martes, 29 de abril de 2014

Esperanza en el desánimo

Norbagun, una mujer rohingya, tiene en el regazo a sus gemelos, esqueléticos bebés de 25 días, en el campamento para desplazados Dar Paing de Sittwe, en el estado birmano de Rakhine.

Las restricciones de la ayuda internacional han intensificado la crisis sanitaria entre la etnia musulmana rohingya que vive en el oeste de este país asiático.

En febrero, el Gobierno birmano expulsó a Médicos sin Fronteras-Holanda, que proporcionaba ayuda sanitaria a más de medio millón de rohingyas. Lo hizo después de que la ONG declarara que su personal había tratado a pacientes que habían sido víctimas de la violencia desatada en enero en la ciudad sureña de Maungdaw.

Según la ONU, al menos cuarenta rohingyas fueron asesinados por budistas en Rakhine. El Gobierno niega los crímenes. En marzo, un ataque contra oficinas de ONG’s y la ONU por parte de una multitud provocó la retirada de otras organizaciones no gubernamentales que prestaban sus servicios a 140.000 rohingyas que viven en estos campamentos de Rakhine.

Publicado por: EURONEWS - REUTERS/Minzayar – Foto del día – 29/04/14 -


Severas consecuencias para las niñas con el matrimonio infantil


Las uniones de menores de edad acarrean diversos efectos negativos para ellas, como por ejemplo graves daños a su salud debido a los embarazos prematuros.
Muerte materna, infantil y neonatal, hipertensión, anemia, parto prematuro y secuelas severas en su salud, son algunas de las consecuencias de los embarazos en niñas menores de 15 años, muchas de las cuales se vieron obligadas o fueron forzadas a unirse en matrimonio.
Juan Martín Pérez, director de la Red por los Derechos de la Infancia (Redim), explica que la combinación matrimonio-embarazo tiene como resultado altas probabilidades de mortalidad materna, toda vez que la salud de las niñas corre más riesgos durante el embarazo y el parto.

De acuerdo con datos de la Redim basados en estadísticas del Inegi, para 2012 un total de 10 mil 924 niñas de entre 10 y 14 años de edad registraron un hijo; de ellas, 201 tenían sólo 10 años aunque no se precisa si estaban casadas o vivían con sus parejas.
La Redim afirma que los matrimonios están vinculados de manera estrecha con los embarazos prematuros, una situación que impacta el proyecto de vida de las niñas, afecta su crecimiento y además las obliga a convertirse en madres con todas las responsabilidades que ello implica.

Embarazo temprano
En 2013 la Dirección General de Servicios de Documentación, Información y Análisis de la Cámara de Diputados hizo un estudio sobre el embarazo en adolescentes, y encontró que la salud de las niñas y jóvenes corre mayores riesgos porque en general no llevan un control prenatal y pueden tener complicaciones médicas.
Al respecto, el director de la Redim acota que otra consecuencia es la muerte infantil o neonatal, ya que las niñas físicamente no están preparadas para desarrollar un feto e indicó que a los efectos en la salud se suma el estigma social al ser rechazadas por su círculo familiar.
Según el reporte del órgano legislativo, estas niñas corren el riesgo de padecer hipertensión, anemia, parto prematuro y lo más preocupante es que las mujeres menores de 15 años de edad tienen 60 por ciento mayor probabilidad de morir que una mujer de 20 años o más. Además existen más posibilidades de que se les practiquen partos por cesárea o de que sus bebés tengan bajo peso.

Es por ello que especialistas en derechos de la infancia afirman que las uniones a edades tempranas acarrean un cúmulo de consecuencias negativas para las niñas y adolescentes, entre las que se encuentran también la deserción escolar, la precaria inserción laboral y la reproducción de la pobreza.
Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, el 51.9 por ciento de las adolescentes de 12 a 19 años de edad alguna vez presentó un embarazo, y 10.7 por ciento estaban en gestación al momento de la entrevista. Nashieli Ramírez, coordinadora de Ririki Intervención Social, abunda que las uniones matrimoniales son más comunes en las comunidades indígenas o rurales, sin embargo observa que la maternidad temprana es un fenómeno que también se da en contextos urbanos y no necesariamente implica un matrimonio.

Círculo de miseria
El informe “El panorama de la educación 2013”, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), reveló que México ocupó el primer lugar en deserción escolar entre niñas y niños de 15 y 18 años, un tema relevante porque para este mecanismo la educación determina cómo se vivirá en la edad adulta y un nivel de ingresos más alto.
Los expertos señalan que las niñas que se casan o viven en pareja tienen menos probabilidades de continuar sus estudios, porque deben cumplir con roles domésticos o ser madres. Al respecto, datos de la Redim basados en fuentes oficiales indican que 9 de cada 10 niñas que son madres dejan de asistir a la escuela.

En Chiapas, por ejemplo, una entidad donde 32.2 por ciento de su población vive en pobreza extrema y 26 por ciento es indígena, según el Inegi, y donde además es común la práctica de matrimonios de niñas, la deserción escolar es mayor y ellas tienen un nivel promedio de escolaridad que no rebasa el primer año de secundaria, indica Jennifer Haza Gutiérrez, directora de la Fundación chiapaneca Melel Xojobal.
El informe “Pobreza y derechos sociales de niñas, niños y adolescentes 2008-2010”, del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social (Coneval) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), indica que junto con Chiapas, el Estado de México, Guerrero, Michoacán y Veracruz son las entidades con mayor pobreza para la niñez.
La doctora en Antropología por la UNAM Jahel López Guerrero, explica que el matrimonio infantil disminuye las posibilidades de que la niñez tome decisiones sobre su futuro, y además no le permite desarrollar otros aspectos de su vida, toda vez que se les “preparó” únicamente para unirse de manera temprana.

En este tenor, la académica observa que esta situación –cuando es originada por estructuras económicas y culturales de algunas comunidades– arrastra una herencia de pobreza que las nuevas generaciones no pueden romper, porque no permite a la infancia buscar otra alternativa de desarrollo.
Reflexiona que el problema más grave es que en particular las niñas son vistas como objeto de intercambio, no como personas con derechos, aspiraciones y posibilidades de un proyecto de vida que no esté ligado solamente con la vida matrimonial o la maternidad.
Ante este panorama, en la próxima y última entrega de esta serie de reportajes con motivo del 30 de abril Día del Niño, defensores de los derechos de la infancia explicarán cuáles son algunas de las estrategias que debe implementar el Estado mexicano para evitar las uniones en niñas, y con ello evitar las consecuencias para su desarrollo y el de la sociedad.


