lunes, 17 de febrero de 2014

Desigualdad socava 20 años de conquistas de las mujeres

Egipto eliminó la educación sexual de las escuelas. Crédito: Victoria Hazou/IPS

Cuando falta solo un año para que venza el plazo de los Objetivos de Desarrollo de la ONU para el Milenio (ODM), el foro mundial divulgó un nuevo informe revelando el progreso logrado por las sociedades, pero también el largo camino que les queda por transitar.
El estudio hace un seguimiento de los últimos 20 años de avances en temas como el acceso universal a la planificación familiar, los servicios de salud sexual y reproductiva y el acceso igualitario de las niñas a la educación.
“Debemos colaborar con los gobiernos para buscar soluciones al problema de la desigualdad, que considero es de los factores más decisivos de los ODM”, dijo a IPS el director ejecutivo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Babatunde Osotimehin.
“Esperamos que, a medida que avanzamos en el debate sobre lo que sucederá después de 2015, las pruebas de hoy servirán para que los estados miembro se den cuenta de que si queremos lograr avances… debemos poner a las personas en el centro del desarrollo”, añadió.

“El informe nos da el impulso para avanzar hacia la próxima etapa, en que las mujeres, las niñas y los jóvenes serán fundamentales en el próximo programa de desarrollo” -- Babatunde Osotimehin

En la histórica Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD) de 1994 en El Cairo, 179 gobiernos adoptaron un Programa de Acción para alcanzar el desarrollo basado en los derechos humanos en un plazo de 20 años. Desde entonces, el UNFPA ha identificado importantes logros con respecto a los derechos de las mujeres y a la planificación familiar efectiva, pero también ha notado un fuerte aumento de la desigualdad.
La mortalidad materna ha disminuido casi 50 por ciento, y más mujeres tienen acceso a métodos anticonceptivos y a mecanismos de planificación familiar que nunca antes en la historia. Esto ha contribuido a la disminución de la mortalidad infantil. Además, las mujeres tienen cada vez más acceso a la educación, son parte de la población activa y participan en la política.

Sin embargo, persiste una gran desigualdad entre los países del Norte y los del Sur. En conferencia de prensa, Osotimehin señaló que, si bien la probabilidad media a nivel mundial de que una mujer muera en el parto es de una en 1.300, la cifra aumenta a una en 39 en los países en desarrollo.
El informe también observa que el uno por ciento más rico de lapoblación mundial ha acaparado 53 por ciento de la riqueza, mientras que al 10 por ciento más pobre no le ha llegado nada.
La investigación se centra en las causas fundamentales de estos problemas y los principales factores que influyen en la capacidad de las mujeres y las niñas de tomar decisiones con respecto a sus vidas. El matrimonio infantil y la educación son dos factores decisivos.
“Es importante subrayar el hecho de que, cuando las niñas no asisten a la escuela y cuando se casan muy jóvenes o tienen hijos a muy temprana edad, no pueden ser iguales a los hombres y no pueden tener el mismo poder político y económico que ellos”, explicó Babatunde.
Estos factores no solo afectan el éxito personal, sino que también son importantes en el desarrollo de los países.
“La educación y el acceso a la salud, si se planifican adecuadamente, permiten que las personas vivan más y añadan valor al desarrollo del país”, dijo Osotimehin a IPS.
El UNFPA no trabaja solo en estos temas. Hay también otras organizaciones que recopilan información y cooperan para buscar soluciones a los problemas relacionados con la población y el desarrollo.
“El informe nos parece muy importante porque refleja lo que hemos logrado y, a la vez, sugiere el camino a seguir, algo sobre lo que esperamos haber contribuido a informar”, afirmó Suzanne Petroni, directora de género, población y desarrollo del International Centre for Research on Women (ICRW), una organización que se dedica a detectar los aportes y los obstáculos que afrontan las mujeres en todo el mundo.
En 2000, todos los estados miembros de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) suscribieron los ODM, que se abordan en el segundo informe de la CIPD. Estos serán sustituidos por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
El Programa de Acción de 1994 no se limitaba a los derechos de las mujeres, sino que también procuraba centrarse en los efectos individuales, sociales y económicos de la urbanización y la migración, además de apoyar el desarrollo sostenible y tratar los problemas ambientales asociados con los cambios en la población.
“Garantizar que contamos con un mecanismo de vigilancia del cumplimiento de los compromisos de los gobiernos… es realmente lo más importante de cara al futuro”, subrayó Osotimehin. “Ahora debemos hacer valer los compromisos en el terreno”.
Un tema central en el informe es que en las regiones de Asia meridional y de África subsahariana, donde vive 90 por ciento de los jóvenes del mundo, hay una gran oportunidad para las sociedades de capitalizar sus recursos y acelerar su desarrollo.
Sin embargo, los gobiernos deben invertir en su población mediante la educación, la atención de la salud, el acceso a oportunidades empresariales y la participación política.
“La sociedad civil, los medios de comunicación, los jóvenes y las organizaciones de mujeres pueden trabajar de manera positiva para ver lo que los gobiernos están haciendo bien y señalar lo que no está tan bien… eso está sucediendo en todo el mundo”, declaró Osotimehin.
“El informe nos da el impulso para avanzar hacia la próxima etapa, en que las mujeres, las niñas y los jóvenes serán fundamentales en el próximo programa de desarrollo”, agregó.

