domingo, 12 de mayo de 2013

Atronadora conga homosexual en Cuba, presidida por la hija de Castro.



Con banderas cubanas y del arco iris, más de 300 homosexuales bailaron y cantaron ayer en La Habana en una atronadora “conga” contra la homofobia, que busca despertar las conciencias, encabezados por la sexóloga Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro.

“Debemos lograr cambiar las conciencias, esa necesidad del ser humano nuevo y nueva, capaz de transformar la sociedad, capaz de transformar al mundo”, dijo Mariela Castro a los presentes.

Durante más de media hora, los homosexuales, vestidos con ropa llamativa y carnavalesca, danzaron al ritmo de tambores y trompetas, poco más de 400 metros, remontando La Rampa, la sección más concurrida de la céntrica calle 23 de La Habana.

La homosexualidad fue reprimida en Cuba en los años ’60, cuando algunos fueron hasta internados en campos de trabajo por el nuevo gobierno de Fidel Castro. En las décadas siguientes, fueron marginados social y laboralmente, hasta que a fines de los años 90, comenzó una lenta apertura.

El Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), que encabeza Mariela Castro, realiza una ardua labor de concientización y reivindicación de derechos, con no pocos tropiezos y frenos, desde la sociedad hasta el Gobierno.


Publicado por: Diario Los Andes – Mendoza (Argentina) – AFP -12/05/13 -

Niños abandonados y migrantes en China rozan 100 millones.



El incremento de las personas de las zonas rurales que se trasladan a las ciudades en busca de empleo, los trabajadores migrantes, ha hecho que el número de los niños abandonados y migrantes llegue a unos 100 millones, según un informe especial divulgado el jueves por la Federación Nacional de Mujeres de China.

El número de "niños abandonados" ascendió a 61,02 millones en 2010, lo que supone el 37,7 por ciento del total de los menores en las zonas rurales y el 21,88 por ciento de los niños del país, dijo el documento titulado "Informe de investigación sobre los niños abandonados y migrantes", que añadió que la cifra superó en 2,42 millones la registrada en 2005.

"Los niños abandonados" son dejados por los padres en sus casas rurales mientras que éstos van a ciudades lejanas a trabajar. Los abuelos u otros familiares suelen hacerse cargo de ellos.

El número de niños migrantes, que se refiere a los pequeños que acompañan a sus padres a otros lugares, alcanzó 35,81 millones en 2010, un incremento del 41,37 por ciento frente a 2005, según el informe.

Más del 80 por ciento de los niños migrantes proceden de las áreas rurales, añadió el informe.

Estos pequeños viven en lugares donde no están registrados durante una media de 3,74 años, aseguró el documento.

Las zonas costeras en el sur y el este de China, como Guangdong, Zhejiang y Jiangsu, albergan la mayor población de niños migrantes, y la mayoría de ellos procede de las provinciass centrales y occidentales del país, que también son las principales zonas de procedencia de los trabajadores migrantes, según el informe.

"Los problemas que afrontan estos pequeños como la falta de amor familiar, seguridad, protección y educación equitativa se han aliviado, pero no se han resuelto, y nuevos problemas siguen emergiendo", aseguró el documento.

Indicó que estas adversidades existirán durante mucho tiempo, mientras que China se encuentra en un período clave de la urbanización, y que la divisoria rural-urbana no se eliminará a corto plazo.

El documento sugirió la mejora de los servicios de asistencia para estos niños y la eliminación de la discriminación política y económica urbana contra ellos.

Instó a los padres migrantes a que se lleven a sus hijos con ellos para su mejor desarrollo físico y mental.

También urgió al gobierno a mejorar las leyes vinculadas a estos niños y reformar el sistema de registro de residencia para asegurar el acceso equitativo de los niños de las zonas rurales y urbanas al bienestar y servicios públicos urbanos como la atención médica, la educación y el alojamiento.

Todos los datos del informe se basaron en el sexto censo demográfico de China realizado en 2010.


Publicado por: Argenpress.info -  XINHUA – 10/05/13 -

Brasil: 67 años de prisión para hombre que violaba a sus tres hijas.


Intentó ahorcar a una de las menores cuando se enteró de que lo había denunciado.

