jueves, 23 de agosto de 2012

Apatía en las y los ancianos.

El síntoma depresivo más frecuente entre las personas mayores de 80 años es la apatía, que se caracteriza por la pérdida de interés por los demás, por el propio cuidado personal, por actividades que antes eran placenteras... Además, se trata de un síntoma muy común entre las personas que sufren algún tipo de enfermedad neurodegenerativa, como el Alzheimer o el Parkinson. En este artículo se puntualiza los factores de riesgo de sufrir apatía, su relación con las enfermedades neurodegenerativas y cómo ayudar al anciano afectado.


La apatía es un estado de completa indeferencia en el que la persona que la sufre siente que no tiene ganas de realizar actividades cotidianas o actividades que antes le producían satisfacción. Y siente, además, que es incapaz de realizarlas. Una persona apática no puede plantearse metas, manifiesta indiferencia afectiva, tiene problemas de rendimiento cognitivo y pierde la motivación, el interés y la iniciativa. Es decir, disminuyen la cognición, la conducta y la emoción.
Según un estudio realizado por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, semFYC, hasta un 20% de las personas de más de 80 años sufre apatía. Es el síntoma depresivo más frecuente. Es importante señalar que la apatía puede producirse en el contexto de una depresión, pero también hay muchas personas que sufren esta patología sin apatía; en estos casos, el síntoma con más peso es la tristeza o la ansiedad.
La apatía en las enfermedades neurodegenerativas
La apatía es muy frecuente en personas con otros trastornos y que no padecen, necesariamente, depresión. Es muy habitual en quienes han sufrido traumatismos craneoencefálicos, infecciones cerebrales o que padecen enfermedades neurodegenerativas, como Parkinson, la enfermedad de Alzheimer y otras demencias. En estos casos, la apatía está producida por lesiones cerebrales que alteran ciertos circuitos cerebrales en los que interviene fundamentalmente el lóbulo frontal.
Según algunos estudios, la apatía se da en el 72% de los pacientes con Alzheimer (es el síntoma más común, seguido de la agitación, con un 60%). Por otro lado, se estima que la mitad de los pacientes de Parkinson en sus estadios iniciales sufren apatía.
Apatía asociada a una enfermedad neurodegenerativa
En España, se calcula que unas 600.000 personas sufren Alzheimer y, unas 150.000, Parkinson. La mayor parte de ellas son mayores de 65 años. Además, estas enfermedades están ligadas a la edad: cuanta más edad se tiene, más riesgo hay de padecerlas. Por este motivo, la apatía es tan frecuente en las personas mayores de 80 años. Y, a medida que la enfermedad se agrava también es más grave este estado de indiferencia.
Como se ha señalado con anterioridad, este síntoma puede darse en una depresión o en el contexto de una enfermedad neurodegenerativa. Por ejemplo, en la depresión, la apatía a menudo se acompaña de tristeza o dificultad para disfrutar. En el Alzheimer, sobre todo, la suele provocar la pérdida de memoria. Aunque es habitual que las personas ancianas que sufren una enfermedad de este tipo también estén deprimidas, con o sin apatía.
Cómo estimular al anciano apático
Como señala Román Alberca, neurólogo miembro de la Sociedad Española de Neurología, SEN, "el enfermo apático pierde iniciativa e interés y tiene embotamiento emocional. No hay actividad espontánea o está muy disminuida, de manera que, si se le deja, puede permanecer sentado de forma indefinida, sin hablar"... El anciano apático es el anciano que se abandona: no hace las labores de la casa o no se preocupa por sus ocupaciones habituales, ni tampoco tiene interés en la vida social.
"En formas graves puede incluso abandonar la higiene personal. No obstante, si se le estimula se consigue, por lo general, que desarrolle la actividad solicitada". Por eso, los expertos señalan que es fundamental animarle de forma continua a que realice actividades placenteras. Es frecuente que familiares y cuidadores se estresen y frustren con la conducta de un anciano apático. Pero, para su recuperación, es importante que el anciano cuente con la presencia de una persona que le estimule y le anime a realizar actividades.
La apatía: aviso de otras enfermedades
Como explica Román Alberca en su libro Manifestaciones psicológicas y conductuales de la enfermedad de Alzheimer, "conviene recordar que ya en el anciano normal la apatía se asocia a una afectación cognitiva mayor y a un peor rendimiento funcional, lo que sugiere que es un signo precoz de declinar cognitivo. Cuando existe apatía aumenta la probabilidad de que el deterioro cognitivo leve se convierta en demencia". Por tanto, la apatía puede ser un síntoma centinela, es decir, un síntoma que avisa de que se está produciendo otra enfermedad que aún no está diagnosticada.
Publicado por: Boletín Eroski - (Salud) - José Rodriguez - 19/08/12 -






Nicaragua: La publicidad sexista enoja a las Mujeres.