Publicado por: IPS – Naciones Unidas -  Jonathan Rozen – 17/02/14 -


Igualdad de género: un desafío en América Latina

Aunque las mujeres en América Latina van llegando, lentamente, a posiciones políticas, en los últimos 14 años se verifica en ellas mayor incidencia de la pobreza; no se ha logrado reducir como se pensó la mortalidad materna y todavía enfrentan rasgos preocupantes de discriminación y exclusión, porque los gobiernos no han sido diligentes en establecer la igualdad como un compromiso social.

Las llamadas metas del milenio, adoptadas en el año 2000 en Naciones Unidas, sí consiguieron algunos logros en esta región, como el de la educación para niños y niñas y la disminución de la mortalidad infantil, pero hay huecos y pendientes.
Lograr la igualdad de género sigue siendo un desafío en los países de América Latina, dijo Sonia Montaño, directora de la División de Asuntos de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), desde Chile. 
Mediante una teleconferencia, la intervención de Montaño se transmitió en la Consulta Regional para América Latina y el Caribe, previa al 58 período de sesiones de la Comisión para la Igualdad Jurídica y Social de la Mujer de la ONU (CSW).

La reunión tuvo lugar en la capital mexicana los días 6 y 7 de febrero, con la participación de representantes de 32 países de la región, para analizar los desafíos y logros en la aplicación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para las mujeres y las niñas.
La presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres de México, Lorena Cruz advirtió que "las mujeres y las niñas no pueden esperar más, necesitan políticas públicas y están esperando que sus gobiernos y las organizaciones se unan para trabajar por un bien común".
Cruz, anfitriona de la reunión de consulta regional, agregó que en México se reconoce que la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres son requisitos indispensables para alcanzar un desarrollo verdaderamente sostenible. No obstante, hay que continuar con un trabajo transversal y nuevas rutas de empoderamiento para ellas.

Montaño, en tanto, diagnosticó que a pesar de que en América Latina aumentaron las políticas públicas en beneficio de las mujeres y las niñas, no ha sido suficiente. En los últimos años, se han reducido los niveles de pobreza en la región; sin embargo, las mujeres en el rango de 20 a 59 años (edad productiva) son más pobres ahora pues comparadas con los varones de edad similar, su nivel de pobreza aumentó 30 por ciento.
En la consulta participaron Ministras de la Mujer, miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Organización de Naciones Unidas, sociedad civil, Agencias de Naciones Unidas de los Estados de América Latina y el Caribe y representantes de 32 países de la región.

Allí se analizaron los obstáculos a los que se han enfrentado los gobiernos para lograr la implementación de los ODM y se elaboró una declaración regional sobre los temas de interés en la región para que sea plasmada en las conclusiones de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer.
Al respecto, Lorena Cruz señalo: "A un año de llegar al plazo final para alcanzar las metas establecidas, es indispensable preguntarnos sobre los desafíos enfrentados y los logros alcanzados. Queremos llegar unidos, con una posición que beneficie a las mujeres y niñas de la región entera".

ODM: avances y retos

Los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) fueron acordados por todos los países reunidos en la Cumbre del Milenio y el plazo de cumplimiento para casi todos es 2015.
Dichos objetivos son: la erradicación de la pobreza y el hambre; lograr la enseñanza primaria universal; promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres; reducción de la tasa de mortalidad infantil; mejoramiento de la salud materna, combate del VIH/sida, malaria y otras enfermedades; sostenibilidad del medio ambiente, y fomento de una alianza mundial para el desarrollo
La región de América Latina y el Caribe ha alcanzado metas como la reducción del número de personas en pobreza, que en 2012 fue de 167 millones, un millón menos que en 2011; o la reducción a la mitad los niveles de pobreza extrema, ] según cifras de la CEPAL.

De igual forma, se ha ampliado el acceso a la enseñanza primaria, donde la matricula ha crecido de 88 por ciento en 1990 a 95 por ciento en 2011 y se ha conseguido la paridad entre niños y niñas,según el Informe de Naciones Unidas de 2013.
La región también está próxima a alcanzar el objetivo de reducir la tasa de mortalidad infantil, después de que entre 1990 y 2011 la tasa de defunciones de niños menores de cinco años disminuyó 64 por ciento.
Sin embargo, hay retos en el cumplimiento de los ODM para las mujeres y las niñas. Por ejemplo, la mortalidad materna en el Caribe sigue siendo alta, con una tasa en 2010 de 190 defunciones maternas por 100.000 nacidos vivos y de 72 defunciones maternas por 100.000 nacidos vivos en el resto de América Latina, según datos de igual año.

Los niveles de maternidad entre las adolescentes siguen siendo elevados. La tasa de maternidad, que en 1990 era de 92 nacimientos por cada 1.000 jóvenes, recientemente disminuyó a 80 en 2010.
Una de cada dos mujeres en la región no trabaja, lo cual equivale a una tasa de participación en el mercado laboral de solo 49,8 por ciento, mientras que la de los hombres es de 78,7 por ciento.
Alejandrina Germán, ministra de la Mujer de República Dominicana y presidenta de la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, señaló que es necesario establecer una agenda política más concreta y cercana, asumir compromisos para implementar políticas públicas eficaces que garanticen una mayor participación de las mujeres.

