miércoles, 6 de febrero de 2013

“La VOZ de México y el mundo” Chavela Vargas.


(Isabel Vargas Lizano; San Joaquín de Flores, Costa Rica, 1919 - Cuernavaca, México, 2012)
 
Cantante mexicana de origen costarricense. Su manera particular de implicarse en las letras de las canciones rancheras y hacerlas suyas y de retar al público desde el escenario le valieron la admiración de sus seguidores. Temas como Macorina, La llorona, La china y Volver, volver figuraron entre las más apreciadas interpretaciones de su amplio repertorio.

Tras una infancia difícil en Costa Rica, marcada por la enfermedad, los conflictos familiares y las carencias afectivas, Chavela Vargas se trasladó a los diecisiete años a México, país que adoptó como patria. Después de desempeñar varios oficios, a los treinta inició su actividad como cantante profesional. En 1961 editó su primer álbum, Noche de bohemia, bajo la dirección de José Alfredo Jiménez. A este trabajo seguiría una larga lista de discos, hasta completar los más de ochenta que grabó en su fecunda carrera musical. En México conoció a los mejores compositores del momento, entre ellos Agustín Lara, Roberto Cantoral y Chucho Monge, y convivió íntimamente con la pintora Frida Kahlo, esposa del muralista Diego Rivera.

Rebelde y bohemia, con su voz áspera dramatizó las rancheras, género tradicionalmente cantado por hombres. Su interpretación de Macorina, una canción de rebeldía del siglo XVII, le permitía jugar a seducir a las mujeres de la audiencia con atuendo masculino, fumando cigarros y bebiendo tequila. Precisamente con este tema, de cuyos arreglos se ocupó la misma cantante, alcanzó sus primeros éxitos a finales de la década de 1950 en Cuba, donde había comenzado su trayectoria profesional.

Los excesos con el alcohol, sus amoríos lésbicos, sus amistades intensas con artistas e intelectuales de Hollywood, sus dotes de chamana, su retiro de los grandes escenarios a finales de los 70 y su regreso triunfal al cine, de la mano del realizador español Pedro Almodóvar, hicieron de ella una leyenda en vida. Con más de 60 años, y superada finalmente su adicción al alcohol, la cantante vivió en efecto una segunda edad dorada desde los 90 hasta fallecimiento: volvió a editar numerosos discos, entre ellos Volver, Volver (1993), Macorina (1994) y Somos (1996), y recorrió los principales escenarios del mundo. En 2002 desveló numerosos aspectos de su agitada vida en la autobiografía Y si quieren saber de mi pasado.

Publicado por: Biografías y Vidas – febrero/2013 -

Francia da luz verde al matrimonio homosexual


La Asamblea Nacional francesa aprobó el artículo clave sobre casamiento y adopción por parte de parejas del mismo sexo. El proyecto seguirá tratándose los próximos días.
La Asamblea Nacional francesa adoptó ayer el artículo del proyecto de ley que legaliza en Francia el matrimonio homosexual, un polémico tema que dio lugar en este país a multitudinarias manifestaciones de partidarios y detractores.

Por 249 votos a favor contra 97, los diputados adoptaron el artículo 1 del texto, el más importante de todos, que indica que "el matrimonio se contrae entre dos personas de sexo diferente o del mismo sexo". Los debates durarán todavía varios días.

Los diputados de la mayoría parlamentaria de izquierda votaron a favor de esta promesa electoral del actual presidente socialista, François Hollande. La mayoría de los diputados de derecha o del centro votaron en contra.

"Nos sentimos felices de haber superado esta primera etapa", se congratuló la ministra de Justicia, Christiane Taubira, que defiende el texto del gobierno en la Asamblea. "Vamos a reconocer la libertad de todos y de todas para elegir su pareja y construir un futuro común", añadió.

"El gobierno ha optado por una decisión que no deseamos", replicó el diputado Philippe Gosselin de la UMP -un partido de derecha- retomando lo esencial de los argumentos de los "anti", apoyados por la iglesia católica.

Pese a esta votación, unas 90 manifestaciones contra el matrimonio "para todos" y contra la adopción por parejas homosexuales se realizaron en varias ciudades de Francia.

Legalizado ya y adoptado en las costumbres de muchos países, el matrimonio homosexual ha dado en efecto lugar a apasionadas polémicas en Francia.

El martes de madrugada, opositores al proyecto de ley desplegaron en los puentes de París banderolas que repiten las consignas de las manifestaciones contra el ?Matrimonio para todos': "un padre y una madre, es elemental" o "todos nacidos de un hombre y una mujer".

