martes, 11 de septiembre de 2012

Recordamos a LA MAESTRA Argentina . Rosario Vera Peñaloza..

Nacida en Atiles, a 9 km de Malanzán, en la Costa Alta de los Llanos de la Rioja, el 25 de diciembre de 1873, hija de Eloy Vera Pereyra y de Mercedes Peñaloza y Jauregui, era nieta paterna de Francisco Nicolás Vera y Herrera, los cuales eran miembros de una prestigiosa y extensa familia de hacendados de dicha localidad que la vinculaba familiarmente con los primeros pobladores hispanos de los Llanos riojanos, los de Ávila, los Sánchez de Balderrama, los Vergara y los Peñaloza (era bisnieta de Nicolás Peñaloza el que por vía del primer matrimonio de éste fue a su vez abuelo del General Ángel Vicente "Chacho" Peñaloza).

Fue la menor de cuatro hijos, no llegando a conocer a su único hermano varón quien falleció al poco tiempo de haber nacido. Quedó huérfana de padre a los 10 años de edad, y su madre falleció pocos años después; terminó sus estudios primarios en la escuela de las hermanas Villascuse San Juan donde residió en la vivienda de sus parientes próximos. Regresó a su provincia natal en 1884, ingresando en la Escuela Normal de La Rioja fundada ese mismo año por Annette Haven y Bernice Avery,  maestras norteamericanas traídas por Sarmiento. Trasladada a la ciudad de Paraná, estudió profesorado siendo alumna y discípula de Sara Eccleston, obteniendo el Título Superior de Enseñanza en 1894. En esta ciudad litoraleña comenzó su ejercicio en la docencia; una sobrina suya, Veneranda, la acompañó en los primeros pasos de su labor docente, donde se destacó por su talento y su carácter enérgico aunque a su vez pausado.
 
En 1900 fundó el Jardín de infantes anexo a la Escuela Normal de La Rioja, el primero de una larga serie de Jardines fundados en las ciudades de Buenos Aires, Córdoba y Paraná.
En 1906 fue vice directora de la Escuela Normal de La Rioja, ocupando el mismo cargo en la Escuela Provincial "Alberdi" de Córdoba en 1907.
Directora de la Escuela Normal Nº1 de Buenos Aires entre 1912 y 1917, sustituía a cualquier profesor que faltaba.
Fue nombrada inspectora de las escuelas municipales. Dictó cátedras de pedagogía y matemáticas en la Escuela Normal "Del Divino Maestro", incorporada al profesorado de Lenguas Vivas.
Recorrió Argentina impulsando la enseñanza, dictando cursos y conferencias y transmitiendo las nuevas técnicas en la creación de bibliotecas. Participó también del Primer Congreso Patriótico de Señoras en América del Sud, realizado en mayo de 1910 en Buenos Aires.
 
En 1931 creó el Museo Argentino en el Instituto Félix F. Bernasconi, basado en la teoría pedagógica de Joaquín V. González: la Geografía como base de toda enseñanza, que, si bien fue resistida por sus pares, fue el motor que impulsó la creación del museo, al cual dedicó 17 años de su vida en forma totalmente desinteresada y altruista.
En la ciudad de Córdoba y conjuntamente con su pariente y amigo el presbítero Doctor Juan Carlos Vera Vallejo y un grupo de notables comandó el grupo de señoritas que colaboraron activamente en la expatriación de los restos de su coterráneo y héroe de la independencia Castro Barros.
Fallece de un cáncer en la ciudad de la Rioja donde se hallaba de visita en el año 1950 dejando inconclusas algunas de sus mejores obras.[cita requerida] En su memoria, la fecha de su fallecimiento (28 de mayo) se declaró como "Día Nacional de los Jardines de Infantes" y "Día de la Maestra Jardinera" en Argentina.

Reconocimientos

  • En un homenaje que se le hizo, los destacados autores argentinos Félix Luna y Ariel Ramírez compusieron una zamba llamada Rosarito Vera, maestra.
  • También fue homenajeada mediante un sello postal por ser reconocida como unas de las mujeres emblemáticas argentinas.
  • Cientos de escuelas en todo el país llevan su nombre.
  • Su casa fue declarada de interés provincial por decreto n.° 2.357/80. Incluye los 156 morteros comunitarios aborígenes que se encuentran en el patio y un árbol histórico de más de cuatrocientos años.
  • Martha Salotti editó doce trabajos científicos tras la muerte de Vera Peñaloza.
  • El Instituto Sanmartiniano le otorgó póstumamente el primer premio por su Credo patriótico y una condecoración por Vida del General San Martín adaptada para los niños. Uno de sus principales esposos fue Manuel Barreiro.
Fuente consultada: WIKIPEDIA Enciclopedia libre -
    

En el "Día del Maestro" breve historia de la educación Argentina.

Breve historia de la educación en Argentina
Probablemente haya sido durante la gobernación de Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias) cuando se establecieron las primeras escuelas en el actual territorio argentino. En 1609 concurrían a estos establecimientos unos 150 alumnos. Durante el siglo y medio siguiente las órdenes religiosas, principalmente franciscanos, dominicos y jesuitas, condujeron la educación primaria en las distintas regiones. Hubo algunos intentos por parte del Estado de ampliar la educación pública como por ejemplo la obligación por parte de los Cabildos de proveer con fondos públicos, de casas apropiadas a las escuelas y la admisión de un cierto número de alumnos, con certificado de pobreza expedido por el propio cabildo, a los que debía darse igual educación que a los demás. Se cobraban aranceles de un peso por mes para leer y dos pesos para leer, escribir y contar.

Después de la Revolución de Mayo aumentó el interés por difundir la educación, pero fue sobre todo durante la presidencia de Sarmiento cuando se dio un verdadero impulso a la escuela estatal. Sarmiento fomentó las llamadas escuelas normales de formación de maestras, de las cuales la de Paraná fue una de las más importantes y trajo al país maestras norteamericanas para aplicar el sistema educativo vigente en los EE.UU.
Así llegaron Mary Gorman, las hermanas Dudley, Serena Frances Wood, Julia Hope, Frances Nyman, entre otras. Sarmiento las había buscado jóvenes, atractivas, de muy buen estado físico "para dar ejemplo a nuestras criollas, tan acostumbradas a estar inmóviles, asistidas por sus servidumbres".
En 1870 Serena Frances Wood, que había creado en Virginia (EE.UU.) la primera escuela para los esclavos que acababan de ser liberados tras la guerra civil, fundó en Buenos Aires la Escuela Número 1 cerca de Retiro. Murió apenas un año después, víctima de la epidemia de fiebre amarilla. Serena y sus compañeras debieron enfrentar graves dificultades para poder ejercer su vocación, no obstante, aportaron lo mejor de sí para difundir la enseñanza en la Argentina.