Muy pocas veces la publicidad cumple lo que promete, pero esta vez Claro, la compañía de uno de los hombres más ricos del mundo, Carlos Slim, lo hizo: enojó a muchas nicaragüenses con el envío no solicitado de mensajes de texto con "los mejores chistes machistas". La publicidad de los mensajes decía, explícitamente: chistes machistas para enojar a las mujeres.
El sábado 11 de agosto por la mañana y sin solicitarlo, Sigrid Meijer recibió en su teléfono celular un "chiste" que decía: -Que buenas han salido nuestras mujeres. -Porque limpian y cocinan. -No, porque no se rompen por mucho que las maltrates.
El remitente era el número 1411, de Telecomunicaciones Claro de Nicaragua. La "oferta" de suscripción diaria se extendía a tres meses A Sigrid, y a muchas mujeres y hombres, el mensaje en cuestión no les provocó risa, más bien una indignación enorme.

En Nicaragua, en lo que va del 2012, la Red de Mujeres Contra la Violencia reporta el asesinato de 48 mujeres a manos de sus parejas, ocho de las cuales fueron violadas antes de morir. La mayoría de víctimas (61,25%) están comprendidas en las edades entre 18 y 45 años.
Frente a esta realidad, a propuesta de un grupo de organizaciones liderado por el Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra, y otro de la Corte Suprema de Justicia, la Asamblea Nacional aprobó en noviembre pasado la Ley integral contra la violencia hacia las mujeres, que penaliza, entre otros delitos, la misoginia.
Basándose en esta normativa, Sigrid envió una carta de protesta a Claro, demandando "una disculpa pública de la compañía para todas las mujeres en Nicaragua (y a los hombres también)".
Por su parte, la compañía le dijo que no le seguirían enviando los mensajes y aseguró que se trataba de negocios de un tercero que compraba los servicios de la red, por lo tanto, no tenían responsabilidad del contenido.

Ofendida por esta respuesta, el pasado lunes 13 muchas defensoras de los derechos de las mujeres recibieron, en sus correos, copia del intercambio epistolar entre Sigrid y la empresa.
La comunicación se tornó viral y el correo de Servicio al Cliente de Claro se llenó de protestas. También se sumaron otros reclamos como los "chistes" contra los homosexuales, así como el envío indiscriminado, con el mismo sistema, de mensajes pornográficos.
El blog de Consuelo Mora fue el primero en publicar íntegra la denuncia y le siguió el diario digital
Confidencial
, con un reportaje sobre la protesta con el título de "CLARO es Machista", lema con el que muchas personas habían "posteado" y "compartido" en sus páginas personales.
Como respuesta, en su página de
Facebook
la compañía volvió a declinar responsabilidad sobre el contenido de los textos, con el mismo argumento anteriormente utilizado, alegando- además- que los mensajes se envían solo con autorización de las personas usuarias y que se cancelan a petición de los mismos.
Tania Montenegro, una periodista feminista que apoyó con la divulgación pública de la denuncia, escribió en esa página:
"Es impresionante que Claro se lave las manos de manera tan campante, publicitan "Envíe mensajes machistas" con su gran sello corporativo y ahora alegan 'demencia'. Hay que tomar conciencia de que a través de "chistecitos" como este motivan la violencia en nuestra contra al fomentar los "deberes" de las mujeres y se haga mofa de aguantar maltrato".
"Estudios científicos en todo el mundo muestran que los motivos con que los hombres justifican la violencia son, en este orden: desobedecer al marido, contestar mal, no tener la comida lista a tiempo, no cuidar adecuadamente a los niños o al hogar, cuestionar al marido sobre dinero o sus amigas, ir a un lugar sin su permiso, negarse a tener sexo o expresar sospechas de infidelidad. Los derechos y la vida de las mujeres no son un chiste, que el Estado actúe ya, regule y sancione a Claro y este dé una disculpa pública nacional y envíe, por el mismo medio, mensajes a favor de nuestros derechos", sostuvo.
La Red de Mujeres Contra la Violencia, Católicas por el Derecho a Decidir, el Movimiento Autónomo de Mujeres, la Red de Masculinidad, entre otras organizaciones, apoyan la denuncia y piden a Claro tener una política de Responsabilidad Empresarial.

