como Demetrio Vallejo, está lleno de simpatías y reconocimientos a su labor en la defensa y promoción de los derechos humanos tan importantes en esta etapa de la vida. Profesor querido y respetado.
Me dirán que el feminismo, el nuestro de los años setenta, promovió una incuestionable "verdad" que rezaba: dado que los hombres han sido construidos para ejercer el poder, "todos" son abusadores en potencia. De modo que como hemos conseguido poner en el centro el problema, la desgracia de la violencia contra las mujeres y esto ya es reconocido como parte de la relaciones hombre/mujer, de los gobiernos y sus instituciones, también se puede acusar impunemente a quien sea de tal fechoría, sin consecuencias a la vida y, si además, lo quitan de en medio a un probable candidato ganador en un proceso de cambio de rectoría, mucho mejor.
El despido de Enrique González Ruiz empieza a ser rechazado por la comunidad, por los abogados decentes, por su familia, por sus amigos y quienes realmente lo conocen. Es un desacierto fenomenal que afecta a las mujeres que estamos contra la impunidad del 97 por ciento de los casos denunciados.
El 30 de abril de 2014, la administración del rector de la UACM, Enrique Dussel, a través del abogado general Federico Anaya Gallardo despidió a Enrique González Ruiz. Lo curioso es que se trata, de un proceso interno, fuera de los protocolos legales. Así en casa, donde no se ha podido comprobar la conducta por la que lo denunciaron las académicas o profesoras Clementina Correa González y Carmen Rodríguez Sánchez.
La acusación es considerada no como una decisión académica sino una que tiene vocación de dañarlo. Una carta pública afirma que se trata de un desatino relacionado con el montaje de un escenario para que no pudiera participar como candidato a la rectoría.

Las palabras del maestro Roberto Josué Bermúdez Olivos son elocuentes. Copio: "Querido amigo y profesor Enrique González Ruiz, esta noticia duele, duele porque se busca manchar una trayectoria digna y valiente. Duele porque tu probidad está comprobada en décadas de lucha a lado de hombres y mujeres que han sido perseguidos injustamente. Duele porque eres fundador e impulsor de esta Maestría que tantas herramientas para combatir las injusticias han dado, creando un ejército de Defensores comprometidos con las causas justas y la justicia social. Fuiste impulsor de la Universidad pueblo enfrentándote a poderosos caciques y gente de poder arriesgando tu vida por la solidaridad con las causas más justas... Has sido alguien que ha buscado la verdad y la justicia y hoy te golpean con las armas de la mentira y la injusticia lo que me indigna y lastima. Duele porque has educado a decenas de generaciones de estudiantes y nunca se puso en duda tu honra y actuar profesional. Los que te conocemos y te hemos visto luchar a lado de los presos, de los estudiantes, de los perseguidos no creemos ni un ápice de las mentiras que la venganza y el rencor envidioso gritan visceralmente..."
Para "investigar" la denuncia, se instauró un procedimiento interno en la Universidad, que duró alrededor de diez meses, tiempo necesario para que no pudiera registrar su candidatura a la rectoría. Eso significó una sanción con tres meses de suspensión por la Coordinadora Académica, sin derecho de audiencia y después se le excluyó de las actividades relacionadas con la reforma al Plan de Estudios de la Carrera de Derecho, cuya versión actual elaboró junto con especialistas reconocidos y militantes del ejercicio alternativo del Derecho.

Después se instauró un proceso laboral. Sujeto a más de 30 pruebas, entre ellas un dictamen psiquiátrico para que se determinara si tenía perfil de un acosador sexual. Se ofrecieron testimonios de tres personas: Gaby González, Carlos Fazio y Pilar Calveiro (reconocidos por su coherencia y posición) y un reporte de la Dirección de Obras acerca de las características del establecimiento del Postgrado en Derechos Humanos. Se investigó incluso el cubículo donde las acusadoras dicen que ocurrieron los hechos. Con esas pruebas, quedó demostrada la falsedad de las imputaciones.
Y sólo como botón de muestra, la representante legal de Correa y Rodríguez, sometió a Carlos Fazio a una sesión de preguntas y repreguntas por más de 12 horas.
En fin, esta vez podríamos estar en presencia de una barbaridad, desviando la tarea fundamental de evitar la violencia contra las mujeres. Un precedente contrario a todos nuestros afanes: terminar con la violencia contra las mujeres. Hasta ahora en el caso la UACM ha destinado 23 mil pesos en dictámenes. Se rechazó la participación del obispo Raúl Vera y de Ma. Consuelo Mejía, dirigente de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, impulsora del Observatorio del Feminicidio, o sea una experta.