Señorita maestra
En nuestro país más del 90% de los maestros primarios son mujeres. Ya en 1870 Nicolás Avellaneda decía: "La experiencia ha demostrado efectivamente que la mujer es el mejor de los maestros, porque es más perseverante en la dedicación a la enseñanza, desde que no se le presentan como al hombre otras carreras para tentar su actividad o ambición y porque se halla, en fin, dotada de todas esas cualidades delicadas y comunicativas que la hacen apoderarse fácilmente de la inteligencia y de la atención de los niños". Estas apreciaciones de Avellaneda parecen confirmarse en las estadísticas. Entre 1874 y 1921 se graduaron 2.626 maestras y sólo 504 maestros.

Rosario Vera Peñaloza
Rosarito Vera nació en La Rioja en 1873. Estudió en la escuela normal de su provincia bajo la dirección de Mary Graham, una de las maestras norteamericanas convocadas por Sarmiento, y se graduó como maestra en la Escuela Normal de Paraná. A partir de allí su vida estuvo dedicada a la enseñanza y a la formación de docentes, escribiendo varios libros sobre temas educativos. Se hizo famosa a través de una canción de Félix Luna y Ariel Ramírez, cantada por Mercedes Sosa que dice, entre otras cosas: "Yo sé los sueños que sueña, Rosarito Vera, tu vocación, pide una ronda de blancos delantales frente al misterio del pizarrón".

La primera Huelga
Durante la presidencia de Roca, en 1881, se produce la primera huelga docente en la Argentina. Las maestras de la Escuela Graduada y Superior de San Luis, encabezadas por su directora, Enriqueta Lucero de Lallemant, llevaron adelante la medida de fuerza en reclamo por el atraso en el pago de sus sueldos y en contra de los recortes en los sueldos de todos los empleados públicos que se venían aplicando desde 1874 durante la presidencia de Avellaneda, que decidió enfrentar la crisis económica rebajando los sueldos y despidiendo personal estatal. A partir de entonces y hasta nuestros días, los maestros no dejarán nunca de luchar por condiciones dignas de trabajo para ellos y sus alumnos y por un salario justo que les permita vivir dignamente de su profesión.

Un artículo que no se cumplía
El artículo 5 de la Constitución Nacional estableció que "cada provincia dictará para sí una constitución... que asegure su educación primaria". Sin embargo, lo que ocurrió realmente fue que la falta de recursos provinciales llevó a que la Nación otorgara subvenciones para la construcción y mantenimiento de las escuelas. La corrupción administrativa de muchos gobiernos provinciales derivaba estos fondos, instituidos por Sarmiento en 1871, para otros fines. Denunciaba el propio Sarmiento en El Monitor de la Educación en 1881: "La señora N. Jacques, Directora del Colegio de Niñas de Santiago del Estero, se negó a firmar un recibo de 130 pesos fuertes cuando sólo le estaban dando 65, y así lo declaró en el informe del Inspector General, a causa de lo cual fue depuesta y separada de la enseñanza".

El día del maestro
El 11 de septiembre de 1943, durante la Primera Conferencia de Ministros y Directores de Educación de las Repúblicas Americanas, se resolvió homenajear la figura de Sarmiento como educador declarando al 11 de septiembre, fecha de la muerte del sanjuanino, Día del Maestro en todos los países americanos. La resolución decía: "Considerando: que es actividad fundamental de la escuela la educación de los sentimientos, por cuyo motivo no debe olvidarse que entre ellos figura en primer plano la gratitud y devoción debidas al maestro de la escuela primaria, que su abnegación y sacrificio guían los primeros pasos de nuestras generaciones y orientan el porvenir espiritual y cultural de nuestros pueblos; que ninguna fecha ha de ser más oportuna para celebrar el día del maestro que el 11 de septiembre, día que pasó a la inmortalidad, el año 1888, el glorioso argentino Domingo Faustino Sarmiento".
 
 
Fuente consultada:  www.elhistoriador.com.ar

Argentina: 11 de setiembre "Día del Maestro". Homenaje a las primeras maestras españolas.

En el siglo XVIII, apenas el 1% de la población femenina sabía leer y escribir. La educación era un privilegio al alcance de muy pocos hombres y prácticamente vetada a la mujer. Los niños ricos tenían un tutor y las niñas, una institutriz que las adiestraba para su futuro papel de esposas y madres.
 
Las familias adineradas recurrían a una amiga de confianza que les enseñaba canto y bordado antes que el alfabeto. Pero hacia finales del XVIII, un puñado de ilustradas ferrolanas se atrevió a romper con esa marginación y convirtió sus casas en pequeños templos de letras y libros, al amparo de un decreto de 1783 del rey Carlos III, que permitía crear escuelas para niñas.
 
Su historia se recoge en Ferrol en Femenino II. Primeiros pasos na educación das mulleres en Ferrol do século XVIII ao XX, una publicación de 47 páginas que repasa la historia de la enseñanza femenina en los últimos 300 años a través de 241 maestras locales "con nombre y apellido".
 
En 1784 se les pedía a las educadoras un "informe de buena conducta" católica

Un bando de la alcaldía fechado en 1784 nombra a las cinco primeras educadoras censadas en la ciudad. María de Castro, Antonia Fernández, Josepha Sallera, Juliana Maté y Agustina Martínez de las Murias repartieron sus pequeñas escuelas por los barrios de Esteiro y A Magdalena. Para ejercer, precisaban de un "informe de buena conducta" acorde a los preceptos del catolicismo.
María de Castro regentó su escuela durante 40 años y cedió el testigo a su hija. Teresa Pazos, y otras, siguieron su ejemplo y la maestría fue el sustento de varias generaciones de mujeres. A sus clases asistían los niños y niñas menores de cinco años y, pese a que el reglamento prohibía mezclar los sexos, aparecieron algunas escuelas mixtas que "el Ayuntamiento intentó eliminar sin éxito".
 
