martes, 4 de marzo de 2014

Manifiesto español : “Ni precaria, ni sumisa, ni devota, ni invisible”

Con motivo de la celebración del Día Internacionalde las Mujeres el próximo 8 de marzo, la CGT ha difundido un Manifiesto que lleva por título “Ni precaria, ni sumisa, ni devota, ni invisible” y cuyo texto reproducimos a continuación.

La Confederación General del Trabajo sostiene un esfuerzo para que el mundo donde nos ha tocado vivir incluya a las mujeres desde un lenguaje no sexista, las reconozca, sea respetuoso, solidario y liberador. Pero a pesar de este esfuerzo al día de hoy están padeciendo una constante pérdida de derechos y libertades.

Las mujeres cobran menos que los hombres en el mundo laboral. La brecha salarial es de más de un 20%, mayor si se mide por rendimiento que por ganancia media por hora, las mujeres para lograr la misma retribución que un hombre deben trabajar más días al año. La tasa de desempleo femenina es mayor a la masculina y en estos tiempos de crisis no deja de aumentar en mayor porcentaje, a pesar de que la tasa de mujeres que finalizan estudios superiores en España es mayor que la de los hombres.

Por otra parte, los cambios legislativos y los recortes en materia de derechos y libertades, Ley del Aborto, Ley de Dependencia, políticas de inclusión social, contra la violencia machista… no hace más que exacerbar las desigualdades sociales, que en el caso de las mujeres se suman al factor de discriminación por razón de sexo.

De esta forma encontramos que, en lugar de caminar hacia una sociedad liberadora que respete a las personas sin ninguna discriminación y que como mínimo acate las normas a las que supuestamente se somete, estamos avanzando hacia una oscura realidad que somete y esclaviza, al tiempo que es fuertemente discriminatoria e impone el patriarcado capitalista más salvaje.

CGT agradece públicamente en este 8 de marzo a todas las mujeres que “nos han precedido en la lucha, a las que luchan día a día y a las que ahora se incorporan con la ilusión de construir todas juntas un mundo mejor, nuevo e igualitario”.

Desde CGT se llama a toda la sociedad a la movilización, a seguir defendiendo la igualdad y lajusticia social y contra la precariedad, la explotación y la exclusión social.


Publicado por: AmecoPress – Madrid – Redacción – 03/03/14 -

Los raelianos abren un hospital en África para reparar mutilaciones genitales femeninas

El próximo 7 de marzo, la vida de miles de mujeres africanas puede cambiar para siempre. En una región en la que al 82% de las mujeres se les ha arrancado el clítoris en su infancia, se alza al fin el primer centro hospitalario dedicado íntegramente a reparar la mutilación genital femenina, mediante una técnica quirúrgica que pretende devolver la dignidad y sobre todo el placer sexual a algunas de las 125 millones de niñas y mujeres que han sido víctimas de esta salvaje tradición. La semana que viene, en Burkina Faso, comenzará a funcionar el que llaman el Hospital del Placer, en palabras deJavier Salas, redactor del medio digital Materia.
No obstante, esta inauguración tiene un aspecto controvertido: el centro, que cuenta con algunos de los más renombrados cirujanos en la materia, no ha sido financiado por la Organización Mundial de la Salud, un gobierno o una ONG sanitaria cualquiera. La organización que después de varios años ha logrado recaudar los 400.000 dólares (290.000 euros) necesarios para levantar el centro es Clitoraid, una ONG dedicada a combatir la ablación que fue fundada por el líder de la secta de los raelianos.

Ubicado en Bobo-Dioulasso, la segunda ciudad más grande de este país de África occidental, elHospital del Placer evitará que las mujeres mutiladas tengan que exponerse a operaciones arriesgadas con cirujanos inexpertos o a gastarse el salario de dos años para viajar hasta centros médicos de Europa o EE.UU. Las primeras pacientes que ya tienen concertada cita vienen tanto de Burkina Faso como de otros países de la región como Malí o Guinea “e incluso de países más lejanos como Kenia”, explica una portavoz de Clitoraid.
El centro pretende avanzar en una nueva dirección en la lucha contra la ablación clitoriana: más allá de las imprescindibles campañas de prevención y educación, aspira a mejorar la vida de las mujeres mutiladas en todo el mundo, esencialmente 29 países de África y Oriente Medio. No en vano, este centro ofrecerá las operaciones de manera gratuita para las víctimas.
Sin embargo, esta obra que adelantaba la prestigiosa revista The Lancet en su último número tuvo su peculiar origen en la mente de Claude Vorilhon, el líder de este movimiento que fundó en 1974, que es considerado una secta peligrosa en Francia y una simple religión en EE.UU. Conocido como Raël, tuvo la visión de construir este hospital en cuanto supo de la existencia de una nueva técnica quirúrgica capaz de devolver el placer sexual a las mujeres víctimas de la mutilación genital.

