domingo, 10 de marzo de 2013

Día Internacional de las Mujeres: Organizaciones refuerzan llamamiento por derechos sexuales y reproductivos.



Además de la tradicional reivindicación por el respeto a todas las mujeres, por la no discriminación y por el fin de la violencia de género, este año, en el marco del Día Internacional de las Mujeres, organizaciones feministas, están uniéndose con una única voz alrededor del planeta, reforzando el llamamiento por la legalización del aborto y por el derecho sexual y reproductivo.

Es el caso de la Comisión Organizadora del Día Internacional de Lucha de las Mujeres, que reúne a diversas organizaciones, sindicatos, colectivos y movimientos de San Pablo (Brasil), que salió a las calles de la capital paulista en un acto unificado para exigir autonomía e igualdad para las mujeres bajo el lema "Mujeres en lucha contra la violencia machista, racista y lesbofóbica".

"Nosotros, mujeres feministas, estamos en las calles nuevamente para reafirmar nuestro compromiso en la lucha contra la violencia, el machismo, el racismo y la lesbofobia, una lucha que, para nosotros, también es anticapitalista y antiimperialista, pues además hay mucho que hacer para garantizar nuestra autonomía, igualdad y derechos plenos. Ésta es la base de la sociedad que queremos construir", explica el comunicado de la actividad, que también enfatiza la lucha por la legalización del aborto y su incorporación al Sistema Único de Salud brasilero (SUS), "como medida de reducción de la mortalidad de las mujeres, principalmente de las negras ypobres, las que más se someten a métodos inseguros de aborto”.

María Fernanda, integrante de la Marcha Mundial de las Mujeres, participante del acto en San Pablo, dijo que "mientras el aborto no sea legal en Brasil, vamos a levantar esta bandera”. Ella recuerda que la responsabilidad de generar una vida no puede ser tirada sólo sobre los hombros de la mujer, que tiene sólo 5 días fértiles al mes, mientras que los hombres son fértiles todos los días. "Es preciso que ellos se concienticen y se responsabilicen sobre la necesidad del uso del preservativo”, destacó.

Ella también comentó que los números de violencia contra mujeres en Brasil son "absurdos”. "No podemos acostumbrarnos a la violencia, ni con mujeres abandonadas para que los perros las coman. Nuestra reivindicación [también] gira en torno de la autonomía económica, del derecho al trabajo digno y de la remuneración decente, derecho a la guardería infantil para dejar a sus hijos, del derecho a vivir una vida sin violencia”, resaltó. Para saber más sobre el acto de San Pablo, sígalo por facebook aquí o aquí.

En el ámbito global, Amnistía Internacional (AI) lanza este viernes (8) una petición online con el mensaje "Mi cuerpo, mis derechos”, que tiene el objetivo de pedir a los líderes mundiales, representantes permanentes en las Naciones Unidas y organizaciones internacionales que realicen un análisis y una rendición de cuentas sobre derechos sexuales y reproductivos en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD) que se desarrollará en 2014, en Colombia.

"Estos derechos fueron reconocidos por primera vez por 179 Estados, durante la CIPD que ocurrió en El Cairo, Egipto, en 1994. (...) En 2014 se realizará un examen operacional del cumplimiento de los acuerdos –llamado CIPD+20– que ofrece a los gobiernos, la ONU y a la sociedad civil una oportunidad para movilizarse y avanzar aún más en la protección de los derechos humanos”, explica la entidad.

Además de esta acción online, AI también participa de otras actividades, como ferias y marchas por la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, que son también derechos humanos.

A pesar de los avances –todavía lentos– en políticas, programas y leyes que criminalizan la violencia contra las mujeres, aún son altos los índices de agresiones, de abusos y de casos de femenicidios en varios países, mostrando que la aplicación de las normas todavía es deficiente y que es urgente que haya un cambio en los patrones culturales y de comportamiento.

Por eso, en su mensaje a las mujeres de todo el planeta, la directora ejecutiva de la Organización de las Naciones Unidas, ONU Mujeres, Michelle Bachelet, pidió que la comunidad internacional cumpla sus compromisos en la protección de los derechos de las mujeres a una vida sin violencia. "Siento indignación porque mujeres y niñas siguen sufriendo altos índices de discriminación, violencia y exclusión. Se les culpa sistemáticamente, se les hace sentir vergüenza por la violencia que se comete contra ellas, y, con demasiada frecuencia, buscan justicia sin conseguirla. Ha llegado la hora de que los gobiernos cumplan sus promesas y protejan los derechos humanos, respetando los convenios y acuerdos internacionales que han firmado. Una promesa es una promesa”, puntualizó.

8 de marzo

El Día Internacional de las Mujeres celebra la lucha de mujeres obreras desde finales del siglo XIX en varios países de Europa y en Estados Unidos, contra las exhaustivas jornadas de trabajo y salarios bajos. La elección del 8 de marzo para homenajear a las mujeres data de 1917, cuando cerca de 90 mil operarias protagonizaron la protesta conocida como "Pan y Paz" contra el Zar Nicolás II, en Rusia. La fecha se consagró en 1921, y sólo en 1977 fue que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció oficialmente la celebración.