El germen de esta publicación se gestó hace tres años. Un pequeño equipo de mujeres comenzó a indagar en los archivos ferrolanos bajo la dirección de Rosa Millán, para dignificar la figura de ferrolanas ilustres como la oceanógrafa Ángeles Alvariño, o la inventora Ángela Robles. Por el camino, se toparon con otras historias que nunca habían sido contadas. El resultado de sus primeras averiguaciones se plasmó en Ferrol en femenino, editado en febrero de 2010. Un año después ve la luz la segunda parte de su investigación, centrada en la educación, y compilada en Ferrol en femenino II. Para documentar las huellas de las primeras docentes rastrearon los archivos del municipio, de la Compañía de María y del antiguo Hospital de Caridad. Reunieron fotos y escritos cedidos por instituciones y particulares para hilvanar nombres y recuerdos.
 
La Escuela Pía, el primer colegio público para niñas de Ferrol, se creó en 1830 en los bajos del viejo hospital y se gestionaba desde el Ayuntamiento, cuenta la historiadora Carmen Pérez. Acudían 200 niñas de 6 a 13 años, hijas de las familias más pobres, y su fundación supuso un revulsivo para la enseñanza femenina del siglo XIX y puso coto al analfabetismo.
Las alumnas aventajadas se instruían como futuras maestras alimentando la cadena educativa, y a las clases de lectura, calceta y dibujo se sumó la aritmética. En 1894, el centro también comenzó a impartir clases dominicales para mujeres adultas que ansiaban aprender a leer. El trabajo de la Escuela Pía dio sus frutos y en 1860 Ferrol ya presumía de tener "una de las tasas de alfabetización más altas de Galicia".
 
Al despunte contribuyó desde 1885 la Escola de Artes y Oficios de Ferrol, el primer centro gallego para jóvenes aprendizas. Provenían de familias de escasos recursos y se entrenaban en corte y confección o el arte del telar. El libro, que se presentó esta semana, también repasa el proyecto de Francisco Iturralde y Marina Ochotorena para instaurar una Escuela Racionalista en la ciudad en 1933, que se truncó con la Guerra Civil.
 
 
Fuente: elpais.es - España - Galicia - Lorena Bustabad (Ferrol) -

Diferencia entre: Homosexualidad, Travestismo e Intersexualidad.


Es una necesidad fundamental de salud pública aprender a discernir entre el síndrome de Harry Benjamin - un trastorno del desarrollo sexual (TDS) antes llamado intersexual, y otros estados no relacionados como el travestismo y la homosexualidad.

Se trata, como veremos a continuación, de condiciones que no guardan relación alguna entre sí, son realidades completamente diferentes. Poder determinar la diferenciación del diagnóstico es de primordial importancia para poder llegar a entender las características del síndrome de Harry Benjamin, cuyas diferencias y muy concretas particularidades, lo distinguen del travestismo y las orientaciones sexuales.



Una persona homosexual es alguien cuya orientación sexual es homosexual. Son hombres que se sienten atraidos sexualmente hacia hombres; y mujeres que se sienten atraidas sexualmente hacia mujeres. Se trata de hombres y mujeres tal cuales son, los hombres homosexuales son hombres que se sienten hombres y las mujeres homosexuales son mujeres que se sienten mujeres, como cualquier otro hombre o mujer de orientación sexual heterosexual.



Un travesti es un hombre que decide ser femenino, travestiéndose de mujer y modificando su cuerpo mediante el uso de hormonas, depilación del vello corporal, e implantes mamarios, sin llegar a la operación de sus órganos sexuales pélvicos externos porque se siente identificado con ellos en concordancia con su identidad de género masculina.

Un travesti autoginéfilo es un hombre que decide además de lo anterior, someterse a una operación feminizante de sus genitales debido a una desorientación del objetivo erótico.

Una travesti es una mujer que decide ser masculina, travestiéndose de hombre y modificando su cuerpo mediante el uso de hormonas, dejándose crecer el vello corporal, y de forma habitual solicita que se le practique una mastectomía (ablación quirúrgica de los senos), sin llegar a la operación de sus órganos sexuales porque se siente identificada con ellos en concordancia con su identidad de género femenina.

Una travesti autoandrófila es una mujer que decide además de lo anterior, someterse a una operación masculinizante de sus genitales debido a una desorientación del objetivo erótico.



Tanto los travestis como las travestis, pueden ser homosexuales, heterosexuales, bisexuales, o de cualquier otra orientación sexual.La causa real que origina este trastorno se desconoce. Existen multitud de teorías (derivadas de la conocida como "teoría queer", una hipótesis sin fundamento científico sobre el género que afirma que la orientación sexual y la identidad sexual o de género de las personas son el resultado de una construcción social) que intentan explicar su aparición, la mayor parte de las mismas inciden en los aspectos psicológicos como los principalmente implicados.

Sin embargo, recientes autores vinculan este tipo de trastorno ahora con otras patologías similares caracterizadas por un error de auto-percepción de la propia imagen como ocurre en la anorexia nerviosa en las cuales se observa un cuadro de distorsión de la imagen corporal, una obsesión con la misma y una negación del propio trastorno.

En ciertos casos y formas de travestismo, este no supone un trastorno que interfiera con el desarrollo psico-social del individuo pues este lo acepta como una faceta más de su personalidad, no obstante, el grado de psicopatología observado clínicamente en determinados grupos continua siendo muy elevado (Hanson, 2012) y puede cursar con fetichismo, autoginefilia y autoandrofilia
.
Etiología: Desconocida hasta el momento.




En una persona intersexual que ha nacido con síndrome de Harry Benjamin o Discordancia de Identidad Congénita, el sexo del fenotipo y el genotipo es opuesto al sexo del cerebro.
Síndrome de Harry Benjamin es un estado extremo de intersexualidad (*) que obliga a una dramática rehabilitación física de readecuación completa del cuerpo con agresivos tratamientos médico-quirúrgicos de por vida. Sin tratamiento el índice de suicidio es muy elevado. Incluso con tratamiento el pronóstico no es siempre favorable (Landén et al, 2011) requiriendo de un continuado seguimiento de apoyo psicológico en ciertos casos.


El futuro esquema de tratamiento médico para el síndrome de Harry Benjamin puede sustituir el tratamiento de reemplazo hormonal por tratamiento inmunosupresor, la rehabilitación quirúrgica se encuentra ahora encaminada hacia los transplantes de órganos internos femeninos en mujeres y órganos externos masculinos en hombres.

(*) Lo que antes se conocía como "intersexualidad" ha sido redefinido ahora de un modo más preciso por los organismos médicos oficiales como Trastorno del Desarrollo Sexual (TDS).
Etiología: Genética. La alteración se produce durante los primeros meses de gestación.