Una secta peculiar
Los raelianos, que creen que la vida en la Tierra fue creada por extraterrestres y que la inmortalidad es posible a través de la clonación, consideran el placer sexual uno de los pilares de su movimiento y siempre han apoyado el reconocimiento y los derechos de las “minorías sexuales". Y es algo que llevan a gala frente a otras religiones: según explica a Materiala directora de comunicación de Clitoraid, Nadine Gary, el principal problema para obtener fondos para el hospital ha sido la moral religiosa y “el tabú de la sexualidad que el cristianismo y otras religiones han perpetrado durante siglos”.
“Hasta el momento”, asegura Gary, “la mutilación genital femenina sólo se ha combatido con campañas de prevención, pero hasta ahora ninguna otra ONG se ha ofrecido nunca para ayudar a los millones de mujeres que ya están mutiladas genitalmente y que buscan desesperadamente recuperar su identidad, su dignidad y el placer sexual”. Desde su perspectiva, el mensaje de que la ablación es reversible podría desalentar a los partidarios de esta cruel práctica.
En Clitoraid no entienden que su origen raeliano deba destacarse en esta noticia, ya que consideran que el objetivo del hospital, que cuenta con una lista de espera de cientos de mujeres, es trascendental y ajeno a las actividades del movimiento. “Para ser claros”, defiende la portavoz de Clitoraid, “los raelianos han sido los principales actores para la recaudación de fondos pero contamos con muchas más personas involucradas que no son raelianas. Nuestra cirujana jefe no es raeliana. Este hospital es un lugar para sanar y el proselitismo se queda fuera de las instalaciones”.
Eso sí, Gary considera la existencia misma de este hospital como una importante declaración de intenciones. Del mismo modo que los misioneros cristianos reparten víveres junto a la iglesia, es fácil suponer que este hospital pueda funcionar como reclamo. No obstante, como explicaba una experta en el movimiento raeliano en Wired, sería una forma excesivamente cara de atraer adeptos en comparación con otras religiones.
La jefa del equipo médico de la que habla la portavoz es Marci Bowers, una cirujana experta en cirugía reconstructiva, pélvica y ginecológica, una de las más reconocidas especialistas en operaciones de reasignación de sexo (ella es transexual): según advierten por e-mail al contactarla, la lista de espera para acudir a su clínica de EE.UU. supera el año. Según explica Bowers a esta redacción, ella será la cirujana jefe y también quien realizará el 2 de marzo la cirugía inaugural del Hospital del Placer, donde permanecerá dos semanas operando y posteriormente adiestrando a otros especialistas en esta técnica de reconstrucción del clítoris mutilado.

Cirugía y proselitismo
“La sexualidad debe ser considerada como uno de los sentidos humanos básicos”, asegura Bowers. Y añade: “La ablación es como llevar a nuestros hijos a que les arranquen los ojos o su sentido del oído. Es una barbaridad y todos debemos reaccionar indignados ante la mutilación genital femenina: lo importante es hacer lo que podamos para devolver ese sentido”.
Su trabajo de cirugía se basa en un método ideado por el cirujano francés Pierre Foldès: el clítoris como órgano es un iceberg, y a pesar de mutilarlo en la vulva queda buena parte del tejido nervioso, que se aprovecha para reconstruir esta función y las sensaciones placenteras. Foldès, que también asesorará al equipo médico del hospital, publicó los resultados de su técnica el año pasado en The Lancet con números espectaculares: de las casi 3.000 mujeres operadas (la mayoría de África occidental), el 81 % aseguró haber experimentado una mejora de su vida sexual y el 51 % había experimentado el orgasmo. Otros colegas británicos consideran exageradas sus cifras.
“Es una cirugía delicada pero, con todas sus limitaciones, funciona”, defiende Bowers. “La ablación no acaba con todo el clítoris, contrariamente a lo que se cree, lo cual es un reflejo del desprecio histórico por la sexualidad femenina y la falta de conocimiento del tamaño y extensión de las zonas erógenas femeninas”, explica.
En cuanto al origen raeliano de Clitoraid, Bowers lo tiene claro: para ella lo único que importa es mejorar la vida de las mujeres y está segura de que no se le daría la misma importancia a los impulsores si pertenecieran a otro credo. “El respaldo raeliano a la iniciativa es noble por la causa que representa. El hecho de que el raelianismo sea una religión extraña o inusual influye tanto en la cirugía como si hubiera sido apoyada por judíos o por el Sacro Imperio Romano”, zanja.