A favor y en contra

Los debates en la Cámara baja del Parlamento francés durarán dos semanas y se anuncian interminables, dado que la oposición de derecha ha presentado miles de propuestas de enmienda y varias mociones de procedimiento.

Las posiciones son conocidas y tajantes. Para la derecha, apoyada por las Iglesias, un niño necesita padres de sexo diferente. Con el gobierno, la izquierda defiende la igualdad de derechos para las parejas homosexuales y para sus hijos, ya sean propios o adoptivos.

La derecha desplegó ya las armas que utilizará en el Parlamento: cuenta defender 5.000 enmiendas, un número excepcionalmente alto, y tres mociones de procedimiento, una de las cuales para reclamar un referéndum sobre el tema.

El presidente de la comisión de leyes de la Asamblea Nacional, el socialista Jean-Jacques Urvoas, declaró sin embargo que espera un agotamiento de la guerrilla parlamentaria.

"Para hacer obstrucción, se necesitan obstructores. Ellos no tienen las tropas necesarias", dijo respecto a la bancada de derecha.

Para ser aplicada, la ley tiene que ser votada por la Asamblea y por el Senado, donde, como en la Cámara Baja, la izquierda es mayoritaria.

Según un sondeo del instituto IFOP los franceses son mayoritariamente favorables al matrimonio homosexual (63%), pero la opinión está más dividida con respecto a la adopción (49% a favor, 51% en contra). En tanto según el último sondeo de YouGov la aprobación llega a 72%.
Publicado por: Diario Los Andes – Mendoza (Argentina) – 04/02/13 -

El Constitucional egipcio rechaza legalizar la ablación genital femenina.



El Tribunal Constitucional de Egipto rechazó hoy la petición de un grupo de abogados islamistas para la legalización de la ablación genital femenina, una práctica prohibida desde 2007 pero muy extendida en el país.

El presidente de la corte, Maher al Baheri, confirmó en su sentencia la resolución del ministerio egipcio de Sanidad que criminaliza y prohíbe la ablación tanto en los hospitales públicos como privados, según informó la agencia oficial de noticias egipcia, Mena.

El caso fue visto primero por el tribunal administrativo, que lo remitió al Constitucional después de que los abogados alegaran que la resolución ministerial era "anticonstitucional y contraria a la 'sharía' (ley islámica) y a las tradiciones del país".

La petición de estos abogados fue interpuesta en 2008, y posteriormente el abogado y excandidato presidencial Jaled Ali y el presidente del Sindicato de Médicos, Hamdi al Sayed, presentaron otra para que fuera rechazada.

Se calcula que más del 90 % de las egipcias se han sometido a la ablación genital, muy arraigada en las zonas rurales y el sur del país, aunque esa tasa ha ido descendiendo poco a poco en los últimos años entre las jóvenes.

Sin embargo, la Sociedad egipcia de Ginecología expresó su temor el año pasado a que se levantara la prohibición de la ablación, tras los debates parlamentarios en los que algunos diputados islamistas ultraconservadores defendieron esta práctica.

 

Publicado por: LaRazón.es – 04/02/13 -

Marruecos Avanza Hacia La Igualdad Y Castigará A Los Violadores De Mujeres Menores.



Marruecos suprimirá un artículo del código penal que permite a los violadores de mujeres menores casarse con su víctima para evitar la cárcel, un paso adelante en el largo camino de la igualdad entre hombres y mujeres definida en la nueva constitución de julio del 2011.

El gobierno islamista anunció el lunes que apoyará el proyecto de ley para derogar el artículo 475 del código penal, presentado por varios parlamentarios, y dijo ser favorable a endurecer las penas contra los violadores.

El proyecto de ley es la consecuencia de la emoción suscitada por el suicidio de Amina Filali, de 16 años, obligada a casarse con el hombre que la había violado.

El proyecto de ley y las enmiendas que presentará el gobierno (que incluyen aumentar la pena por violación hasta 30 años frente a los cinco actuales) apuntan a garantizar "la protección necesaria de las menores contra cualquier agresión sexual", dijo el martes el ministro marroquí de Justicia, Mustafá Ramid.

"Cada avance debe ser destacado. Queda claro que había una disposición chocante", explicó a la AFP Dris El Yazami, presidente del Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH), un organismo oficial.

La posición del gobierno abre la vía para que las dos cámaras voten el proyecto, señaló El Yazami, que exhorta a que se aceleren las reformas para poner en práctica el espíritu de la cueva Constitución, aprobada en el tumulto de la Primavera Arabe.