Publicado por: AmecoPress -/Cimac Noticias - Anayeli García Martínez Angélica Jocelyn Soto Espinosa – Madrid – 24/04/14 -

Argentina: Sobre la violación y embarazo de una niña de 13 años: El peor delito

El miedo de hablar, el abuso de poder, un relato fuerte y desgarrador. Una niña de 13 años de edad le contó a su madre el sometimiento sexual y psicológico que ejerció el padrastro. La denuncia quedó radicada en la Comisaría 8ª de Moreno, pero no se hizo constar la violación sino quedó redactada como abuso. El violador aún no está detenido. Susana, mamá de la niña, describió a DESALAMBRAR que el día 30 de marzo “se presentó en la dependencia policial”. El sábado 26 de abril, acompañada por organizaciones de género, llevó a su hija al Hospital Mariano y Luciano de la Vega solicitando que se aplique el protocolo de Aborto No Punible. Presenta un embarazo de 23 semanas.

Firmaron el alta

En la tarde de ayer, y luego que la dirección del Mariano y Luciano expresara el rechazo a practicar el aborto no punible, Susana Leguizamón y su hija de 13 años, dejaron el hospital. De esta manera se busca institucionalmente descomprimir las denuncias que recaen sobre las autoridades a partir de lo establecido en el Artículo 86 del Código Penal de la Nación, que en su inciso 2º dice que "el aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto".

Luego del alta médica, Susana Leguizamón fue convocada por efectivos de Catonas a ampliar la denuncia en sede policial contra su pareja, Gustavo Gómez Benítez, padrastro de la niña.

DECLARACIÓN OFICIAL DEL DIRECTOR RUBÉN ROSSI
Rechazo a practicar el Aborto No Punible

Lunes, 28 de abril de 2014

La niña de 13 años que fue violada por su padrastro se encuentra bajo atención médica en el único centro masivo de salud del distrito. Rubén Rossi, Director del Mariano y Luciano de la Vega, entregó los fundamentos científicos para, institucionalmente, "negar la interrupción del embarazo por entender que estaría en riesgo la vida de la niña por carecer de sustento técnico".

Así se expresó la máxima autoridad hospitalaria: "Primero que la normativa aún no está reglamentada. Pero habla de un Protocolo en donde se dice que se puede interrumpir con un embarazo con un máximo de dos semanas. Entonces como los médicos vieron una ecografía de 23 semanas y un feto probable de 680 gramos ya dejó de ser un aborto y pasa a ser si uno hace nacer al bebé, un parto prematuro. En este momento no está en etapa de aborto, por eso los médicos hicieron la indicación que se le dijo a la familia. Actualmente estamos trabajando con el servicio social, con la mamá, bueno todo el mundo está con este tema. Están informando a la familia de cómo es la cuestión e inclusive se ha dado parte a Derechos del menor porque nosotros en este momento tenemos que defender la vida de la niña de 13 años. Porque después de las 23 semanas hacer un procedimiento abortivo tiene riesgo para la niña que si bien hizo la denuncia, hay que contenerla, hay que explicarle lo que está pasando y la institución se basó en los protocolos que están consensuados. En este tema estamos tratando que la madre esté al tanto del tema, para trabajar sobre la niña, que es la que tenemos que proteger en este momento. Explicarle y hacerle entender el momento que está pasando".

El examen médico de los profesionales médicos sustenta la postura institucional que expresa el Mariano y Luciano de la Vega. El protocolo que sirve como guía, que no es una ley, incluso señala que la interrupción del embarazo se puede hacer inclusive en la semana 23, pero al tratarse de una guía, tampoco expresa que se pueda realizar en la semana posterior. Esta historia que parte de un horror, queda enmarcada en el artículo 86 del Código Penal que expresa las "instancias donde debe practicarse la interrupción del embarazo", en este caso, "resultado de una violación". Rossi afirma que "profesionales se basaron en el protocolo y ellos consideran que ya no está en etapa de aborto. Por eso el procedimiento se ha decidido el procedimiento. Hoy la tenemos acá internada, se están haciendo los estudios e hicimos todos los contactos para tener una mayor contención, una explicación con la familia para tener un mayor entendimiento. Hay también organizaciones por detrás, hay informaciones que han salido a los medios, inclusive fíjate como debe haber malicia que en un momento dijeron que el Director del hospital no estaba porque se encontraba resfriado, y sí estoy resfriado, pero estoy trabajando. No sé quien pudo haber informado estas cosas. Hay una cancha media sucia donde nosotros tenemos que trabajar con la verdad, con la familia, con todo el peso de la ciencia y no mezclando con ninguna cuestión de presiones. Hay que pensar en el mejor beneficio para la niña de 13 años, ya que es la víctima de esto".

¿Lo qué usted está diciendo es que el hospital Mariano y Luciano de la Vega no va hacer ningún procedimiento de interrupción del embarazo?

Porque se sale de protocolo y no sería la indicación para estos momentos.

¿Cómo precisaron las 23 semanas de gestación?

El resultado de la segunda que tenemos es de 23 semanas con un peso del bebé de 680 gramos. Para que entienda la gente, un aborto se define como que tiene que haber un producto no viable, que es generalmente tomado en niños menores de 20 semanas o 22 semanas, en niños menores de 500 gramos. Se puede cometer un error, porque podés tener una ecografía donde dice que está bien y por eso es tan difícil reglamentar estas leyes. Pero bueno, esto no nos compete a nosotros, sino a los políticos asesorados por técnicos. Lo que nosotros sabemos es que el protocolo dice hasta las 22 semanas y esto está pasado del tiempo. Entonces ahora no estaríamos haciendo un procedimiento abortivo, sino una cesárea o una inducción de un parte, donde estamos poniendo en riesgo la vida de la madre sin ningún sustento técnico. Porque la paciente no está en trabajo de parto, ni perdiendo al bebé. Por eso, ya estamos en otra situació

El caso. Domingo, 27 de abril de 2014

HORROR EN BONGIOVANNI
El peor delito

Respecto a la denuncia policial, Susana concurrió a la fiscalía, una semana después de la presentación, pero no se habían remitido las actuaciones.