Publicado por:  RIES -  Luis Sanrtamaría – 01/03/14 -

El feminismo reactiva la lucha contra el ‘extractivismo’ en América Latina


Proyectos extractivistas mineros, hidrocarburíferos o agroindustriales se multiplican por toda la geografía latinoamericana de la mano de empresas trasnacionales a las que se han ido sumando, en los últimos años, compañías estatales. Porque si hay algo en lo que coinciden gobiernos neoliberales y progresistas de la región, es en la consolidación de un modelo neo-desarrollista con base extractivista. La otra cara de esteproceso de extracción exportación de materias primas a gran escala, se asienta en la desposesión acelerada del territorio y de los derechos de las poblaciones afectadas.

Pese a que las mujeres han estado presentes en las resistencias socio-ambientales contra los proyectos extractivos, sus luchas no siempre han sido visibilizadas. Sin embargo, en las últimas décadas, la masiva presencia de mujeres y su rol protagónico en la defensa del territorio ha cobrado visibilidad en la medida en que se ha ido profundizando el proceso de despojo.
Sus voces, que parten de la pluralidad de enfoques y posicionamientos, revelan el impacto que las actividadesextractivas producen en las relaciones de género y en la vida de las mujeres. Algunas se sitúan en los feminismos populares y comunitarios, otras parten desde los ecofeminismos, y muchas no se reconocen como feministas de forma explícita. Pero todas ellas, desde su diversidad, comparten el horizonte de una lucha post-extractivista, descolonizadora y antipatriarcal, y se empoderan en el marco de las resistencias. Su principal aporte: sacar a la luz los estrechos vínculos entre extractivismo y patriarcado.
Trata de mujeres y niñas
Los bloques petroleros en la Amazonía ecuatoriana, la explotación minera de Cajamarca en Perú o la ruta de la soja en Argentina comparten una realidad común. En todos estos lugares, afectados por las actividades extractivas, la masiva llegada de trabajadores ha provocado el incremento del mercado sexual. El alcohol, la violencia, y la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual se establecen en la cotidianidad de los pueblos como expresión de una fuerte violencia machista. Un informe realizado en el marco del Encuentro Latinoamericano Mujer y Minería que se celebró en Bogotá en octubre de 2011, señala que “aparecen situaciones críticas que afectan directamente a las mujeres, tales como la servidumbre, trata de personas, migración de mujeres para prestar servicios sexuales (…) y la estigmatización de las mujeres que ejercen la prostitución”.
Por otro lado, el modelo extractivista conlleva la militarización de los territorios, y las mujeres se enfrentan a formas específicas de violencia debido a su condición de género. Esto incluye, en numerosas ocasiones, agresiones físicas y sexuales por parte de las fuerzas de seguridad públicas y privadas.
Desde esta perspectiva, tanto la tierra como el cuerpo de la mujer son concebidos como territorios sacrificables. A partir de ese paralelismo, los movimientos feministas contra los proyectos extractivos han construido un nuevo imaginario político y de lucha que se centra en el cuerpo de las mujeres como primer territorio a defender. La recuperación del territorio-cuerpo como un primer paso indisociable de la defensa del territorio-tierra. Una reinterpretación en la que el concepto de soberanía y autodeterminación de los territorios se amplía y se vincula con los cuerpos de las mujeres.
Son las mujeres Xinkas en resistencia contra la minería en la montaña de Xalapán (Guatemala) quienes, desde el feminismo comunitario, construyen este concepto. Plantean que defender un territorio-tierra contra la explotación sin tener en cuenta los cuerpos de las mujeres que están siendo violentados es una incoherencia. “La violencia sexual es inadmisible dentro de este territorio porque entonces ¿para qué lo defiendo?”, se preguntaba Lorena Cabnal, integrante de la Asociación de Mujeres Indígenas de Santa María de Xalapán – Jalapa.
“Las mujeres somos una economía en resistencia”
La penetración de industrias extractivas en los territorios desplaza y desarticula las economías locales. Rompe con las formas previas de reproducción social de la vida, que quedan reorientadas en función de la presencia central de la empresa. Este proceso instala en las comunidades una economía productiva altamente masculinizada, acentuando la división sexual del trabajo. El resto de economías no hegemónicas – la economía popular, de cuidados, etc. –, que hasta ese momento han podido tener cierto peso en las relaciones comunitarias, pasan a ser marginales.
En un contexto donde los roles tradicionales de género están profundamente arraigados y donde el sostenimiento de la vida queda subordinado a las dinámicas de acumulación de la actividad extractiva, los impactos socio-ambientales como la contaminación de fuentes de agua o el aumento de enfermedades incrementan notablemente la carga de trabajo doméstico y de cuidados diario que realizan las mujeres.
“Hay miles de experiencias productivas y económicas desde las mujeres que a partir de hoy las reconocemos y las nombramos como economías en resistencia.” A través de esta idea, adoptada de forma colectiva en el Encuentro Regional de Feminismos y Mujeres Populares celebrado en Ecuador en junio de 2013, las mujeres plantean otra forma de hacer economía. Una economía basada en la gestión de los bienes comunes que garantiza la reproducción cotidiana de la vida. Tal y como asegura la socióloga e investigadora argentina Maristella Svampa, la presencia de las mujeres en las luchas socio-ambientales ha impulsado un nuevo lenguaje de valoración de los territorios basado en la economía del cuidado. Detrás de esas luchas, por lo tanto, emerge un nuevo paradigma, una nueva lógica, una nueva racionalidad.
El extractivismo y la reconfiguración del patriarcado
“La presencia de hombres de otro lugar que ocupan las calles, se ponen a tomar [beber alcohol] y fastidian a las mujeres, genera que éstas no puedan salir a tomar un café porque las tratan como a putas”, cuentan las mujeres en Cajamarca, una de las regiones más afectadas por las actividades mineras en Perú.
En un contexto de acelerada masculinización del espacio, el extractivismo rearticula las relaciones de género y refuerza los estereotipos de masculinidad hegemónica. En las zonas en las que se asientan las industrias extractivasse consolida el imaginario binario basado en la figura del hombre proveedor donde lo masculino está asociado a la dominación. En esta recategorización de los esquemas patriarcales, el polo femenino queda ubicado en la idea de mujer dependiente, objeto de control y abuso sexual.
En definitiva, tal y como señala un estudio publicado por Acsur-Las Segovias, las aspiraciones colectivas que rodean a las actividades extractivas están fuertemente influidas por patrones masculinos, por imaginarios masculinizados. En este sentido, las experiencias feministas permiten visibilizar el extractivismo como una etapa de reactualización del patriarcado. La investigadora y activista social mexicana Raquel Gutiérrez sostiene que “extractivismo y patriarcado tienen una liga simbiótica. No son lo mismo, pero no puede ir el uno sin el otro.”
Protagonistas de la resistencia
Cuando la empresa Yanacocha adquirió el proyecto minero Conga en 2001, nunca imaginó que una sola mujer pondría en riesgo sus aspiraciones. Máxima Acuña se enfrenta con firmeza a uno de los gigantes de la minería. Se niega a entregar sus tierras, ubicadas frente a la Laguna Azul de la región peruana de Cajamarca, a una empresa que ha sido varias veces denunciada por la adquisición irregular de terrenos privados. Desde el año 2011 Máxima y su familia han sido víctimas de violentos intentos de desalojo por parte del personal de la minera y de la policía estatal. Entre amenazas, intimidaciones y hostigamientos, resiste a un proceso judicial plagado de irregularidades que la empresa interpuso bajo el cargo de usurpación de tierras.