Frente a otras quejas contra la compañía -como la "Promoción Recibe Tips sobre Afrodisíacos por SMS y gana C$ 20.00", recibidos en muchos casos por escolares-, el comportamiento de la empresa ha sido señalado de misógino por algunas de sus clientes, como Gaby Baca, cantautora integrante de UNITE, una campaña internacional que aboga por la no violencia contra las mujeres.
"Es terrible que mientras los artistas y las Naciones Unidas a lo largo y ancho del planeta trabajamos para disminuir este problema que ya es tratado como endémico, empresas serias se presten a borrar nuestro gran esfuerzo", indica Baca.
Mientras tanto, algunos de los comentaristas en las redes sociales habían empezado a demandar de Claro el uso de sus redes para divulgar el contenido de la Ley Integral Contra la Violencia, mientras que varios abogados se han ofrecido para iniciar acciones legales basadas en la misma legislación.
Pero aunque la protesta fue masiva, hubo disensos, como el de Eliezer GR, quien escribió en la Web de la compañía: "ya están cayendo en lo ridículo con el tema de la mujer.... ellas son un tesoro, pero no hay que satanizar todo lo que envuelva a una mujer... vamos dando pasos de cangrejo".
Una periodista escribió en el mismo sitio: "No es que las feministas, yo lo soy, no tengamos sentido del humor. Es que también somos ilustradas y hemos estudiado a lingüistas como Stuart Hall, quien explica que las palabras crean emociones; estas, comportamientos, y estos, hábitos o costumbres. Por eso, no da risa que, tras la cobija de un chiste, se haga normal la violencia contra las mujeres".

Al final, como diría Truman Capote, no existe nada más peligroso que las plegarias atendidas, y en este caso a Claro se le cumplió su plegaria para hacer enojar a las mujeres, de paso, enojó a muchos hombres también.
Pero las movilizaciones mediáticas, a menudo tienen un final, sino feliz, al menos satisfactorio. Al cierre de esta nota Claro publicó una declaración oficial anunciando su solicitud a la empresa TIMWE (
www.timwe.com/es) de la eliminación total y definitiva del segmento de contenidos "Chistes Machistas" para que no sean comercializados nunca más a través de su red.
La medida, anunció, es de carácter definitivo y manifiesta su compromiso por el respeto a los valores que defienden a las mujeres. También dijo que evalúa sus servicios para retirar contenidos similares. La decisión fue bien recibida por los y las cibernautas.
Publicado por: SEMlac - Managua - agosto/2012 - Sylvia R. Torreso -

Colombia: ¿Reclusorio de Mujeres o ..... campo de concentración ?

