miércoles, 24 de abril de 2013

Ecuador impulsa el derecho a la anticoncepción de emergencia.



El gobierno de Ecuador está decidido a frenar el creciente número de embarazos adolescentes, para lo cual comenzó por derribar tabúes que impiden garantizar el derecho a una vida reproductiva y sexual responsable.

La salud sexual y reproductiva ocupa la atención pública tras la expedición de un reglamento que regula el acceso y disponibilidad de métodos anticonceptivos, incluyendo los de emergencia como la llamada "píldora del día después".

La anticoncepción de emergencia forma parte de la Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar y Prevención de Embarazos en Adolescentes (Enipla), para cuya implementación se destinaron casi 4,4 millones de dólares.

Ecuador registra el índice más alto de embarazos adolescentes de América del Sur, con 17 por ciento. Cifras oficiales indican que el número de partos de mujeres entre 15 y 19 años aumentó de 31.053 en 2004 a 45.708 en 2011.

Voces opuestas, como la Iglesia Católica, alegan un supuesto efecto abortivo de la pastilla del día después, un método de anticoncepción oral que se legalizó en 1998, pero al que solo se accedía con receta médica en el mercado farmacéutico. Ahora se garantiza la entrega libre y gratuita en todos los centros de salud y hospitales del país.

La ministra de Salud Pública, Carina Vance, conversó con IPS sobre la estrategia, los logros y desafíos


IPS: ¿Por qué se decidió la entrega gratuita de la píldora del día después? 

CARINA VANCE: Tenemos cifras preocupantes en cuanto a la planificación familiar y brechas entre la cantidad de hijos deseados y los que se tienen.

En Ecuador, que tiene el nivel más alto de embarazos adolescentes en América del Sur, se implementa desde 2011 la Enipla, una acción conjunta de los ministerios de Educación y de Desarrollo Económico y Social
.

IPS: ¿La polémica sobre la píldora del día después se fundamenta más en valores morales que en el conocimiento de derechos? 

CV: Consideramos que no hay polémica, porque más bien hay una aceptación muy amplia, tanto de la Enipla como del componente del acceso gratuito.

Hemos tenido una respuesta favorable de parte de organizaciones sociales y de entidades nacionales e internacionales relacionadas a la salud y a los derechos de las mujeres. La gran mayoría de opiniones en contra no se basan en conocimientos de sustento científico sino más bien en un entendimiento equivocado.

En algunos casos dicen que la píldora anticonceptiva de emergencia es abortiva, cuando tenemos un sustento científico de que no lo es, y también se enfocan en el consentimiento de los padres para que pueda acceder un adolescente a un método anticonceptivo. 


IPS: ¿La juventud ecuatoriana tiene la madurez suficiente para decidir? 

CV: Si la juventud tiene la madurez para tener una relación sexual, tenemos la obligación de dar cumplimiento a sus derechos de acceder a la píldora sin limitaciones, barreras o aprobaciones de terceros. Creemos en el trabajo con los padres de familia para fortalecer la comunicación familiar sobre sexualidad y derechos sexuales y reproductivos.

De la misma forma, hay personas que por principios y creencias religiosas no consideran apropiado acceder a este tipo de método anticonceptivo y, frente a eso, hay un absoluto respeto, pero tenemos que integrar políticas públicas en el marco de los derechos y entender que el Estado ecuatoriano es laico. 

IPS: ¿Cuántos centros de salud distribuyen la píldora de anticoncepción oral de emergencia? 

CV: Tenemos 1.900 unidades a nivel nacional. 


IPS: En cuanto a la promoción de una vida reproductiva y sexual responsable, ¿en qué se debe trabajar? 

CV: El Ministerio de Salud tiene la obligación de brindar información objetiva con base en evidencia científica y brindar medicamentos de forma absolutamente gratuita. Por ejemplo, tenemos dispensadores de preservativos en nuestras unidades de salud, pero eso no es suficiente.

Se requiere un trabajo intersectorial y de ahí la importancia de trabajar con el Ministerio de Educación. Además, está la corresponsabilidad de la sociedad, de tal forma que las conversaciones sobre sexualidad y derechos no se limiten a una consulta en el centro de salud. También se trabaja con los padres y madres de los jóvenes.

Trabajamos permanentemente en prevención, atención y estudios sobre enfermedades sexualmente transmisibles, y las problemáticas que inciden en ese particular.

Sin duda tenemos retos: altas cifras de embarazos en adolescentes, 13 por ciento de las muertes maternas se dan en jóvenes entre 15 y 19 años y seis de cada 10 mujeres en general sufren de algún tipo de violencia, física, psicológica o sexual.

Tenemos grandes retos para lograr una sociedad equitativa, libre de violencia y donde se respeten plenamente los derechos sexuales y reproductivos. 

IPS: ¿Se ha marcado un hito en derechos sexuales y reproductivos? 