En junio de 2008 Gregoria Crisanta Pérez y otras siete mujeres de la comunidad de Agel, en San Miguel Ixtahuacán, Guatemala,  Guatemala, sabotearon el tendido eléctrico interrumpiendo el suministro de la minera Montana Exploradora, subsidiaria de la canadiense Goldcorp Inc. Durante cuatro años recayó sobre ellas una orden de captura por sabotaje del funcionamiento de la mina. Finalmente, en mayo de 2012, los cargos penales fueron levantados y las mujeres lograron recuperar parte de las tierras de Gregoria, que venían siendo utilizadas de forma irregular por la empresa.
Las mujeres del pueblo de Sarayaku, en la Amazonía ecuatoriana, encabezaron la resistencia contra la petrolera argentina Compañía General de Combustibles (CGC), a la que lograron expulsar de sus tierras en el año 2004. El Estado ecuatoriano había concesionado el 60% de su territorio a la empresa, sin realizar ningún proceso de información ni consulta previa. 

Fueron las mujeres quienes, desde el principio, tomaron la iniciativa. Cuando el ejército incursionó en su territorio militarizando la zona en favor de la petrolera, ellas les requisaron su armamento. El ejército quiso negociar la devolución de las armas de forma secreta. El pueblo de Sarayaku, empujado por las mujeres, convocó a toda la prensa del Ecuador para sacar el caso a la luz pública. En el año 2012, tras una década de litigios, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos declaró la responsabilidad del Estado ecuatoriano en la violación de los derechos del pueblo de Sarayaku.

Estos y otros casos ilustran el panorama anti-extractivista latinoamericano en el que las mujeres se alzan como protagonistas de la resistencia, incorporando nuevos mecanismos de lucha y reivindicando su propio espacio. En su comunicado, las mujeres amazónicas que en octubre de 2013 caminaron durante más de 200 km en contra de la XI Ronda Petrolera en Ecuador, proclamaban: “Defendemos el derecho de las mujeres a defender la vida, nuestros territorios, y a hablar con nuestra propia voz”.