Moni Pizani, directora de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe, recalcó que es urgente construir una nueva agenda en la que la transversalidad de género sea centro del diseño y la implementación.
"Debemos demostrar que la igualdad es indispensable para lograr el desarrollo de cualquier país; debe existir voluntad política, instituciones sensibles al tema y transparencia. Debemos trabajar en las causas estructurales que impiden el empoderamiento de las mujeres en la región y en todo momento involucrar a hombres y niños para hacer efectiva esta igualdad", puntualizó Pizani.

Recomendaciones

Al término de la Consulta, Ministras de la Mujer y Autoridades de Alto Nivel responsables de las políticas públicas a favor de los derechos humanos y el empoderamiento de las mujeres y las niñas en América Latina recomendaron crear un entorno propicio para la igualdad entre los géneros y los derechos de las mujeres y las niñas; inversión económica y social para la igualdad entre los géneros, en estadísticas de género y desagregadas por sexo; y participación y rendición de cuentas.

El 58 período de sesiones de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW) tendrá lugar del 10 al 21 de marzo de 2014, y ahí se revisarán los logros y desafíos en la adopción de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para alcanzar la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres y la definición de la Agenda de Desarrollo Post 2015.


Publicado por: ADITAL/SEMlac -  Gabriela Ramírez – febrero/2014 -

Bolivia: Las mujeres, principales actoras de la soberanía alimentaria

Cuatro estudios de caso realizados en el trópico de Santa Cruz, en el chaco de Tarija, en el valle tarijeño y en el altiplano de La Paz, muestran a las mujeres como principales actoras de la soberanía alimentaria de su familia, región y el país, pero también confirma las amenazas y limitaciones que sufren al momento de encarar sus múltiples labores, afirma la investigadora Bishelly Elías Argandoña.
La autora del libro “La soberanía alimentaria desde las mujeres: cuatro estudios de caso” señala que a pesar de las graves limitaciones que tienen, ellas cuentan con avances y fortalezas que han desarrollado en su duro trabajo cotidiano en el ámbito productivo y reproductivo.
“Es importante reconocer el rol de las mujeres rurales como actoras principales en la producción agropecuaria, es una prioridad para la generación de estrategias de producción, gestión de territorio y/o gestión de riesgos sostenibles de forman que puedan aportar cada vez más y de mejor manera a la soberanía alimentaria nacional”, dice.
Los municipios comprendidos para los estudios de caso fueron Porongo y La Guardia en el trópico de Santa Cruz; Karaparí, Villamontes y Yacuiba en el chaco de Tarija; Uriondo, Cercado, San Lorenzo y El Puente del valle tarijeño y Achacachi y Ayata del altiplano paceño.
La investigadora afirmó que en los cuatro estudios de caso que muestran realidades productivas en diferentes regiones del país, las mujeres demostraron ser guardianas de conocimientos y saberes en los distintos ámbitos desarrollados, en el cuidado de plantas y animales, y en la guarda de semillas.
“Tienen prácticas agroecológicas y de cuidado del medioambiente; sin embargo, existe el riesgo de perder estos conocimientos que aplican a la vida productiva y reproductiva, ya sea por falta de tiempo o de las herramientas necesarias para reflexionarlos, validarlos, sistematizarlos y transmitirlos”, afirma.
Limitaciones y amenazas
El trabajo realizado bajo el auspicio de la Red Boliviana de Mujeres Transformando la Economía (REMTE), muestra que la principal limitación que sufren las mujeres campesinas al momento de producir, es el acceso a recursos naturales, principalmente a la falta de titularidades y acceso a la tierra, y su restringido acceso al agua.
“Aunque existe una normativa favorable para que posean tierra, falta garantizar su cumplimiento y cambiar las inequidades que se han dado en periodo previo o durante el inicio del proceso de saneamiento y titulación. En la práctica se ve que muchas mujeres fueron negadas a firmar el proceso porque no tuvieron el carnet o no estuvieron presentes en el acto de saneamiento”, señala.
El acceso al agua es una limitación en distintos sentidos, dice la investigadora, ya que por un lado, el derecho al agua potable todavía no está garantizado en toda el área rural boliviana, y quienes acceden a otras fuentes aseguran que está disminuyendo el caudal en algunos casos está contaminado, lo cual repercute directamente en una mayor carga laboral para las mujeres que tienen entre sus tareas la recolección del recurso hídrico para uso doméstico.
Las mujeres productoras también están amenazadas por el contexto en que se desenvuelven, por un lado, por los fenómenos climáticos y, por el otro lado, por el mercado y la presión hacia el agronegocio y las políticas locales y/o regionales o a falta de ellas, que las invisibiliza como actores del desarrollo rural.
El trabajo contó también con la participación de Graciela Raquel López en la coordinación del libro, y Helen Álvarez, en la edición del texto. 
Bibliografia: “La soberanía alimentaria desde las mujeres: cuatro estudios de caso”. B. Elías Argandoña. REMTE, La Paz, 2013 
Publicado por: SUDAMÉRICA RURAL – PIEB – 11/02/14 -


Los médicos piden que la ley del aborto incluya el supuesto de malformación

La Organización Médica Colegial denuncia la "inequidad" de una norma que siempre podrá transgredirse en otros países de Europa si se tiene dinero

La Organización Médica Colegial(OMC) ha pedido este sábado que la nueva leydel aborto incluya el supuesto de malformación grave o enfermedad incompatible con la vida del feto para que la mujer pueda someterse a la interrupción involuntaria del embarazo. La Asamblea General de la OMC, que representa a todos los colegios médicos de España, ha aprobado una declaración institucional sobre el anteproyecto de ley, que ha aprobado el Gobierno, en la que recuerda que los poderes públicos son responsables de conciliar sensibilidades diferentes.