¿La niña expuso que no quería tener un hijo?

Sí, a partir de que se hace el test, ella expresó que no quería continuar con el embarazo. Fui de nuevo a la fiscalía para tratar de obtener la orden de detención. Él no está detenido.

Desde ayer a las 21 horas, la niña de 13 años está internada en el hospital. “Entró con una amenaza de pérdida del embarazo. Desde ayer hasta hoy está con contracciones continuas y le están poniendo un medicamento para retener el embarazo”, afirmó la madre.

¿Cómo se encuentra?

Está muy agotada, muy dolorida, asustada, lo único que quiere es que esto se termine ya, no quiere seguir más así. Yo tengo miedo que haga cualquier locura, porque ella no quiere tener el embarazo y los médicos la están reteniendo en contra de la voluntad de ella.

Lorena Alderete, integrante de Mujeres al Pie del Cañón, hizo referencia a una cuestión que se instala como debate. La niña presenta 23 semanas de gestación, de acuerdo a lo vertido por Alderete, tiempo que no permitiría la aplicación del Aborto No Punible, según el planteo de algunos profesionales de la salud. “Son semanas muy altas y sabemos que por lo general en los hospitales donde hubo hechos de abortos no punibles siempre fueron de menos semanas, pero también tenemos conocimiento de que la ley no aclara la cantidad de semanas a la hora de realizar la práctica”.

Paula Cruz de la organización de género Conurbanas, brindó detalles de la reunión que mantuvieron con la Dra. Cristina Ifrán, responsable de la guardia general en el día de hoy: “Estuvimos reunidas con ella, que es la responsable del hospital en este momento. También con Martinico que es el médico ginecólogo que estaba atendiendo a la menor y había otro personal de salud ahí. Nuestro planteo fue que se tenía que reconocer el derecho al Aborto no Punible por haber sido víctima de una violación y que se tendría que haber cumplido desde su primer acercamiento al hospital. Como primer punto es que firmen la declaración jurada de víctima de violación, que es lo que indica el Protocolo de Aborto no punible de la Provincia de Buenos Aires, y también la Guía de atención del Ministerio de Salud de la Nación y lo que es el consentimiento informado para el acceso al aborto no punible. Con esas dos formalidades, el hospital debería reconocer este derecho, situación que hasta el momento no había ocurrido. Entonces las intervenciones médicas intentan retener el embarazo y no de completar la práctica de interrupción.

¿Expusieron los médicos resistencia a desarrollar esa práctica?

El médico ginecólogo, en particular, se declaró como objetor de conciencia. Cuando empezamos a apelar a los recursos del protocolo, le manifestamos que la objeción de conciencia podía ser individual pero no institucional.

Manuela Castañeira, de la agrupación Las Rojas realizó una fuerte denuncia: “Nos informó la niña, que distintos personales médicos la han increpado y hostigado cuestionando su palabra de que ha sido violada. Esto es escandaloso. Acá hubo un responsable de ginecología que cuando le explicamos la situación dijo que era objetor de conciencia y que no iba a realizar la práctica. La jefa de guardia expresó que había que esperar a las autoridades, aunque sí firmó la declaración jurada donde se informa que ha sido violada, cosa que ni siquiera se quería reconocer. El protocolo de Aborto no punible establece dos declaraciones juradas, una donde la mujer dice que hubo una violación y otro donde se exige el Aborto No Punible. Esta médica firmó las dos, pero como recibido, no se hizo cargo de llevar adelante la práctica”.

La Dra. Cristina Ifrán explicó a Desalambrar que firmaron “como recibido las dos declaraciones juradas”. Además indicó que “los médicos que se encuentran en la guardia y que podrían realizar el procedimiento de interrupción de embarazo manifestaron ser objetores de conciencia”. Ifrán aclaró que “la decisión debe ser tomada por la dirección del hospital” y agregó que “la niña se encuentra estable y que el embarazo presenta ritmos cardíacos normales”. Como una de las directoras asociadas que tiene el Mariano y Luciano de la Vega, la Dra. Mariana Dunayevich, rechazó avalar la práctica.

Mañana a las 9 horas, organizaciones de género se concentrarán en la puerta del hospital Mariano y Luciano de la Vega exigiendo que se cumpla la ley de Aborto No Punible.

El violador se llama Gustavo Gómez Benítez.


Publicado por: Argenpress.info/ DESALAMBRAR – ANRED – 29/04/14 -

BRUJAS EN LA EDAD MEDIA Persecución de la Inquisición (2)

PARA SABER MAS...
LA CAZA DE BRUJAS EN LA EDAD MEDIA
Una bruja dotada supuestamente de poderes diabólicos para atraer la enfermedad y la mala fortuna debe haber sido objeto de temor para el no iniciado, pero debemos ser capaces de descubrir una urgencia más primitiva en la persecución de que fueron víctimas. La bruja, por lo común, aunque no siempre, era una mujer que poseía —se aseguraba— poderes sobrenaturales, era la corporización femenina del demonio.
Para un sacerdote célibe, para el ceñudo protestante que creía en el sometimiento de la mujer, era una especie de objeto de odio y de temor, ya que veían en los maleficios no sólo una parodia obscena de la religión sino un peligro para la supremacía masculina, La bruja se transformó así en el símbolo de la relación amor-odio, la contienda, en la edad adulta, de la dominación de los sexos.

El aumento real de las prácticas de brujerías ocurrido en tiempos de la represión produjo una mayor exageración. Con la proliferación del miedo y el odio, las brujas eran vistas en todos lados. El apacible e instruido Nicolás Remy de Lorraine envió a la cárcel entre 2.000 y 3.000 víctimas entre 1595 y 1616. El piadoso arzobispo de Trier quemó 368 brujas de dos aldeas entre 1587 y 1593, dejando sólo una mujer viva en cada una de ellas en 1595. Desde 1623 hasta 1631 el obispo príncipe de Würzburg quemó más de 900 personas acusadas de maleficios, incluyendo su propio sobrino, un número de niños y 19 sacerdotes.