Delimitadas las diferencias entre los tres grupos humanos, homosexuales, travestis, e intersexuales, podemos fácilmente observar que se trata no sólo de tres realidades completamente diferentes, sino lo más importante: se trata de tres "problemáticas" sociales y sanitarias totalmente distintas y que requieren cada una de ellas un enfoque de especialización absolutamente diferente.

La homosexualidad es orientación sexual, el travestismo es una condición sexual, y el síndrome de Harry Benjamin es una enfermedad física de origen congénito que necesita en la totalidad de los casos de corrección médica-quirúrgica altamente especializada.



 
NOTA IMPORTANTE


Existe un grave conflicto de intereses políticos y económicos originado por el colectivo de personas travestis en contraposición directa con las necesidades sanitarias y legales de los grupos de pacientes con síndrome de Harry Benjamin , lo cual ha llevado en los últimos años a fuertes enfrentamientos entre los diferentes colectivos.

El desacuerdo se basa principalmente en diferentes necesidades terapeuticas que reflejan realidades biológicas diferentes en cuanto a diagnóstico y tratamiento médicos.

Así, el colectivo de personas travestis busca de forma ilegítima la despatologización médica completa de la intersexualidad, mientras que de forma opuesta el colectivo de pacientes con síndrome de Harry Benjamin buscan de forma legítima la reclasificación de su propia condición intersexual de un modo más adecuado y actualizado por la Organización Mundial de la Salud.


Fuente: THE ORIGINAL HARRY BENJAMIN SYNDROME SITE - Diversidad Sexual y Derechos Humanos.

13 datos que no conocías del sexo . . . . .


 
Números vienen y van cuando hablamos de sexo, pero aquí de dejamos unos datos bastantes curiosos, que sin duda alguna serán tema a discutir en la próxima reunión de amigas.

1. El 22% de las personas han visto una película pornografía, por lo menos una vez. Muchos las utilizan como medio de estimulación ante el acto.

2. Un 60% de los hombres y el 54% de las mujeres han tenido sexo ocasional en una noche. ¿Estás dentro de ese porcentaje?

3. Un 50% de las personas acostumbra a utilizar palabras indecorosas durante el acto sexual.

4. Un dato muy curioso, al igual que los vehículos, la eyaculación también tiene una velocidad, y es de 45 km/h.

5. Algo que quizás desconocías, un 95% de las parejas que más se besan, durante la relación sexual, son las lesbianas, les sigue los homosexuales con un 71% y los heterosexuales un 25%, un porcentaje un poco bajo, ¿Qué estará pasando?

6. Las mujeres compran 4 de cada 10 condones vendidos, parece que se está dejando de lado los estereotipos.

7. La fantasía sexual más común es el sexo oral.

8. La velocidad máxima a la que viajan las sensaciones eróticas, de la piel hacia el cerebro es de 230 km por hora.

9. Una relación sexual dura 39 minutos en promedio.

10. Un 29% de las mujeres llegan virgen al matrimonio.

11. Durante un orgasmo, independiente del género, el corazón puede llegar a 180 pulsaciones.

12. Los estudios creen que la actividad sexual favorece el sueño, debido a la acción de hormonas y sustancias cerebrales.

13. El orgasmo femenino sirve como analgésico, gracias a la liberación de endorfinas, que son sustancias que produce nuestro cuerpo, de forma natural, para conseguir atenuar el dolor o producir una sensación de bienestar.

Las endorfinas son conocidas como hormonas de felicidad. Así que chicas ya no podremos poner la excusa de que tenemos “dolor de cabeza”, ahora ¿cuál será el siguiente pretexto?

Publicado por: solonosotras.com - 10/09/12 -

 

Hijos de donantes anónimos.

La primera generación de hijos de donantes de espermatozoides y de óvulos anónimos, de Argentina, yá
son jóvenes de 16 años; y lo que está ocurriendo actualmente, es que los que se enteraron que son hijos de donantes, están intentando averiguar quiénes son sus padres biológicos.


Por este motivo, en estos momentos en este país se está debatiendo la ley para defender los derechos de hijos de donantes anónimos, que quieren conocer a sus progenitores.

Esta es una realidad que está ocurriendo ahora y que parece no haberse contemplado en su momento como posibilidad, desconociendo la necesidad básica de todo ser humano de saber de dónde proviene, quiénes son sus padres y eventualmente si tiene familia.

Aunque estos chicos se hayan criado en hogares donde no les faltó nada, ni siquiera el cuidado y el cariño de padres sustitutos y de madres que incluso los llevaron en sus vientres, queda en estos niños, nacidos como resultado de métodos de reproducción asistida; el interrogante de quiénes fueron las personas que donaron las células reproductoras que hicieron posible su existencia.


El interés de estos chicos se centra en los motivos que llevaron a los donantes a prestarse para la donación, cómo son estas personas ligadas a ellos por lazos de sangre, su origen étnico, sus cualidades, su vocación y características y eventualmente llegar a conocer sus antecedentes hereditarios.

La ley debe interpretar que en caso de que estos niños sufrieran alguna enfermedad de difícil diagnóstico, conocer sus antecedentes hereditarios puede ayudar a identificarla y realizar el tratamiento adecuado.

Del mismo modo, en caso de necesitar un transplante, las posibilidades de conseguir un donante vivo aumentan si se sabe quiénes son los familiares directos y aún si tienen medios hermanos.

Si los padres biológicos fueron donantes habituales, pueden existir actualmente muchos niños que son medios hermanos sin saberlo, encontrarse, casarse y tener hijos; de modo que hay más de un motivo para conocer la identidad de los donantes y a medida que la ciencia avanza se hace cada vez más necesario.

En aquellos años, cuando estos procedimientos recién comenzaban, la regla general era mantener al donante anónimo, pero actualmente, las cosas han cambiado y las nuevas necesidades imponen un registro de los donantes para sus eventuales futuros descendientes.

Vivimos en una sociedad donde prevalece el saber y el método científico por sobre cualquier otro cuestionamiento que no sea orgánico; pero la eficiencia científica en humanos no garantiza eficacia existencial para un sujeto, que puede sentirse psicológicamente afectado en el futuro al saber que su vida proviene de un donante.

La búsqueda de la identidad es un proceso que tenemos que atravesar todos en la adolescencia para poder desarrollar todo nuestro potencial normalmente. Si existen factores imposibles de conocer sobre el origen verdadero de una persona, puede hacer que el procedimiento para procrear mediante una donación anónima sea motivo de una vida de frustración por falta de fundamento.

Una persona es un ser biopsicosocial, según la definición de la Organización Mundial de la Salud, de modo que es imperativa atender los tres niveles desde el momento de la concepción.

