miércoles, 15 de mayo de 2013

Estados latinoamericanos incumplen derechos de las mujeres.


Los estados latinoamericanos siguen en deuda en la garantía de derechos educativos, sexuales y reproductivos de las mujeres, acusan activistas de diferentes regiones del mundo congregadas en la capital mexicana.

"Hay temas pendientes en economía, educación, violencia y salud sexual y reproductiva. El cumplimiento de las leyes es la parte más débil. No hay una política integral de los gobiernos para atender esos temas", dijo a IPS la argentina María Oviedo, responsable de capacitación del no gubernamental Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem). 

La especialista asistió, junto a docenas de defensoras de derechos femeninos de América Latina, Europa, Asia y África, en el seminario "Incidencia en red: el desafío que los estados cumplan con los derechos humanos de las mujeres", iniciado el martes 7 y que se clausura este viernes 10. 

Esa red, creada en 1987, lanzó en 2011 la campaña mundial "Por un estado que cumpla con los derechos humanos de las mujeres. Ya es hora, ya es tiempo", con financiamiento de la Unión Europea y la organización holandesa Oxfam Novib y que concluirá en 2015. 

En América Latina, los indicadores como educación primaria, trabajo e ingresos mejoraron la última década, pero las mujeres aún padecen brechas importantes en relación con los hombres que mantienen la persistencia de la desigualdad de género, en una región con una cultura muy patriarcal. 

Los varones ascienden a unos 163 millones y las mujeres a 113 millones de la población económicamente activa de la región, y la previsión para 2020 es que esos guarismos alcancen 188 millones y 141 millones, respectivamente, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). 

Además, la participación en la actividad económica de las mujeres de la región ha venido en aumento y la Cepal calcula que en 2020 las mujeres que trabajarán fuera de sus hogares representarán 56 por ciento del total, frente a 52 por ciento de 2010. 

"En la violencia cotidiana impera la desigualdad y la injusticia. Donde están atoradas todas las luchas de las mujeres es en los procesos de justicia. Por eso, es necesario cambiar estructuras", señaló a IPS la experta Gabriela Delgado, del Programa Universitario de Derechos Humanos de la estatal Universidad Nacional Autónoma de México. 

Entre las obligaciones pendientes de los estados figuran reformas legislativas para alcanzar la igualdad formal, la aplicación de políticas para lograr esa meta en el acceso a recursos económicos, a vivir sin violencia, a disponer de derechos sexuales y reproductivos y educación antidiscriminatoria y no sexista. 

Las activistas han identificado leyes que toleran la violación sexual, bajo pretextos como matrimonio entre victimario y víctima, que estipulan edad diferentes para hombres y mujeres para casarse o mayores derechos matrimoniales para los varones en países como Argentina, Bolivia, Guatemala, Haití, Nicaragua y Panamá. 

Además, entre 17 y 53 por ciento de las mujeres de la región padecen violencia y lo que agrava ese panorama es que 92 por ciento de las denuncias quedan impune. 

Asimismo, solo 10 naciones latinoamericanas han despenalizado el aborto, mientras que en la mayoría predominan legislaciones prohibicionistas y restrictivas. 

Para la española Rosa Cobo, académica de la pública Universidad A Coruña, surge una mezcla de formas de violencia antiguas que resucitan y otras nuevas, asociadas a fenómenos emergentes como la economía ilegal y el crimen organizado. 

"Vivimos un escenario mundial de desorden geopolítico, económico, político y patriarcal que produce un excedente de violencia que siempre recae en sectores en inferioridad social o más débiles", analizó Cobo ante IPS. 

La experta citó entre esas manifestaciones los feminicidios en Guatemala y en Ciudad Juárez, en la frontera de México con Estados Unidos, la violencia de género en conflictos armados, la trata de mujeres para explotación sexual y la compra de novias en Asia. 

Las activistas demandan de los estados la garantía de igualdad entre mujeres y varones, mediante la eliminación de normas y prácticas discriminatorias, y el impulso de la igualdad y reparto de responsabilidades en las labores domésticas para erradicar la pobreza y una vida libre de violencia para mujeres y niñas. 

Además, solicitan autonomía sexual y reproductiva, acceso a recursos y servicios en esa área y a una educación laica, intercultural, no sexista y no discriminatoria. Los fenómenos citados "muestran una deuda preocupante y que va a tomar años en abatir", sentenció Oviedo. 

El Cladem, cuya sede principal está en Lima, inició en 2009 la "Campaña por una educación no sexista y antidiscriminatoria" para contar con una enseñanza basada en relaciones de respeto, igualdad y cooperación entre los géneros. 

"¿No habrá una relación entre esta violencia extrema y la obtención de derechos de las mujeres en los últimos años?", se preguntó Cobo. Ese tipo de violencia "manifiesta una voluntad de control como respuesta a una realidad social que cuestiona el estatuto de las mujeres. Se ha definido un desplazamiento de la violencia del espacio conocido al desconocido, en el cual hombres matan a mujeres que no conocen", indicó.

Publicado por: IPS ipsnoticias.net - Emilio Godoy – México – 09/05/13

Es hora de poner fin a la epidemia de abusos sexuales en las fuerzas armadas.



El problema de la violación ha estado en el centro del debate esta semana, tras el dramático rescate de tres mujeres que habían pasado casi diez años encerradas en una casa ubicada en una tranquila calle de Cleveland. El sospechoso, Ariel Castro, ha sido acusado de secuestro y violación. Esta terrible historia conmocionó al país, y es fundamental que se lleve a cabo una investigación exhaustiva y se condene a los culpables.

También esta semana, el Pentágono publicó un nuevo informe sobre la violación y el abuso sexual en las fuerzas armadas de Estados Unidos. Los resultados son impactantes. Según las últimas cifras disponibles, se cometen alrededor de 70 abusos sexuales al día en las fuerzas armadas de Estados Unidos, lo que equivale a 26.000 al año. El número de denuncias de casos de abuso sexual en el año fiscal 2012 fue de apenas 3.374. De esa cifra, tan solo 190 casos fueron sometidos a un consejo de guerra.

Hay una creciente epidemia de violaciones y agresiones sexuales en las fuerzas armadas de Estados Unidos, perpetradas contra mujeres y hombres, prácticamente con absoluta impunidad.

La situación estalló esta semana cuando el propio director de la Unidad de Prevención de Abusos Sexuales de la Fuerza Aérea de Estados Unidos fue arrestado por abuso sexual. El Teniente Coronel Jeff Krusinksi, de 41 años, fue acusado de haber abusado sexualmente de una mujer en un estacionamiento frente a un club nudista en Arlington, Virginia. La noticia surgió después de un caso reciente en el que un alto mando militar anuló la condena por abuso sexual dictada por un consejo de guerra contra un oficial que estaba bajo su mando. El Teniente Coronel James Wilkerson fue acusado de abusar sexualmente de Kimberly Hanks en la Base Aérea de Aviano en Italia. Fue hallado culpable por un jurado militar, condenado a un año de prisión y destituido de las fuerzas armadas. El Teniente General Craig Franklin anuló su condena. Lo más indignante es que Wilkerson fue trasladado a la base de la Fuerza Aérea en Tucson, Arizona, donde viven muchos familiares de Hank. Acompañados de alrededor de 50 personas, los familiares de la víctima lo esperaron frente a la base para protestar contra la anulación de su condena y contra su traslado a esa localidad. Exigen que se restituya el fallo por el cual fue condenado y destituido de las fuerzas armadas, y que se despida a Franklin.

El Presidente Obama habló acerca de la epidemia de violaciones en una conferencia de prensa realizada esta semana: “La conclusión es que no toleraremos este tipo de comportamiento. Se lo he comunicado al Secretario de Defensa. Vamos a comunicarlo nuevamente a todos los funcionarios de toda la cadena de mando y espero que haya sanciones. No quiero que haya más discursos y programas de sensibilización o de capacitación, y que, en definitiva, los responsables miren al costado. Si descubrimos que alguien está involucrado en actos de este tipo, será responsabilizado. Será procesado, destituido del cargo, se lo someterá a un consejo de guerra, se lo despedirá o separará de las fuerzas por conducta deshonrosa. Punto. Es inaceptable”.