Francia, Alemania, Suiza, España, Suecia y Escocia se pusieron de acuerdo en esta forma de asesinato en masa. Alemania fue el país más afectado, un hecho que tuvo cierto significado en la historia. En la cima del terror, creer en las hechicerías era un artículo de fe y negar la existencia de las brujas podían conducir a la condenación.
El peor exceso cometido en Inglaterra y las colonias americanas estaba asociado al puritanismo extremo. Sin embargo, allí la represión nunca igualó los resultados de dos notables acontecimientos producidos en e" continente europeo, durante dos brotes de histeria colectiva. El primero afectó regiones del este de Inglaterra en 1644-1647, cuando el ejército de" Parlamento puritano estaba en ascenso. Las denuncias histéricas y acusaciones fueron comisionadas por Mattew Hopkins, quien en 1645 instituye una Comisión General de Búsqueda de Brujas.

Un abogado de Ipswich viajaba por el país en busca de las brujas asistido por el abogado John Godboldt, quien había sido nombrado juez para ese propósito por voto del Parlamento. Ese año fueron colgados dos villanos en comparación con las sesenta mujeres sólo en Essex, más otras tantas en Norfolk y Huntingdonshire. Hopkins publicó un tratado titulado E. descubrimiento de las brujas en 1647; poco después fue denunciado como impostor y condenado a ser colgado por hechicero.
LAS BRUJAS DE SALEM: EL PEQUEÑO PUEBLO de Salem, en la colonia norteamericana de Massachusetts, se conmovió cuando en 1692 un grupo de mujeres aseguraron que estaban poseídas por el diablo. Varias criadas del nuevo primer ministro, Samuel Paris, fueron acusadas de brujería. Nueva Inglaterra era una zona muy religiosa y las acusaciones fueron tomadas en serio hasta el punto de que el gobernador de la colonia ordenó que las mujeres fueran juzgadas.

UN PUEBLO DIVIDIDO 
Salem era un pueblo dividido por terribles disputas. Los primeros habitantes estaban siendo suplantados por personas más ricas que provenían de otras áreas. Los historiadores han demostrado que los acusados de brujería eran personas recién llegadas o que habían colaborado con ellas de alguna manera. Los primeros colonos, incapaces de detener la llegada de nuevas personas, recurrieron a las acusaciones de brujería para vengarse de los recién llegados.

HISTERIA Y MUERTE
Bridget Bishop fue la primera persona acusada de brujería y fue ahorcada el 10 de junio de 1692. A ella la siguieron cinco personas más, incluido un sacerdote protestante llamado George Burroughs, que cometió el error de criticar los juicios. En aquel clima de histeria el menor comentario podía tener consecuencias funestas. Llegaron a morir 20 personas antes de que aquella ola de ejecuciones se calmara. Una de ellas recibió el castigo tradicional por negarse a declarar: fue aplastada entre dos piedras hasta morir. Aunque estos juicios supusieron un trágico episodio en la historia de Nueva Inglaterra, fue el último incidente de la caza de brujas registrado en las colonias norteamericanas de Inglaterra.

Publicado por: Portal Planeta Sedna
Fuente Consultada: 
Historias Asombrosas Pero Reales de Víctor Sueiro
La Cultura de Dietrich Schwanitz
El Universo Secreto de la Superstición Rodolfo Mucheta
Diccionario Insólito Tomo 2
Grandes Pestes de la Historia Cartwright - Biddiss



BRUJAS EN LA EDAD MEDIA Persecución de la Inquisición (1)

Resulta innegable es que una buena parte de las supersticiones y creencias en misteriosos seres místicos actuales proceden del oscurantismo medieval. Diablos, brujas y hechiceros eran los que atentaban contra la fe y la ley divina que enarbolaba el cristianismo. Para combatirlos no sólo había que dar por sentada su existencia, sino también explicar su nefasta influencia en la vida diaria, que llegaba hasta provocar la misma muerte.
El libro medieval "Malleus maleficarum" o "Martillo de los brujos", de Sprenger y Kramer, manual de la Inquisición aparecido entre 1485 y 1486 habla de la crueldad y peligrosidad de las brujas y explica:
"Las brujas de la clase superior engullen y devoran a los niños de la propia especie... causan a sus semejantes daños inconmensurables... conjuran y suscitan el granizo, las tormentas y las tempestades; provocan la esterilidad en las personas... pueden emprender vuelos, bien corporalmente, bien en contrafigura, y trasladarse así por los aires de un lugar a otro; son capaces de embrujar a los jueces y presidentes de los tribunales... inspirar odio y amor desatinados... pueden matar a personas y animales por otros varios procedimientos; saben concitar los poderes infernales para provocar la impotencia en los matrimonios o tornarlos infecundos, causar abortos o quitarle la vida al niño en el vientre de la madre con sólo un tocamiento exterior; llegan a herir o matar con una simple mirada, sin contacto siquiera, y extreman su criminal aberración ofrendándole los propios hijos a Satanás... En una palabra: pueden estas brujas, como antes decimos, originar un cúmulo de daños y perdición que sólo parcialmente estaría al alcance de las demás. Bien entendido que todo esto lo pueden con permisión de la justicia divina..."

Se puede argumentar que este manual, de cruenta predicación y peores consecuencias para buena parte de la humanidad, fue oportunamente desautorizado por la misma Iglesia que en su momento lo impulsó. Sin embargo, las afirmaciones que sostenía estaban legitimadas por la palabra sagrada de las Santas Escrituras, donde se insiste que los espíritus malignos son reales: la Biblia relata que uno de ellos se valió de una serpiente para comunicarse con la primera mujer, Eva, e inducirla a rebelarse contra Dios (Génesis 3:1-5). Las Escrituras lo identifican como "la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada'' (Revelación [Apocalipsis] 12:9). Él logró que otros ángeles se sublevaran (Judas 6), y se convirtieran así en demonios, enemigos de Dios...
Esos seres malignos, eran en gran parte mujeres y la llamaban brujas, y en estado de éxtasis, salían por la noche para reunirse con otras en un lugar apartado, con el fin de abjurar de la fe cristiana y adorar a un espíritu o al mismo diablo. Se dice que en estas reuniones nocturnas había orgías sexuales, se adoraba al demonio, se tomaba pócimas mágicas y drogas y que las mujeres se transforman en animales.
Estos informes son corroborados ante los tribunales por muchas mujeres, y se cree en ellos como hoy se cree a quien afirma que en un viaje nocturno se ha encontrado con alienígenas que lo han subido a su ovni para mantener relaciones sexuales sobrenaturales con él.