Publicado por: ADITAL – Brasil – Tatiana Félix - 08/03/13 - Traducción: Daniel Barrantes -

 

“Desperté con un tiro”: un drama que cambió a Brasil.


Si todo hubiera salido como planificó su agresor, la brasileña Maria da Penha debía estar muerta hace un buen tiempo. Nadie siquiera habría sospechado que el suyo era un caso más en la larga lista de feminicidios de su país.

Pero Penha sobrevivió a dos intentos de asesinato y luchó para que fuera condenado por ellos su marido, un economista colombiano.

Hoy, con 67 años y parapléjica, Penha parece saber que tiene reservado un lugar especial en la historia de su país, donde una ley que lleva su nombre ayuda a salvar miles de vidas femeninas.

"Me gustaría ser recordada como una mujer que, perseverando 19 años y seis meses en busca de justicia, consiguió cambiar la ley de un país", dice Penha durante una entrevista con BBC Mundo en su casa de Fortaleza.

 

"Mientras dormía"

Bioquímica farmacéutica, Penha recuerda el instante de mayo de 1983 cuando un tiro la condenó a pasar en silla de ruedas el resto de su vida. Tenía 38 años.

"Mi marido disparó en mi espalda mientras dormía", dice. "Desperté con un tiro y no sabía quién me lo había dado. Pensé que había sido él, pero no lo había visto".

Sus sospechas se debían a la actitud cada vez más violenta que Marco Antonio Heredia tenía con ella y las tres hijas de ambos en la intimidad del hogar. Ella le sugería a menudo la idea de separación, pero él la rechazaba.

Heredia denunció lo ocurrido aquella noche como un intento violento de asalto.

Después de pasar cuatro meses y medio hospitalizada, Penha regresó a vivir con él y con sus tres hijas.

"Seguí con él porque no sabía que había sido el autor de la primera vez". No obstante, albergaba sospechas.

"Cuando volví sufrí una segunda tentativa más disimulada, a través de una ducha eléctrica damnificada a propósito" para electrocutar, cuenta. "Si hubiese entrado en esa ducha... Percibí antes que estaba pasando corriente".

Casi un año después del disparo, convencida de que su marido quería matarla, Penha efectuó una deposición ante las autoridades y comenzó su largo trajín para que Heredia fuese condenado.

 

Riesgo de muerte

Heredia se declaró inocente pero, tras una serie de juicios y recursos que le permitieron seguir libre más de una década después de ser condenado por tentativa de homicidio, finalmente fue encarcelado en octubre de 2002.

Estuvo 16 meses tras las rejas, pasó a régimen semiabierto y en 2007 quedó en libertad condicional.

En medio de las batallas judiciales de casi dos décadas, el caso fue llevado por ONGs ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que presionó para cambiar las cosas.

El Estado brasileño fue responsabilizado por la demora en el proceso e instado a tomar medidas para prevenir la violencia doméstica, un delito que hasta entonces difícilmente se pagaba con cárcel.

Eso llevó en 2006 a la aprobación de la ley Maria da Penha, que combate la violencia doméstica con castigos más duros para agresores, la posibilidad de prisión preventiva y el impedimento de penas alternativas.

Un informe de Naciones Unidas citó el año pasado esa ley como pionera a nivel mundial en defensa de los derechos femeninos.

En los primeros seis años de vigencia de la norma, las centrales creadas para recibir denuncias registraron 196.610 reportes de violencia física, según datos oficiales. Más de la mitad (52%) presentaban riesgo de muerte.

 

"Sola no cambia"

Pese a la ley, la cantidad de mujeres brasileñas a las que se les quita la vida continúa generando alarma.

"El feminicidio es una cuestión cultural antes que nada. Mi agresor era un profesor universitario"

Un estudio del instituto Sangari junto con la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales indicó este año que entre 1980 y 2010 fueron asesinadas 91.000 mujeres en Brasil. Casi la mitad de ellas (43.500) murieron en la última década.

De acuerdo a ese "Mapa de violencia", la tasa de asesinato de mujeres en Brasil cayó un año después de la ley, de 4,6 a 3,9 casos cada 100.000 mujeres. Pero en 2008 volvió a acercarse a los índices previos y desde entonces se mantiene en torno a 4,5.

Los especialistas creen que esto demuestra el desafío que tiene pendiente Brasil.

"La ley ayuda a cambiar el comportamiento, pero sola no cambia", dice Eva Blay, una socióloga brasileña que fue una de las primeras en estudiar cuestiones de género en su país.

Maria Magnólia Barbosa, procuradora de justicia del estado de Ceará (nordeste), afirma que la ley también llevó a un aumento de las denuncias de mujeres maltratadas, dándole mayor visibilidad al problema.

"Antes no tenían con quién denunciar", le explica a BBC Mundo.

