lunes, 29 de abril de 2013

“No como para verme flaca y estar linda”.


Los trastornos alimenticios, entre ellos la bulimia, la anorexia y la vigorexia, alcanzan al 44% de la población argentina de entre 9 y 55 años, afectando a mujeres y hombres.



Después de Japón, Argentina es el país con mayor incidencia en trastornos alimenticios de acuerdo con un estudio de la Red Interhospitalaria de Trastornos de la Alimentación (Rihta), que depende de la Secretaría de Salud de la Ciudad de Buenos Aires.

En Argentina hay más de 10 fundaciones que se dedican a tratar los desórdenes alimenticios, una de ellas es la Asociación de Lucha Contra la Bulimia y la Anorexia (Aluba) con su Sede Central en Buenos Aires y subsedes en nueve provincias del país.


Según indicó a UNO la jefa de Prensa de Aluba, Flavia Tomaello, actualmente están atendiendo unos 500 pacientes por año, las principales enfermedades son: bulimia, anorexia, vigorexia y a veces obesidad. “Lo más alarmante es la franja de edades, que varían desde los 9 a los 55 años, aunque hay más chiquitos”.


Hay que destacar que hace 10 años, los desórdenes alimenticios se relacionaban solo con adolescentes mujeres, pero en la actualidad afecta a personas de todas las edades, inclusive a hombres.


Diana, de 24 años, que concurre hace un mes a Aluba Subsede Paraná habló con UNO y afirmó: “No como para verme flaca y estar linda”. Esa frase no tan solo la enuncia la joven, sino que es repetida sistemáticamente por la mayoría de las personas en Argentina. La relación inmediata entre delgadez, belleza y éxito es la causa principal de estos trastornos.


Según el informe de Aluba, cuatro de cada 10 hombres o mujeres en el país sufren un desarreglo alimenticio. En el mundo, tienen anorexia y bulimia 8 millones de mujeres y 2 millones de hombres. La principal preocupación de la comunidad que atiende estos trastornos es la disminución en la edad de inicio.


“Tenemos casos de niños que no quieren comer en el jardín de infantes o niñas de 6 o 7 años con síntomas clarísimos de anorexia. En las conversaciones familiares más triviales se les da una importancia desmedida a temas relacionados con el peso, y los hijos escuchan. Cuando el chico tiene una predisposición a desarrollar una patología, esto no ayuda”, señaló la licenciada en Psicología Lorena Moine integrante de Aluba Subsede Paraná.


Justamente la fuerte presión social, el prototipo raquítico de modelos, llamadas “Chicas de alambre”, los pequeños talles exhibidos en todas las vidrieras y el mensaje publicitario de que la delgadez hace a la felicidad son algunos de los factores que llevan a que la gran mayoría de la población argentina quiera estar más flaca. “Cada uno puede tener el cuerpo que quiera pero lo que no está bien es dejar de comer o purgarse por medio de vómitos”, sostuvo en diálogo con UNO la directora y fundadora de Aluba, la médica Mabel Bello.


“Ya no limpio más vómitos”
Felicitas, de 53 años, relató a UNO la guerra contra la bulimia de su hija Viviana que empezó hace siete años, y ahora está cerca de que le den el alta, el combate implicó atravesar innumerables batallas que le consumieron casi todas sus fuerzas. Sin embargo, Felicitas nunca bajó los brazos y hoy cuenta su historia para que otros padres estén preparados.


“A mí me faltó mucha información”, señaló Felicitas, haciendo hincapié en la terrible desolación que sintió cuando a los 15 años de su hija, una compañera del colegio la llamó para decirle que Viviana se escondía para comer.


“Ella siempre fue delgada, y el pediatra decía que era normal. Pero un día revisé el tacho y encontré los vómitos”, contó Felicitas, que en su desesperación compró todos los libros que encontró sobre trastornos alimenticios.


No sabía qué hacer, qué decir, ni a quién consultar. Su hija empezó a usar ropa más holgada y de color negro, hacía compras compulsivas de comida, tuvieron que sacar todos los espejos de la casa porque ella no quería mirarse y hasta fue a hablar al colegio para que la ayudaran a controlarla con los vómitos.


“Viviana mide 1,57 y llegó a pesar 28 kilos”, recordó Felicitas, quien a su vez también empezó un proceso de transformación personal, acompañada por un psiquiatra, que le recomendó que fuera a Aluba.


Hoy Viviana tiene 22 años y estudia fotografía, está haciendo una pasantía, está de novia y pesa 45 kilos. Su madre está feliz, ya que tantos años de lucha al fin dieron su fruto.


Por último, Felicitas expresó: “Ya no limpio más vómitos”, mientras esbozó una sonrisa cansada pero a la vez llena de paz y satisfacción.