Publicado por: Sudamérica Rural – LA MAREA - 19/02/14 -

Hoy liberarán a Yakiri, la joven presa por defenderse de su violador


Yakiri Rubio Rubio, la joven presa desde el pasado 9 de diciembre de 2013 por el asesinato de su agresor sexual, podría salir libre en las próximas horas debido a que la quinta sala del Tribunal de Justicia del Distrito Federal resolvió que, en el caso, se había cometido un homicidio en legítima defensa, con exceso de violencia, delito que alcanza fianza. No obstante, el proceso penal en su contra continuará.

Sin embargo, aunque la liberación de Yakiri estaba prevista para las primeras horas del día, la joven tendrá que pasar unas horas más en la cárcel porque el Juez 68 de lo Penal se declaró incompetente del caso, por lo que en estos momentos se define quién será el nuevo juez que deberá llevar el proceso. Una vez que se defina quién será el nuevo juez, éste analizará el caso y definirá la fianza con la que Yakiri podrá salir en libertad.

La abogada Ana Katiria Suárez informó a Animal Político que ya solicita el monto de la fianza para que la joven quede en libertad.
“Los magistrados detallan que se cometió homicidio con exceso  de violencia, en legítima defensa. Es decir, ellos opinan que Yakiri se defendió, pero su defensa fue excesiva. Lo anterior es una atenuante que ponen los magistrados para continuar el caso en el juzgado que lleva su caso”.
La abogada dijo que será hasta la mañana del martes cuando Yakiri pueda dejar el penal de Santa Martha Acatitla, debido a que aún no se fija el monto de la fianza. 
La joven fue encarcelada por homicidio calificado. El pasado 17 de diciembre, la Procuraduría capitalina señaló que no estaba acreditado que Yakiri hubiese sido agredida sexualmente  y que había llegado al hotel donde ocurrieron los hechos, por voluntad propia, sin embargo, la defensa señaló inconsistencias en el caso. 
Según José Luis Rubio, padre de la joven encarcelada, el lunes 9 de diciembre de 2013, Yakiri Rubí Rubio Aupart, de 20 años, fue secuestrada alrededor de las 20:00 horas  en la colonia Doctores, por dos desconocidos. Sus atacantes la agredieron verbalmente, la amenazaron con un arma y la llevaron forzosamente a un hotel para abusar de ella.

El principal agresor y ahora occiso fue identificado como Miguel Ángel Rodríguez Anaya, quien  torturó, abusó sexual y físicamente de la joven. Cuando estaba a punto de matarla, explicó el padre en diciembre, el violador la acuchilló pero la joven logró torcer la muñeca y dirigir el cuchillo al agresor para defender su vida. El criminal, herido, salió del cuarto  por su cuenta y escapó.

Publicado por: ANIMAL POLITICO – Omar Sanchez de Tagle – (Con información de Paris Martínez ) – 04/04/14 -

Rescatan 400 menores en China que iban a ser vendidos

Durante un operativo contra el tráfico de la policía China fueron rescatados 400 niños y detenidas mil 94 personas. La operación en marcha es producto de una investigación que se llevaba a cabo entre Pekín (capital) y Jiangsu (este) luego de conseguir sitios web donde estaban a la venta menores.

Al menos 400 menores de edad fueron rescatados este viernes por la policía de China durante un operativo contra el tráfico de niños, también fueron detenidas mil 94 personas informó el Ministerio de Seguridad Pública de China.
La operación se puso en marcha luego de que el año pasado la policía de Pekín y la de la provincia oriental de Jiangsu, al este del país, encontraran cuatro sitios web de venta de menores encubiertos como servicios de adopción de niños.

El secuestro de niños es un problema grave en China pese a las duras penas con que se castiga a los traficantes y los operativos a nivel nacional.
En julio del pasado año, la relatora especial de las Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre trata ytráfico de personas, Joy Ngozi Ezeilo, afirmó que este flagelo va en aumento en el mundo, y aseguró que es la forma de esclavitud moderna.

Dos meses antes, la ONU había instado a los países del mundo a que se aumenten los esfuerzos para combatir el tráfico humano, el cual afecta anualmente a unos 2,4 millones de personas y genera unos 32 mil millones de dólares.


Publicado por: TeleSur – 01/03/14 -

Guatemala: Mujeres indígenas se incorporan a la cosecha de café orgánico

Entre diciembre y marzo, jóvenes trabajadoras, jefas únicas de familia y mujeres que laboran en sus propias parcelas, integrantes de la Asociación Chajulense, en Quiché, se dedican a la cosecha de café que posteriormente es exportado a Europa para su consumo.
Según información de dicha Asociación, la incorporación de las mujeres indígenas en el proceso, contribuye en gran medida a proteger los conocimientos ancestrales y la cosmovisión de los pueblos, así como a crear oportunidades encaminadas a mejorar la calidad de vida de las comunidades.