Responsabilidad

El texto señala que la mujer que decide abortar "no ha de ser considerada ni definida de antemano como una enferma mental" y considera que la responsabilidad de certificar por parte de dos psiquiatras un grave peligro para su salud psíquica como condición para interrumpir el embarazo "queda en manos del criterio de cada profesional".

Diferencias de clases

Además, la OMC manifiesta ser consciente de la "inequidad" que puede derivarse por la transposición de la directiva europea deasistencia sanitaria, que permitirá que cualquier española que desee abortar en los plazos que establecen los respectivos países de la Unión Europea, salvo Irlanda y Malta, pueda hacerlo si asume su coste.

Menores

Los médicos piden introducir en la nueva ley que al menos el padre o la madre de la menor de 16 y 17 años sean informados de la decisión de su hija de interrumpir su embarazo y que solo se obvie esta información cuando alegue fundadamente (certificado por los servicios sociales) que provocará un conflicto grave (peligro cierto de violencia familiar, amenazas, coacciones, malos tratos o situación de desarraigo o desamparo).

Acceso gratuito a la píldora de emergencia

Además, aboga por una educación sexual y reproductiva "decidida" y el acceso gratuito a la píldora de emergencia (del día después) en los centros de salud y de orientación familiar.

Apoyo a familias con minusvalías

La declaración institucional considera "necesario promocionar y favorecer activamente políticas específicas y de apoyo económico a la maternidad responsable y especialmente a familias con hijos con minusvalías y necesidades de cuidados específicos".

Aborto siempre por personal cualificado

La OMC recuerda que los médicos no pueden negar, ocultar o manipular información para influir en la decisión de la madre sobre la continuidad de su embarazo, por lo que la objeción de conciencia del médico se puede admitir en acciones directas pero no en actuaciones indirectas. Los colegios médicos consideran que la ley debería especificar que la interrupción voluntaria del embarazo debe ser realizada "por personal sanitario cualificado para ello".

Publicado por: elperiodico.com – Madrid – Agencias – 16/02/14 -

CARTA DE UNA MUJER A LAS MUJERES QUE PROMUEVEN LA IDEOLOGÍA DEL GÉNERO: La ideología del género, ¿representa sólo a una minoría desubicada?

Quisiera pedir a las mujeres que hacen tantos esfuerzos para propulsar la perspectiva de género que no me incluyan entre sus "representadas", pues yo me siento muy a gusto con lo que soy y con la forma en que vivo. Sé que muchas no me creerán, o creerán que deberán seguir luchando también por mis "intereses reprimidos" o postergaciones. Pero, de veras, les pido que no me defiendan de nada. 

Me encanta ser diferente al hombre. Y esto para nada incluye una aprobación de que la mujer sea infravalorada. Realmente me parece bueno oponerse a esa mentira. Pero no creo que sea necesario llegar a la destrucción y a la rebeldía total, como si nada se pudiera rescatar, como si nada sirviera de cómo veníamos viviendo, como si hasta ahora todo hubiera sido una "farsa", una imposición o una equivocación. 

Claro que defiendo la igualdad. Pero la defiendo como posibilidad para una interacción gozosa de las diferencias.

No me interesa negar ni rebelarme ante las diferencias. Pues he hallado la hermosura de la vida así como soy y así como es el hombre. Pero, además, ¿cómo negar lo evidente?

Tengo claro que, como mujer, necesito al hombre. También tengo claro que el hombre necesita de la mujer.

No me incluyo dentro de una búsqueda de desterrar una "supuesta superioridad del hombre" a costa de que se niegue mi esencia femenina. No estoy interesada en diluir las diferencias.

Creo que justamente el reconocimiento de la diferencia permite no hablar de desigualdad. En cambio, cuando no se reconoce la diferencia y se intenta poner todo en un mismo plano, se le abre la puerta al imperio de la dominación, del combate, de la destrucción de lo más frágil. No me interesa ni dominar ni ser dominada, ni combatir ni ser combatida, ni destruir ni ser destruida. Creo que reconocer y vivir desde la diferencia es un camino para la paz y la unidad.


Si alguien hubiera de representar mis aspiraciones, le pediría ser promovida en mi honda identidad de mujer, esposa, madre, hija, con determinados talentos y cierto genio peculiar. 

Me gustaría ser defendida de las verdaderas opresiones, incluyendo toda perspectiva que buscara negar la verdad sobre mí misma. 