El uso de la píldora anticonceptiva de emergencia está en vigencia desde marzo de 1998. Con este último reglamento, ahora garantizamos su acceso sin receta médica, con una oferta adecuada en todos los centros de salud y hospitales, y el ejercicio del derecho a un método anticonceptivo sin el consentimiento de la familia o de la pareja, que antes era una barrera para las mujeres.

Nuestra Constitución garantiza el acceso gratuito a servicios, métodos anticonceptivos, consultas de planificación familiar y la posibilidad de tener una vida sana y accesible de forma universal y en base a la atención primaria. 


IPS: ¿Cómo se propone el gobierno avanzar en la lucha para consolidar los derechos sexuales y reproductivos? 

CV: No sé si lo identificaría como una lucha. Una encuesta de 2011 indica que 84 por ciento de los consultados están de acuerdo con la entrega de anticonceptivos gratuitos, es decir que tenemos un alto grado de aceptación y un gobierno absolutamente comprometido con el ejercicio de los derechos, entre ellos, los sexuales y reproductivos.

Vamos a hacer todo lo necesario para implementar políticas sostenibles, de forma que no vayamos a retroceder. 


Publicado por: IPS ips.noticias.net – Quito (Ecuador) -  Leisa Sánchez entrevista a CARINA VANCE, ministra de Salud Pública de Ecuador – abril/2013 -

Francia. Las nuevas dragonadas: Reflexiones sobre la caza de las mujeres con velo y las leyes antitatas.



Apenas un año después de la siniestra ley antitatas/1 votada por el Senado francés, la caza a las mujeres veladas acaba de superar una nueva prueba: efectivamente, la ley se aprobará. Eso es, en todo caso, lo que acaba de anunciar François Hollande. Presentamos unas reflexiones firmadas por Christine Delphy para alimentar la reflexión, pero también para llamar a responder.

Así pues, en caso de que la Asamblea Nacional esté de acuerdo y gracias al Senado, en particular a los socialistas y sus aliados que cuentan con la mayoría de escaños, pronto se reavivará una de las particularidades menos halagüeñas de nuestra historia. Françoise Laborde (secundada por Alain Richard), autora de la propuesta de ley de extensión de la neutralidad en las estructuras privadas de la primera infancia, ha convencido a sus colegas de llenar un supuesto «vacío jurídico»: no se vigila a las personas a las que ella denomina "los asistentes maternos" (de hecho "las" asistentes).

Bueno, no se las vigila lo suficiente. En efecto, para concederles la autorización para trabajar las prefecturas controlan tanto su «moralidad» como la higiene y la seguridad de la vivienda en la que estas mujeres acogen a los niños (de 0 a 3 años). Pero… ¿alguien había pensado en examinar más de cerca su religión? Pues no, nadie: antes de Françoise Laborde nadie había investigado exhaustivamente este punto crucial. Sin embargo, en los jardines públicos se ve a todas luces, la mayoría de las «tatas» que se ocupan de los niños con bucles rubios son africanas, asiáticas o árabes, y algunas de ellas llevan velo. Nadie antes de Françoise Laborde se había dado cuenta de que este pañuelo es un ataque apenas velado contra la libertad de conciencia del crío.

Podría resultar sorprendente saber que existe libertad de conciencia para unos menores que hasta los 18 años están sometidos a la autoridad paterna... Estemos tranquilos: no existe. Si en este proyecto de ley se invoca "el interés superior del niño" no es para reconocerle una personalidad propia sino, por el contrario, para reafirmar que esta "libertad" significa todo lo contrario: "el derecho fundamental de los padres a elegir la educación de sus hijos en función de sus convicciones".

Por consiguiente, además de que la "neutralidad" del Estado y de sus agentes ampliada a la educación privada trata a todos los ciudadanos como funcionarios, su objetivo ya no es el que fijaba la ley de 1905: impedir que los cuerpos constituidos de las religiones (las iglesias) intervengan como tales en los asuntos políticos y hacer que el Estado trate todas las convicciones en pie de igualdad. No; de hacer caso a Françoise Laborde y a sus correligionarios del Senado, si se ampliara a las estructuras privadas, su objetivo sería preservar al niño de cualquier imagen que sea diferente de las imágenes aprobadas por sus padres.

Por lo tanto, hay que ocultar al niño las imágenes de la diversidad existente, y no solo en los barrios del extrarradio, las imágenes de la variedad de países, lenguas, opiniones, etc., que él o ella acabará viendo un día. Sí, señora Laborde, un día, incluso empujado o empujada por una tata con su certificado de "atea" ¡vuestro hijo verá un velo!

Pero he aquí que quienes han concebido esta ley esperan que no: se imaginan implicados en una carrera de velocidad entre "republicanos" y "musulmanes", y esperan que los primeros logren hacer desaparecer a los segundos antes de que se cause un daño irreparable a los cerebros rubios.