Un juez penal brasileño condenó a 67 años de prisión a un hombre hallado culpable de violar repetidamente a sus tres hijas, todas menores de 14 años, informaron fuentes oficiales.
La condena fue dictada el viernes por el juez primero penal de la ciudad de Sorocaba, Danil Fadel de Castro, según la sentencia publicada este sábado por el Tribunal de Justicia del estado de Sao Paulo en su portal en internet.
Según el proceso, el crimen fue descubierto en agosto del año pasado cuando una de las menores quedó embarazada y le contó lo que venía ocurriendo a una tía, que convenció a la menor a presentar una denuncia contra su padre.
El progenitor, identificado en el proceso como A.V., intentó ahorcar a la menor cuando se enteró de la denuncia pero fue detenido por la tía, que llamó a la policía para impedir el crimen.
Al ser llevada a la comisaría, la menor reiteró las acusaciones y aseguró que las hermanas no decían nada debido a que también sufrían los abusos sexuales casi diariamente.
Las otras dos menores admitieron igualmente los abusos y dijeron que los mismos ocurrían desde que la madre de las niñas, una dependiente de drogas, las abandonó.
El juez penal de Sorocaba, ciudad a unos 100 kilómetros de Sao Paulo, relató en su sentencia que el acusado violó a dos de sus hijas entre febrero de 2011 y agosto de 2012, y a la tercera desde 2005 hasta 2008.
 
Publicado por: elespectador.com -  EFE – 11/05/13 -

Consumo femenino de alcohol: un problema difícil de ocultar.


En los últimos años se puede ver un fuerte incremento en el consumo de alcohol por parte de mujeres jóvenes. Genera verdadera preocupación ver la manera en que toman las adolescentes y jóvenes en la actualidad, muchas veces en igual o mayor cantidad que sus pares varones.
Pero si nos referimos al alcoholismo en la mujer adulta (por encima de los 30 años), no hay hasta el momento estudios que demuestren que éste haya aumentado. Lo que sí hay, sin embargo, es una mayor búsqueda de ayuda por parte de familiares. Lo que antes se ocultaba, ahora se está sincerando cada vez más.
En otras palabras, el consumo es quizás el mismo que en los últimos años, pero existe un sinceramiento por parte de la mujer y/o de su familia, la cual está entendiendo que la mejor forma de encontrar una solución al problema es blanqueando esta situación y pidiendo ayuda profesional.
La instalación del tema es tal vez el resultado de este incremento notorio en el consumo adolescente, lo que nos ha llevado a tener que hablar sobre esta cuestión. Esta mayor consideración del tema ha quebrado una resistencia en la mujer y en su familia, que ha facilitado la búsqueda de ayuda dejando de lado los prejuicios.
También han aparecido, en los últimos años, nuevos tratamientos que no son estrictamente psiquiátricos, algo que antes asustaba mucho a la mujer y la llevaba a sufrir en silencio. En la actualidad, existen internaciones “amigables” en centros especializados, como así también tratamientos ambulatorios, lo que ha simplificado que la gente se anime a ponerse en manos profesionales.
LAS CAUSAS DEL PROBLEMA
En primer lugar, es importante saber que se considera abuso de alcohol al consumo de más de una bebida alcohólica diaria para la mujer, y dos para el hombre. Esto se mide en unidades, por ejemplo una lata de cerveza, o una copa de vino, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).
También es importante conocer que la mujer tiene mucho más riesgos frente al alcohol, ya que la enzima que metaboliza esta sustancia en su organismo es diferente a la del hombre. En otras palabras, la mujer se emborracha con menos cantidad ingerida.
Adentrándonos en las causas del alcoholismo en la mujer adulta, generalmente ésta comienza a beber por problemas psicológicos, por sentirse sola, por no sentirse realizada, por sentimientos de inferioridad o por problemas familiares que no puede solucionar. Todos estos motivos la llevan a una situación de crisis y encuentra en el consumo de alcohol un alivio a sus problemas.
En cuanto al perfil de las pacientes adultas, en general se encuentra un patrón de consumo que puede darse en mujeres profesionalmente activas. También nos encontramos con muchas mujeres que fueron amas de casa toda su vida y cuyos hijos crecieron dejándolas solas y se ven dentro de un matrimonio en “piloto automático”. En este momento comienzan a tener una sensación de vacío y reconocen que lo que las ha mantenido con vida durante años ha sido trabajar para los demás. Cuando esto declina, se empiezan a frustrar y muchas veces caen en el alcohol.
No siempre la mujer tiene que haber tenido encuentros con el alcohol en su juventud. En la gran mayoría de los casos, incluso, ni siquiera bebían hasta antes de llegar a la adultez, y de a poco van introduciendo el alcohol con mayor frecuencia en sus vidas, sin darse cuenta.
LA EDAD DE INICIACIÓN
La edad de iniciación del consumo de alcohol en la adultez es generalmente a los 25 a 30 años. Como lo dijimos anteriormente, los disparadores suelen tener que ver con problemas de índole familiar.
El matrimonio es determinante en esto. De hecho, la mayoría de las mujeres con problemas de alcoholismo comienzan a consumir luego de casarse. Esto no tiene que ver sólo con el conflicto matrimonial sino también con que en esta etapa -en algunos casos- se da un involucramiento en un entorno social del marido en el que a veces hay consumo excesivo.
Un dato no menor es que, pese a que el comienzo promedio se dé hacia los 30 años, las pacientes llegan al consultorio recién a los 50 o 60 años. Casi ninguna lo hace por decisión propia sino que siempre hay alguien por detrás: hijos, hermanas y padres.
Cuando se llega a una situación de vacío, el alcohol muchas veces es insuficiente y se comienza a tomar tranquilizantes (benzodiacepinas). Esto complica aún más la situación porque se potencia el consumo y sus efectos.
Esta introducción se explica en que -en la mayoría de los casos- la mujer bebe a escondidas para no ser rechazada. Esto hace que su consumo deba ser limitado (aunque igualmente perjudicial) a los fines de disimular el olor a alcohol. De esta manera, cuando se limita el consumo, las pastillas pasan a ser un complemento para lograr los efectos deseados.
Esto potencia el problema porque tanto el alcohol como las benzodiacepinas comparten la acción sobre los mismos receptores del cerebro. Entonces, si el alcohol no logró actuar sobre todos los receptores del cerebro, los tranquilizantes completan el trabajo.
DEL CONSUMO MEDIDO AL EXCESIVO
Debido a que el consumo se realiza con cierto grado de clandestinidad, de a poco se comienza a tomar con mayor frecuencia, aunque no necesariamente en mayor cantidad. Mientras tanto, se van sumando los problemas familiares, las complicaciones con los hijos y los conflictos matrimoniales.
El consumo se va haciendo cada vez más a escondidas. Compran una botella, la ocultan, comienzan a planificar cómo sacarlas a la calle. Hasta este momento puede que el problema de alcoholismo aún no se note. También puede que se empiece a ver algún indicio en eventos sociales en los que se haga algún señalamiento por parte de un tercero.
EL PAPEL DE LOS MARIDOS
Contrariamente a lo que debería ser, los maridos suelen tomar una conducta sobreprotectora hacia sus esposas. En muchas ocasiones, minimizan el problema y no las envían a tratamiento rápidamente, lo que también genera bronca por parte de sus hijos que ven que su padre es ciertamente manipulado.
Esto suele darse durante los primeros años del problema. Cuando la situación toma otras dimensiones puede darse una toma de postura más activa, pero generalmente son los hijos los que toman “el toro por las astas” y buscan soluciones para revertir el problema.