En la Edad Media este tipo de fiestas, que reciben el nombre de aquelarres, encuentran mucho eco en la literatura, por ejemplo en Macbeth, de Shakespeare, o en La noche de Walpurgis, del Fausto de Goethe. Pero en los siglos XIV y XV, se acusa a las brujas de fornicar con el diablo, y para salvar sus almas se las arroja al fuego purificador.
Estas persecuciones durarán hasta el siglo XVII. Durante la Peste Bubónica, con la intensión de buscar culpables de semejante castigo divino, se decía que en su intento de aniquilar a la humanidad a través de la peste, el diablo cuenta con un amplio grupo de colaboradores: los judíos. Como instrumentos del diablo que son, se sospecha que los judíos envenenan las fuentes y que de este modo ayudan a propagar la peste.
Todas estas brujas debían se eliminadas de la tierra a través de la purificación del fuego. Para ellos se amontonaba  ramas secas y crujientes, formando un montículo de más de un metro y medio de altura. En el centro había un poste de madera y, amarrada a él, una mujer joven con aspecto desgreñado y los ojos fuera de sus órbitas. Alguien dio la orden y dos hombres comenzaron a encender las ramas. En pocos minutos la hoguera crepitaba como una sucesión de quejidos diabólicos.
La mujer gritaba maldiciones en las que convocaba al demonio mientras las llamas la cubrían por completo y el centenar de personas que observaba la escena entre temeroso y subyugado guardaba un inusual silencio. Media hora después todo había terminado. Una nueva bruja había sido encontrada culpable y se había cumplido su castigo. Una nueva discípula del diablo, según sus verdugos. Oficialmente, hubo medio millón de ejecuciones idénticas a la relatada solamente entre los siglos XV y XVII.

De manera no oficial se calcula otro tanto. Ese millón de brujas condenadas a lo largo de dos siglos arroja un promedio de una persona cada dos horas muerta en la hoguera durante ese lapso. No eran sólo mujeres. Los hombres también eran encontrados culpables de brujería y seguían el mismo camino, pero el porcentaje de damas de la escoba fue siempre muy superior. ¿Qué hacía una bruja? ¿Por qué se la condenaba? ¿Cómo se la reconocía? Una bruja —según aquellas acusaciones— pactaba con el diablo. Su principal objetivo era atentar contra la religión y el Estado.
Se sabía que eran capaces de volar, montando una escoba porque detestaban y temían a los caballos; se reunían los sábados por la noche en grupos llamados "aquelarres"; recibían órdenes directas del maligno; mantenían relaciones íntimas con íncubos (diablos machos) y con súcubos (los femeninos); robaban y sacrificaban niños; destruían las cosechas y mataban al ganado con sólo desearlo; desparramaban el mal en todas sus formas y eran dueñas de poderes extraordinarios. Por supuesto todo eso era lo que decían sus jueces y victimarios.
En los últimos años hubo especialistas internacionales que investigaron aquellos fenómenos y les dieron una explicación de hoy en día. Existieron, sí. Y según algunos aún existen.

Los aquelarres (reuniones de brujas y brujos) fueron descriptos por primera vez durante el siglo X. Cien años después la Iglesia advirtió el crecimiento de esas creencias demoníacas y se decretó la excomunión para los que participaran en aquellos extraños rituales. La batalla entre el bien y el mal, la más vieja y eterna batalla de la historia, fue creciendo y hasta se cometieron excesos por parte de gobernantes que aprovechaban las condenas para sacarse de encima a molestos opositores. Un sistema eficiente que más de un gobernante en el mundo quisiera poder reflotar, seguramente.
Uno de los casos más claros fue el de Juana de Arco, que luego sería reivindicada nada menos que con su canonización. Con respecto a los supuestos poderes brujeriles, el antropólogo norteamericano Michael Harner, estudioso del tema, cuenta que las brujas se untaban el cuerpo con una sustancia creada por ellas sobre la base de una cantidad de hierbas que tenían efectos hipnóticos y alucinógenos.
Este preparado llevaba el nombre de "menjunje", una palabra que aún hoy usamos en otras aplicaciones. Y actuaba como una droga estimulante que producía euforia al mismo tiempo que aumentaba la fantasía y la imaginación. Harner dice también que en los aquelarres se consumían alucinógenos y que la palabra "viaje" (usada hoy para definir el climax de un drogadicto) era la misma con que aquellos personajes medievales definían sus sensaciones, confesión ésta que les era arrancada por las torturas.
La mayor autoridad en el estudio serio de este tema, el historiador Charles Henry Lea, pone en claro que la Iglesia se había limitado en los primeros siglos de la aparición del fenómeno a negarles la bendición a los considerados brujos y que, recién en 1448 —cuando esas prácticas habían avanzado de manera en extremo peligrosa— el papa Inocencio VIII emitió una bula por la cual el enfrentamiento del cristianismo con esos grupos esotéricos fue total. La tortura y la hoguera fueron autorizadas. Pero recién comenzaba la historia.

Durante la Edad Media el cristianismo tenía una muy poderosa influencia no sólo en cuestiones de fe sino también en las decisiones de Estado. Los pontífices eran guerreros que se ocupaban de las cosas mundanas al frente de sus ejércitos. Por una mera razón física que se repite en la vida desde siempre, ante una fuerza determinada aparece otra en sentido contrario que pretende ser tan poderosa. No es extraño, entonces, que fuera en esa época cuando el movimiento brujeril tuvo su mayor auge. Pero todo se mezcló demasiado.
La Iglesia se oponía a las brujerías con el poder de la fe, pero los grupos laicos de poder ya habían tomado la ley en sus manos desde mucho antes por motivos políticos. El antropólogo Marvin Harris, de la Universidad de Harvard y un serio especialista en la cuestión, afirma que todos los males de aquella época eran achacados a las brujas cuando en realidad solían provenir de la voracidad y la ambición desmedidas de príncipes o señores feudales.
Ellas fueron el chivo expiatorio. Harris da cifras: el 82% de los condenados en la Edad Media eran mujeres y entre miles hubo un solo caso de un noble y no fue condenado. Los hombres quedaban, estaban aterrados y trabajaban sin quejas. Aún en el siglo XVII seguían las ejecuciones y la cosa pasó de Europa a América, donde el caso del pequeño pueblo de Sa-lem es el más famoso: una caza de brujas interesada llenó de miedo y de inmovilidad a la población. La última vez en la historia que una bruja fue quemada en la hoguera en Europa ocurrió en Suiza, en 1793.