Finalmente, todo este enredo y su proceso desaseado pone en riego, también, el Postgrado en Derechos Humanos en la UACM. La paradoja es que no hay pruebas, todo está fundado en la palabra de las acusadoras. Una verdadera maldición, para quienes luchamos porque la palabra de las mujeres fuera escuchada. Descripción: http://mujeresnet.info/img_page/mnet1.GIF

Publicado por: Mujeres.net – Boletín Abril/Mayo 2014 – Sara Lovera *Periodista desde hace 45 años, fundadora de Comunicación e Información de la Mujer AC(CIMAC), fue directora del suplemento "Doble Jornada", y actualmente es la coordinadora regional del Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y del Caribe(SEMlac) en México; administradora general de la Casa de los Derechos de Periodistas; es editorialista de "Antena Radio", "MujeresNet", "Cuadernos Feministas", y "Noticias al Momento". En 2005 fue nominada al Premio Nobel de la Paz.


Congreso Nacional de Matronas 2014(Valencia): por la ciencia y la convivencia

Trabajar como pediatra-neonatólogo te hace muy próximo al trabajo de las matronas, un colectivo de profesionales con una gran vitalidad humana y científica, todo un buen ejemplo dentro del gran (y activo) colectivo de la Enfermería.

Entre los días 14 y 17 de mayo, la Asociación Española de Matronas (AEM) nos convoca en Valencia a un nuevo encuentro en el XVII Congreso Nacional de Matronas y lo hace bajo el lema "Por la ciencia y la convivencia", un lema que atesora la calidad humana, científica y profesional acorde con las necesidades sociales y sanitarias que nos demandan las mujeres, los recién nacidos y familias a las que se atienden y cuidan.

Un extenso programa que incluye un día de Precongreso y como principales actividades los siguientes temas:
- Conferencia inaugural: "El arte de cuidar".

- Mesas redondas:
1) "La matrona, ¿empleada o profesional?"
2) Competencias profesionales
3) La matrona, educadora y docente
4) El recién nacido, 28 días de nuestros cuidados
5) Complicaciones obstétricas
6) Actualidad en Ginecología
- Conferencia de clausura: "El ser Matrona en el siglo XXI".

En la Mesa redonda "Actualidad en Ginecología" hemos sido invitados a desarrollar el tema, con un título tan provocador como "Investigando: ¿ciencia de la evidencia o evidencia de la ciencia?".
Este congreso y Valencia nos espera con los cuatro elementos: el Agua, estamos en el mediterráneo, un mar tranquilo con aguas cálidas; la Tierra, productiva y fértil, con toda su huerta alrededor de la ciudad; el Aire, templado y suave durante todo el año; el Fuego, reflejado en sus fiestas de fallas y fuegos artificiales...
No os perdáis el vídeo promocional. Porque cuentan muchas historias..., pero todas son ciertas.

Publicado por: Boletín Globedia – pediatriabasadaenpruebas – 12/05/14 -



La nueva y revolucionaria terapia que promete acabar con el cáncer

Una nueva terapia permite modificar las células del paciente para acabar con el cáncer. Conocida como las terapias adoptivas de células T. Es como introducir un ejército biológico anti-cáncer en el cuerpo.