EL HOGAR, AFECTADO
Uno de los temas más preocupantes respecto del consumo de alcohol, además de que la mujer esté afectando su organismo, es la transformación que se comienza a dar en su hogar y en sus relaciones familiares. Algunas de esas transformaciones son:
- Irritación. La mujer se pone mucho más irritable, beligerante, reactiva. Esto comienza a generar fuertes problemas familiares que no hacen más que deprimirla aún más y un círculo vicioso desde el cual es muy difícil salir. Se dan casos de agresividad en los que la mujer dice palabras hirientes a sus hijos, quienes empiezan a desear tener la edad adecuada para irse de su casa.
- Más depresión. Aparecen fuertes síntomas de índole depresiva. Esto tiene que ver con que el alcohol es un depresor que afecta orgánicamente.
- Desinterés. Uno de los conflictos mayores se da cuando el desinterés por la casa y la familia se hace más evidente. Se descuida a los hijos y se van desatendiendo las actividades y responsabilidades habituales dentro de la casa.
Cuando se dan estas situaciones ya evidentes, habitualmente la familia confronta, y es así cuando se niega el problema y surgen fuertes discusiones. Esto lleva a la pérdida de la autoridad frente a los hijos, quienes comienzan a desvalorizarla públicamente, empeorando aún más el problema.
El problema del consumo femenino de alcohol en el seno de la familia es que la madre es precisamente la encargada de mantener la rutina doméstica. Los hijos, además, suelen tener una gran alianza con sus madres antes que con sus padres. Esto lleva a que todo el hogar se vea marcadamente afectado por el problema de la mujer, a diferencia de lo que ocurre cuando el alcoholismo lo padece el ho

En este marco, las hijas mujeres son quienes más sufren la adicción de sus madres. No debemos omitir, en este sentido, que el alcoholismo tiene una probada predisposición hereditaria y que las personas con un padre alcohólico tienen un 30% más de riesgo de sufrir el mismo problema.
(*) Responsable del Programa de Desintoxicación de Sanatorio Diquecito (La Calera, Córdoba).