La entidad calcula que el 80 por ciento de sus integrantes son mujeres provenientes de unas 57 comunidades cafetaleras en la Región Ixil, quienes contribuyen con la protección y la promoción del concepto cultural maya “orgánico” que consiste en trabajar la tierra sin violencia o en armonía con la naturaleza.
De acuerdo con información de la Asociación Chajulense, el 10 por ciento de los beneficios obtenidos del comercio del café es destinado a la conservación de la cosmovisión Maya, a proyectos productivos, educativos y de salud, pues son los aspectos que más atención requieren en la localidad.
En la actualidad, las mujeres se encuentran cosechando los granos, proceso que concluirá a finales de marzo; el secado y el tueste del grano toman otros dos meses para que en mayo inicie la exportación hacia Alemania, Holanda, Francia e Italia bajo la marca “SHB Chajul”.

Las productoras también realizan una selección especial de granos, los que se ofrecen en cantidad limitada con el nombre de “Reserva Ixil Kapeh”, una de las más reconocidas a nivel internacional, señala la información.
Estimaciones de la Cooperativa Nahualá, en Sololá, refieren que el quintal del aromático puede valer unos 130 dólares y en algunos lugares de Europa puede llegar a cotizarse en 200 dólares; por cada costal de café exportado, las mujeres podrían llegar a ganar 2 dólares (aproximadamente 16 quetzales).

Según cifras de la Asociación de Mujeres en el Café de Guatemala, el 45 por ciento del producto que consume Estados Unidos proviene de las comunidades guatemaltecas; Japón, Canadá y Alemania, son otros de los países que más consumen ese grano.


Publicado por: AmecoPress /Cerigua – Quiché (Guatemala) – Melissa Vega – 04/03/14 -

La mutilación genital femenina en Somalilandia

 Amran Mahamood, quien desde hace 15 años hace circunsición a jovenes niñas. // AFP


En Somalilandia, región somalí autoproclamada independiente, la mayoría de las mujeres de más de 25 años ha sufrido en su infancia una mutilación genital extrema para supuestamente mantenerlas “puras”, pero la práctica está cada vez peor vista.

La mutilación aplicada en esta región del extremo noroeste de Somalia asocia escisión e infibulación: ablación del clítoris y de los labios menores, corte en la vulva y cosido de los labios mayores.
Sólo se deja un pequeño orificio para que las niñas puedan orinar y más tarde para la menstruación.
La operación se suele realizar con una navaja de afeitar cuando la niña tiene entre cinco y once años sin administrarle analgésicos. Quedan cosidas hasta el matrimonio. La vagina volverá a abrirse con las relaciones sexuales o con la ayuda de unas tijeras.

“He cortado a niñas durante 15 años. Mi abuela y mi madre me enseñaron a hacerlo y era unafuente de ingresos para mí, pero lo dejé hace cuatro años”, cuenta Amran Mahmood, una habitante de Hargeisa, capital de Somalilandia, de unos 40 años.
“Decidí dejarlo por problemas”, dice. Entre sus peores recuerdos está el de una niña que empezó a sangrar sin que pudiera parar la hemorragia. No dice qué fue de la niña.
Antes, practicar estas mutilaciones daba prestigio social y era rentable, ya que se pagaba por cada niña entre 30 y 50 dólares, una cantidad considerable en Somalilandia.

Amran Mahmood dice que practicó esta operación en su hija pero jura que sus nietas no lo vivirán.
Tras asistir a cursillos de la ONG Tostan, financiados por el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), Amran Mahmood se ha convertido en una activista antiinfibulación.
En la región, las consecuencias de esta operación (infecciones renales, urinarias, dolores, sangrado, complicaciones en el parto) empiezan a desprestigiar la práctica, sobre todo en Hargeisa.
“Las cosas cambian. Ahora hay hombres que están dispuestos a casarse con niñas que no hayan sido cortadas”, afirma Mohamed Said Mohamed, jefe de un barrio de las afueras de Hargeisa. “Nuestra religión no lo tolera”, añade.

En la escuela de educación primaria del barrio, las niñas están sentadas a un lado de la clase, vestidas con falda larga de color beis y hiyab negro (pañuelo islámico). Los varones están del otro lado, con pantalón beis y camisa blanca.
“La gente comienza a ver hasta qué punto la forma extrema (de mutilación) es peligrosa”, comenta Sagal Abdulrahman, una adolescente de 14 años.
“El primer tipo (de mutilación) implica puntos de sutura y es doloroso (...) el segundo lo es menos”, opina su compañera Asma Ibrahim Jibril.