 

"Cuestión cultural"

Ceará, donde reside Penha, es uno de los estados de Brasil con menores índices de violencia doméstica, pese a lo cual, según Barbosa, 157 mujeres murieron en los primeros siete meses de este año por ese problema.

"El feminicidio es una cuestión cultural antes que nada", sostiene Penha en su hogar y apunta que la violencia doméstica está en todas las clases sociales: "Mi agresor era un profesor universitario".

Símbolo de la lucha por las mujeres en su país, Penha les aconseja a las mujeres que se sientan amenazadas que busquen apoyo de instituciones y grupos especializados, que se protejan con sigilo y que eviten ser impetuosas.

"Muchas veces la mujer puede desesperarse por estar viviendo una situación así, pero es mejor tener un poco de cautela para que no la maten", advierte. "Porque es en momentos así que muchas veces la mujer pierde la vida".

 

Publicado por: BBC Mundo, Brasil – Gerardo Lissardy – 08/03/13 -

El crimen de ser bonita.


"A mí me ha impresionado mucho que de lo único que se acuerda la gente de Lorena es que era muy bonita. Todo el mundo dice lo mismo: que era súper bonita", dice Liliana Silva, quien lleva varios años investigando el asesinato de Lorena Nieto Criollo en un municipio rural del departamento de Meta, en Colombia.

 Lorena fue asesinada a los 14 años de edad por órden de los paramilitares.

"Y todos en el pueblo, hasta sus amigas, también no hacen más que decir: 'es que como Lorena era tan jodida, es que como Lorena tenía novios'", dice la abogada de la ONG Casa de la Mujer.

"Nadie ve la vulnerabilidad que la rodeaba. Porque con 14 años, con una madre desplazada, sola y bonita -la iban a postular a reina del pueblo- de esa niña se aprovecharon todos", asegura.

En su oficina de Bogotá, rodeada de documentos y fotos de Lorena, Silva repasa los detalles del caso y se nota que todavía la indigna y le duele.

Y es que han pasado más de diez años y la familia aún sigue buscando el cuerpo de la pequeña, quien, según testigos, murió degollada en septiembre de 2002 a manos de integrantes de un bloque paramilitar al que pertenecía un supuesto novio suyo.

Han pasado más de diez años y es sólo ahora que el presunto asesino se apresta a comparecer ante la justicia.

Han pasado más de diez años y el caso continúa rodeado de silencios.

Los silencios con los que los habitantes de Vista Hermosa todavía responden a la mayoría de preguntas sobre el tema.

 

Sentenciada por los paramilitares

La identidad del presunto autor material del asesinato, Juan Esteban Sanmartín Rodríguez, también conocido como "Sergio", es, sin duda alguna, parte del problema.

Al menos 2.283 mujeres fueron víctimas de homicidio en Colombia en el año 2002, año en     que fue asesinada Lorena Nieto Criollo


Pero lo más probable es que su caso no haga parte de esa cifra, pues la joven de 14 años inicialmente fue reportada como desaparecida.

El número de homicidios de mujeres disminuiría a 1.779 el año siguiente y Colombia no ha vuelto a registrar cifras tan elevadas en la última década.

Pero el país, que registró 1.415 casos en 2011, sigue teniendo una de las tasas de homicidios de personas del sexo femenino más altas del continente: 6,1 por cada 100.000, según cifras del Instituto de Medicina Legal.

 
Según la policía colombiana, al momento de su captura, en abril de 2012, era el jefe de sicarios de Los Rastrojos, una de las bandas criminales más importantes de Colombia.

Pero el silencio sobre todo se explica por lo que era al momento de la muerte de Lorena.

En ese entonces, Sanmartín era un miembro más del bloque "Héroes de los Llanos" de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) - el principal grupo paramilitar del país - y acababa de iniciar una relación con la menor.

Y algunas versiones sugieren que, si degolló a Lorena, no lo hizo por razones personales, sino por encargo y en cumplimiento del papel de "regulación social" que se han autoasignado los grupos armados vinculados al conflicto armado colombiano.

"No participé directamente en la muerte de Lorena, pero a mí me corresponde decir la verdad porque lo hicieron personas que estaban bajo mi mando", admitió por ejemplo Luis Arlex Arango, "Chatarro", quien comandaba al grupo de paramilitares al que pertenecía "Sergio".

Según "Chatarro", sus hombres le dieron dos versiones del porqué de la ejecución de Lorena.

"En la primera, dijeron que un mayor del ejército quería evitar una demanda porque ella estaba embarazada de él".

"En la segunda, que ella se había tomado una foto con un guerrillero", se lee en documentos publicados por la fiscalía colombiana en el año 2011.

 

"Hacían lo que querían con ella"

 

Han pasado más de diez años y aún no se sabe dónde está su cuerpo.

Silva no está segura de que, en caso de que hubiera sido asesinada por sus supuestos vínculos con un guerrillero, la muerte de Lorena entre dentro de la categoría de feminicidio.

"En ese caso, el feminicidio, entendido como el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer, no encajaría así directo, porque eso le habría pasado a cualquier persona que hubiera sido señalada de ser informante de los guerrilleros", le dijo a BBC Mundo.