Anu Bhagwati es una ex capitán del Cuerpo de Marines de Estados Unidos que estuvo en actividad de 1999 a 2004. Actualmente es la directora ejecutiva y cofundadora de la Red de Acción de Mujeres de las Fuerzas Armadas (SWAN, por sus siglas en inglés). La organización lucha por erradicar la discriminación, el maltrato y los abusos de la cultura militar y por mejorar los beneficios de las veteranas de guerra que han sufrido abusos. Bhagwati declaró en una audiencia del Senado en el mes de marzo: “La violencia sexual en las fuerzas armadas es un tema que me toca muy de cerca. Durante los cinco años que fui infante de marina sufrí discriminación y acoso sexual a diario. Estuve expuesta a una cultura extremadamente sexista, en la que pululaban los chistes sobre violaciones, la pornografía y la explotación sexual de mujeres y niñas, tanto en Estados Unidos como en el extranjero”.

Cuando presentó una demanda contra otro oficial, lo que determinó el fin de la carrera militar de Bhagwati, esto es lo que cuenta que sucedió: “El oficial que estaba al mando me dio la orden de no hablar del tema y emitieron una orden de protección militar contra el oficial en cuestión. Vivía con temor de las represalias y de sufrir violencia tanto por parte de mi agresor, como de mi propia cadena de mando. Después observé horrorizada como no solo ascendieron a mi agresor, sino que además lo pusieron al mando de mi compañía”.

Anu Bhagwati me explicó que el tipo de procedimiento judicial que establecen las fuerzas armadas para estos casos conlleva un conflicto de interés que socava la posibilidad de que haya condenas: “Los oficiales que están al mando, que son denominados autoridades convocantes, controlan el juicio de principio a fin. Ellos determinan si el caso avanzará o no, si el acusado pasará por un consejo de guerra o no. Allí es donde ocurre gran parte de la intimidación. Allí es donde muchas víctimas sienten temor. No reciben apoyo ni pueden hacer un seguimiento de sus propios casos”.

Junto a SWAN y otros grupos, la campaña para poner fin al abuso sexual en las fuerzas armadas de Estados Unidos atrajo gran atención de la bancada femenina del Congreso de Estados Unidos, que actualmente es la más numerosa de la historia. La congresista demócrata de California Jackie Speier ha encabezado esta lucha en la Cámara de Representantes desde hace mucho tiempo. El Comité de Servicios Armados del Senado ahora tiene siete miembros mujeres, una cifra histórica. Esta semana, en una audiencia del comité, la senadora demócrata de Nueva York Kirsten Gillibrand interrogó en forma persistente al Secretario de la Fuerza Aérea Michael Donley y al Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, el General Mark Welsh. Junto a Gillibrand estaba la senadora demócrata de Missouri Claire McCaskill, que ha logrado postergar la confirmación de la Teniente General Susan Helms como vicecomandante del Comando Espacial de la Fuerza Aérea, debido a que Helms anuló el procesamiento de un capitán de la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg por cargos de abuso sexual.

La atención pública se ha centrado, con razón, en los terribles crímenes de Cleveland. Es hora de que la epidemia de violaciones y abusos sexuales en las fuerzas armadas también obtenga la atención que merece, especialmente porque se trata de un problema institucional. Cada día se cometen 70 abusos sexuales contra mujeres y hombres en las fuerzas armadas. El Comandante en Jefe Obama debe adoptar medidas contundentes de inmediato. Un primer paso es sacar las investigaciones y los procesamientos del ámbito militar, una medida necesaria para poner fin a esta cultura de violación sistémica que preside el Pentágono.

Publicado por: Argenpress.info – 13/05/13 -

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now!.

El hambre aumenta en Gran Bretaña.



Los drásticos recortes a la seguridad social implementados por el gobierno de coalición tienen un impacto cada vez más notorio en Gran Bretaña, donde las medidas de austeridad que buscan hacer frente a la crisis financiera hacen estragos entre los sectores más vulnerables.

Un relevamiento publicado en el sitio web Netmums concluyó que, con regularidad, una de cada cinco madres británicas no tiene qué darles de comer a sus hijos

Actualmente, miles dependen de organizaciones benéficas y bancos de alimentos de emergencia para alimentarse a sí mismas y a sus familias. 

En los últimos 12 meses, The Trussell Trust, el mayor operador de bancos de alimentos en Gran Bretaña, dijo haber suministrado alimentos a 350.000 personas, lo que representa 100.000 más de lo previsto y supone un aumento de 170 por ciento en relación al año anterior.

Las personas recurren a bancos de alimentos por muchos motivos. Algunas están subempleadas, otras son víctimas de violencia doméstica. Otras sucumbieron ante usureros que se aprovechan de los pobres ofreciéndoles préstamos con intereses exorbitantes. Pero la mayoría están sin empleo, y les quitaron o recortaron los beneficios sociales a consecuencia de la arremetida del gobierno contra lo que considera una población de vagos y "parásitos". 

Todos estos factores alimentaron lo que The Trussell Trust llama una "epidemia" de hambre, que se vuelve cada vez más visible en localidades de todo el país. 

Clay Cross, por ejemplo, es un pequeño pueblo de 5.000 habitantes en las colinas de la zona rural del norte de Derbyshire, que otrora fue un centro de la industria británica del carbón. 

Como muchos pueblos y aldeas del área con un pasado extractivo, Clay Cross pasó épocas duras desde el cierre de su mina en los años 80, pero en los últimos tiempos las cosas empezaron a empeorar mucho más. 

Una noche, IPS visitó el banco de alimentos local de The Trussell Trust, en la iglesia de Saint Bartholomew. En su interior, voluntarios exponían parte de las dos toneladas de alimentos donados por comerciantes durante una recolección de dos días en varios supermercados Tesco el fin de semana anterior. 

El banco de alimentos se inauguró apenas en agosto de 2012, pero desde entonces atendió a 1.147 personas, y está abriendo otros en las cercanías. 

Uno de sus clientes era David, quien ahora trabaja como voluntario para el Trust. Extaxista, durante 12 años se dedicó a cuidar de forma permanente y remunerada a su esposa discapacitada. Pero el año pasado, cuando ella falleció, perdió su salario de cuidador y permaneció siete semanas sin ingresos, mientras esperaba los beneficios por desempleo. En ese tiempo vivió gracias a tres sacos de provisiones que le dio el banco de alimentos, recordó.

Los retrasos en los pagos de beneficios son algunos de los motivos más comunes para que la gente recurra al banco de alimentos, y muchos de quienes lo hacen se sienten profundamente avergonzados y humillados. 

El coordinador del proyecto, James Herbert, y su equipo, están dispuestos a superar estas reservas y a dar la bienvenida a quienes se acercan, pero también les indigna el hecho de que se requieran esos servicios. 

"Es reprensible. El gobierno local y nacional debería estar avergonzado de dejar a las personas en una situación en la que tienen que depender de una organización benéfica para alimentar a sus familias", planteó. 

La mayoría de los usuarios del servicio llegan al Trust enviados por organizaciones de caridad o por agencias del gobierno, con cupones que les permiten retirar alimentos apenas tres o cuatro veces. 

Bernard (nombre ficticio) acaba de llegar, enviado por primera vez de su centro de empleo local. Mentor voluntario de 38 años, trabajaba con jóvenes infractores, y gozó de beneficios por desempleo hasta hace dos semanas, cuando se los recortaron porque no se postuló a uno de los trabajos ofrecidos por su centro local de empleo. 