Pero Charity Koronya, de UNICEF, considera que ninguna de ellas es aceptable. “Para mí, el abandono total es clave porque aunque sea un corte pequeño, no deja de ser una agresión”, dice.
En Somalilandia, los debates también se centran en saber si el islam impone o tolera estas práticas.
“Detener completamente las mutilaciones genitales femeninas no funcionará en nuestro país”, dice Abu Hureyra, un jefe religioso. “Pero estamos a favor de poner fin a la variante extrema”.
“Hay médicos que afirman que cortar es bueno para la salud de las mujeres”, insiste Mohamed Jama, un responsable del ministerio de Asuntos Religiosos de Somalilandia.

“Si usted corta a una mujer, la está matando”, protesta un joven dignatario, Rahman Yusuf.
Otros dignatarios islámicos no saben muy bien a qué atenerse. Dicen haber consultado a expertos en islam de Arabia Saudita y de Catar, pero, según cuentan, las respuestas son contradictorias.

Publicado por: el Universal (Cartagena) – Mogadisco (Somalia) – AFP – 02/03/14 -

¿Existe realmente el "punto G"?

Bien, este tipo de titulares son sumamente atractivos para el lector. Voy a intentar hacer un recorrido cronológico por este famoso punto que desde los años 50 se hizo famoso.
Según acabo de leer en la revista Journal of Sexual Medicine: "Sin duda alguna, esta pequeña parte de la anatomía femenina llamada punto G, no existe". Esto afirma "Amichai Kilchevsky" urólogo del Hospital Yale-New Haven, en Connecticut. Que buscaba dar una respuesta a sus pacientes, ya que muchas de ellas sentían la presión de no encontrar ese clímax de placer tan afamado.
EL ESTUDIO:
Para dar una solución a esta cuestión Kilchevsky, hizo lo siguiente: revisar 100 estudios que hay publicados en los últimos 60 años sobre "el centro del placer sexual femenino".
También revisó cientos de estadísticas de los últimos 50 años y la respuesta más frecuente de las mujeres fue: "que sabían que existía este punto, pero nunca lo habían encontrado".
Y finalmente completó el estudio, hicieron varias pruebas mediante "resonancia magnética". En ella estimuló el del clítoris, la vagina, y el cérvix y comprobó que cada una de estas regiones genera una reacción en el organismo, pero diferente.
Por ello, y por nuestra experiencia científica podemos concluir con estas pruebas que: "el punto G", más que punto es toda una región de la pared vaginal.
Y esto la afirmo, porque el estudio más relevante es del año 2008, donde se citó por primera vez el concepto que creo más acertado, que es "complejo clitoral", que estaría compuesto por todo el conjunto de la pared vaginal, clítoris y uretra forman un equipo que podría denominarse como "complejo clitoral", donde estimular cualquier parte de este complejo proporcionará placer femenino.

CRONOLOGÍA DEL "PUNTO G".
Las primeras apariciones sobre su existencia las podemos encontrar en los escritos indios "Kamasastra" que data del siglo III(no siglo XI, como he podido leer en los "textos de divulgación científica", curiosamente en todos ) que en su versión más antigua se le atribuye a "V?tsy?yana", un filósofo hindú ; y "Jayamangala", escrito posterior de Yashodhara (que por cierto era mujer, no hombre) en este escrito se describe como hay una zona especialmente erógena en las paredes vaginales.
Transcurrió el tiempo, y esto quedó en el olvido hasta los años 50, donde el ginecólogo alemán "Ernst Gräfenberg" dio nombre a este punto y le describió como una zona vaginal de aproximadamente 2 cm de anchura, especialmente sensible. Tras esta definición la comunidad occidental empezó la búsqueda del mismo, y esto debería ser la "revolución sexual de las mujeres", todo un falso mito en mi opinión (ya que lo que crea la revolución debe ser la libertad; en este caso la sexual de las mujeres, que muy a mi pesar en el 2014 toda ella está repleta de tabúes sociales obsoletos).
Bien, y desde esa definición de "Gräfenberg" comenzaron los mitos, la búsqueda, y la "pseudociencia".
Y llegamos al año 2008, y este estudio es el más concluyente de todos. Mediante ultrasonidos a mujeres que habían tenido orgasmos vaginales, encontraron en las mismas una zona donde el tejido era más grueso. Repitieron las pruebas con ultrasonidos con otro grupo de mujeres, pero estas sin que hubieran tenido orgasmos vaginales y comprobaron que en esa misma zona el tejido era más delgado. El problema es que estos resultados variaban de unas mujeres a otras, con lo cual esto no lo podemos considerar científicamente concluyente.
En el año 2009, se realizaron biopsias de tejido vaginal. Los resultados mostraron que existe un mayor número de terminaciones nerviosas en algunos puntos de la pared vaginal.
Posteriormente en el año 2010, un estudio del "King College" de Londres donde encuestaron a 1800 mujeres, e hicieron el estudio más extenso y minucioso que tenemos hasta la fecha concluyeron que: "no había pruebas de la existencia del punto G".
Ergo, en el 2010 los mismos concluyeron que la idea había salido de los hombres, y que esto podía hace sentir a las mujeres con problemas añadidos que no tenían a su vida sexual.
CONCLUSIÓN:
Científicamente podemos concluir que: por cada estudio que lo demuestra, tenemos otro que no ha podido demostrarlo". Con lo cual por metodología todavía no podemos confirmar su existencia.
MISCELÁNEA:
Lo que si debemos tenemos en cuenta que todo este "tema" del punto G, es todo un sistema de marketing donde ha sido explotado desde los años 50 por la pornografía y los terapeutas sexuales.
Con lo cual, concluyo que no hay nada más saludable que una vida sexual plena, con lo cual dejen los complejos, mitos, tabúes, leyendas urbanas; y opten por disfrutar abiertamente de ella.
Este contenido es un sumario del artículo que aparecerá en el libro "Cuaderno de Ciencia", de "David EPC" que publicará próximamente la editorial "Mr. D BOOKS".