Existe una página Web que ya hizo posible el encuentro de 1600 hermanos; el donante permanece anónimo porque en Estados Unidos la ley prohíbe conocer su identidad, pero los hijos de los donantes realizaron la búsqueda y se encontraron; y el parecido entre hermanos resulta sorprendente. Actualmente se visitan y comparten celebraciones y reuniones familiares.
Publicado por: LA GUIA 2000 - Psicología - Malena - 10/09/12 -

Sometidas en el nombre de Dios.

Si la mujer es la mitad del cielo, como dicen en China, aquí, en la Tierra, el protagonismo femenino en el ámbito de las religiones oscila entre el infierno de las teocracias -la de los talibanes en Afganistán, por ejemplo-, el paraíso de algunas Iglesias protestantes, que permiten la ordenación de ministras, y el limbo en que se encuentran en la mayoría de confesiones: sin papel, supeditadas o relegadas a un oscuro tercer plano, cuando no víctimas de violaciones cometidas en nombre de algún dogma.
 
Si la paridad en Occidente avanza con la ayuda de leyes, plantear siquiera una justa correspondencia con los varones en la mayoría de religiones del mundo supone aún una utopía.
 
Sólo unas pocas confesiones minoritarias, de creación o implantación recientes, conceden a la mujer un papel algo más que testimonial. Son casos contados.
La reciente cumbre de la Alianza Atlántica dio la última voz de alarma al respecto. El nuevo código de familia chií adoptado por el Parlamento de Kabul (Afganistán) supone una condena para las mujeres de la etnia hazara, la mayoritaria de esa confesión. El documento da luz verde a la violación dentro del matrimonio y consagra la absoluta tutela del varón sobre la mujer. Nada de libertad de movimientos, ni derecho a la educación y la salud sin el control omnímodo del hombre. Pero no es necesario ir tan lejos: los matrimonios concertados -en el Islam o el hinduismo-, los códigos que prescriben una determinada vestimenta y conducta y, en el peor de los casos, los horribles crímenes de honor son rémoras que no sólo discriminan, sino que convierten a las mujeres en víctimas de confesiones que no las contemplan como sujetos de derecho, sino como una posesión del varón.
¿Son machistas las religiones? ¿Son todas ellas discriminatorias hacia las mujeres? “No hay ninguna sociedad en la que las mujeres hayan tenido dignidad ni derechos fundamentales. De la misma manera, no conocemos ninguna religión que no discrimine. Las religiones nunca contradicen a sus sociedades”, afirma Amelia Valcárcel, catedrática de Filosofía Moral y Política de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

Valcárcel señala que, pese a la existencia de muchos tipos de creencias, “ninguna religión es feminista, porque en ninguna de ellas a la mujer se le ha reconocido su libertad individual, y por tanto no ha tenido un papel prevalente. Sin embargo, algunas son más duras que otras”. En su acepción de conjunto de normas que apuntalan la construcción social, ahí está el ejemplo del férreo sistema de castas del hinduismo. “Reencarnarse como mujer en el hinduismo significa que en una vida anterior se falló mucho y hay algo que purgar. Y no hablemos de las viudas hindúes, a las que antes se arrojaba a la pira funeraria del marido”, señala Valcárcel. La práctica, prohibida ya por la legislación india, sigue vigente en numerosos lugares del país.
Las tres religiones monoteístas, o religiones del Libro -cristianismo, judaísmo e Islam-, acaparan la mayor parte de las críticas por discriminación, pero graduar en escalas de desprecio el comportamiento de cada una de ellas con las mujeres es arriesgado. Para Amelia Valcárcel, “el Cristianismo, al principio, era relativamente libre, pero en los siglos III y IV se impusieron los textos misóginos que arrinconan a la mujer. En el Corán hay cosas fortísimas, aparte de sacralizar la poliginia , el repudio o la prohibición de salir a la calle sin cubrirse”.
¿Otra vez el velo, agitado como bandera? Escribe la intelectual y feminista egipcia Nawal Al Saadawi: “El problema es el velo de la razón. Hay que evitar perderse en debates inútiles como el del velo y abordar los verdaderos problemas”. Por poner unos pocos ejemplos: los abortos selectivos -práctica habitual hasta hace nada en India y China-, los infanticidios femeninos, la falta de recursos, el menor acceso a la alimentación, la salud o la educación, enumera Amelia Valcárcel.
 
Lo confirman datos de 2007 de UNIFEM, la oficina de la ONU para la mujer: entre 113 y 200 millones de mujeres están demográficamente “desaparecidas” en todo el mundo, víctimas de abortos selectivos e infanticidios o por no haber recibido la misma cantidad de comida y atención médica que sus hermanos varones. Capítulo aparte merece la consideración de la ablación o mutilación genital femenina, “que ya se practicaba en el Antiguo Egipto y no es monopolio de países musulmanes, pues también se hace en otros cristianos”, detalla Valcárcel. En datos, según UNIFEM, más de dos millones de niñas son mutiladas genitalmente cada año. En la mayoría de los casos, quien ordena blandir el cuchillo lo hace convencido de que cumple con un precepto religioso.
El eje de la discriminación religiosa hacia las mujeres pasa consuetudinariamente por la vagina. “Tiene mucho que ver con el control individual y sexual de la mujer”, dice Valcárcel. Igual que muchas tribus primitivas, en que la transmisión del parentesco se hacía por vía matrilineal, en determinadas religiones son también las mujeres quienes transmiten la pertenencia a ellas, de ahí que el control sobre su actividad sexual -y sobre los frutos de ésta-, resulte tan perentorio, además de sacralizado.
En las corrientes más conservadoras y rigoristas del Islam, la mujer es vista como fuente de desorden. De perdición. Otra vez el Islam. Hablábamos del pañuelo, y ahora del miedo atávico al poder natural -o sobrenatural, según quien mire- del cuerpo femenino, algo que no es exclusivo de este monoteísmo. Pero el Islam no debe ser colocado en el punto de mira como religión más discriminatoria, sostiene la intelectual tunecina Latifa Lakhdar. “Esa idea revela una cierta ignorancia”.
 