En efecto, desde 2003 se lleva a cabo una ofensiva general contra la visibilidad del islam, contra su presencia en el espacio público (que es el espacio de todos y no el del Estado). Se estaba en un error si se pensaba que el gusto por la sangre había pasado a los islamófobos desde la ley de 2004 (que proscribía llevar velo en secundaria), si se esperaba que habían tenido su dosis de humillaciones y de lloros infligidos, de esperanzas y carreras rotas. Nombrada directora de HALDE/2 para desintegrarla, Jeanette Bougrab derrama sus consejos en el caso Babyloup y secundada por Elisabeth Badinter, hace que en el recurso se apruebe el despido de una trabajadora de guardería que llevaba velo.

Esa misma primavera Jean-François Copé promete un código de laicidad, pero no llega a realizarlo. Luc Chatel, ministro de Educación, contradice una jurisprudencia constante según la cual las madres de los alumnos se pueden vestir como quieran: "No", afirma Chatel, "las mamás que acompañan las salidas de la escuela son (como) agentes públicos". A su vez Fillon, el primer ministro, contradice a Chatel. Pero desde la vuelta a clase de 2011 los directores de los establecimientos y los profesores vuelven a excluir a las madres con velo y sus superiores anuncian unánimemente "que ya no hay ley". Y es que Claude Guéant afirmó que no se puede modificar la ley de 1905, pero en octubre de 2011 presentó un «código de laicidad» que aunque pretende «aportar precisiones», de hecho añade unas «instrucciones» que autorizan a los directores de las escuelas a establecer reglamentos internos discriminatorios.

De anuncio en retirada y después en nueva avanzada, de instrucciones ministeriales en proyectos de ley, de desacuerdos entre ministros en "códigos" sin estatuto jurídico se podría creer desamparado al gobierno. ¿Desamparado o hábil? Ha adoptado una estrategia de guerrilla: ataques localizados, retiradas inmediatas si no se le sigue lo suficiente y en caso afirmativo, un poco de territorio ocupado desde el que podrá lanzar nuevos ataques y avanzar así de colina en colina: así se organiza la progresiva erosión de la ley de 1905.

La "ley antitatas" puede parecer marginal e incluso "grotesca", como algunos y algunas afirmaron en el Senado. Pero todas estas leyes y amenazas de leyes que se oponen a la auténtica laicidad contribuyen a reforzar la idea de que el islam se "tolera»" apenas y no debe mostrarse. Como la mayoría de los "ultralaicos" de nuestro país, Françoise Laborde se considera ilustrada para fomentar la discordia. Y extraña, paradójica y perversamente, en el mismo momento en que todos ellos agreden a poblaciones enteras, pretenden actuar por el famoso "vivir juntos" que a sus ojos implica (no, exige) que tienes que parecerte a mí.

Efectivamente, para conseguir este objetivo (tienes que parecerte a mí para que vivamos juntos) fue como ya en 1681 Luis XIV lanzó las "dragonadas" (nombre otorgado a la política de represión y abusos aplicada por las tropas reales contra la población de religión protestante durante el siglo XVII en Francia) y después revocó el Edicto de Nantes/3. A partir de entonces los campesinos protestantes estaban obligados a alojar y alimentar a unos "dragones": las torturas que los dragones infligían a los habitantes eran tan atroces que algunos pueblos se declararon católicos, solo ante los militares. Por supuesto, muchos lo simulaban y se reunían para practicar su religión en los "desiertos" (lugares salvajes), desde donde partieron las revueltas de los calvinistas que se rebelaron contra Luis XIV, los llamados Camisards. Otros se exiliaron por Europa.

¿Qué quieren estos "ultralaicos"? ¿Que al igual que los protestantes, los musulmanes se conviertan? (pero, ¿a qué exactamente?) ¿Que pasen a la clandestinidad, como hizo la mitad de los protestantes, o que se exilien, como hizo la otra mitad?

Con esta historia el Estado francés parece dispuesto a retomar las persecuciones religiosas excluyendo del mercado del trabajo a las mujeres que llevan velo. En general, hay el doble de paro entre las mujeres que entre los hombres, y entre los descendientes de emigrantes, el cuádruple. Gracias a unas leyes ad hoc, las mujeres musulmanas que llevan velo están completamente excluidas de todos los empleos públicos y de la mayoría de los privados. La "ley antitatas" suprimiría uno de los últimos trabajos a los que todavía pueden aspirar.

¿Para legalizar las discriminaciones (en vez de luchar contra ellas) este país está dispuesto a utilizar el arma de las dragonadas: a entrar en la intimidad de los hogares, esta intimidad que según los discriminadores es el último lugar en el que están protegidas las convicciones de cada uno y de cada? ¿Este país está dispuesto a asumir la indignidad de estos métodos, la vergüenza de sus fines abiertamente discriminatorios? ¿Está dispuesto a seguir una política que destruye lenta pero seguramente cualquier esperanza de cohesión social creando una casta de subcuidadanos a los que se empuja al exilio o a la rebelión?

La "laicidad" revisada y corregida desde 2004 ya no es conforme ni a nuestras leyes ni a nuestra Constitución ni a las Convenciones europeas e internacionales ratificadas por Francia. Durante siglos los reyes persiguieron a los judíos, los protestantes, los cátaros y los valenses en nombre de una religión del Estado: el catolicismo. En 1905 la República aprueba una ley para romper con este orden católico-monárquico. El Estado se desvincula claramente de cualquier religión y garantiza la libertad de conciencia plena y total.