Según él, nunca recibió el ofrecimiento, y apeló la decisión. Si tiene éxito, puede recibir un fondo semanal de 29 libras (45 dólares) por penurias económicas o la plena restauración de sus beneficios de 71 libras (110 dólares). De lo contrario, no recibirá nada por otras seis semanas, aunque vive en un apartamento sin gas, ni electricidad, ni alimentos. 

"Si soy un parásito, soy un parásito, pero a fin de cuentas, ¿qué más voy a a hacer? ¿Voy a salir a robar para sobrevivir? Si en el siglo XXI, en una de las naciones más avanzadas del mundo, la gente tiene que acudir a bancos de alimentos, hay algo que no está del todo bien, ¿no?", planteó. 

Colin Hampton, coordinador del Centro para Trabajadores Desempleados de Derbyshire, coincidió. 

"La situación es peor ahora que en los años 80. Las personas vienen a nosotros pidiendo alimentos en situaciones desesperadas, y nosotros las enviamos a los bancos de alimentos. Pero aunque apreciamos que la gente intente ayudar, nuestra mayor preocupación es que, a menos que expresemos nuestra indignación, esto se convertirá en la norma, y las personas necesitan preguntar por qué está ocurriendo esto", dijo. 

El primer ministro británico David Cameron elogió el trabajo de The Trussell Trust, pero los bancos de alimentos son consecuencia directa de políticas gubernamentales diseñadas para quitar beneficios sociales sin importar las consecuencias. El parlamentario laborista Peter Hain acusó al gobierno de "aterrorizar" a los desempleados de su distrito obligándolos a elegir entre morir de hambre y realizar trabajos malpagos. 

El sistema de la Ley de Pobres, del siglo XIX, tuvo otrora una actitud similarmente punitiva y disuasiva hacia los trabajadores industriales pobres. Actualmente, el hambre es una consecuencia de la pobreza manufacturada en la séptima economía más grande del mundo, y los más vulnerables vuelven a ser victimizados y castigados. 

En estas circunstancias, los bancos de alimentos pueden ser un sustituto conveniente de la asistencia reglamentaria, habilitando a los herederos políticos de la difunta (ex primera ministra) Margaret Thatcher (1925-2013) a despojar aún más la red de seguridad social partiendo de la idea de que la población puede estar hambrienta, pero por lo menos no se está muriendo de hambre. 

Publicado por: IPS ipsnoticias.net – Matt Carr - CLAY CROSS, Gran Bretaña, may/2013 - 

EE.UU: Apelan venta de píldora del día después sin límite de edad.


La píldora puede evitar el embarazo si se toma en las 72 horas siguientes a una relación sexual sin protección.

El gobierno del presidente Barack Obama apeló en el último minuto una decisión de un juzgado federal del Nueva York que el 5 de abril levantó el límite de edad al acceso sin receta de la píldora del día después.

El recurso presentado ante la corte de apelaciones de Manhattan congela el fallo del juez Edward Korman hasta el 28 de mayo, indica el documento del juzgado.
Según este juez, la decisión de la secretaria de Salud estadounidense Kathleen Sebelius en 2011 que exigía que las jóvenes de menos de 17 años tengan una receta para lograr la píldora anticonceptiva estaba "motivada políticamente" e "injustificada científicamente".

La decisión del juez Korman ordenaba a la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) hacer que la píldora en caso de urgencia, de progestágeno, estuviera disponible sin receta y sin ningún limite de edad.


La píldora puede evitar el embarazo si se toma en las 72 horas siguientes a una relación sexual sin protección.La FDA anunció el primero de mayo que autorizaba la venta sin receta de la píldora del día después a las jóvenes a partir de los 15 años, dando en parte marcha atrás a su decisión en 2011 de prohibir la venta libre de este fármaco a todas las jóvenes sin limite de edad. La FDA precisó que su decisión no estaba vinculada al fallo del juez Korman.


La FDA afirmó que su decisión respondía a una modificada de puesta en el mercado de la píldora anticonceptiva por parte de Teva Women's Health Inc., filial del fabricante Teva Pharmaceutical Industries Ltd.Inicialmente Teva había solicitado a la FDA vender libremente la píldora anticonceptiva a todas las jóvenes en edad de procrear, pero la compañía modificó esta solicitud para limitarla a sin receta a aquellas que tuvieran al menos 15 años.La FDA aprobó en un comienzo la venta libre de la píldora a todas las jóvenes sin importar la edad, pero debió modificar su decisión tras la demanda de la secretaria de Salud y bajo la presión de los grupos conservadores.
La FDA fijó entonces en 17 la edad a partir de la que las chicas podían lograr la píldora sin receta.


Publicado por: elheraldo.hn – AFP – EE.UU. - 13/05/13 -

Michelle Knight, una de las víctimas de Cleveland, con una vida de desgracias.



Antes del secuestro fue violada por uno de sus compañeros de secundaria. En casa debía convivir con un hombre violento que era la pareja de su madre.

La joven Michelle Knight, de 32 años, parece no haber tenido más que desgracias en su vida. Martirizada durante once años de secuestro, violaciones y abusos en la "casa del horror" de Cleveland (Ohio, norte de EEUU), maltratada en su adolescencia, es la única de las tres cautivas liberadas el pasado lunes que aún no se reunió con su familia.

Su cara sonriente en las tres fotos antiguas y un poco borrosas, ya que aparentemente la familia no poseía más, muestra a una joven de mejillas redondas y de pelo rizado de color castaño cobrizo. Después de su liberación el lunes no han sido publicadas más fotos de esta rehén que fue apodada como "la cautiva olvidada".

El 23 de agosto de 2002, 
Michelle fue la primera de las tres víctimas en subir en el auto del sospechoso, Ariel Castro, de 52 años.
Ese día de agosto, la joven tenía una audiencia en el tribunal para recuperar la custodia de su hijo.

Según la prensa local, su familia reportó su ausencia, 
pero después de 15 meses el FBI retiró su nombre de la lista de personas reportadas como desaparecidas.
Su reporte de búsqueda dice que la joven no estaba en su sano juicio y que tenía la tendencia a huir. Eso hizo pensar, incluso a sus familiares más cercanos, en la probabilidad de una fuga más que de un secuestro.

Antes del secuestro, Michelle ya contaba con una historia de vida muy triste: 
en la secundaria fue violada por uno de sus compañeros de clase, y fruto de la agresión quedó embarazada y tuvo que abandonar sus estudios, dijo a los medios un miembro de su familia.

En su hogar, la pareja de su madre era violento. Según la prensa local el hombre había estado en prisión por haberle roto el brazo a un niño. Una acusación de violación contra la chica fue desestimada.

Hace algunos días, el diario Plain Dealer, citó a su madre, Barbara Knight, diciendo que se arrepentía de haber convivido con un hombre violento.

Perdió la audición de uno de sus oídos 
Michelle quedó confinada en la casa de la calle Seymour Avenue, en la localidad de Cleveland, donde permaneció en soledad hasta la llegada de Amanda y luego de Gina.

Ella 
parece ser la víctima que fue más martirizada y fue la última en dejar el hospital, el viernes pasado, tras su liberación el lunes anterior.

Según su abuela, Deborah Knight, "ella fue golpeada con tanta fuerza que
deberá ser sometida a una operación de reconstrucción de la cara y perdió la capacidad auditiva de un lado".

Según el relato de Michelle a los policías, 
habría quedado embarazado al menos cinco veces durante su cautiverio.

"Ariel Castro le hizo perder el bebé", según el informe policial, citado por la cadena CBS, que hace referencia al menos a un embarazo durante el periodo de su secuestro. 
El victimario le habría hecho pasar hambre y luego la habría golpeado en el vientre hasta que tuvo un aborto.

El exconductor de autobus desempleado compró una pequeña 
piscina inflable en la cual Amanda Berry dio a luz el 25 de diciembre de 2006. Michelle fue obligada a ayudarle durante ese parto bajo la amenaza de matarla si el bebe no sobrevivía.