"Pero sí puede considerarse feminicidio por las circunstancias que llevaron a su muerte, por las relaciones de poder que se entretejieron a su alrededor y terminaron en su asesinato", explicó.

A la abogada le parece además que la más creíble de las versiones es la que que sugiere que Lorena firmó su sentencia de muerte el día que quedó embarazada de un mayor del ejército, quien habría encontrado en la muerte de la menor una forma de salir del problema.

El militar, sin embargo, siempre ha negado haber tenido relaciones íntimas con Lorena.

Aunque, al hacerlo, el uniformado también ha dejado entrever que consideraba que la conducta "impropia" de la joven podía suponer un problema; una opinión aparentemente compartida por los paramilitares que controlaban el pueblo.

"El mayor fue llamado a declarar y dijo que él sí a veces le pagaba la comida, porque le daba pesar una niña tan sola, pero que él no tuvo ningún noviazgo con ella. Y también dijo que le había dicho a la mamá de Lorena que le pusieran cuidado a Lorena, porque le iba a pasar algo si seguía así; un poco como que era una 'brincona' (promiscua)", le contó Silva a BBC Mundo.

"Y el mismo 'Chatarro' me dijo en la penitenciaria: 'A esa niña la cogía cada quien, todos hacían lo que querían con ella, la llamaban cada vez que querían", relató.

 

Sin salida

"Todo el escenario cultural, geográfico, del conflicto casi que se le volvió una horqueta que se cerró sobre ella y no le dejó salida" Liliana Silva, Casa de la Mujer

Para la abogada, sin embargo, lo más triste del caso es que la vida nunca pareció ofrecerle otras opciones a la pequeña.

"¿Cuál era el destino de Lorena, con una mamá desplazada, con un colegio que no reportaba nada, con una ausencia completa del Estado colombiano, en una zona llena de militares y paramilitares y antes de guerrilla?".

"Todo el escenario cultural, geográfico, del conflicto casi que se le volvió una horqueta que se cerró sobre ella y no le dejó salida", dijo Silva.

Lamentablemente, esa todavía es la realidad de muchas mujeres en Colombia, un país donde en promedio se producen más de tres muertes violentas de mujeres por día.

Un país donde, en el lugar equivocado, ser joven y bonita aún puede acarrear una sentencia de muerte.


Publicado por: BBC Mundo - Arturo Wallace – Colombia – 08/03/13 -

 

Día de la Mujer: ¿por qué ellas viven más que los hombres?


La longevidad femenina tiene su base en los genes. De ahí que ellas vivan un promedio de cuatro años más que los hombres

¡Larga vida a las mujeres! Y no sólo en sentido figurado. La longevidad femenina tiene su base en los genes. De ahí que ellas vivan un promedio de cuatro años más que los hombres. ¿A qué se debe?

Si bien es cierto que es sabida la resistencia de la mujer, se ha buscado una causa científica. Para ello, médicos de Melbourne (en Australia) y Lancaster (en Reino Unido) encontraron que la longevidad de las mujeres viene desde sus genes.

Fue un estudio realizado en la Universidad Monash, en Melbourne (Australia). El experto en biología evolutiva, Damian Dowling, encontró que los hombres son más propensos a las mutaciones en la mitocondria (parte de las células que suministra la energía), lo cual afecta su esperanza de vida.

Esto no le ocurre a las mujeres, quienes resultaron ser inmunes a las consecuencias de estas mutaciones.

Dowling lo explica así: "Una diferencia significativa en la esperanza de vida entre hombres y mujeres tiene su origen en la mitocondria. Esta diferencia no está causada por diferencias hormonales entre los sexos, como la testosterona en los hombres, o una vida con más riesgos. Es genético".

Pero esto no se acaba aquí. Otro estudio, esta vez realizado en España, coindice en que las mujeres sí viven más años. Sin embargo, lo hacen con una peor calidad de vida que los hombres, pues experimentan peores condiciones de salud y envejecen más rápido.

Así que no sólo se trata de vivir más, sino también de vivir bien. ¿Qué te parece?


Publicado por: AL DIA CON TERRA – Redacción – 07/03/13 -

Declaración por el Día Internacional de las Mujeres, 2013.


Nosotras, mujeres del mundo, transformamos nuestro dolor en fortaleza.

Nosotras, mujeres de todos los pueblos, edades, clases y sexualidades, hacemos frente a la creciente criminalización de nuestras protestas y propuestas y de nosotras mismas. ¡La calle y demás espacios públicos son nuestros! Nos organizamos en movimientos sociales, sin doblegarnos ante la presión para que nos mantengamos en el espacio doméstico. Seguimos en la lucha por leyes progresistas que refuercen nuestros derechos, a pesar de la violencia gubernamental e instituciones religiosas a la que nos enfrentamos. ¡Todas somos mujeres en resistencia y celebrando los avances que logramos! ¡Todas somos mujeres filipinas, celebrando el avance de la ley sobre la salud reproductiva!