Publicado por: Boletín Globedia – elprofesordeciencias – 03/03/14 -

Nicaragua: Crean Escuela de Feminismo

Para aprender a luchar por sus derechos asumiendo su identidad cultural, 75 mujeres jóvenes y adultas de diferentes etnias participan en la primera Escuela de Formación Feminista en la costa Caribe, que impulsa la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora (Armaad) y Voces Caribeñas.

Igualdad, diversidad y derechos es lo que se enseñará durante los ocho módulos que componen el programa en el que participan mujeres negras, mayangnas, miskitas y mestizas. 
En total, se abrieron tres escuelas: dos en Bilwi, donde una será para mujeres jóvenes y otra para mujeres adultas. La otra escuela estará en Bluefields, donde la enseñanza será para ambos rangos de edad. 
Según explicó Chepita Rivera Ruiz, quien realizó el diagnóstico de necesidades de formación feminista en el Caribe, “el programa por su metodología permitirá que las mujeres hagan réplica de sus conocimientos en su entorno”. 

La primera facilitadora del encuentro es la abogada puertorriqueña Ana Irma Rivera, la primera mujer negra en ser electa presidenta del colegio de abogados de su país. Durante su ponencia, Rivera quien también pertenece a Armaad, hizo un recorrido por la historia de las luchas de las mujeres en el mundo y Nicaragua.

Para Rivera, la historia tradicional “se aborda de forma lineal” y eso omite las luchas de mujeres como la francesa Olympe de Gouges, o la misma Josefa Toledo de Aguerri, quienes en su época rompieron con barreras sociales y lucharon por el reconocimiento de los derechos de las mujeres.

Publicado por: AWID – La Prensa – Rezaye  Álvarez M. -  28/02/14


La científica argentina Cecilia Bouzat gana un premio de Unesco

La profesora argentina Cecilia Bouzat ganó por América Latina el premio L’Oréal Unesco "La mujer y la ciencia", por sus investigaciones sobre el cerebro y los trastornos neurológicos.

Miembro del Consejo Nacional de Investigación Científica y Técnica, de Buenos Aires, y profesora de la Universidad Nacional del Sur, Bouzat fue premiada por su aporte a la comprensión de la forma en que las células cerebrales se comunican entre ellas y con los músculos.

Su trabajo ha abierto las puertas a nuevos tratamientos potenciales para la enfermedad del Alzheimer, la depresión y ciertos comportamientos adictivos, señaló la Organización de Naciones Unidas 
para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

El premio La mujer y la Ciencia se entrega cada año a cinco mujeres
del mundo y en la presente edición también serán galardonadas la profesora de la Universidad francesa de Estrasburgo Brigitte Kieffer; la estadounidense Laurie Glimcher; la japonesa Kayo Inaba y la doctora keniana Segenet Kelemu.

La ceremonia de entrega de este reconocimiento tendrá lugar el 19 de marzo en la universidad de La Sorbona y estará presidida por el profesor Gunter Blobel, 
Premio Nobel de Medicina.

Además de los cinco premios, se otorgarán 15 
becas internacionalespara mujeres destacadas en la esfera de las ciencias.

Desde su institución, en 1998, han sido reconocidas más de dos mil mujeres en todo el mundo.

Publicado por: Argenpress.info – PL – 04/03/14 -