El lactante dejó de respirar en un momento y la joven le hizo boca a boca para salvar su vida y la propia.

En el hospital, ella se negó a recibir visitas, entre ellas las de su madre que viajó desde Florida (sudeste). Barbara Knight "vino al hospital con flores para su hija, pero le dijeron que ella no recibía visitas", dijo Jay Milano, abogado de la madre, que enseguida habría abandonado el hospital.

Actualmente no se sabe la ubicación de Michelle, algunos medios han afirmado que la familia de Gina quería adoptarla.

Según el abogado que representa a las tres mujeres, 
Michelle tiene un buen estado de salud y dijo que se reuniría con su familia, sus amigos y sus seres queridos y aquellos que la apoyaron, en el momento adecuado.
 
Publicado por: Elespectador.com – 12/05/13 -

Veladas.



Completamente cubiertas por la burka, de la cabeza a los pies, cuatro mujeres paquistaníes esperan en Peshawar su turno para votar en las elecciones parlamentarias de su país.

Este tipo de prenda encuentra su origen en los desiertos mucho antes de la llegada del Islam.

Tenía dos funciones principales: primero actuaba como protección contra los vientos fuertes. Hombres y mujeres la llevaban en aquellos tiempos y aún lo hacen, y su segunda función está ligada a la protección de las mujeres, ya que el uso de la máscara completa se utilizaba por mujeres únicamente cuando un grupo era asaltado por otro.

Publicado por: Diario El Litoral –Santa Fé (Argentina) – EFE – 11/05/13 -

Bolivia: Según datos del Hospital Materno, el 80% de abortos son provocados.



A pocos días de que una madre ingiriera herbicidas, para provocarse un aborto, luego de enterarse de que esperaba una niña, el hospital materno infantil Germán Urquidi informó que este tipo de decisiones son cada vez más frecuentes.
Según datos del centro hospitalario, el 80 por ciento de los legrados atendidos son provocados por mujeres que apelan a las tabletas que son de venta libre, mates de la medicina tradicional o a objetos, para interrumpir su embarazo.
De acuerdo con la misma fuente, el hospital ha recibido pacientes desde 15 hasta 42 años de edad, que utilizaron algún método para interrumpir su embarazo, por diversas circunstancias. Sin embargo, el recurso más utilizado es la tableta.
El caso de la mujer que perdió a su hija fue remitido a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, para que sea investigado. La paciente de 32 años se mostró arrepentida, luego del hecho.  
Publicado por: Diario Los Tiempos – Bolivia – Redacción Central – 11/05/13 -

Aisha, la joven mutilada que fue tapa de "Time", disfruta de su nueva vida.



La chica afgana a la que su esposo le cortó la nariz y las orejas se sometió a una cirugía reconstructiva y mostró su imagen en la TV. Video.


La afgana Aisha Mohammadzai tiene una nueva vida, luego de haber sido tapa de la revista Time , en una recordada portada que dio la vuelta al mundo.
La joven afgana de 22 años fue brutalmente herida por su esposo talibán y sus suegros, quienes le cortaron la nariz y las orejas a manera de castigo cuando ella intentó huir de su casa.

Hoy, Aisha vive otra vida. Recuperó su nariz y reside en Estados Unidos. Su imagen mutilada plasmada en la portada mereció el prestigioso premio World Press Photo en 2011.
Según relató la cadena estadounidense CNN, que siguió la vida de Aisha desde que decidió huir de ese pasado perturbador, la joven llegó a California, Estados Unidos, a fines del año 2010 para someterse a una cirugía reconstructiva.

Sin embargo, los primeros intentos fueron frustrados.
La asistencia psicológica la encontró en Nueva York, de la mano de la organización no gubernamental Mujeres para las Mujeres Afganas.
Allí también perfeccionó su inglés, ya con miras a quedarse a vivir en ese país con una familia que la acogiera.

Y quien la acogió fue una familia afgana en Maryland, los Arsala. Mati, su esposa Jamila Rasouli-Arsala, y la hija del primer matrimonio de Jamila comenzaron a contactarse con Aisha por vía telefónica y, en noviembre de 2011, le abrieron las puertas de su casa. Ese se convirtió en el nuevo hogar de Aisha, sede de su nueva vida, publicó el diario La Nación.
“Todos los días era abusada por mi marido y su familia. Mental y físicamente. Hasta que un día se hizo insoportable y huí”. Con esas simples palabras Aisha explicó cómo se generó el episodio que cambiaría su vida y que la haría conocida alrededor del mundo.

En 2009, la joven afgana (quien entonces tenía 19 años) fue sacada de su casa a medianoche por un grupo de talibanes para ser castigada por escapar de su esposo. Tras permanecer cinco meses encerrada en una cárcel, un tribunal rural la juzgó y determinó que debía servir de ejemplo para otras mujeres, por lo que a modo de condena, la envió de regreso con su marido.

El hombre la llevó a las montañas, le amarró de manos y pies, y le dijo que como castigo le cortaría la nariz y las orejas. Y así lo hizo, dejándola abandonada en las montañas, consignó en su edición digital el diario chileno El Mercurio .
Según relató al programa Daybreak de la cadena británica ITV, tras el ataque, Aisha logró llegar hasta la casa de su abuelo, donde su padre la trasladó a un centro médico estadounidense, en el que permaneció 10 meses. Luego fue llevada a un refugio secreto en Kabul y después viajó a Estados Unidos.

 Desde que fue mutilada, la joven debió utilizar prótesis de nariz, hasta que pudo someterse a una cirugía reconstructiva que le dio un nuevo rostro, del que se declara orgullosa y que mostró por primera vez.

Publicado por: Diario La Voz – Córdoba (Argentina) -  14/05/13 -

EEUU: mujeres rescatadas enfrentan larga recuperación.



Cinco días después de recuperar la libertad, Amanda Berry, Gina DeJesús y Michelle Knight iniciaron ayer su primer fin de semana en libertad tras pasar una década secuestradas y sometidas a todo tipo de vejaciones supuestamente por Ariel Castro.

Las familias de Berry y DeJesús repitieron ayer la petición a los medios de comunicación de que respeten la privacidad de las jóvenes a la vez que los principales canales de televisión de Cleveland anunciaron que han retirado sus equipos de enfrente de las casas de las víctimas.
Lo que no está claro es si Michelle Knight, la persona que más tiempo pasó en cautiverio, se encuentra también en el interior de la vivienda de la familia DeJesús tal y como informaron algunos medios.
Ningún portavoz oficial de la familia DeJesús lo ha confirmado, pero los rumores se dispararon ayer cuando parte de la familia Knight, entre ellos su abuela, Deborah Knight, se presentó en el domicilio de DeJesús para ver a Michelle.
Deborah Knight abandonó la residencia sin ver a su nieta. Otros medios han señalado que la familia DeJesús ha ofrecido adoptar a Michelle, pero esa información tampoco ha sido confirmada oficialmente.
Según declaró la abuela de Knight a un canal de televisión local, Michelle fue golpeada repetidas veces durante su cautiverio en la cara y necesita cirugía plástica para reparar el daño sufrido.
Pero Michelle, de 32 años de edad, también se ha negado a ver a su familia con la cual, al parecer, no tenía una buena relación antes de su desaparición.
La Policía de Cleveland ha confirmado que en 2003 retiró a Knight de la lista de personas desaparecidas del FBI, lo que significa que durante la última década nadie buscó a Michelle.
La Policía dijo que la decisión se tomó porque los investigadores fueron incapaces de localizar a la madre de Michelle, Barbara Knight, para confirmar que seguía desaparecida.
Barbara intentó ver el miércoles a su hija en el hospital, pero la joven pidió que no se permitiese la entrada de su madre en la habitación.