Decimos "Basta” a las violencias hacia nosotras las mujeres. Una y otra vez tomamos la iniciativa y las calles para protestar ante toda forma de violencia y su normalización en nuestras sociedades. Denunciamos la violencia como elemento estructural del sistema patriarcal, neocolonialista y capitalista y herramienta de control de nuestras vidas, nuestros cuerpos y nuestras sexualidades. ¡Todas somos mujeres indias y bangladeshís, haciendo frente a violaciones y violencia sexual, así como a la posterior impunidad de los perpetradores! ¡Todas somos mujeres mayas rompiendo el silencio en las cortes exigiendo justicia! ¡Todas somos mujeres mozambiqueñas, en la lucha exitosa para aprobar la ley sobre violencia doméstica!

Nosotras, mujeres indígenas, seguimos luchando, movilizándonos en masa a nivel local e internacional. Usando de forma creativa las herramientas de lucha de las que disponemos, exigimos a nuestros gobiernos que respeten nuestros derechos y los de nuestros pueblos y territorios. ¡Todas somos mujeres B’laan filipinas y mujeres mayas, xincas y mestizas guatemaltecas protegiendo nuestros territorios–nuestras tierras y nuestros cuerpos- de la industria minera e hidroeléctrica! ¡Todas somos militantes de Idle no More y todas somos mujeres de los pueblos originarios de Canadá, haciendo frente a la discriminación e injusticias a las que se enfrentan los pueblos indígenas desde tiempos inmemoriales!

Nosotras, niñas y jóvenes, resistimos a las ofensivas del patriarcado: en nuestras propias familias –donde las ideas de "apropiado” y "correcto” coartan nuestros movimientos-, y en la sociedad en general – donde el acceso a la educación, salud reproductiva y salud pública de calidad se nos niega o es limitado…Seguimos desafiando estas restricciones, organizándonos, debatiendo, movilizando y respaldando nuestras luchas. Seguimos dando dinamismo a nuestra lucha. ¡Todas somos jóvenes paquistaníes yendo a la escuela a pesar de las amenazas físicas a las que nos enfrentamos! ¡Todas somos estudiantes chilenas gritando "no” ante la privatización del sistema educativo y reclamando una educación gratuita y de calidad!

Nosotras, feministas, seguimos luchando por la autonomía de nuestros cuerpos, sexualidad y fertilidad. Exigimos la legalización del aborto en aquellos países en los que se nos criminaliza por ejercer nuestro derecho a no ser madres. No aceptamos retrocesos en materia de aborto ni de derechos reproductivos conseguidos con nuestras luchas en las últimas décadas. ¡Todas somos las miles de mujeres de la Turquía, levantándonos ante las acusaciones gubernamentales que nos tachan de asesinas! ¡Somos todas jóvenes europeas luchando contra las ofensivas contra el derecho al aborto en todo el continente! ¡Todas somos mujeres uruguayas, celebrando la legislación del aborto en nuestro país y, al mismo tiempo, manteniéndonos alerta ante el control ejercido sobre las mujeres que deciden ejercer este derecho y ante posibles restricciones del mismo!

Nosotras, activistas en sindicatos y partidos políticos, desafiamos el sexismo y misoginia manifestados por nuestros hermanos en la lucha, al presionar permanentemente por introducir nuestro feminismo anticapitalista y anticolonialista y de base en debates, declaraciones y luchas. De forma colectiva, seguimos reforzándonos, reforzando nuestras alianzas y nuestras demandas feministas. ¡Todos somos mujeres presentes en los espacios de convergencia de los movimientos sociales –por ejemplo, en el Firenzi 10+10, Italia– afirmando nuestros análisis y demandas feministas!

Nosotras, todas las mujeres, somos cada vez más rebeldes ante la ofensiva conservadora y fundamentalista y ante la militarización de nuestras comunidades. ¡Todas somos mujeres de Mali, desafiando la opresión islámica al montar en moto, al abandonar nuestros hogares para desarrollar nuestra vida diaria en espacios públicos, y al luchar contra la violación, la violencia sexual y la impunidad de los agresores! ¡Todas somos europeas desafiando nuestros gobiernos al hacer frente a medidas de austeridad! ¡Todas somos mujeres egipcianas desafiando las amenazas graves de violencia sexual que nos enfrentamos al volver una y otra vez para protestar en la Plaza Tahrir! ¡Todas somos mujeres de Tunes luchando por la realización de las reivindicaciones de la revolución –el trabajo, la libertad, la dignidad y la ciudadanía–, y contra las tentativas de imponer mecanismos de discriminación hacia las mujeres desde la infancia (el pre escolar no mixto, el uso del velo en el pre escolar y la incitación al casamiento precoz)!

Nosotras, mujeres de la Marcha Mundial de las Mujeres, estamos marchando este 8 de marzo de 2013, como millares de nosotras lo hicimos durante las 24 Horas de Acción Feminista a través del Mundo el 10 de diciembre. ¡En una ola de acción en todos los continentes, estamos transformando nuestro dolor en fortaleza!