Tres señales que alertan
Llega un momento en que la situación de consumo excesivo de alcohol en una mujer ya se hace inocultable. En ese marco, existen las siguientes tres alertas fundamentales para detectar la posible existencia de un problema con el alcohol:
1. Cambios en el patrón de consumo. Hay pequeños signos que -de repente- dejan de pasar desapercibidos y que tienen que ver con cambios de conducta en cuanto al consumo del alcohol. Hay familias que empiezan a alarmarse cuando las mujeres comienzan a tomar una o dos copas de vino todas las noches mientras cocinan, cuando antes no lo hacían. También llama la atención cuando la mujer comienza a comprar el vino para la casa o cuando se ven botellas con más frecuencia. Estos cambios de patrón son simplemente alarmas; puede que no ocurra nada o puede que sí.
2. Ocultamiento. Otra señal de alerta es cuando se encuentra alcohol oculto en lugares poco habituales, como por ejemplo en el lavarropas, o incluso metido en un termo simulando ser otra bebida.
3. Límites trasvasados. Otra señal muy importante es cuando la mujer se alcoholiza en algún evento social o en su propia casa, cuando esto era algo que nunca le había ocurrido. Esta señal no puede pasar desapercibida y debe despertar preocupación.
“En todos los casos, en la mujer generalmente se incrementará la frecuencia de consumo antes que la cantidad. En otras palabras, la mujer dejará de tomar alcohol sólo en eventos sociales y, poco a poco, lo irá incorporando en su rutina diaria aunque sea en cantidades limitadas. En ese momento, la mujer se preocupará más en ocultar el tema, entonces comenzará a beber más a escondidas con la presión extra de pensar que sus familiares están sospechando”, comentó la Dra. Carolina Bergoglio.
CÓMO TRATAR LA ADICCIÓN
En el caso de la mujer, lo más importante es una detección precoz porque desarrolla una dependencia mucho más rápidamente que el hombre. Entonces, si se detectan cambios de conducta y no se hace nada en forma inmediata es posible que, a los cinco años, estemos frente a un serio caso de alcoholismo.
El punto de partida de un tratamiento es la abstinencia absoluta: más allá de que se puedan evaluar cuestiones psicológicas de fondo, el primer paso es eliminar el alcohol. La internación mínima debe ser de 15 días. Durante ese tiempo se genera una abstinencia absoluta y se trata a la paciente desde un enfoque interdisciplinario, propiciando que no se generen recaídas a futuro. Estos días serán fundamentales pero deberá realizarse posteriormente un seguimiento durante al menos un año corrido para evitar recaídas.
La familia debe tener una participación activa durante la internación, con el fin de obtener datos de la historia vital y coordinar las estrategias a implementar. Luego de la internación se les dan las indicaciones para un seguimiento ambulatorio de la paciente y para detectar señales de alarma.

Publicado por: Diario El Litoral – Santa Fé (Argentina) –  DRA. CAROLINA BERGOGLIO – 11/05/13 -
                                              

Esclavitud textil.



“Tenemos que hacer horas extras hasta la medianoche para tener unos ingresos decentes. Me da miedo tener hijos porque no podré mantenerlos”. Nong, de 26 años, cose ropa interior en Tailandia para la firma estadounidense Victoria’s Secret. Es una de las cientos de miles de personas que trabajan en talleres de confección de ropa para grandes marcas. Se encuentran repartidos por decenas de países como Honduras, China o Marruecos.

La mayoría son mujeres, casi todas jóvenes, que no conocen sus derechos. Pero también hombres, e incluso niños, se emplean durante más de 12 horas diarias a cambio de salarios que, en ocasiones, no sirven ni para cubrir las necesidades básicas. Varias organizaciones denuncian las condiciones laborales precarias, la falta de derechos y la situación de explotación e inseguridad que padecen estas personas.

Su trabajo es parte de la deslocalización que llevan a cabo muchas de las compañías textiles en países empobrecidos con el objetivo de maximizar sus beneficios y disminuir costes, con mano de obra barata. Varios informes elaborados por la ONG Intermon Oxfam revelan que marcas como El Corte Inglés, Inditex o Cortefiel emplean a mujeres en fábricas de Tánger durante 12 o 13 horas, a veces incluso 16.