“Mi hija es perfecta, está bien”
Bello explicó que “cada patología es multicausal y tiene criterios diagnósticos específicos, más allá de que están muy ligadas entre sí. De hecho, muchas veces sucede que una paciente empieza con una anorexia y con el pasar del tiempo, al no poder controlar los atracones de comida, llega a la bulimia”.


Entonces, ¿a qué señales deben estar atentos los padres?: “A cualquier tipo de conducta que de alguna manera se torne obsesiva, se repita constantemente y esto afecte la vida normal de la persona, como que deje de querer ver a sus amigas, o deje de salir porque no le gusta su aspecto, tenga conflictos a la hora de vestirse o comprarse ropa o al momento de sentarse a comer”, destacó la licenciada Moine.


Una de las características de las chicas que padecen anorexia es que son justamente las hijas ideales que nunca dieron trabajo, las que siempre tuvieron buenas notas en el colegio, las que tienen miles de amigos y eso lleva a que los padres no estén tan pendientes de su día a día. “Es una chica que si tiene un carácter perfeccionista, autoexigente, y que ama las reglas, es vulnerable a tener anorexia nerviosa. Si se empieza a pesar, a cuidar, a obsesionarse por su cuerpo, hay que preocuparse. Otra modalidad es la de la chica que nunca se queda quieta, que hace seis idiomas y cinco deportes y está siempre cansada, a tal punto de no registrar el hambre. Entonces se va desgastando porque se cansa mucho y come poco”, explicó Bello y agregó: “En el caso de la bulimia tienen altibajos emocionales frecuentes, muy baja autoestima, se esconden para no compartir los alimentos con la familia, falta comida y dinero en casa, hay una agresividad muy acentuada y las chicas empiezan a mentir aunque hayan sido chicas muy buenas, cariñosas y respetuosas”.


Para Juan, de 48 años, su hija Julieta siempre había sido perfecta. La mejor de su clase, siempre contenta, coqueta y muy sociable. Y si bien siempre había sido rellenita, nunca había acusado ningún complejo. “Pero a los 14 años empezó con que quería comer menos, estaba más tiempo molesta y con menos ganas de hablar. Como ella siempre había sido gordita nos pareció bien que empezara a comer menos y más sano”, contó Juan.


De un día para el otro, Julieta empezó a controlar mucho lo que comía, a achicar las porciones y a fijarse en las calorías de todos los alimentos. Además, su carácter se había vuelto violento, distante y difícil de llevar. “Se sentaba a la mesa, pero fraccionaba la comida y un día empezamos a encontrar vómitos en el costado de la cama. Cuando le preguntaba, me decía que le caía mal la comida, pero después los vómitos empezaron a aparecer en otros lugares y ahí decidimos llevarla a Aluba”, relató el padre de Julieta.


Ahora, Julieta tiene 16 años y está en pleno tratamiento y sus padres tratan de aplicar todos los consejos que les dan los especialistas como ser más contemplativos con las demandas de autonomía de su hija y las comidas en familia pasaron a ser sagradas.
En este tipo de patología, en la que existe una fuerte negación de los padres, los especialistas afirman que una vez que tomaron conciencia del problema, lo mejor es hablar con sus hijos y pedir ayuda en una institución que brinde una atención integral: que incluya atención psicológica, psiquiátrica y nutricional.


Allí las chicas empiezan una reeducación de la conducta alimentaria, se ataca el nivel psicológico, su patología y también se empieza un trabajo muy profundo a nivel familiar.


“Lo primero que les decimos a los padres es que ellos no son los culpables. Lo mejor que pueden hacer los padres es dejar la culpa atrás y convertirse en agentes de salud y partícipes de la recuperación de sus hijos”, indicó la directora de Aluba.


Pedro y sus amigos
La psicóloga de Aluba, subsede Paraná, expresó que “es muy importante el rol de los amigos en la detección de los trastornos alimenticios”.


En el caso de Pedro de 27 años, sus amigos Hugo de 28 y Jazmín de 24, fueron los responsables de que empezara un tratamiento y de poner al tanto a la familia de su anorexia. Después de años de intentar diferentes estrategias para ayudarlo, un día pusieron punto final y concertaron una entrevista con Aluba.


Son compañeros de trabajo hace siete años. Con el tiempo, se hicieron íntimos amigos y empezaron a compartir charlas y salidas, menos el problema que Pedro tenía con la comida. “Él siempre tuvo contextura flaca, pero lo que nos despertó la alarma fue cuando fue al médico y le dijo que estaba prácticamente desnutrido. Además era un pibe que vomitaba mucho porque todo le caía mal y era de bajonearse seguido”, explicó Hugo.


El hecho de que Pedro fuera muy cerrado a la hora de hablar de sus temas personales hizo que si bien sus amigos estuvieran preocupados por su salud, no encontraran la mejor manera para abordarlo. “Nos dijo que había ido a un nutricionista y que había aumentado de peso, pero no le creímos. Porque cuando uno empieza con estos problemas, empieza a mentir. Si le decíamos algo se deprimía y aislaba”, recordó Jazmín.