Esto significa que las convicciones de los ciudadanos se pueden expresar tanto en privado como en público y ello sea cuales sean estas convicciones. La tolerancia que predica el senador Alain Richard es lo contrario de la laicidad en el sentido de que supone una norma, una «convicción buena» en relación a la cual las demás convicciones se evalúan y "toleran" (por consiguiente, una forma de religión de Estado). Por medio de la ley de 1905 lo que se proclama, por el contrario, es la igualdad por encima de todas las convicciones: el Estado no debe favorecer ni perseguir ninguna convicción.

Desde hace varios años la noción de laicidad ha sufrido tantas interpretaciones tendenciosas y deformaciones que hoy estamos asistiendo al más lamentable de los espectáculos: el del un Estado laico que se dedica a una persecución religiosa. Las elecciones presidenciales serán una ocasión de saber de qué versión de la laicidad se valen los candidatos, ¿la de los dragones del siglo XVII o la de la República? ¿Quiénes se van a comprometer a devolver a la laicidad su verdadero rostro, el de la ley de 1905? Nuestro voto dependerá de sus respuestas.


Notas:
1) Las llamadas «leyes antitatas» [lois anti-nounous] prohíben el uso del velo tanto a las mujeres que trabajan en guarderías privadas (aunque reciben subvenciones públicas) encargadas del cuidado de bebés y niños de hasta tres años, como a las cuidadoras («tatas») que trabajan a domicilio. En el Estado francés son frecuentes las guarderías a pequeña escala organizadas en domicilios privados (y subvencionadas parcialmente por el Estado). Las dragonadas, por su parte, como explica más adelante la autora, son las persecuciones que se llevaron a cabo bajo el reinado de Luis XIV contra las comunidades protestantes de Francia debido al ejercicio de su culto. Se utilizaron los «dragones» que eran militares a caballo. (Nota de la traductora.)
2) Acrónimo de Haute Autorité de lutte contre les discriminations et pour l’égalité, Alta Autoridad de la Lucha contra las Discriminaciones y por la Igualdad, era una «autoridad administrativa independiente» encargada de «todas las discriminaciones, directas o indirectas, prohibidas por la ley o por un acuerdo internacional del que Francia es partícipe». Se creó en 2004 y se disolvió en 2011 al ser incluida en los cometidos del Defensor del Pueblo. (Nota de la traductora.)
3) El Edicto de Nantes establecía la libertad de culto. Fue promulgado por Enrique IV de Francia en abril de 1598. (Nota de la traductora.)


Publicado por: Argenpress.info - Christine Delphy (LMSI) – Traducción de Beatriz Morales Bastos para Boltxe kolektiboa - 23/04/13 -

República Dominicana: Matrimonio homosexual se abre paso.


Una campaña por el matrimonio igualitario se inicia en República Dominicana con discusiones, reflexiones y actividades enfiladas a potenciar ideas y argumentos que, por ahora, se han mantenido en la sombra y causado infinitos sufrimientos a miles de personas.



La campaña llama a "salir del closet" y busca promover el debate. Hasta hace unos meses parecería imposible que 20 por ciento entre un millar de personas encuestadas estuviera de acuerdo con la formalización del matrimonio entre personas del mismo sexo y la conformación de un nuevo tipo de familia, con sus hijos e hijas.



Los datos se derivan de una encuesta auspiciada por el programa radial Cuentas Claras, realizada por la empresa Newlink entre 1.023 adultos y publicada a toda plana por el matutino El Día, el jueves 18 de abril. Los resultados se bifurcan entre quienes están de acuerdo con la unión, pero no con que se casen legalmente; que sí lo hagan, pero no se les permita adoptar y criar; y multiplicidad de otras variantes.
En términos generales, 55 por ciento de las personas entrevistadas aprueba esas uniones, pero no su formalización legal, y 50 por ciento no la aprueba, entre quienes una quinta parte declaró que lo hace por creencias religiosas.



Al margen de encuestas y porcentajes, la sociedad dominicana parecería estar protagonizando una apertura ideológica más acorde con el pensamiento social y político del presente, que también se ha ido abriendo paso en muchos otros países. Ello significaría el reconocimiento del marco de derechos humanos y civiles consagrados en instrumentos internacionales de los cuales el país es signatario.
El impulso a este tema en las últimas dos semanas ha estado retroalimentado por comentarios, artículos o noticias internacionales que informan del reconocimiento del matrimonio igualitario en Nueva Zelanda, Uruguay y Francia. Ya tiene juridicidad asimismo en Argentina y otros 10 países.
A diferencia de otras campañas promovidas por grupos sociales y el movimiento de mujeres, que han tenido que bregar con una opinión pública tibia y comunicadores discretos en el tratamiento de ciertos temas, salir del closet en pro del matrimonio igualitario acapara titulares y se impone en la agenda de los medios con un mínimo de reacciones adversas.
Hay quienes lo explican desde el relente de modernidad que llega a la iglesia con el Papa Francisco y también quienes presumen que se trata de un nuevo aggiornamiento del catolicismo, mientras miden opciones y escrutan el futuro.
Sea como fuere, parece un buen momento para ponerse al día y adelantar camino en construir ciudadanía. Precisamente, el movimiento que ha convocado a esta campaña es el de Ciudadanía Activa de las Mujeres.