Mientras, la casa de los horrores en la que supuestamente Castro mantuvo a las tres jóvenes apareció ayer con las ventanas totalmente cubiertas con grandes paneles de madera y protegida por una valla.

Publicado por: Diario Los Tiempos – Bolivia – EFE/Agencias – Cleveland - 12/05/13 - 

Violaciones en India desvelan prácticas policiales coloniales.



La brutalidad de la policía en la represión de las protestas que sacuden a India desde diciembre, contra la ola de violaciones en el país, trajo como consecuencia la demanda de una reforma de una fuerza que mantiene características coloniales.

La Corte Suprema de Justicia, enojada por los graves excesos contra mujeres manifestantes en Nueva Delhi y en otros estados del norte del país, reclamó en abril información sobre el grado de cumplimiento de las instrucciones que el máximo tribunal dio hace seis años sobre la reforma de la policía. 

"Ni un animal haría lo que hacen los oficiales de policía todos los días en diferentes partes del país", señalaron los jueces del alto tribunal, refiriéndose, entre otros casos, a la golpiza sufrida por una mujer de 65 años, cuando participaba en una protesta en la ciudad de Aligarh, en el norteño estado de Uttar Pradesh. 

"¿Cómo puede ser que un policía golpee a una señora desarmada?", plantearon los magistrados, al término de una de sus sesiones. 

El juez que encabezó la reunión, G. S. Singhvi mencionó el caso de un policía que abofeteó a una joven que participaba en una manifestación el 19 de abril, a las afueras de un hospital de la capital, donde una niña de cinco años recibía atención médica tras ser víctima de una violación. 

"La policía puede hacer poco para reducir delitos como la violación, pero se debe juzgar a los oficiales por cómo reaccionan frente a ellos", indicó Jyotiswaroop Pandey, quien dejo el año pasado el cargo de director general de la policía en el norteño estado de Uttarakhand. 

Pandey, quien ahora integra la comisión de reforma policial, dijo a IPS que era "inaceptable" que la policía no reaccionara a las denuncias sobre el mal comportamiento de un conductor de autobús el 16 de diciembre de 2012. 

Horas después, las fuerzas de seguridad detuvieron al conductor y otros hombres por maltratar y violar en grupo a una pasajera de 23 años. 

Los agresores lanzaron del autobús a la víctima y a su compañero en una agitada calle de Nueva Delhi, desnudos y sangrando, donde permanecieron casi una hora sin que nadie se atreviera a intervenir por temor a verse envuelto en un engorroso caso policial. 

En medio de las protestas públicas por el hecho, las autoridades trasladaron a la joven a un hospital de Singapur, donde falleció el 29 del mismo mes a causa de sus graves heridas. 

En Nueva Delhi, la policía reprimió a los manifestantes que marchaban hacia el parlamento con vehículos lanza agua y golpes de garrote. También realizó detenciones masivas. 

Pandey sostuvo que la policía "se olvidó de que su principal objetivo debió ser mantener la paz y el orden, sin recurrir a la fuerza o exacerbar la tensión con su comportamiento, en lugar de usar la empatía para calmar los ánimos". 

Además de la brutal represión policial, a los defensores de derechos humanos les preocupa el trato que reciben las víctimas de violación en la comisaría, que comienza por la negativa a registrar la denuncia. 

En diciembre, una mujer se suicidó con veneno, tras ser violada por tres hombres en la ciudad de Patiala, en el norteño estado de Punyab. En una nota acusó a la policía de no tomar medidas tras su denuncia y, por el contrario, de intimidarla. 

Poco después de la agresión colectiva, la víctima apareció en los canales de televisión relatando su pesadilla, pero eso no conmovió a la policía. El suicidio tampoco bastó y se necesitó de la intervención de un alto tribunal estadual para que las autoridades tomaran medidas contra tres policías e iniciaran un proceso judicial en su contra. 

La organización no gubernamental Commonwealth Human Rights Initiative (CHRI) emitió un comunicado el 23 de abril en el que reclamó una reforma de la fuerza policial. También expresó su "gran preocupación por la continua falta de respuesta a las víctimas de violación". 

Ni siquiera la nueva legislación, que prevé dos años de cárcel para los funcionarios policiales que se nieguen a registrar una denuncia, parece haber modificado actitudes y comportamientos, según la directora de CHRI, Maja Daruwala. 

Una nueva ley, redactada con base a amplias consultas con la sociedad civil, toma en cuenta perspectivas de género actualizadas y comportamientos patriarcales para modificar aspectos del Código Penal, que el régimen colonial introdujo en 1860. 

Pero los últimos acontecimientos muestran que la ley, aprobada por el parlamento el 20 de marzo, todavía debe hacer efecto. 

"Los cambios legales, impulsados por la violación del 16 de diciembre, no tienen mucho significado si la policía sigue negando la justicia con sus prácticas abusivas", remarcó Daruwala. 

La reforma legal, que apunta a juicios más rápidos y castigos más duros contra los violadores, recibió críticas por obviar totalmente el asunto acuciante de modernizar la fuerza policial para orientarla al servicio a la ciudadanía y no a la represión, tal como plantea la Corte Suprema de Justicia. 

"Si las directivas señaladas por la Corte Suprema en 2006 se hubieran adoptado e implementado, la fuerza policial habría dejado de ser una fuerza temida y poco fiable y se habría transformado en un servicio esencial para defender la ley", indicó Navaz Kotwal, coordinadora del programa de reforma policía de CHRI. 

A raíz de denuncias sobre la gran prepotencia de los agentes en el manejo de las manifestaciones contra las violaciones, el alto tribunal pidió el 6 de marzo a las provincias informes sobre el avance de la reforma policial. 

Pero algunas autoridades de la policía son escépticas, como el director general de la fuerza en el norteño estado de Haryana, Vikash Narain Rai. 

Para cambiar a la policía se necesita una "reforma judicial, revisar los servicios correccionales y empoderar realmente a la sociedad", opinó.

Publicado por: IPS ipsnoticias.net -  Ranjit Devraj – Nueva Delhi – mayo/2013 -

"La seguridad de las mujeres da seguridad a la nación" Ravi Kanth Devarakonda entrevista NYARADZAYI GUMBONZVANDA, abogada y activista.



Nyaradzayi Gumbonzvanda, abogada de derechos humanos y secretaria general de la red internacional de mujeres por justicia social World YWCA, sabe lo que es luchar contra el hambre y la violencia: ella misma procede de una familia pobre de la aldea de Magaya, en Zimbabwe.

Gumbonzvanda ha pasado gran parte de su vida intentando mejorar la vida de las mujeres que fueron menos afortunadas que ella. 

Ahora es candidata a directora ejecutiva de ONU Mujeres, puesto ocupado hasta marzo por la expresidenta chilena Michelle Bachelet (2006-2010). 

En entrevista con IPS en Ginebra, Gumbonzvanda sostuvo que, además de procurar crecimiento económico, los países deben generar "oportunidades para crear riqueza a nivel de los hogares y atender temas estructurales como la violencia y la inequidad que las mujeres siguen experimentando casi a diario". 

Gumbonzvanda aplaudió el desarrollo logrado por el continente africano, aunque señaló que era necesario un mayor empoderamiento social para cambiar la vida de las mujeres. 

"Veo que las mujeres avanzan en varios sectores en todos los países africanos… (Pero) necesitamos empoderamiento económico y social", subrayó. 

IPS: Comencemos con los crecientes índices de violaciones y de violencia doméstica. ¿Cuán grave es este problema? ¿Es universal? 
NYARADZAYI GUMBONZVANDA: Creo que es uno de los mayores problemas que afrontan las mujeres y las niñas en el mundo hoy. Veo la violencia contra las mujeres como una manifestación de desigualdades, de falta de empoderamiento y de exclusión. 

La falta de empoderamiento social, el hecho de que las mujeres sean consideradas ciudadanas de segunda clase sin voz ni derechos sobre sus propios cuerpos, la dolorosa realidad de la pobreza y de la violencia de género, y la trata de niñas para explotación sexual son todos temas que deben ser encarados. 