El artículo 19 de la carta magna estipula que el "estado contribuye a la realización de la paridad" entre los hombres y las mujeres.

"La cuestión no es simplemente afirmar el principio de paridad sino ver cómo vamos hacia la paridad", dice El Yazami. El CNDH "consagró su primer memorándum a ese tema central", agregó.

En 2004, por iniciativa del Rey Mohamed VI, Marruecos adoptó un nuevo código de la familia ('mudawana') que reglamenta drásticamente la poligamia.

Sin embargo, queda mucho por hacer en otros aspectos, por ejemplo en las bodas de mujeres menores, que registraron un aumento inquietante.

En 2010 hubo más de 34.000 bodas de menores frente a los 29.847 de 2008, indicó el diario 'Le Soir Echos' citando las últimas cifras conocidas.

También sigue siendo preocupante la violencia contra las mujeres, señala por su parte la presidenta de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), Jadija Ryadi.

Seis millones de marroquíes son víctimas de violencia física o verbal, la mitad de ellas en el marco conyugal, según la ministra de la Solidaridad, la Mujer y la Familia, Basima Hakaui, del islamista Partido Justicia y Desarrollo (PDJ).

Hakaui es la única mujer con rango de ministro en el gobierno, dirigido por el islamista Abdelilah Benkiran.

Varios hechos, como el intento de suicidio de una empleada doméstica, filmado por un vecino, o la absolución en apelación de un diputado condenado a un año de cárcel por violación, conmocionaron a la opinión pública y dejaron en evidencia la situación de las mujeres marroquíes.

La empleada doméstica, una joven menor, que se tiró de un cuarto piso, afirmó que había sido violada hace dos años y por esa razón rechazada por su familia.

La joven explicó su gesto por la "indiferencia de su entorno y la continuación de la explotación".

Según las asociaciones que se ocupan del tema, en Marruecos hay unas 80.000 mujeres menores empleadas como empleadas domésticas.

"Además de las reformas legislativas que habrá que asumir, es necesario probablemente un trabajo importante de educación", dice Dris El Yazami.

 

Publicado por: AWID - Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo: El Economista.es – febrero/2013 -

 

Sistema judicial de Uruguay respalda reclamo por violencia de género.



Las agrupaciones repasan la legislación internacional y nacional al respecto y destacan, a su vez, algunos fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos e informes de la Comisión como modelo.

El respaldo de la Suprema Corte de Justicia a la petición de una parte organizada de la ciudadanía uruguaya respecto a la efectiva posibilidad de "justicia de género" en el terreno intrafamiliar, constituye un paso histórico en la lucha del movimiento de mujeres.

A fines de 2012 se dio a conocer un fallo de esa alta instancia judicial, presentado como petición constitucional, que acoge el reclamo de más de 104 organizaciones feministas y de mujeres para garantizar la "justicia de género".

En el documento, las agrupaciones repasan la legislación internacional y nacional al respecto y destacan, a su vez, algunos fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos e informes de la Comisión como modelo.

Así, recuerdan que en 2010 la Comisión Interamericana manifestó, tras una audiencia temática sobre Violencia Doméstica en Uruguay, "su preocupación ante información recibida".

En el informe, la Comisión hacía referencia al "grave problema de la violencia doméstica en Uruguay y los obstáculos significativos que enfrentan las mujeres al intentar acceder a recursos judiciales para obtener una debida protección, investigación y sanción de estos actos".

Además, consideraba "particularmente preocupante la información recibida sobre la falta de implementación efectiva de las medidas cautelares que garanticen la protección de las mujeres que han denunciado actos de violencia doméstica, y la influencia negativa de prejuicios discriminatorios en la sanción de estos delitos".

En este marco, en 2010 la CIDH exhortó "al Estado de Uruguay a continuar adoptando medidas para garantizar el derecho de las mujeres a vivir libres de discriminación y violencia".

La petición realizada por las organizaciones uruguayas se concentra en algunos aspectos de incumplimiento de las normas, fundamentalmente visible en las prácticas concretas del actuar judicial.

Entre otras, y bajo el principio orientador de la prevención de la victimización secundaria, el Artículo 18 de la Ley 17.514 "prohíbe la confrontación o comparecimiento conjunto de la víctima y el agresor".