Publicado por: ADITAL – Brasil – Marcha Mundial de las Mujeres – 08/03/13 -

Historias de mujeres que luchan por la igualdad.

El acceso de las mujeres a la educación ha mejorado significativamente en el último siglo.

Sin embargo, según los datos de la UNESCO, un 64% de los adultos analfabetos que hay en el mundo son mujeres.

Además ellas son, a menudo, víctimas de la violencia y la opresión, y a nivel político y económico sus oportunidades son escasas.

La educación por la igualdad se ha convertido en una herramienta imprescindible para que las mujeres alcancen puestos de mayor responsabilidad en la sociedad.



Malala, a por el Nobel de la Paz

La pakistaní, Malala Yousafzai, es a sus 15 años una acérrima defensora del derecho a la educación de la mujer en su país. Su activismo, a través de un blog anónimo publicado en la BBC, estuvo a punto de costarle la vida. Sufrió un atentado y ahora, tras su recuperación, su compromiso es mayor. Su vida y su historia han dado la vuelta al mundo.

Suad Shariff estudia y no se rinde

Menos conocida pero no menos destacable. Suad Shariff estaba abocada a un matrimonio por conveniencia pero, en cambio, consiguió convencer a sus padres para tener una educación. Ahora es la directora de una escuela en el campo de refugiados de Kenia en el que vive.


Claudie Haigneré sigue soñando con las estrellas

Claudie Haigneré es el ejemplo de una vida consagarada a la ciencia. Es la primera astronauta europea que viajó al espacio y tiene un lugar reservado en los libros de Historia. Su sueño hecho realidad es toda una referencia para la nueva generación de mujeres jóvenes decididas a estudiar ingenierías y carreras científicas que hasta hace pocos años eran patrimonio, casi exclusivo, de los hombres.

Cherie Blair, en primera línea

Licenciada en Derecho y con una amplia experiencia como abogada, pasó algunos años a la sombra de su marido, el ex primer ministro británico, Tony Blair. Ahora colabora con diversas organizaciones sin ánimo de lucro que luchan por los Derechos de la Mujer. En su opinión la enseñanza secundaria y la superior deberían incluirse entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Publicado por: EURONEWS – 08/03/13 -

 

Panamá: La lucha de la mujer por la igualdad.


El mundo celebra el Día Internacional de la Mujer. Es una fecha que la mayoría festeja todos los días. Los que tienen madre, compañera, hijas o amigas se preguntan a diario como sería la vida sin ellas. Sin embargo, desde que las sociedades escriben su historia, hemos visto como a la mujer se le niega sus derechos humanos, muchas veces con violencia.

En el siglo XX se realizaron importantes avances relativos como el reconocimiento de la igualdad de la mujer con relación al hombre en materia política electoral, educación y empleo. Hemos avanzado muy poco en temas como igualdad de pago en el empleo, donde existe el “techo de vidrio” que frena el ascenso femenino. Igualmente, en educación. Aunque actualmente en las universidades la mayoría de los estudiantes y graduados son mujeres, esto no se refleja en la dirección de las empresas públicas y privadas.

El principal obstáculo al reconocimiento de la igualdad de la mujer en la sociedad moderna aún es el monopolio que se arroga la sociedad sobre el cuerpo femenino. Hay países donde la mujer no tiene derechos humanos (no es persona) y todos sus actos son supervisados por su “amo” hombre, sea padre, esposo o hijo. En la mayoría de los países llamados modernos o capitalistas (incluyendo los dependientes), a la mujer se le reconocen muchos derechos, pero se le niega la propiedad de su propio cuerpo.

Por ejemplo, no puede tomar una decisión autónoma si desea interrumpir un embarazo, tampoco si desea alterar su capacidad reproductiva. En la actualidad, en Panamá se desató un debate en torno a una ley que reforma una norma legal de 1941 que le permitía a la mujer buscar asistencia médica gratuita para esterilizarse si tenía 33 años de edad o mas y, además, tres hijos. El nuevo ordenamiento legal reduce la edad a 23 años. El resto de la norma queda intacta.

Para sorpresa de muchos, de una vez saltaron al ruedo representantes de los sectores más retrógrados del país a defender una falsa moral asociada con un derecho supuestamente sacrosanto que tiene la mujer de tener hijos. La Iglesia católica señaló que si se “esterilizaba” a las mujeres panameñas pronto la población se envejecería causando toda clase de problemas sociales. Otros aseguraban – reproduciendo los alegatos ‘machistas’ - que la mujer no puede actuar en forma autónoma. El Ministerio de Educación, que no permite cursos de educación sexual en los colegios del país, se negó a pronunciarse sobre la nueva ley.

El presidente de la Asamblea de Diputados, quien firmó y envió la nueva norma a la Presidencia de la República para su proclamación y publicación en la Gazeta Oficial, le dijo a la jerarquía de la Iglesia católica que le pediría al presidente Martinelli que vetara la ley. La actitud de la Asamblea es un reflejo de la falta de formación de nuestros políticos en torno a problemas de importancia para el país. La Asamblea debería educar al pueblo y a las instituciones – como la Iglesia – sobre el contenido de las leyes que aprueba.