Es importante destacar que trabajamos en la prevención de la violencia contra las mujeres, incluyendo la doméstica, las agresiones en situaciones de conflicto y el abuso sexual. 

La prevención es fundamental, y debe ser acompañada de políticas fuertes en coordinación con distintos actores sociales dentro de los países y a nivel internacional. 

IPS: En los últimos 30 años se produjeron grandes cambios en la economía y la cultura del mundo, principalmente gracias a Internet y a la globalización. ¿Qué impacto tuvo esto en las mujeres? 

NG: Creo que en los últimos 30 años pasaron varias cosas. Yo estuve en Beijing (en 1995) para la (IV) Conferencia Mundial sobre la Mujer y puedo decir que hay un verdadero trabajo sobre las normas internacionales que tienen que ver con las mujeres y los derechos humanos, y ese trabajo va progresando. 

Ahora tenemos convenciones y tratados a nivel internacional, e incluso regional, como el Plan de Acción para las Mujeres (sobre derechos de salud reproductiva y sexual) de Maputo. 

Incluso a nivel normativo vemos mucho trabajo y progresos. Sin embargo, todavía deben resolverse los problemas estructurales que contribuyen a la violencia contra las mujeres. 

IPS: ¿Los gobiernos están haciendo lo necesario para afrontar estos desafíos? 
NG: No lo suficiente. Creo que los gobiernos deben definir sus prioridades y hacer más cuando formulan sus presupuestos. La mayor seguridad de cualquier nación es cuando sus madres e hijas están seguras, cuando hay alimento en la mesa y agua cerca, cuando hay escuelas que funcionan y hay posibilidades de obtener empleo. Esa es la nación más segura.

Yo instaría a nuestros gobiernos a que repiensen la relación entre el gasto militar y la inversión en servicios sociales y básicos. Solo con comprar un helicóptero militar menos, un gobierno puede construir 10 escuelas. Ese es el mayor reto para los gobiernos de todo el mundo. 

IPS: En África hubo grandes progresos en desarrollo y en empoderamiento de las mujeres. ¿Qué más se necesita hacer por ellas en ese continente? 

NG: Este año, la Unión Africana celebra su 50 aniversario, y las mujeres del continente han estado muy involucradas en el proceso de descolonización. Estuvieron en las trincheras, trabajando por una nueva África. 

Celebramos que Nkosazana Dlamini-Zuma se convirtió en la primera mujer en dirigir la Unión Africana, pues es bueno para el continente. 

También vemos países como Ruanda y otros que tienen significativos números de mujeres en puestos de toma de decisiones. 

Pero todavía tenemos que resolver los temas que generan conflictos. Mientras los países continúen en situaciones de conflicto, y siempre que haya violencia, habrá retrocesos. 

El continente, desde Ciudad del Cabo hasta El Cairo, es muy rico, y por eso tenemos que detectar en qué grandes sectores, como la la minería, el transporte y la agricultura, las mujeres pueden involucrarse más. 

IPS: La tecnología desempeña un papel fundamental en el desarrollo del continente. Por ejemplo, se usan servicios de mensajes cortos (SMS) para informar a las madres sobre la vacunación de sus hijos. ¿Qué rol ha jugado esto en la vida de los africanos?

NG: Consideramos que la telefonía móvil tiene un gran potencial en África. En Tanzania es usada para servicios sobre planificación familiar o para la inmunización de niños y niñas. 

También se han introducido servicios bancarios a través de teléfonos móviles en Kenia y Zimbabwe, y estas son poderosas formas de empoderar a las comunidades. 

Publicado por: IPS ipsnoticias.net – Ginebra – Ravi Kanth Devarakonda - mayo/2013 –

Palabra de dios y aborto.


Históricamente a la Iglesia no le importó el aborto mientras las mujeres no tenían ninguna posibilidad de autodeterminarse; la sexualidad ejercida libremente es lo que le importa porque eso es lo que pone su edificio en cuestión.

Hay una mujer en El Salvador, una mujer de 22 años llamada Beatriz, enferma de Lupus y que padece una grave insuficiencia renal, madre de un hijo de dos años, que está embaraza de un feto anacefálico, es decir sin cerebro, (que morirá a las pocas horas de nacer, si es que llega a hacerlo) a la que se le ha negado la posibilidad de abortar. Los médicos han advertido que Beatriz puede morir si continúa con su embarazo pero en El Salvador le han dicho que se aguante. Que el feto sin cerebro es más importante que su vida, que su vida no cuenta, no es nada.

Y en realidad, no nos engañemos, se trata exactamente de esto, eso es lo que subyace en la batalla ideológica del aborto: cuánto valen las vidas de las mujeres, qué valor tienen sus decisiones, qué derecho tienen a autodeterminarse o quién decide por ellas, por nosotras. En El Salvador, ningún valor, ningún derecho, el estado o la iglesia tienen poder de decisión sobre la vida de Beatriz, a la que han condenado.
En España estamos mucho mejor, es obvio, pero se equivoca quien piense que algo así no puede pasar. Algo así ha pasado hace poco en Irlanda con la muerte de Savita Halappanavar, que falleció porque los médicos se negaron a practicarle un aborto que necesitaba para salvar su vida. Savita murió porque su vida era mucho menos valiosa que la del feto que la mató.
La lucha por el aborto es la lucha de las mujeres por conseguir que nuestras vidas sean tan valiosas como las de los hombres.
Enfrente tenemos el fundamentalismo patriarcal de la Iglesia Católica a la que le resulta insoportable la idea de que las mujeres pueden autodeterminarse totalmente. Es normal que ese fundamentalismo se agarre con uñas y dientes al control del cuerpo de las mujeres porque recordemos que el relato místico-religioso está basado en historias que ejemplifican que cuando las mujeres deciden la humanidad se hunde y cuando no deciden y se entregan sumisamente, “Hágase en mí según tu palabra”, la humanidad se salva. Sobre las sostenedoras, involuntarias y pasivas, de un relato místico que nos niega otro valor que ese, el de obedecer, y que otros han inscrito en nuestros cuerpos y nuestras vidas.

Lo que aquí importa no es el feto y la vida de las mujeres sólo importa en tanto se sometan al relato creado para ellas; cualquier conato de rebeldía, de autodeterminación, tiene que ser aplastado, caiga quien caiga, muera la que muera. A la iglesia no le importa el aborto, sino la posición de las mujeres y eso es fácilmente demostrable para quien se moleste en leer un poco. El fundamentalismo antiabortista es relativamente nuevo, no tiene ni 100 años y la iglesia no siempre ha sido tan tajante en esta prohibición. El aborto, en cambio, es una práctica tan antigua como la humanidad. Debió aparecer en el momento mismo en el que las mujeres se hicieron conscientes de los mecanismos biológicos del embarazo y de sí mismas. Por tanto desde que el ser humano es tal. A lo largo de la historia el estatus del embrión siempre ha sido considerado más o menos el mismo, una vida humana en potencia, un bien merecedor de cierta protección, pero nunca se ha considerado desde ningún punto de vista que un feto -mucho menos un embrión- sea igual a un ser humano. Nunca antes, hasta el siglo XIX y definitivamente desde los años 60, los “derechos del feto” habían sido considerados un tema de debate.

Lo cierto es que a lo largo de la historia las mujeres nunca han tenido conflictos éticos respecto al aborto, nunca. Han tenido conflictos sociales o legales, pero no morales. Las mujeres siempre han sabido que lo que estaba en juego era, primero, su propia vida, después su responsabilidad con el que fuera a nacer una vez nacido y también con sus otros hijos si los tenía. El aborto como conflicto ético nace en el siglo XIX como consecuencia de un proceso social y político que tiene la autodeterminación de las mujeres en su centro. Dicho conflicto se recrudece en los 60 y 70 como reacción a los éxitos feministas y alcanza su cénit en los 80 que es cuando ocupa el lugar de centralidad en el discurso de la iglesia y de todos los fundamentalismos morales y políticos que ahora tiene.