La religión musulmana, que representa el monoteísmo más reciente, se sitúa en continuidad con los otros dos monoteísmos que lo han precedido. El judaísmo rabínico y el cristianismo de San Pablo no son más igualitarios respecto de las mujeres. “Lo que marca la diferencia no es algo intrínseco a la esencia de la religión en cuestión, sino más bien el proceso sociopolítico propio en que se inserta”, cuenta Lakhdar, formada en La Sorbona.
Esta feminista establece el fiel de la controvertida balanza en lo que denomina “equilibrio de fuerzas”. “Las mujeres, tras el establecimiento y la consagración histórica del sistema patriarcal, son las grandes vencidas de la historia y, por tanto, de la religión, porque los hombres han acaparado el fenómeno religioso y lo han instrumentalizado según el principio de preeminencia que les ha concedido la historia para someter a las mujeres”, apunta Lakhdar. Y de ese desequilibrio de fuerzas, recuerda, ni siquiera se libran “las sociedades occidentales democráticas y liberales”, donde persisten “bolsas de resistencia a la emancipación femenina”. ¿Un caso concreto? “La polémica por el derecho al aborto”.
Si en lo relativo a la formación intelectual y la acción moral las mujeres -las occidentales, al menos- están, en teoría, homologadas a los varones, ¿a qué obedece el desfase, o retraso, a la hora de desempeñar un papel activo en sus Iglesias?
“Activo quiere decir oficial”, recuerda la historiadora de las religiones canadiense Morny Joy, de la Universidad de Calgary; es decir, un papel reconocido por la comunidad y en especial por sus líderes (como, por ejemplo, la posibilidad de que sean ordenadas ministras y hasta obispas en algunas Iglesias anglicanas).
“Pues supongo que, igual que hay tan pocas mujeres sentadas en consejos de administración de empresas, por el mismo motivo no las hay en las Iglesias: por temor a la pérdida o reparto de poder, un poder establecido”, señala Maria Dolors Figueras, del Colectivo Mujeres en la Iglesia, que aboga por la paridad de sexos en la Iglesia Católica.
“Si el obispo Casaldáliga ha pedido públicamente la plena igualdad de hombres y mujeres en la Iglesia, y el cardenal Carlo Maria Martini está también a favor, somos cada vez más las mujeres que demandamos lo mismo desde dentro, porque la Iglesia somos todos, no sólo el clero o la curia. De hecho, en América Latina y África, muchas mujeres participan activamente en sus comunidades. La iglesia de base somos todos, y ya se sabe que para mover una pirámide hay que hacerlo por la base”, dice.
 
Todas las expertas consultadas establecen un paralelismo entre la equiparación de hombres y mujeres en la sociedad civil y el secular retraso con que avanza la religión. “Han tenido que pasar siglos”, recuerda Figueras, “pero en la sociedad civil está casi conseguido el marco legal de la paridad, sobre el papel al menos. En la iglesia sucederá lo mismo, pero con mucho retraso”.
Amelia Valcárcel considera que en las sociedades poscristianas, en las que se ha producido el divorcio entre Iglesia y Estado, hay al menos un lugar para el debate, en referencia, entre otros asuntos, a las recientes manifestaciones sobre la ley del aborto. “Porque en otros países no se puede ser ni siquiera ateo, ni apostatar, ni convertirse a otra religión. Y hay un grupo de naciones donde nacer mujer es una desgracia”.
Lapidaciones, castigos a base de latigazos o amputaciones, repudios, divorcios unilaterales emprendidos por el varón -a veces con un mensaje de móvil a la esposa-, pérdida por parte de la mujer de la tutela de los hijos mayores de siete años en caso de separación o repudio. Códigos de familia sacados de la peor interpretación posible del Corán; testimonios orales en un juicio que valen la mitad que el de un hombre, o herencias reducidas a la mitad si la que la recibe es mujer. La variedad de discriminaciones y marginaciones para con las mujeres es infinita, pero como subraya Amelia Valcárcel, “estas cosas tan brutales suelen ser siempre de trazo grueso”.
Otros aspectos más sutiles enmarcan el modelo tradicional de mujer en lo que se conoce como “las tres K” (en alemán, Kinder, Küche, Kirche: niños, cocina e iglesia); es decir, un ser vicario, volcado en la atención y la asistencia y privado de acción. En estos términos se manifestaba ante la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa, en 2005, la eurodiputada suiza Rosmarie Zapfl-Helbling, del Grupo Popular Europeo, para denunciar la variedad de discriminaciones que las creyentes encuentran en el Viejo Continente. “Los monoteísmos dominantes en Europa, con la excepción, quizá, de los luteranos, no apoyan verdaderamente la igualdad de géneros. Al igual que hombres y mujeres pueden ser iguales ante Dios, representan roles muy diferentes en la Tierra”, recalca la eurodiputada, quien lamenta la exclusión de las mujeres a la hora de “tomar decisiones y asumir responsabilidades” en las Iglesias, en especial en la católica y las ortodoxas.
 
El papel de la mujer en las Iglesias actuales varía, pues, entre la reivindicación de la paridad y la violación de sus derechos en nombre de la religión. Zapfl-Helbling recordó en su alocución que la porosidad de los límites entre Estado e Iglesias permite, a veces, que también los no creyentes sufran el impacto de políticas restrictivas, inspiradas en códigos religiosos, y cita como ejemplos las legislaciones de países como Malta e Irlanda, eminentemente católicos, o el referéndum sobre la ley de fertilidad asistida en Italia, en 2005. Sin necesidad de ir tan lejos, ni de traer a colación el caso del bebé nacido recientemente en Sevilla para curar a su hermano mayor, sí pueden citarse las restricciones a la salud sexual y reproductiva de las mujeres según el país, y la religión, a los que pertenezcan.
Así las cosas, y dando por sentado que las religiones “no ayudan a la emancipación, porque son una fuerza social muy inerte y conservadora”, subraya Amelia Valcárcel, ¿es o no una solución el sacerdocio femenino? Es más, ¿es la única meta? “Lo es para las personas religiosas feministas”, cree Valcárcel. “Para aquella mujer que lo desee, la meta puede ser ordenarse, aunque a mí la pirámide no me convence. Si la posibilidad de ordenarse significa que no hay discriminación, adelante”, dice Maria Dolors Figueras.
La teóloga Margarita Pintos, que se inscribe en un cristianismo sin adscripción, “aunque procedente de la tradición católica”, sostiene que la ordenación “no es la única meta, pero sí una muy importante para hacer de la Iglesia un espacio en el que la discriminación por razón de género y de sexo quede superada. Además, las mujeres somos mayoritariamente las transmisoras de la fe a través de los hijos, y también como catequistas. Por eso creo muy importante una buena formación teológica de las mujeres, para no ser correas de transmisión del sistema patriarcal que inunda las religiones”.
Cuando, en 1979, la hermana Theresa Kane interpeló al papa Juan Pablo II, de visita en EE UU, sobre los méritos de las mujeres y su capacidad para ser ministras de Cristo, el pontífice replicó que la figura ideal para las mujeres en el seno de la Iglesia católica era la virgen María. Fue una manera de zanjar un debate que, al contrario que en el anglicanismo, apenas si ha alzado el vuelo. Puede no hacerlo nunca, o hacerlo a regañadientes, como política de hechos consumados, si el descenso de vocaciones crece, y otras cuestiones candentes como el celibato forzoso, vacían de seminaristas las aulas.
“Podemos llegar a eso por necesidad, como podemos llegar también a tener sacerdotes casados. En el momento en que no los haya célibes, les permitirán casarse. La iglesia obedece a hechos consumados. Pero a mí no me gustaría que eso se produjese por necesidad o falta de vocaciones, sino por convencimiento”, sostiene Figueras.
 