GATOS Y HECHIZOS
Es curioso, pero hace más de cuatro mil años, los egipcios consideraban a los gatos animales decididamente benéficos. Se los cuidaba en calidad de sagrados hasta el punto de ejecutar a todo aquel que matara a un gato. La historia registra que un hecho semejante ocurrió con un romano al que le quitaron la vida violentamente después de que el hombre hubiera asesinado a uno de estos peculiares felinos alegando que lo molestaba con los maullidos.
Las fiestas de Bast, que era una diosa con cabeza de gato, eran las más alegres y rebosantes de música, vino, danzas y sexo. No quieran anotarse porque ya no existen. También en religiones posteriores el gato fue culto cíe adoración especial. Y tal vez fue ese hecho el que lo con denó históricamente ya que en la época medieval, al luchar contra las sectas de herejes que pululaban por entonces, se señaló a este animalito como el compañero ineludible de brujos y brujas.

En rigor de verdad, eran por entonces muchos los ritos diabólicos que se llevaban a cabo con un gato como representación demoníaca. En el año 1566 una mujer llamada Elizabeth Francis fue acusada de brujería. Se la llevó a juicio y, con ella, a su gato manchado que —para hacer las cosas aún más difíciles— respondía al nombre de Satán. Se acusó al animal de haberle encontrado varios novios a la tal Elizabeth, de colmar mágicamente sus campos de buena siembra y de haberle procurado una cantidad envidiable de ovejas.
Si uno se guía por estas acusaciones parece ser que lo ideal en aquella época era que a uno le fuera mal. Si le iba bien podía sospecharse de la intervención del demonio y los acusadores eran muchos. Casi como ahora. La cosa se complicó en aquel juicio inglés cuando alguien testimonió que un joven que empezaba a llevarse mal con Elizabeth fue eliminado por el minino. Y se puso peor cuando otro aseguró que la mujer premiaba a Satán por su ayuda no con un pescadito sino con gotas de su propia sangre. Sé de más de un par de noticieros que de haber existido se hubieran lanzado con todo a cubrir la noticia.
Final del cuento: fueron a la hoguera los dos, ella y el gato. Y desde entonces ocurrió con todos los felinos de brujas. La historia, la tradición, las costumbres o la tontería humana llevaron esa funesta imagen hasta nuestros días. Muchos miran a los gatos con desconfianza y ellos, los gatos, nos miran igual.

EL DIABLO O DEMONIO: Del griego daimónion; del latín, daemonium, el que sabe. Ángel malo. En tiempos muy lejanos, la palabra involucraba a deidades inferiores e incluso podía ser interpretada como diminutivo de dios, con minúscula. Familiarmente se llegó a usar con los niños traviesos a quienes se calificaba como "demonios" y la palabra no cargaba tintes graves. Se lo representaba como un ser perverso, cornudo y lascivo, pero otras veces era un genio bueno. John Millón (1608-1674), poeta inglés autor de la muy célebre obra El paraíso perdido creó la expresión pandemónium, del griego pan, todo, y daimónion; demonios: la capital del infierno, o sea el lugar de encuentro de los demonios.
En Levítico (16:8), aparece Azazel como contrapartida del Señor, como personaje demoníaco, y el propio Milton lo convierte en su obra en Eblis, que significa desesperado. Lord Byron (1788-1824), uno de los grandes poetas románticos ingleses, en su obra Cielo y Tierra, llama Azaziel a un serafín que se enamora de Ana, meta de Caín, quien cuando viene el Diluvio, la carga en sus alas y la transporta a otro planeta. Azrael es el ángel musulmán de la muerte que será el último en morir, cuando suene por segunda vez la trompeta del Arcángel Gabriel.

Esta curiosa aventura de la palabra ha mantenido una pizca de simpatía sólo en algunos rincones familiares: "Este chico es un demonio", "¿Dónde demonios dejé mi carpeta?".
Pero todos sus derivados fueron cubriéndose de sombras. Demonismo es la práctica de cultos o magias convocantes de los malos espíritus; demonolatría es la adoración de los demonios; demonomanía es la alteración mental que hace suponer estar endemoniado.

Y en algún renglón se ocultan "demontre" y "demoñuelo" como sinónimos suaves de demonio.

La última bruja: Anna Goldi. Justicia con una mujer decapitada en 1782.