La otra señal de alarma fue que Pedro primero se rompió los ligamentos de la rodilla y a los pocos días del alta, se quebró los dedos de la mano jugando un partido de fútbol. “Ahí nos dimos cuenta de lo débil que estaba y fuimos a hablar con su hermano. Pedro nos prometió que iba a ir a ver a un nutricionista, pero siempre lo pateaba para adelante. Entonces busqué por Internet hasta dar con Aluba que me gustó porque ofrecía un abordaje integral. Directamente le dijimos que teníamos una entrevista y fuimos”, indicó Hugo.
Después de dos años de excusas, Pedro ya va por su segunda visita. Además, se animó a contarles a sus padres de su problema y está dispuesto a salir adelante.


En los hombres
Un nuevo informe relevado por Aluba indica un incremento del 350% en las patologías alimenticias en los hombres registrados en el último decenio, según su relevamiento de algo más de 100.000 casos. Estos datos son los únicos existentes sobre la temática en el país.


En el año 2000 Aluba registró un nivel de patologías del 7% en el total de varones encuestados, en tanto en el último informe el índice llega al 15%. Muchos de ellos se volcaron hacia una nueva manifestación de la enfermedad, en la que también está presente la distorsión de la propia imagen, a la que denominan vigorexia. Son chicos que, en lugar de verse gordos, se ven flacos, de aspecto débil. Y por más que se pasen el día entero en el gimnasio para sacar músculos, y recurran a anabólicos, jamás están conformes con su cuerpo.


“Pueden estar enormes, pero se siguen viendo chiquitos; al contrario de lo que ocurre con la anorexia, en la que se ven gordos aunque estén flaquísimos. Buscan en los músculos una sensación de fortaleza que no logran porque tiene una autoestima muy baja y una gran inseguridad”, explicó la licenciada Moine.


“La bulimia y la anorexia en los hombres son enfermedades más graves y difíciles de tratar”, explicó la médica Bello.


La profesional de la salud que fundó Aluba admitió que el tratamiento genera algunos problemas entre los médicos porque casi toda la experiencia que tienen suele ser con mujeres.


BULIMIA
Preocupación constante acerca de la comida. 
Temas de conversación: peso, calorías, comida, dieta.
Atracones, formas de comer compulsivas, comer a escondidas.
Miedo a engordar.
Evitar el hecho de ir a restaurantes, fiestas y reuniones, donde sea socialmente obligado a comer.
Visitas al baño después de comer.
Vómitos, consumo de medicamentos adelgazantes.
Regímenes rigurosos y rígidos.
Cambios de carácter, incluso depresión, sentimientos de culpa, odio a sí misma, tristeza.
Cambio en la autoestima en relación al peso corporal.
Engrosamiento de las glándulas del cuello.
Garganta irritada.
Fatiga y dolores musculares.


ANOREXIA
Conducta alimentaría restrictiva o severas dietas.
Rituales con la comida como el conteo de calorías, desmenuzar la comida en pequeñas porciones, etc.
Intenso temor a engordar. Mantener el peso corporal por debajo de los valores normales.
Hiperactividad, exceso de gimnasia y/o deportes.
Esconder el cuerpo mediante el uso de ropa muy holgada.
Negarse a usar traje de baño.
En ocasiones ingesta compulsivas
Uso de laxantes y/o diuréticos para eliminar lo ingerido.
Cambio de carácter (irritabilidad, ira).
Sentimiento de desprecio a uno mismo.
Aislamiento social.
Palidez, excesiva sensibilidad al frío.
Pérdida de menstruación.


Las chicas de alambre 
La nueva tendencia a ser una “Chica de alambre”, que imita a los estereotipos que imponen las capitales de la moda como París, Milán y Nueva York, afecta a muchas mujeres.


El arquetipo de ser altas como de un metro ochenta y cumplir con las medidas que establecen como perfectas (90-60-90), hacen que algunas adolescentes y jóvenes quieran llegar a eso y hasta sacrifiquen su vida por un ideal.


Melissa de 23 años, modelo internacional de la agencia Next, habló con UNO y explicó: “Cuando me introduje en el mundo de la moda tenía 15 años, me pidieron que me cuide con el peso y la alimentación, me enloquecí al respecto, tanto que aún sigo con ese problema”, explicó y continuó: “Muchas veces asimilamos la idea de ser flacas con ser lindas y que eso nos permite el éxito, pero no es así”.


“Sigo trabajando de modelo porque tiene cosas buenas, aparte quiero dedicarme a la fotografía. También tiene cosas malas, y sobre todo cuando hablamos de la salud de alguien y peor si termina en una tragedia. Tuve varias caídas y desde ahí trato de mantener un equilibrio. En este momento estoy en tratamiento”, señaló la modelo.