En el horizonte, pues, aparece un abanico de reformas necesarias para equiparar en derechos y obligaciones a hombres y mujeres no sólo en la calle o la familia, sino también en el interior de iglesias, mezquitas o sinagogas. Aunque Valcárcel subraya la resistencia al cambio, la socióloga Latifa Lakhdar cree “un sueño, pero no una utopía” la aplicación de las reformas políticas que permitan evolucionar “hacia regímenes democráticos, transparentes y respetuosos con la soberanía ciudadana de sus pueblos y que puedan permitir la emergencia de sociedades con fundamentos propios, no simplemente reproductoras de la alienación religiosa”.
Casi nada. Un presente de trampas y un futuro proceloso. Pero abierto a los matices y, tal vez, a las verdades relativas. Las renombradas teólogas salidas del Concilio Vaticano II -la alemana Utta Ranke, la brasileña Ivonne Gebara, etcétera- trabajan en silencio. “En esto no todo es blanco o negro, ni sí ni no. No se trata de conseguir dos teologías, sino de dotar a la existente de una mirada femenina”, señala Figueras. Como en otros ámbitos de la vida moderna, el reparto de papeles se impone también, tímidamente, en el mundo de lo sagrado.
 
Las confesiones más igualitarias
En mayo de 2006 medio centenar de mujeres fueron nombradas en Marruecos murchidats, o conductoras de la oración. Algunas corrientes modernas del judaísmo permiten la existencia de mujeres rabinos. La primera fue, en 1972, Sally Priesand. Las mujeres también pueden ser cantoras, así como presidentas de congregación.
La reverenda Li Tim-Oi fue la primera mujer ordenada sacerdote en la Comunión Anglicana. La consagración tuvo lugar en Hong Kong en 1944.
Actualmente hay ministras en la Comunión Anglicana; en algunas Iglesias anglicanas como la de Canadá y la episcopaliana de EE UU hay también obispas (esta última eligió a 15 mujeres como obispas en abril de 2008). En julio de 2008, la Iglesia de Inglaterra -cuya cabeza es la reina Isabel II de Inglaterra- acordó permitir la consagración de obispas.
Los cuáqueros fueron los primeros que repararon en la capacidad femenina para formar parte y dirigir la congregación. Ya en 1666, la cuáquera Margaret Fell se pronunció a favor de la ordenación y del papel de liderazgo femeninos de sus comunidades.
En torno a 1890, un colectivo femenino reformista redactó la Biblia de las mujeres, con una interpretación contemporánea.
Las confesiones más igualitarias son de implantación reciente; carecen de la estructura vertical y fuertemente jerarquizada de otras confesiones. Se trata de los bahai’s y los brahma kumaris. Los primeros consideran que “la religión puede y debe servir como un agente de promoción femenina”. La comunidad de los brahma kumaris fue fundada en 1937 y echó a andar con un comité de dirección integrado por ocho mujeres jóvenes. Hoy sigue siendo liderada por mujeres.

Fuente consultada: Red Internacional de Mujeres Periodistas - Madrid - M.A. Sánchez Vallejo -

El embarazo psicológico del hombre, ¿existe?


Muchos hombres se involucran tanto en la gestación que experimentan algunos de sus síntomas, como náuseas, vómitos y aumento de peso
Muchos hombres experimentan síntomas como mareos o antojos cuando sus parejas están embarazadas. Sufren un embarazo psicológico masculino o síndrome de Couvade. En el siguiente artículo se desvela cuándo y cómo se produce la gestación psicológica del hombre, además de destacar sus síntomas, que no son tan diferentes a los que padece su pareja gestante.
¿Cuándo aparece el embarazo psicológico del hombre?
Un hombre que padece un embarazo psicológico experimenta náuseas y se muestra más sensible
El embarazo psicológico no es solo cuestión de mujeres. También los hombres pueden ser víctimas de uno. Claro que sus características son diferentes.
En la mujer, por lo general se produce ante el deseo ferviente de quedarse embarazada o ante lo opuesto, es decir, cuando teme una posible gestación, pero lo cierto es que no hay ningún embarazo real.

En el caso del hombre, en cambio, sí existe una gestación: el embarazo psicológico masculino surge ante el embarazo real de su pareja. El varón experimenta síntomas propios de la mujer encinta, tales como náuseas, vómitos, aumento de peso o mayor sensibilidad. ¿Cómo es posible?

Cómo se produce la gestación psicológica del varón
La explicación hay que buscarla, tal como su propio nombre indica, en la psicología. El motivo por el cual el hombre sufre esos síntomas se llama identificación. Los psicólogos la definen como el "proceso por el cual un individuo se vuelve semejante a otro, en su totalidad o en parte". La identificación durante el embarazo psicológico del varón supone que el varón empatice de un modo intenso con su pareja gestante.
"El embarazo psicológico implica que el hombre se ponga en el lugar de la mujer embarazada y tenga síntomas parecidos a los que tiene su pareja", señala la psicóloga perinatal Anainés Cazador. El varón, sin embargo, no lo hace de forma consciente. "El hombre no dice 'ahora voy a tener vómitos'; pero la mente es fabulosa en ese sentido", apunta la psicóloga.

El embarazo psicológico surge en la mente del hombre pero se manifiesta de forma física

La explicación fisiológica del embarazo psicológico del hombre es la siguiente. El sistema nervioso humano está dividido en dos partes: el sistema nervioso somático y el sistema nervioso autónomo. Este último (sistema nervioso vegetativo o visceral) regula las funciones involuntarias e inconscientes del cuerpo humano, como la respiración y el movimiento intestinal. Y se ve afectado, a nivel inconsciente, por los sentimientos y estados anímicos de la persona. "Esto hace posible que alguien padezca gastritis, por ejemplo, como consecuencia de estrés", añade Cazador. Y es también lo que ocurre en un hombre que padece un embarazo psicológico.