En las últimas semanas de 2007, el Parlamento suizo hizo justicia, aunque 225 años tarde. Pese a que resulte extraño, un hecho ocurrido hace más de dos siglos generó debate en Suiza. El Parlamento del cantón de Glaris proclamó la absolución y rehabilitación pública de Anna Góldi, a quien muchos historiadores consideran la última bruja ejecutada en Europa.
La rehabilitación de la supuesta bruja —ejecutada el 18 de junio de 1782, con 48 años de edad— fue posible tras un largo debate por 37 votos contra 29. Aun así, la Iglesia protestante de la región, que participó en la época de su proceso y ejecución, no está conforme con la medida parlamentaria. Tampoco lo están las autoridades
municipales de la pequeña localidad, quienes ofrecían financiar una investigación histórica sobre la vida de la condenada. Suiza, Alemania, los Países Bajos, Francia e Inglaterra fueron países donde el integrismo religioso no católico creó un cinturón de dureza equiparable al de los peores tiempos de la Inquisición católica, que tuvo su auge un siglo antes.
La historia comienza cuando Anna Góldi, nacida en una familia uobre en 1734. se mudó de Sennwald a Glaris, donde ejerció modestos empleos de criada. Primero trabajó en casa de los Zwícky, y luego en la del doctor Johann Jacob Tschudi, donde fue finalmente denunciada.
La mujer había sido contratada para ocuparse de las cinco hijas del médico. La razón de su condena fue que una de las pequeñas de su patrón, Anne-Mígeli, de 8 años, habría encontrado agujas y objetos punzantes dentro de su comida. Finalmente, la niña cayó enferma tras hallar repetidamente cuerpos extraños en su leche y su pan.
Ante la imposibilidad de explicar el fenómeno, Góldi fue denunciada y arrestada. Sometida a tortura para que aceptara “sus pactos con el diablo”, Anna Góldi terminó por reconocer los hechos que se le imputaban. Aunque se supone que la verdadera razón de la acusación de su patrón habría sido que este y Góldi eran amantes. La excusa de la brujería aparece entonces como una salida del denunciante para librarse de una situción molesta.
Pero el tiempo ya no era tan propicio. Los juicios por brujería comenzaban a ser impoPulares en esa época, y Góldi pudo salvarse le ser quemada viva (castigo tradicional a as condenadas como brujas) y fue, en litigar le ello, decapitada como envenenadora.
El interés por el personaje no viene de hoy, al menos en Suiza. Ya en 1991 se rodó la ,elícula Anna Goldi, die letzte Hexe (La últina bruja), dirigida por Gertnad Pírikus.
Ahora se ha desatado una modesta “góldimania” que toma la forma de documentales televisivos, la inauguración de un museo en su honor donde se exponen las actas del proceso y los instrumentos de tortura utilizados, así como numerosos artículos en prensa, la publicación de libros y hasta la creación de una pequeña calle que llevará el nombre de la última bruja en la ciudad de Mollis.
Según diversos historiadores, a partir de 1490 dio comienzo la caza de brujas en Europa. Entre los siglos XV y XVII, unas 100 mil personas fueron quemadas vivas en el continente bajo acusaciones de brujería tras ser sometidas a tortura. Entre ellas, más del 80 por ciento eran mujeres.
Publicado por: Portal Planeta Sedna -

Fuente Consultada: revista Veintitrés Internacional

OEA: Relatoría reconoce sesgo de género en agresiones a periodistas

La violencia contra las mujeres periodistas tiene particularidades, debido a las construcciones sociales de género y la discriminación a la que tradicionalmente han estado sujetas las mujeres, afirmó la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La Relatoría destacó que, como lo señala el “Informe diagnóstico. Violencia contra mujeres periodistas. México 2010-2011”, elaborado por Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), la violencia contra las periodistas abarca asesinatos, violencia sexual, acoso sexual, intimidación, abuso de poder y amenazas basadas en el género.

En su informe anual 2013, presentado en Washington este 23 de abril, el organismo dijo que las mujeres periodistas corren peligros adicionales, como lo afirmó el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Promoción y Protección de la Libertad de Opinión y Expresión, Frank La Rue.

Según Naciones Unidas, las periodistas corren riesgos como la agresión sexual, la violencia sexual de multitudes contra periodistas que cubren acontecimientos públicos o el abuso cuando se encuentran en detención o cautiverio, ello debido a la existencia de “poderosos estigmas culturales y profesionales”.

La Relatoría de la OEA coincidió con el informe de la ONU, en el sentido de que las agresiones diferenciadas contra las mujeres periodistas no se dan a conocer porque se suponen normales, y por tanto consideró que al implementar medidas para hacer frente a la violencia contra el gremio periodístico hay que tener en cuenta las cuestiones de género.

Según la Relatoría, el Sistema Interamericano de Derechos Humanos reconoce que la violencia basada en género es una de las formas más extremas y generalizadas de discriminación, la cual impide y anula de forma severa el ejercicio de los derechos por parte de las mujeres, entre ellos el derecho a la vida y la integridad personal.

La Relatoría señaló que poco se ha documentado sobre la situación de las mujeres periodistas y la violencia a la que se enfrentan por el ejercicio de su profesión en América, ya que no existen estudios regionales o locales exhaustivos y los datos existentes no reflejan la amplitud del problema.

Para el organismo, la falta de estudios es consecuencia de la precariedad y la ausencia de coordinación en los sistemas de información para obtener estadísticas sobre incidentes y casos de violencia contra las mujeres, lo que es un obstáculo relevante para examinar causas y tendencias del fenómeno.

Finalmente destacó que en México desde hace unos años organizaciones como CIMAC han emprendido esfuerzos importantes para documentar la situación de las periodistas, pero criticó que esta violencia permanezca “invisible e inaudible para muchos” o reciba un “trato negligente, poco uniforme y equitativo”.


Publicado por: Argenpress.info – CERIGUA – 28/04/14 -

Nati: Antes me insultaban, ahora me respetan

Fue el primer caso mundial en que la Justicia autorizó a un menor de edad a una cirugía de adecuación sexual. "Hoy estoy fuerte, creo que quien me quiera me va a querer como una mujer, y no me importa lo que diga la gente, antes estaba débil ante eso", dice.