Buscar razones y argumentos



Expresiones como "esto es delicado porque lo pueden 'confundir' a uno", "aquí es imposible que algo así se apruebe" y otras variantes fueron el resultado de un sondeo de SEMlac que encontró, sobre todo, reservas y discreción.
Pero otras muchas personas consultadas reconocen el derecho de gays, lesbianas y transexuales a contraer matrimonio, acceder a los derechos civiles que este acto consagra desde el punto de vista legal, poder formar familia y compartir en pareja la vida social.
Para la académica y periodista Isaura Cotes, el asunto carece de dobleces. "Si es un derecho relacionarnos afectiva e íntimamente con quien deseemos, tal y como se ha establecido en leyes y normativas, es un contrasentido ponerle límites a ese derecho", señaló.
"Estaríamos, entonces, ante un falso reconocimiento del derecho a la libre opción sexual, si se mantiene la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo cuando desean unirse por ese vínculo, porque entienden que su felicidad está una al lado de la otra".
El anecdotario de hechos y sufrimientos que padecen las parejas del mismo sexo, las incomprensiones familiares, en colectivos laborales y estudiantiles, entre otros, indican que se trata de un tema político e ideológico que debe evaluarse como tal.
La analista Rosario Espinal señaló en un artículo: "No es constitucional, y no puede haber debate racional sobre derechos civiles con quienes catalogan la homosexualidad de enfermedad o pecado, porque es un criterio absolutista y excluyente". A modo de ridiculización, Espinal acotó: "Los pecadores y enfermos tienen derecho a casarse siempre y cuando sea entre heterosexuales, porque la homosexualidad ha sido injustamente elevada a pecado público y a degradación social sin el menor escrúpulo".
"¿Por qué se habla de 'destruir la familia' -reflexiona la articulista Aizpún- si las familias a las que se alude son las formadas por heterosexuales, que se bastan a sí mismos para destruirse? Tener 'hijos en la calle' ¿no destruye la familia? ¿La ley niega los derechos civiles de estas familias? ¿Los heterosexuales que destruyen familias tienen prohibido casarse? En este debate, ¿quién habla de sexo y quién de familia? Si no tienen derecho a tener los mismos derechos… ¿los homosexuales son ciudadanos de segunda? ¿Hay de tercera?"

Espacios en la ley



La abogada feminista Susi Pola, con una labor consecuente en la defensa de las mujeres y los derechos de las personas, ha apoyado durante años el derecho de las personas homosexuales a amarse y contraer matrimonio. 
No fue la única pero sí la que más batalló por encontrar un resquicio en las leyes dominicanas que permitiera a Lorena Espinoza y Denise Paiewonski formalizar legalmente su relación de pareja.
Ella lo relató así a SEMlac: "Eso hubiera querido yo: ¡haber podido casar a Lore y a Denise! Solo las pude apoyar y asesorar en la confección de un acuerdo, especie de contrato entre particulares, tratando de que ambas se protegieran, en su comunidad de pareja, de terceras personas que no reconocen estas relaciones. La que fungió como notaria de la firma del contrato fue Desirée de la Rosa y yo fui una feliz testiga de esa unión, que sigue viento en popa con los años", detalló.
"Lo hice siempre convencida, antes y ahora, de que las personas tienen derechos sexuales que tienen que disfrutar y me gusta apoyar a todas las parejas, en ese sentido, por respeto y alegría de verlas realizadas"
Con ellas dice haber tenido doble motivación "porque las conozco, las quiero y respeto mucho. No sé si hay precedentes de hacer el contrato aquel, a mi nadie me lo solicitó. Siendo yo una heterosexual realizada -tengo un matrimonio 'en muy buena onda' desde hace 44 años- me gusta que las personas se realicen también desde sus diferentes perspectivas sexuales, las que respeto y apoyo".
Para la abogada, el imaginario social necesita desmontar la imagen de "sagrada familia" que se tiene, pero no se practica y es imposible de sostener en la mayoría de los casos. 
"La mayoría de las familias dominicanas y en otras latitudes, las familias modernas, están constituidas por una diversidad de relaciones que son sanas, en la medida en que facilitan el desarrollo cabal de las personas. Y ya sabemos que los moldes que nos impone la cultura patriarcal, sostenidos muchas veces desde la doble moral, se están cayendo, precisamente, porque las personas estamos entendiendo que tenemos derechos desde que nacemos y los estamos reivindicando, sin vergüenza y con asertividad", señaló.