El contenido de la ley se confundió y tergiversó en medio de los temores de algunos sectores del país de que perderían el monopolio sobre el uso del cuerpo de la mujer. La Asamblea debe aclarar que la nueva ley no pone fin a ese monopolio. Lo único que hace es ofrecerle un servicio médico gratuito – financiado por el gobierno – a cualquier mujer con 23 o más con deseos de esterilizarse. Incluso, la reforma retiene de la legislación anterior un Consejo anacrónico que tiene que aprobar el procedimiento. El Consejo está formado por jefes de Salud, la Procuraduría y un diputado. En realidad, la única persona que debe autorizar el procedimiento es la mujer interesada. Quizás un médico puede dejar por escrito que la interesada goza de buena salud física.

En contraste, la ley también señala que el hombre puede recurrir a los mismos servicios de salud que proporciona el gobierno en forma gratuita para realizarse una vasectomía (esterilización). En el caso del hombre, tiene que tener por lo menos 18 años de edad (mayor de edad) y no necesita la aprobación del Consejo. La ley sigue haciendo en este caso una clara discriminación en contra de la mujer.

En el caso de Panamá, la norma legal anterior o la reformada actual no impide que cualquier mujer pueda acudir a un servicio médico privado y esterilizarse mediante el pago al profesional de la medicina correspondiente. Para ello no necesita tener una edad en particular, ni tiene que conseguir el permiso de Consejo alguno. Lo que necesita es dinero, mucho dinero en términos relativos ya que la intervención supera la suma de un salario mínimo mensual. El 60 por ciento de las mujeres panameñas viven por debajo de la “línea de la pobreza” o forman parte de familias “informales” y no tienen los recursos para hacerse una esterilización.

En el Día Internacional de la Mujer hay que reiterar el apoyo a este sector de la población en sus luchas por alcanzar el reconocimiento pleno de sus derechos humanos.

Publicado por: argenpress.info - Marco A. Gandásegui (h) – 08/03/13 -

El país donde ser mujer se paga con la muerte.

"Cuando me casé, el cura dijo que estaríamos juntos hasta que la muerte nos separara", dice Soledad, una joven proveniente de una zona rural del occidente de El Salvador.
"Y me di cuenta de que así sería, porque antes o después mi marido acabaría matándome a golpes", cuenta.
Otras mujeres la escuchan, reunidas en un grupo de apoyo contra la violencia.
Ella se enfrentó a su esposo, denunció el maltrato y se volvió a casar (ahora con un hombre que prepara tortillas mientras ella cocina huevos rotos o fritos).
Pero no todas corren la misma suerte.
El Salvador es el país con más asesinatos de mujeres del mundo -o feminicidios, como se les conoce en varios países de la región-, según varias organizaciones internacionales.
Un estudio de Small Arms Survey, un grupo no gubernamental con sede en Suiza, coloca la tasa de muertes en 12 por cada 100.000 habitantes; otro informe del Instituto Sangari de Brasil lo ubica también en primer lugar con más de 10.
Son varios los factores que provocan que en El Salvador se haya creado la tormenta perfecta para la violencia contra la mujer.
"Estamos en un triángulo geográfico, con Honduras y Guatemala, donde hay crimen organizado, tráfico de personas y de drogas", le dice a BBC Mundo Silvia Juárez, de la organización Mujeres Salvadoreñas por la Paz (Ormusa).
Además, está el factor histórico: durante los años de la Guerra Civil (1980-1992), las mujeres salvadoreñas fueron utilizadas casi como un arma contra el enemigo, violadas y torturadas.
 
Víctimas de las pandillas
 
La Libertad, uno de los lugares con los mayores índices de violencia contra mujeres.
Pero sobre todo, alertan los defensores de Derechos Humanos, están las bandas callejeras.
"El aumento en la muerte violenta de mujeres en los últimos años coincide con el ingreso de estas a las pandillas", le dice a BBC Mundo David Munguía, ministro de Justicia y Seguridad Pública.
"La mayor parte de las muertes de mujeres tiene relación con esos grupos, donde la infidelidad se paga con la muerte", asegura.
Ello explica, según el gobierno salvadoreño, que la tregua acordada en marzo entre las dos principales bandas del país (Mara Salvatrucha y Barrio 18) haya dado lugar a un descenso notable en el número de asesinatos de mujeres.
231 muertas en los primeros siete meses de 2012, según la Policía Nacional Civil, 118 menos que en el mismo periodo del año anterior.
"En el caso de las mujeres hay toda una antesala al crimen. Hay violencia sexual, degradación y vejación del cuerpo. Los criminales dejan los cuerpos en la calle para que todo el mundo vea lo que les ocurrió"
Silvia Juárez, activista
Pero, ¿qué diferencia el asesinato de una mujer del resto de crímenes mortales que cada día se cometen en el segundo país -después de Honduras (ONU)- con la mayor tasa de homicidios del mundo (69 por cada 100.000 habitantes)?
"Un hombre le quita la vida al otro en una situación entre pares, uno le pega un tiro al otro y lo asesina", dice Silvia Juárez, quien coordina un programa de atención a la violencia contra las mujeres.
"En el caso de ellas hay toda una antesala al crimen. Hay violencia sexual, degradación y vejación del cuerpo", apunta.
"Los criminales que matan mujeres no se molestan en esconder su crimen, dejan los cuerpos en la calle para que todo el mundo vea lo que les ocurrió", asegura.
Son un mensaje de advertencia; un ejemplo de la impunidad con la que a menudo se cometen estos crímenes.
 