La iglesia consideró durante siglos que el aborto no era especialmente grave si se producía antes de que el feto se moviera dentro del feto materno, esto es, hacía el cuarto mes de gestación. Y aun así no siempre era grave. Hasta 1869 el papa Pío IX no prohibió el aborto en cualquier momento de la gestación. ¿Por qué ese empeño ahora en hacer del aborto algo fundamental? A la iglesia no le importó el aborto mientras las mujeres no tenían ninguna posibilidad de autodeterminarse. La sociedad, la cultura y las leyes eran bastante para mantener a las mujeres en su lugar. Si una mujer quedaba embarazada fuera del matrimonio ese era el problema y no el aborto; el aborto, de hecho, era considerado una solución en estos casos.
Era la sexualidad ejercida libremente lo que les importaba porque eso era lo que ponía su edificio en cuestión. Ahora que esa batalla la han perdido, lo importante es un embrión, un conjunto de células que crece en el vientre de las mujeres. Ese embrión se ha convertido en unos casos en una de las últimas fronteras en las que pueden seguir determinado, “con su palabra” las vidas de las mujeres; en el caso de los países pobres en cambio, más que una frontera la defensa a ultranza de ese embrión es un dique de contención para que no se llegue a la situación que vivimos en otros países, donde las mujeres hemos conseguido, no del todo, valorizar nuestras vidas.

Lo que aquí está en juego es el enfrentamiento entre dos concepciones del mundo y de la posición que las mujeres tienen que ocupar en él. Los frentes de esta batalla no permanecen fijos y se recrudecen cada vez que se mueve la frontera que los separa, y esto ocurre cada vez que pasa algo que según los conservadores viene a atentar contra el estatus de la familia tradicional. Los conservadores han encontrado en el debate sobre el estatus del feto un filón discursivo que es necesario desenmascarar: no es el derecho a la vida, ni mucho menos la suerte de los embriones o de los fetos lo que se discute, sino que lo que está en juego es la capacidad que tengan las mujeres para autodeterminarse, y con nosotras también una determinada concepción de la familia, de la sexualidad, de la reproducción, de la igualdad de género y, claro, de los hombres.
Aquí la batalla la vivimos en el Parlamento, pero en muchos otros países las mujeres mueren para que la palabra de ese dios inclemente e impiadoso se siga cumpliendo.

Publicado por: AmecoPress/El Plural.- Madrid -  (*)Beatriz Gimeno es escritora y expresidenta de la FELGT (Federación Española de Lesbianas, Gays y Transexuales)12/05/13 -
                                                                    

Mujeres temen parir en hospitales del interior de Armenia.



Un decreto del gobierno de Armenia, que prohíbe a las mujeres embarazadas que no residan en esta capital recibir atención gratuita durante el parto, causa malestar en la zona periférica.

Con el fin de aumentar la población, el Estado se hizo cargo hace tiempo del costo de la atención del parto en Armenia. Pero las mujeres de otras partes del país suelen desplazarse hasta Ereván en busca de mejores instalaciones y personal médico para dar a luz.

El año pasado, 64 por ciento de las más 70.600 mujeres registradas para recibir atención médica estatal parieron en Ereván, según el Servicio Nacional de Estadística.

El Ministerio de Salud, que emitió el decreto el 1 de este mes, pretendió mejorar la atención en los hospitales de las 10 regiones del país. A partir de esa fecha, las parturientas solo reciben atención médica gratuita en los hospitales de las regiones donde tengan residencia oficial.

El autor del decreto, el ministro de Educación, Derenik Dumanian, sostuvo que pronto llegarán los fondos para mejorar la situación de los hospitales públicos regionales.

El gobierno destina actualmente 135.000 drams (329 dólares) por parto en los hospitales de Ereván, y 97.000 drams (unos 236 dólares) en los centros de salud rurales.

"Un tercio de las mujeres embarazadas en las regiones paren en Ereván. Eso hace que el dinero destinado a los hospitales rurales se transfiera a los de la capital y que los primeros carezcan de recursos económicos y pierdan profesionales", dijo Dumanian a EurasiaNet.

Pese a las garantías de las autoridades, a algunas mujeres embarazadas de las zonas rurales les preocupa este decreto.

Gohar Minasian, una mujer embarazada de 33 años que vive en Abovián, a 16 kilómetros de Ereván, teme atenderse en el hospital local.

En 2011, un error de un anestesista en Abovián derivó en la muerte de una paciente, relató Minasian. "Si hubiera sido en la capital, bajo la supervisión de profesionales, la madre y el bebé habrían sobrevivido", opinó, sin dar más argumentos.

El decreto mantiene la atención de urgencia gratuita en Ereván para las embarazadas que no residan en la capital. El jefe de ginecología y obstetricia del Ministerio de Salud, Razmik Abrahamian, insistió en que la mayoría de las pacientes ya tienen acceso a una atención médica adecuada en las regiones.

"Si hace unos años no teníamos maternidades rurales con instalaciones modernas y se entendía que vinieran a Ereván, en la actualidad, seis de las 10 regiones tienen hospitales totalmente equipados. Pero la gente sigue viniendo a la capital por costumbre", opinó Abrahamian.

"El nuevo decreto por lo menos les permitirá familiarizarse con las instalaciones y condiciones que están a su disposición, y luego podrán tomar una decisión", arguyó.

El parlamentario independiente Edmon Marukian, quien se manifiesta contrario al decreto, arguyó que la medida podría alentar la corrupción.

"Si (el decreto) prevé excepciones para los partos de alto riesgo y las mujeres pueden ser derivadas a Ereván, es posible que alguna con un embarazo normal o sin riesgos trate de sobornar a alguien para venir a la capital", arguyó Marukian, quien representa a la norteña región de Lori.

"O una mujer embarazada de una zona rural puede encontrarse en Ereván y tener que parir, pero el hospital solo la ingresará mediante un pago", apuntó.

Abrahamian desestimó la posibilidad de corrupción, y prometió que supervisará con sumo cuidado la implementación del decreto. Todos los hospitales tienen una línea telefónica especial a través de la cual pueden denunciarse los intentos de soborno, indicó.

"Que llamen y todo el mundo será penado", añadió.

Según las estadísticas de mortalidad infantil, las regiones parecen un mejor lugar para parir que un hospital de Ereván. En 2011, el último año del que se tengan datos, murieron 118 bebés, la cifra más alta de todo el país.

Pero Abrahamian sostuvo que las madres de 70 por ciento de ellos se trasladaron a Ereván para parir, y atribuyó la situación a que en las regiones no se tiene mucha conciencia de la atención prenatal.

A escala nacional, la mortalidad infantil disminuyó de forma sostenida en la pasada década.

Entre 2006 y 2012, la mortalidad infantil se redujo a la mitad, 12 cada 1.000 nacidos vivos. La mortalidad materna también se redujo a unos pocos casos, en relación con las 35 mujeres que morían al año hace una década.

Las autoridades de los hospitales regionales sostienen que la percepción pública sobre la atención que ellos brindan no se ajusta a la evidencia estadística. Por ejemplo, en la ciudad de Artashat, 29 kilómetros al sudeste de Ereván, el índice de natalidad en los centros de salud locales cayó 50 por ciento desde 2008, cuando el Estado comenzó a pagar la atención médica de los partos.

"Nuestras condiciones también son buenas, el personal médico es muy profesional, pero no podemos competir con los hospitales de la capital, equipados con lo más nuevo", indicó Zemfira Navasardian, directora del departamento de ginecología y obstetricia del hospital de Artashat.

Los obstetras que se habían mudado a Ereván para trabajar, podrán verse tentados a regresar a sus regiones, según varias autoridades hospitalarias. Pero el proceso llevará su tiempo, acotaron.