Otros ángulos



Después de tantos años de unión personal y de motivar a personas y grupos a salir del closet, Denise Paiewonski y Lorena Espinosa, académica una y artista plástica la otra, dominicana y ecuatoriana, respectivamente, consiguieron hace unos años legalizar su unión a tenor con las leyes de la República de Ecuador, que reconocen el matrimonio entre iguales.
"La idea de salir del closet ha generado criterios, en buena medida sensacionalistas, desde los medios de comunicación. Pero en lo concreto no ha habido figuras prominentes que se asuman socialmente en sus preferencias", explicó Denise a SEMlac.
"Hay un montón de gente que no se atreve a salir. Creo que hay que empezar a romper el cuello de botella una vez quitado el tapón", sugirió.
Ambas mujeres consideran que la profusión de artículos y menciones periodísticas responden a iniciativas individuales, si bien reconocen que el poder del capital en la comunicación social en el país no daría salida a lo que realmente no se quiera canalizar.
"Esto se ha posicionado en los medios como una lucha por derechos civiles", precisa Lorena. "También está influyendo la diáspora", acota Dense. "Muchos dominicanos que ya poseen pensamientos más abiertos están pensando en sus familias aquí".
Tanto Lorena como Denise y el resto de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) en República Dominicana han sido víctimas reiteradamente de represión homofóbica, como cuando les clausuraron un stand en la feria del libro donde se mostraba información y volúmenes sobre la no discriminación. Aquello despertó una gran solidaridad en favor de este segmento poblacional. 
Sin embargo, ellas sienten que ese es un tiempo pasado: "este es un proceso que se ha venido sedimentando, quizás impulsado por eventos internacionales".
Ellas no creen, sin embargo, que pueda convertirse en causa popular que facilite la aceptación legal y ciudadana del matrimonio igualitario. Pero Sergia Galván, la directora ejecutiva de la Colectiva Mujer y Salud que acuna el movimiento Ciudadanía Activa de las Mujeres, promotor de este empeño, considera que hay muchas cosas que están ocurriendo en muchos países y que, en República Dominicana, pueden generarse coyunturas, ahora impensadas, propiciatorias para hacer avanzar algunas causas hasta ahora silenciadas u hostigadas.


Publicado por: SEMlac – Mirta Rodríguez Calderón – Santo Domingo - abril/2013 -

Niñas campesinas y pobres, las más marginadas de la educación.


La iniciativa Educación Primero, un proyecto del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, es el tema central de las reuniones ministeriales en marcha en la sede del Banco Mundial en Washington, lo cual revela la importancia de la enseñanza en la economía internacional.

Ban, junto al presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y al ex primer ministro británico Gordon Brown (2007-2010), enviado especial de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) para la Educación Primero, preside las reuniones entre este martes 16 y el jueves 18.

El encuentro congrega a ministros de Finanzas y de Educación de países como República Democrática del Congo (RDC), Haití, Sudán del Sur, Yemen, India, Nigeria, Etiopía y Bangladesh.

Josephine Bourne, directora asociada y jefa mundial de educación del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), habló con IPS sobre este encuentro y los desafíos que afronta la enseñanza en el planeta. 

IPS: En el marco de la iniciativa global Educación Primero, ¿cuál es el papel de Unicef y cómo van a usar sus recursos para esta campaña? 

JOSEPHINE BOURNE: La iniciativa provee una oportunidad única para promover una mayor voluntad y un mayor compromiso político en varios niveles, convocando a actores clave en el campo de la educación y asegurando fuentes financieras sostenibles.

Unicef ha apoyado y seguirá apoyando los objetivos de la iniciativa a través de una serie de acciones para fortalecer el trabajo con niños y niñas que no van a la escuela, y asegurando que se brinden oportunidades de estudio a los más vulnerables, particularmente las niñas, los menores con discapacidades y los que viven en situaciones de conflicto.

La agencia también trabaja para movilizar a los jóvenes y hacer oír sus voces y opiniones sobre temas de educación, así como sobre asuntos relacionados con el trabajo infantil, el matrimonio temprano y la capacitación de maestros
.

IPS: ¿Cuál es actualmente el gran factor que disminuye las oportunidades de obtener educación? 

JB: La combinación de nacer niña, en la pobreza y en un área rural disminuye las chances de recibir educación. Cuando una niña en el Sur en desarrollo cursa siete años de enseñanza, se casa cuatro años más tarde y tiene un promedio de 2,2 hijos menos.

Las niñas de grupos en desventaja son por lo general las más marginadas.

Las niñas que recibieron educación por lo general tienen menos hijos, y estos son más sanos y mejor educados, lo que a su vez contribuye a reducir la pobreza a nivel comunitario y a mejorar el crecimiento económico nacional. Esto también permite que haya más lideresas, menos niveles de aumento poblacional y mayor desarrollo sostenible. 


IPS: ¿Cómo pueden trabajar juntos la sociedad civil y el sector privado de forma efectiva en cada país? 

JB: Unicef mantiene fuertes relaciones con la sociedad civil y con el sector privado, aunque estas solo se fortalecieron en los últimos años.