Además, hay una respuesta que encuentro en la experiencia que también me gustaría que fuera considerada si alguien hubiera de representar mis aspiraciones: Me pregunto ¿me ha oprimido la fe, la religión? No, todo lo contrario. Solo de frutos de libertad puedo hablar. Vivir como hija de Dios no ha "constreñido" mi vida, la ha elevado siempre. Nunca vivir desde, con y para Dios ha sido opuesto a mi grandeza humana y femenina.

Desde este lugar de gozo de una vocación encontrada, me duelen profundamente las proposiciones que ustedes hacen. Ayer hasta he llorado. Mucha oscuridad, y nada de luz.

Aunque sí, hay algo en lo que coincido: la necesidad de no hablar de roles. A mí también ya me venía pareciendo hace un tiempo que era una denominación inapropiada. Pienso que hay que hablar de dones más que de roles, sobre todo si "roles" está insinuando una "imposición" de tareas, un "a cada uno le toca...". Mejor hablar de dones, de capacidades, de talentos, de vocación. 

Les pido que no "luchen por mí" para ser "librada de algunas tareas". Pues yo quiero vivir encarnando la maternidad, mi capacidad especial para administrar el hogar, mi genio femenino. 

Quiero hacer todo femeninamente. Quiero amar femeninamente. Quiero seguir distinguiéndome por esta modalidad que le da una belleza especial a mi ser. Nada de esto me humilla ni me hace sentir menos. Me encanta. No sé si alguien lo espera de mí; si la sociedad, la cultura, el pensamiento humano... esperan de mí que piense y actúe de esta forma y me han "asignado" roles definidos... Para mí estas formas son un privilegio, son mi ser mismo. No las cambio por nada. Yo no soy mujer ni vivo como mujer porque me asignaron ese rol. No me siento "atada" a ser mujer. 

Rechazo firmemente toda "desconstrucción" de mi identidad sexual y de la familia. Especialmente me niego a que me digan que alguien me está obligando al lugar "esclavizante" de madre. Es una de las experiencias más hermosas de la vida, de las que más me han madurado y realizado. Y no creo que a mis hijas mujeres tenga que ayudarlas a "cambiar los prejuicios sobre los roles del hombre y la mujer en la sociedad". A mis hijas mujeres las educaré sencillamente como mujeres. Y esto esperaré también de cualquier sistema educativo formal.

No tengo prejuicios ni me siento discriminada por ser mujer. Creo que cuando ha habido prejuicios o ha habido discriminación (hablo en particular y en general - por el presente y por la historia) ha sido justamente por malinterpretar el valor hermoso de la mujer. Creo que lo que hay que corregir es el prisma con el que se nos ha mirado pero no lo que se puede ver cuando se mira con los ojos limpios.

Creo que existe la mujer, que existen los rasgos de mujer, los dones de mujer, las particularidades de mujer, y que por eso ninguna que se experimente a sí misma con todo esto anhela otra experiencia. 

No quisiera estar distraída peleando por ganar una batalla que ya tengo ganada pues estoy a gusto con mi ser y hacer.

Creo además que son otras las conquistas que muchas mujeres están buscando. Si se mira más sinceramente la realidad, ¿puede no verse la cantidad de mujeres que desean e intentan trabajar menos afuera de la casa, que anhelan compartir más experiencias con sus hijos, que buscan disfrutar con ellos el mayor tiempo que se pueda? Además, en el caso de los padres, ¿puede no escucharse la voz de quienes van descubriendo el peso de tantas horas de trabajo a la luz de la hermosura de un hogar familiar? 
¿Qué podemos responder? ¿Todos estos anhelos están también "socialmente construidos"? ¿Es que la plenitud está afuera de la casa? 

Confieso que ha sido difícil dirigirme a ustedes. He apelado a la experiencia sabiendo que la consideran socialmente construida. He hablado de mi vocación, de la tendencia natural, también sabiendo que ustedes desconfían de esto. He compartido mis deseos imaginándome que también éstos son vistos como "víctimas". 

Sé que ustedes están convencidas de que todo es parte de la conspiración patriarcal contra la mujer. Sé que yo les he parecido el "perfecto estereotipo contra el que están luchando".

Pero les vuelvo a pedir y esto sí tendrán que aceptarlo: no me representen a mí pues no me representan. No estoy personificando ningún rol asignado. Elijo cada cosa que hago. Soy mujer y vivo a gusto. 

No sé cuántas mujeres se sentirán representadas por esta perspectiva. En todo caso y lamentablemente, si esta perspectiva o parte de ella llegara a filtrarse en las mentes, en la educación, en la cultura, en los hábitos, la historia mostrará una cosecha desastrosa.

Publicado por: Sexualidad y Bioética – Catholic.net - Autor: Gustavo Daniel D´Apice | Fuente: Viviana E. Zapata. – febrero/2014 -



Un hombre y una mujer son lapidados por adulterio en Pakistán

Este castigo, habitual para las mujeres, se ha extendido al varón en esta ocasión