Síntomas del embarazo psicológico masculino

El embarazo psicológico del hombre también se denomina síndrome de Couvade, nombre que proviene de la palabra francesa couver, que significa incubar. Tiende a aparecer durante primer trimestre del embarazo y en muchos casos llega hasta su final. Entre los síntomas más frecuentes, se encuentran:

  • Mareos, náuseas y vómitos.
  • Aumento de peso.
  • Mayor sensibilidad, tanto sensorial (se agudizan sentidos como el gusto y el olfato) como de carácter, ya que el hombre a menudo se torna más irritable.
  • Dolores abdominales o de muelas.
  • Antojos.

Todos estos son síntomas reales que padece el cuerpo del hombre, pese a que no sea él quien está embarazado. "Es lo mismo que sucede con las enfermedades psicosomáticas", compara Anainés Cazador. "Son síntomas que tienen un significado psicológico pero que se manifiestan en el cuerpo", aclara.
En cualquier caso, la aparición de estos síntomas no es dañina. Por lo tanto, se puede consultar con un especialista, pero no hay que preocuparse en exceso, salvo que se perciba un agravamiento tanto en la frecuencia como en su intensidad.
 
Publicado por: Boletín Eroski - Cristian Vázquez - 07/09/12 -
·        

 

Argentina: Entre Ríos: De las parejas homosexuales en la provincia, más del 60% son de mujeres.


Los hogares formados por ellas superan a los de varones aunque son menos visibles. Afirman que “la discriminación es doble”. Entre Ríos es la sexta en uniones de personas del mismo sexo.
En Entre Ríos, los hogares formados por dos mujeres superan en cantidad a aquellos compartidos por hombres. Así lo indica un informe publicado semanas atrás sobre el último Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas. A pesar de ser mayoritarias, en la sociedad son menos visibles que las parejas de varones. Desde diferentes organizaciones afirman que “la discriminación es doble”: por el género y por ser lesbianas.
De un total de 7.304.489 de parejas censadas en el país, 24.228 son del mismo sexo. Esto representa un 0,33% del total. En Entre Ríos, el 2,7% de los hogares corresponde a parejas del mismo sexo. Son 654 y hacen que la provincia se ubique en la sexta posición por debajo de Mendoza, Córdoba, Santa Fe, Ciudad Autónoma y la provincia de Buenos Aires.
De esa totalidad de parejas de Entre Ríos, cuyos integrantes son del mismo sexo, el 62% son de mujeres; un número superior al de varones. No se da así en todo el país, aunque sí en la mayoría de las provincias. Por ejemplo, en Ciudad Autónoma de Buenos Aires el 52,3% de las parejas homosexuales son de hombres.
Los números surgen de un informe difundido el mes pasado donde se analizan los datos de las parejas convivientes del mismo sexo, a partir del censo 2010. Fue difundido por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). Por primera vez, se registró a parejas integradas por dos hombres o dos mujeres, aquellas donde el jefe o jefa de hogar declaró tener un cónyugue o pareja con las características mencionadas.
Mostrarse
Gisela González, es miembro de la Agrupación Aquelarre de Paraná. La conforman mujeres lesbianas, bisexuales y pansexuales. Sobre este tema, dijo: “Es verdad que las parejas de mujeres están más invisibilizadas que las de los hombres. Recién ahora se están animando a decirlo y quizás tiene que ver con que las mujeres en esta sociedad y cultura patriarcal salen menos a la vista. Hay como una doble invisibilización: no solo por ser lesbiana, sino también por ser mujer”.
Señaló que desde la agrupación trabajan con respecto estas cuestiones en particular con diferentes iniciativas donde buscan que las mujeres se empiecen a animar a mostrarse y “a no tener miedo”.
“El problema es que la violencia es muy fuerte y a las chicas no quieren ir de la mano por la calle porque les gritan cosas todo el tiempo”, dijo González.
El mismo informe del Indec, señala: “La decisión de publicar esta temática, junto con los datos censales no tienen precedentes en la historia de los Censos en Argentina”. En definitiva demuestra, con la información recabada, aspectos de la realidad que aún no habían sido medidas. Así sale a la luz, una problemática sobre la que aún la sociedad debe avanzar.
Los números destacados
En Entre Ríos, según el informe del censo, 405 parejas son de mujeres.
Con respecto a las parejas conformadas por varones, alcanzan las 249 y son el 38% del total de parejas homosexuales.
A nivel nacional, el 35% de las parejas de mujeres tienen hijos, contra el 1,3% de parejas constituidas por varones.
Avances luego de la sanción del matrimonio igualitario
Juan Carlos Fernández, presidente de la comunidad Homosexual de Entre Ríos (CHER), dijo a UNO: “Hay muchos casos matrimonios en Paraná. También se destacan en el interior la localidad de Colón y Gualeguychú”.
Fernández señaló que Entre Ríos es una de las provincias que se encuentra, en cantidad de matrimonios “casi igual” que Córdoba y Rosario. “No es tan parejo pero en proporciones son casi iguales”.
Con respecto a la mayoría de hogares conformados por mujeres del mismo sexo, destacó: “No es tan visible como ver dos hombres pero es cierto que hay más mujeres. Ellas están más abiertas, las chicas empezaron a expresar lo que realmente sienten”.
6.000 bodas
El 15 de julio la Ley de Matrimonio Igualitario cumplió dos años. Toda la discusión y el debate por la que fue precedida y su sanción final, marcó un hito en los derechos en la población lésbica, gays, bisexual y trans. El informe recientemente publicado da cuenta de una mayoría de parejas homosexuales conformadas por mujeres y son números que a simple vista llaman la atención, porque en principio se tiende a pensar que es al revés.
Esto se da porque en las uniones celebradas tras la aprobación de la ley, la mayoría son entre varones. Según informó el diario La Capital de Rosario, de acuerdo a los datos de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbt), de las 6.000 bodas celebradas desde julio de 2010, el 60% fueron de varones.
El matrimonio igualitario, con todos los derechos que conlleva, permanece en vigencia en 11 países del mundo. Los primeros en reconocerlo fueron los Países Bajos en año 2001. En América del Sur, a nivel país, rige solo en Argentina. En Estados Unidos, por caso, la oposición de la dirigencia política es terminal.
Publicado por: Diario Uno de Entre Ríos - Argentina - 11/09/12 -