Por ejemplo, a través del proyecto Escuelas para África, Unicef trabaja con gobiernos, autoridades locales, comunidades y otros socios en 11 países con el fin de crear las condiciones necesarias para atraer niños a los colegios y mantenerlos allí en un ambiente seguro y protector, en el cual puedan aprender, jugar y crecer.

Otra nueva y única iniciativa es PLAY (acrónimo en inglés de Actividades Lúdicas y de Aprendizaje para los Jóvenes), que distribuye juegos para armar, con el objetivo de que los niños desarrollen su imaginación, curiosidad y expresión, y de que colaboren con sus pares.

Se trata de una asociación entre Unicef, The Walt Disney Company y organizaciones en Haití y Bangladesh para proveer formas seguras de recreación para niños y niñas que viven en condiciones de recuperación de desastres y en extrema pobreza. 


IPS: A los maestros y líderes comunitarios, que trabajan a nivel local, les resulta difícil cuantificar resultados. ¿Estas reuniones en el Banco Mundial les proveerán un mapa a seguir? 

JB: El progreso en un país por lo general está determinado por las políticas del gobierno y de sus socios para el desarrollo. Todo lo que hacemos, cada decisión que tomamos, cada programa que lanzamos y cada dólar que gastamos debe ser juzgado por cómo impacta en los niños y en las comunidades a las que servimos.

El éxito de las reuniones en el Banco Mundial dependerán de si las acciones prioritarias que se identifiquen allí realmente mejoran las oportunidades educativas de los más vulnerables en cada uno de esos países: las niñas y niños de áreas rurales, que viven en zonas de conflicto o los que padecen discapacidad.

También necesitamos mejorar la forma en que cuantificamos los resultados para los niños más vulnerables. Esto es algo en lo que está trabajando Unicef, a través de su Instituto de Estadísticas.

Los maestros, los líderes comunitarios y los padres deben seguir colaborando en el terreno para hacer que los niños y niñas se inscriban en las escuelas, permanezcan en ellas y aprendan, mientras que los gobiernos y sus socios para el desarrollo deben adoptar políticas que promuevan y protejan el derecho de todos a la educación. 

IPS: ¿Se puede usar el reciente documental estadounidense "Girl Rising", que presenta historias de niñas de diversos países buscando oportunidades educativas, para exponer esta situación en las reuniones de Washington? 

JB: Las niñas de grupos en desventaja por lo general son las más marginadas de todas y requieren especial atención.

Ser niña en una familia pobre o de un grupo étnico o lingüístico minoritario, vivir en una región rural, aislada o en un país afectado por conflictos, incrementa enormemente el riesgo de no poder asistir a la escuela.

"Girl Rising" muestra la experiencia de niñas que afrontan barreras para acceder a educación. El filme presenta una poderosa imagen de la gran promesa que representa la escuela, a la vez que revela la inequidad en la distribución de las oportunidades para millones de niñas en el mundo.

El filme es una importante contribución a la creación de conciencia sobre los temas que conciernen a las niñas y a su empoderamiento. Pero el empoderamiento de las niñas por sí solo no alcanza para el cambio social.

Proteger y promover el derecho humano a la educación para todos los menores, incluyendo a las niñas, requiere el involucramiento y el compromiso de todos los responsables: individuos, padres, comunidades, instituciones y organismos internacionales, como Unicef y el sistema de Naciones Unidas. 

Publicado por: IPS ipsnoticias.net - Joan Erakit entrevista a JOSEPHINE BOURNE, directora asociada de Unicef – Naciones Unidas – abril/2013 -

Contra todo mito, las mujeres manejan mejor que los hombres.


Lo más común es escuchar que las mujeres manejan peor que los hombres y los fierros son cuestiones que nada tienen que ver con frenar en un semáforo y retocarse el delineado de los ojos; incluso hay un especie de estigma social que de entrada les reserva el asiento del acompañante. Sin embargo un estudio demuestra, entre sus primeras observaciones, que la participación femenina en los accidentes de Paraná es menor que la de los varones. En otras palabras: ellas conducen mejor.


“No lo hacen mejor, más bien distinto en comparación con los varones”, dijo a UNO Luis Romero, instructor de manejo desde hace 25 años. “Tienen una forma de conducir a la defensiva. Fangio decía que cada vez que le tocaba manejar en el radio urbano, lo hacía de esa forma, a la defensiva”, agregó.


Además destacó tres actitudes al manejar que le dan ventajas a las mujeres con respecto a los hombres. La cortesía hacia otros conductores, el respeto por las leyes de tránsito y la señalización y una velocidad en la ciudad acorde a cada momento son características que las inscribió como aspectos de la prudencia que en general les detecta.


“Manejan con un don de madre, con los cinco sentidos. La colisión de una mujer es por lo general tonto. En cambio el auto, cuando lo choca un hombre, prácticamente no sirve más”, señaló Romero.
En Paraná hay estadísticas de los primeros dos meses del año. Entre enero y febrero participaron 277 personas en diferentes colisiones que se produjeron en la capital provincial. 
De ese total, solo 52 fueron mujeres y representan un 18,7%. El 81,3% restante son 225 hombres que fueron protagonistas en diferentes choques.