De normas y realidades

Sin embargo, y "pese a la claridad de la norma que regula la excepcionalidad del instituto y solo lo habilita bajo estricto cumplimiento de algunos requisitos, la experiencia forense indica que la confrontación o comparecimiento conjunto, constituye una práctica común en nuestros Tribunales", denuncia el informe de las organizaciones.

Este es el punto principal de los respaldados por la Suprema Corte, por medio de la publicación de la Acordada 7755, un mecanismo que obliga de modo universal a todo el sistema de justicia uruguayo: la mujer adulta solo en excepciones tendrá que enfrentar a su agresor en la justicia.

La Suprema Corte es el órgano máximo de justicia en el país y sus dictámenes son inapelables.

En Uruguay, sobre todo en el interior del país, donde aún no hay juzgados especializados en materia de violencia doméstica (como se denomina a los que actúan sobre este delito), las mujeres víctimas de violencia deben enfrentarse a jueces que juzgan estos entre otros muchos casos poco vinculados con la temática.

La consecuencia suele ser la convocatoria de víctima y victimario a una misma audiencia, lo que agudiza el riesgo de la primera.

"Se va a comenzar a cumplir con la ley, en caso de víctimas menores de edad, en ningún caso van a ser confrontadas las víctimas y su agresor", explicó a los medios locales, tras la resolución, Marina Morelli, una de las abogadas que representó a las organizaciones.

"En el caso de las víctimas que sean mayores de edad, los jueces podrán celebrar excepcionalmente un comparecimiento en una audiencia conjunta siempre y cuando sea necesario para la causa la confrontación, y se cuente con una certificación previa de que la víctima está en condiciones de confrontar con su agresor", subrayó.

Resolución integral

Además, se pidió a los jueces que resuelvan los casos en un solo proceso, evitando la multiplicidad. "Nosotros en la petición denunciábamos como arbitrario e ilegítimo que los jueces se negaran a resolver todo lo referente a los niños habidos de esa relación entre víctima y denunciado".

"La Suprema Corte de Justicia nos ha dado la razón y, por lo tanto, los jueces, en un solo proceso, deberán resolver integralmente la situación decretando no solo esas medidas estandarizadas de previsión de acercamiento y exclusión del hogar, sino también resolviendo todo lo referente al núcleo familiar, incluyendo la situación de los niños, tenencia y guarda", precisó.

Por otro lado, la petición demandaba que los delitos que suelen aparecer en torno a la violencia doméstica lleguen a la justicia penal y sean denunciados.

"Es muy importante que la Suprema Corte nos haya dado la razón en cuanto a la obligatoriedad de los jueces de comunicar a la sede penal cada vez que, en un caso de violencia doméstica, existan hechos que tengan apariencia delictiva, algo que hasta ahora no existía", indicó.

Garantizar la justicia

"Ellos (los jueces y juezas) tomaban conocimiento de situaciones de violencia intrafamiliar y en el medio de eso otras situaciones que van añadidas a esa, pero que tienen que ver con conductas delictivas, como amenazas, incendios, privación de libertad; sin embargo, esas conductas no llegaban nunca a la sede con competencia penal", sostuvo.

En cuanto a las medidas cautelares y su efectivo cumplimiento, la acordada emitida por la Suprema Corte de Justicia establece que "las medidas que se adopten deberán ser ejecutadas de manera eficiente, asegurándose su cumplimento mediante comunicación de los eventuales incumplimientos a la justicia penal".

El documento, a su vez, explicita la "vital importancia" de que "los señores magistrados adopten las diligencias del caso para que se supervise adecuadamente el efectivo cumplimento de las medidas cautelares dispuestas".

La decisión del máximo órgano de justicia, seguramente permitirá que las prácticas cotidianas en el sistema de justicia que violan o incumplen los derechos ya adquiridos, sean efectivamente revertidos por quienes actúan en él.

Publicado por: ADITAL  - SEMlac - Uruguay – 28/01/13 -

Argentina. Medios y vejez.


Pensar el cambio social vinculado con los adultos mayores es una compleja labor donde intervienen múltiples actores. En nuestro país partimos desde una perspectiva de derechos que busca posicionar al adulto mayor no como un sujeto de la asistencia, sino como un titular de derechos. Este enfoque de empoderamiento permite a los mayores reconocer sus capacidades, incrementar los niveles de autonomía y generar reivindicaciones de derechos personales y colectivos.

Modificar el modo en que comunicamos la vejez no es menor para lograr esto. Un nuevo lenguaje surge como reflejo de representaciones sociales más positivas y donde cada palabra se convierte en un instrumento de cambio social. Es aquí donde los medios y periodistas juegan un papel importante en esta transformación social y cultural.