Todo depende de los plazos que las empresas impongan a sus proveedores, es decir, del tiempo que tarden en renovar sus prendas en las tiendas. Una joven embarazada trabajaba en uno de estos talleres durante 10 horas sin que el patrón le dejara ir al baño. Según cuenta una compañera era “una auténtica tortura, pero no se podía permitir el lujo de perder el trabajo”. Nike, Adidas, Levis o Benetton han sido denunciadas en numerosas ocasiones por abusar de sus trabajadores en fábricas insalubres, por prohibir el derecho a sindicarse, asociarse e incluso por explotación infantil.

A los países enriquecidos sólo llegan los precios competitivos, los cambios continuos de escaparates y los diseños cada vez más innovadores que responden a los gustos de los consumidores. El derrumbe de un complejo textil en Dacca, capital de Bangladesh, en el que han muerto, por el momento, 570 personas, ha reabierto el debate. En estos talleres los trabajadores sufrían condiciones de abuso, con puertas de emergencia bloqueadas, rejas en las ventanas y horas extras obligatorias. Entre los escombros se encontraron etiquetas de compañías como Mango, Primark, Carrefour, El Corte Inglés o Joe Fresh.

La campaña Ropa Limpia denuncia la implicación de grandes empresas occidentales en los cinco talleres textiles del edificio derrumbado, y exige responsabilidades. Se trata de una red formada por más de 200 organizaciones repartidas por todo el mundo que engloba ONGs, sindicatos y asociaciones. Su labor comenzó en los años 90 y desde entonces no ha dejado de movilizarse con el objetivo de defender los derechos humanos en el ámbito de la industria textil.

Según Eva Kreisler, portavoz de Ropa Limpia en España, las grandes empresas firman códigos de conducta y buenas prácticas y suelen llevar a cabo auditorías que controlan su cumplimiento. “En muchos casos se demuestra que este sistema no funciona. Si se dan cuenta de que una fábrica no cumple los requisitos adecuados nunca sale a la luz porque no hay transparencia” afirma. Un informe elaborado por un sindicato estadounidense desvela cómo algunos de estos auditores reciben incentivos para no informar con precisión de lo que ven. La organización indica en el documento que la responsabilidad última recae sobre los Gobiernos, que deben legislar de acuerdo a las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La globalización ha implantado un modelo de comercialización basado en el negocio por encima de todo. Mientras las compañías amasan grandes ganancias, el coste recae sobre el último eslabón de la cadena. Cada vez crece más la indignación y la repulsa a esta forma de esclavitud, que condena a estas personas a trabajar en condiciones poco dignas por miedo a perder sus empleos. Urge que seamos el altavoz de estas situaciones silenciadas y que exijamos un cambio real a través de la presión a las marcas y la acción común.

Publicado por: Argenpress.info - Marta González Borraz – (CCS) – 10/05/13 -

Ultraortodoxos atacan a Mujeres del Muro.



Tras casi 25 años de lucha para poder rezar libremente frente al Muro de las Lamentaciones, el grupo de mujeres conocidas como Mujeres del Muro consiguió ayer por fin practicar su religión con el atuendo y las costumbres que los ultraortodoxos consideran apropiadas sólo para hombres.
Ataviadas con talit, el manto sagrado de la oración, tefilim, filacteria que se enrolla en brazos y cabeza con pasajes de las escrituras y kipás, o gorras rituales, el grupo de mujeres tuvo que enfrentarse ayer al rechazo abierto (y violento), de la comunidad ultraortodoxa.
Antes de que las mujeres llegasen para iniciar sus rezos, miles de mujeres jaredís, o ultraortodoxas, convocadas por rabinos de su comunidad, ya llenaban la sección de mujeres frente al muro, para evitar que las otras pudieran entrar.
A empujones, comentó la portavoz del grupo, Shira Pruce, consiguieron entrar y situarse junto al muro. Las 400 mujeres, que pertenecen a movimientos reformistas y conservadores judíos tuvieron que capear los insultos y la violencia de los jaredíes que rezaban del lado masculino.
Según la portavoz, los hombres comenzaron a tirar sillas, basura, agua, café y todo lo que tenían a mano hacia la sección de mujeres, que aunque estaban protegidas por la policía, temieron por su seguridad.

Publicado por: Diario El Tiempo – Bolivia  -  Agencias-Agencia – 11/05/13 -