Hablar de campos de concentración es remontarse a la Alemania nazi y para eso basta con acudir a la Cárcel de Rivera, donde 145 mujeres habitan un espacio construido para sólo 34.
Las reclusas están distribuidas en 17 celdas, donde en cada una duermen hasta 8 mujeres, mientras muchas deben hacerlo en los pasillos sin colchonetas, en un hacinamiento que habla ya de flagrante violación a los Derechos Humanos por parte del Inpec, institución que pretende corregir al delincuente para resocializarlo.
El día de las mujeres transcurre entre las 6 de la mañana y 4 de la tarde en un patio donde no hay una actividad organizada que les permita hacer uso creativo del tiempo. En esas 10 horas deben permanecer en un mismo patio, aunque deberían estar separadas de acuerdo a sus delitos y condenas, tal como sucede en los pabellones de hombres.
Restricción del servicio de agua
Lavar sus ropas, que para las lavanderas en los ríos es un placer, allí se convierte en una verdadera tortura, pues las 145 mujeres tienen un solo lavadero. Dos duchas y dos baterías sanitarias deberán ser suficientes para asear sus cuerpos y atender sus necesidades fisiológicas. Esta situación se torna más insoportable e inhumana por la restricción en el servicio de agua, que sólo es suministrada de 5:30 a 6:15 a.m. y de 11:30 a.m. a 1 p.m.
El suministro de agua se hace de un aljibe, que ya se está secando, situación que padecen hace dos años. Esta situación que es de conocimiento de la Defensoría del Pueblo, no ha sido resuelta, pues la CAM aduce que esto es responsabilidad del Inpec. El acceso al agua, derecho fundamental y más si se trata de personas vulnerables les es negado y el desaseo y los malos olores pululan.
Desprotegidas en salud
Ni en la cárcel las mujeres escapan al mal servicio de la EPS Caprecom, empresa encargada de la atención médica, pues no suministra oportunamente los medicamentos y tratamientos a sus problemas de salud ni a las embarazadas. Según las mismas reclusas, no tienen acceso a analgésicos para calmar el dolor o sobrellevar situaciones propias de las mujeres como son los cólicos menstruales. A veces, los medicamentos están vencidos.
Recientemente el director de la regional Huila de Caprecom, Jhon Jairo Beltrán Suárez, fue cobijado con medida de detención domiciliaria, acusado de entregar medicamentos de alto costo con fecha de expiración vencida. Cabe recordar que la senadora Gloria Inés Ramírez solicitó a la Superintendencia Nacional de Salud intervenir a la mencionada EPS.
Familias, también afectadas
Como si fuera poco el drama que viven las internas, afuera sus familias cada ocho días tienen que soportar atropellos por parte de los vigilantes del reclusorio. La jornada se torna extenuante debido a la espera para ingresar a la penitenciaría, haciendo fila hasta con 12 horas de antelación, soportando las inclemencias del clima. Ya en el umbral del reclusorio, los paquetes son revisados, sobre todo los recipientes con alimentos que sus familias preparan con esfuerzo y cariño para compartir con los seres queridos, pero que el irrespeto de quienes las vigilan echan a perder. Los familiares se quejan de que los comestibles son revolcados con las manos, lapiceros o lo que tengan disponible para revisarlos y lo que no pueden ingresar, es dejado en portería y muchas veces se pierde. Las requisas son un agravante. Las mujeres, las niñas y niños cuando llegan a la cárcel, son objeto de vejámenes. Sus cuerpos son manoseados y ultrajados.
Los hijos
Las reclusas reclaman de Bienestar Familiar cumplir con las visitas para llevarles sus niñas y niños. Pasan los meses y no comparten con sus hijos, exponiéndose a la ruptura del vínculo afectivo que debe perdurar pese a las circunstancias desfavorables. Según María Eugenia Alzáte Jiménez, directora del Icbf, se está cumpliendo con el saludo que deben dar los menores bajo su custodia a sus mamás privadas de la libertad.
En la actualidad habitan allí dos grupos familiares, el uno de tres hermanos (una niña y dos niños) y el otro conformada por dos niñas. Las visitas al reclusorio son los primeros martes de cada mes, acompañados por profesionales de una ONG en horario de 2:00 a 5:00 pm. El Icbf no facilitó el registro de las visitas de los infantes a sus mamás pese a reiteradas solicitudes verbales y correos electrónicos.
Sexualidad y erotismo, negados
Otra de las grandes exclusiones que viven las internas en la cárcel de Rivera es el derecho al disfrute sexual con sus parejas. Frecuentemente las visitas conyugales son negadas, argumentándose que no las necesitan. En estos momentos de adversidad, la mujer anhela compartir y tener un soporte emocional mucho más allá de un encuentro coital. Es una necesidad biológica de todo ser humano, así en algunos grupos de opinión, como el del Botalón, se argumente que este derecho debe estar proscrito en las cárceles de mujeres.
Profesionales solidarias
Habitualmente reciben la visita de practicantes o abogadas que generosamente ofrecen sus servicios para orientarlas en sus procesos jurídicos. La mayoría de las reclusas se quejan porque no tienen quien las represente ante los estrados judiciales, ni siquiera los abogados de oficio. Se sienten abandonadas por al aparato judicial. Profamilia las asiste cuando la EPS Caprecom eventualmente solicita sus servicios en lo que tiene que relacionado con métodos de planificación familiar y en prevención de enfermedades de transmisión sexual, ya que se han reconocido relaciones sexuales entre mujeres.
Lo que dice la Defensoría
La Defensoría del Pueblo, a través de los Comités de Derechos Humanos ha identificado las situaciones de mayor incidencia negativa en los derechos de la internas. Constanza Dorian Arias Perdomo, representante del ente público en el Huila, afirmó que “una situación de hacinamiento hace que se vulneren derechos, por ejemplo el acceso al uso del recurso hídrico para su aseo e higiene personal”.