En febrero, por ejemplo, hubo 81 accidentes sin heridos y en enero, el número es similar. Los datos los aportó el Departamento de Colisiones de Paraná.

En los detalles



Viviana Mercedes Bianchetta es remisera y desde hace 16 años recorre las calles de la ciudad para llegar a fin de mes. 
Si bien sostiene que no puede hablar por todas las mujeres, dijo a UNO: “Una clienta que trabaja en una empresa de seguros siempre me dice que los índices de accidentes son menores en las mujeres que en los hombres”.


Además contó que hoy, hay muchos clientes de la remisería que piden mujeres y eso es una tendencia que crece no solo porque brindan más seguridad. “Es porque somos más prudentes, vamos con más cuidado y estamos en los detalles”, agregó Bianchetta.


Ella fue una de las primeras en Paraná en animarse a agarrar un auto y trabajar de chofer. En la empresa donde desarrolla la actividad, en la actualidad hay seis mujeres. 
Bianchetta señaló: “Como sean las estadísticas, hace 16 años que trabajo y nunca me pusieron una multa aunque tampoco nadie te felicita por esto”.
Sostiene que el número de mujeres que se animan a agarrar un remís e incluso un taxi, crece con el paso del tiempo. “Al principio no fue fácil, pero mis grandes amigos son los primeros remiseros donde trabajé. Me enseñaron de mecánica, de la calle, a prestar atención, un montón de cosas”.


Hay quienes piensan que las mujeres chocan menos porque es una minoría las que se animan a manejar. Sobre esa cantidad no hay estadísticas. De todos modos, solo hace falta observar cualquier esquina en horarios pico de tránsito, para encontrarse con que esa postura, por lo menos en Paraná, se acerca cada vez más a una idea del pasado.



El 70% de los choques son protagonizados por autos


Los accidentes con motos son graves, sobre todo porque no hay protección del cuerpo, ni cinturón de seguridad y más aún cuando no se lleva casco y se maneja sin zapatillas o zapatos y se lo hace en ojotas. Sin embargo, en aquellos choques sin heridos, la mayoría es protagonizado por automóviles.


Colisiones de motos, en febrero fueron solo el 5%, cuando el 70% fue por participación de automovilistas.
Un número grande también representan las pick-up con un 17% del total de choques ocurridos.


En enero fue similar con respecto a los autos ya que se ubican en el 69% del total de accidentes. Pero las motos treparon en el primer mes del año, a protagonizar el 15%.
Entre los autos, más de la mitad -el 56%- fueron choques que se dieron entre la parte frontal del vehículo y la cola: por lo general se da cuando el de adelante frena de golpe ante un semáforo o esquina o el de atrás no advierte al auto que tiene en frente.



Durante el atardecer se registra la mayor cantidad de choques


El horario también es un mito en el tránsito. Se puede pensar que los mediodías se llevan la mayor cantidad de choques en la ciudad. O por ejemplo, que la madrugada de los fin de semana es cuando más accidentes ocurren.


Lo cierto es que a la salida de los boliches casi siempre hay más de un accidente de gravedad en alguna localidad de la provincia. 
De todos modos cuando se habla de colisiones sin heridos, choques en los que se debe llamar a los inspectores de Tránsito, en Paraná la mayoría se da entre las 18 y las 24. 
Es la franja horaria en la que se detecta mayor cantidad de accidentes de todo tipo: momento en el que termina la jornada y el cansancio se siente más.


A esa hora se da casi el 40% de las colisiones. Luego le sigue la franja de 6 a 12, y de 12 a 18 se encuentra en el tercer lugar.


Durante la madrugada baja también la cantidad de vehículos en circulación y se ubica en el cuarto lugar.

Las edades



La edad también es un mito a la hora de hablar del tránsito. Hay quienes sostienen que los adultos mayores son más peligrosos que los jóvenes al manejar. La reacción y la vista son factores que juegan al momento de un accidente y en una persona muy adulta es un aspecto a considerar. Sin embargo, la prudencia y la experiencia parecen ser también factores que determinan las estadísticas. 
Por ejemplo, durante enero en Paraná, de la cantidad de colisiones, el 36% fue protagonizado por jóvenes de entre 28 y 37 años y solo en el 8% participaron mayores de 58.


En febrero los mayores de 60 se ubicaron en el 17% y aquellos que se encuentran en la franja que va de los 18 a los 27 están en el 19%, un número similar. La mayoría, nuevamente se encuentra entre los 28 y los 37 años.


Las cifras


17% Es el porcentaje de conductores mayores de 60 años que protagonizaron accidentes en la capital de la provincia durante febrero.
40% La cantidad de colisiones que se producen entre las 18 y las 24. Más atrás quedaron las franjas de las primeras horas, de 6 a 12, y luego de 12 a 18.

Publicado por: Diario UNO de entre Ríos (Argentina) - Pablo Felizia – 21/04/13 -