El constante discurso social que idealiza a las “Chicas de alambre” y del que muchas adolescentes y jóvenes desean alcanzar, puede ser la gloria o la ruina de una persona


Publicado por: Diario UNO de Entre Ríos (Argentina) -  Lucila Tosolino/ De la Redacción de UNO – 28/04/13 

Investigan 140 denuncias de abusos sexuales contra niños en el Reino Unido.



Los hechos habrían sucedido entre 1963 y 1992. Según la Policía, se trata de una red de pederastia "significativa" y "sistemática de serios abusos sexuales y físicos”.

La Policía galesa informó que una investigación independiente ha identificado 140 denuncias de supuestos abusos sexuales "sistemáticos" cometidos en varios centros de acogida de niños en el norte de Gales entre 1963 y 1992.
Los detectives que trabajan en la llamada "Operación Pallial", puesta en marcha el pasado noviembre para investigar el caso, han identificado esas denuncias relacionadas con un total de 18 centros infantiles en ese periodo, según la Policía.
Se trata de una red de pederastia "significativa" y "sistemática de serios abusos sexuales y físicos", de acuerdo con la Policía, e indicó que las presuntas víctimas tenían entre 7 y 19 años.
La operación "Pallial" está a cargo de la llamada Agencia Nacional contra el Crimen, a petición de la Policía galesa, a fin de asegurar la independencia de la pesquisa, cuyo objetivo es revisar las averiguaciones originales que se hicieron en su día.
El detective Ian Mulachey, que trabaja en el caso, dijo en rueda de prensa en Gales que el número de supuestas víctimas es mucho más amplio de lo estimado en un principio.
"Estas son denuncias serias que serán investigadas a fondo. Muchos han aportado relatos gráficos de los abusos, en algunos casos de criminalidad muy seria", agregó Mulachey.
Los datos divulgadoscorresponden a la primera fase de esta investigación y salen a la luz una semana después del arresto de un hombre en la localidad de Ipswich, en el condado de Suffolk (este de Inglaterra), acusado de varios delitos sexuales, según ha informado la llamada Agencia del Delito Organizado (Soca, siglas en inglés).
Este hombre, cuya edad e identidad no han sido facilitadas, fue detenido el pasado martes y llevado a una comisaría del norte de Gales para ser interrogado en relación con los presuntos abusos.
Esa es la primera detención dentro de esta investigación.
La operación "Pallial" tiene como objetivo investigar a fondo el caso tras la emisión el año pasado de un programa de la cadena británica BBC, en el que se afirmaba que el alcance de los presuntos abusos fue más amplio de lo estimado. 
 

Publicado por: elespectador.com – EFE – 29/04/13 -

Indonesia acusa a cinco niñas de blasfemia por bailar mientras rezaban.



Cinco niñas de Indonesia han sido acusadas de blasfemia y podrían ser condenadas a ingresar en un reformatorio juvenil por bailar música del grupo pop Maroon 5 mientras rezaban en el instituto al que asisten, en la ciuda de Tolitoli, en la isla Célebes. Las menores grabaron la escena en unvídeo el pasado 9 de marzo y lo colgaron en internet. La policía las interrogó el pasado 5 de abril tras recibir la denuncia por parte de la dirección del colegio.

El vídeoclip, de unos 5 minutos, muestra a las estudiantes con el uniforme rezando en un aula del instituto, cuando de repente empiezan a mover las caderas al ritmo de 'One More Night', uno de los temas de la banda de pop estadounidense.
Las autoras del vídeo han sido expulsadas del centro, aunque no han sido detenidas porque son menores de edad, según publica el diario Jakarta Globe. Según ha explicado el jefe de policía de Tolitoli, el comandante Alhajat, las estudiantes han sido acusadas de un delito de blasfemia contra la religión, contemplado en el artículo 156 del Código Penal indonesio. "De forma temporal usamos esta ley, pero es posible que presentemos más cargos durante el proceso", ha advertido el responsable policial.

 

DENUNCIADAS POR EL COLEGIO

El colegio denunció los hechos después de que una profesora informara al director del centro, Muallimin, quien a su vez consultó con el Consejo de Ulemas de Indonesia y el Frente de Defensores del Islam antes de llevar el caso a la policía. "Las estudiantes realizaban los movimiento del 'sholat' (rezo) con bailes mientras alternativamente recitaba el Corán y ponían música de 'One More Night'", ha explicado a la prensa local.
Indonesia, con 240 millones de habitantes, cuenta con una población mayoritariamente musulmana que practica un islam moderado, aunque existen leyes que castigan severamente la blasfemia y otros delitos contra la religión. 

Publicado por: elperiodico.com - EFE / Yakarta – 14/04/13 -

Argentina, Salta: Desesperado pedido por abandono de un Centro de Salud aborigen.