El establecimiento Penitenciario y Carcelario se abastece de agua para los diversos usos de un pozo profundo del cual se bombea a los tanques de almacenamiento para luego ser distribuida en las secciones. El sistema de bombeo no permite un uso prolongado, porque genera deterioro y rápida disminución de su vida útil.
La agente del ministerio público reconoció igualmente que ha habido una deficiencia en la oferta de los medicamentos.
La realidad carcelaria
La asesora de ONU Mujer, María Eugenia Morales, al ser consultada sobre el tema, dice que “La realidad carcelaria en el país es abrumante por el hacinamiento y eso lo reconoce el mismo Gobierno y por supuesto las cárceles de mujeres no son exentas a eso. Hay que hacer esfuerzos porque la calidad de vida a la población se tiene que garantizar en todos los espacios no importa si se está privado o no de la libertad; pero la garantía de una educación, de tener salud, condiciones de bienestar se tiene que aplicar en todas partes y en ese sentido hay políticas también carcelarias que deben estar dirigidas a considerar las condiciones particulares de los hombres y las mujeres que están privados de la libertad”.
El personero de Neiva, Jesús Elías Meneses, sostuvo que el delito por el cual la mayoría de las mujeres están privadas de la libertad es fabricación, porte y tráfico de estupefacientes, seguido de hurto. Se reconoce que el 98% son madres y el 85% de las reclusas provienen del Caquetá, Putumayo y el eje cafetero. El hacinamiento es más del 70% de la capacidad.
Belén Alarcón Alarcón, académica y defensora de los Derechos Humanos, plantea que la cárcel como medida punitiva para castigar a quienes violan los acuerdos sociales no cumple su función, pues antes que resocializar, allí lo que se profundiza es la violación a los derechos, que casi siempre es la causa que lleva a delinquir, sobre todo en los estratos bajos que es de donde se nutre la Cárcel de Neiva.
Más cárceles y más penas no garantizarán menos delitos. La disminución de los mismos sólo se dará en una sociedad que garantice más y mejores derechos, donde la institucionalidad y su dirigencia política sean referentes de honradez y transparencia.
Sin educación
El nivel educativo de las reclusas es muy deficiente y la mayoría escasamente alcanza la Primaria, algunas manifiestan su interés por continuar su formación académica, pero no hay planes de estudio, programas de alfabetización y los libros no existen en la penitenciaría.
Las internas han solicitado cursos de belleza, muñequería, bordado, costura o artesanías, entre otras actividades con la ilusión de aprender un oficio, pero no ha sido posible. En una práctica de exclusión machista increíble, a las convictas se les niega la posibilidad de ir al polideportivo e integrarse en jornadas lúdicas.
Consultado el director del Inpec Neiva, Adrián Tovar Zambrano, adujo no estar autorizado para hablar al respecto. Sin embargo, reconoció algunos inconvenientes al interior del reclusorio atribuibles al sistema carcelario.
Todo por amor
En los últimos 15 años, según cifras del Inpec, la población penitenciaria femenina del país ha aumentado en 192%, al pasar de 3.792 reclusas en 1996, a cerca de 12.000 en 2011. Lamentablemente, errores en la concepción social como ser “mala madre, mala esposa, mala amiga, el amor incondicional de una madre o una pareja”, suelen ser los principales detonadores para que las mujeres incurran en transgresiones.
Algunas de las condiciones de las mujeres que cometen estos delitos, son la pobreza, por ende la necesidad de ganarse unos pesos, la vulnerabilidad social a la que se ven expuestas, el señalamiento y el abandono en los reclusorios por parte de sus familias, de sus parejas, de sus amistades.
Marco conceptual penitenciario
En cualquier momento en este año, el sistema penitenciario nacional cruzará la frontera de los 100.000 internos en sus 142 centros. A pesar de la construcción de varias cárceles en los últimos años y del aumento consecuente del número de cupos, el ritmo de crecimiento neto mensual ronda los 1.000 reclusos. De hecho en los planes gubernamentales para los próximos cuatro años están centros de reclusión con capacidad para 25.000 internos. En otras palabras, más se demora el Estado en construir prisiones que el ejercicio de la política penal en llenarlas de reos.
El sistema de prisiones en Colombia se derrumba y las reformas adoptadas y propuestas por el gobierno no hacen frente a los problemas crónicos.
Reflexiones
Ante esta situación, deberían realizarse campañas, donde se pretenda que las mujeres recapaciten sobre las consecuencias de delinquir por un mal entendido concepto del amor; para que las mujeres dejen de ser vistas como las personas más convenientes para ser utilizadas en el transporte de sustancias ilícitas.
La ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, afirmó que en dos meses presentará la modificación al Código del Régimen Penitenciario y Carcelario para solucionar la crisis que se presenta con el hacinamiento en las cárceles del país. La funcionaria agregó que “tenemos siete mil cupos disponibles en el país, lo primero que vamos a hacer es redistribuir algunos detenidos para reducir el nivel de hacinamiento en los centros de reclusión en varias regiones del territorio nacional. La ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, indicó que para el 2014 esperan tener construidas tres de las seis cárceles regionales que tiene proyectadas este gobierno.
Publicado por: Especial de La Nación - Colombia - Luz María Salazar Vargas *Comunicadora Social – Socia CPH - 19/08/12 -