Pero algunas mujeres armenias no están dispuestas a esperar. Al no poder parir de forma gratuita en los hospitales de Ereván, Minasian, maestra preescolar, ahorra para hacerse cargo de los gastos de su parto.

*Nota del editor: Gayane Abrahamyan es periodista de ArmeniaNow.com, en Ereván. ** Este artículo fue publicado originalmente por EurasiaNet.org. 

Publicado por: IPS ipsnoticias.net –  Gayane Abrahamyan * Nota del editor: Gayane Abrahamyan es periodista de ArmeniaNow.com, en Ereván. ** Este artículo fue publicado originalmente por EurasiaNet.org. – mayo/2013 - 

Juárez: Madres de desaparecidas inician un plantón.



Un grupo de madres de hijas desaparecidas o asesinadas en Ciudad Juárez, en el norte de México, comenzaron un plantón de 24 horas frente a las oficinas de la fiscalía para exigir el esclarecimiento de sus casos.

Un grupo de madres de hijas desaparecidas o asesinadas en Ciudad Juárez, en el norte de México, comenzaron hoy un plantón de 24 horas frente a las oficinas de la fiscalía para exigir el esclarecimiento de sus casos.
En la protesta, realizada con motivo del Día de la Madre que el día 11 se celebra en México, las mujeres muestran las fotografías de sus hijas muertas o desaparecidas.
La madre de Luz Angélica Mena Flores, una joven que desapareció en agosto de 2008 en el centro de Ciudad Juárez, dijo a Efe que decidieron manifestarse porque para ellas no hay nada que celebrar en el Día de la Madre.
"No tenemos nada que celebrar este diez de mayo, nos quitaron a nuestras hijas y las queremos de regreso y todavía tenemos la esperanza de encontrarlas con vida", expresó.
Muchas jóvenes han desaparecido desde 2008 y algunas de ellas han sido encontradas sin vida desde entonces en los alrededores de la urbe fronteriza con El Paso (Estados Unidos).

Publicado por: al Día con Terra – 10/05/2013 

El desafío de ser una mujer maasai.


La tribu maasai, de Kenia y Tanzania, fue durante mucho tiempo un modelo de cultura tradicional para muchos africanos, y también para occidentales que realizaban safaris en sus tierras de Maasai Mara, Samburu o Amboseli.

Pero dejando de lado la familiaridad de los turistas con estos indígenas, estos enfrentan muchos de los mismos escollos en su camino al desarrollo que otras comunidades marginadas del mundo.

William Kikanae, líder comunitario de su aldea maasai en Maasai Mara, dialogó con IPS en Nueva York durante el lanzamiento de una iniciativa de la marca española de calzado Pikolinos para brindar oportunidades económicas a mujeres de las tribus locales.

"Primero, sé por mí mismo que las mujeres son la parte más importante de la familia", dijo Kikanae a IPS. Pero "para el pueblo maasai, las mujeres no son importantes. Ellas no tienen el mismo poder que los hombres".

Como director de la organización Adcam para Kenia, Kikanae trabaja con marcas de otros países, como Pikolinos, para cultivar proyectos que permitan 
ganar dinero
 a las mujeres de su comunidad.

A través del Proyecto Maasai, las mujeres de la tribu bordan sandalias que luego se envían a España para su terminado y venta en todo el mundo. Las ganancias vuelven a la comunidad, bajo la forma de proyectos de desarrollo como escuelas, clínicas y viviendas.

"Antes, los hombres de mi comunidad pensaban que yo apoyaba a las mujeres para estar en el poder más que ellas", dijo Kikanae en relación al Proyecto Maasai.

"Nosotros no estamos en contra de nadie. Ahora puedo decir que incluso nuestros políticos están orgullosos del proyecto", agregó. 

Los intermediarios

Según una funcionaria del gobierno y médica de la tribu maasai que pidió no revelar su nombre, apoyar a las mujeres e impulsarlas a la primera línea del desarrollo es una manera significativa de lograr cambios dentro de la comunidad.

"Las mujeres no pueden ser dueñas del ganado que crían, pero si se las educa esto cambiará. No todo está perdido para quienes no fueron a la escuela. Si sus hombres les permiten comerciar leche o artesanías, pueden 
generar ingresos para sus familias", dijo a IPS.

Las comunidades pobres siempre son explotadas y están escasamente representadas en lo relativo a la ayuda, así que cuando una tribu como la maasai se asocia con una organización del exterior es natural que aflore el escepticismo.

"El problema se origina en los intermediarios. Estos son muchachos que se supone conectan a la comunidad con ‘los que ayudan’. Estas personas aprovecharán la oportunidad de explotar a la comunidad para concretar sus propias ambiciones, mientras una parte muy pequeña de la ayuda llega a las beneficiarias", señaló la funcionaria a IPS.

"Como la educación se ha rezagado, los pocos individuos educados han usado la ignorancia de la mayoría en su propio beneficio. Así que, en pocas palabras, es posible que el aldeano común no logre diferenciar esto", agregó. 


Tareas domiciliarias a la luz del fuego

Las mujeres maasai no suelen negar los problemas que les acarrea su falta de educación. Entienden que cuantas más personas educadas haya en su comunidad, menos serán víctimas de explotación.

Pero los viejos patrones persisten. En muchas aldeas africanas, solo si una niña es considerada "inútil" en su familia –resistiéndose a casarse joven, a desempeñar tareas domésticas o a cavar en el jardín- será enviada a la escuela para estudiar. Esto causa una discriminación en las oportunidades y hace que la educación sea inaccesible para quienes la desean.

Todavía en la actualidad es visible la dicotomía tradición-modernización.

Además, el hecho de que en el hogar no estén satisfechas las necesidades básicas, por ejemplo de electricidad o transporte hacia la escuela, dificulta mucho el desempeño de un estudiante rural.

"Imagínese intentando hacer las tareas domiciliarias a la luz del fuego o caminando largas distancias a y de la escuela", dijo a IPS la funcionaria. 


Apostar al liderazgo femenino

Desde el punto de vista de alguien ajeno a la comunidad, puede parecer que las mujeres maasai no tienen respiro, ya que padecen desde la falta de servicios de salud –especialmente la materna, por lo que muchas fallecen al dar a luz- hasta la propagación del VIH/sida, un tema del que la mayoría prefiere no hablar.

"Los hombres van a las ciudades, venden vacas o trabajan, tienen relaciones con las mujeres del pueblo y traen el virus a casa", dijo la funcionaria.

"Las mujeres no han oído hablar de condones o de negociar para mantener relaciones sexuales seguras", agregó.

Como en otras sociedades del mundo, la propagación del VIH/sida está directamente vinculada a la educación, y cuando niños y niñas no reciben información sobre salud sexual, el ciclo perpetuo de la enfermedad continúa.

A estas preocupaciones se suma el creciente problema del desplazamiento de personas.

"Los hombres venden vastos sectores de Maasialand, a veces sin que sus esposas lo sepan. Esto ocurre desde Kitengela hasta Namanga, en la frontera. Otras comunidades están comprando esta tierra, y en poco tiempo los maasai estarán en áreas de muy difícil acceso. Los líderes actuales son de miras demasiado cortas para ver que se está forjando una catástrofe", agregó la funcionaria.

Para facilitar el desarrollo de los maasai "se necesita un buen liderazgo que guíe este proceso, para que no haya explotación".

Con educación y con un buen liderazgo, los obstáculos que enfrenta la tribu se abordan lentamente. Una a una, las mujeres maasai tienen más probabilidades de reevaluar las necesidades de sus familias y de su comunidad, al tiempo de trabajar juntas con organizaciones locales e internacionales para lograr un cambio, dijo. 

Publicado por: IPS ipsnoticias.net -  Por Joan Erakit – Naciones Unidas – mayo/2013 -