María Casiano es enfermera del Centro de Salud del poblado aborigen de La Puntana, habitado por unas cinco mil personas, y ubicado a unos 500 kilómetros al norte de la capital de esta provincia, en la frontera con la república de Bolivia. 

Casiano, desesperada ante el abandono gubernamental mostró el deplorable estado del Centro asistencial.


Publicado por: Argenpress.info – Marco Díaz Muñoz – (COPENOA) – 25/04/13 -

Mujeres nicaragüenses piden legalizar la Ley contra la violencia del género.



Los datos suministrado por el Movimiento Amplio de Mujeres de Nicaragua indican que en lo que va del año hay ocho mil denuncias registradas de manera oficial, pero existe un subregistro de unos 36 mil casos de violencia hacia la mujer.

El Movimiento Amplio de Mujeres de Nicaragua (MAMN), realizó este viernes un “plantón” frente a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua, para exigir que se declare como constitucional la ley 779, contra la violencia de la mujer.
Los datos suministrado por el MAMN de Nicaragua indican que en lo que va del año hay ocho mil denuncias registradas de manera oficial, pero existe un subregistro de unos 36 mil casos de violencia hacia la mujer.
La presidenta del Movimiento Mujeres, Juanita Jiménez; dijo que "estamos defendiendo la Ley 779 porque es un instrumento legítimo, válido, que garantiza la vida de las mujeres y que va a asegurar que poco a poco la sociedad vaya erradicando ese machismo que está cegando la vida de las mujeres".
En el posicionamiento firmado por 148 organizaciones, redes, movimientos asociaciones y centros de mujeres exigen, entre otras cosas: que la Corte Suprema declare sin lugar los recursos por inconstitucionalidad en contra de la ley 779.
Igualmente exigen que las autoridades actúen con la diligencia debida para prevenir la violencia contra las mujeres y que funcionarios de justicia que investiguen los casos de violencia, enjuicien y castiguen a los infractores y aseguren que las víctimas tengan acceso oportuno a la justicia.
Los recursos por inconstitucionalidad fueron presentados bajo el argumento de que existen trámites de mediación en algunos casos.
Por esta razón el MAMN sostiene que la ley no es contra los hombres. Mencionaron que hasta marzo se habían sumado 17 las mujeres asesinadas.
En Nicaragua las mujeres representan el 50,5 por ciento de la población, en el Poder Legislativo, 37 de 91 diputados propietarios son féminas; además una de cada cuatro magistrados es del género, incluyendo a su presidenta.
El año pasado la Policía Nacional del país centroamericano informó de 76 femicidios mientras que el Movimiento Amplio de Mujeres de Nicaragua contabilizó 85.

Publicado por: teleSUR-EFE-La prensa.com.ni/aa – GP – 26/04/13 -

Irak: Diez años después de la invasión, las mujeres tienen que valerse por sí mismas.



Las guerras de Estados Unidos contra Irak comenzaron con Bush padre en 1991. Embargos, sanciones y bombardeos han marcado décadas de brutalidad militarizada contra este país. Las repetidas mentiras sobre armas de destrucción masiva y los arsenales de Sadam Husein dieron pie a la invasión ilegal de 2003. Cientos de miles de personas perdieron la vida en aquel periodo y varios millones fueron desplazadas a raíz de la ocupación estadounidense. Gran parte de esas personas son mujeres, esas mismas mujeres que Laura Bush prometió "proteger".

En las semanas previas al 10º aniversario de la invasión de 2003 no se ha hablado casi nada de los derechos reales de las mujeres en Irak. En vez de ello, medios de comunicación y pantallas de toda clase se dedican de lleno a comentar dilemas feministas en Estados Unidos, desde la necesidad proclamada por Sheryl Sandberg de contar con mujeres poderosas para involucrarse, hasta la discusión de si las mujeres -esa fantasmagórica categoría no especificada- pueden "tenerlo todo" o "no".

Son tiempos malos los que nos ha tocado vivir. Se dice que las guerras terminan (y de hecho no lo hacen), y las que se lidian contra las mujeres en todo el mundo -desde Congo hasta Egipto, desde Afganistán hasta el partido Republicano de Estados Unidos- ni siquiera se cuentan entre aquellas. Hay mucho ruido en torno a Sandberg en Facebook, llamando a las mujeres a involucrarse -es decir, permanecer sentadas a la mesa y perseverar- para obtener cargos de alta dirección, mientras la mayoría de mujeres de aquí y de todas partes no tienen posibilidad alguna de acceder a los niveles superiores del poder. No dejemos confundirnos por el hecho de que las secretarias de Estado Madeleine Albright, Condoleezza Rice e Hillary Clinton supervisaran las guerras en Irak y Afganistán. Hillary -siempre dispuesta a involucrarse- habló en nombre de los derechos de las mujeres sin conseguir gran cosa a cambio.