¿De qué modo los medios relatan hoy la vejez y cómo construyen vejeces diferenciadas? ¿En qué medida los marcos actuales de representación mediática propician identidades y roles adecuados a los adultos mayores de hoy?

Para encontrar respuestas podemos analizar algunas cuestiones vinculadas con el envejecimiento en los medios de comunicación. El ocultamiento es una de ellas: la falta de representatividad funciona como un velo porque se habla y muestra menos adultos mayores que otras edades. Sin embargo, un 14,3 por ciento de adultos mayores, casi seis millones de personas, son definidos como grandes consumidores de medios.

Los roles estereotipados es otra gran traba: cuando se habla de los adultos mayores las notas siempre refieren a unos pocos roles esperables (abuelos o jubilados, enfermos o limitados), invisibilizando otros muy valiosos como las nuevas ocupaciones y preocupaciones, tan amplias como en otras edades. Llamarlos abuelos o jubilados resulta reduccionista y despersonalizado. Las personas mayores tienen múltiples roles: esposos, amantes, profesionales, militantes políticos o sociales, dirigentes, algunos padres, algunas madres, algunos abuelos o abuelas, pero todos personas sujetos de derechos. Imaginemos: si nos encontramos con Estela de Carlotto o Hebe de Bonafini, ¿las llamaríamos abuelas o abuelitas?

Por otro lado, existe un cierto concierto de imágenes que apelan a la vejez para hablar en términos negativos, asociados al padecer, a la enfermedad o a la molestia para otros.

La falta de centralidad es otra variable que aparece en el análisis de los adultos mayores en los medios: es casi excepcional encontrarlos como protagonistas de una serie o telenovela.

Este enfoque sobre los mayores en los medios aparece como parte de una mirada prejuiciosa hacia la vejez, a la que el psiquiatra R. Butler denominó ageism, y que fue muy bien traducido a nuestra realidad local como viejismo por el profesor Salvarezza. Este concepto fue definido como una alteración en los sentimientos, creencias o comportamiento en respuesta a la edad cronológica percibida de un individuo o grupo.

A diferencia de otros prejuicios, donde los victimarios y las víctimas suelen reconocerse claramente, y donde el repudio es claro, el viejismo, o prejuicio hacia las personas mayores, puede operar sin ser advertido. No existen grupos que repudien explícitamente a las personas mayores, sin embargo tenemos cotidianamente actitudes que dan cuenta de este sutil rechazo y condena hacia la vejez.

En este contexto, la ausencia de un odio explícito hacia los viejos, por un lado, y una amplia aceptación de sentimientos y creencias negativas, por el otro, produce que el debate sobre esta temática se vuelva particularmente fructífero, ya que el prejuicio puede encontrarse en niveles no descubiertos de uno mismo y por ello poco controlables.

Fortalecer las imágenes positivas de la vejez no implica no dar cuenta de los factores negativos que puede tener el proceso de envejecimiento, sino equilibrar una balanza que se inclinó durante mucho tiempo sobre los aspectos negativos.

Es indudable que hoy los medios de comunicación tienen una mirada más positiva, pero es necesario pensar la reconstrucción de los espacios de representación, tal como sucedió con las mujeres u otros grupos, para poder cuestionar el modo en que percibimos la vejez: romper las barreras del sentido común para que los viejos puedan ser actores protagónicos y no sólo convidados eventuales a una fiesta que no es para ellos.

Este fue uno de los objetivos que nos motivó a iniciar, en este mes de octubre, la Campaña Nacional de Buen Trato hacia las Personas Mayores: modificar prejuicios y estimular una nueva vinculación de la sociedad con sus “mayores” integrantes.

Publicado por: Red Argentina de Gerontología - Mónica Roqué* Directora nacional de Políticas para Adultos Mayores. Secretaria nacional Niñez, Adolescencia y Familia, Ministerio de Desarrollo Social. – 04/02/13 -

 

Japón relega a las mujeres, a pesar de necesitar mano de obra.



A pesar de leyes progresistas y un sostenido aumento de la cantidad de empleadas mujeres, Japón está rezagado en materia de equidad de género. Hay una discriminación generalizada que se ha vuelto más sutil en los últimos años.

Japón es uno de los países más industrializados del mundo, pero siempre se mantuvo apegado a sus tradiciones. Asimismo, los papeles tradicionales de género también han sido una fuente de inequidad en la tercera economía del mundo.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Japón es el país rico más desigual del mundo en este aspecto y, además tiende a ampliarse. En octubre, el informe anual del Foro Económico Mundial sobre brecha de género bajó de categoría a este país del lugar 99 al 101, junto con Tayikistán y Gambia, en términos de equidad política y social.