Un hombre y una mujer fueron lapidados por adulterio a manos de un grupo de vecinos en el distrito de Loralai, en el oeste dePakistán, después de que un clérigo local ordenara su ejecución.
El suceso ocurrió ayer en el área de Kachi Alazai, donde las víctimas de la lapidación fueron descubiertas "hace unos meses" mientras mantenían relaciones sexuales fuera de sus respectivos matrimonios, una ofensa penada con la muerte según la ley islámica. Los fallecidos pertenecían a familias de pastores nómadas de la zona.
"El clérigo que ordenó la ejecución se dio a la fuga, pero hemos detenido a su hijo junto a cuatro de los cinco hombres que lapidaron a la pareja, así como a otro líder religioso relacionado con los hechos", dijo un agente de la Policía del distrito, Abdul Hafiz.
Las autoridades religiosas de la zona se negaron a enterrar y a oficiar un funeral por los lapidados, pero el magistrado local ha ordenado que se celebren las exequias hoy bajo vigilancia policial.
Los llamados "crímenes de honor" son muy habituales en el sur de Asia y suelen implicar a varones de una familia que vengan lo que consideran una afrenta que contraviene la conservadora moral familiar de las sociedades locales.
Las víctimas suelen ser mujeres en la gran mayoría de los casos, aunque en ocasiones, como la conocida hoy, también se derivan castigos hacia los varones implicados.
A pesar de una prohibición expresa del Tribunal Supremo al respecto, la justicia paralela es impartida a menudo por consejos tribales bajo la supervisión de clérigos locales.
Según la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP), casi un millar de mujeres -cien de ellas menores- murieron en 2012 en el país por este tipo de crímenes, aunque el organismo alerta de que el número puede ser mayor porque muchos casos pasan desapercibidos.

Publicado por: elperiodico.com – Islamabad – 17/02/14 -

Libro cuenta la historia de escritoras cubanas a través de sus obras literarias

"Se trata de un libro nada usual, que reúne varios en uno solo; es un libro de entrevistas a escritoras cubanas en plena creación y, a su vez, es también una antología de cuentos”.
Éstas fueron las palabras del director del Centro de Investigaciones Literarias de la Casa de las Américas, Jorge Fornet, al presentar el libro ‘Palabras sin Velo’, de la periodista Helen Hernández Hormilla.

El libro, lanzado el 5 de febrero, fue producido con entrevistas a 10 escritoras cubanas, entre 2008 y 2010. En él, Hormilla reproduce en esas entrevistas espacios fundamentales de la realidad actual de la mujer en Cuba.
Según Fornet, "la autora y sus entrevistadas hablan desde su posición como mujeres, pero también lo hacen según una perspectiva más amplia, que compete a toda la sociedad (...) Unas se declaran feministas, otras no se reconocen así y otras se dicen entre una y otra posición, pero lo más valioso es percibir que esas diferencias son un panorama que hace que el libro sea más atractivo”.

En la opinión de la periodista Isabel Moya, el libro es un diálogo entre la periodista y sus entrevistadas, las autoras y sus obras y entre las propias obras, llegando a una aproximación diferente de la realidad cubana, sin fundamentalismos.
"La autora usa la entrevista periodística en todo su valor, pues hace preguntas que inducen a las entrevistadas a pensar en asuntos que no estaban planeados”, precisó Moya.

Helen Hormilla explicó que la obra abarca, en forma muy amplia, la visión de las autoras, que también se encuentran en un momento histórico determinado. "Con las feministas aprendemos a entender todo ese corte histórico social, la intención de mostrar los cuentos junto a las entrevistas es pensar también en esa condición que implica ser mujer en Cuba, desde la literatura que escriben las mujeres”, destacó.

Hormilla destaca que tanto en las entrevistas como en los cuentos emergen temas importantes de la historia reciente de las cubanas, como soledad, violencia, doble jornada de trabajo y el amor.
"Quise que esta obra fuese un puente para que se pudiese llegar a la obra de estas escritoras, que son las reales protagonistas”, afirmó Helen.


Publicado por: ADITAL – Cuba – Mateus Ramos – 17/02/14 -

El derecho a tener varias mujeres en Utah

Joe Darger junto a sus tres esposas, Alina, Vicki y Valerie, dos de ellas primas entre sí, son abiertamente mormones fundamentalistas. Entre todos tienen 25 hijos./ AFP


En el centro del debate está la derogación de las leyes contra la poligamia en este estado de EE.UU., prohibirla, según muchos, violaría la libertad de religión, pues la bigamia es practicada por miles de mormones fundamentalistas de la zona.

Kody Brown y sus cuatro esposas dieron un salto a la fama después de que decidieran mostrar al mundo su cotidianidad junto a sus 17 hijos en un reality show en la cadena TLC. Los protagonistas de la serie ‘Sister Wives’ tuvieron que mudarse a Las Vegas después de que se iniciara una investigación en su contra por bigamia. Veintidós desayunos cada mañana parecerían un maratón para cualquier persona, sin embargo, la familia vive con normalidad la cotidianidad de contar con cuatro madres y un padre.

Aunque conocían el impacto que tendría su historia en la televisión estadounidense, los Brown estaban lejos de pensar que marcarían la historia de las familias polígamas en Utah, después de que en 2010 instauraran una demanda contra este estado por elproceso legal que emprendió en su contra. La acción puso en el centro del debate la discriminación contra este tipo de familias, pero sobre todo, el dilema sobre si se violaba la primera enmienda de la constitución de EE.UU., la libertad de religión.
Cerca de 38 mil mormones fundamentalistas son polígamos en Utah, según cifras del gobierno de Estados Unidos, aunque es difícil determinar cuantos más adoptan el adulterio como opción de vida. Paradójicamente se trata de uno de los estados donde, hasta diciembre de 2013, se castigaba con más severidad esta práctica.