Es problemático y penoso que Sandberg se declare feminista sin especificar que el feminismo que preconiza es corporativista y demasiado excluyente. Su noción de "verdadera igualdad" implica que más mujeres accedan a las altas esferas, a puestos de mando en las estructuras estatales y empresariales. Parece creer que estas mujeres cambiarán el mundo para todas las demás, y para los hombres. Sin embargo, hasta la fecha no lo han hecho de alguna manera significativa. ¿He de recordar la famosa declaración de Madeleine Albright cuando le preguntaron por las sanciones de Estados Unidos contra Irak que ponían en peligro la vida de cientos de miles de niños? Dijo esto: "Pensamos que vale la pena".

Por tanto, ¿qué debe pensar una niña o una mujer? Hillary concluye su mandato como secretaria de Estado y la ensalzan como una de las mejores. La aclaman por su política exterior de defensa de los "derechos de la mujer" y la gratitud de mujeres de todo el mundo. Poco se habla de la postura imperial de la que parte, ni de la violencia de género que ha desatado y sigue desatando la política de Estados Unidos con respecto a mujeres de todo el mundo bajo su supervisión. Las mujeres de Irak, Afganistán y Egipto se alzan, lo que Sandberg podría llamar se involucran, pero contra las prácticas patriarcales en que está implicada la política estadounidense.

Estas complejas relaciones y sus silencios excluyentes asociados parecen producirse por todas partes. Saludan al nuevo papa Francisco como amigo de los pobres; lo alaban por su estilo de vida sencillo y su preocupación por la pobreza, pero él mantiene tensas relaciones con la presidenta argentina, Cristina Fernández, en torno al derecho de las mujeres a la libre contracepción y la legalización del matrimonio homosexual. Parece que el papa no es amigo de las mujeres y/o personas homo o transexuales, sean pobres o no. Poca cosa se dice de su doctrina excluyente, de manera que esta queda fuera de la vista, del mismo modo que tanta violencia de género y tanta desigualdad que amparan las guerras "por los derechos de las mujeres".

¿Feminismo de quién?

Una primera pregunta es: ¿a qué intereses responde el feminismo imperial cuando genera ventajas para las mujeres? ¿A qué intereses responde la noción de involucrarse de Sandberg? Está claro que son los intereses de las empresas estadounidenses, pues de lo contrario no le darían tanto bombo y platillo. Pero la cosa también es un poco más complicada que esto, porque muchas mujeres de distintas procedencias de clase, raciales o geográficas pueden identificarse con buena parte de lo que escribe Sandberg en Vayamos adelante. Mujeres, trabajo y el deseo de liderar. Sus historias tal vez recuerden a la gente sus propias inseguridades, su falta de confianza en sí misma y sus personalidades autocontroladas. Sin embargo, la mayoría de mujeres en nuestros lugares de trabajo y nuestras vidas no podemos hacer lo que tenemos que hacer para vivir y cuidar a nuestros seres queridos sin trabajar más allá de nuestros límites, manteniéndonos firmes y llevando las cosas adelante. Muchas mujeres, especialmente las que viven en países devastados por la guerra, ya "se involucran" en sus vidas sin tener ninguna otra opción.

Sandberg dice que la revolución feminista se ha atascado; que las mujeres necesitan más ambición para escalar a lo más alto y cambiar las cosas desde allí. ¿De veras? La explotación por la empresas del 99 % de la población permanece intacta. La rígida estructuración del trabajo y el hogar sigue estando vigente, por mucho que ella quiera que los hombres y las mujeres crucen la divisoria en igualdad. Que haya mujeres en puestos de dirección significará que habrá mujeres que dirijan esta pesadilla estructural de imperio y explotación. No necesitamos a más mujeres en los puestos del poder que las que ya existen. Necesitamos una formulación distinta, no jerárquica, del poder, que no esté enraizada en la violencia de género en todo el planeta, y entonces las feministas de cualquier sexo y raza podrán ocupar puestos de poder.

Pocas personas criticarán el deseo feminista de Sandberg de que sus/nuestros hijos e hijas hallen la felicidad y la pasión en cualquier aspiración que pretendan. Permítanme entonces que amplíe este punto de vista más allá de sus "puntos ciegos" y dialogue a partir de ahí. Ella nos invita a "seguir hablando" y no poner fin a la conversación demasiado pronto. De modo que continuaré, pero de un modo distinto.

Guerras y mujeres en Irak

Las guerras se ponen en marcha y a menudo continúan sin hacer ruido. Continúan incluso cuando se supone que han terminado. Están produciéndose nuevas formas de guerra y es posible que pocas de nosotras estemos buscando en los lugares adecuados. Y la guerra más antigua -la que se produce contra los cuerpos de las mujeres- se invisibiliza demasiado a menudo cuando es terriblemente real. Las guerras locales -así llamadas por razones geográficas-, como las de Irak o Afganistán, falsean la guerra de género, pero solo nominalmente. El hecho es que la violencia de género es sistemática: secuestros, castigos públicos, amenazas de muerte, agresiones sexuales y asesinatos tienen por objetivo particular a mujeres. La organización "One Billion Rising" sacó a la luz pública una guerra global de violencia sexual.