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es el cáncer más común en los niños. La quimioterapia puede acabar con la enfermedad, pero no siempre funciona. En ese caso, al paciente sólo le queda esperar a que aparezca una médula ósea compatible que pueda ser trasplantada. Mientras el cáncer sigue avanzado. Y la medula puede no llegar nunca.
La estadounidense Emily Whitehead fue diagnosticada con LLA con sólo cinco años. En su primera sesión de quimioterapia sufrió una grave infección que casi le deja sin piernas. El cáncer no desapareció, volvió a pasar por quimioterapia, y esta fracasó de nuevo. Pero, mientras su familia esperaba desesperada a que apareciera una médula compatible, los médicos les propusieron probar con una nueva técnica experimental.
El tratamiento está pasando por diversos ensayos clínicos, pero ya ha logrado curar a 25 niños y 5 adultos

Un equipo de científicos de la Universidad de Pensilvania extrajo sangre del cuerpo de la niña para separar sus glóbulos blancos y, gracias a un virus del sida genéticamente modificado, los reprogramaron para que atacaran a las células del cáncer. Una vez inyectados de nuevo los leucocitos empezaron a hacer su trabajo. Pero se pasaron de frenada. La niña tuvo que ser trasladada a la unidad de cuidados intensivos. Los médicos les dijeron a sus padres que sólo había una posibilidad entre mil de que pasara de esa noche. Entonces le dieron a la niña un medicamento para tratar la artritis reumatoide, y el sistema inmunológico se calmó (pero sin dejar de atacar a las células cancerígenas).
Sólo una semana después el doctor Stephan Grupp, que trataba a la niña, llamó a sus padres: “Ha funcionado. Se ha librado del cáncer”.
Una terapia esperanzadora para los pacientes
Aunque el caso de Emily ha sido el más sonado, no ha sido el primer paciente, ni el único, que logra salir del cáncer gracias a este nuevo tratamiento conocido (en inglés) como Chimeric Antigen Receptor T-Cell –CART, por aquello de abreviar lo inabreviable–, un método específico enmarcado en el conjunto de terapias conocidas como terapias adoptivas de células T.
Estas técnicas consisten, en resumidas cuentas, en modificar en laboratorio unas células inmunes llamadas células-T, que se extraen del paciente. Se les introduce un gen modificado del enfermo, gracias a un virus –generalmente un VIH modificado–, que hace que estas reconozcan un determinado antígeno en la superficie de una célula cancerosa. Cuando las células se introducen de nuevo en el torrente sanguíneo del paciente, atacan ferozmente al cáncer y no paran de dividirse hasta que acaban con él por completo. Es como introducir un ejército biológico anti-cáncer en el cuerpo.

Este ingenioso tratamiento fue desarrollado por primera vez de manos del doctor Carl June, investigador de la Universidad de Pensilvania. En 2011 su equipo logró curar a un hombre de 64 años, que pasaba por una situación similar a la de la pequeña Emily. Los resultados de esta intervención, y las de otros dos pacientes, fueron publicados en dos publicaciones científicas en agosto de ese mismo año.
“El teléfono empezó a sonar con gente que quería montar empresas. Me llamaron toda clase de inversores”, ha explicado June a Forbes. “Luego vinieron las tres grandes farmacéuticas a verme”. Y, finalmente, aunque June se habría hecho inmensamente rico si hubiera decidido dejar la universidad para montar su propia empresa, acabó llegando a un acuerdo con Novartis.
Un equipo de científicos del Instituto Nacional del Cáncer de EEUU ha logrado utilizar una técnica similar para combatir los cánceres que surgen en las células epiteliales
Actualmente el tratamiento está pasando por diversos ensayos clínicos, pero ya ha logrado curar a 25 niños y 5 adultos con LLA. 27 de ellos han logrado alcanzar una remisión total, su cáncer es indetectable. Casi todos los oncólogos coinciden: el CART es un tratamiento revolucionario y, aunque de momento sólo pueda combatir la leucemia (que ya está bien), va a abrir la puerta a todo tipo de terapias génicas para tratar distintos cánceres.
Ayer mismo, la revista Science publicó una investigación de un equipo de científicos del Instituto Nacional del Cáncer de EEUU que ha logrado utilizar una técnica similar para combatir los cánceres que surgen en las células epiteliales –aquellas que revisten las superficies internas y externas del cuerpo, como los que se desarrollan en el tracto digestivo, pulmón, páncreas o vejiga–. Se trata de los cánceres más comunes (representan el 80% de los casos). Y no es de extrañar que en los próximos años se sucedan los logros en este terreno.