Como una victoria fue adoptada la decisión del juez Clark Waddoups para aquellos que creen que este tipo de leyes constituyen una intromisión gubernamental al interior de los hogares. El 13 de diciembre de 2013 se favoreció a Kody Brown y sus cuatro mujeres, declarando legal la “cohabitación” y derogando así partes clave de la ley anti-poligamia de Utah.
Pero lo que para Brown es “amor multiplicado”, tal como ha manifestado en repetidas ocasiones ante los medios, para otros es una medida inmoral. Cuenta Hernando Camargo, vocero oficial para Colombia de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (conocidos como mormones por muchos) que aunque la poligamia es un legado de las primeras enseñanzas de esta iglesia, desde 1890 se prohibió dicha práctica, disposición que no fue aceptada por muchos que se convirtieron en fundamentalistas, ubicándose al sur de Utah y Arizona para seguir practicando el matrimonio plural. Desde entonces, señala Camargo, han sido aislados de la comunidad.

“Creemos que la tolerancia llevada a un extremo conduce a que muchas veces lo que es legal no necesariamente esté bien. Este tipo de leyes contribuye a esas cosas, aunque sean aceptadas legalmente, moralmente no son correctas”, subraya Camargo frente al fallo.


Los esposos Darger y sus 25 hijos

Alina y Vicki -primas entre sí- y Valerie son esposas de Joe Darger, una familia polígama con 25 hijos que también forma parte de los mormones fundamentalistas que decidieron llevar este estilo de vida.
“Love Times Three" es el nombre del libro con en el que los Darger decidieron hacer pública su forma de vida, revelando los percances que genera vivir en una familia tan numerosa, pero sobre todo, resaltando las ventajas que para ellos tiene convivir con cuatro esposas y madres, y un padre de familia. Sin embargo, tal como Joe Darger manifestó en entrevista con AFP, revelar que era polígamo no fue fácil. "Cuando lo hice público hace cuatro años ese miedo era muy fuerte (…) este es un delito de tercer grado, supone una pena de prisión grave. Mis abuelos estuvieron presos", añade.

Fue hace algunos años que la ONU instó a EE.UU. a prohibir tajantemente la poligamia después de que se conociera uno de los casos más mediáticos y polémicos en este país, el de Warren Jeffs.
Jeffs, líder fundamentalista mormón, quien también se adhirió a la práctica de la poligamia fue condenado a cadena perpetua en 2011 después de que su caso escandalizara a EE.UU.
Lo que él calificaba como una revelación de Dios, terminó en la violación de menores de entre 12 y 16 años y en la convivencia con más de 90 mujeres, la mayoría sus madrastras, quienes pasaron a ser sus esposas tras la muerte de su padre.

Esta semana se conoció que el procurador general de Utah buscará apelar la decisión del juez federal y evitar a toda costa la legalidad de la bigamia. Una disputa que seguirá en el ojo del huracán, pero que sin duda, estará impulsada por personajes como los integrantes de la familia Darger, quienes creen, quizá, al igual que uno de los talentos más destacados de la literatura norteamericana, Henry Miller, que “la monogamia es como estar obligado a comer papas fritas todos los días”.
 

Publicado por:  elespectador.com – Daniela Franco García – 14/02/14 - 

Las dalits, abusadas intocables de Nepal

Las protestas por la discriminación contra las dalits en Nepal dan pocos resultados. Crédito: Mallika Aryal/IPS.

 Maya Sarki, una habitante de Belbari, en el oriente de Nepal, regresaba a su casa una noche del pasado verano boreal cuando fue atacada. La tiraron al suelo e intentaron violarla. Gritó y los vecinos la rescataron y evitaron que se consumara la agresión.