MADRE, un grupo internacional de derechos humanos de las mujeres con sede en Estados Unidos, ha estado presente en Irak sobre el terreno durante toda la década pasada. Se dedica a combatir la violencia de género en situaciones de conflicto y en estos momentos colabora con un grupo asociado, la Organización por la Libertad de las Mujeres en Irak (OLMI), para hacer frente a la creciente ola de violencia contra las mujeres en el país. Resulta difícil decir qué es peor: un Estado casi laico con un dirigente totalitario llamado Sadam Husein, o extremistas religiosos de derechas que pretenden imponer su visión patriarcal de la vida. El caso es que la guerra de Irak ha dejado a las mujeres de este país con menos derechos y más violencia.

La guerra estadounidense en Irak hizo uso de la tortura sexualizada. MADRE ha llamado la atención en especial sobre el uso extendido de la violación y otras formas de tortura contra mujeres detenidas por fuerzas estadounidenses e iraquíes. La OLMI documenta además estas atrocidades en su proyecto Vigilancia de Cárceles de Mujeres. Milicias de derechas aprovecharon el vacío de poder tras la caída de Husein y continúan con sus ataques (secuestros, asesinatos y violaciones) contra mujeres con la esperanza de establecer la teocracia extremista que preconizan.

MADRE ha revelado que Estados Unidos ha armado y entrenado a milicias islamistas de derechas que emplean la tortura y la violencia de género en Irak, pero aun así los activistas contra la guerra han tardado mucho en destacar el aspecto de género de la violencia que asuela a Irak. Los medios de comunicación de Estados Unidos han hecho caso omiso en gran parte de las miles de mujeres iraquíes que han sido detenidas y torturadas durante la ocupación estadounidense. En vez de denunciar abiertamente el "feminicidio" en Irak, pretenden estar preocupados por los derechos de las mujeres. Algo parecido ocurre en Afganistán.

Según Yifat Susskind, directora ejecutiva de MADRE, han creado junto con la OLMI una red de refugios para mujeres en la zona no kurda de Irak para hacer frente a la violencia contra todas las personas que no se ajustan a las pautas de género establecidas. Estas casas seguras ofrecen protección a gays y lesbianas y otras potenciales víctimas de la violencia de género, unificando por primera vez la lucha por los derechos de las mujeres y de las LGBT. Esta acción dio lugar a una especie de Primavera Árabe iraquí particular en la plaza Tahrir de Bagdad en 2011.

Contrariamente a lo que se cree en general en Estados Unidos, ni el gobierno de Bush ni el de Obama han priorizado la protección de los derechos de las mujeres en Irak (o Afganistán). En vez de ello han renunciado a los derechos de las mujeres a cambio de una frágil cooperación en grave detrimento de la igualdad de las mujeres. Cualquier clase de guerra no trae nada bueno para nosotras, en cualquier parte del mundo. Crean desastres humanos y ambientales aparte de todo lo demás. Estos desastres afectan en particular a los niños, así como a las mujeres que cuidan de ellos. Según Yanar Mohammed, directora de la OLMI, en este décimo aniversario se observa un aumento alarmante de las malformaciones congénitas y de tumores cancerosos en niños pequeños. Esto se da especialmente en lugares como Hauiya, una ciudad situada a dos horas en coche desde Bagdad donde el ejército estadounidense instaló un vertedero de munición. Esta secuela de la guerra no cesará dentro de un futuro previsible.

Más allá del feminismo imperial

Bueno, me he explayado bastante, o tal vez no. La guerra de Irak con sus muchas articulaciones sangra desde hace 22 años. Nunca ha habido una guerra en que tan pocos en el país imperial se han preocupado tan poco por ella. Se le ha prestado muy poca atención, y ha habido demasiado pocas quejas. Todavía hace falta estar al tanto y actuar. Quienes viven con las secuelas de la guerra, especialmente la violencia de género de países militarizados en casa y en el extranjero, necesitan que nos involucremos -que defendamos, que nos solidaricemos y que estimulemos la resistencia-con ellos. Mientras la guerra en Irak se transforma y la guerra en Afganistán se rebaja, la violencia de género contra las mujeres continúa. También hay que apoyar la resistencia a esta última.

El feminismo imperial no servirá de nada a la mayoría de las mujeres de Estados Unidos o de otros países, de modo que no tiene sentido apoyarlo. El feminismo prometido a las muchas por unas pocas no funciona. El feminismo a cuentagotas no sirve. Me acuerdo de la respuesta de mi amiga Naual el Saadaui, feminista egipcia, a una pregunta que le formularon en una conferencia en Nueva York, justo después de la revolución de la plaza Tahrir. Cuando le pidieron que dijera qué podía hacer la gente de Estados Unidos para apoyar la revolución en Egipto, ella contestó: "Haced vuestra propia revolución y cambiad vuestro gobierno para nosotros." Suena bien.