La Libertad
Sin embargo, no se trata sólo de una cuestión de pandillas.
En el país existe desde hace siglos una tradición y cultura de marginación y maltrato a las mujeres, reconocen autoridades y activistas.
"Cuando vemos los perfiles de los agresores denunciados nos damos cuenta de que muchos también son profesionales con trabajo y nivel de estudios. La raíz es mucho más profunda", explica Juárez.
 
El tema de la violencia contra la mujer empieza a dejar de ser tabú en las calles de El Salvador
Si bien las cifras oficiales apuntan a que han disminuido los feminicidios, todavía casi 25.000 mujeres en El Salvador reportan cada año maltrato y violencia sexual, según el Observatorio de la Violencia de Género, un plan de control puesto en marcha por Ormusa.
El Puerto de La Libertad, en la costa, es uno de los puntos negros para las mujeres del país.
Su clima suave y sus hoteles con vistas al mar lo convierten en un importante destino turístico, pero es también el lugar que encendió las alarmas de los grupos de derechos humanos dentro y fuera de El Salvador.
Unas 80 mujeres mueren cada año en La Libertad, que hasta hace poco era además un importante enclave para la trata de personas.
Por eso el gobierno decidió instalar aquí a finales de 2011 su primera unidad policial especializada en atender a las mujeres.
Y es en este mismo departamento, en la ciudad de Colón, donde se construyó la primera Ciudad Mujer, un centro de formación, atención médica y asesoramiento que ha despertado el interés de organizaciones internacionales como Naciones Unidas.
 
El dueño de la mujer
El objetivo es extender estas ciudades y unidades policiales por todo el país.
Pero el gran desafío, como reconocen las propias autoridades, será erradicar el machismo que todavía existe dentro de las instituciones.
 
También los cuerpos policiales están siendo entrenados para atender a mujeres maltratadas.
"Lo que muchos compañeros discuten es que si es la esposa, entonces tienen derecho a maltratarla, porque en la cultura machista el hombre es dueño de la mujer", le dice a BBC Mundo Noemí Cerritos, una de las agentes de la Policía Nacional Civil que trabaja en la comisaría especializada del Puerto de La Libertad.
"Si llama una mujer y dice 'mi esposo me está maltratando' y hay un compañero que se ha quedado atrás en la mentalidad, y sigue siendo un machista, dice que no hay personal, no hay medios, no hay transporte...".
En los últimos dos años han entrado en vigor dos leyes por la igualdad y contra la violencia hacia las mujeres, destinadas también a cambiar la mentalidad de las estructuras del Estado.
Cada vez es más frecuente además escuchar al presidente, Mauricio Funes, hablar en sus programas radiales a la nación sobre las agresiones a mujeres.
Y la primera dama, Vanda Pignato, ha hecho del tema una de sus prioridades al frente de la Secretaria de Inclusión Social.
 
"Luchar por mí"
También se empieza a romper en El Salvador el tabú del maltrato a la mujer en los círculos de poder y clases altas.
Recientemente un diputado fue acusado por su pareja y detenido por agresiones, antes de que pudiera salir del país alegando razones médicas.
El Congreso le retiró el fuero y su caso, todavía en los tribunales, escandalizó a la sociedad salvadoreña al salir a la luz en plena discusión parlamentaria sobre la violencia a las mujeres.
 
"Tengo que luchar por mí", declara esta mujer, quien abandonó a su agresor, hablando con BBC Mundo.
El testimonio de la demandante en los principales medios del país animó a otras a denunciar los golpes.
Una de ellas habló con BBC Mundo en un parque de San Salvador. Relató las agresiones de su esposo, proveniente de una reconocida familia de la capital, cuando el consumo de drogas y la violencia se convirtieron en rutina.
"Yo tenía miedo de que en una de esas entrase y atentase contra mi vida. Tuve que salirme de mi casa, me quitó todo, me ha echado de mi casa y me ha dejado sin nada", lamenta.
"Ahora me siento libre, siento que tengo un valor y una hija por la que tengo que luchar", asegura: "Tengo que luchar por mí... por mí".
Su historia es como la de otras miles de mujeres que durante décadas vivieron bajo la sombra amenazadora de su pareja.
Pero también, como la de muchas salvadoreñas que ya empiezan a plantar cara a su agresor.

Publicado por: BBC Mundo – Ignacio de los Reyes – Enviado especial a El Salvador – 08/03/13 -