La mujer reconoció en la voz de su atacante a un vecino y lo denunció a la policía.
Al día siguiente Sarki fue enfrentada por una multitud, encabezada por su presunto atacante, en el mercado de la aldea. La insultaron, le desgarraron sus ropas y le embadurnaron el rostro con hollín. Después la golpearon y la hicieron desfilar por el pueblo.
Tras el incidente, Sarki huyó de la aldea.
En Dailej, en el occidente de Nepal, Sushila Nepali, de 28 años, fue violada durante años por un maestro de la escuela local. La obligaron a abortar dos veces, pero volvió a quedar embarazada y dio a luz a dos niños. Repudiada por su familia, Nepali vive en las calles y mendiga para obtener refugio y alimentos.
Sarki y Nepali son de diferentes partes de esta nación del Himalaya, pero tienen en común su casta. Ambas son dalits, la casta más baja y marginada de la sociedad, los llamados “intocables”. Tanto el atacante de Sarky como el violador de Nepali eran de la casta hindú, considerada superior.
Se estima que en Nepal hay 22 comunidades dalits. Investigadores y organizaciones de esa casta dicen que constituyen 20 por ciento de los 27 millones de habitantes del país.
Se considera que los dalits están en el escalón más bajo de las castas y grupos étnicos de Nepal.
También son los más pobres: 42 por ciento de los dalits viven bajo la línea de pobreza, frente a 23 por ciento en el resto de los nepalíes.
Las elecciones de noviembre en Nepal pusieron fin a un largo bloqueo político y tras  dos meses de negociaciones, los miembros de la nueva Asamblea Legislativa redactan, finalmente, una nueva Constitución.
Pero expertos sostienen que, incluso en esta Asamblea la comunidad dalit es la menos representada, al contar apenas con 38 de sus 575 escaños.
A Rajesh Chandra Marasini, gerente de programas del Jagaran Media Centre, una alianza de periodistas dalits formada para combatir la discriminación en base a las castas, le preocupa que asuntos relacionados con los dalits vuelvan a  ser relegados en la nueva Constitución.
“Me preocupa que los nuevos miembros dalits de la asamblea adopten la línea del partido y se conviertan en una mera presencia física”, dijo a IPS.
El Código Civil de Nepal de 1854 legalizó el sistema de castas y declaró a la comunidad dalit como “intocable”. En una estructura jerárquica hindú, esa etiqueta dicta dónde pueden vivir los dalits, dónde pueden estudiar y dónde pueden socializar.
En 1963 se abolió la discriminación por castas en Nepal y se creó la Comisión Nacional Dalit. En 2011 se aprobó la Ley Contra la Discriminación con base en la Casta y de Intocabilidad.
Sin embargo, los dalits continúan siendo marginados.
“La violencia contra la comunidad dalit es ignorada o a menudo queda sin denunciar y pasa inadvertida en Nepal”, dijo Padam Sundas, presidente de la Fundación Samata Nepal, una organización de investigación que trabaja por los derechos de la marginada comunidad.
Los dalits todavía tienen prohibido participar en actividades comunitarias como rezar en los mismos templos que los nepaleses de castas superiores. Estas, además, no comen alimentos que hayan sido tocados por los dalits o no usan los mismos grifos públicos que ellos para beber agua.
Y las mujeres son las más discriminadas y vulnerables.
 “Las dalits están en el escalón más bajo de la jerarquía de castas y de género en Nepal”, dijo Bhakta Bishwokarma, presidente de la Organización Nacional de Bienestar Social Dalit de Nepal, que busca eliminar la discriminación de castas en el país.
“Las mujeres dalits sufren el triple: la sociedad las discrimina por ser mujeres, porque pertenecen a la comunidad dalit y, dentro de su propia comunidad, vuelven a sufrir por ser mujeres”, dijo Bishwokarma a IPS.
“Si se estudian los casos de mujeres acusadas de ser ‘brujas’, se observa que habitualmente son mujeres dalits. Ellas son las que se trafican fácilmente, las que trabajan en condiciones terribles”, dijo Durga Sob, de la Organización Feminista Dalit, que coopera con el gobierno en asuntos de género dalit.
Según activistas, a las dalits que son víctimas de violencia se las desalienta a que lo denuncien a la policía.
“Les dicen que involucrar a las autoridades que aplican la ley perturbará la armonía social, y las víctimas son presionadas informalmente para que se resignen”, dijo Bishwokarma. “A nadie se responsabiliza por una acción discriminatoria contra los dalits”.
El ataque contra Sarki recibió amplia cobertura en los medios de comunicación y fue severamente repudiado.
Pocos días después de conocerse la noticia, activistas humanitarios protestaron ante las oficinas de políticos en la capital, portando pancartas en reclamo de medidas para no dejar el caso impune.
“Los activistas permanecieron allí por días, entregaron un memorando al gobierno y la situación se calmó”, dijo Bindu Thapa Pariyar, de la Asociación para la Promoción de las Mujeres Dalits de Nepal (ADWAN).
Los investigadores consideran que hay motivos importantes por los que los problemas de los dalits pasan desapercibidos.
“Tenemos toda clase de normas y leyes, pero nunca se las aplica, e incluso cuando hemos intentado que operen las víctimas no obtienen justicia”, dijo Sob.
Ella recomendó que la legislación sea simple y que las autoridades locales encargadas de hacerlas cumplir sean formadas a tal fin, para que entiendan los derechos del pueblo dalit.
Además, advierten, el movimiento dalit ha perdido su impulso.
“No podemos pensar en el activismo dalit basado en un enfoque de desarrollo de proyectos apoyados por donantes”, dijo Pariyar, de ADWAN.
“Cuando el dinero del proyecto se agota, seguimos adelante, pero eso no necesariamente significa que hemos logrado lo que nos propusimos hacer”, añadió.
En el caso de Sarki, por ejemplo, estuvo el tema de su rehabilitación, la atención de su trauma psicológico, la seguridad de su familia y su regreso seguro a su hogar.
“Los activistas por los derechos humanos necesitan pensar a largo plazo, una protesta solo da un golpecito a los políticos, el trabajo real tiene lugar con las víctimas en el terreno”, dijo Pariyar, quien reclamó un liderazgo más fuerte en la defensa de los dalits.
“Los legisladores dalits pueden estar bajo el control de sus partidos, pero necesitamos vigilantes fuera de la Asamblea, para mantener la presión sobre ellos y que tomen la decisión correcta”, añadió Pariyar.
“Si no presionamos ahora, cuando se está redactando una nueva Constitución para la nación, nunca lo haremos”, sostuvo.


Publicado por: IPS – Katmandú – Mallika Arval – 17/02/14 -