Publicado por: Argenpress.info - Zillah Eisenstein (ALJAZEERA - VIENTO SUR) – 29/04/13 -

Zillah Eisenstein escribe sobre teoría feminista en EEUU desde hace 30 años. Es escritora de renombre internacional y activista feminista y antirracista.

Una mujer es ejecutada en público en Afganistán. (su propio padre apretó el gatillo)



La ejecución tuvo lugar en la localidad de Kukchai, cerca de la ciudad en la que se encuentran desplazas las fuerzas españolas. La mujer, de 20 años de edad, se llamaba Jalima Fazla Ahmad y tenía dos hijos. Fue acusada demantener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Su propio padre fue quien apretó el gatillo, según informa la corresponsal de el Mundo en Kabul Mónica Bernabé.

Los hechos se produjeron cuando el marido de la joven se fue a Irán por motivos de trabajo. La acusaban de haber aprovechado esa ausencia para escaparse durante dos días con otro hombre. Varios vecinos de la localidad donde vivía Jalima declararon que su padre fue a buscarla para traerla de vuelta a casa y así poder limpiar su honor. Nunca se pudo comprobar que la joven hubiese cometido adulterio. Las relaciones fuera del matrimonio están penadas con 15 años de prisión en Afganistán, pero en muchas regiones del país se organizan tribunales religiosos que se toman la justicia por su mano.

Fuentes de la policía afgana declararon que el padre huyó después de disparar a su hija. Varias patrullas le están buscando para denterle y poder juzgarle por el asesinato de Jalima. No se sabe nada del hombre con el que supuestamente cometió el adulterio. Se especuló que los talibanes pudiesen haber influenciado a la hora de decidir la sentencia, aunque un miembro gubernamental lo desmintió y añadió que fue el padre de la joven, junto con dos líderes religiosos, quien organizó la ejecución.

 

Publicado por: Yahoo Noticias Argentina – 27/04/13 -

México: Prohibir la minifalda en Ciudad Acuña atenta contra derechos humanos.



La Comisión de Equidad y Género aprobó un punto de acuerdo por el que reprueba las medidas administrativas de autoridades de Ciudad Acuña, Coahuila, en torno de la prohibición del uso de minifaldas por mujeres y homosexuales, anunciada el pasado 25 de febrero.

Esta medida atenta contra los derechos humanos, la libertad y diversidad cultural y social de sus habitantes, afirmaron los diputados que integran la comisión.
Aprobaron un exhorto para que las autoridades respeten los derechos fundamentales de igualdad y no discriminación, plasmados en la Constitución Política y diversas leyes secundarias, así como a erradicar la discriminación, tanto en el ámbito público como en el privado de su localidad.

El punto de acuerdo fue presentado por el diputado Trinidad Morales Vargas (PRD) el 28 de febrero de 2013 y turnado a la Comisión de Equidad y Género, que ahora lo turna a la Mesa Directiva para que se presente en el Pleno.
En las consideraciones se señala que la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad Acuña propuso esa regla, en virtud de lo establecido en las normas del Bando de Policía y Buen Gobierno donde, de acuerdo con su criterio, usar ese tipo de ropa es considerado “una falta de respeto a la moral, el pudor, la decencia y las buenas costumbres”.

El Reglamento de Justicia Municipal de Ciudad Acuña, en el artículo segundo, establece sanciones a los infractores del Bando de Policía y Buen Gobierno, reglamentos, circulares y otros ordenamientos de observancia general.
Entre estos figura amonestar a los infractores en asuntos civiles, obligando en su caso a la reparación del daño y en turnar los casos que correspondan al Ministerio Público.
La comisión de una o varias de estas faltas podría ser sancionada con multa de uno a 20 días de salario mínimo vigente en esta zona económica o con arresto de hasta 36 horas.
“Como era de esperarse, la medida ha desatado una serie de protestas.

Según se indicó, dicha prohibición obedeció a una petición hecha por personal del centro histórico y la Cámara Nacional de Comercio de Acuña, contra quienes salen de los bares y centros nocturnos acompañadas de sus parejas y portando la diminuta prenda”.
El punto de acuerdo señala que el principio de igualdad exige a los estados adoptar medidas especiales para eliminar las condiciones que causan la discriminación racial o que contribuyen a perpetuarla.
“El racismo y la intolerancia destruyen vidas y comunidades por medio de sus diversas manifestaciones, desde privar a las personas de los principios fundamentales de igualdad y no discriminación hasta de la propia vida”.

Publicado por:  Uniradioinforma.com – Agencias – 25/04/13 -