Diez años transcurrieron desde que Nati, junto a sus padres, decidieron comenzar a transformar el cuerpo masculino que había nacido en la mujer que ella no tenía duda de ser. Los informes de psi­cólogos, psiquiatras, sexólogos y médicos en general eran determinantes y coincidentes: padecía de un síndrome conocido como “disforia de género”.
Según la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), entre quienes sufren la patología se estimaba entonces un riesgo de suicidio del 82 por ciento.
Era la primera vez en el mundo que un matrimonio solici­taba autorización para que se realizara un “cambio de sexo” a su hijo menor de edad. Le llevó casi tres años a la familia conseguir que la Justicia atendiera su pedido. Cuando lo hizo, en pocos meses se ordenó la cirugía, concretada en diciembre de 2007, cuando tenía 17 años.
Desde Córdoba, Nati se transformó en un hito histórico para las cuestiones de género. El caso sentó precedentes en lo judicial y en lo científico, y en lo cul­tural abrió un debate que dentro y fuera de Argentina re­planteó conceptos como la identidad de género, la participación del Estado en los “nuevos de­rechos”, la tolerancia y la apertura a nuevas formas de vín­culos y de percepción de la problemática cuerpo-mente.
Luego de cinco años en Es­paña, Nati está de regreso en Argentina y decidida a insta­larse “por un tiempo” en su Villa Dolores.
Hoy, con 23 años y una femineidad plena, es artista plástica, tatuadora y sueña con ser actriz.
Luego de años de silencio (era menor de edad cuando se trami­taba su caso), habla por primera vez y de manera efusiva­, con tonada de matices transerranos y españoles. Lo hace con La Voz del Interior, y admite que ahora quiere “ser conocida”.
–¿Por qué?
–Antes era menor, me moría por tener el cuerpo que me correspondía, y la prensa a veces me hizo bien y a veces, no. Hoy estoy fuerte, creo que quien me quiera me va a querer como una mujer, y no me importa lo que diga la gente, antes estaba débil ante eso. Hoy quiero que sepan que soy feliz, que estoy bien y que le agradezco a Dios por mi familia y por mis amigos. Sé que para mis familiares no fue nada fácil aceptar el tema, había miedos internos y sociales que condicionaban.
–¿Por qué te fuiste lejos?
–Me fui a Sevilla porque necesitaba el anonimato, que nadie me señalara y que todos me vieran como a una mujer, y así fue. Hoy incluso aquí ya ven en mí a una mujer cualquiera. También quería olvidar...
–¿Olvidar qué?
–Mi disforia de género era muy intensa, sufría mucho. Me despertaba y me horrorizaba ante una erección, le tenía fobia a mi genitalidad. Fue horrible darme cuenta de que tenía un cuerpo que no me correspondía, pero peor todavía era el rechazo social, y el judicial, y hasta el de gente que yo quería. La Justicia me cortó la cabeza, por suerte el apoyo de mis padres me ayudó a vivir. Sentía que me condenaban por algo de lo que yo no tenía la culpa.
–Empezaste con tu transformación hormonal a los 13 años. ¿Cómo fue eso?
–Muy bien: empecé primero con antiandrógenos y luego con estrógenos. Nunca tuve ­barba, nunca tuve voz mascu­lina, mi femineidad se fue formando temprano. Encima me ayudó la genética: mi papá es bajito, mi madre es menuda, eso me ayudó a tener un cuerpo pequeño. Si no saben de mí, los chicos ni se dan cuenta. Hoy tengo una vida sexual como la de cualquier otra chica.
–¿Cómo encontrás al volver a la sociedad argentina y a la de tu ciudad natal?
–Más abierta, más diversa, más tolerante. No puedo creer, por ejemplo, que en Villa Dolores haya habido una marcha del orgullo gay, y que se haya convertido en una ciudad multicultural, hay una vibra muy buena. Antes me gritaban “puto” o “maricón”, ahora falta que me pidan autógrafos... Me dicen “Hola, Nati” con mucha onda, cuando antes me agredían o me decían que estaba buena, pero con piropos en plan machista.
–¿Creés que tu caso tuvo que ver con algunas leyes que luego aparecieron en Argentina, como la de género o la de matrimonio igualitario?
–No pensé que lo mío se iba a transformar en un caso conocido en el mundo. Con el tiempo he tomado conciencia de lo importante que fue, que sirvió para el debate para que mucha gente pudiera adecuar su sexo y mejorar su vida. Pero también para repensar sobre muchas cosas. Me alegra saber que pude ayudarme y ayudar a mis semejantes, aunque no me lo hubiese propuesto, yo sólo quería salir de mi infierno. Hoy hay niños y niñas que desde los 6 años pueden empezar a vestirse con la ropa adecuada a su género, y aplicarse hormonas después de la pubertad, eso es una bendición.
–¿Y cómo percibís que se portó Córdoba con tu caso?
–Creo que bastante bien, ­desde el gobierno hasta la so­ciedad. Quizá porque se buscaba lo políticamente correcto. Por ejemplo, en la elección del Cordobés del Año de La Voz del Interior en 2005 salí tercera en el voto de la gente, entre muchos personajes destacados. Y siempre me trataron con respeto, como a una dama.
Cronología de esta historia
Abril de 2003. Convencidos de que Nati padece disforia de género, sus padres comienzan a darle hormonas para que la virilidad no siga avanzando en su cuerpo.
Julio de 2004. Nati cumple 14 años en plena crisis emocional.
Octubre de 2004. Sus padres van a la Justicia solicitando que se autorice la adecuación sexual quirúrgica. Presentan calificados diagnósticos sobre la disforia de género de su hijo.
Noviembre de 2004. El juez Rodolfo Álvarez ­rechaza “in limine” el pedido afirmando que la ­potestad de los padres no es suficiente para autorizar una intervención “irreversible”.
Junio de 2005. Los padres apelan la causa ante la Cámara Civil y Comercial de Villa Dolores. El estado emocional de Nati se agrava.
Octubre de 2005. Ante una nueva negativa de la Justicia, los padres deciden hacer público el caso a través de La Voz del Interior. Se conoce que es el primero en el mundo donde los padres piden la adecuación sexual de su hijo menor.
Diciembre de 2005. Nati y sus padres reciben el apoyo de distintas entidades del mundo que se ocupan de la disforia de género. En la votación popular para la elección del “Cordobés del Año”, de este diario, Nati obtiene el tercer lugar.
Julio de 2006. El Superior Tribunal de Justicia de la Provincia le ordena a los tribunales de Villa Dolores tratar el caso. Los especialistas advierten que la vida de Nati corre peligro. Mientras, el caso se sigue difundiendo en el mundo y es objeto de estudio de prestigiosos especialistas.
Agosto de 2007. Un Comité Consultivo y Bioético creado a instancias del Poder Judicial de ­Córdoba recomienda la adecuación física y legal de Nati, considerando que sufre “una enfermedad grave”.
Septiembre de 2007. El juez Álvarez ordena la cirugía y un nuevo DNI. Apross, obra social a la que pertenece la madre de Nati, decide cubrir los gastos de la cirugía.
Diciembre de 2007. El urólogo Cesar Fidalgo realiza la cirugía en una clínica de La Plata.
Diciembre de 2008. Nati concluye sus estudios secundarios en el Cenma de Villa Dolores. Luego, empieza a cursar Bellas Artes en esta ciudad.
Marzo de 2009. Con su familia se traslada a ­España, donde estudia teatro, artes visuales y ­tatuaje.
Abril de 2014. Nati regresa a Argentina y decide instalarse nuevamente en Villa Dolores.
Nota del Editor: por la sensibilidad que despierta el tema se ha decidido cerrar los comentarios en esta nota.
Publicado por: Diario La Voz – Córdoba (Argentina) – Miguel Ortiz – 28/04/14 -