Un negocio enormemente lucrativo

Dos años después de la intervención, Emily hace vida normal, y se ha convertido en la imagen de marca de Novartis, la farmacéutica que patrocinó su tratamiento, y que está decidida a hacer todo lo necesario para comercializar la que, aseguran, puede ser la cura definitiva del cáncer.
El CEO de Novartis, Joseph Jimenez, protagoniza este mes la portada de la edición estadounidense de Forbes, en un extenso reportaje que lleva por título «¿Curará este hombre el cáncer?».
Todo forma parte de un importante cambio de estrategia de la compañía. La multinacional farmacéutica anunció el pasado abril una reorganización de su negocio: ha vendido a GlaxoSmithKline su división de vacunas por 7.100 millones de dólares, y compró toda su división de oncología por 14.500 millones; además ha vendido a Eli Lilly toda su división de salud animal. Su idea es clara: el dinero está en los tratamientos contra el cáncer, y en concreto en el que ha salvado a Emily. A partir de ahora la compañía se va a enfocar casi en exclusiva en su desarrollo.
“Le he explicado a mi equipo que los recursos no son un problema. Lo que nos preocupa es ser rápidos”, ha asegurado Jimenez en Forbes. “Quiero saber cuánto vamos a tardar en llevar el tratamiento a la fase III de los ensayos clínicos y cuándo va a salir al mercado. Estamos hablando de pacientes que están a punto de morir. El dolor que nos produce dejar morir a los pacientes es tal que tenemos que ir lo más deprisa que podamos sin dejar que los problemas económicos se interpongan en nuestro camino”.

La terapia, no obstante, presenta varias dificultades. No se trata de un medicamento como tal: la farmacéutica tendría que procesar individualmente las células de cada paciente. Para ello necesitará unas enormes instalaciones y todo un equipo dedicado a la cuestión. Y esto no es barato. Al menos no más barato que un trasplante de médula, que cuesta unos 350.000 dólares. Además, habría que lidiar con los efectos secundarios que casi acaban con Emily. Pese a ello, Novartis asegura que podría tener la terapia en el mercado en 2016. Justo a tiempo para suplir a Gleevec, el medicamento más lucrativo de la farmacéutica –también destinado a combatir el cáncer– cuya patente finaliza en julio de 2015.

Guerra entre las farmacéuticas

Aunque Novartis es la farmacéutica que parece llevar más avanzado el desarrollo del CART, y cuenta con el primer investigador que público una investigación al respecto, no es la única que está detrás de su perfeccionamiento. Su principal competidor es Juno Therapeutics, una compañía enfocada exclusivamente a la investigación de este tipo de terapias génicas que cuenta con grandes padrinos, como el CEO de Amazon, Jeff Bezos. Hace poco recibió una inyección de capital de 175 millones de dólares.
Quizás la cura de la enfermedad está más cerca de lo que pensamos, pero si algo no cambia rápido sólo unos pocos podrán disfrutar de ella
Entre Juno y Novartis se está librando una guerra feroz, con trasvase de científicos y compras de otras compañías incluidas. Y no son las únicas que están detrás del desarrollo de estas terapias. El pasado diciembre un equipo dirigido por Michel Sadelain, director del Departamento de Ingeniería Celular del Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering en Nueva York, demostró la eficacia de un nuevo tratamiento de este tipo.

Como reconoce Jimenez, llegados a este punto el desarrollo eficaz de la terapia es más una cuestión económica que científica: “Lo que no podemos hacer es amontonar terapias similares por las que la gente no pueda pagar. Toda la estructura de precios de la oncología necesita ser replanteada porque se ha alcanzado un nivel que no va a ser sostenible en el largo plazo”.
En el futuro próximo la sociedad tendrá que doblar sus gastos en salud, debido al envejecimiento, y este aumento provocará un recorte del gasto en los sistemas de salud. ¿Quién podrá pagar estas carísimas terapias para tratar el cáncer? Quizás la cura de la enfermedad está más cerca de lo que pensamos, pero si algo no cambia rápido sólo unos pocos podrán disfrutar de ella.  

Publicado por: JuntosBien.org – mayo/2014