 
A la profesora de sociología Yuko Ogasawara, de la Universidad de Nihon, en Tokio, no le sorprende la degradación. "En este país sigue siendo imposible combinar trabajo y familia", dijo.

"Esa es la principal razón de la desigualdad. Se espera que hombres y mujeres trabajen hasta las 10 de la noche todos los días. Si quieres formar una familia, obviamente eso es un obstáculo", explicó.

Hace 15 años, Ogasawara publicó "Mujeres de oficina y hombres asalariados", en el que describe el típico uso del espacio de una oficina en Japón, donde las mujeres deben realizar tareas administrativas y servir té, mientras los hombres trepan en la escala jerárquica.

"Cambió mucho desde entonces", dijo. "Hay más mujeres en cargos ejecutivos y tienen más oportunidades. Pero hay un problema que persiste: 70 por ciento de ellas dejan de trabajar después de tener a su primer hijo", indicó Ogasawara.

"Después de criar a sus hijos es muy difícil para las mujeres volver" a trabajar, señaló Kathy Matsui, economista de uno de los mayores bancos de Japón que estudia el empleo femenino en este país desde 1999.

"A menudo, el problema está dentro de las organizaciones y sus sistemas de evaluación", dijo. "La mayoría de los departamentos de recursos humanos rechazan a las mujeres cuando hay un vacío de 10 años en su currículum. Para ellos significa que se olvidaron de todo lo que aprendieron y por lo tanto no son aptas para ser contratadas. Es una discriminación sutil", explicó.

"Las mujeres que quieren recuperar sus carreras solo consiguen trabajos a tiempo parcial por un salario bajo", añadió Ogasawara. "Están muy mal remunerados en comparación con los trabajadores de tiempo completo, así que muchas compañías quieren mantener el sistema tal y como está, pues provee de mano de obra barata", subrayó.

La discriminación está profundamente enraizada en las instituciones

"Japón tiene muchas leyes contra la discriminación de género", observó Yoshiyuki Takeuchi, profesora de economía de la Universidad de Osaka. "Pero el sistema impositivo, el de pensiones, la seguridad social y el seguro de salud están basados sobre un modelo de familia de cuatro integrantes, con un padre que trabaja y una madre que se ocupa de las tareas domésticas", remarcó.

En este país, "las empresas pagan salarios más altos a los hombres con esposas que no trabajan. Las mujeres que retoman un empleo a tiempo parcial tienen bajos ingresos. Estas son normas y leyes creadas en los años 70 en función de la realidad económica de entonces, y no han cambiado mucho. Actualmente impiden que las mujeres vuelvan a trabajar", añadió.

Pero la realidad económica japonesa cambia muy rápido. Este país está muy comprometido por el estancamiento económico que comenzó hace 20 años.

La población envejece con rapidez, la tasa de natalidad disminuye, y los pronósticos indican que la población disminuirá 30 por ciento para 2055.

"La población disminuye y Japón no está muy abierto a la inmigración", observó Matsui. "No queda otra solución que aprovechar más la población existente. Las mujeres constituyen 50 por ciento de los habitantes del país, tienen un gran nivel educativo, pero dejan de trabajar al llegar a determinada edad", apuntó.

"No hay más opción que tomar medidas para que las mujeres sigan trabajando. No es una perspectiva feminista, sino un análisis objetivo de una economista", subrayó.

Pero la sociedad japonesa no parece muy dispuesta a aceptar esa idea. Una encuesta del gobierno realizada en diciembre reveló que 51 por ciento de las personas entrevistadas piensan que las mujeres deben quedarse en la casa y cuidar a la familia mientras sus maridos trabajan.

Esa cantidad es 10,3 por ciento más que la que dio una respuesta similar en un estudio similar realizado en 2009. El aumento fue especialmente destacado en la categoría de 20 a 30 años.

"La actual generación joven sabe cómo es crecer con una madre que trabaja", explicó Suzanne Akieda, arqueóloga belga que vive y trabaja en Japón desde hace 40 años.

"Antes, muchas mujeres trataron de hacer a un lado sus vidas personales para seguir una carrera. Ahora, muchas comenzaron a reconsiderar si aquello fue correcto. Esa es la reacción", añadió.

Publicado por: AmnecoPress/IPS – Daan Baunes – Tokio – 03/02/13 -